La mirada del mendigo

23 noviembre 2014

La ola

Filed under: economía — Mendigo @ 18:26

Una de las cosas que más me revientan es la falta de matices cuando se habla de cuestiones socioeconómicas (políticas, por tanto). La gente se orienta como los polos de un imán o las aficiones en un partido de futbol, a cada grado de la grada.

Me refería de pasada a ello con el pico de Hubbert, la renta básica o el decrecimiento. En vez de aplicarse en un análisis dialéctico que conduzca a un estado superior del conocimiento, los contertulios se enrocan siguiendo posiciones maximalistas, abrazándose cual borracho a farola a los datos que corroboran su postura y haciendo oídos sordos a los que la cuestionan. Con este nivel de hooliganismo, cualquier debate racional es imposible, y se convierte en una pelea a cantazos de los de Villarriba contra los de Villabajo.

Vamos a poner un ejemplo de libro.

Aquí tenéis la piramide de población española.

Piramide+poblacion+España+2012

Sí, parece que la mandó construir un faraón que iba jarto’grifa. O el papiro con los planos fue usado para envolver el bocata del arquitecto, quien cuando descubrió su error estaba ya en la papelera hecho una bola…y aunque lo intentaron desarrugar, quedó daquela maneira.

Venga, seamos serios. Lo que vemos es el efecto del baby-boom tardío que vivió España en los años 70. A esa ola de nacimientos le siguió una fortísima resaca de caída de la natalidad, que alcanzó mínimos en el 98 con una tasa de natalidad del 9,17% y una tasa de fertilidad de 1,15 hijos por mujer (todo lo que esté por debajo de 2, obviamente, implica decrecimiento vegetativo). En 2013 la natalidad está por debajo 9,1% y la fecundidad, tras un repunte, vuelve a bajar (1,27). Según la generación de babyboomers vaya entrando en la menopausia, ambas medidas se desplomarán (se mantendrá la tasa de fecundidad, en todo caso, hijos nacidos por mujer fértil).

Esta pirámide de población tiene unas enormes consecuencias en la economía y la sociedad. Por ejemplo, una sociedad de viejos, una gerontocracia, es históricamente menos proclive a cambios que una sociedad joven, más dinámica y tendente a aceptar riesgos.

A nivel económico también las consecuencias son enormes. Por ejemplo, el tsunami demográfico de mi generación, los babyboomers, reventó las costuras del mercado inmobiliario cuando llegamos a la edad de emanciparnos y buscar un hogar. Ante la escasez, el mercado inmobiliario reaccionó con retraso y se pasó de frenada, construyendo más viviendas de las que se necesitaban y, de paso, alimentando una descomunal burbuja en los precios alimentada por los bajos tipos de interés del BCE para facilitarle a los alemanes la digestión de la RDA.

Ahora, con tres millones de viviendas vacías, le toca el turno a la resaca y las tornas se invierten. Las escuálidas cohortes de la generación X, y ya llamando a las puertas, la generación Y (ahora en la uni) acceden a un mercado inmobiliario saturado de oferta, que sólo las viviendas de los ancianos que van muriendo podrían cubrir.

Los fenómenos migratorios han agudizado aún más este proceso. Durante la burbuja, entraron inmigrantes que tenían en su mayoría la edad de los babyboomers, sumando efectivos a una generación ya muy nutrida. Ahora, la entrada de nuevos inmigrantes que pudieran aumentar las filas de la generación X se detiene, e incluso los nativos veinte y treintañeros empiezan a emigrar. Entre ellos, las mujeres en edad fértil que son las que deberían sostener la natalidad del mañana.

Con este panorama, con una base de población en retroceso, es tan esperable una contracción del mercado inmobiliario (por mucho que los poderes económicos quieran apuntalar el mercado con dinero público, como el banco malo) como lo fue la expansión al llegar la ola de babyboomers.

Es muy sencillo: sobran casas, y cada vez van a sobrar más con una población menguante.

Bien, pues ahora, si no media catástrofe demográfica tipo guerra total o epidemia galopante, podemos imaginar qué pasará cuando la ola de babyboomers llegue a la edad de jubilación. Todo ello con una estructura de población que recordará más a una seta que a una pirámide. El tsunami de mi generación va a llevarse por delante el sistema de pensiones como se llevó el mercado inmobiliario.

Es en llegando a este punto que se le ve el plumero a cada uno. Si es de derechas, adopta una perfecta faz de cretino de tomo y lomo, y con gesto adusto y altanero da por hecho que el sistema de pensiones es insostenible (para, acto seguido, venderte su propio plan de pensiones o mierda semejante). Si por el contrario el interlocutor es de izquierdas, salta como un resorte, como si hubieras confundido a su hijo recién nacido con un balón de rugby en la patada a seguir.

Nooooooo, anatemaaaaaa, las pensiones no están en peligrooooo. Eres un neoliberaaaaal.

Vale. Un aplauso por la profundidad de razonamiento de ambos, que sólo reproducen lo que han escuchado en sus respectivos medios de referencia, sin atreverse a analizar por su cuenta el escenario.

Lo primero: no pienso convenceros de que metáis el dinero en un plan de pensiones. En realidad, me da igual lo que hagáis con él, como si os lo fundís en putas y farlopa. Yo sólo puedo decir que sería uno de los últimos sitios donde enterraría mi pasta.

Por tres motivos:
a) la rentabilidad suele ser una mierda, y ni siquiera está bien definida (la aseguradora te acaba dando la rentabilidad que le sale del nardo, y te tienes que aguantar, porque el contrato que firmaste no le obliga a nada)
b) las pretendidas ventajas fiscales (regalito del gobierno a las gestoras privadas) vuelan de un plumazo cuando llega el momento de percibir el dinero. El hachazo que te pega hacienda entonces es de órdago.
c) si me fío poco de la solvencia de un Estado, como para fiarme de una empresa, banco o aseguradora, que hoy está y mañana ha desaparecido. Al menos el Estado español, con más o menos territorios, pero lleva existiendo los últimos 500 años.

En resumen, planes de pensiones y jubilación son un muy buen negocio…para quien los comercializa. Mal negocio para el cliente, por tanto.

Hecha ya esta salvedad, ahora que alguien mire la pirámide de población actual (no proyecciones, datos positivos) y me diga que no hay ningún peligro.

Una manifestación más del infantilismo de la izquierda española: instalarse en la negación de la realidad, cuando ésta nos desagrada. Yap, pero meter la cabeza en el hoyo no va a solucionar nada, antes bien perdemos tiempo para buscar una solución a un problema muy serio. Tan serio como que habrá que buscar recursos para mantener a una cuantiosa generación (los babyboomers) cuando ya no esté en edad de trabajar.

Señores, el sistema actual no es sostenible AHORA ¿cómo lo va a ser en un futuro? Ahora no es sostenible, porque las aportaciones a la SS son desde hace trimestres menores a las prestaciones de ésta, entrando un déficit que, hasta ahora, es colmado recurriendo al Fondo de Reserva. La causa es de todos sabida: la caída en el número de trabajadores (y el salario medio de los mismos) ha reducido la tasa de dependencia al 2,4 (relación entre cotizantes y pensionistas). Como dato curioso/espeluznante, mencionar que en Ourense la tasa de dependencia es de 0,93; esto es, hay más personas cobrando la pensión que trabajando y cotizando. Es la consecuencia de las sucesivas políticas de linchamiento del campo gallego, que abocan desde hace dos siglos a la emigración, porque aquí no hay ningún futuro.

Si ahora mismo la Seguridad Social está en déficit ¿cómo quedará cuando por el efecto inexorable del tiempo la ola demográfica de los babyboomers se jubile y tenga que ser mantenida por una población activa mucho más reducida de las generaciones X e Y? Es evidente que vamos en rumbo de colisión, así que algo habrá que hacer para evitar el desastre. Y el primer paso para evitarlo, es asumir que tenemos un problema. Houston.

Yo no tengo la solución, pero sí algunas ideas de por dónde podríamos buscarla.

Para empezar, la hucha de las pensiones es un caramelo muy jugoso para la banca. Es la mayor acumulación de capital del Estado español, y al mundo financiero le encantaría poder hacerse con ella (en teoría, con su gestión, pero con el evidente propósito de trasvasar ese dinero, que pertenece a los trabajadores, a sus bolsillos, así como al cambiar de manos la arena se va perdiendo parte entre los dedos).

Mi opinión es que la mejor forma de evitar que los buitres ronden la presa, es retirar esa carnaza. El Fondo de Reserva está integrado casi exclusivamente de deuda española, pues bien, ésta se amortiza y desaparece tal fondo, integrándose el pago de pensiones en los PGE. Ahora mismo, las cotizaciones a la SS (tanto la parte del empresario como la del trabajador) son un impuesto al trabajo, que desincentiva la contratación y disminuye la renta del trabajador. Integrando la SS en los PGE las prestaciones serían sufragadas por el mismo mix de impuestos que para cualquier otro compromiso del Estado, ingresos, impuestos al consumo, impuestos a las rentas del trabajo e impuestos a las rentas del capital. Es decir, el edificio de las pensiones sería sostenido, además, por el capital y no sólo por el mundo del trabajo (realmente, ahora mismo los trabajadores de hoy pagan las pensiones a los pensionistas de hoy, en el modelo que yo propongo el Estado se compromete a buscar recursos para pagar esas pensiones, repartiendo el esfuerzo también sobre los hombros de la burguesía).

Toda vez desaparecido el Fondo de Reserva, desaparece con él el interés del mundo financiero por hacerse con él, y poner en cuestión el sistema de pensiones.

Pero con esto, no arreglamos el problema de base: la insuficiencia de recursos para que una reducida población activa sostenga una numerosa población dependiente. Y para esto, no caben recetas mágicas: tenemos que generar mucha más riqueza, parte de la cual debe ser recogida por el Estado para mantener a los dependientes.

El cómo debería ser la cuestión que debiera ocupar los debates, monográficos, conferencias y asambleas a lo largo y ancho del espectro político; pero parece que, en ausencia de ideas, podemos dejar el sistema productivo español como está. Como no tengo ni idea del rumbo a seguir, ni tan siquiera mirar unas cartas náuticas, dejo libre el timón y que la Divina Providencia guíe mi rumbo. Salvo en los libros infantiles/religiosos, esa muestra de estupidez supina sabemos donde conduce: a las rocas y el naufragio seguro.

Allá por el año 86, una aún muy empobrecida China diseñó las bases del Programa 863. Se trataba de un programa de desarrollo tecnológico dotado de fuertes inversiones, incluido en su plan quinquenal (que planificar la economía sea una característica particular del socialismo, dice mucho a favor de este sistema). A este plan le siguieron otros de desarrollo de la economía, que es ahora cuando vemos que empiezan a dar sus frutos, con China convertida en la segunda superpotencia y creciendo aún a tasas del 7%.

Recordemos que en el 86 China era un país subdesarrollado, cuya economía era la quinceava parte de la usamericana. Desde entonces, su PIB se ha multiplicado por 31 y ya representa el 56% de la economía gringa.

Podemos tomar otro ejemplo de desarrollo en Corea del Sur, que ha multiplicado por 20 su PIB desde los años 80. Seguramente no son casos perfectamente trasladables a Europa, pero coño, algo bien deben haber hecho para dar semejante salto en el desarrollo tecnológico y, a partir de ahí, económico. Sobre todo en referencia a otras naciones cuyo progreso, descontada la inflación, ha sido nulo (Argentina, en el mismo periodo, sólo ha multiplicado el PIB por 2,4…la misma tasa que Burundi).

En resumen, hay que estimular la actividad económica, de forma que se reduzca la tasa de dependencia y, sobre todo, creemos más riqueza (y un Estado con un sistema fiscal eficaz que sea capaz de recogerla, especialmente de quien más atesora, para luego distribuirla). Además, con el crecimiento económico, volverá la inmigración que con suerte nos ayudará a tapar el boquete demográfico que tenemos en la base de la pirámide.

Tenemos que progresar y, para eso, tenemos que reindustrializar el país. Y si el capital privado no sabe o no puede, habrá de ser el Estado quien cree un tejido productivo de nueva planta (¿cuántas veces lo debo haber repetido?). Porque la alternativa a crear más riqueza, es en el caso de las pensiones jubilarse más tarde y con mermado poder adquisitivo. Y no hay más gaitas.

Digamos que el crecimiento económico es condición necesaria pero no suficiente. No basta con crear riqueza: además hay que redistribuirla. Pero si gripa la maquinaria económica, sólo tendremos miseria que repartir.

Por cierto, ahora a cuenta del decrecimiento. Del decrecimiento me surgen mil cuestiones malévolas como, por ejemplo, cómo van a pagar la deuda con una economía en contracción (y pueden hacerle veinte auditorías si quieren, que seguirá siendo una cantidad abismal a pagar). O, el caso que tratamos hoy, cómo van a pagar las pensiones del mañana si hay menos riqueza para distribuir. Que sí, que la simplicidad voluntaria queda muy bucólico; pero si reduces las pensiones, especialmente las no contributivas, muchos ancianos tendrán que cultivar el huerto y sacar las ovejas de nuevo para poder comer (luego no es simplicidad voluntaria, sino pobreza forzosa). Pero mucho me temo que la mayoría de mi generación no sabe ni cómo coger la azada, ni mucho menos uncir las bestias. Mal lo llevamos, me temo.

22 comentarios »

  1. Pues nada, a endeudarse cosa fina, la socialdemocracia es así y Podemos está en esa linea si no cambia nada. Un nuevo PSOE (quizás con menos dependencias clientelares, lo que puede ayudarle a arañar más impuestos) que parece perseguir el “estado del bienestar” capitalista de toda la vida. Tampoco se si desviar todo lo que el estado se pule literalmente en mierda (ejército, megaobras,etc..) y repartir leña a los evasores llegaría a compensar, pero ¡ay! el marco del mercado. También la famosa industralización suena un poco a mitología comunista cuando estamos en la era de la globalización y la libre circulación del capital en la que más trabajo es equivalente a más esclavitud y peor nivel de vida. Aparte que ni con una dictadura pudo lograrse una autarquía, imaginate con el poder de organización del sistema actual, España siempre ha sido parasitaria, ha tenido sus mejores momentos cuando se ha aprovechado de una guerra en el extranjero (la época de Primo de Rivera, de la que mucha gente mayor habla como un avance), cuando ha esquilmado colonias, cuando el crédito extranjero ha fluido alocadamente (de hecho no acabo de coincidir en que la burbuja haya sido una reacción a la demanda, puede que haya sido una de las excusas, pero hay burbujas de construcción sin babyboom por el medio, yo creo que es un tocomocho liberal más). La mayoría de pueblos que han tenido su época dorada con alguna monoindustria impulsada desde el franquismo han acabado yendose al garete al enfrentarse al mercado global, con una quiebra de casí todos los proyectos alternativos que han salido. En fin, que el tema de la producción asociado a la riqueza al final es un juego de tahures en manos de riquezas y estados, y aquí vamos directos al modelo de la Rumanía de hace unos años… En fin, como dijo el sabio… https://www.youtube.com/watch?v=dcrR2vs2jKo

    Comentario por blackgetter — 23 noviembre 2014 @ 19:40 | Responder

    • Compañero, tu respuesta es bastante críptica. Con todo, procuro contestarte.

      “a endeudarse cosa fina, la socialdemocracia es así” –> No sé en qué punto se trata de la deuda, ni cuál de mis planteamientos es socialdemócrata. Quizá creas que un sistema de pensiones es exclusivo de la socialdemocracia. En la Unión Soviética a los viejos los incineraban, no? O los tenían en campos de trabajo forzado…

      “parece perseguir el “estado del bienestar” capitalista de toda la vida. ” –> ¿Cuál es el problema de perseguir mayor bienestar para los pueblos? ¿Perseguimos el mayor malestar? ¿Tiene algo de malo que un sistema, socialista o socialdemócrata, busque mejorar las condiciones de vida de la gente? A veces, yo alucino.

      “la famosa industralización suena un poco a mitología comunista” –> El proceso de industrialización llevado a cabo en la URSS puede ser uno de los modelos, por qué no. Pero vamos, ya ves que menciono dos casos de éxito tecnológico partiendo de dos sistemas políticamente opuestos, China y Corea del Sur. Se puede y debe aprender de ellos, como de la reconstrucción alemana de postguerra (en ambas alemanias).

      “el tema de la producción asociado a la riqueza al final es un juego de tahures en manos de riquezas y estados” –> Pues si la riqueza no nace de la producción, es decir, del trabajo ¿de dónde viene? ¿cae de los árboles? ¿maná del cielo?’Joder, es que tengo que leer cada cosa…

      “más trabajo es equivalente a más esclavitud y peor nivel de vida” –> Vaya, pues qué mal lo deben pasar los austriacos, que tienen la tasa de desempleo más baja. Pobrecitos! En serio. Decir que más trabajo es equivalente a mayor libertad y mejor nivel de vida…caben objeciones, sin duda. Pero lo que sueltas…

      “ni con una dictadura pudo lograrse una autarquía” –> ¿y quién ha hablado de una autarquía? Todo lo contrario, abogo por una especialización en los sectores en los que tengamos unas ventajas competitivas de partida o, al menos, la oportunidad de lograrlas. Blackgetter, en serio: estás contestando a lo que yo he escrito, o simplemente me has leído por encima y sueltas el rollo aunque no venga a cuento.

      “la época de Primo de Rivera, de la que mucha gente mayor habla como un avance” –> Tú sabes cuántos años tendría hoy alguien que haya vivido en la dictadura de Primo, al menos con veinte añitos para ser consciente de temas políticos?

      “hay burbujas de construcción sin babyboom por el medio” –> rara vez existe una burbuja sin fundamentales en los que se sustenta, al menos en su fase inicial. Una burbuja lo que hace es exagerar unas perspectivas que, generalmente, sí que son razonables. Aunque a ti te lo parezca, no todo es un caos, las cosas tienen su origen y razón. ¿O crees que los inversores son unos dementes? O que las burbujas son ideadas por un grupo de malos malévolos que quieren timar a la población? Las cosas son un pelín más complicadas.

      “alguna monoindustria impulsada desde el franquismo han acabado yendose al garete al enfrentarse al mercado global, con una quiebra de casí todos los proyectos alternativos que han salido” –> Claro, hay que competir. Puedes proteger con aranceles una industria naciente, pero no puedes mantener toda la vida una planta en el invernadero. En algún momento tendrás que transplantarla a la intemperia, o crecerá raquítica. Otras naciones compiten en el mercado global ¿qué propones entonces? Como va a salir mal, pues para qué vamos a producir. Si todas se van a ir a la ruina. ¿Y entonces, de qué comemos, meu rei? Nos tumbamos en la cuneta y esperamos nuestra muerte?

      “vamos directos al modelo de la Rumanía de hace unos años” –> Sí, ya sé, la autarquía. ¿?¿?¿?¿?

      Mira, estoy hasta la polla de esta charla insulsa. Esto, para quedar de guais delante de los colegas va muy bien, todo es un desastre, yo estoy de vuelta de todo. La cuestión es que con todas esas chorradas no sirven para poner en la mesa ni un plato de comida a un niño. La gente no se alimenta ni se vista de payasadas de filósofo barato, ni la maquinaria económica gira con esas paridas de barra de bar. Con eso te sirve para impresionar a alguna pivita ignorante, Uauh, qué asceta, qué radical. Pero allá donde el pueblo ha tomado el poder, ha tenido que aparecer gente que haga funcionar, mejor o peor, la maquinaria de producción. Porque la prioridad no era impresionar a la boba con las tetas gordas, sino dar de comer a un país.

      Cada cosa que escribo, puedo estar equivocado o no, pero lo escribo pensando en que pueda ser aplicada mañana mismo. Y que a resultas de ello, el nivel de vida de la población mejore. Porque claro, para empeorarlo, ya se basta la derecha. Y, por supuesto, digo cosas que no suenan muy progre, pero es que este blog no lo escribo para postularme al premio al más rojeras, sino para debatir sobre alternativas reales a problemas reales. Si mañana me despertara, el pueblo hubiera tomado el poder, y me pidieran que ofreciera un modelo socioeconómico, lo tendría. Seguramente con muchas fallas, dadas mis limitaciones, pero sí que tengo una idea aproximada del funcionamiento de la maquinaria económica y creo que mi modelo podría funcionar. Estoy preparado para aplicar un sistema socialista desde el día de mañana, procurando minimizar el periodo transitorio y que a medio/ largo plazo ofrezca mejor nivel de vida a la población.

      ¿Y TÚ?

      Comentario por Mendigo — 23 noviembre 2014 @ 23:22 | Responder

      • Yo bien, gracias, si, me ha quedado enrevesado el tema, estaba jaquecoso, me lo pensaré antes de escribir sin un ibuprofeno.

        A ver, lo de socialdemocracia iba por Podemos, no por tí, los considero socialdemocrata PSOE style. Lo de endeudarse iba a raíz de lo de las pensiones, ¿que se hace en una democracía como la nuestra para financiar ese sistema social de pensiones tal y como está ahora como comentas? Pedir más crédito a Europa y aumentar la deuda. Cosa que no dudo que haría Podemos (desde mi punto de vista, puedo equivocarme).

        Con “El estado del bienestar”, entrecomillado porque bien que dieron al tabarra y capitalista después para diferenciar de otros planteamientos políticos, hablo del felipismo, hablo de vender la moto de una estabilidad comprada a base de deuda (la misma idea del párrafo anterior) para acallar ideologías. Y bien que les ha salido. Y el resto ya me voy de las pensiones a ralladuras.

        Lo de la industrialización habría que hablarlo largo y tendido porque las condiciones geográficas, climáticas, de materias primas, el rango de necesidades de abastecimiento de cada país no suelen coincidir, así que habría que ver de donde sale ese modelo personalizado de explotación y como encaja con lo que hay alrededor. Tu abogas por lo de los sectores con ventaja competitiva (¿turismo?), otros te diran por el producto de valor añadido… Yo todo esto lo tengo muy oido ya y los sectores mágicos de desarrollo me los cojo con papel de fumar, porque me suena demasiado a cháchara neoliberal. Y ya me contaras como reciclas a la cantidad de obreros paleta que somos en este país para meterse en industria de “valor añadido”.

        Si la producción no va a acompañada de un reparto de la riqueza generada es como si cagaras pero para adentro, y eso lo comentas tu también. Y ya sin entrar en toda la basura que se produce y que ni siquiera servirá para venderse porque va directa al vertedero o se quema, con lo que producir más no significa riqueza para el trabajador, sino para el especulador.

        Si se trabaja con un sueldo exiguo para producir en mayor cantidad y usar ambas cosas para poder bajar los precios y competir con los esclavos de la globalización “más trabajo es equivalente a más esclavitud y peor nivel de vida”. Sin un trabajo de calidad, que te permita vivir de él y tener tiempo para vivir en general, llegamos a esa paradoja, y el sistema que tenemos ahora la propicia. Y no he oido a Podemos hablar del tema.

        ” ¿y quién ha hablado de una autarquía? ” Tu no, yo estoy hablando todo el rato sobre como un país como españa puede autofinanciarse sin recurrir a deuda externa o al esclavismo y más o menos llegando a tu punto. Yo he entendido que pones ejemplos que no tengo claro que se puedan aplicar aqui y la necesidad de tragar algo de mierda para no tragarse un mar entero. Bien, solo reflexiono sobre alternativas.

        “Tú sabes cuántos años tendría hoy alguien que haya vivido en la dictadura de Primo, al menos con veinte añitos para ser consciente de temas políticos?” Hablo de un bisabuelo que pasa de la miseria a un nivel de vida “digno” tras morirse de hambre casi toda su vida y ve mejores condiciones a su alrededor. Solo era un ejemplo de como ha funcionado (y no tiene porque ser siempre así) el “filtro” de la riqueza en este país, deben darse situaciones muy excepcionales.

        “¿O crees que los inversores son unos dementes?” No, ni los corruptos, ni los especuladores, ni la bolsa, ni las redes clientelares, lo que son es ambiciosos y carentes de escrúpulos. ¿Como analizamos las ciudades fantasmas en África montadas por China dentro de la racionalidad?¿Eran para cubrir las necesidades de habitabilidad de los africanos?

        “Si todas se van a ir a la ruina. ¿Y entonces, de qué comemos, meu rei? Nos tumbamos en la cuneta y esperamos nuestra muerte?” No, vendemos lo que quede a Alemania o China a precios irrisorios y así tenemos asegurada una industria estable. Si Raxoi ya va bien, ya. No, no doy soluciones mágicas para industrializar un erial donde creo recordar que del 90% de empresas que se creaban solo un 10% acababa teniendo algo de estabilidad. Comer, comeremos lo que nos dejen de todas formas. Si tienes agua y huertecica aun puedes tener un poco de “autarquia”😀

        La Rumanía endeudada y empobrecida con emigración a raudales a un nivel superior al de españa.

        Lo de las tetas me ha parecido una tontada misógina y lo de progre supongo que lo diras por la solución que propones, porque que de tan aplicable que es poco tiene a ver con ninguna transformación a nivel local (y con local digo local, no cuatro ciudades), es seguir el manual de siempre del liberalismo europeo, al menos no has hablado de emprendedores y genios salidos de humildes cocheras en silicon valley, Desde luego Europa es disneylandia al lado de la fachalandia en que vivimos, no te lo niego. Como votar a Podemos debe ser mejor que al PP o ser católico a secas mejor que ser del Opus Dei. Deja al menos que haya gente que piense en otras cosas aunque se vaya a tragar lo mismo haga lo que haga.

        En fin, intentaré ser menos peñazo y más conciso si comento alguna otra cosa. Siento si no he sido claro o parecía que me interesaban tus tetas.

        Comentario por blackgetter — 24 noviembre 2014 @ 0:31 | Responder

  2. Jeje, con el pico de hubert y el decrecimiento no lo dirás por los peakoilers no?
    Por que vamos más clarito que lo dicen los chavales…

    Por cierto, sigues pensando que podemos crecer. A ver si un días explicas como demonios vamos a industrializar España porque ahí si que tienes que dar matices, cuando España no tiene recursos de ningún tipo. Y el consumo mundial no avanza.
    El pensamiento mágico del crecimiento infinito.

    Las condiciones que han tenido otros países son de otro momento, ya no estamos en el porque empieza el declive energético. Pero vamos, que ya se que pincho en hueso. jajaja.

    Puedes pensar que redistribuyendo la riqueza mejorarás la actividad económica, y si durante un breve tiempo se haría, pero no mucho más, no lo necesario para hacer esa industralización de valor añadido que te gustaría, pero que es imposible que se de aquí ya.

    Así que el decrecimiento está aquí para quedarse, haya o no haya redistribución de riqueza, y si lo asumimos pronto, pronto podremos empezar a redistribuir la riqueza y a caer lo menos rápido posible.

    Sobre las pensiones. Pues mediante impuestos, lo que no de el trabajo deberán pagarlo los impuestos, igual que la renta básica.
    Además no creo que tarde mucho si no lo está haciendo ya la esperanza de vida.

    un abrazo

    Comentario por karkkos — 24 noviembre 2014 @ 1:36 | Responder

    • El artículo está parido con la mentalidad del BAU. A mi juicio de China y Korea hay poco que copiar por mucho que multipliquen su PIB. SIempre el puto PIB. Reindustrializar un país en un contexto de decrecimiento forzoso es una parida, no sirve para nada, a menos que te dediques al sector de la energía renovable, y con tiento. Tendría mucho más sentido hablar de una “reagriculturización”.

      Comentario por Pablitovich — 25 noviembre 2014 @ 12:37 | Responder

  3. Que sepas que, a parte de que me ha parecido interesante el post, tambien me parece muy mal que hayas puesto una foto de un jugador del equipo parisino en lugar de uno del Stade Toulousain😛

    En fin, al final ya lo hemos tratado muchas veces: que el ente publico sea una parte activa de la economia, para estimularla, generar trabajo y riquieza, ya que la privada ni esta ni se la espera. Y estoy de acuerdo. Ademas, no es algo nuevo, no es que haya que inventar nada, solo adaptarlo a la realidad y necesidades actuales. A decir verdad, se deberia haber invertido mas precisamente en todo lo que se ha recortado mas: educacion, sanidad, investigacion. Quiza no suene muy original, pero me parece basico. Quiza España no tenga unos recusos naturales del copon, pero puede generar valiosos recursos humanos, saber, y tratar de estar a la cabeza a nivel cientifico y cultural. Suena ambicioso, pero creo que seria bastante mas barato que tratar de estar a la cabeza a nivel industrial o belico por ejemplo.

    Ah, y potenciar el campo. Que de eso tenemos mucho y poco cuidado. Diversificaria la poblacion y generaria riqueza, solo hay que hacerlo moderno y eficiente. Y rentable.

    Todo eso supone un esfuerzo, que duda cabe, y la deuda y el 135 nos ahogan, pero no parece que destinar todo lo que producimos a pagar una deuda impagable y cada vez generar menos vaya a resolver nada. Bien lo saben nuestros acreedores/amos.

    Y al final, todo conduce a que para que todo esto se pueda siquiera debatir a nivel oficial (Congreso, etc.) y ya no digamos, aprobar, es necesario un cambio en el gobierno y los partidos. El fin del PP$O€.
    Que si, que ya lo hemos dicho muchas veces y suena trillado y obvio, pero es que sin eso nuestras ideas se quedan en casa, en los blogs, en las asambleas, en twitter… No se si Podemos sera al final una chufla o no, un nuevo P$O€. Desde luego su programa me ha parecido sorprendentemente claro y atrevido (sea mas acertado o menos, pero sin ambages). No me acabo de fiar, pero es normal ya que uno vive ya anclado en la desconfianza (lo cual no es necesariamente malo). Pero, sea quien sea la alternativa, es necesaria una, que se sustente en valores que podemos compartir o aceptar las izquierdas. Siempre parece que hay mas diferencias que afinidades en la izquierda, cuando es al reves. Quiza cuando se aprenda a ver eso y a anteponer lo que importa a todos sobre el interes propio de cada partido/bando/grupo, se pueda dar un paso adelante y a partir de ahi concretar.

    Primero superemos el liberalismo, la oligarquia y la plutocracia. Que ya no es poco.

    Comentario por wenmusic — 24 noviembre 2014 @ 10:31 | Responder

    • Algún día habría que forzar a los políticos a escuchar de verdad a los científicos para algo más que ganar dinero. Y a la plebe también, poniendo el IPCC en prime time. Si hoy hablamos por móvil y separamos la mierda de la comida es gracias a ellos, pero parece que no aprendemos la lección. La gente sigue pensando en el crecimiento para acabar con el paro y esas mamandurrias. Lo que hay que mentalizar a la peña es que tienen que vivir con menos dinero, porque hay menos energía y la tienen en otras partes, y buscar la manera de que eso no suponga una merma en la calidad de vida.

      Comentario por Pablitovich — 25 noviembre 2014 @ 12:42 | Responder

      • Y no solo a los políticos, sino, aún más importante, a todala gente. Cuando todo el mundo se conciencie de esto, los políticos se adaptarán por la cuenta que les tiene. Ojalá se despertase ya y se diese un paso adelante.

        Comentario por wenmusic — 25 noviembre 2014 @ 21:09 | Responder

  4. Desde que a Malthus le dió por predicciones catastróficas sobre la relación población alimentos -y las hambrunas que nos esperaban- las pifias respecto al futuro han sido unas cuantas y, más de una interesada en barrer para el bolsillo de una minoría.
    Punto uno. En un Estado Social-si no acaban de machacarlo- debería ser el Estado con, la parte de los presupuestos que sea precisa-como bien apuntas- el que garantizase el cobro de las pensiones actualizadas,como mínimo de acuerdo con el IPC; y ya estamos tardando en reventar que sean-las cotizaciones y solo las cotizaciones-las que garanticen su cobro cuando con cargo a presupuestos se supone que ahora-por mera ideología sostenida por el corifeo -hay que financiar la Iglesia-incluso los ateos que pagamos impuestos-el sobre-dimensionado presupuesto de defensa o el vergonzoso rescate de cualquier sinvergüenza de las finanzas-o demás sectores con enchufe- allegado a los partidos de turno.
    Hace cuarenta años un 18% de la población trabajaba en la agricultura en España mientras que hoy solo lo hace un 2%, produciendo un solo trabajador en torno a nueve veces más que hace cuarenta. Imaginarse a un fulano pronosticando la muerte por hambrunas en España debido a que el necio-o el manipulador de turno- no tenía en cuenta el crecimiento de la productividad y la riqueza es muy parecido a plantear que las pensiones son insostenibles poniendo el foco en los cambios demográficos y la ratio cotizantes y pensionistas. Todo el argumento de los que defienden que las pensiones son insostenibles es porque establecen una relación directa entre pensionistas y activos. Hoy cada dos activos mantienen a un pensionista pero es que muy pocos activos pueden producir mucho más si aumenta la productividad. Lo importante es que capacidad tenemos de producir riqueza, cuantas personas somos a repartir esa riqueza y con qué criterios repartimos. Si resulta que ahora somos el doble de ricos que hace treinta años-y dentro de treinta años el doble de ricos-en Renta per Cápita que ahora-¿Por qué vamos – o nos van a decir si llegamos- a los pensionistas que no tienen/tenemos derecho a participar de esa riqueza que ahora estamos financiando con nuestros impuestos, y que nos tienen que rebajar la pensión cada año, tal y como obliga la última reforma al no actualizarse las pensiones según el IPC?. Si la Renta per cápita sube-y es más que previsible que suba- no hay ninguna razón para decir que las pensiones no son sostenibles, mejor dicho las únicas “razones” son :
    -Una. Que los empresarios y los que perciben rentas del capital se lleven-y ya lo tiene en mente- una tajada mayor en cantidad y porcentaje de esa nueva riqueza .Y están poniendo todos los medios ideológicos para hacerlo.
    -Dos. El multimillonario negocio de las pensiones privadas que para prosperar necesita que las pensiones públicas sean una miseria-o mucho mejor- inexistentes.
    El desempleo, el fraude fiscal-en torno a cuarenta y cinco mil millones solo las grandes empresas-.los bajos salarios y la desigualdad que impiden relanzar la economía desde el consumo interno, y la manipulación mediática-si me apuras- son mayores peligros para disfrutar del derecho a una pensión que cualquier pirámide de poblacion o ratio de las narices. Si las reglas están amañadas-y en este caso bien que lo están -.más nos vale tener la agudeza de romperlas, o buscarnos un puto tonel como Diógenes para lo que nos espera.

    Un saludo..y siempre es un placer darse una vuelta por aquí.

    Comentario por Arturo Garcia — 24 noviembre 2014 @ 16:17 | Responder

    • La tesis de que los aumentos de productividad compensan el aumento del número de jubilados es defendida, entre otros, por Vicenç Navarro. No me convence del todo. Funcionaría si el consumo per cápita se mantuviera (o creciera menos que la producción), Pero con el aumento de la productividad, la gente, los productivos e incluso los jubilados, también aumentarán sus espectativas de consumo, con lo que se comerán ese aumento de productividad.

      ¿El número de cotizantes por jubiliado nos dice algo? creo que es un enfoque incorrecto. Por poner un ejemplo, en la crisis ha hecho descender bastante abruptamente el número de cotizantes, disminuyendo la ratio, pero es de esperar que sólo sea coyuntural.

      Y no nos acordamos (aunque Mendi nos lo esté señalando claramente en su pirámide) que los dos trabajadores que mantienen hoy a cada jubilido, serán jubilados dentro de unos años, y que necesitarán 4 activos para mantenerlos, y esos necesitarán 8 unos años después….. Eso sólo se mantiene en un contexto de crecimiento poblacional, de crecimiento fuerte, incluso. Lo cual, a mi modo de ver es el camino al desastre.

      Yo lo veo desde otra perspectiva que podría llamarse “vital”. Una persona “promedio”, con una espectativa de vida de digamos 85 años, se pasa los primeros 20 o 25 sin producir (mamando, jugando, estudiando, tocándose las bolas u otras actividades), y los últimos 20 dando de comer a las palomas. Solo le quedan entre 40 y 45 años de producción. El ese periodo tiene que producir para cubrir todo su consumo, el de los 85 años, si no, estará aprovechandose de otros, de la generación de sus padres o de la de sus hijos (¿vive de tus padres hasta que puedas vivir de tus hijos?). Es decir, tendría que destinar a la pensión prácticamente la mitad de lo que produce.No es exactamente así, porque no se consume lo mismo de niño que de adulto, que de viejo, pero el orden de magnitud es ese.

      Esto es aplicable en el supuesto de que la población sea estacionaria, claro, hay quien aboga por tener muchos hijos para que nos mantengan en el futuro (que la pirámide sea “piramidal”), es decir, vivir de nuestros hijos, hasta que esto pete.

      Comentario por santi — 1 diciembre 2014 @ 23:04 | Responder

      • “a tesis de que los aumentos de productividad compensan el aumento del número de jubilados es defendida, entre otros, por Vicenç Navarro. No me convence del todo. Funcionaría si el consumo per cápita se mantuviera (o creciera menos que la producción), Pero con el aumento de la productividad, la gente, los productivos e incluso los jubilados, también aumentarán sus espectativas de consumo, con lo que se comerán ese aumento de productividad.” –> Exacto, ese aumento de productividad se trasladará a la inflación, y habrá que actualizar las pensiones con arreglo a ella para no perder poder adquisitivo.

        En cualquier caso, a Navarro le gusta poner el ejemplo de cuando éramos un país del tercer mundo, basado en la agricultura. Efectivamente, el incremento de productividad ha sido brutal, al homologarnos con los países de nuestro entorno. Pero en el estadio en el que nos encontramos, no pueden esperarse incrementos significativos, especialmente incrementos diferenciales respecto a nuestros vecinos, que nos hagan producir más que el avance de la inflación. Hay margen para incrementar la productividad, desde luego, pero no lo suficiente para que sólo por esta razón nos saque del atolladero. Pero sí que espero que una mejora en la productividad nos permita aumentar la actividad económica.

        “¿El número de cotizantes por jubiliado nos dice algo? […]” –> Evidentemente que nos dice algo, la sostenibilidad del sistema en el momento presente. ¿Del futuro nos dice algo? No, claro que no. Por lo tanto, si es coyuntural y vuelve a crecer el empleo, aumentará el ratio reflejando la mejora de la situación.

        “los dos trabajadores que mantienen hoy a cada jubilido, serán jubilados dentro de unos años…” –> Bien planteado. Pero ahí está la cuestión de sostenibilidad:
        – primero, estabilizar demográficamente la sociedad. Vamos a vivir un periodo transitorio en que tras una alta natalidad, vino repente una muy baja. Será un trago difícil y luego ya se estabilizará la cosa, con pocos ancianos sostenidos por pocos jóvenes. El problema es ese interregno en que habrá muchos ancianos y pocos jóvenes.
        – segundo: efectivamente, tenemos que lograr equilibrar el sistema con una tasa de dependencia alta, para no necesitar como bien dices de un crecimiento demográfico perpetuo. Para ello debemos producir mucha riqueza y tener un Estado capaz de recogerla y redistribuirla. Porque las matemáticas cantan, y la otra solución es retrasar la edad de jubilación y reducir la cuantía de las pensiones.

        Y sí, lo que dices, en un caso de población estacionaria, está bien pensado. Por término medio debemos producir apriximadamente el doble de lo que necesitamos, para mantener a la población inactiva (niños y viejos). La cuestión es que una cosa es que la natalidad se estabilice (lleva un par de décadas bastante estable, después de los bandazos de los 60 a los 80) y otra la población. Una tasa de fecundidad por debajo de 2 implica una población en regresión, lo cual implica mantener una tasa de dependencia alta. Estable, pero alta (cada nueva generación es menos numerosa que la anterior, puesto que para la misma tasa de fecundidad hay menos mujeres en cada generación).

        Comentario por Mendigo — 1 diciembre 2014 @ 23:27 | Responder

        • Creo que no sólo hay que estabilizar la población, que es conveniente, muy conveniente, disminuirla (¿cuanto? a discutir, de momento ni puta idea, pero estoy convencido que este país, y el mundo en general, viviría mejor con bastante menos población que la actual. Lo que me jode son los que abogan por ¡aumentarla!).

          Después, la natalidad debería estabilizarse en la tasa de renovación, ahora no llegamos siquiera. Y la pirámide no será piramidal, ni una seta, más bien un espárrago.

          Claro que el transitorio puede hacerse duro, pero como hablamos de estabilización vegetativa, nada de holocaustos, llevará tiempo, con lo que podría ser lo suficientemente gradual como para que lo sobrellevemos.

          Comentario por santi — 2 diciembre 2014 @ 0:11 | Responder

          • La cuestión es que la natalidad es un índice que sólo se puede modificar con medidas indirectas. Es una decisión muy personal de cada pareja y lo único que podemos hacer es facilitar que quien quiera tener hijos, los tenga. Ahora mismo, debido a la situación de precariedad e inestabilidad, hay muchas mujeres que retrasan su maternidad contra su voluntad. Pero, como dices, son medidas que se toman para ver sus consecuencias a largo plazo.

            Comentario por Mendigo — 2 diciembre 2014 @ 9:01 | Responder

  5. Mendigo, las limitaciones del decrecimiento están ahí, desde luego. Ójala los decrecentistas tuviéramos otras alternativas que proponer. Pero no las tenemos.

    Porque tanto el modelo económico actual como la propuesta que haces en este post necesitan de un crecimiento indefinido para ser viables.
    Pero nada puede crecer para siempre. Las cosas crecen hasta que llegan a sus límites naturales. El crecimiento, sencillamente, no es sostenible.

    Si hoy en día no hay un colapso económico mundial es porque hay países que siguen prosperando en base a sus modelos basados en el crecimiento, la competitividad, etc., pero a costa de otros a los que están empobreciendo, saqueando… y a costa, como no, de esclavitud.

    Tu propuesta, basada en el crecimiento, es insostenible, al menos, a largo plazo.
    Y de hecho, en España, posiblemente, ni siquiera es ya viable a corto plazo.

    ¿Podría España volver al grupo de privilegiados? Lo dudo mucho.
    Primero, los recursos necesarios para mantener un modelo “crecentista” son cada vez menos. Dan para mantenerlo para cada vez menos población. Es decir, se sale, pero no se vuelve.
    Además… ¿podríamos competir con USA, Francia, Alemania, China… siquiera con Corea del Sur? ¿Cómo? ¿Con qué recursos?
    E… incluso de ser posible… es pan para hoy y hambre para mañana. Los recursos se agotan, el crecimiento termina.
    Y… ¿es aceptable desde un punto de vista moral? ¿Que nosotros vivamos como privilegiados a costa de expoliar a países del tercer mundo?

    En fin, que desgraciadamente, la elección no es decrecimiento o reindustralización. Es decrecimiento controlado ahora o decrecimiento forzoso (y más destructivo) más tarde.

    Y ojo, decrecimiento no es igual a que los ancianos vuelvan al campo a plantarse sus lechugas y a pastorear sus ovejas para poder tener un plato de comida a la mesa. Esperemos que no sea necesario llegar a eso. Aunque tal vez lo sea si mantenemos demasiado un modelo económico insostenible.
    Pero sí hay que renunciar a otras cosas, pero que son perfectamente prescindibles. Podemos vivir sin tener 3 teles o 3 coches en cada casa, ¿no? Reparando en lugar de tirando y comprando nuevo. Sin viajar cada año a Cancún o a esquiar a los Alpes. Con menos ropa en el armario. Sin facebook. Tal vez incluso sin blogs. ¡Qué le vamos a hacer!
    Con salarios reducidos, pero para todos (reparto de trabajo) y de cuantía suficiente para cubrir las necesidades básicas.
    De forma autosuficiente.
    Y sostenible.
    Respetuosa con los demás seres humanos de este planeta. Con el medio ambiente.
    Trabajando menos horas, ganando tiempo libre para estar con la familia y relacionarse con los demás de una manera más natural, sana… y económica.
    Esto es, un modelo socioeconómico modesto, pero ético, viable y aceptable.

    El crecimiento indefinido no es ninguna de esas tres cosas.

    Comentario por Ocol — 24 noviembre 2014 @ 22:15 | Responder

    • Eso que propones son alternativas, decrecentistas.

      Comentario por Pablitovich — 25 noviembre 2014 @ 12:44 | Responder

  6. Esto de las pensiones me recuerda a esa escena de El Señor de la Guerra en la que a Nicholas Cage le ponen dos jamelgas en el catre y las rechaza porque no tiene condones. Y le suelta una aquello de por que te preocupas por algo que puede matarte dentro de 20 años cuando hay tantas cosas que pueden matarte al día siguiente? Pues eso me parece un poco a mi esto de las pensiones. Mirad lo que se nos viene:
    http://crashoil.blogspot.com.es/2014/11/world-energy-outlook-2014-peak.html

    Comentario por Pablitovich — 25 noviembre 2014 @ 12:50 | Responder

    • A mi, lo mismo.

      Me parece que preocuparse por ese tema ahora es distraernos de los problemas de hoy para preocuparnos por los de mañana (vale, que puede ser un contraejemplo del dicho “lo urgente le quita tiempo a lo importante”). Mira en la pirámide cuantas cohortes nutridas hay todavía por debajo de los 65 años.

      De todas formas, no me asusta nada el número de jubiliados, por dos cosas:
      a) a medida que la esperanza de vida aumenta, y sobre todo, que aumena la esperanza de vida en buenas condiciones físicas y mentales, no hay inconveniente para aumentar la edad de jubiliación.
      b) tenemos parados para aburrir, e inactivos por un tubo, que llegado el caso podrán mantener a los jubilados – Nos preocupamos del (creciente) número de jubilados, y no miramos que hay el doble de inactivos. Y a esos también tenemos que (y estamos en ello) mantenerlos, no vamos a dejarlos morirse de hambre, no?

      Comentario por santi — 1 diciembre 2014 @ 22:38 | Responder

      • Hombre, Santi, cuánto tiempo!

        No, si el problema no es inminente, pero llegará. El pico de natalidad llegará a la jubilación (a 65) dentro de treinta años, pero hasta ese momento veremos ir creciendo paulatinamente la cifra de los que se incorporan a la jubilación, mientras que los que se incorporan al mercado laboral siguen siendo muy pocos.

        Tus consideraciones:
        a) Pues vaya gracia! Yo sí que tengo un ligero inconveniente al respecto! Bromas aparte (que no es broma, es que no quiero pasarme toda mi puta vida trabajando), no me parece bueno alargar la vida laboral. Es en los últimos años de ésta donde se acumulan los accidentes laborales, errores, despistes, falta de concentración, desactualización… Depende mucho del puesto, pero no me gusta la idea de tener a un septuagenario trabajando, ni por él, ni por la empresa.
        b) No claro, si ése es el quid de la cuestión, lograr el pleno empleo, y el pleno empleo con trabajos que generen riqueza para mantener a la población inactiva. Es la forma de salvar las pensiones, arrancar la maquinaria económica y poner a todo el mundo a trabajar, para reducir el ratio de dependencia. Ahora ¿cómo se hace eso? Es lo que yo estoy tratando de proponer, y propuse en Podemos. Pero si me saltan con el decrecimiento…pues nada, cojo mis bártulos y me voy. Persignándome por la que nos espera…

        De todas formas, el problema de mañana lo tenemos que empezar a solucionar hoy. Y es siempre el mismo: tenemos que crear riqueza. Y como la única riqueza es el trabajo, tenemos que poner la gente a trabajar, un 25% de paro es un dislate. Pero no a trabajar cavando la huerta, sino mejorando la productividad (por hora trabajada, por capital invertido, por unidad de energía empleada). Ésa es la única salida, ser un país más rico para poder permitirnos el lujo de dejar de trabajar con 60 años. Si no…pues como cuando éramos pobres, a trabajar toda la puta vida hasta que la parca nos guiñe el ojo.

        Comentario por Mendigo — 1 diciembre 2014 @ 23:08 | Responder

        • Últimamente ando muy liado, no me da tiempo a leer, menos a escribir

          Comentario por santi — 2 diciembre 2014 @ 0:00 | Responder

          • Pues yo encantado que quieras compartir algo de tu tiempo por estos andurriales.😉

            Comentario por Mendigo — 2 diciembre 2014 @ 9:26 | Responder

  7. Mira, Podemos hablando de pensiones https://www.youtube.com/watch?v=gtXlWf0p31Y

    Comentario por blackgetter — 25 noviembre 2014 @ 17:16 | Responder

  8. “La tesis de que los aumentos de productividad compensan el aumento del número de jubilados es defendida, entre otros, por Vicenç Navarro. No me convence del todo. Funcionaría si el consumo per cápita se mantuviera (o creciera menos que la producción), Pero con el aumento de la productividad, la gente, los productivos e incluso los jubilados, también aumentarán sus espectativas de consumo, con lo que se comerán ese aumento de productividad.” –> Exacto, ese aumento de productividad se trasladará a la inflación, y habrá que actualizar las pensiones con arreglo a ella para no perder poder adquisitivo.

    No entiendo-y uno tiene sus limitaciones…-porque presuponéis que el aumento de productividad y la posible RPC adicional que eso genere se tiene que traducir necesariamente en inflación, aún menos-que es el caso a tratar de evitar- si ese aumento de riqueza va a parar en su mayor parte al excedente empresarial(igual sube el precio de yates,Ferraris y bolsos de Bouton;)),algo que los últimos “expertos” asesores de la reforma creo -casi con seguridad – que tenían en mente cuando dijeron “no podemos permitir que las pensiones suban por encima de los salarios” (Quien coño ha pedido eso? pero a buen entendedor,,,),pero haciendo la cuenta de la vieja:
    http://www.republica.com/2013/06/27/los-salarios-y-las-pensiones_670409/
    y “actualizando”-como sería de rigor- beneficios,salarios y pensiones según el aumento de de la RPC.¿No habrá recursos ociosos? ¿Estaremos-seguro- cercanos al pleno empleo para no poder mitigar ese supuesta inflación,en todo o en parte,aumentado la producción? Y me consta que esto ultimo va a depender de donde vengan la presión inflacionista…pero ese automatismo me resulta muy discutible,

    Un comentario de el mismo economista sobre el asunto poniendo algún que otro punto sobre las ies…

    Y el porcentaje que -en el peor de los casos-se tiene en previsión de aquí a unas décadas sigue quedando-en porcentaje del PIB-por debajo de muchos países europeos http://www1.seg-social.es/ActivaInternet/Panorama/REV_031704

    Un saludo

    Comentario por Arturo Garcia — 3 diciembre 2014 @ 20:30 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: