La mirada del mendigo

5 mayo 2015

Me encanta C’s

Filed under: política — Mendigo @ 8:52

En realidad me repugna, hasta la arcada, casi tanto como el partiducho de Rosa Díaz. Españolismo más ordoliberalismo económico, son una vuelta de tuerca a la derecha del PP.

Ahora bien, me froto las manos con su aparición, y es muy sencillo saber por qué. Un análisis sucinto de las posibilidades electorales de la izquierda en España revela dos grandes problemas, como hemos aquí tratado hasta la saciedad:

1.- El P$OE
Un partido que recolecta votos en la izquierda y los deriva para hacer políticas económicas de derecha. Ese trasvase de votos de una cuenca electoral a otra ha sido mortal para la izquierda desde la vuelta de las urnas. Por eso llevo mucho tiempo avisando de que es acuciante acabar con el P$O€, exterminarlo, como conditio sine qua non algún día puedan gobernar las izquierdas. Un partido-señuelo, un anzuelo que con su carita progre recoge votos entre la clase obrera para el gobierno de las oligarquías económicas, es la trampa perfecta creada en los estertores del régimen fascista (financiada por el capitalismo internacional) para desactivar la efervescente izquierda española de aquellos años.

La aparición de Podemos y su estratégico giro al centro, es una invasión del lugar natural del P$O€. Si el coletas culmina su campaña con éxito, ocupando su lugar político y exterminando al adversario, habremos dado un paso decisivo, crucial, histórico para poder algún día aspirar a que las mayorías sociales de izquierdas se conviertan en un gobierno de izquierdas.

Supongo que habrá alguien en IU que no sea un imbécil completo y se dé cuenta del movimiento generoso del coletas (me encanta este tipo porque sabe leer la jugada y situarse en el tablero, es un estratega, por fin alguien con dos dedos de frente en la izquierda). Girando el volante a la derecha, deja espacio holgado a su izquierda para que lo ocupen cómodamente otros partidos, IU y otros nacionalistas. Éstos han leído mal la jugada: IU no es la víctima de Podemos, sino que van a por una presa mucho mayor. En la estrategia de Podemos, IU son perfectamente complementarios.

No sé si el intento de erradicación del partido felón tendrá éxito, lo que es evidente es que había que intentarlo, por ello aplaudo la inteligencia de los que llevan el volante en Podemos. No será mi partido, ni falta que hace porque mi perfil político no responde a la mayoría social, pero celebro su aparición y le deseo mucho éxito en su campaña.

2.- La unidad de la derecha
El sistema electoral español (como otros tantos otros, especialmente los anglosajones) está creado para fomentar el bipartidismo, en este caso imperfecto por la existencia en España de nacionalidades históricas fuertes en sus feudos.

Esto daña especialmente a la izquierda, con su natural tendencia (a veces rayana en lo cómico) a la fragmentación (atomización). La necesidad de la izquierda de coaligarse para tener algún peso electoral la obliga a matrimonios de conveniencia que acaban creando sangrientas peleas conyugales. Con un sistema proporcional directo, cada corriente de la izquierda podría acudir a las urnas con su programa sin amordazar, con sus símbolos, y recabar el apoyo que le quisiera dar la ciudadanía sin ver por ello mermada su representatividad. La clave de bóveda para cambiar políticamente España es pues el cambio de su sistema electoral por uno directo (yo propuse uno hace años, aún no he encontrado otra solución que ofrezca un error menor entre % de votos y % de escaños).

Frente a esta izquierda atomizada, la derecha siempre se ha presentado (una vez finiquitada la UCD, el otro instrumento de los maquinadores de la transición para cambiarlo todo, sin que nada sustancial cambiase) a las elecciones como una unidad, una solidez granítica. Y la matemática electoral ha premiado esa unidad con mayorías en las cámaras que no habían dado las urnas.

Y aquí llegamos a Ciudadanos, y su importancia política para romper esa unidad de la derecha. Creado (a partir de una formación regional del españolismo en Catalunya) aprisa y corriendo por las élites económicas para disputar el discurso de la novedad y la regeneración a Podemos (quien a su vez fue promocionado pensando en fracturar aún más a la izquierda), puede convertirse en el segundo gran error de la burguesía española, bastante menos inteligente en la defensa de sus intereses de lo que lo fueron los padres de la Transición (unos hijos de puta muy hábiles, hay que reconocerlo).

Y es que crear un Frankestein y, visto que escapa de tu control y da la campanada, dar vida apresuradamente a otro monstruo para enfrentarse al primero en plan película de serie B (más bien serie Z), y todo ello en el mismo ciclo electoral, no es lo que se dice una política inteligente y sopesada. Es raro ver al capital cometiendo tantos errores y tan gordos, en plan aprendiz de brujo torpe sacando todo tipo de engendros de su chistera. Deberíamos aprovecharlo.

Las matemáticas electorales son implacables, y la aparición de C’s puede pasarle una alta factura al PP (y al P$O€, cuyas bases naturales están completamente desideologizadas tras décadas de ceremonia de la confusión, pueden encontrar en Ciudadanos un alternativa similar y menos casposa al cadáver liberalsocialista).

Me regodeo pensando en un PP$O€ sufriendo en sus propias carnes las consecuencias de esas matemáticas electorales pergeñadas precisamente para instaurar ese régimen de partido único con carcasas intercambiables (como los antiguos móviles ¿os acordáis del 3210? qué aparato más de puta madre).

¡Que pruebe su propia y ponzoñosa medicina! Aunque el PP$O€ ya percibe la amenaza e intenta maniobrar para perpetuarse, redefiniendo de nuevo las reglas electorales a su conveniencia, para convertir minorías sociales en mayorías parlamentarias (es decir, violentando la representatividad).

Así pues, bienvenido sea el partido de Rivera y su recua de pijos fascistorros lavaditos con champú anticaspa, si con ello rompemos el bipartidismo (estaba claro que el partiducho de Rosa Díez, totalmente vacío de contenido, no podía aspirar más que a arañar la roca del bipartidismo).

Y además, cuenta otro factor emocional, que quizá suene chorra pero es más importante de lo que parece. Una máxima en la política española es la extrema fidelidad del votante del PP (en contraste con los cabreos que cogemos los de izquierda), un fidelidad perruna, perseverante ante ejemplos de mala gestión y corrupción indecibles. El votante pepero va a las urnas como quien va a misa; en realidad las elecciones las da y las quita el electorado de izquierdas, que va a las urnas o decide mandarlos a todos a tomar por culo e irse ese Domingo de parrillada. El PP obtiene una cantidad sensiblemente constante de votos que, en función de la participación de esa ciudadanía ninguneada, maltratada, traicionada una y otra vez por los partidos de izquierda le da o no la victoria.

Y ahí está lo importante, por primera vez en décadas se detecta un fuerte trasvase de votos del PP a otra fuerza política. Y esto es crucial, porque rompe la fidelidad en el voto en el seno de la derecha. Y una vez que eres infiel, puedes serlo ciento. Una vez que el elector rompe la resistencia emocional a votar a otro partido diferente al de toda la vida, la próxima vez esa resistencia será mucho menor, y podrá considerar otras alternativas. Esto es letal para el PP, el verse comparado en situación de igualdad con otras fuerzas políticas por su electorado natural.

Y un argumento aún más alambicado: mucha gente tiene la tendencia psicológica natural a justificar a aquel partido que ha votado. Si vota PP, luego por mal que lo haga, tenderá a justificar sus errores (porque psicológicamente es menos doloroso que admitir que se ha errado, y la gente es psicológicamente débil, tullida). Aquellos que rompan ese lazo emocional con el PP en las próximas elecciones, votando a otro partido, serán luego más susceptibles de criticar sus errores si siguen gobernando (el sempiterno “si ya lo decía yo…”).

Item plus. El nuevo partido de Rivera, como el viejo de Rosita Díez, tienen algo en común con las necesidades de la izquierda: también tienen al PP$O€ como su enemigo natural (lo antiguo versus lo nuevo), y para ello deben clausurar este sistema electoral que prima sobremanera el voto rural sobre el urbano.

Miel sobre hojuelas.

19 comentarios »

  1. Yo no lo veo tan estupendo:

    1. C’s puede recoger mucho voto desencantado de derecha, centroderecha o extremocentro, que no iba a votar al PP, sino que se iba a abstener o votar a Podemos, aunque fuera en plan pataleta. Eso refuerza las posiciones globales de la derecha y debilita las de la izquierda.

    2. En las elecciones andaluzas, los resultados de Podemos han sido decepcionantes. No es que hayan sido malos (un 15% viniendo de la nada no está mal), pero se esperaba más. No llega ni de lejos a tocar poder real. Eso puede ser fuertemente desmoralizante para la gente que, como yo, ve en Podemos fundamentalmente un instrumento para sacar al PPSOE de las instituciones. El crecimiento de C’s en Andalucía es casi igualmente espectacular (de 0 a 9%), y es lo que les ha dado alas para aspirara grandes resultados en el resto del estado, les ha dado una pátina de ‘alternativa real’.

    Por lo demás, C’s es un partido de derecha, gente ‘de bien’, gente del BAU. Este fin de semana vi un debate en televisión entre Podemos y C’s, y no deja de ser triste. La muchacha de C’s presentando algunas propuestas (que suenan casi bien, pero si te paras a pensar eran principalmente las del capital: rebajar sueldos y derechos laborales de forma disimulada – reducir indemnizaciones por despido, rebajar cotizaciones a la SS, rebajar impuestos a las empresas) y el muchacho de Podemos perdido en la indefinición y en un discurso ‘político’, vacío de contenido real.

    Y en Asturias, uno de los pretendidos ‘feudos’ de Podemos, a estas alturas de la película todavía no hay programa electoral.

    Comentario por santi — 5 mayo 2015 @ 13:20 | Responder

    • Nas, Santi!

      Yo 1, no lo veo muy relevante. Entiendo que es una apreciación muy subjetiva, y que no tengo como sustentarla, pero no creo que Cs recoja mucho voto de la abstención. Podemos sí, desde luego, pero no Cs.

      2. Totalmente de acuerdo con la apreciación de los resultados de Cs y Podemos. Por otra parte, son de esperar mejores resultados para Podemos en autonomías más urbanas. Ahora bien, por eso mismo son tan destacables los resultados de Cs en Andalucía. Realmente sorprendente.

      Sobre el debate que dices: has tocado hueso. Podemos tiene unos pesos pesados, que son desde luego Iglesias, con Errejón, Bescansa y Monedero que supongo seguirá ahí detrás. Pero luego están los barones territoriales que, salvo Echenique (que se sale, me encanta ese fulano, se ha enfrentado a toda autoridad, incluso dentro de su propio partido) son de una mediocridad mayúscula. Es un partido que tiene unas bases con una escasa cultura política, y eso pasa factura. Pero claro, no puedes dejar que Iglesias vaya a todos los debates, se presente a todas las elecciones… Yo me puse a votar a los candidatos a dirigir el partido en Galicia…y me echaba las manos a la cabeza. Me lo veía venir. Cualquier político profesional, fogueado ante las cámaras, se merienda a cualquiera de estos pringaíllos de un bocado, lo deja a la altura del betún, y con una sensación del espectador de “cómo voy a darle el voto a este fulano que tiene pinta de no saber ni atarse los cordones”. Y con razón.

      Sobre el programa electoral de Podemos…je! Es que eso obliga a definirse, y definirse es limitarse. Es peliagudo…

      Comentario por Mendigo — 5 mayo 2015 @ 18:18 | Responder

  2. Estamos de acuerdo hermano. Pero para eso no hacía falta escribir un comentario (¿quizá sí?)
    El comentario es porque estoy encantado de algo que dices como de pasada, pero que me parece algo central hoy en día: dices por ahí “mi perfil político no responde a la mayoría social” y te quedas tan fresco, pero es una gran verdad y algo muy dificil de reconocer, visto lo visto.
    Por ahí empiezan los problemas de la izquierda: hasta que no reconozcamos que la “mayoría social” es muy conservadora no podremos empezar a preguntarnos por qué, y en progresión ordenada a respondernos, a investigar cómo revertir esa aberración, y a lograrlo. El único al que recuerdo reconocer abiertamente esto es a Anguita. Lo que pasa es que él se conforma con identificar a la “víctima cómplice” y regañarla, haciéndola corresponsable. Error. ¿Dónde está la autocrítica y, más importante, la rectificación?¿o es que todo va bien?
    Efectivamente, en esas (creo) que anda Podemos, y como tú dices, un aplauso sin paliativos porque cualquier movimiento que agite la asfixiante parálisis de la “mayoría social” no puede ser sino para mejor, siempre que lleve en su bandera la democracia, y no soluciones fascistas (agitación ante la que siempre hay que estar en guardia, que haberlos haylos). En el peor de los casos, habremos aprendido y habremos comprobado que no estamos solos en el ansia de cambios.

    Comentario por escaiguolquer — 6 mayo 2015 @ 8:04 | Responder

    • Bueno, yo creo que es evidente. Ni tú ni yo somos tipos representativos de la mayoría social. Me desagrada la expresión, pero no encuentro ahora otra, de algunas forma somos la vanguardia, o cualquier otro palabro para referirse a los que no se conforman con el status quo y empujan para ir más allá.

      Ahora bien, tampoco diría yo que la mayoría social es muy conservadora. Todo depende del patrón con que la compares, claro, pero por ejemplo, yo creo que la sociedad española es menos conservadora que el Parlamento. Lo cual es perfectamente lógico ya que los diputados forman una élite política acomodada imbricada con la élite económica, con posibilidades de acceder a ella.

      Mira, te cuento una anécdota de estas de Tomate, que me pareció muy significativa. Salió un vídeo hace tiempo en que Lorenzo, el corredor de motos, mostraba un casoplón de la hostia en BCN. El vídeo recibió muchas críticas y el niñato se mostraba sorprendido, y decía que en USA eso no pasaba, la gente veía esa pornografía del dinero y sentían admiración, y no envidia. Parece una chorrada, pero ese comentario me pareció un detalle sociológico muy revelador. Lo que aún tenemos en Europa, en este caso España es el concepto de justicia social (lo que él llamaba envidia), que casi a nivel subconsciente se revela ante la idea de que un niñato que hace malabarismo subido a una moto (y conste que me encanta el motociclismo, pero le concedo el nivel q tiene, un entretenimiento) se permita una mansión en una ciudad donde miles de jóvenes y ya no tan jóvenes no se pueden permitir ni un zulito. En USA, durante generaciones la propaganda del poder ha conseguido anular ese gen que aporta al ser humano un sentido natural de justicia. Allí sí que es dificil, pero aquí, la semilla está plantada (la vergüenza es que no la plantamos nosotros, ni siquiera nuestros padres, sino sus padres pagándolo con su sangre). Ahora toca regarla para que germine.

      Y fíjate hasta qué punto la chimenea tiene carga de leña, que a poco que se le ha acercado una llamita, unas apariciones de un coletas en televisión, la fuerza con la que ha prendido. Ahora imagínate que en vez de cuatro profes de la Autónoma, fuera toda una organización con más medios. Aquí podía arder Troya.

      La cuestión es que esa organización, a día de hoy, no existe. Una fuerza integral, que coordine la acción en todos los frentes, difusión, mivilización…también el electoral, pero no sólo el electoral. Lo más parecido que existe es Podemos, pero está muy diluida por unas bases que vienen del analfabetismo político. Y en eso, no puedo culpar a los promotores del Proyecto: no pueden ir más rápido que la gente que les sigue, o se quedarían solos. Es la gente la que marca el paso. Por otra parte, como debe ser, en democracia. Y las sociedades son mastodontes, que tienen su ritmo, que en términos históricos puede parecer un trote e incluso galope, pero en términos humanos nos parece desesperante.

      Comentario por Mendigo — 7 mayo 2015 @ 13:21 | Responder

  3. Por otro lado, un comentario un poco colateral: seguramente sea parte de la intoxicación del régimen, pero en los cortes de radio en los que Pablo Iglesias presentaba ayer el programa de Podemos aprecié un error de comunicación en un tipo que se supone que (¿todo?) su mérito consiste en ganar, en saber cómo ganar, cómo comunicar, cómo posicionarse, cómo conseguir votos, cómo no perder votos. Ganar, ganar y ganar.
    Yo no se nada de comunicación (hasta hace poco lo llevaba a gala, y últimamente me doy cuenta de que es una gran carencia), pero sí se qué sensación da un tipo que te presenta el programa ENFADADO, en lugar de presentarte el programa con una sonrisa, con esperanza, con un mensaje positivo.
    Podemos necesita sacar las nubecitas en cielo celeste que comparten en campaña el pp y el psoe, porque se trata de ganar. Y supongo que Iglesias (y Errejón) lo deben saber [acabo como empecé: no me extrañaría que el becario de la radio haya echado unas horas en localizar el trozo más áspero de toda la presentación]

    brazos

    Comentario por escaiguolquer — 6 mayo 2015 @ 8:09 | Responder

    • Pues la verdad no he visto la presentación del programa (cosas de no ver la tele, sólo me quedo con el contenido).

      En realidad, el cabreo puede ser una fuerza movilizadora tan potente como la ilusión. Pero yo también creo que tienes razón, no se puede crear un proyecto político constantemente a la contra, en algún momento hay que ser creativo, proponer cosas, no sólo denunciar lo que está mal. Y el tono es tan importante como el contenido. Pero aquí también hay un problema, y volvemos a lo que parece una banalidad y en algún modo lo es: Iglesias es feo. Monedero es casi tan feo como él, Errejón ya no es que sea feo, es que es ridículo. De Bescansa mejor ni hablar (aunque ella no aparece mucho). Y NO ES BANAL, y quien lo diga no entiende de política; se ha escrito mil veces que Felipe ganó las elecciones por sus morritos, que fueron el mejor argumento electoral en un electorado femenino absolutamente analfabeto políticamente. Es difícil que un alfeñique como Pablo Iglesias pueda competir con la sonrisa de Pedro Sánchez, del que se puede decir que es un hombre guapo y gallardo.

      Sí, definitivamente estoy contigo. El aspecto y talante de los de Podemos les supone una grave tara. A excepción de Echenique que, irónicamente, puede sacar partido (y estoy seguro que muy a su pesar) de su silla de ruedas, y del voto “compungido”. Viene a ser lo mismo que el tener a un amigo gay para que todo el mundo sepa lo muy modernos y tolerantes que somos.:/

      Comentario por Mendigo — 7 mayo 2015 @ 14:23 | Responder

  4. “Es raro ver al capital cometiendo tantos errores y tan gordos, en plan aprendiz de brujo torpe sacando todo tipo de engendros de su chistera.”

    Y tan raro.

    Claro que hay otra explicación no tan rara: que el capital está ofreciendo alternativas bajo su control al bipartito PPSOE, muy gastado ya, ante el riesgo de que sus votantes decepcionados acaben buscando su camino fuera del Sistema.
    Si cambiamos PP y PSOE por Ciudadanos y Podemos, cambiamos las caras para que nada cambie.

    Que claro que es el comienzo de un cuestionamiento general al Sistema. Cuando Ciudadanos y Podemos defrauden, igual que lo han hecho sus antecesores, será más difícil al Sistema volver a reemplazarlos. Pero, hasta llegar a eso, habrá pasado mucho tiempo, tiempo que gana el Sistema para fortalecerse y para debilitar la futura reacción. Y un tiempo que muchos no se pueden permitir.

    “En igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la correcta.” Navaja de Ockham.

    Comentario por Ocol — 6 mayo 2015 @ 14:48 | Responder

    • No se va a dar un cambio hipotético de un bipartidismo por otro, más bien se introducen dos nuevos jugadores. Esto, independientemente de la ética de los jugadores, ya supone un avance (hay más intereses contrapuestos, luego más posibilidades de que se vigilen unos a otros).

      Lo de que Podemos es un topo del poder es algo que he escuchado a menudo, pero todo lo que de ellos sé, indica todo lo contrario. Es el partido que menos ataduras tiene con el poder, de todos los existentes. De todos.

      Yo creo que la explicación más sencilla a este asunto, es que los popes de la comunicación se han pasado de listos, y han dado pábulo a un elemento que luego se ha convertido en un peligro real. Es la más plausible. Que Pablo Iglesias, Echenique, Errejón, Teresa Rodríguez…sean topos de la CEOE y tengan engañado a todo el mundo…es una teoría conspirativa-paranoide que violenta la muy oportuna mención del Principio de Ockham.
      😉

      Comentario por Mendigo — 7 mayo 2015 @ 13:01 | Responder

      • Que haya más jugadores supone un cambio… pero un avance… si todos los jugadores los controla el capital…

        ¿Qué sabes de Podemos? Porque por mi parte, sé lo que me dicen los medios del capital, por un lado… de lo cual, no me fío, claro. Y por otro, sé que están funcionando como un partido político más (estructura piramidal, seguidismo al líder), sé que han rechazado un modelo organizativo diferente (lo cual no encaja con lo que se dicen que son)… y sé que han tenido mucha presencia mediática desde el principio, mucha más de la que se otorga a otros muchos partidos, que jamás han aparecido en los medios. ¿Por qué dieron pábulo a Podemos y no a otros?

        La presencia mediática es la atadura más importante. Sin presencia constante en los medios, no hay escaños. Si no tienen más ataduras, con esa, es suficiente.

        Y hay montones de partidos con menos ataduras con el Poder que Podemos. De hecho, casi todos. Básicamente, los que no salen por la tele.

        Y ojo, no digo que sean todos topos. En realidad, no tienen porqué serlo ninguno. Un cóctel típico de oportunistas e ingenuos, sin más, tan común en los partidos de izquierda. Unos listos que vieron la oportunidad de medrar, y una oportunidad aprovechada por los popes de la comunicación para vender una alternativa a un PSOE en decadencia. No hay conspiración, ni falta que hace. Ni acuerdo entre ellos. Al capital le hacía falta un recambio, una “regeneración”, y aprovecharon lo que había en el mercado ese momento.
        Y sí, quizás se les fue la mano, posiblemente no contaban con ese crecimiento tan potente. De haber un error del capital, fue ese, lanzar demasiado a Podemos, dar demasiados minutos a Pablo Iglesias en la tele. Se trata de que Podemos esté ahí, pero no de que gane, no con las ideas que llevaba al principio, al menos.
        Pero vamos, un error, no demasiado grande, que da la impresión de que ya están corrigiendo.

        Yo creo que así encajan todas las piezas, de forma sencilla. Sin teorías conspiranoicas.

        En cambio, tu explicación deja una cuestión sin responder: ¿por qué al capital le dio por apoyar mediáticamente a un partido potencialmente tan peligroso, cuando en los 37 años que llevamos de farsa nunca antes habían hecho algo así?

        Comentario por Ocol — 8 mayo 2015 @ 0:30 | Responder

        • Aunque todos los jugares fueran partidos de orden, cada uno estaría buscando su tajada, así que se controlarían más entre ellos. Un modelo de 4 partidos es, sin duda, preferible a uno sólo de 2. No es la repanocha, pero sí que es un avance.

          ¿Qué sé de Podemos? Bueno, tiene la estructura más democrática de un partido en España, con primarias, revocatorios, grupos de trabajo… Podemos es la gente que lo integra, y resulta que la mayoría de esa gente no es tan de izquierdas como a muchos nos gustaría. Si el problema no es la cúpula, sino las bases!

          Lo de la presencia mediática: bueno, no se le dio a Podemos, sino al coletas. Y supongo que se le daría porque daba audiencia. Y Pablo lo aprovechó para sacar el nuevo partido. Luego le siguieron dando cancha, porque veían una forma de fragmentar aún más a la izquierda hasta que dio la campanada en la europeas, y siguió creciendo en las encuestas. Entonces dijeron, hasta aquí, y llegó el invierno ruso, como dice el mismo Iglesias. Y Podemos se despeñó. Al final, la gente compra el lavavajillas que ve en la tele ¿por qué iba a ser distinto con el partido político?

          La pregunta final creo q ya te la he respondido: al principio el coletas era sólo un mindungui con desparpajo, el capital no apoyó a nadie porque ni tan siquiera la conocía, eran los que gesstionaban los debates quienes le llamaban. Sólo cuando se convirtió en un actor político relevante llegaron las llamadas de la dirección de la cadena, dando instrucciones.

          Comentario por Mendigo — 8 mayo 2015 @ 8:14 | Responder

          • Todos los partidos buscan su tajada, pero ninguno puede salirse de los límites que marca el capital, so pena de dejar de estar ahí para sacar su tajada. Si fuera un mercado libre, podría ser algo mejor 4 que 2, pero el mercado libre, como bien sabes, es un invento del capitalismo para justificarse. En la práctica no ha existido nunca.

            ¿Tiene la estructura más democrática de un partido en España? ¿Es que conoces las estructuras de todos los partidos en España para poder hacer esa comparación?

            Yo creo que la gente de las bases más de izquierdas es la que, poco a poco, está saliendo de Podemos, a medida que ven el percal y se dan cuenta de que es más de lo mismo. Al final, efectivamente, las bases acabarán siendo menos de izquierdas como a muchos nos gustaría… o, bueno, tal vez ya lo sean, sí. Pero eso no significa que no haya un problema en la cúpula también. De hecho, lo normal y habitual es que, en un partido, si hay que salvar a alguien, sea a las bases. En las cúpulas siempre está lo peor.

            La presencia mediática. Si al principio era el coletas, y no el partido, luego fue al partido. Y se mantuvo, sorprendentemente, más de lo conveniente.
            En mi opinión, para fragmentar la izquierda es mucho más eficaz darle un poco de propaganda a muchas opciones políticas, en lugar de darle toda la propaganda a una sola, que es lo que han hecho. No cuadra.
            Y ahora, de invierno ruso, nada. Podemos todavía mantiene una considerable presencia mediática. Será menor que antes, y habrán puesto la maquinaria mediática contra ellos, pero aun así, siguen ahí. Los mantienen “al punto”. Ni mucho ni poco. Que no gane pero que tampoco se hunda. Que siga manteniendo a la gente colgada de las urnas, que es de lo que se trata.

            ¿Los partidos políticos igual que los lavavajillas? Bueno, ahí está el problema, claro. No es lo mismo, ni de lejos. Que la gente vote a los partidos de la tele significa que el capital, por medio de la tele, el que pone a los partidos que pueden gobernar. Y si el capital es el que los controla, el capital gobierna. No gobierna el pueblo. No hay democracia.
            ¿Está claro, no?

            Comentario por Ocol — 8 mayo 2015 @ 13:36 | Responder

            • No estoy nada de acuerdo.

              Yo también me apunto a la teoría conspiranoica de que a Podemos-Coletas se le promocionó como caballo de Troya contra el PSOE – o más aún, contra IU, que empezaba a destacar en las encuestas. Y cuando se vió que el ascenso era tan grande que peligraba el statu quo bipartidista, se cambió el chip, como dice Mendigo.

              No es más eficaz promocionar muchos partidos pequeños, primero, porque ninguno se había significado suficientemente en el movimiento indignado que está en la base del cambio (en especial IU, que en un principio lo combatió), y segundo porque para arrastrar votos hace falta una cierta “credibilidad” en la posibilidad de obtener un buen resultado, y eso no lo puedes dar con esos partidillos (el diminutivo es por su escasos apoyos).

              Tampoco creo que Podemos esté perdiendo bases por la izquierda. Está perdiendo apoyos por todos los lados, pero principalmente por el lado derecho, gente que está más cómodas con Ciudadanos, y en general gente simple, asustada, que compra el discurso de que son a) unos perroflautas incompetentes / b) unos exaltados revolucionarios e incluso c) unos corruptos !!! También es cierto que la bisoñez política y la indefinición (o ingenuidad) de sus propuestas no ayuda.

              Para barrer para casa, Ciudadanos es una buena jugada (que está saliendo bien pero podría haber salido mal). Recoge los indignados de derecha y centroderecha, votantes tradicionales en su mayoría del PP y a veces de PSOE, y que en estas elecciones estaban dispuestos a no votarles, aunque fueran a la abstención.

              Eso de que en las cúpulas siempre está lo peor…, bueno, no creo que sea una ley natural.

              Es verdad que Podemos sigue teniendo mucha visibilidad mediática, lógico teniendo en cuenta que las encuestas lo sitúan en posiciones altas (primero en intención de voto directa durante un tiempo), pero buena parte de esa campaña tiene un carácter negativo. por momentos, se ha hablado más de lo que Monedero no defraudó que de lo que si defraudó el PP; de la beca “black” de Errejón, más que de las tarjetas black de Bankia.

              Los partidos son como las lavadoras? Si, por desgracia. E incluso más. En particular los dos (hasta ahora) grandes, yo diría que podrían considerarse más bien empresas cuyo producto son los votos. PPSOE han sido en los útimos años como Coca Cola y Pepsi, dos productos muy parecidos, diferenciándose en los logos y en algún matiz de sabor, y haciendo ambos mucha publicidad. Sus dirigentes son, en realidad, como ejecutivos de una multinacional.

              Comentario por santi — 8 mayo 2015 @ 23:01 | Responder

              • Los partidos pequeños son “partidillos” únicamente por falta de apoyo mediático. Es ese apoyo mediático el que otorga la “credibilidad, la posibilidad de obtener un buen resultado”.
                Coge al partido X, a los Piratas, a Pacma, a EQUO… dales minutos suficientes en la tele… y tendrás un conjunto de partidos de izquierdas con 500.000 votos, o más, cada uno, todos quitándole votos, y escaños, a IU (y, ahora, a Podemos, si lo hicieran, que no lo han hecho). Eso sería fragmentar la izquierda.
                Concentrar la propaganda en un partido, Podemos, es justo lo contrario, es unificar a la izquierda en una única fuerza política. Si ese partido fuera realmente peligroso, sería una locura hacer algo así por parte del capital.

                Lo de las cúpulas, en realidad, sí que es una ley natural. Yo la llamo “selección adversa”. Y una vez, hace mucho tiempo, alguien la llamó “ley de hierro de la oligarquía”.
                “Los partidos políticos”, Robert Michels, 1915.
                Fundamental para entender lo que está pasando. Un avance en: http://ciudadanoenblanco.blogspot.com.es/2015/05/si-votar-sirviera-de-algo-estaria.html

                Los partidos son “lavadoras”, efectivamente. Pero eso es porque no hay democracia. Si la hubiera, no lo serían. Si queremos que la haya, no podemos aceptarlo.

                Comentario por Ocol — 9 mayo 2015 @ 1:12 | Responder

          • Coincido mucho contigo, a pesar de muchas cosas que no me gustan y me refiero principalmente a lo que veo en los círculos me mantengo ahí porque le veo estructuralmente un potencial para la democracia participativa que si se pudiera materializar podría ser muy importante.

            Me refiero a una cultura política no alienada lograda por la praxis política de una asamblea ciudadana (todos los inscritos) lo bastante amplia i participativa. Por desgracia lograrlo queda muy lejos y va ha ser difícil sobretodo por la “materia prima social que hay”, y si no se logra aunque llegara a gobernar Podemos probablemente no correría suerte muy distinta la de otras izquierdas que ya conocemos.

            Comentario por Pauet — 8 mayo 2015 @ 18:41 | Responder

            • Estoy de acuerdo con tu planteamiento: las ideas que subyacen el proyecto son muy potentes: democracia radical, socialización de la economía… La estructura que se ha formado las reproduce de forma muy limitada. Ahora bien, con todo, es de lo mejorcito que hay y está forzando al resto de fuerzas de izquierda a democratizarse para no quedar en ridículo.

              La lucha contra la corrupción, el acento en lo social…aunque Podemos nunca toque poder, sólo con su irrupción ya ha obligado a mover el centro de coordenadas del debate a temas sociales. Además, supone una escuela de politización de la ciudadanía, si el 15M fue la primaria, Podemos es el instituto. Sin duda el balance es muy positivo, independientemente de lo que depare el mañana.

              Comentario por Mendigo — 8 mayo 2015 @ 21:13 | Responder

  5. Dicen que la historia no se repite, pero tiene analogías siempre interesantes…Veamos la II República y la Alemania de los años 20. La rebelión de las izquierdas y derechas contra los viejos bipartidismos conservadores/progresistas dio lugar al frentismo populista y luego a…¿lo tengo que dar masticado? Como suele ser habitual, amigo mendigo, “manca finessa” en sus análisis políticos, sean del albañal partitocrático español, sea del atentado contra Charlie Hebdo.

    Comentario por Rorschach — 8 mayo 2015 @ 9:32 | Responder

    • Argumentando con esa “finezza” puede usted encontrar analogías por cualquier lado.

      Comentario por Arnotegi — 8 mayo 2015 @ 10:49 | Responder

    • Su fino razonamiento está tomado del argumentario de Espe, y éste a su vez de la doctrina falangista de que fue el enfrentamiento político lo que trajo el desastre a España, hasta que llegó la superación de las ideologías: el fascismo.

      Desafortunado comentario, como poco.

      En cuanto al Charlie Hebdo, no hice ningún análisis político porque tampoco cabía hacerlo: una garrulada. La política es la antítesis de esa estupidez. No cabe más que repudiar el crimen y la superstición institucionalizada (en este caso, el islam) que lo promueve.

      Comentario por Mendigo — 8 mayo 2015 @ 21:20 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: