La mirada del mendigo

6 diciembre 2014

El coche a pilas VI

Filed under: automoción — Mendigo @ 14:30

La sexta entrada de esta serie (más sus bises) no es mía, sino una colección de artículos que el compañero Beamspot ha publicado en la página del señor Turiel: The Oil Crash. Página que recomiendo consultar porque es un ejemplo de debate sereno y bien argumentado, aunque cada vez yo esté más lejos de muchas de sus tesis piquistas (porque la realidad me ha desengañado, pero dejemos ese asunto para próximas entradas).

La serie de artículos, aún incompleta, esperemos que el autor no haya perdido el empuje, se estructura en tres bloques, con una curva de aprendizaje que ya quisieran para sí muchos manuales de estudio. En lo pedagógico, se merece un 10.

+

El primero es generalista, sobre el vehículo eléctrico. Empieza desde lo más básico, empezando con un nivel perfectamente adecuado para un neófito, que va in crescendo para abordar temas más particulares como los tipos de motores eléctricos:
Introducción y un poco de historia
Un poco de física
El balance energético teórico
Motores eléctricos y transmisión

El segundo bloque versa sobre la parte clave del coche a pilas…las pilas. El mismo buen tratamiento, de lo general a lo específico, de un nivel básico a otro más técnico (pero asequible, no suelta palabros ni formulotes, no temáis).
Fundamentos
Baterías de litio
Futuro y otros elementos de almacenamiento
Hidrógeno

El tercer bloque, inconcluso, versa sobre cuestiones relacionadas con los EV, como la electrónica de control o, en una próxima entrega, la relación de esta tecnología con la industria automovilística.
Otros componentes

+

coche a pilas

Recomiendo esta serie de artículos porque son de lo mejorcito que os podéis encontrar en la red en lengua castellana sobre el vehículo eléctrico, redactados por alguien que trabaja en el sector y, por lo tanto, sabe de primera mano lo que se cuece. De ellos podéis extraer provecho tanto los que queréis entender de qué se trata esto de los vehículos eléctricos, como los que ya sabemos algo del tema. Yo he aprendido un montón de cosas, como por ejemplo los “bacitores”, un híbrido entre supercapacitor y batería química, de los cuales no tenía ni idea de su existencia. O la complejidad que lleva aparejada el proceso de carga y descarga de las múltiples celdas que yo, en mi ignorancia, me figuraba que era prácticamente como llenar y vaciar un botijo.

Como el blog del profesor Turiel tiene inhabilitados los comentarios, aprovecho que contamos por aquí con el autor de esta serie para hacerle unas preguntas, a las cuales podéis añadir las vuestras:

– Una gran incógnita. Si la célula de hidrógeno es un niño que ya nace muerto, pues por mucho que mejore su eficiencia ya está superada por el estado actual del vehículo eléctrico (si esperamos obtener hidrógeno a partir de la hidrólisis, y si es a partir del metano -steam reforming- es ridículo complicarse tanto la vida cuando podemos simplemente quemarlo en un MEC convencional con ligeras adaptaciones). Entonces ¿Cómo es que grandes marcas, sobre todo japos y coreanas, siguen enterrando millones en sacar al mercado coches con esta tecnología? Si para nosotros es evidente que es un callejón sin salida, ¿son estos monstruos tecnológicos tan tontos que aún no se han dado cuenta? No creo, algo se nos debe escapar, pero ¿el qué? Beamspot, se te ocurre alguna explicación plausible?

– Y ahora, una petición bibliográfica. En la carrera tuve que elegir entre la asignatura de máquinas térmicas, eléctricas e hidráulicas. Escogí térmicas, así que ahora ando como pirata por la cubierta del barco, cuando estudio el coche eléctrico: cojeando. Quiero un libro o una relación de libros para curar mi cojera sobre motores eléctricos ¿cuáles me aconsejas? Pueden ser en castellano, francés o inglés, indistintamente (bueno, o portugués, pero dudo mucho que…).

Gracias por tu esfuerzo divulgador. Un aplauso para ti, Beamspot.

5 comentarios »

  1. Muy buena entrada, para saber de qué va todo ésto.

    Por cierto, en cuanto a tu segunda pregunta para mi está claro que el hidrógeno no tiene futuro, pero muchos de los fabricantes y usuarios seguían (y siguen) anclados en la dinámica del petróleo: llegas a una gasolinera, llenas del depósito y sigues camino. Con los coches eléctricos lo más parecido son los que se basan en el hidrógeno… pero que sea lo más parecido no quiere decir que sea lo mejor: hasta hace muy poco una carga “rápida” significaban varias horas con el coche enchufado, y eso hizo que se pensase en sistemas de pila de hidrógeno que permiten repostar tan rápido como en un coche de gasolina.

    Pero actualmente ya empieza a haber sistemas de carga ultra-rápidos que cargan un gran porcentaje de la batería en minutos. En casa puede no merecer la pena un sistema de alta potencia por el alto coste de la instalación (además no creo que compensase, ya que si lo dejas cargando toda la noche tampoco necesitas una carga ultra-rápida), pero una estación de servicio sí podría tener sistemas de carga de alto voltaje para cargar las baterías de los coches eléctricos. Algo como las estaciones de carga que Tesla intenta instalar por todas partes.

    ¿por qué siguen invirtiendo en coches de hidrógeno? En realidad no se puede decir que sigan invirtiendo mucho. Se hicieron un montón de desarrollos, pero en la actualidad yo creo que está empezando a aparcarse el tema, y los que siguen investigando en éste sentido creo que es más por “continuidad” burocrática o, más bien, por desesperación, al ver que una inversión multimillonaria en I+D puede no haber servido prácticamente para nada. Aún sigue habiendo muchas presiones para que se generalicen en un futuro las pilas de hidrógeno (más que nada para amortizar las ivnersiones), pero para mi, desde luego, toda la investigación en éste campo ha quedado totalmente obsoleta, y lo que sí tiene futuro son las investigaciones y proyectos que se centran en baterías que permitan una gran capacidad, muchos ciclos de carga y descarga, y sobre todo una carga lo más rápida posible.

    Comentario por marcostonhin — 9 diciembre 2014 @ 11:11 | Responder

    • P.D.: cuando publiqué lo anterior había leído la primera parte de la tanda, pero no la segunda (collejas por favor). Viendo lo que comenta de dónde se obtiene mayoritariamente el hidrógeno, no me extrañaría que estén las principales multinacionales gasísticas presionando para promover el hidrógeno. Si es que gastar gas natural para producir hidrógeno es el colmo del ecologismo, vamos…

      Comentario por marcostonhin — 9 diciembre 2014 @ 16:38 | Responder

      • Nas, tronk!

        Sobre la recarga rápida, con el estado actual de la tecnología, no es recomendable más que esporádicamente. Como muy bien explica Beamspot, eso genera stress en la batería, reduciendo su vida útil. Además, la recarga rápida es menos eficiente. Por eso mi idea del “trolebús”, que tan buenos momentos os ha hecho pasar a mi costa.😛

        Lo del hidrógeno…eso es algo que debían saber desde el principio. ¿De dónde sacamos ese hidrógeno? De la electrólisis no, que es muy poco eficiente (y, por lo tanto, carísimo). La producción industrial de hidrógeno se realiza a partir de metano, en un proceso (steam reforming) que libera un montón de CO2 (el de “limpiar” de carbonos el CH4). Pero es estúpido liarse para eso con pilas de combustible, quemamos el metano en un motor de los de toda la vida y listos. Que es donde creo que está el futuro, especialmente en USA, con precios tan bajos del gas. El metano no tiene el problema de la extremadamente baja densidad del H2, el tamaño del depósito puede ser de un tamaño y peso razonables, y requiere sólo una adaptación de los órganos de un MEP convencional, para que funcionen sin la lubricación que les da la gasolina. Nada del otro mundo, y de hecho ya las marcas tienen versiones de gas natural e incluso coches que pueden usar ambos combustibles.

        Todo esto lo sabían desde el principio ¿por qué se metieron por ese camino? Y por qué perseveran en el error? Por inercia burocrática? Uf! No creo. No sé cuánto se estarán gastando, pero leí que Hyundai iba a sacar ya un vehículo comercializable por pila de hidrógeno. En California, por supuesto, porque no hay más sitios en el mundo con hidrogeneras. Eso supone una pasta.

        Comentario por Mendigo — 9 diciembre 2014 @ 17:31 | Responder

        • Quizá el camino a corto/medio plazo esté en los supercondensadores, cuyos primeros coletazos en los automóviles estamos viendo en la actualidad. De momento se aprovechan como acumuladores rápidos de la energía cinética durante la frenada, pero también podrían servir de acumuladores rápidos en una estación de servicio (la carga podría ser prácticamente instantánea), de modo que luego se puede cargar la batería con la energía acumulada en los condensadores.

          Comentario por marcostonhin — 9 diciembre 2014 @ 19:47 | Responder

          • Lo malo de los supercapacitores es su alta tasa de descarga. Bueno, y que su densidad energética no llega ni de lejos a las baterías de litio. Si se solucionasen esos dos problemas, y hay en los artículos cosas muy curiosas como los hibridos entre batería química y condensador, podrían darle un impulso al EV.

            Tu idea, por cierto, no parece descabellada. El inconveniente que le veo es que tendrías que instalar capacitores de la misma capacidad que la batería, lo cual implica duplicar la capacidad, y por lo tanto el peso y el precio. Pero vamos, parece que el futuro pasa por jugar con los dos tipos de acumuladores, químicos y electrostáticos.

            Comentario por Mendigo — 9 diciembre 2014 @ 21:09 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: