La mirada del mendigo

29 octubre 2014

Sant Antruejo

Filed under: Música — Mendigo @ 9:18

Esta entrada nace entre los altos riscos de la melódica página de Aurora, concretamente en esta entrada sobre Andreas Prittwitz. Quien sabe en que manglares desembocará.

Recomiendo la audición de todas las piezas que allí se ofrecen (pasen y vean o, mejor, escuchen), pero en concreto me quedé con la primera, una sencilla y graciosa adaptación al clarinete de un villancico de carnaval: Oy comamos y bevamos.

Y ahí empezó la tribulación. La canción la conocía, claro (aunque si me hubieran preguntado el autor ni de coña lo hubiera recordado, aunque la respuesta es fácil) y me apetecía recordarla con letra porque es muy coñera. Peeeero, no encontré versión que me pluguiese, ya que si bien hay interpretaciones muy cuidadas, todas pierden en el academicismo el carácter radicalmente popular e irreverente de la pieza.

Quizá la que más me ha complacido:

Por cierto ¿Quién es ese tal Sant Antruejo? Los del Noroeste no tenemos problemas en identificar a tan buen patrón, como no los tenía Juan del Enzina. Nacido en Fermoselle, en las Arribes (un paisaje bellísimo y hoy arrasado por los incendios a un lado y a otro del padre Duero, el apellido del poeta es la única que debe quedar por arder), estaba en el pivote de grandes grupos lingüísticos. El galaicoportugués (que dió las formas entroido y entrudo), el asturleonés (antruexu) y un triunfal reino castellano, que fue quien introdujo en la península el italianismo carnaval (supongo que de las posesiones aragonesas en la bota) para designar a la festividad de entrada (introitus, nombre latino y origen inmemorial) en la primavera.

Sin ánimo de ser exhaustivo, recomiendo los dos extremos, la perfectísima de Savall, o la más adecuada al carácter festivo que he encontrado, de Maite Itoiz. No la incrusto porque a su maridito habría que estrangularlo con las cuerdas de su puta guitarrita de catequesis, pero ella al menos le echa gracia, chulería y desparpajo. ¡Y es que no se puede cantar una canción de carnaval con el culo prieto, copón!

Una interpretación no sólo debe respetar la partitura, sino también el carácter de una pieza. Para entendernos, no es apropiado que en una boda, al entrar la novia, suene un requiem. Bueno, quizá no he encontrado el mejor de los ejemplos.🙂

Os pongo otro, en su lugar. Hace ya tiempo se encontró en un monasterio bávaro una compilación de canciones profanas, de temática burlesca e irreverente, satirizando a las clases dirigentes, nobiliaria y eclesiástica (lucha de clases como mar de fondo de la historia). Se trata del Codex Burana, una reliquia casi única pues de esa época (s.XII – XIII !!!!) prácticamente todo lo que se conserva es la producción literaria y musical oficial, políticamente correcta y acorde con los principios de la teocracia feudal en que Europa estaba sumida.

A partir de estos textos, y ya en pleno siglo XX, a alguien se le ocurrió hacer esta ridiculez:

Vale, no me meto mucho con Carl Orff; hace sólo cuatro entradas me derrumbaba con una cosita suya y a mí también me acojona la adaptación de otro poema de ese mismo códice: O Fortuna.

Pero volvamos al Tempus est Iocundum. ¡Es ridículo! Es un poema libidinoso y procaz en el que un chaval aquejado de erección crónica hace bueno el dicho de que cuando llega la primavera, hasta mi suegra me parece que está buena. ¿No es más fiel al carácter del poema, más respetuoso con el sentido original una interpretación como ésta?

O incluso mejor otra más cañera:

Por cierto, cuidaos de esta banda de malfechores: Arte Factum. Aquí os dejo otra canción del Carmina Burana también dedicada a los placeres de la vida (a saber, condumio, bebercio y holganza o fornicio): in taberna quando sumus.

+++++++++++++++++++++++++

Para terminar, pido vuestra graciosa licencia para usar la bitácora como una página de anuncios. Estoy buscando este disco pero no lo encuentro, lo tenía en cinta pero con los años el sonido se ha deteriorado completamente y me daría mucha pena perderlo.

(es una lista de reproducción, os recomiendo escuchar al menos también la segunda)

E veña, xa que estou pedichón. Algún ten en formato dixital estoutro? Pasoume o mesmo, putos casettes. Se alguén ten o CD, se pode ripealo e subilo á muliña, agradeceríallo moitísimo. Podería extraer o audio do YouTube, pero o bitrate da codificación adoita ser moi baixo (máis se non queda outra…).

A Praza do Ferro seica é a praza máis fermosa de Ourense coa do Trigo; alí vivíu o meu pai nunha pensión cando foi quen de gañar uns pesos e saír da aldea para estudar. Comprendede que para min esta canción ten un valor especial.

3 comentarios »

  1. España no mejorará mientras la solución siga en manos del problema.

    Cada día que pasa más diáfano queda: no existe contrapoder, el sistema lo ha engullido todo en un aquelarre de obscena apropiación de lo público. Para muestra un botón con lo ocurrido con la oscura factura de la luz que de un servicio público se ha pasado al saqueo colectivo que arruina el país por un monopolio que se ha erigido en dueño y señor de las fuentes de energía del país. Ayúdate a ti mismo firma conmigo esta carta al Defensor del Pueblo y hazla circular entre tus amistades. Ocupa el vacío de la falta de contrapoder, hoy por hoy el contrapoder eres tú. Hazlo por dignidad y un día podrás decirte a ti mismo “Me rebelé contra esa chusma que nos agobiaba”
    https://ataquealpoder.wordpress.com/

    Comentario por gustavo giménez — 30 octubre 2014 @ 13:38 | Responder

  2. Pues agradezco que me cites, pero mis entradas medio improvisadas quedan casi en el ridículo al lado de todo lo que te curras tu blog. Te agradezco que hayas traído a Artefactum porque no los conocía. Por cierto y ya que citas a Carl Orff, te diré que en Holanda es casi una herejía interpretar música suya… por su pasado nazi. Su hija llevaba antes con mucho celo lo de los derechos de autor, debe haber muerto ya.

    Comentario por Aurora — 2 noviembre 2014 @ 19:04 | Responder

    • ¿Currar? Si ya casi nunca escribo. Ahora estoy retomándolo un poco, que tengo algo más de tiempo. Tú no tienes que currártelo, claro, porque eres un maestro y te puedes permitir improvisar.😉

      Realmente, esta entrada salió sola. Tras entrar en tu página, estuve deambulando un buen rato, vídeo aquí y vídeo allá, y me pareció divertido subir mi paseo musical al blog.

      Lo de Carl Orff…bueno, también Wagner tuvo el sambenito de ser el músico oficial del Reich. Si tuviéramos que purgar todo lo compuesto por aquellos que se significaron por el fascismo, dejábamos un boquete de veinte años en los libros de historia de la música. Queremos olvidar que el fascismo era la ideología pujante, dominante en Europa, lo que molaba era ser fascista (y lo que triunfaba). No sólo en Alemania, también entre las clases altas inglesas, la burguesía sueca, los católicos croatas…

      Comentario por Mendigo — 2 noviembre 2014 @ 23:11 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: