La mirada del mendigo

8 febrero 2015

Head to head

Filed under: religión — Mendigo @ 12:33

Head to head es un programa de entrevistas de la cadena Al Jazeera. El entrevistador es un periodista británico de origen indio, Mehdi Hasan. Como podréis ver a continuación, es un tipo brillante, a años-luz de lo que en el solar hispánico convenimos en llamar “periodista”.

Bien, pues os propongo la siguiente entrevista, que tiene su morbo por la cadena que es (bastante mejor medio que las cadenas españolas, by the way), con el profesor Richard Dawkins (el Bulldog de Darwin, le llamaban en contraposición al Rottweiler de Dios).

En un ring de lujo, espero que disfrutéis tanto como yo de un buen combate de boxeo entre estos dos púgiles. Para mi sorpresa y alborozo, el joven Hasan puso en ocasiones contra las cuerdas a Dawkins, aunque en descargo de éste hay que reconocer que el formato daba ventaja al aspirante, al ser juez y parte, conductor de la entrevista y contertulio a un mismo tiempo.

Por eso, como me parece que Dawkins estuvo excesivamente fajador y dejó que el combate se decidiese a los puntos en vez de aprovechar las flaquezas del entrevistador (básicamente, su religión, Hasan es musulmán chií) para mandarlo a la lona, quería apuntar a toro pasado un par de cosas.

Aunque os recomiendo la entrevista entera, me voy a referir a la parte entre los minutos 17:30 y 23:30. Ambos se expresan en un impecable y clarísimo British English (para que una tapia como yo pueda seguir el debate…). Si, a pesar de ello, alguien se perdiere, tenéis subtítulos automáticos; pero ya prevengo de que no son de mucha ayuda (debe ser que en Mountain View no toman el tea at 5 o’clock) .

El tema va sobre el albo caballo alado (Buraq) en el que Mahoma subió a los cielos, y el presentador que reconoce cree en ese y otros milagros, y así se lo enseña a su hija.

Lo que se le escapó a Dawkins es ¿por qué Mahdi cree que Mahoma subió en un caballo alado a los cielo? Porque, igual que él a su vez hace con su hija, así se lo enseñaron sus padres cuando él era pequeño. ¿Y si sus padres le hubieran enseñado que en vez de en un caballo blanco con alas, Mahoma había subido al cielo montando un unicornio dorado? (Dawkins lanza un gancho pero deja incomprensiblemente escapar a un Hasan con la guardia baja) Pues seguramente el joven Mahdi así lo hubiera creído, y el hombre adulto que es hoy así lo seguiría creyendo, pues la idea de un caballo con cuerno no es más ridícula que la de un caballo con alas. ¿Y si los padres le hubieran contado que en vez de caballo alado o cornudo fue un dragón? Realmente, la idea de la existencia de un dragón, excepto por el fuego, es evolutivamente más plausible (y aerodinámicamente más aceptable) que la de un caballo alado. De hecho, sí que han existido saurios con una enorme envergadura alar. ¿Y si le hubieran dicho que subió montado en un VW escarabajo fucsia a topos verdes? O sí, sencillamente, le hubieran dicho que todo eso era mentira, porque el joven Mahdi hubiera sido educado en una familia hindú (que, a su vez, le hubieran enseñado otro tipo de cretinadas como divinidades con más brazos que un pulpo…).

En resumen, el criterio de verdad no es la adecuación de la afirmación a la realidad, como en el pensamiento racional (no ya científico, sino meramente intelectualmente sano). Es tomado como verdad, y verdad superior, simplemente aquello que fue grabado en tu cabeza cuando aún eras lo suficientemente niño como para aceptar cualquier cosa que te dijera la autoridad paterna de forma acrítica. Esto es: la tradición. Es verdad porque así me lo enseñaron mis padres, y porque así se lo enseñaron a los suyos, quien a su vez… (la de barbaridades que se han perpetuado por los siglos de los siglos siguiendo ese mecanismo).

Por eso el empeño de las religiones en la familia, en controlar la educación (si en el catolicismo creéis que es obsesivo, en el islam es ya paranoide); pues identifican bien cuál es el canal de perpetuación de su dogma. Si esperasen, como una persona honesta haría, a que el niño finalizase su desarrollo intelectual para iniciarle en la enseñanza dogmática, las religiones no hubieran sobrevivido más de una o dos generaciones. Las religiones (como cualquier otro pensamiento supersticioso, es decir, irracional) necesitan ser inoculadas en las primeras etapas del desarrollo humano, y cuanto antes más efectiva es la infección, más persistentes sus efectos.

Si, además, el adolescente se desarrolla en un ambiente en el que no se introducen estímulos que cuestionen lo que fue grabado a fuego durante su más precoz infancia (es decir, en una sociedad islámica, cristiana…donde exista el delito de blasfemia que impida la libre discusión), es prácticamente imposible que ese sujeto pueda sobreponerse y descartar las enseñanza irracionales y/o inmorales con las que fue moldeado cuando aún era un arbolito de madera tierna.

Por eso, cuando el entrevistador le cuestiona al evolucionista si él, con su hija, está cometiendo abuso infantil, la respuesta debería haber sido claramente un SÍ. Por supuesto, con la mejor de las intenciones; pero aprovechar la indefensión intelectual en la que se encuentra un niño para adoctrinarlo, con el evidente afán de así condicionar el resto de su vida para que perpetúe las creencias de los padres, es sin duda un acto innoble y cobarde, sin duda un abuso infantil. De un niño se puede abusar de muchas más formas que sexualmente, y ciertamente no tiene por qué ser esta la peor de todas, la que más daño haga, la que más secuelas deje, como se comenta en la propia entrevista.

Por supuesto, esto reza para cualquier tipo de enseñanza dogmática, es decir, no positiva. Y me da igual que lo que le enseñes sea el Corán, la Biblia o El Capital (difícil enseñárselo a un niño, cuando a mí me cuesta entenderlo, la distancia intelectual con los otros dos libros, cuyo autor es ni más ni menos que Dios, es abismal). Lo he dicho muchas veces, la propaganda cubana de sacar a una niñita soltando un discurso y acabando con el revolución o muerte, con su puñito en alto, me parece repugnante. Abuso infantil, de su indefensión intelectual, para moldear un ejército de fieles.

Un padre decente, un profesor honrado, debe procurar evitar condicionar al niño con sus propias creencias, taras o miedos, educando al niño como ser humano libre, capaz de un razonamiento autónomo y crítico, y que sea en su madurez libre de escoger su propio camino. Pero eso significa que su hijo, su pupilo, un día puede acabar llevándote la contraria, y para las mentes débiles y déspotas esto no es aceptable, pues no hay más verdad, no hay camino correcto más que el suyo.

La diferencia entre la educación y el adoctrinamiento es la misma que entre negro y blanco, calor y frío. Mientras que mediante la educación abres puertas al niño, vías por las cuales desarrollarse, ampliando los límites de su libertad; mediante el adoctrinamiento eliges por él uno de los caminos, dirigiéndolo prematuramente por un credo en particular.

El patrón del abuso intelectual es el mismo que en el abuso sexual: el adulto se aprovecha de la indefensión del menor y de la posición de autoridad que sobre éste se tiene para doblegar y someter una voluntad aún tierna en provecho propio (para propagar su credo en un proselitismo despreciable, o para satisfacer los impulsos venéreos de forma igualmente despreciable).

La cuestión es que mientras una conducta esta tipificada penalmente, la otra es mencionada como derecho inalienable de todo padre a abusar de la credulidad de su hijo.

Finalmente, Richard tuvo en esos 6 minutos otra posibilidad de KO que lamentablemente dejó escapar. Cuando el periodista le pregunta si cree que los creyentes son intelectualmente inferiores por creer en caballos alados y todo eso. La respuesta debería haber sido otra pregunta (Dawkins es muy listo, pero no es gallego, no se puede tener todo XDDDDDDDDD).

¿Cree el señor Hasan que los que no creemos en que Allah es su único Dios y Mahoma su profeta somos intelectualmente inferiores? Y la respuesta es SÍ, necesariamente debe ser SÍ, así lo cree porque está obligado a creerlo, ya que así viene escrito en el Corán, del cual no puede mover ni una coma (2:171, 7:179…et alibi).

El propio Hasan escribió en un sermón (espero traducir fielmente): “Los kuffar (singular de kafir, infieles), los no creyentes, los ateos [N.d.M: los payos, vaya] que permanecen sordos y rechazan obstinadamente las enseñanzas del Islam, el mensaje racional (sic) del Corán, son descritos en el Corán como “gentes sin inteligencia”. Allah [N.d.M: Allah no, Mahoma] no los describe como personas inmorales [N.d.M: falso, sí que lo hace, de hecho en todo el Corán “no creyente” es identificado hasta la sinonimia con “malvado”], sino como personas sin inteligencia porque son incapaces del esfuerzo intelectual que requiere desprenderse de esos ciegos prejuicios, de esas fáciles asunciones acerca de este mundo y sobre la existencia de Dios. Al respeto, el Corán los describe como ganado, como ganado de aquellos que cultivan las cosechas y no se paran a preguntarse acerca de este mundo”.

No es que seamos malvados, es que somos estúpidos por no cagar palomitas cuando leemos el Corán. Esta barbaridad es lo que defiende una persona por lo demás no sólo inteligente, sino brillante. Una muestra del daño que provoca adoctrinar a un niño, daño que se manifiesta luego cuando adulto y que supondrá una tara para su vida intelectual (y social, y afectiva…) el resto de su existencia.

No Mahdi, los que no somos musulmanes no es que seamos menos inteligentes. ¡Qué curiosa distribución de la inteligencia humana, concentrada en unas zonas geográficas muy concretas! Eso suena muy parecido a supremacía racial. No es por eso Mahdi, y lo sabes. Si tú eres musulmán no es porque tengas un intelecto superior ni una sensibilidad diferente ni nada por el estilo, eres musulmán porque así te enseñaron a serlo desde muy niño (de hecho, tú nunca tuviste posibilidad de ser otra cosa, no te dejaron). Si te hubieran enseñado cualquier otra patraña, por absurda que fuese (unicornios dorados, dioses pulpo o fulanos caminando sobre las aguas) tú la seguirías hoy con la misma vehemencia. Pero no es tu culpa; sino de tu familia que te inculcó ideas cuando aún no tenías edad para valorarlas. Igual que tú estás haciendo con tu hija.

+

Por cierto, si queréis ver a Dawkins en plena forma, recomiendo otra entrevista en la que en dos minutos barre a su oponente y se queda solo en el cuadrilátero.

9 comentarios »

  1. Plas, plas, plas. Gracias Mendi.

    Ayer mismo estuve debatiendo con mi amiga Paqui sobre el adoctrinamiento al que somete a sus hijas, para ella completamente aceptable. Así lo hicieron con ella y se siente feliz, ningún mal le ha causado… Has sabido expresar, bastante mejor que yo, que el abuso intelectual a un niño, indefenso, nunca es aceptable, aún menos a tus propios hijos. Espero que lea tus reflexiones y podamos comentarlas… aquí mismo o en persona.

    Resulta muy chocante que las mujeres, claramente discriminadas en todas las religiones sean sus principales valedoras ante sus propias hijas, prácticamente doblan el índice de religiosidad practicante. Enlazo gráfica elaborada a los últimos datos del CIS Religiosidad/Sexo. https://laicismo.org/2015/graficos-sobre-religiosidad-por-edad-y-sexo-enero-2015/121588

    Salud.

    Comentario por javierchiclana — 9 febrero 2015 @ 0:19 | Responder

    • Es paradógico, es cierto, pero no es sorprendente. El patriarcado establece como depositario de la tradición de la tribu precisamente a la mujer. Por poner un ejemplo, un hombre musulmán puede vestir de forma occidental, y pasar desapercibido en las calles de occidente. Pero la costumbre, a la mujer, le obliga a vestir según el traje tradicional (que por otra parte son preciosos), lo que la fuerza, cuando está en otro país, a destacar (lo que puede suponer un obstáculo a la hora de relacionarse o de buscar trabajo).

      O por ejemplo, la ablación de clítoris. Son las mujeres las que insisten que sus propias hijas sean sometidas a esa operación que a ellas tanto daño les causó. ¿Es extraño, eh? Y son las mujeres víctimas del patriarcado las que más se ensañan contra aquellas que se rebelan y quieren tener, por ejemplo, una sexualidad libre (esa es una puta!). Tema para tomos de psicología social…

      Sobre tu amiga Paqui, como tantas otras personas, está tan convencida que su camino es el correcto (aunque jamás nadie le ha permitido adentrarse por otros, simplemente transmite de forma acrítica lo recibido por sus padres, ya podría ser jainismo, sintoismo…), que no se plantea que haya otros posibles. Ni mejores ni peores, simplemente diferentes itinerarios vitales, todos ellos respetables.

      También sería poco respetuoso que un ateo que procurase influir en su retoño. La educación se debe ceñir a aquellos conocimientos y valores morales aceptados generalmente (el Th. de Pitágoras, o que mentir es un deshonor, p.ej). E incluso estos, no imponerlos dogmáticamente sino de forma condicional: si demuestras que Pitágoras estaba equivocado, dilo que sería un puntazo. Compruébalo tú mismo. Y lo mismo para la mentira, si crees que un hombre sin palabra es algo más que una piltrafa…

      En el tema de la religión, se le enseña, de forma transversal en la historia universal, las distintas religiones que hay o ha habido. De forma científica, expositiva, no doctrinal. Porque esa es otra, me quema que con el dinero de mis impuestos se esté pagando el adoctrinamiento de los niños, en religiones plagadas de odio y crímenes. Por cierto, te importaría pasarle a tu amiga Paqui la entrada de Dios es amor? Tengo curiosidad por saber si es esa el tipo de enseñanza que quiere dar a sus hijas, la del crimen.

      Y es la Biblia, como los musulmanes con el Corán, es la puta Biblia, palabra de Dios, de la que no puede discutir ni quitar una coma sin blasfemar. No puedes elegir los capítulos que te gustan y hacer que no existen los demás.

      El problema es que muy pocos cristianos conocen su libro sagrado…

      Y si tú eres ateo y tu hijo te sale, yo qué sé, budista, pues se respeta porque es su libertad, no es un apéndice tuyo sino un individuo completo exento a ti. Bueno, si te sale supernumerario del Opus Dei siempre queda la opción de correrlo a palos. XDDDDDDDDDDDD Es coña, pero ése es un tema que no es sólo de la religión. Yo qué sé, un padre es de un equipo de fútbol (intelectualmente, una toma de partido similar a la religión). Pues se empeña en que su hijo sea del mismo equipo, y le inculca al crío su misma cretina pasión. Y lo siento, pero ver a un niño pequeñajo desgañitándose por el fútbol, con toda la pasión que un crío puede meterle a algo que le han enseñado, es algo que me subleva. Ve que para el cretino de su padre es algo importante, y vuelca toda su pasión infantil en ello. Me parece aberrante. Lo que algunos hacen con sus hijos es despreciable. Hay en general muy poco respeto, muy poca consideración por la libertad de un niño. Se da por sentado de que es mi hijo, y tiene que salir una fotocopia mía en tamaño reducido, por dentro y por fuera. Ag, qué asco de gente!

      Es que un crío es muy moldeable. Luego ves a los del Califato, cómo adoctrinan a los críos, y tienes a un crío pequeñajo diciendo lleno de rabia que hay que matar a los infieles. Y cómo le quitas luego eso? O cómo le quitas a un niño católico el sentimiento de culpa, después de que sus padres, o el cura, o el catequista le digan que la masturbación es pecado, que Dios les está viendo… Inocular a un niño con el veneno de la culpa, es repugnante. Es claramente un abuso. Insisto, se respeta muy poco aún en nuestras sociedades a los niños. A pesar de ser menores de edad, son ciudadanos, coño. En muy pocos años, tendrán derecho al voto. No son juguetes de los padres!

      Comentario por Mendigo — 9 febrero 2015 @ 10:09 | Responder

  2. John Taylor Gatto habla mucho sobre los temas de abuso intelectual, no sólo religiosos. Muy recomendable.

    Comentario por Beamspot — 9 febrero 2015 @ 8:27 | Responder

    • http://en.wikipedia.org/wiki/John_Taylor_Gatto

      Pues no lo conocía, gracias. Hay escuelas pedagógicas (Montessori…) que inciden en el respeto de la libertad del niño, y buscan formar a una persona autónoma, capaz de tomar decisiones, que en un futuro sea capaz de decidir por sí mismo qué camino tomar (lo contrario a lo que pretende la religión, que te da un manual de cómo obrar, una dirección externa para tu conducta). Pero siglos de enseñanza autoritaria nos contemplan…y es muy difícil mover esas pirámides del ordeno y mando, y esto es así porque yo lo digo.

      Triste y lamentable.

      Comentario por Mendigo — 9 febrero 2015 @ 10:20 | Responder

  3. Este señor, que desconocía por completo, es una auténtica mina. No solo por lo que dice, sino también por cómo lo dice, con qué calma y cuanta pedagogía explica cada una de las cosas que quiere decir. Este programa me recuerda a otro de la BBC World News que se llama Hard Talk, donde el periodista se dedica a acorralar al entrevistado, sea quien sea, porque entiende que es su papel como periodista. Este de aquí lo intenta pero no le sale igual de bien entre otras cosas porque se implica personalmente de una manera que no debería hacer.

    Voy a contarte algo de mi vida: me pasé muchos años de mi infancia sufriendo pesadillas que tenían su origen en el catecismo que me enseñaban; llevo muchísimos años más intentando quitarme de encima tantas cosas en las que me educaron y algunas siguen ahí de forma indeleble, como ese estúpido sentimiento de culpa ante cualquier cosa que hago. Como diría Buñuel, soy ateo gracias a Dios, o mejor dicho, gracias a la enseñanza que recibí. Escuchar gente como Dawkins me permite ordenar ideas que nadie quiso que aprendiera.

    Comentario por Aurora — 9 febrero 2015 @ 21:44 | Responder

    • En realidad, Dawkins es un biólogo. Lo de coger la bandera del ateísmo es relativamente reciente y, hasta cierto punto, accesorio. Pero, desde luego, es su faceta más conocida.

      Hay un montón de vídeos y libros circulando por la red. Por ejemplo:
      The God delusion (sobre su libro homónimo)
      The meaning of life (Cap.1- Sin)
      The root of all evil (Cap.1 – The virus of faith)
      …and so on.

      Sobre las lesiones psicológicas dejadas por la educación católica, creo que todos los que tenemos una cierta edad tenemos un capítulo que aportar a ese libro. Yo, por ejemplo, me acuerdo de la primera y última vez que me confesé, lo terriblemente indefenso y vulnerable que me sentí. Si el cura me hubiera metido mano, no me hubiera sentido tan abrumadoramente expuesto y desvalido. Tanto, que ya con esos años les dije muy claramente a mis viejos, una y no más, Santo Tomás. Debí decirlo muy convencido porque ellos, católicos convencidos (aunque mi viejo bastante izquierdoso) ni replicaron. Y no se me volvió a ver por ninguna iglesia (hasta q empecé a interesarme por la arquitectura). Aceptaron mi decisión, la respetaron, y hasta hoy. Ese día, aún un niño, comprendí el inmenso poder que ganaba una institución que pudiera hurgar en la conciencia de todos los ciudadanos. Por supuesto, me inventé cuatro pecadillos para salir del paso, pues como digo, antes me hubiera dejado manosear el culo por el cura que permitirle manosear mi conciencia.

      Comentario por Mendigo — 9 febrero 2015 @ 23:42 | Responder

  4. Yo tardé mucho más en dar un portazo, pero fue sonoro porque en mi casa no se podía no ir a misa. De seis hermanos fui el único que dijo basta, y lo pasé mal. Pero eso es otra novela. Te dejo aquí un enlace al que llegué por una recomendación de Juan Goytisolo. Yo no he leído el libro, pero de Goytisolo me fío: http://www.adiosadios.com

    Comentario por Aurora — 10 febrero 2015 @ 20:45 | Responder

  5. […] enseñanza confesional (es decir, adoctrinamiento infantil). Ya nos encontramos el mismo argumento en el debate con el profesor Dawkins, el cual menciona una mujer que le refirió un caso semejante: una mujer católica que, de niña, […]

    Pingback por Blankets | La mirada del mendigo — 24 agosto 2015 @ 14:23 | Responder

  6. […] enseñanza confesional (es decir, adoctrinamiento infantil). Ya nos encontramos el mismo argumento en el debate con el profesor Dawkins, el cual menciona una mujer que le refirió un caso semejante: una mujer católica que, de niña, […]

    Pingback por LA MIRADA DEL MENDIGO | Mesa de Análisis y desarrollo — 25 agosto 2015 @ 2:39 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: