La mirada del mendigo

24 marzo 2015

Desbrozando el Patrimonio

Filed under: patrimonio — Mendigo @ 10:39

Uno de los conjuntos señeros de petroglifos de la Península lo tengo a unos pocos kilómetros de casa: o Parque Arqueolóxico de Campo Lameiro, sito en el concello homónimo.

+

Pues me acabo de enterar, vía esta página de arqueología, que uno de los petroglifos ha sido dañado.

+

Meter un tractor con una desbrozadora en un recinto arqueológico me parece un buen resumen, un magnífico ejemplo de lo que es Galicia y, por extensión, el resto del Estado.

Que el Concello se salte la Ley y no multe a la empresa causante de los daños, una práctica de arbitrariedad arquetípica de cómo se entiende la función pública en Galicia y, por ende, del resto de esa basura que llamamos España.

Que la empresa en cuestión sea propiedad del hijo del alcalde popular del Concello, cuya concesión ganó sin mediar concurso público, lo dice todo del estado en que se encuentra la res publica, patrimonio familiar de la clase (o casta) política.

Bochornosa incultura, rampante autoritarismo, nepotismo y necedad, este episodio nos define perfectamente como gallegos y como españoles.

+

Aquí, un petroglifo:

+

Aquí, una desbrozadora de cadenas:

+

Y aquí, una de martillos:

4 comentarios »

  1. Hay que ser bruto, meter una desbrozadora ahí. Por cierto, el petroglifo del ciervo parece que está en una piedra bastante planita, seguro que se puede montar una pista de pádel encima.

    Comentario por Javier Lázaro Sanz — 24 marzo 2015 @ 10:57 | Responder

  2. Hola “mendi”.

    ¡Joder!, es que uno se va ha tomar un cafecito y ya me metes dos entradas nuevas. Evidentemente los españoles no somos biológicamente diferentes a un alemán o un japonés pero entonces hay que preguntarse el porque (siempre hay que estar cuestionándose las cosas incluso las propias certezas) de esta, como decirlo, diferencia de sensibilidad y a mi modo de ver la respuesta es nuestra propia deriva histórica. Somos producto de siglos de injusticia, miseria, analfabetismo y opresión y eso imprime un carácter muy especifico, meridional que se mete debajo de la piel y lo llevas a todas partes contigo: naces con el, creces y mueres con el, lo inhalas en el aire que respiras, te envuelve: es -otra vez- el paradigma en el que te mueves que te parece tan natural -porque no conoces otro- como que al día le sigue la noche ( de hay ese provincianismo que, como bien dices, se nos ve a la legua. “España el mejor país del mundo”, “…como en España en ningún sitio”, “…la paella lo mejor”, ¿te suena?). La miseria, en este caso moral, no espabila ( que “el hambre agudiza el ingenio” es un aforismo que solo se le puede ocurrir a un país cazurro y brutal como el nuestro: no señores conciudadanos el hambre mata: sin mas) te hunde a cada paso más, te hace enfangarte en un lodazal viscoso del que intentas escapar pero que te arrastra al fondo. España en su laberinto (como el libro de G. Brenan que si no has leído te lo recomiendo fervientemente) es el pozo del que cuando parece que hemos salido volvemos, cual maldición, al fondo. Llevamos generaciones así como esos estupidos peces que se pegan, una y otra vez, contra el cristal de la pecera sin modificar el rumbo y , lo más patético, sin saber porque. No hay conocimiento, no hay memoria y sin eso estamos condenados a repetir nuestros errores “again and again ” en un bucle infinito, por eso la relativa prosperidad de la que hemos disfrutado el ultimo medio siglo no nos ha hecho mejores sino que ha potencializado nuestros defectos como al típico gañan que le toca la lotería y corre presto ha comprarse la casa mas hortera y -en des/afortunada expresión de aquel enorme, en todos los sentidos, perfecto ejemplar de “homo hispanicus” alcalde de una localidad de la costa de cuyo nombre no quiero acordarme – “ostentorea”.
    Ahora hemos devenido en ex-nuevo ricos pueblerinos y contra eso solo hay un remedio: conocimiento, cultura y reformas, muchas reformas derivadas de un buen diagnostico (como hicistes el otro día con la universidad). Pero no se puede hacer una tortilla sin romper algunos -o muchos- huevos y, ¡ay! ,me temo que estamos ante una gigantesca hueveria.

    Un saludo afectuoso y felicidades -sin asomo de peloteo, je,je,je- por poner el dedo -otra vez- en la llaga.

    P.D.: Da la casualidad que me gusta la historia y la arqueología, afición que se me inculco por vía paterna, y me duele especialmente ejemplos como este (y yo llevo años viviendo en esta cochambre que dícese en llamar comunidad valenciana con lo cual se me supondría currado de espanto). Ya se ve, ejem, que no solo son los bárbaros de turbante los que se dedican a reventar ruinas milenarias.

    Comentario por fouche — 24 marzo 2015 @ 18:00 | Responder

  3. Duele…😦

    Comentario por wenmusic — 24 marzo 2015 @ 18:05 | Responder

  4. […] que, malia ser dun mesmo lugar, penso que fan un bo resumo do que é a Galicia de hoxe (e insisto, por extensión, do resto de Estado, pero procuro falar do que sei, da realidade que poupo a […]

    Pingback por Sinopse galega | La mirada del mendigo — 30 marzo 2015 @ 0:04 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: