La mirada del mendigo

4 diciembre 2014

Tres enlaces, tres

Filed under: política — Mendigo @ 11:58

Os presento para su debate tres enlaces variopintos que me han llamado la atención estos días.

El primero, en Colectivo Novecento: El agujero negro de la Universidad española
Un bravo análisis sobre la endogamia universitaria que explica en buena medida el mediocre nivel medio del profesorado. Y ahora, vamos a seguir provocando: quien prosigue sus estudios con doctorados y demás, normalmente no son los estudiantes más brillantes sino los menos capaces que, al no encontrar empleo en la empresa privada siguen acumulando doctorados y postdoctorados, haciéndose llamar “investigadores” y publicando chorradas y refritos que nadie lee para ir metiendo poco a poco la patita en la docencia universitaria.

Edito para añadir este otro: Ser mal profesor sale barato

+

El segundo, en Economistas Frente a la Crisis encuentro este estupendo gráfico:

Hace tiempo que lo estaba buscando para el caso español. Es la distribución no de la renta, sino del patrimonio en España. Al fin y al cabo la renta es sólo la tasa de acumulación, es el patrimonio la magnitud que mide el capital acumulado.

+

Y para terminar, una anécdota local que sirve de explicación parcial del auge de Podemos:
Un alcalde del PSOE y una alcaldesa del BNG se pasan al PP de Ourense

Es algo que ya me llamó la atención con el caso de Tamayo y Sáez ¿Qué clase de basura pulula en las cúpulas de los partidos políticos y es aupada a posiciones de lanzamiento en las listas electorales? Ser candidato por el PP, por ejemplo, no tiene nada de deshonroso (o sí, pero es una opción política legítima). Pero ser el representante del P$O€ en un municipio, y de la noche a la mañana levantarte con otra ideología y ser el máximo representante del PP…eso es la realización práctica del principio de Groutxo, estos son mis principios… Y ya la carambola genial, el colmo de la desvergüenza, es pasar del BNG (cuyo partido mayoritario es la UPG, un partido marxista) a la derecha reaccionaria conservadora y burguesa del PP.

No entiendo cómo la gente puede vivir sin honor. Bueno, en este caso se trata de un policía nacional, se ve que se le ha pegado el tinte del uniforme a la conciencia; pero con todo, aún no acabo de entender cómo alguien puede actuar así y no escupir cuando se mira al espejo. Y no es que no crea que la gente no pueda evolucionar…pero una persona decente, si está en un partido A y empieza a cuestionar honestamente su línea programática, da un paso atrás en sus funciones, mientras sigue meditando sobre esas nuevas consideraciones que le hacen dudar de sus pasadas convicciones políticas. Y con el paso de los años, baja a militante raso del partido A, y suspende su militancia. Este cambio ideológico, que también debe ser vital, debe demorarse años, muchos, según toda su armazón ideológica se va reorganizando según nuevos parámetros (o se te aparece el Espíritu Santo encarnado en una gaviota, en plan conversión-flash a lo Pablo de Tarso). Al final, puede reconocer que sus antiguas convicciones estaban erradas, y abrazar las nuevas afiliándose a una nueva fuerza política de signo opuesto B y subiendo peldaños por el escalafón hasta asumir de nuevo responsabilidades institucionales. Probablemente, en toda una vida no daría para subir esas posiciones, bajar, y volver a subir esos peldaños en el lado contrario. Pero eso es lo de menos, si en tu vida rige el honor y concibes el ejercicio de la política como un servicio público.

Ya lo sé, soy un ingenuo. Este es el camino que seguiría una persona consecuente con sus principios y honesta con los demás. La gran mayoría de la basura que nos gobierna no es así: la ideología es sólo una chaqueta que sirve para acceder al poder, y que se cambia con la misma facilidad sin abandonar la poltrona. Es muy difícil que una persona adulta con una base intelectual sólida, al llegar a la vejez, encuentre algo en lo que antes no había reparado que le haga poner patas abajo todo el universo de valores que regía su vida. No es imposible, es propio de la inmadurez de la adolescencia pero no de una conciencia política ya formada y madura, mas no es imposible.

Yo mismo, no cierro la puerta a que el día de mañana pueda ser de derechas. ¿Por qué no? Pero si soy honesto, si soy sincero, es un proceso que me llevaría años, décadas, y sería un parto que se desarrollaría no sin un gran sufrimiento emocional, resquebrajándose por dentro mi ser más íntimo, mis convicciones y anhelos, para nacer otro ser nuevo, diferente. ¿Ser yo de derechas? Podría ser, pero significaría reconocer que he sido un gilipollas, y que todo lo que he pensado y hecho hasta entonces, mi vida, había sido un gran error. Pero bueno, todos tenemos derecho a rectificar, si es con sinceridad.

Pero si mañana me levantase, y me declarase de repente y tan sonriente de derechas, lo que sería es un marrano, un falsario, un indecente tahur que jugaba con los principios como con una baraja marcada . Y si con mi espontánea conversión ideológica me llevase conmigo la alcaldía, sería además un despreciable corrupto.

Para quien no tiene ideas que perder, ni ideas a las que llegar, el parto a esa nueva vida ideológica es sencillo; una cuestión de colores corporativos, de logos, de jurar nuevas lealdades, más provechosas. Luego era importada la filiación a las ideas de origen, o a las de destino, o simplemente nunca tuvo más principio que el que le sirva para tocar poltrona.

Si los partidos se respetasen a sí mismos, si se tuvieran en alguna estima, purgarían sus listas de esta clase de cambiachaquetas sin honor ni decencia, que denigran el ejercicio de la política. Incluso yo respeto más al BNG, al P$O€ e incluso al PP; y las ideas que representan y los infunden, que escoria de este jaez.

6 comentarios »

  1. Pues a mi que se den tránsfugas en la palestra de PPSOE solo me confirma el cuento para ingenuos-sostenido por el corifeo- de que,en verdad,representen “opciones políticas” distintas.Si a nivel nacional es harto dudoso, a nivel local ni te cuento,donde cualquier puñado de siglas-hasta las mas presuntamente izquierdistas- pueden servir,a veces, para que medren un puñado de arribistas con la complicidad del vecindario¿Que el PSOE y sus miembros son de izquierda :):)? Sospecho,con fundadas razones.que en este mismo blog se pueden encontrar argumentos para sostener lo contrario. En materia económica, en su defensa de los privilegios una élite y en su recorte de derechos a la mayoría-justificado en milongas-son la mayor parte del tiempo tan de derechas como los sicarios de la gaviota,la verdad,no veo-ni por asomo- que tenga que darse un desgarro personal y sufrido replanteamiento de convicciones-diferido en el tiempo- entre un puñado de trepas a los que-la auténtica realidad de lo que son-solo les obliga a cambiar “botones de la chaqueta” para escorase hacia otras siglas y-a despecho de quien les vota y el resto- seguir medrando.

    Un saludo…la gráfica sobre el reparto del patrimonio muy instructiva.

    Comentario por Arturo Garcia — 5 diciembre 2014 @ 13:37 | Responder

    • Muy buenas, Arturo.

      Venga, seamos rigurosos. P$O€, PP a mesma merda é y todo eso. Y es cierto, desde la concepción del Estado al modelo económico hay más coincidencias que diferencias entre ambos. Pero ambos sabemos que son partidos que vienen cada uno de lados opuestos del espectro político, aunque hayan terminado confundiéndose, y cuyas bases sociales son claramente diferentes. Aunque a nivel local, estatal (e incluso europeo, en que PPE y PSE votan juntos el 65% de las veces!) sus políticas sean indistinguibles, perfectamente intercambiables, que es cierto…la cultura política que tienen detrás, la historia, los valores a los que se asocia cada formación son totalmente diferentes. Es raro, un militante de base del P$O€ que acabe siéndolo del PP y viceversa. Es muy raro.
      Los trasvases de militantes sólo se dan entre cargos, lo cual es muy curioso y revela la honestidad con que abrazan los principios de la nueva formación (o asumían los de la antigua).

      Y…bueno, todo esto entre el P$O€ y el PP. Pero ¿entre el BNG y el PP? Sus bases sociales son como el agua y el aceite: inmiscibles. A nadie del BNG se le ocurre abandonarlo para afiliarse la día siguiente al PP, a no ser que tenga un problema psicológico.

      Pues eso, esta gente está en un partido político u otro, como bien dices, por subirse al carro. Y luego, por mantenerse subido a él, cambian al partido que haga falta. Bien, pero a lo que quiero llegar es ¿cómo es que el P$O€ y el BNG llevaban a esos basurientos en sus listas? En el P$O€ ya no queda ni atisbo de vergüenza, pero en el BNG…esto debería solventarse con dimisiones. ¿Quién dio por buena la candidatura de la hija del cacique en la papeleta del BNG? ¿Todo vale por hacerse con una alcaldía? ¿Era la mejor representante de los valores del BNG en ese concello? ¿No hay ningún filtro para limpiar las listas de seres innobles? Mira la deputada de EU que se agarró a su sillón en vez de cedérselo a Anova. ¿Cómo puede estar esa visillera en las listas, ni más ni menos que para el parlamento gallego? ¿De verdad no hay nadie más honesto y capaz para incluir esa hez tamayesca en las listas? ¿Esos son los mejores en cada partido? Pues cómo serán los peores…

      Comentario por Mendigo — 6 diciembre 2014 @ 1:05 | Responder

  2. Hablaré sólo del primer enlace: Una puñetera mierda.

    Si bien es verdad que en la universidad hay mucha endogamia, y no quiero con esto justificarla, cada día hay menos y el nivel sube. El argumento: «mediocres que no encuentran su hueco en la empresa privada» es de lo más reaccionario que he oído hace tiempo y que viene a justificar que las universidades se pongan, más aún, al servicio de las multinacionales.

    Comentario por dflatblues — 5 diciembre 2014 @ 16:18 | Responder

    • ¿Es reaccionario decir que el nivel del profesorado universitario es mediocre, debido a un proceso de selección viciado? ¿Reaccionario o revolucionario? Es que no sé si te has equivocado al escribir la palabra.

      Que la universidad siga con el modelo autoritario decimonónico, en el cual el centro es el profesor en su estrado, en vez de considerarlos como trabajadores públicos que cobran por realizar una función: ENSEÑAR. Primera medida: bajarlos del púlpito, escoger a los mejores por concurso único en el Estado y los demás a la basura. Que se ganen si pueden la vida en la empresa privada. A los que se queden, pagarles mejor, meterles más carga lectiva y someterlos a evaluación: quien enseñe mejor, por los resultados de sus estudiantes, se le prima en el sueldo, quien lo haga peor, a la puta calle y que entre otro.

      Son empleados y el centro de la universidad debe ser el alumno (que es el cliente), o más exactamente el aprendizaje del alumno. Todo debe orbitar en torno a ese objetivo. Ahora la universidad (no creo que haya cambiado tanto desde que salí, o no es eso lo que me cuentan los que están dentro) gira en torno a la comodidad del profesor, sólo limitada por los intereses supremos del catedrático. Si quiere reinar el catedrático, que se compre una universidad y pague a los alumnos por ir a sus clases. Pero si cobra un sueldo, es empleado, y debe someterse a su labor.

      Simplemente, eliminar el autoritarismo en las aulas. Reaccionario, desde luego. Homologar a un profesor de universidad a cualquier otro trabajador, en este caso de la enseñanza, sin vanidades ni soberbias. Reaccionario! Imponer en la contratación el principio de meritocracia, sustituyendo al de nepotismo que rige ahora. La independencia en la contratación, insisto, que se compren una universidad y que contraten a quien quieran. Con la universidad pública, quien paga es el Estado y es quien debe escoger el personal en oposiciones unitarias para todo el Estado, para asegurarse que siempre se contrata a los mejores, con unos criterios unificados, publicidad suficiente…
      Por algo muchas veces está mejor preparado un profesor de secundaria, ya que el modelo de selección es mucho mejor (y aún así es malo).

      Más cosas ¿Cuál es el salto lógico que das desde criticar la baja cualificación de buena parte del profesorado universitario, algunos auténticos analfabetos que son incapaces de escribir sin faltas de ortografía, con que las universidades deban ponerse al servicio de las multinacionales? No entiendo. A mejor profesorado, ¿más al servicio de las multinacionales? ¿Qué tontería es esa?

      El profesorado universitario está mal pagado, aunque cobran demasiado para lo que trabajan y para lo que merecen. Por lo tanto, es lógico que los mejor preparados, los mejores expedientes, copen los puestos mejores remunerados: en la empresa privada o, si se deciden por la docencia, en universidades extranjeras. En la universidad española quedan pues los que no tienen otra salida laboral y cuentan con algún tipo de padrinazgo (si nadie te abre la puerta es casi imposible entrar, los puestos son pocos y muy solicitados, con lo que como dice el autor del artículo el que accede le deberá eterno agradecimiento, traducido en sumisión canina, al catedrático).

      Lo que digo, cagándome en la independencia universitaria y todo eso, puede no ser progre. Ni lo pretende. No pretendo ser progre sino revolucionario, acabando con el modelo de universidad del Antiguo Régimen, corrupto y mediocre. La universidad debe ser elitista, de las élites intelectuales, para que no se convierta en la universidad de las élites económicas (de quien pueda pagarlo).

      Por cierto, sobran universidades. Una universidad en cada capital de provincia, como estaciones de AVE? Salen universitarios provincianos. Una titulación podría darse en, según su demanda, de una a cinco universidades en todo el Estado. Para concentrar el talento en una determinada especialidad del saber, y fomentando que esa especialización se dé también en la empresa (crear polos de actividad, en vez de que en todas partes tengan de todo). ¿Qué le llamas a esa idea? Venga, otra de esas chorradas progres para evitar que se os acabe el chollete.

      Ah! Y, por supuesto, se me olvidaba. Nada de contratos indefinidos, ni muchísimo menos vitalicios (funcionario), y menos que en ningún otro lugar, en la educación. Cada cinco años, la plaza vuelve a salir a concurso. Y a currárselo y mantenerse en forma, o a la puta calle. En la universidad sólo tienen cabida los mejores, los mejores alumnos (matrícula gratuita y una prestación, para que entren los mejores y no los niños de papá) y los mejores profesores en cada momento.

      ¡Horror! ¡Neoliberal!

      Ah! Otra. Exámenes unitarios para todo el Estado: el mismo grado, el mismo examen. No hay problema tecnológico o logístico, en la UNED se hace desde hace muchos años y funciona muy bien (debe ser lo único de esa máquina tragaperras). Y los mismo para las privadas: si el nene quiere un título, tiene que competir con el hijo del obrero.

      ¡Centralista! ¡Jacobino! Sí, sí, los cojones. Ya está bien de tanta mamonada. Para crear el mejor sistema universitario del mundo hay que pasar por encima de los privilegios creados durante siglos, más los de reciente cuño.

      Comentario por Mendigo — 6 diciembre 2014 @ 0:16 | Responder

  3. Siempre excelente, en tus fuentes y tus convicciones. La verdad pica a veces…pero libera siempre.

    Comentario por tecnicopreocupado — 5 diciembre 2014 @ 21:12 | Responder

  4. ¿Qué clase de basura pulula en las cúpulas de los partidos políticos y es aupada a posiciones de lanzamiento en las listas electorales?
    Está claro… gente cuya única ideología es el Poder en sí mismo.
    Pero vamos, hace muchos años que eso es conocido, la misma naturaleza de los partidos políticos hace medrar a individuos así:
    http://ciudadanoenblanco.blogspot.com.es/2014/07/partidos-politicos-democracia-error_17.html

    A mí me preocupa más otro tipo de “cambio ideológico”, el de la gente de la calle. Gente que toda la vida había parecido ser de izquierdas y de repente se vuelve de derechas (conservadora). Un cambio muy relacionado con la situación personal de cada uno. El que no está satisfecho con su situación y lucha por X y por Y, y luego su situación mejora y de repente pasa a defender los privilegios que ha adquirido. Muy habitual en gente relacionada con partidos políticos o sindicatos, pero también en personas de la calle, que cambian radicalmente cuando consiguen, por ejemplo, un puesto de trabajo más o menos estable. Los que, una vez satisfechos con su situación, pasan al discurso de las excusas, por ejemplo, el clásico “no hay dinero”, para justificar la merma de los derechos de los demás.
    Los “izquierdistas de circunstancias”.

    Y desgraciadamente, son mayoría. Prácticamente todos los votantes del PSOE se podrían encuadrar en esa categoría. Incluso muchos de los de IU. Posiblemente, con los del BNG pasará lo mismo.

    Y esa es una de las causas que, para mí, impide la tan solicitada unidad de la “izquierda”: que en realidad no hay tanta izquierda que unir. Porque los “izquierdistas” de circunstancias no son de izquierdas. Son conservadores. Son de derechas. Y, a la hora de la verdad, no quieren unirse con aquellos que ponen en peligro, defendiendo los derechos de todos, su acomodada posición.

    En ese entorno, con esa ciudadanía en general y esos votantes en particular, ¿nos va a extrañar si los cabecillas de los partidos de izquierdas cambian de chaqueta? Sencillamente, no son diferentes de sus votantes.

    Comentario por Ocol — 10 diciembre 2014 @ 21:24 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: