La mirada del mendigo

6 agosto 2015

No es tan sencillo

Filed under: economía — Mendigo @ 15:32

Exponía hace unas semanas la trampa en que consiste la moneda única, en que una economía netamente exportadora como la alemana no sufre la apreciación de su divisa respecto a sus clientes/acreedores, de tal forma que puede mantener esta situación permanentemente sin merma en su competitividad.

Bien, esto es cierto. ¿Entonces? ¿Cuál es la alternativa? ¿Salirnos del euro? Pues en esta entrada procuraré mostrar que la cosa no es tan sencilla; porque, de serlo, no quedaría ya ningún país dentro del euro, y todos los países con una divisa propia nadarían en la abundancia o, al menos, tendrían economías prósperas. Y es evidente que este no es el caso; la soberanía monetaria puede ser una ventaja para capear situaciones de crisis, si hay alguien inteligente al timón, pero no hace de un país que sea rico o misérrimo.

Vamos a poner un ejemplo. Tomemos a un griego medio, por ejemplo el amigo Γιώργος, es decir, Jorge. La economía griega no es competitiva y, para recuperar competitividad dentro de la moneda única, dicen los popes de la economía que hay que recurrir a una devaluación interna. ¿Qué significa ésto hablando en plata? Bajar salarios y aumentar impuestos indirectos.

Pongamos que la nefanda Troika fuerza una reducción de los salarios del 50%; en el caso del colega Yorgos, esto supone pasar de cobrar 1.000€ a cobrar 500€. Como es lógico, Yorgos se caga en todo el santoral y sale a la calle reclamando una solución que no pase por convertirle de golpe y plumazo en pobre. Y si hay que salir del euro, pues adiós muy buenas.

Bien, supongamos que los griegos logran librarse de la camisa de fuerza del euro. ¿Ya está? ¿Todo solucionado? ¿Automáticamente la economía griega recupera competitividad sin necesidad laminar el poder adquisitivo de los trabajadores griegos?

Como muchos os imagináis, no es tan fácil. Vamos a seguir esquemáticamente el curso de los acontecimientos. Grecia se sale del euro y comienza a acuñar su propia moneda, las neodracmas (ND). Pongamos que establecen una paridad de la nueva moneda con el € (en realidad, es un detalle menor, podría ser 1€=1000ND o cualquier otra relación arbitraria, lo tomo así por comodidad didáctica). Al convertir todos los contratos (salarios, deuda…) a la nueva moneda, Yorgos pasaría a cobrar 1000ND. ¡Bien! El colega Yorgos no ha salido perdiendo, pues sigue cobrando lo mismo, 1.000ND que equivalen a 1.000€ o unos 910$.

Ya, pero esto es en el instante 0 de la nueva moneda. En el instante 0+dt el neodracma iniciaría un camino hacia los infiernos, que no pararía hasta pongamos una devaluación (realmente, una depreciación, si es una divisa con flotación libre) de, pongamos, el 50%. Cuando se estabilizase la nueva moneda, Yorgos seguiría cobrando 1.000ND, pero todos los productos que quisiera comprar habrían duplicado su precio. Por ejemplo, para adquirir un barril de petróleo que los árabes venden a 50€, habría que poner sobre la mesa 100ND (no es exactamente así, ya que el petróleo de Oriente Medio se transa en dólares, luego habría que adquirir esa divisa por el BIS…pero bueno, eso no afecta en nada a nuestro ejemplo).

Alguno seguro que estaréis pensando, bueno, esto es así para todos los productos importados, o que contengan componentes importados, pero la producción interna no se vería afectada ya que todos producen en la misma moneda, el ND. De esta forma, la industria local ganaría competitividad, al menos de cara al mercado interno. Pero esto es un error. Cuando el colega Yorgos va a hacer la compra al hiper, se da cuenta que, por ejemplo, un disco duro externo fabricado en Taiwan ha pasado a costar el doble. Pero cuando va a la sección de alimentación y quiere comprar unas deliciosas uvas de producción local, del Peloponeso, se da cuenta de que ¡¡¡hostias, también cuestan el doble!!! ¿Cómo es posible? Pues es sencillo, al productor griego le resulta indiferente si venderle las uvas a un distribuidor local o uno alemán. El alemán que antes, cuando compartían moneda, estaba dispuesto a pagar a 50¢/kg, ahora sigue ofreciendo el mismo precio al ofrecer 1ND/kg. Para el alemán, nada ha cambiado. Pero para el compungido Yorgos, se da cuenta de que su salario de 1.000ND, le da para comprar exactamente la mitad de lo que antes podía.

Es decir, que es exactamente igual de pobre que si su país hubiera tomado el otro camino, de la devaluación interna, y su salario fuera de 500€. Y es absolutamente normal, porque a fin de cuentas los trucos monetarios no dejan de ser una forma de cambiar de unidad de medida; un kilo de melocotones pesa lo mismo lo midamos en libras, en arrobas o en quintales. En España tuvimos en el pasado varias devaluaciones y, más allá del alivio psicológico de ver cómo el montante nominal de tu nómina no cambiaba, el empobrecimiento subsiguiente era idéntico al que hubieras sufrido de haberte reducido el salario. Digamos que era una forma indolora de metérsela doblada al populacho (trabajadores y pequeños productores, con poca o nula capacidad de trasladar el incremento de costes a los precios, de la mano de obra o del producto).

Realmente, sí que habría una forma de generar esa competitividad interna: mediante aranceles. Efectivamente, si gravamos las importaciones estamos dándole un respiro a la industria local, que ya sólo tiene que competir con el precio artificialmente inflado al paso por la aduana. Ahora bien, para esto no sólo hay que salirse de la eurozona; Grecia tendría que salirse de la UE. De hecho, ni siquiera sería necesario abandonar el euro para ello (Andorra o Montenegro no pertenecen a la UE y lo usan).

Pero hay que tener mucho ojo: por ejemplo, gravando los discos duros externos no le hacemos un favor a la inexistente industria electrónica griega, y sólo estamos aplicando un nuevo impuesto al consumo para hacer aún más pobre a nuestro querido Yorgos. Y por supuesto, en los acuerdos comerciales existe una reciprocidad: si levantas barreras arancelarias, tus socios comerciales harán lo propio con tus productos. Y esto, paradógicamente, sí que le puede convenir a Yorgos, al menos a corto plazo: porque si Alemania reacciona a un establecimiento de aranceles a sus coches con un arancel del 50% en las uvas de procedencia griega, Yorgos podrá seguir disfrutando de ellas al precio de antes, ya que el importador alemán sólo ofrecerá 25¢/kg, pues tiene que afrontar el pago de otros 25¢ de impuestos, así que en los supermercados griegos el kilo de uvas estará a 0,5ND.

Ahora bien, el viticultor estará cagándose en todo, pues recibe por sus uvas sólo la mitad que un productor italiano o español, a los cuales el alemán le puede ofrecer los 50¢/kg.

Lo cierto es que, con la política arancelaria, ocurre algo parecido como con la energía nuclear o la fotovoltaica: según dónde te sitúes en el espectro ideológico, se supone que debes amar o abominar de una u otra. Si los de enfrente aman algo, es que debe ser diabólico y lo que ellos detestan, algo bueno tendrá. En la mente simple del progre de turno, que realmente no es de izquierdas ni de derechas, sino simplemente imbécil perdido, si los tratados de libre comercio, en particular el TTIP o el TISA, son una calamidad para el pueblo (y a fe que lo serían, si consiguen colárnosla), entonces la mejor opción es el extremo proteccionista.

Grave error. Los aranceles son como los ruedines que llevan los niños para aprender a andar en bici. Si al principio van bien para que el niño no se descalabre, el objetivo es que aprenda a guardar por sí mismo el equilibrio. Lo que es una ayuda con 5 años, es un estorbo ridículo con 15. Otro ejemplo pueden ser unos flotadores, que si bien son útiles, si el niño se aferra a ellos nunca aprenderá a nadar correctamente. Por lo tanto, los aranceles deben ser usados con inteligencia, en su justa medida, para proteger a sectores que aún no son competitivos para darles un poco de tiempo para que se pongan a la altura de la competencia, según se van retirando paulatinamente. Exponer una incipiente industria nacional al sol abrasador de la competencia mundial puede arrasarla cuando es sólo un brote. Pero mantener eternamente los ruedines supone un lastre que impedirá su desarrollo en la etapa de madurez.

Un inciso que se me viene a la cabeza: mucha gente, cuando se trata de regular las suspensiones (generalmente, en las motos deportivas, los coches no permiten esas virguerías) la gente lo hace soberamente mal. Normalmente, acaban endureciendo todo (extensión, compresión y precarga) a tope, porque en alguna parte han escuchado que así es como van los profesionales en competición. Un viejo adagio circuitero sobre las suspensiones reza así: tan suave como puedas, tan firme como necesites. Es tan bueno el consejo que también sirve para reglar la política arancelaria de un país.😉

Pero bueno, dejémonos de digresiones. Entonces ¿nos conviene salirnos del euro o no? Ya sé que dentro del folcklore progre la respuesta es inmediata, pero me temo que la respuesta inteligente es algo más alambicada y, como suele suceder, comienza por un “depende”. Por ejemplo, si la deuda contraída nos permiten redenominarla en la nueva moneda, ya mismo, vamos, dónde hay que firmar. Con la depreciación que sufriría la moneda y la consiguiente inflación inducida, recortábamos el peso de la deuda a la mitad sin esfuerzo; toda una quita encubierta.

Ahora bien, los acreedores no son tontos. Si hemos contraído obligaciones en euros o dólares, no van a aceptar fácilmente que devolvamos la deuda en neopesetas. Esas os las metéis por el orto, dirán, yo te preste euros, y quiero euros a cambio. Y devolver una deuda en una moneda fuerte, cuando tus ingresos (impuestos, hablando de la deuda pública) son en una moneda débil, supone hacer mucho más pesado el fardo que llevas atado al cuello.

El no tener un banco central propio, sino tener que depender del BCE (en cuyo consejo ya no tenemos ni un asiento, gracias a la Marioneta por conducir a España a la irrelevancia internacional) es una gran putada. Por ejemplo, no podemos acomodar la política de tipos al devenir concreto de nuestra economía, como quedó patente cuando el BCE bajó tipos para hacer digerible la reunificación alemana, pero a nosotros nos supuso echar más leña a una caldera que ya echaba bombas, lo que facilitó la esperpéntica burbuja inmobiliaria cuya resaca aún padecemos (y lo que te rondaré, morena).

Por otra parte, el estar bajo la tutela del BCE nos permite emitir deuda a precios de saldo. Por los cojones un Estado de mierda como España (o la misma Grecia), con déficits crónicos en las cuentas públicas, tasas de desempleo desempleo propias de país africano y unas balanzas comerciales que ni en los momentos de más brutal contracción del consumo conseguimos hacer positivas, podría estar colocando su bono a 10 años al 2%, si no estuviera emitido en euros y respaldado (hasta cierto punto) por el “whatever is needed” de Draghi.

¿Euro sí, euro no? No existe una respuesta fácil ni inmediata y, quien la dé, o es tan sabio que es capaz de asimilar toda esa complejidad y ver desde su altura intelectual el bosque donde los demás vemos sólo una confusión de condicionantes…o es un pobre necio que habla por no saber estar callado. O simplemente un puto progre que tiene opiniones políticas como quien tiene un bolso de Loewe.

Pero entonces ¿no le queda otra alternativa al desdichado Yorgos que resignarse a ser pobre? No exactamente, pero la solución no es, por supuesto, un fácil y rápido truco de magia monetaria. La solución es…

79 comentarios »

  1. … Cambiar de bando.

    Comentario por wenmusic — 7 agosto 2015 @ 9:15 | Responder

    • Ya, pero…qué plan de ruta debería tomar el otro bando? Es jodida, la cuestión.

      Comentario por Mendigo — 9 agosto 2015 @ 14:18 | Responder

  2. No salir del euro y operar con monedas complementarias oxidables respaldadas por euros.

    http://www.costavales.com

    Incluso el propio estado Griego o Español lo podrian hacer de manera legal , claro que eso choca con su objetivo ultimo de enviar a sus paises a la mas absoluta de las miserias y la eliminación fisica de sus compatriotas.

    Comentario por xallasdesantacomba — 7 agosto 2015 @ 9:28 | Responder

    • ¿Monedas locales? No me gusta la idea, pero bueno, ya me sé el rollo: hay que potenciar lo local, etc. A mí me parece una forma de subvencionar el comercio local, que de otra forma no sería competitivo. Creo que es mejor pensar por qué demonios no es competitivo, y corregirlo.

      Al final, esas monedas tienden a devaluarse respecto a la moneda de referencia. Por ejemplo, si mis “costavales” sólo los puedo usar na bisbarra, pero yo quiero ir a comprar á Coruña, intentaré cambiárselos a alguien por dinero contante y sonante. Pero claro, a esa persona la tengo que recompensar de alguna forma por quedarse con un dinero limitado, q sólo puede usar en la comarca, por lo que quizá por mis 10 costavales sólo obtenga 8€.

      Me parece un error centrarse en la moneda, que es sólo un instrumento. Cuando mejor sea el instrumento, es decir de amplia validez y fácil convertibilidad en otras monedas, mejor. Como instrumento, el € es muchísimo mejor que la peseta, e infinitamente mejor que los costavales. La única ventaja, en el caso de moneda emitida como créditos fiscales, es la capacidad de las administraciones de atender a sus obligaciones sin endeudarse (más) con agentes externos. Se financia con los propios ciudadanos que aceptan esta moneda. Es inteligente (y legal, como comentas), pero…no sé, tendría que estudiar mejor las consecuencias.

      Comentario por Mendigo — 9 agosto 2015 @ 14:33 | Responder

      • Te dejo un articulo del especialista que nos asesoró en este proyecto: Yasuyuki Hirota

        Espero que te des cuenta de que el uso de monedas sociales es la única manera viable luchar contra la crisis y el sistema es una revolución en si misma.

        http://www.arbore.org/system/files/crisis_economica_e_instrumentos_economicos_solidarios.pdf

        Saludos

        Comentario por xallasdesantacomba — 10 agosto 2015 @ 11:46 | Responder

        • para “que nos demos cuenta” hay dos vías: tener una epifanía con o sin sustancias inductoras, o que nos convenzas con argumentos.
          El pdf que adjuntas, adelanto que no lo he terminado ¿para qué? No son más que cuentos de viejas, que podrían ir perfectamente en viejo, nuevo testamento o corán. Empieza bien. Parece científico: estos son los peores, porque a la mínima te empiezan a largar simplezas que pretenden que te tragues, igual que ellos se han tragado sin digerir toda la mierda que les han soltado en las facultades de economía del mundo mundial.
          Dice “vamos a analizar las causas antes de avanzar los remedio”. Cojonudo. Por fin un enfoque maduro. Y sigue: “¿Qué fallos estructurales tiene nuestro sistema monetario actual?”. Vamos bien. Pero despues de dos simplezas insustanciales, dice “Hay que tener cuenta, además, que este sistema requiere que cada economía tenga que devolver más dinero que existe”. El además lo subrayo para hacer notar que esta afirmación no se sigue de lo “argumentado” hasta entonces. Se lo saca, de repente, de no quiero saber donde. Pero además, apesta: ¿cómo es eso de que se requiere que cada economía tenga que devolver más dinero que existe? Y no voy a entrar a debatir el punto, porque el punto fundamental es que quien saca una propuesta debe sustentarla, y más cuanto más llamativa y sorprendente sea. Pero se hace al revés, se saca uno aforismos descabellados, perdón, quería decir deslumbrantes, que es lo que chana, y su base nos la pela.
          A continuación empieza a largar (porque no se le puede llamar exponer, pero con dos cojones dice:”Se demuestran”) “tres posibles desenlaces que nacen de esta circunstancia”. Leedlos porque son de risa. Yo ya he parado de leer ahí.
          Es una puta vergüenza los hábitos mentales perezosos inducidos en generaciones de “economistas”. En cualquier otra profesión habrían obligado a una pública retractación antes de expulsarle del gremio. Y no digamos ya si esa profesión fuera una ciencia. Que nadie se equivoque: este tipo no es muy valiente por atreverse a decir que “se demuestra” las cosas que dice. Es que sabe que es impune: entre economistas cualquier estupidez se consiente, salvo que concluya en la posibilidad/necesidad de expropiar a los expropiadores y subvertir el orden social.
          El mendi les da mil millones de vueltas al mejor de todos, porque no se ha dejado extirpar lo que se exige de cuota de entrada en la facultad: el E·S·P·Í·R·I·T·U C·R·Í·T·I·C·O.

          Comentario por escaiguolquer — 10 agosto 2015 @ 17:04 | Responder

          • Salvo cuando se trata del peak oil😉

            Comentario por Pablo — 11 agosto 2015 @ 7:59 | Responder

            • de peak oil, al mendi, que yo no entiendo :-O

              Comentario por escaiguolquer — 11 agosto 2015 @ 11:50 | Responder

              • No, al Mendi no, que está ya hasta el nabo de piquitos y de capulladas apocalípticas. (Y de personas que no piden disculpas cuando sus profecías de Nostradamus se revelan erradas).

                Comentario por Mendigo — 12 agosto 2015 @ 7:32 | Responder

          • Estoy hasta los mismisimos de la gente que actua como tu , te sueltas tu rollo, mezclas churras con merinas , no te dignas ni a leer lo que te adjuntan con lo que adquiririas nuevos conocimientos y de repente te eriges como defensor quien no es atacado.

            Que el sistema tiene que devolver mas dinero del que existe es una verdad de perogrullo desde que se inventó el interes compuesto , por eso en algunas culturas la usura se castigaba con la muerte, y mejor nos iria si siguiera siendo así.

            Por tu vagancia quizas no has llegado a los parrafos en los que explican que uno de los promotores de las monedas sociales e Bernard Lietaier , uno de los padres del Euro claro que quizas tu sepas más que el tal Bernard de economia y sistemas monetarios.

            A ver si te aplicas el cuento y empiezas a utilizar el espiritu critico …

            Comentario por xallasdesantacomba — 11 agosto 2015 @ 8:37 | Responder

            • Las referencias a mi persona o las personas como yo, y no a lo que digo (textual y entrecomillado, si es posible)… como si no las hubiera visto. Son inservibles.
              El argumento de autoridad me suda la polla completamente: ni se quien es Bernard ni me va a servir de nada saberlo. Lo que si es probable es que mi hijo de ocho años sepa de economía más que él. Y más que probable es casi seguro que Mendi sí sabe más que él.
              El espíritu crítico es lo que hace que me suden la polla tus verdades y las de perogrullo. Si perogrullo o tu me dais argumentos, lo hablamos, pero hasta entonces, no hay verdades que valgan. Por supuesto, hay una excepción: reglas o supuestos de partida aceptadas implícitamente. Dos ejemplos: el idioma español que estamos utilizando para dialogar, o las reglas de la aritmética, que ambos aceptamos (implícitamente), confiando en ellas por razones que no vienen al caso. Pues bien, las reglas de la aritmética dicen que no se puede devolver más dinero que el que existe. Si quieres, me lo argumentas, si no, no comentaré más de ello. Te adelanto que hace 2 siglos que se sabe que el “deslumbramiento por el interés compuesto” se ha demostrado una paradoja por incoherente, no porque “revele una verdad oculta” (es algo así como la “paradoja” de Aquiles y la tortuga: hasta que no se cae en la cuenta que el resultado una suma de infinitos términos no tiene porque ser infinito resulta bastante entretenida).
              No solo me digno a leer lo que me adjuntan, sino que lo he hecho (y te lo he demostrado, citando concretamente de lo que estoy hablando) en contra de lo que la experiencia me dice: que estas chorradas tan novedosas hace siglos que están contestadas y desmontadas y no merece la pena. Lo que no voy a hacer es seguir leyendo un texto que parte de bases erróneas. Fíjate, ni siquiera voy a perder dos minutos en leer un texto que parte de bases que no son explicadas en el propio texto.

              No me molesta que no tengas ni puta idea de lo que es la usura ni que te bases en textos que son un bodrio. Lo que me molesta es que haya individuos produciendo bodrios con apariencia de cientificidad mientras otros individuos les respaldan permitiendoles poner junto a su nombre un “…Universidad de Valencia”. Esto hace que gente como tú, con toda su buena fe confien en ello… muy razonablemente, igual que yo confío en las reglas de la gramática castellana o las de la aritmética, porque confío en quienes me las enseñaron. Bueno, y porque la experiencia me ha demostrado que funcionan bien para su propósito. En cambio, toda la producción de todas las escuelas de economía desde su vulgarización (Jevons-Menger-Walras) a finales del XIX ha demostrado todo lo contrario: que predicen sólo el pasado, y muy mal. El mundo es lo contrario de lo que dicen.

              Apelo a tu espíritu crítico y al de todo el personal para leer todo con extrema cautela, y aviso: si en el texto pone “universidad”, o “profesor” de “economía”, con muchísima más razón.

              Comentario por escaiguolquer — 11 agosto 2015 @ 11:42 | Responder

              • perdón: me doy cuenta que me he equivocado: cuando hablo de “las leyes de la aritmética” debería decir “las leyes de la inercia o leyes de conservación”. No puedo editar el comentario (no se si mendiño puede). Aún así, creo que se puede seguir el argumento.

                Comentario por escaiguolquer — 11 agosto 2015 @ 11:57 | Responder

                • Yo si quieres lo edito, pero creo que se sigue perfectamente tu ejemplo. De hecho, me parece más pertinente la aritmética (que es cierto, no tiene leyes sino operaciones) que las empíricas Primera o Segunda Leyes de Newton (inercia y conservación de la cantidad de movimiento, supongo que te refieres a esa).

                  Yo no quiero inmiscuirme en la trifulca, sólo quisiera añadir que no existe en modo alguno obligación de leer todos los enlaces que se proponen, ver todos los documentales…y no se puede exigir tal a otro contertulio. Vamos, si yo hiciera tal cosa no tendría tiempo para nada más. Eso sí, a veces sí que he encontrado cosas muy interesantes siguiendo las recomendaciones de gente que aquí escribe. Por ejemplo, añado a la lista tu sugerencia al libro de Gili (algo me dice que voy a tener que desayunar bien para atacarlo). Acabo de empezar otro con un título similar (pero mucho más liviano):
                  23 Things They Don’t Tell You About Capitalism – Ha-Joon Chang

                  Comentario por Mendigo — 11 agosto 2015 @ 12:59 | Responder

                  • estos títulos de readers digest me echan para atrás, pero igual estará bien. Como un buen lector mejora mucho un libro, ¿serías tan majete de contarnos qué tal cuando lo termines?
                    el de Gill no es complicado. De hecho, es un libro de texto. Hay un par de errores (o eso creo) pero en cuestiones “de punta” no “de trama”.
                    Y con leyes de conservación me refiero a la técnica de todas las ciencias para medir y comparar las medidas, (leyes de newton, de kirchoff, etc) cualquiera que quiera estudiar un fenómeno lo primero que hace es suponer que la sustancia que va a estudiar tiene orígenes y sumideros conocidos y medibles, y que si no se crea ni se consume, se conserva en otro caso, no hay manera. Eso en economía NO EXISTE. Bueno, si existe, el valor, pero en las facultades de economía te retiran el saludo si te oyen mencionar el término. Y no digamos si les exiges que sea algo medible, aditivo (no adictivo 😉 y comparable. Precisamente estoy trabajando en esto y lo tengo muy a flor de piel.

                    Comentario por escaiguolquer — 11 agosto 2015 @ 18:33 | Responder

                    • D’accord, te cuento cuando lo acabe. Al menos, es algo más breve que el que propones.😛 Sé que tiene nombre de manual de autoayuda, pero he leído al coreano éste en algún artículo y me parece que piensa bien. En fin, ya veremos.

                      Charlando contigo, siempre me quedo colgado con el contenido que le das al término “valor”. Sé que me falta una base teórica que me impida entenderte. Tengo que ponerme manos a la obra, aunque sea para poder llevarte la contraria.😛

                      En serio, me pica la curiosidad. Puedes estar equivocado, porque no eres el papa de Roma cagando verdades ex-catedra, pero al menos sé que siguiendo tu rastro no pierdo el tiempo en payasadas. Algo aprenderé de interés, seguro.😉

                      Comentario por Mendigo — 12 agosto 2015 @ 14:17

                    • El término “valor” es muy sencillo… cuando has dado la vuelta a toda la comprensión convencional despues de estudiar durante años. Osease: “no es tan sencillo” 😉
                      No es tan largo, pero aquí tienes unas buenas 21 páginas: Geld (money) del gran Alan Freeman.
                      Un ejemplo: “Money, which appears to be a relation of exchange, is nevertheless only a form of appearance of relations of production. Yet these same relations of production dictate that labour – the substance of value and hence of production – cannot appear otherwise than as money. Money is neither the substance of production as in Keynesian monetary theory, nor an irrelevant veil as in general equilibrium theory. It is an organising principle of production – but only as an alienated expression of production’s very basis. ”
                      …pffff
                      Efectivamente, pensamiento dialéctico. Pero es que sin él no se puede comprender bien el movimiento, y el capital es el valor en movimiento.
                      Se puede decir más bajado a tierra, claro, (por ejemplo, Carcanholo lo baja muy bien) pero entonces se da a confusión: “el valor es una propiedad de las mercancías. Es su poder para comprar otras mercancías. Pero no es una propiedad física, ni es subjetiva, es social. No obstante, visto así, pone de manifiesto el error fetichista de ver relaciones sociales entre cosas. Lo que se produce, no en la apariencia sino en la realidad subyacente, son relaciones sociales entre personas, pero mediadas por las mercancías. Y en eso consiste la ley del valor: las relaciones sociales de producción entre productores privados descoordinados se producen solo mediante el intercambio mercantil, y sus determinantes llevan a que toda la organización social de la producción-distribución gira alrededor del valor mercantil, en definitiva de la rentabilidad”
                      …pfffff
                      Al final, metes dialéctica igual, porque es necesaria y no un capricho erudito (ya lo decía Lenin 😉 pero además en términos vulgares, más imprecisos, y por tanto propensos a confundir.
                      Querer saltarse todo esto para pasar a hablar directamente del revolucionario poder de no-se-qué-novedosa-moneda es querer correr sin saber gatear. Por cierto: atención a las “novedades”, que en tiempos de Marx ya había una antigua tradición de (pág.2 del “geld”) “utopian monetary reformers”.

                      Fin de la chapa

                      brazos

                      Comentario por escaiguolquer — 12 agosto 2015 @ 17:59

                    • Uf! Primera lectura de esos dos párrafos, y me he quedado como estaba. Me dejo anotado este comentario, y cuando tenga tiempo me leo los enlaces completos, con papel y bolígrafo delante. Con tu permiso, te comento luego alguna duda, vale?

                      Comentario por Mendigo — 13 agosto 2015 @ 8:45

                    • Por mi, genial, pero el paper de Freeman lo quería poner como un ejemplo de análisis “técnico” de la cuestión del dinero que “no es tan sencillo” y, la verdad, por tocar un poco los güebos. No creo que sea buena idea “empezar” por ahí. El de Carcanholo (q.e.p.d.) es más fácil, y más propenso a equívocos.
                      Pero el caso es empezar

                      Comentario por escaiguolquer — 13 agosto 2015 @ 10:49

                    • Jejeje, gracias por la advertencia. De todas formas, leeré ambos. Soy muy cabezón (me leí del tirón la Iliada y la Odisea con 12 años, a pesar de todas las advertencias de que no eran libros para mi edad). Otra cosa es que los entienda, pero se hará el esfuerzo (tan burro no soy, o sí, pero aún lo disimulo bastante bien).

                      Apertas!

                      Comentario por Mendigo — 13 agosto 2015 @ 12:04

      • Subvencionar el comercio local? no lo entiendo, el comercio local tiene que funcionar con criterios colaborativos, no competitivos. Cuanto más extendida estuviera la moneda local para el comercio interno, mejor. Para un país además sería sencillo impulsar una moneda social a nivel nacional, y muy importante, que no sea acumulable (por ejemplo que caduque). Por cierto tampoco hemos hablado de la expropiación de recursos. Al menos la constitución española indica que toda la riqueza debe estar al servicio del país. Pues llegado el caso, expropiar, e implantar un sistema socialista. Si, ya se que en Grecia suena más a chiste todavía…

        Comentario por Pablo — 11 agosto 2015 @ 8:12 | Responder

        • “el comercio local tiene que funcionar con criterios colaborativos, no competitivos” –> Ya, pero es que el Carrefú de Coruña o el Mercacona de Noia sí que funcionan con criterios competitivos. Y si ofrecen mejor producto más barato, la gente comprará allí, mandando al tacho al comercio local y su colaboración.

          Sobre la moneda a nivel nacional, tienes buen ejemplo en Venezuela, y su triple cambio del bolívar respecto al dólar. La gente acumula dólares, que se aprecian (mejor dicho, el bolívar se deprecia, igual que el colar blue contra el peso argentino), y esa moneda acaba valiendo mierda. Una moneda fiat, en última instancia, vale tanto como la capacidad del Estado de respaldar su valor. En Grecia o en España, somos Estados que no somos capaces de producir riqueza en el mismo nivel que la consumimos, con lo que necesitamos financiación. Si no estuviéramos dentro del euro, la peseta y el dracma habían mandado nuestro poder adquisitivo a niveles africanos. Y eso quiere decir que, entre otras cosas, veríamos el fantasma del HAMBRE de nuevo en España.

          Sobre lo de expropiar, e implantar un sistema socialista. Por mí, encantado. Pero con eso sólo solucionamos la mitad del problema. España o Grecia tienen una economía de mierda, y eso no cambia sólo cambiando el régimen de propiedad. Con capitalismo o socialismo, no producimos riqueza suficiente para saciar nuestras expectativas. Pero bueno, no quiero adelantar el debate. A ver cuánto tengo tiempo y saco la continuación, para seguir debatiendo.😉

          Comentario por Mendigo — 11 agosto 2015 @ 12:26 | Responder

          • El tema del debate me sobrepasa, lo reconozco, pero yo tenía entendido que hay monedas locales que funcionan. No hay posibilidad de regulación de la moneda para que tenga valor nada más que al nivel de trueque? La verdad es que no se por qué el bolívar no funciona en Venezuela, pero también es verdad que ahí sigue, no? estudiaré el tema si tengo tiempo. En el caso de Grecia no se, pero en el de España al menos el sector primario se podría mantener con unas bases meramente sociales, tenemos suficiente tierra, agua (de momento) y mano de obra que emplear en producir suficiente como para alimentar bien al país entero, y seguir produciendo excedente de calidad para exportar a Europa (recuerdo a Revilluca decir aquello de que solo Cantabria era capaz de producir la leche que consumía toda España). Quizá el tema de la industria sea más peliagudo, porque no lo se cuantificar. En España hay buenos ingenieros como para desarrollar aquellos sectores que consideráramos estratégicos o en los que fuéramos muy deficitarios. Caramba fabricamos coches eléctricos, ordenadores y teléfonos móviles. Alguno tiene información sobre donde está el grueso de nuestras exportaciones? aparte de audis, bmw y excavadoras alemanas? En cuanto a la energía, dan nuestras exportaciones para pagar la factura del petróleo? Por otro lado, podemos cambiar los hábitos, en plan ley antitabaco, de transporte en las ciudades y reducir esa factura?

            Comentario por Pablo — 11 agosto 2015 @ 17:53 | Responder

            • Mira a ver si te sirve: Balanza comercial por sectores

              Por qué el Bolívar no funciona? Porque el Estado que lo respalda está derrumbándose, ahogado por la deuda y un déficit crónico que se ha hecho agudo con la caída de los precios del crudo, derivados de una tremebundamente mala gestión económica, paradigma del Mal Holandés. Recuerda, las monedas actuales es dinero fiat, no tiene contravalor (tantas onzas de oro…o lo que sea). Si se pierde la confianza, adiós muy buenas.

              ¿Hay monedas locales que funcionan? Bueno, sí, algo he oído. Sinceramente, mientras China busca por todos los medios hacer del Reminbi una moneda de uso mundial, y en Europa nos dedicamos a acuñar monedas locales. Mira, te pongo un ejemplo. Yo veraneo en una villa gallega. En este agujero, casi todo es más caro que en una ciudad; desde unas botas de montaña a un frigorífico, me puedo gastar fácilmente el doble que lo consigo mirando precios por internet o en grandes superficies. Si a mí me pagan en un dinero que sólo puedo gastar en este villote, me joden vivo. Vamos, cojonudo para las sanguijuelas de comerciantes, que tendrán una demanda cautiva y subirán aún más los precios. Pero, desde luego, no para mí.

              Como ves, el foco es diametralmente opuesto: yo propongo crear un Amazon estatal para la distribución online de todo tipo de productos de forma insuperablemente eficiente, y la progresía se suma al carro retro del comercio local. Al comercio local que le den por el culo! De hecho, le van a dar por el culo, ya le están dando. Cuando Amazon, eBay o Alibaba conquistan el mundo, nosotros contrataacamos haciéndonos más pueblerinos. Nos van a crujir, con tanta tontería como nos gastamos. Ya verás entonces qué bien nos luce el pelo cuando seamos pobres. No queríais decrecentismo? Pues flirteando con esas chorradas de perroflauta, y vamos a tener dos tazas de decrecentismo.

              Comentario por Mendigo — 12 agosto 2015 @ 14:30 | Responder

              • Mendigo un apunte. Yo soy usuario de Amazon, me encanta el servicio Post-Venta, la logística que tienen montada, precio… pero no es oro todo lo que reluce. Esta gente hace ingeniería financiera y consigue pagar muy poquito en impuestos. Entiendo que todo lo que no está pagando es beneficio puro y con ello puede competir en precios si encima a eso le sumamos que compraran muchísimo stock pues… el vendedor de PC de al lado de tu casa no creo que pueda defraudar y comprar el stock que Amazon si.
                Con esto no me quiero cargar Amazon pero sí que se controle un poquito más a esta gente y no dejarlos campar a sus anchas. De echo algunas veces me siento mal conmigo mismo pues pienso que estoy fomentando esta forma de negocio (grandes empresas y intermediarios se acaban haciendo con todo el mercado e imponiendo sus leyes).

                Lo del comercio local no me parece una idea descabellada, en mi humilde opinión habría que fomentarlo. ¿Te parece normal traer pimiento, espárragos de China, lenteja y garbanzo de USA/Canada (date un vuelta por Mercadona y mira la procedencia) ? No será más eficiente si tenemos posibilidades de cultivar pimiento en Madrid hacerlo. El problema de todo esto es que estos productos son producidos en paises que permiten tener a la población semi esclavos y contra eso no hay forma de competir.

                Comentario por Miguel — 12 agosto 2015 @ 15:43 | Responder

                • se me olvido comentar que como habéis comentado alguna vez competitividad no es igual que eficiencia. Y creo que la eficiencia debería pesar mas en la balanza

                  Comentario por Miguel — 12 agosto 2015 @ 15:46 | Responder

                  • La eficiencia te permite producir más barato, ya que usas menos recursos (materias primas, energía, horas de trabajo) y, por lo tanto, ser más competitivo.

                    Por otra parte, la eficiencia te permite también reducir el impacto sobre el medio natural para un mismo proceso (menos producción, menos residuos, menos contaminación asociada a la producción de energía…). Por otra parte, si tú eres dueño de tu puesto de trabajo (si no, el incremento de eficiencia va directamente al bolsillo del capitalista), y eres más eficiente en tu trabajo (te organizas mejor, compras un equipo que te permite automatizar tareas…), acabas en 6 horas lo que antes hacías en 8, y te quedan dos para disfrutar de tu familia, tomarte unas birras, aprender un nuevo idioma…😉

                    Comentario por Mendigo — 13 agosto 2015 @ 8:06 | Responder

                • Si a mí no me gusta Amazon! Y tampoco tiene tan buenos precios, yo me acabo de montar un PC y no pillé ningún componente en Amazon (pero todos los cogí por Internet). No me gusta Amazon como usuario, pero el concepto de distribución integrada me parece muy interesante. Es más, es que es el puto futuro (podemos adelantarnos al futuro y subirnos a él o podemos desgañitarnos procurando detener el tren del progreso). Luego, lo de que Amazon liquide impuestos en Luxemburgo, pues es una real marranada (pero creo que desde Europa han legislado para que eso cambie). Pero vamos, las tiendas online donde suelo comprar componentes, ambas liquidan impuestos en España, una está en Murcia, la otra en Badajoz. Y son más baratas que Amazon.

                  Más cosas, lo de cultivar pimientos en Madrid, lo veo difícil. El pimiento necesita mucha agua, es de regadío. Y el Tajo a su paso por Aranjuez va exhausto, el pobre. Nunca, jamás, el poco campo que queda en Madriz daría para alimentar a la descomunal masa de población de su aglomeración urbana.

                  Otra de las razones por las que es difícil cultivar nada en Madrid es por el precio de la tierra, que al final hay que repercutir en el cultivo, y así es imposible ser competitivo.

                  Otra cosa, en China los costes laborales son inferiores. Pero ¿y en USA/Canada, de donde dices que vienen las legumbres? También se debe a que trabajan en régimen de semi-esclavitud? ¿O porque son más eficientes en el cultivo? No se trata sólo de salarios, si se usa la cabecita, hay otras formas de competir…

                  De todas formas, sigues teniendo la posibilidad de comprar garbanzos que vengan de León, de Palencia o de Navarra. Son más caros, efectivamente. Y poco a poco, si no espabilan, irán siendo desplazados del mercado, porque la gente es muy patriota, pero la pela es la pela. Lo siento, pero este es el mundo real.

                  Realmente, el único problema que le encuentro a comprar garbanzos turcos, por ejemplo, es la contaminación asociada al transporte. Pero esta es sólo una parte de la energía, no la mayor, necesaria para sacar adelante un cultivo intensivo. A lo mejor nos sorprendemos, y los garbanzos turcos o usanos tienen menos emisiones de CO2 imputadas que los de León (no creo, pero pudiera darse el caso). El resto, entre beneficiar a un productor leonés o a uno turco…realmente me la pela, como consumidor. No tengo preferencia por uno u otro, en mi no hay ni rastro de nacionalismo. Ahora bien, si yo fuera un responsable político, procuraría hacer lo posible para fomentar la producción local, porque me debo a los intereses del pueblo que me paga el sueldo. Pero producción local de lo que sea, y si vemos que con los garbanzos no somos competitivos, hacemos de la necesidad virtud y nos ponemos a fabricar pantallas OLED. Lo que no puedes es obligar a la gente a comprar local, para disimular que has perdido la partida y te han sacado del mercado. Intentar solucionar por la vía política la incapacidad económica es una estrategia que lleva a dilapidar recursos insistiendo en una vía muerta. Al final, por muchas presas que pongas, el agua termina por llevárselas por delante. No hay que prohibir la realidad, sino tratar de navegarla.😉

                  Comentario por Mendigo — 13 agosto 2015 @ 8:31 | Responder

                  • Creo que no me explique muy bien. Lo que quería decir con el comentario de Amazon es que no deberíamos dejar todo el comercio a las grandes empresas privadas y apostar un poco mas por el comercio local. Con Amazon y grandes superficies se ven los tejemanejes que tienen a lo hora de apretar a los proovedores (como hacen las grandes superficies con los agricultores y ganaderos), la capacidad que tienen para pagar muy poquitos impuestos, cesion de terrenos a coste ridículo (he oído este comentarios sobre Mercadona, no se si será del todo cierto)… estas ventajas que el pequeño comercio local no tiene y les pasa mucha factura habría que controlarlo mucho mas.
                    Lo de cultivar pimientos era un ejemplo, pero muy mal ejemplo por lo que veo😉 Lo que quería dar a entender es que me parece lógico la autosuficiencia, intentar producir lo que consumes, siempre dentro de unos limites (y con ello no creo cada uno tengamos que cultivar lo que comamos por ejemplo). No es lo mismo que venga los garbanzos de Palencia, Leon o Navarro que de USA/Canada. Los costes en USA/Canada habría que estudiar como son rentables pero creo que influyen 4 factores muy importantes: desarrollo tecnológico (este punto si me da envidia) pero no asi el resto uso de transgénicos (con lo que ello conlleva, poner en manos de muy pocos algo tan importante como la semillas, de nuevo voy contra las grandes empresas y su monopolio), uso de pesticidas, políticas medioambientales y sanitarias menos restrictivas que las Europeas en general. Por entre otras cosas se esta dando bombo al tema del tratado ttip. Si en China, Africa… le sumamos mano de obra SUPERBARATA, difícil ser COMPETITIVO. Deberiamos concienciar a la gente (yo el primero de todos) es que no podemos bajar los coste de producción a costa de cualquier cosa.

                    Una duda que me corroe es la que planteas del transporte, ¿de verdad es tan barato mover mercancías de un lado a otro? ¿Cómo puede ser? No acabo de comprenderlo.

                    Te doy toda la razón de que no se puede dilapidar dinero publico en subvencionar. De echo estoy en contra de las subvenciones pero ¿no pueden hacer como hacen con los bancos? Prestamos a interés de risa para mejoras en desarrollo, me da igual que sea en agricultura que en fabricar coches o pantallas OLED…
                    Pero no mejor subvencionar “sin control” y prestarle dinero a los bancos privados para que ellos hagan negocio.

                    Comentario por Miguel — 13 agosto 2015 @ 9:25 | Responder

    • Por cierto, a cuenta de las monedas oxidables…y la INFLACIÓN que afecta a cualquier divisa no es en sí mismo un proceso de oxidación o de erosión de su valor?

      Comentario por Mendigo — 12 agosto 2015 @ 7:34 | Responder

      • correcto
        es la receta común (de Keynes) para la “eutanasia del rentista”

        Comentario por escaiguolquer — 12 agosto 2015 @ 8:59 | Responder

      • Bon día tothom!!

        Pues si mendi yo también lo veo así. La inflación como resultado de una mayor masa monetaria en el mercado lleva, al tiempo, a una disminución del valor de la moneda que el común de los mortales percibimos como una subida de precios generalizada. Una manera sutil de sustraer los ahorros del personal sin que se entere. La diferencia, si lo he entendido bien, con lo de las “monedas oxidables” esta más bien en el “tempo”. Supongo que la idea de acuñar moneda con fecha de caducidad -una manera de acelerar la circulación monetaria- es la de tratar de evitar la excesiva concentración de riqueza en pocas manos y la afloración de dinero negro mediante el forzamiento de uso de los cuartos como el simple instrumento de intercambio que fue en su origen. Hace años me acuerdo de leer un articulo en el que el escritor de “bestsellers” Alberto Vázquez Figueroa se revelaba como inventor -curiosamente el tío tiene unas cuantas patentes de lo mas variopintas- y proponía unos billetes que mediante un reactivo cambiaban de color ha intervalos regulares depreciando su valor hasta, en ultima instancia, cero. Confieso que en aquel momento no me pareció mala idea.

        En resumen con la inflación te van metiendo la puntita poco a poco y con vaselina para que no te enteres y con la moneda oxidable hablamos de un “fist-fucking” en toda regla con la salvedad de que en este ultimo caso controlas los tiempos, una especie de bomba de relojería con efecto retardado a la que tendrías que dar uso -dentro de unos plazos razonables- si no quieres que te explote en la cara.

        Luego esta el tema de que, aparte del dinero, existen otras reservas de valor como los metales y piedras preciosas, bienes inmuebles, obras de arte etc.

        Y por ultimo y aunque no venga al caso que sepas que los carlistas de Avilés han abierto “again” la paradeta-> http://carlistasaviles.blogspot.com.es/search?updated-max=2015-07-21T16:24:00-07:00&max-results=7.

        Te la dejo porque la ultima vez que cruzamos palabras se que te quedastes con las ganas de echarle un vistazo y la verdad que de tan friki es divertida. Ejercicios espirituales, rezos al Ángelus, marchas a Montefurado y gimnasia sueca…¿quien en sus cabales se resiste a semejante plan?.

        Desde Valencia con bochorno y sordidez.

        Apertas tothom!!

        Comentario por fouche — 12 agosto 2015 @ 10:04 | Responder

        • Más de los carlistas? Cómo sabes lo que me gusta! No me des más de esa mierda, que me vicio. XDDDDDDDDDDD

          Oye, entonces, a ver si me entero con esto del dinero oxidable. Se supone que, si cobro mi sueldo en este tipo de moneda, debo fundírmelo en breve plazo para no quedarme sin él. Y se supone que esta idea viene del mismo tipo de gente que alerta del consumismo atroz (mola mucho eso de usar apelativos sonoros). El consumismo es malo, pero yo me tengo que fundir mi sueldo mes a mes. Y, además, tengo que hacerlo en los comercios de la zona, porque es una moneda local, y hay que promover el comercio local, porque lo local, como lo bio, es bueno (por eso es más caro). Grandes superficies, caca. Compras por internet, anatema.

          Por lo tanto, si quiero no fundirme todo mi sueldo sino ahorrar una parte, por ejemplo para cuando mi coche desfallezca y tenga que comprarme otro…no puedo, porque ese dinero se volatilizaría, es decir, se oxidaría. Tengo que pulirme mi sueldo ya. Y entonces, cuando tenga que comprarme otro coche? Cómo lo hago? Ah! Ya, pido un préstamo al banco, que esos si que tienen dinero de verdad, no oxidable. Desde luego, todo un fist-fucking de moneda.

          Todo un ejemplo de coherencia…

          Hablabas de carlistas, pero en el mundo progre también ejerce una tremenda fascinación la tradición, un pasado idealizado tan falso como una égloga bucólico-pastoril. Con su look sofisticado, pero son sólo paletos de ciudad.

          Comentario por Mendigo — 13 agosto 2015 @ 7:48 | Responder

  3. Yo creo que en el fondo la única diferencia es como se hace el reparto del empobrecimiento.
    Llegado el punto en que ya eres consciente de que no puedes seguir comprando fuera de prestado, y que debes elegir un método que enfríe las importaciones; entonces, aparece el doble camino.
    A mi modo de ver si se cambia de moneda, el reparto es algo más justo, ya que afecta a todos por igual, quizá perjudique un poco más a los más ricos, a quienes les cambias las monedas (que ya tienen) “fuertes” por otras más flojas…
    Si no cambias de moneda, para que comprar fuera deje de ser posible, debes dejar de pagar salarios etc… la famosa “Austeridad” y esa casi siempre perjudica a los más pobres…
    Abrazo que te crió.

    Comentario por ramón — 7 agosto 2015 @ 10:01 | Responder

    • Buenas, Ramón!

      Bueno, haces un apunte muy interesante, que me lleva a comentar otra cosa. Si cambiamos de moneda a otra más débil, hay que plantear la cuestión de ¿qué pasa con las deudas internas? El Estado no puede forzar la conversión a los acreedores internacionales, pero sí de los contratos entre sus ciudadanos, bajo legislación griega (realmente, la deuda pública también se emite así, pero es más jodido negociar con los peces gordos). Si conviertes los contratos a ND, estás beneficiando al deudor, al cual la inflación le ayudará a devolver el préstamo. Pero jodiendo vivo, recíprocamente, al acreedor. Y los acreedores por antonomasia son…los bancos, los cuales verían cómo sus activos pasan a valer la mitad al ser redenominadas en neodracmas o neopesetas (de hecho, los mandaría directo a la quiebra).

      Sería una especie de jubileo de deudas, lo cual es muy conveniente e incluso necesario. Ahora bien…los bancos tienen mucho poder y harán lo que sea para impedirlo. Y “lo que sea” puede ser especialmente sangriento, un golpe militar…

      Si, por el contrario, no haces conversión de las deudas, pero sí de los salarios, directamente hundes en la miseria a buena parte de la población, que jamás podrán hacer frente al pago de una hipoteca que firmaron en euros, pero ahora cobran en el devaluado neodracma. Entre ambas alternativas, toda una serie de factores de conversión para beneficiar más a unos o a otros.

      Comentario por Mendigo — 9 agosto 2015 @ 14:17 | Responder

  4. Hola Mendigo!! Buen articulo como siempre haciéndonos pensar!!!!
    Venimos encantados de tu tierra, además el tiempo nos ha acompañado. Muchas gracias por todas la indicaciones que me diste, aunque me parece que voy a tener que repetir varias veces para visitar todo lo que se nos ha quedado por el camino!!!

    A lo que planteas yo creo que la idea de auditar las deudas contraídas, forzar a esta genta a renegociarlas, e ir pagando. Como en el caso de los griegos, cada uno de nosotros hemos elegido una y otra vez a estos politicos.

    Comentario por Miguel — 7 agosto 2015 @ 10:14 | Responder

    • Buenas, Miguel!

      Oye, si no te importa, cuando tengas las fotos subidas pasa el enlace. Tengo curiosidad por ver sitios conocidos desde otra mirada.

      Bueno, al tema: lo de la auditoría de la deuda es algo muy interesante. Por ejemplo, la deuda asociada al déficit de tarifa eléctrico merece ser declarada como ilegítima y, por supuesto, no reconocida ni pagada. Pero esto no ataca la raíz del problema.

      Me explico. Supón no ya que rechazas el pago de la deuda ilegítima, supón que hacemos una quita del 100% de la deuda, algo brutal. De golpe y porrazo, nos quedamos sin deuda. ¿Y? Pues que si no cambiamos el modelo económico que nos llevó a endeudarnos, de nuevo volveremos a caer en la misma situación de sobreendeudamiento una y otra vez. Tenemos un déficit público de los mayores del planeta, tanto en términos absolutos como relativos. Y lo mismo con la balanza comercial. Necesitamos por lo tanto financiación, tanto para el Estado como para el sector privado.

      ¿Cuál es el origen? Que no generamos suficiente riqueza, eso es el origen del problema. Bueno, y en el caso de las cuentas públicas, que el Estado no es eficiente recaudando esa riqueza, cargando el peso del sostén económico del Estado sobre los trabajadores, mientras que el capital se va de rositas (luego es más peso a soportar).

      Comentario por Mendigo — 9 agosto 2015 @ 14:53 | Responder

      • Eso esta echo en cuanto saque un ratito las cuelgo, aunque ya te aviso que las fotos son muy malas!!!

        Creo que es justo y necesario realizar estas auditorias y que paguen los responsables. Sera una lección para los que quieran volver a meter la mano en la hucha y además nos enseñara a los españolitos como funcionan los ladrones de turno.

        En cuanto al supuesto que planteas ¿de verdad crees que no generamos riqueza? Tenemos mucho que mejorar pero no creo que seamos un país subdesarrollado. Si quitamos a los chorizos, a los vividores (también los ricos) y los interés de las deudas ilegitimas creo que nos quedaría algo para que casi todos podamos vivir “bien”. Con vivir bien me refiero a vivir dignamente además de proteger nuestro entorno (no quiero un modelo de China en mi pais).

        Comentario por Miguel — 12 agosto 2015 @ 15:21 | Responder

        • No es que no generemos riqueza, sino SUFICIENTE riqueza. Es obvio: tenemos que endeudarnos para cubrir la diferencia entre a lo que aspiramos a gastar, y lo que ingresamos.

          Lo de eliminar la corrupción es necesario, pero tampoco creas que supone en sí una partida tan significativa que vaya a cambiar las cosas. El daño mayor de la corrupción no es el dinero directamente robado, sino porque carcomen las estructuras de la sociedad, minando sus fuerzas. Te pongo un ejemplo: un fulano paga un soborno para lograr una plaza de funcionario en un ayuntamiento. El verdadero problema no es ese dinero que el corrupto ingresa, sino el daño que supondrá a la ciudadanía tener contratado de por vida a un incompetente.

          Otro ejemplo: no es relevante la brutalidad de millones con que las constructoras sobornaron a la plana mayor del PP para que desplegase esta orgía de AVEs. El problema mayor es esa mala asignación de recursos, el haber tenido que endeudarnos hasta las trancas para convertirnos en la potencia mundial indiscutible de la alta velocidad, con más kilómetros que Alemania, Francia e Italia juntas. Más que Japón. Sólo nos supera China, pero en kilómetros por habitante los arrasamos. En esa factura, también está incluida la partida de la corrupción, pero es minúscula, un 1-3%.

          Por cierto, yo también considero que vivir bien es vivir en un entorno preservado. Yo no quiero el modelo de Galicia para…ninguna parte, a ninguna parte le deseo esta destrucción (cuántos robles viste en tu estancia? Cuántos pinos y eucaliptos? Cuántos montes quemados? Si quieres, cuando subas las fotos, analizamos el estado de conservación de lo que se ve en ellas, vale?). Cuanto más se desarrolla un país, más valora y protege sus recursos naturales. Mira la evolución que está teniendo China, o los que van por delante como Alemania o Francia.

          Comentario por Mendigo — 13 agosto 2015 @ 8:01 | Responder

          • Jode Mendigo planteas un panorama muy chungo para España. Estaría bien entonces también que se hiciera otra auditoria seria para saber a qué nivel de vida podemos aspirar para vivir dentro de nuestras posibilidades. Vaya panorama chungo para nuestros hijos!!!! (No tengo y me estoy planteando si tener)

            ¿Cómo que no supone mucho la corrupción?, lo supone casi TODO. O es que todo lo que me planteas de AVES, aeropuertos, concesiones de basuras, eléctricas, autopistas… TODOS esos maravillosos contratos no son fruto de la corrupción aparte de como muy bien apuntas de administradores (políticos) sin conocimientos (también fruto de la corrupción y el dedazo). ¿No hay gente formada en España? Mi hermano pequeño está en Inglaterra recién licenciado en Ing. de Minas, trabajando en prácticas en “Britannia refines metal” cobrando más que yo. ¿Porque echamos a esta gente a fuera? ¿No es una inversión perdida que hemos echo la sociedad?
            De hecho aquí solo le salían mierda curros o prácticas en bancos, pero nada de lo suyo, y allí en poco más de 3 meses paso de camarero a prácticas de lo suyo “bien pagadas” y formándole de la leche.

            La verdad es que me encanto Galicia, montaña y campo. Como puedes imaginar llevo 30 años viviendo en una jungla de asfalto y en cuanto veo cuatro arboles…
            La verdad es que no vi ni un incendio, los fuimos dejando de paso. Cuando ya estábamos por Vigo nos enteramos del incendio de Ourense.
            Es cierto lo que dices de pino y eucalipto, todo era pino y eucalipto. Incluso en las Cíes había muchísimo eucalipto. Deberíamos hacérnoslo mirar. Aun asi me gusto muchísimo tu tierra!!!

            Comentario por Miguel — 13 agosto 2015 @ 9:55 | Responder

            • Bueno, eso de tu tierra…yo aquí soy adoptado. Mi tierra es la tuya, yo también soy madrileño.😉

              No viste un incendio porque era demasiado pronto. Desde hace 15 días, el día que no veo una columna de humo desde mi casa, es que veo tres. Hoy no, claro, pero porque está lloviznando.

              Lo del panorama chungo…hombre, no es por ser cenizo, pero si de forma recurrente, un ciudadano, una empresa, gasta más de lo que ingresa…el resto lo tiene que suplir con deuda. Puedes estar invirtiendo, para crear más riqueza en un futuro, pero cuando tienes que endeudarte para cubrir los gastos corrientes, o incluso para poder hacer frente al pago de la misma deuda…eso es un callejón sin salida. Tarde o temprano, vendrán los lloros. Pues con el conjunto del Estado, lo mismo. Mira, échale un ojo a esta estadística:
              http://www.datosmacro.com/comercio/balanza/espana
              Desde 1990, ni un solo dato en positivo. Te dejo la de China:
              http://www.datosmacro.com/comercio/balanza/china
              O la alemana:
              http://www.datosmacro.com/comercio/balanza/alemania

              En realidad, habría que tener en cuenta las inversiones y demás flujos de capital, en el déficit por cuenta corriente. Pero igualmente, seguimos perdiendo pasta.

              Esto, es lo que hay. Son datos, la realidad. ¿Cómo cambiarla? Aquí ya cada uno puede opinar, más austeridad, más inversión…incluso hay quien dice que todo va bien, y que para qué cambiar. Incluso hay quien sostiene que producimos demasiado, y deberíamos destruir aún más tejido industrial (decrecimiento). Yo procuro exponer la que creo es la mejor salida para el común de la población: ser más competitivos, no por la vía de reducir costes laborales sino de aumentar la productividad de todos los factores. Progresar, en suma. Aunque ahora lo progre es retroceder, irse con las cabras (lo proponen, pero no lo hacen).

              Sobre la corrupción, si estamos de acuerdo, venimos a decir lo mismo. Lo que quería exponer que el gran problema de pagar un soborno de 1 millón de € para convencer al partido en el gobierno que construya un AVE a Villaburros de Arriba no es ese millón, sino los 100 millones que nos cuesta ese infraestructura estúpidamente innecesaria. El cohecho es “sólo” por 1 millón, pero el despilfarro, el agujero en nuestros bolsillos debido a la corrupción es de 101 millones. En otras palabras, el daño a España de la corrupción es mucho más que unos bolsos a Rita, un traje a Camps o unos sobres en la sede del PP (o del 3% de CiU, o de cualquier otro partido).

              Comentario por Mendigo — 13 agosto 2015 @ 12:27 | Responder

  5. Claro que no es tan sencillo. Es más, es imposible. Dentro del Sistema, dentro del capitalismo, no hay salida posible: todas las opciones conducen, tarde o temprano, al colapso económico. Todas conducen a una desigualdad creciente. Todas conducen a una situación de miseria inadmisible para cada vez más personas.

    La solución, sea cual sea, pasa por salir del Sistema. Y esa tampoco es sencilla, ni fácil de asumir y aceptar. Y desde luego, no permite seguir manteniendo el actual modo de vida -del cual, por otra parte, cada vez están excluidas más personas-.

    Si queremos igualdad, libertad (ahora mismo nos han arrebatado la soberanía, como ha demostrado Grecia), solidaridad, justicia… es lo que hay. En el capitalismo, en la UE, en el euro, no vamos a encontrar nada de ello. Fuera… si lo hacemos bien, tal vez podríamos.

    Comentario por Ocol — 7 agosto 2015 @ 10:39 | Responder

    • El capitalismo conduce al colapso económico?
      Ejem, más allá de crisis cíclicas, el capitalismo ha demostrado ser el sistema con mayor capacidad de autoperpetuación que ha implementado el ser humano.

      Que conducen a una desigualdad creciente…por supuesto, es que de eso se trata el capitalismo. El capitalismo, liberado del control democrático, tiende a la concentración de capital y a la devaluación del trabajo. Por definición. Esto es básico.

      Ahora bien, no es cierto que necesariamente aumente la miseria, seamos rigurosos. La miseria en el mundo se ha reducido, tremendamente, durante estos dos últimos siglos de hegemonía capitalista. El capitalismo es un sistema que es capaz de desarrollar hasta extremos increíbles las energías humanas y ha sido un tremendo aliciente para el progreso, hay que reconocer esto y no perderse en la palabrería. Por lo tanto, habrá que preservar esa capacidad de liberación de energía, al mismo tiempo que buscamos una mejor redistribución de la riqueza creada. Hasta ahora ningún sistema socioeconómico lo ha logrado, y debería ser tarea prioritaria diseñar uno, que supere lo habido hasta ahora, tomando como base los errores y aciertos, ventajas e inconvenientes de los dos sistemas más avanzados que conocemos: socialismo y capitalismo.

      Comentario por Mendigo — 9 agosto 2015 @ 15:04 | Responder

      • Si el capitalismo conduce a una desigualdad creciente ello implica necesariamente el colapso, como mínimo, cuando la parte empobrecida de la población no pueda soportar más carga. Un colapso que ya se ha producido,muchas veces, y que se está produciendo en este mismo momento en muchas regiones del planeta.
        Y es gracias a ello que otras regiones están retrasando su propio colapso: exportando, mientras haya a quién, los “inconvenientes” del capitalismo.

        Que no niego que el capitalismo tenga ventajas, pero sólo las aprovecha una parte de la población. Todas esas “energías humanas”, con el capital de por medio, sólo benefician a unos pocos. Y a otros muchos, les roba la vida.

        Y ese Sistema que quieres conseguir… ¿es posible?

        En mi tierra te dirían “no se puede estar a la vez en misa y repicando”.

        Si quieres un sistema económico que tenga las ventajas del capitalismo, pero no sus inconvenientes, entonces no es capitalismo. Será otra cosa.

        Que es lo mismo que quiero yo. Pero para conseguir eso hay que llamar a las cosas por su nombre. Ese Sistema económico lo tendremos que sacar adelante fuera de este Sistema. Acabando con el capitalismo.

        Y muy posiblemente, ese Sistema es imposible, porque una parte de las ventajas del capitalismo lógicamente van a estar vinculadas a los inconvenientes: va todo en el mismo pack. Si quitas unas, quitas las otras.

        Esto es, si mejoramos la redistribución de riqueza, perdemos parte de la “energía”, esa energía que otorga a las personas el miedo a acabar en la miseria (o a perder prematuramente la vida) y que las obliga a aceptar situaciones de servidumbre, o esclavitud.
        Si quitamos ese premio de ganar mucho dinero, de hacerse rico, de vivir por encima de los demás, el “tanto tienes, tanto vales”, muchos otros “emprendedores” no “emprenderían” al coste para sus vidas que lo están haciendo ahora (autónomos que son realmente auto-esclavos que sueñan con ser amos).
        Etc.

        Las posibilidades no son infinitas. No se puede tener todo lo bueno y nada de lo malo. Es lo que hay.

        Y por eso mismo, por mi parte, a no ser que ofrezcas algo mejor, me conformo con un Sistema económico donde no se supere una única línea roja: el derecho a una vida digna para todos.
        Partiendo de ahí, lo que quieras. Lo que propongas.

        Pero tendrá que ser fuera del Sistema. Porque en este Sistema, y en el capitalismo, esa línea, se rebasa, y de largo.

        ¿O tienes alguna propuesta que tenga todas las ventajas del capitalismo sin rebasar esa línea?

        Comentario por Ocol — 9 agosto 2015 @ 17:43 | Responder

      • La transformación que sufrió la URSS, que pasó de ser una sociedad cuasi feudal en 1917 a lanzar el Sputnik en 1957, no fue más rápida en términos de progreso que el capitalismo?

        Comentario por Pablo — 11 agosto 2015 @ 7:57 | Responder

        • SÍ.

          Ahí está la cuestión, se puede mejorar el competencia del capitalismo en movilizar las energías creadoras. Estoy convencido de que el socialismo es más eficiente. Eso sí, hay que hacer muchas cosas bien para que ello ocurra. Échale un ojo a las estadísticas de alfabetización en la URSS, dónde cogieron al pueblo ruso y a dónde lo llevaron…

          Comentario por Mendigo — 11 agosto 2015 @ 12:06 | Responder

          • Y sin embargo, pese a ser más eficiente, el “socialismo” ruso acabó siendo derrotado por el capitalismo. Esto es, al final resultó ser menos competitivo.

            Más eficiente, menos competitivo.

            A mí eso me dice que la competitividad igual no es un valor “positivo” a la hora de encontrar ese Sistema económico que queremos. Y que, tal vez, un Sistema económico basado en la cooperación sería mucho mejor. Más eficiente.

            Aunque para ello tenemos que pensar en cómo hacer que funcione un Sistema económico cooperativo en una economía global basada en la competitividad salvaje. ¿Eso es posible?

            Comentario por Ocol — 11 agosto 2015 @ 13:34 | Responder

            • El socialismo soviético no fue más eficiente que el capitalismo del New Deal en la creación de riqueza. La corrupción y la burocracia carcomieron sus energías.

              Lo de la cooperación, claro que sí, en toda empresa hay una cooperación entre sus trabajadores para alcanzar un último objetivo: ser más competitivos. ¿Cooperación entre todos los actores económicos? Pues vale, pero eso valdrá en el país de la piruleta. Yo pienso en un sistema capaz de ser implantado en el Planeta Tierra, que no está habitado por Teletubbies sino por seres humanos.

              Pero vamos, ansioso estoy por ver un experimento, a escala reducida aunque sea (una región, una ciudad al menos) que funcione bajo esas premisas colaborativas (qué bonito suena) y no quiera entrar en la competición. Salvaje, claro, es el apelativo que lo acompaña siempre. Ays!

              Comentario por Mendigo — 12 agosto 2015 @ 7:30 | Responder

              • “Estoy convencido de que el socialismo es más eficiente. Eso sí, hay que hacer muchas cosas bien para que ello ocurra. Échale un ojo a las estadísticas de alfabetización en la URSS, dónde cogieron al pueblo ruso y a dónde lo llevaron…”

                “El socialismo soviético no fue más eficiente que el capitalismo del New Deal en la creación de riqueza.”

                Mendigo, ¿no te suena eso como defender a la vez una cosa y la contraria? Mal camino es ese para encontrar salidas racionales a la situación que tenemos.

                Por otra parte, si los seres humanos sólo somos capaces de actuar movidos por el “objetivo último” de ser más competitivos, y esa es la única vía, te diría que no busques más: ya la tienes. Es el mundo en el que vives.
                Sólo que te ha tocado vivir en uno de los países que están perdiendo la competición. Es lo que hay, en una competición, unos ganan, otros pierden. Y España pierde. Asúmelo.

                La realidad es la que es. En España vive la gente que vive, y somos como somos. Si tienes claro que los seres humanos no podemos cambiar para pasar de competir a colaborar, pues no sé a cuento de qué te piensas que los españolitos podemos volvernos más competitivos, más eficientes, menos corruptos… ¿vivimos en el país de los teletubbies?

                Tu fantasía es tan irreal y utópica como la mía. Por mi parte, soy consciente de ello. ¿Y tú?

                Y bueno, también estoy ansioso por ver ese experimento. Pero no se puede decir que el Sistema dé facilidades para poner en marcha iniciativas de este tipo, ¿no crees? ¿Por qué piensas que puede ser?
                Nada puede convenir más al Sistema que dejar que ese experimento se lleve a cabo, y que, como es cosa de teletubbies, fracase estrepitosamente. Así que… ¿por qué no se hace?
                ¿Tal vez porque podría salir bien? ¿Tal vez porque podría demostrar que los seres humanos podemos colaborar y que eso es más eficiente que competir?

                Comentario por Ocol — 14 agosto 2015 @ 3:38 | Responder

  6. Salud hermano
    Erre que erre, euro sí, euro no. Creo que tu propio artículo lo deja claro: ni con euro ni sin él hay una salida… en el capitalismo. No hace mucho (menos de 2 años) intenté hablar de la disyuntiva, con un montón de referencias bien soportadas (no chorradas de dineros que se oxidan, o revoluciones anarquistas “hacia atrás”).
    Se te olvida alguna cosa (no es por dar la bronca, pero es a eso a lo que lleva la falta de teoría ;-): cuando hablas de la alternativa de levantar aranceles, no mencionas que el barril de petróleo, y los discos duros o cualquier otra cosa que necesite la inexistente industria griega, sigue siendo necesario pagarlos en $, también para los productores de uvas locales, y para el que le paga el sueldo a Yorgos. Levantar aranceles no independiza a una economía, inserta en un mundo capitalista, del imperio de la ley del valor: o vendes o no tienes con qué comprar. Esto le pasó (y le pasa) también a las economías “soviéticas”, tan independientes ellas.

    ¿La cuestión es la pobreza de Yorgos? No estoy seguro, pero si es así (y este es el tema que a mí me interesa), la respuesta es, en presente: “Yorgos es pobre”. Esto es un dato de hecho y no se puede cambiar. Pero hay que introducir matices: ¿hasta que punto es pobre Yorgos? y, muy interesante, ¿por qué Yorgos es pobre?. Yorgos es pobre no solo porque cobra un sueldo de mierda con una alta expectativa de bajar o desaparecer, sino porque además es miembro de una comunidad política (Grecia) que ha admitido que debe una cantidad de dinero que ni tiene ni va a tener. El sueldo de mierda se explica por una debilidad enorme del capitalismo griego para vender, para obtener ganancias, completado por la debilidad de la clase trabajadora griega para exigir del capitalismo griego más retribución. La deuda enorme se explica por una chorizada al pueblo griego por “el capitalismo en general”, representado en este caso por algunos de sus miembros y compinches: fundamentalmente bancos alemanes, franceses y griegos, y oligarquías alemanas y griegas, con la colaboración necesaria de funcionarios (públicos y privados) en Washington, Bruselas, Frankfurt y Atenas.
    Con estos mimbres, la pregunta del millón: ¿Yorgos debe resignarse a seguir siendo pobre EN EL FUTURO? Es decir, nuestro querido “¿qué hacer?”. La deuda que pesa sobre Yorgos, sobre Grecia, da una respuesta parcial: si se asume su pago, no levantará cabeza ni él ni sus descendientes.

    Aparte de esa cuestión puntual, una economía “local” capitalista se puede “gestionar” mejor o peor, pero para quienes no tenemos más forma de comprar que vender nuestro propio pellejo no hay salidas en positivo dentro de la ley del valor. Lo primero que piensa quien lee esto es “y una polla, a lo largo de la segunda mitad del s.XX los trabajadores, al menos los que yo conozco, mejoraron mucho sus condiciones de vida”. Por supuesto, para muchos “enteraos” esto se une a una coletilla omnipresente “…y en cambio los paises ‘marxistas’ se hundieron en la miseria”. Esto último es una mezcla de media verdad y tendenciosa asimilación de Stalin o Deng-Xiao-Ping con Marx, pero sería largo de tratar. Pero lo primero, absoluto dato de hecho que además quienes leemos este blog conocemos de 1ª mano, no se debió al capitalismo, sino a la lucha, parcialmente triunfante, de la clase trabajadora. Parcialmente porque no sustituyó al capitalismo, sino que arrinconó a la clase capitalista y le arrancó esas condiciones de vida. Y por ser parcial, y no haber sustituido al capitalismo por la democracia, ahora (desde hace 40 años) la correlación de fuerzas es opuesta, y eso es lo que (con otras muchas condicionantes particulares) está empobreciendo a Yorgos y a todos los trabajadores del mundo.
    Insisto: si alguno quiere echar tiempo en agosto en adquirir elementos para entender el mundo, que se lea Fundamentos y límites del capitalismo.

    brazos

    Comentario por escaiguolquer — 7 agosto 2015 @ 11:18 | Responder

    • Me encanta la gente que pulula por aqui ” no tengo ni puta idea de que coño es la oxidación del dinero” por que lo estoy mirando y no creo que acabe de mirarlo pero asi de entrada es una chorrada.

      Me encanta.

      Comentario por xallasdesantacomba — 7 agosto 2015 @ 11:41 | Responder

    • Nas, tronk!

      No, si yo acepto todos los tirones de orejas que sean menester, y soy plenamente consciente de mis limitaciones en tu campo, por eso te escucho con reverencia. Ahora bien, no me eches la bronca por lo que no soy culpable. Te copio…”el petróleo de Oriente Medio se transa en dólares, luego habría que adquirir esa divisa por el BIS”.

      Lo de la referencia a las economías soviéticas, sí que estaban bastante desconectadas del comercio con el bloque capitalista. Existían intercambios, por supuesto, pero el grueso del comercio era dentro del propio bloque socialista, y la fijación de precios tenía mucho que ver con la superioridad político-militar de la URSS que imponía a sus satélites (de forma análoga a USA con las neocolonias de su imperio blando, por otra parte).

      En cuanto a la “miseria” en que se hundieron los países socialistas, podemos comparar el nivel de vida en los 90 en las Moscova o Leningrado socialistas de 1990, al de sus coetáneas capitalistas en São Paulo, Río de Janeiro, Caracas, Mumbai…

      Pero….bueno, creo que la contestación da para otra entrada, así podemos debatir de forma organizada.

      Muchas gracias por volver a encontrar tiempo para hacerme una visita. Un abrazote!!!

      Comentario por Mendigo — 9 agosto 2015 @ 15:32 | Responder

      • Moscova, Lenigrado, Sao Paulo… Mira, en ese sentido, yo siempre comparo Cuba con Haití (y a efectos de violencia y libertades, a Venezuela con Colombia).

        Cuando estudiaba el bachillerato, a poco de morirse don Claudio (yo nunca tuve confianza para llamarle “Claudillo”), en clase de sociales, me sorprendió mucho ver que la denostada RDA tenía casi el doble de renta per capita que nuestra querida patria, faro de Occidente. Se ve que no es tanto el sistema económico, sino la idiosincrasia local.

        Comentario por santi — 17 agosto 2015 @ 22:50 | Responder

        • O con Honduras, o El Salvador…los países de su entorno. Hizo bien Cuba de escapar del dominio gringo.

          La RDA estaba mucho más volcada en la agricultura que la RFA. De hecho, la industria puntera que quedó de ese lado del telón fue movida a la URSS como parte de las indemnizaciones de guerra (óptica, motores….). Y a pesar de ser desvalijada y mangoneada como colonia, tenía mayor nivel de vida que España. Más que la idiosincrasia, creo que es la ventaja que nos lleva centroeuropa y escandinavia en las políticas de alfabetización. A principios del siglo pasado, éste había sido casi completamente erradicado, lo que en España sólo pudo ser posible 80 años más tarde. Alemania, en vísperas de la Gran Guerra, tenía el sistema de protección social más avanzado del mundo, y había desarrollado en tiempo récord un tejido industrial capaz de superar al inglés en toneladas de acero producido, por ejemplo.

          Son decisiones de gobierno. Mientras en España gobernaba una reina putera y magufa, que prestaba oídos a una monja visionaria, en Europa estaban poniendo las bases para todo el desarrollo que vino después. Las decisiones tienen sus consecuencias. Cada pueblo tiene lo que se merece.

          Comentario por Mendigo — 17 agosto 2015 @ 23:12 | Responder

  7. Une idea sobre la que tampoco he reflexionado nada: buscar otros posibles aliados si es posible, como parece que ha intentado Tsipras, y empezaría a negociar un respaldo económico por otro lado. En el momento que consiga que otro me financie, entonces planteo la quita de la deuda.

    Comentario por Pablo — 11 agosto 2015 @ 8:04 | Responder

    • Es una idea, pero todo el mundo quiere algo a cambio. Lo rusos querían franco paso para un oleoducto que viene de Turquía desde el Caucaso, los chinos querían el puerto del Pireo…

      Nadie quiere subvencionar el Estado griego a fondo perdido, ni los unos ni los otros.

      Comentario por Mendigo — 11 agosto 2015 @ 12:09 | Responder

      • Contaba con ello, pero no tengo más inconveniente en dejar a los rusos pasear sus submarinos por el mediterráneo. Por otra parte los chinos son propietarios de muchas terminales europeas, así que otro puerto más, no me parece tanto a cambio de no pasar hambre. Además serían unas medidas muy eficientes para negociar con la Troika, que intuyo preferiría negociar una solución razonable antes de ver como Rusia entra en el corazón de Europa

        Comentario por Pablo — 11 agosto 2015 @ 18:00 | Responder

        • Sí, en eso estamos de acuerdo, es bueno tener varias bandas con las que jugar, de cara a las negociaciones. En eso, Tsipras actuó inteligentemente.

          Ahora bien, no veo la diferencia entre privatizar el Pireo, como le pide la Troika, o vendérselo a los chinos, en ambos casos a cambio de financiación para cubrir el agujero presupuestario ¿unos meses más? ¿años quizá?

          La main qui donne est toujours au dessus de la main qui reçoive… o dicho de un modo más castizo: es muy jodido esto de ser pobre.

          Comentario por Mendigo — 12 agosto 2015 @ 7:21 | Responder

  8. Mendigo, he seguido con interés la discusión llena de cuestiones interesantes y quiero participar con unas notas sobre afirmaciones tuyas que yo veo de otra forma:

    ” “Si no estuviéramos dentro del euro, la peseta y el dracma habían mandado nuestro poder adquisitivo a niveles africanos. Y eso quiere decir que, entre otras cosas, veríamos el fantasma del HAMBRE de nuevo en España.” ”

    O sea, corrígeme si no lo he entendido, esto quiere decir que nuestro poder adquisitivo REAL es africano y se sustenta artificialmente. Bien, entonces el tema importante no es el tipo de moneda sino darnos cuenta de que vivimos en falso. Discutir sobre si estar o no en el euro o sobre monedas locales es secundario: se trata tan solo de psicología humana ante lo inevitable: unos quieren posponer al máximo, otros cambiar lo que sea, otros suicidarse…

    ” “China busca por todos los medios hacer del Reminbi una moneda de uso mundial” ”

    Lo mismo he creído los últimos años, pero eso no cuadra con la devaluación actual. Que alguien me lo explique porque ahora mismo diría que estamos ante una señal de serios problemas globales.

    ” “propongo crear un Amazon estatal para la distribución online de todo tipo de productos de forma insuperablemente eficiente” ”

    El concepto “estatal” hoy está fuera de lugar, no hay fronteras y montar empresas locales tiene los problemas que tú mismo has criticado. Pero es que además, si eres un genio y lo haces bien, entonces viene ellos, te compran y se acabó, estas son las reglas, sus reglas.
    Amazon y esas otras enormes empresas tienen grandes virtudes, eficientes, competitivas, todo lo que se quiera, pero eso nos lleva a concentración empresarial global, flujos de capital hacia el exterior, desigualdad y empobrecimiento nacional. No se sostiene “pagar aquí” para un “beneficio allí”, más grave aún cuando estas empresas utilizan su poder para eludir el pago de impuestos. Y nunca-nunca podremos obligarlas a pagar unos impuestos decentes; es más fácil obligar al productor de garbanzos a que se ponga a fabricar pantallas OLED, más o menos como obligar al olmo a producir peras.
    Saludos

    Comentario por James — 13 agosto 2015 @ 15:00 | Responder

  9. Que Amazon intenta esquaquearse de pagarse, pues que raro, si pudieramos todos a ver que pasaria con este pais, jajajaja. Que la progresia ponga de ejemplo al comercio local es no tener ni pajorela idea, pues como extrabajador de varios comercios de este tipo “solo” he visto chanchullos con el IVA, chanchullos con cursos de formacion, chanchullos con los contratos, chanchullos con la seguridad social, quiza si cambiamos chanchullo por fraude nos no haria tanta gracia, pero al final muchos minoristas y autonomos es lo que hacen. La gestion de tales empresas es mas que lamentable viven al dia y si muchas de ellas sobreviven es gracias a todo ese fraude. Hay gente que intenta abrir negocios de forrma legal, pero es imposible competir e igual a igual con estas maquinas defraudadoras. Hablo del caso concreto de Asturias, no se si pasara en el resto del estado, pero aqui es mas que habitual. Que las grandes empresas tienen cosas malas claro que si, pero que no me pongan a las pequeñas como paradigma a seguir pq tienen muchas cosas malas tambien.

    Comentario por Emilio Fernandez — 15 agosto 2015 @ 14:57 | Responder

    • escaquearse, xD

      Comentario por Emilio Fernandez — 15 agosto 2015 @ 14:58 | Responder

    • En todas partes cuecen habas, y no me parece que Asturias sea precisamente lo peor en el mapa de la corrupción y su tolerancia social.

      Sobre el tamaño empresarial en España: Lo que nos falta, lo que nos sobra. Es una simple cuestión de eficiencia, o nos adaptamos, o vendrán otros y nos desplazarán. Mira, un ejemplo; cuando estuve por Eslovaquia y la República Checa, me llamaba la atención que era imposible ver una pescadería, una carnicería, una frutería. Y casi que no encontramos ni tan siquiera una panadería. Y, evidentemente, algún día tuvo que haber de todas esas cosas. Sin embargo, con la llegada de las grandes cadenas de distribución alemanas (Lidl, Kaufland) e inglesas (Penny Market), habían barrido con TODO el comercio local, hasta el exterminio. Horarios de 6-22 ininterrumpidos, de Lunes a Domingo. Grandes, limpios, espaciosos…imposible competir con eso. Y ahora, viene la distribución por internet, y también podemos perder ese tren y que sea una empresa foránea la que nos venda.

      Con las luminarias progres y su visión de futuro ubicada en el ojo del culo (siempre mirando para atrás)…

      Comentario por Mendigo — 15 agosto 2015 @ 20:38 | Responder

      • No fastidies hombre!!! Pero los que mas defraudan son los que mas tienen y muchas veces de forma legal. Creo que eso esta comprobado. Ademas creo que estareis de acuerdo que la concentracion de poder en cualquier ambito es mala, sino que alguien me explique que sentido tiene una democracia. Y mas cuando hablamos de empresas que su razon de existir es SOLO hacer dinero.

        Comentario por miguelito — 16 agosto 2015 @ 9:48 | Responder

        • Claro que las grandes son las que más defraudan, una PyME no tiene posibilidad de defraudar miles de millones.🙂

          Y el objetivo de las empresas es hacer dinero. Así debe ser, como el objetivo de una farola es iluminar o de una freidora, freír las empanadillas. A las empresas se les debe dotar de un marco jurídico, obligarlas a que lo respeten (y no como ahora, que la legislación laboral es de cumplimiento opcional) y, dentro de él, compitan.

          La concentración de poder es mala…sí, claro, por eso hay que evitar los monopolios/oligopolios. Pero que haya que evitar el latifundismo no quiere que sea deseable el minifundismo y microfundismo. Para cada sector empresarial hay un tamaño óptimo, y en la mayoría de los casos es mucho mayor que la empresa mediana española. Y si ese lugar no lo ocupa una empresa española, lo hará una foránea, que podrá competir mejor gracias a su tamaño (lo que está pasando, vaya, y explica en buena medida el paro africano que tenemos).

          Comentario por Mendigo — 16 agosto 2015 @ 20:21 | Responder

          • Joe mendigo te compro el argumento pero me da la sensacion de que considerais el comercio local y las pequeñas y medianas empresas como un atraso (tercermundista) y no creo que siempre asi, como muy bien dices depende del sector. Ademas siempre existe la posibilidad de facilitar por parte del Estado las cooperativas con lo que las ganancias podrian repartirse entre la poblacion y no como ahora que solo se lo llevan los dueños y la bolsa (lo que tu llamas el capital voraz), tendrian mas fuerza y mas posibilidad de desarrollarse tecnologicamente. Tambien estoy de acuerdo en que deben existir grandes empresas en muchos ambitos (automovil, energia…) pero esta el problema del poder que concentran. Por ejemplo el sector del automovil que pilla subvenciones por todos lados porque da muchos trabajos directos y otros tantos indirectos y encima todos ellos de capital extranjero (aunque da igual porque al final no paga ni el extranjero ni el nacional). Otro ejemplo fertiberia en huelva, la zona mas contaminada casi de europa y ni dios paga para paliar la que tiene alli liada. El sector energetico y sus tejemanejes para legislar a su antojo, bancos, y lo que no sepamos…

            Comentario por miguelito — 16 agosto 2015 @ 21:18 | Responder

            • Sí, en líneas generales sí que es una muestra del atraso, tercermundista, del tejido productivo español, y una de las causas de su deficiente desempeño, que conducen a…5 millones de parados y una economía que no acaba de arrancar. Lo mencionaba en la otra entrada: sólo Samsung, Google o VW invierten más en I+D que todo el Estado español. Y, por lo tanto, el futuro será suyo. Por ejemplo, casi la mitad de patentes sobre el nanocarbono las tiene Samsung. Para invertir esa barbaridad, hay que tener tamaño. O hablando del automóvil: en España fabricamos coches para VW, que es quien se lleva el beneficio. Sería imposible, en estos tiempos, pensar en mantener independiente a una marca como SEAT, si no es para cubrir segmentos nicho (como Lotus, y aún así lleva años con pérdidas). O eres grande, o vienen de fuera y te comen. Y que pasa? Pues que los alemanes nos venden los coches que nosotros mismos producimos. Ahora bien, que ellos diseñan. Ahora bien, con ingenieros de todo el mundo, también españoles, que no encuentran trabajo bien remunerado en España. Como ves, es todo una pescadilla que se muerde la cola, entrar en un círculo virtuoso o vicioso. Los alemanes han hecho muchas cosas bien, y las cosas allí funcionan. Aquí no, porque nos falta la pasta, que se nos va comprando tecnología (y energía) que no somos capaces de fabricar.

              Lo del polo químico de Huelva…eso es alucinante. Pero para eso, hay un exorcismo claro: la imputación de externalidades. Esa contaminación está causando una destrucción del medio natural, pero también implica un repunte estadístico en enfermedades severas como el cáncer en toda la bahía de Cádiz, Sevilla y Huelva. Calcúlese el coste social de todos estos daños y que lo paguen los causantes. Y así, con todo, hasta el último tornillo. Lo que no puede ser es que la sociedad ponga los enfermos y los propietarios, se lleven las ganancias íntegras. Es hacer bueno el principio: el que rompe, paga. El que contamina, paga.

              Ahora, también te digo: el polo químico, como aquí en Galicia el sector de la celulosa, son sectores industriales propios de un país tercermundista. Un claro indicador de la monarquía bananera en que vivimos, en que las personas son prescindibles, los ecosistemas son prescindibles. Por los cojones en Alemania permitirían talar sus bosques y repoblarlos con eucaliptos, y envenenar a media Andalucía, si Andalucía fuera un lander alemán.

              Comentario por Mendigo — 17 agosto 2015 @ 8:12 | Responder

          • Estoy totalmente de acuerdo que una empresa esta para ganar dinero por eso me da miedo dejarlas concentrar tanto poder como hasta ahora. Y mas visto lo visto.
            Tambien tengo que darte la razon, en que si no ocupan nuestras empresas ese hueco lo ocuparan extranjeras, ejemplo en Grecia con la distribucion y carrefor han chupado del bote hasta la crisis y luego huyeron en espantada.

            Comentario por miguelito — 16 agosto 2015 @ 21:36 | Responder

            • Claro, pero el problema es dejar a las empresas meter el hocico en la política. La política debe ser cosa de ciudadanos, de Pedro, Luisa o Juan, que son los que van a las urnas. No REPSOL, Telefónica o Santander, ellas NO son sujetos políticos, esta es la gran tragedia de la democracia liberal, que pone las instituciones (y, por lo tanto, a los ciudadanos) a su servicio. ¿Es necesario que sea así? Pues mira, vuelvo a coger a China como ejemplo. Allí tienen algunas de las empresas más grandes del mundo en su sector. Ferroviarias, eléctricas, telecos, bancos…que son los mayores del mundo. Eso sí, los directivos están nombrados por el poder político, y no se les ocurre ponerse gallitos o decirle al PCCh lo que tiene que hacer, porque los ponen frente a un pelotón de ejecución. Allí está claro que el poder económico está sometido al poder político (aunque luego haya componendas entre ambos, por supuesto). El gobierno habla y los bancos obedecen sin rechistar. Y el director del banco central chino depende del ministerio de economía, como es absolutamente lógico. Claro, que muchas de esas empresas son públicas, pero incluso en las privadas, nadie se atreve a echarle un pulso al gobierno.

              Por poder, es posible, tener empresas descomunales y sometidas al poder político. Ahora bien, sería deseable que para ello no tener que implantar una dictadura.

              Comentario por Mendigo — 17 agosto 2015 @ 7:59 | Responder

  10. el problema es el mismo problema que dice Mendigo con el latifundio, mucha gente piensa que como las grandes empresas son malas las pequeñas son buenas, por eso saque a colacion lo que pasa en el pequeño comercio. Y las cooperativas pues tienen tb sus problemas, pues CLAS (Central Lechera Asturiana) es una Sociedad agraria de transformación, algo parecido a una cooperativa, y la gente que vende su leche a CLAS y no es de la sociedad la vende a precios irrisorios incluso por debajo de coste, mientras los ganaderos que forman parte de la sociedad se benefician de ello. No todo es oro lo que reluce, no es tan facil como decir pues ahora soicalismo y arreglados todos los problemas o ahora a fomentar cooperativas en todos los sectores pq es lo mejor, como dice el titulo no es tan sencillo, la transformacion de una sociedad no es tan facil, no es solo poner buena voluntad.
    Un saludo

    Comentario por Emilio Fernandez — 16 agosto 2015 @ 22:58 | Responder

    • Las grandes empresas son malas…no necesariamente. El problema de las grandes empresas es que extienden su poder sobre la esfera política, en vez de ser al revés. Tratan de legislar en su beneficio, y para ello se agrupan en lobbies. Bueno, pues lo que habrá que hacer es cortar estos tentáculos, para que la empresa se someta a la democracia (se dice fácil…). Pero no dimanitar las empresas para que, los trocitos que queden, sean inofensivos. Porque son inofensivos, pero también ineficientes y vienen empresas de fuera y nos pasan por encima.

      Lo que comentas de CLAS es parecido a lo de Mondragón, que son semi-cooperativas. La parte cooperativa funciona bien, pero a los que quedan fuera los desuellan, como cualquier empresa convencional.

      Es difícil, desde luego. Lo que no puedes es montar un sistema pensando en el tor mundo é güeno, porque eso seguro que será el paraíso de los aprovechados. Tiene que haber un equilibrio de poderes para que todo el mundo se sienta impelido a dar lo mejor de sí, sin resquicios de impunidad.

      Comentario por Mendigo — 17 agosto 2015 @ 7:52 | Responder

      • Las grandes empresas claro que no son malas per se, al igual que el latifundio, no era por poner un ejemplo para simplificar. Es que entre los progue-guai parece que hay cosas q son malas o buenas, y puede ser al contrario. Y en la historia esta llena de casos sin ir mas lejos las desamortizaciones en España en principio parecian buenas ideas pero al final no hizo mas que concentrar aun mas la propiedad, y eso uno de los miles de ejemplos. Hay gente que cree que van a ceder su poder y/o sus propiedades pq es mejor para la sociedad (que infantil), nada mas lejos de la realidad.
        Un saludo

        Comentario por Emilio Fernandez — 17 agosto 2015 @ 22:51 | Responder

        • Entendido, entonces. Ciertamente, no hay un tamaño de empresa malo per se, hay que ver en cada caso las ventajas e inconvenientes que aporta, y desactivar éstos.

          Las desamortizaciones eran una necesidad en la España del XIX, lástima que sólo abarcasen a terrenos eclesiásticos, porque la nobleza se movió para eludirlas. En cualquier caso, por mucho que supuso un duro golpe para el patrimonio religioso, y natural, pues grandes extensiones fueron taladas para luego ser revendidas, pero el balance de poner grandes superficies de nuevo en el mercado creo que fue positivo. Aunque el beneficio fue, sin duda, para las grandes fortunas que tuvieron ventaja para pujar por los lotes. Y es que la corrupción en el gobierno no es, desde luego, una moda pasajera en España.

          Saludos!

          Comentario por Mendigo — 17 agosto 2015 @ 23:00 | Responder

  11. […] No es tan sencillo […]

    Pingback por LA MIRADA DEL MENDIGO | Mesa de Análisis y desarrollo — 25 agosto 2015 @ 2:40 | Responder

  12. Así que vivimos en unas condiciones que nos impiden producir (y mejorar, investigar..) pero nos facilitan consumir mas.
    Cualquier intento de romper con esa situación de semi-scuestrados pasa por una inevitable disminución en el consumo. Para que eso fuese soportable exigiría una redistribución drastica sólo imaginable fuera del actual sistema semi-capitalista español.
    En tercer lugar sería inviable intentar salir adelante aislados porque este pais no tiene recursos ni tamaño como para intentarlo.
    En resumen para salir de la trampa del euro la mayoría de la población de, al menos, varios paises europeos tendrían que elegir el camino de construir una economía socialista común para todos ellos y a soportar una disminución de su nivel de vida temporal de duración incierta.
    ¿Cuantos votos conseguiría un programa político basado en ese plan?
    No es para extrañarse de que la gente que sueña con cambiar este mundo prefiera seguir soñando en posibles acontecimientos inesperados o en que el propio sistema “colapse”.

    Comentario por lysergs — 6 septiembre 2015 @ 0:31 | Responder

    • Afortunadamente, te equivocas: “cualquier intento de romper esa situación de semi-secuestrados pasa por una inevitable disminución en el consumo”. No es cierto.
      Es como cuando nuestra “nueva” presidenta en la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, nos hace el tocomocho de querer quitarnos la tele pública diciendo que es más prioritario financiar la escuela o la sanidad. Hay que ser asquerosa para manipular así. Hay una alternativa, que como nadie la menciona parece de otro mundo, pero que al mencionarla nos enciende una bombillita: LOS IMPUESTOS, y así financiamos tanto educación y sanidad como medios de comunicación públicos; si, de paso, se diera pluralidad a esos medios, pues sería lo suyo, y lo mismo para la escuela y la sanidad y todo lo demás. Ah, sí!, si no hace tanto tiempo se hablaba de los sistemas de bienestar social, de los gastos públicos financiados con impuestos y no sonaba mal. Pero ahora parece anatema (especialmente por culpa del discurso “progre”).
      En otro orden de cosas, pero que va de lo mismo, nos pretenden hacer ver que la única alternativa pasa por reducirnos el nivel de vida a los que lo tenemos más bajo. Es mentira.
      El nivel de vida que hay que reducir es a los que lo tienen demasiado elevado, y que además no deja de acelerarse en su mejora.
      Y esto no es odio de clase. Es justicia.
      Por otro lado, creo que es un programa político que conseguiría bastantes votos y, lo que es más importante, en número creciente. Por eso no se le deja levantar cabeza, a diferencia de otros programas muy “rompedores” pero que con lo que no rompen es con el capitalismo, y que pueden tener un momento de boom, pero inevitablemente seguido por otro de bluf.

      Comentario por escaiguolquer — 7 septiembre 2015 @ 11:03 | Responder

      • Ciertamente el programa de la izquierda debería ser ilusionante para la mayoría. La mayoría que se vería beneficiada, objetivamente, con él. Por qué entonces no contamos con una mayoría clara? Yo le encuentro tres motivos:
        – torpeza de la izquierda para presentar su programa e ilusionar a la gente
        – incapacidad de dictar el discurso político ante una derecha que controla los medios de comunicación
        – mecanismo psicológico que nos mueve a ser solidarios con la clase alta, y despiadados con la baja, en una suerte de Síndrome de Estocolmo. A creernos que militamos en un escalón social más alto al que realmente ocupamos. No ser capaces de identificar nuestros intereses de clase.

        Unha aperta!

        Comentario por Mendigo — 9 septiembre 2015 @ 7:49 | Responder

    • Yo no veo que las condiciones nos faciliten consumir más (a la mayoría) sino menos. La bajada de salarios nos fuerza a los trabajadores a contraer el consumo, forzándonos a endeudarnos (usando fundamentalmente la vivienda) para mantener nuestro nivel de vida (o eso, o dejamos de comer para repagar la hipoteca en un plazo lógico).

      Con Escaiguolquer, pienso que la reducción del consumo se debe dar entre aquellas capas de la población que lo tienen exacerbado. Yo soy muy proclive a la austeridad, pero empezando por los opulentos. Un régimen hipocalórico lo necesita el más gordo, no el más flaquito. Modificar la estructura fiscal de un país se puede hacer no ya sin cambiar de sistema, sino sin tocar ni una coma de la Constitución. Es tan sencillo como volver a levantar los impuestos del patrimonio, sucesiones y donaciones.

      Lo de salir aislados…fíjate que desde la perspectiva USA, la UE es un conjunto de países “socialistas” (con sanidad y educación pública, un sistema público de pensiones, vacaciones pagadas, etc). No es necesario un cambio revolucionario para empezar a cambiar las cosas, con un poco de voluntad política y, ya te digo, sin tocar una coma la constitución, se podrían desarrollar políticas totalmente diferentes, centradas en 80% inferior, y no en el 1% superior.

      Yo, además, no me quedo ahí y me gustaría un reparto igualitario de la propiedad. Eso es socialismo. Para conseguirlo, de forma que no se produjese un hiato que generase tensiones, propongo pasar una ley que fuerce a retribuir a los trabajadores y a pagar impuestos, entregando acciones o participaciones en la empresa. Con una pendiente muy suave, para que dentro de décadas, los trabajadores y el Estado tuvieran el control de las empresas. 50 años? No me quita el sueño no verlo si sé que el cambio de modelo es irreversible. Se trata de cocer a la rana a fuego lento. Y, de paso, vamos creando generaciones de trabajadores que empiecen a entrar en los consejos de administración, asumiendo responsabilidades de gobierno cada vez mayores, preparándose para el momento en que sean el accionista mayoritario (junto con el Estado).

      Yo antes pensaba como dices, cuanto peor, mejor. Que reviente todo por los cuatro costados y a construir algo desde los cimientos. Pero antes sabía mucho menos que ahora, esa táctica es criminal y suicida, la vía para llegar al socialismo debe ser más civilización, no la desesperación y la necesidad. Porque de una sociedad desgarrada, suele salir un monstruo. Como vemos, ahora tratando el tema Sirio, una sociedad arrasada por la guerra es caldo de cultivo para movimientos liberticidas. Mi conciencia no puede consentir destruir la sociedad (en este caso, la española) para, por encima de la miseria y la muerte de muchos, construir ningún paraíso terrenal.

      Otra opción es esperar a que colapse, que es lo que la izquierda tradicionalmente ha hecho: sentarse esperando que caiga la fruta madura. Nos podemos morir de asco en la silla sin que nada cambie. Il faut agir.

      Yo propongo (tampoco es nada original, se hizo en los escandinavos) ese plan de acción para llegar al socialismo de forma gradual y no traumática, como proceso de madurez de la democracia. Si hay quien tiene otro, que lo exponga y lo debatimos. Pero esperar a que caiga por su propio peso, o que el sistema colapse, no son formas de llegar a nada.

      Un saludo!

      Comentario por Mendigo — 9 septiembre 2015 @ 7:44 | Responder

      • Estupendo!
        Vamos a ello, con medidas no traumáticas. Propongo, en el asunto de restituir el poco comunista sistema tributario que hace solo unos pocos años teníamos, no ya los impuestos de patrimonio y sucesiones (que efectivamente a los grandes de españa les parecen frutos del odio y la envidia), sino el irpf, para que vuelva a ser un irpf. Hoy en día, aparte cuestiones de fraude ilegales o legales (que también), las rentas del capital están segregadas para pagar un tipo único del 18%: alucinante. Por supuesto, dada la correlación de fuerzas políticas, ni siquiera en los hijos del odio más irracional, IU o Podemos, se “atreven” a plantear esto claramente. ¡Qué revolucionario o qué guerracivilista (depende a quien preguntes) es proponer un sistema tributario como el del UCDista Fernández Ordóñez!
        Esto, y lo demás, incluido tu propuesta (me apunto) de ir pasando la propiedad del capital a los trabajadores, ya se han ensayado, no son novedad (tampoco). La socialdemocracia sueca fue seguramente el mejor ejemplo y el que más lejos llegó. Es fantástico sobre todo porque, como tu dices, Mendigo, demuestra el camino democrático, razonable, razonado, no violento… al socialismo. Pero solo en el sentido de que más pronto que tarde demuestra la incompatibilidad de todo esto (democracia económica y estado del bienestar) con el capitalismo: apropiación privada de los medios de producción y del producto mediante el trabajo asalariado.
        El caso sueco está magníficamente estudiado (desde una perspectiva que para mi gusto es equivocada: un marxismo “crítico” que yo no veo distinto del anarco-destructivismo del “cuanto peor, mejor”) en za href=”http://www.institutomarxistadeeconomia.com/wp-content/uploads/2014/04/Mario-del-Rosal.pdf”>este trabajo que nunca me canso de recomendar. Cuando en suecia se llegó al límite solo quedaban 2 caminos: (1) el retroceso volviendo a la lógica del capital y sus mecanismos de funcionamiento: comportamientos individuales-egoistas-mercantilistas en un entorno de imperio de la rentabilidad: la pasta manda. O (2) su liquidación y la eliminación de esos impedimentos para poder funcionar realmente como una sociedad socialista o democrática, como la quieras llamar, en la que la provisión de servicios sanitarios (dentista infantil, v.gr.) o el rescate a Banesto, la inversión en un depósito de residuos radiactivos o la fijación de unas tarifas eléctricas u otras sean decisiones que se tomen por el pueblo afectado. El camino que se eligió es bien conocido.
        En otras disyuntivas históricas se tomó otras direcciones. Por ejemplo el que ti dices: La II República española. Otros fueron el Chile de los 70s o la Cuba de los 60s. En todos estos casos, SIEMPRE, el capital ya sabemos como responde, en variadas formas concretas, pero jamás aceptando la derrota.

        Y a esto quería llegar: estoy de acuerdo contigo en que solo las vías democráticas, razonadas y constructivas nos acercarán al socialismo. Por contra, las autoritarias, fanáticas-utópicas y destructivas solo nos hacen retroceder. No encuentro la cita, pero el mismísimo Che, comandante de pocos remilgos, decía que allí donde hay la mínima posibilidad de lucha democrática dentro de la legalidad, la lucha armada no tiene sentido. PERO no podemos incurrir en el buenismo Ghandista de creer que nos lo van a permitir. Deberemos estar con las orejas bien tiesas porque antes o despues nos harán la guerra. Literalmente, no poéticamente, y la más cruel y asquerosa de la que sean capaz. La revolución no va a “venir” (¿de dónde?) sola y no solo exigirá esfuerzo, sino mancharse las manos, probablemente hasta el cuello, no solo de mierda, sino probable y desgraciadamente de sangre. El tema es hacer de ello algo desgraciado a lo que el enemigo nos va a obligar, no algo glorioso y deseado por nosotros.

        brazos

        Comentario por escaiguolquer — 9 septiembre 2015 @ 8:35 | Responder

        • Me encanta leerte porque, aunque pueda no estar de acuerdo contigo (que lo suelo estar casi siempre), no dices soplapolleces. Sabes de qué va el juego.

          No, por supuesto que soy perfectamente consciente de la amenaza que se cierne sobre todo pueblo que decida coger las riendas de su propio destino. El capital tira con bala. Yo me refería a las circunstancias actuales en el Estado español, pero no deslegitimo que el pueblo pueda hacerse con el poder por la vía armada en otro momento y lugar. Simplemente, hoy en España plantear algo así es una cretinada (en España y en cualquier sitio donde no se cuente con el respaldo, es más, encontrarse con la oposición de un ejército moderno).

          Mi propuesta de transferencia paulatina de la propiedad del capital tiene, como bien sabes, un inconveniente: que en cualquier legislatura pueden ser detenidas y revertidas por un gobierno de signo contrario. Por ello, se debería hacer mucha pedagogía para que sea un deseo general del pueblo, acceder a los sillones de mando de la nave. Para ello, qué mejor que mostrarles la mano que les está robando. Puedes llamarlo plusvalor, o usar otra palabra menos técnica (que es lo mismo que hace el coletas con “los de arriba” y “los de abajo”, sólo un cambio de terminología), pero si lo explicas bien, consigues llegar a la gente con la idea de que tu jefe te roba el producto de tu sudor…entonces, sí que pueden cambiar las cosas.

          Pero hay que sembrar. No podemos poner el carro antes que los bueyes. Y no es está sembrando. En la izquierda, estamos hablando de todo menos de lo único fundamental: la propiedad de los medios de producción. Yo no recuerdo jamás, a ningún parlamentario de IU, abordar a esta cuestión. Si no siembras ¿Cómo esperas algún día recoger?

          Comentario por Mendigo — 9 septiembre 2015 @ 11:47 | Responder

  13. Con las líneas generales que exponéis estoy de acuerdo.
    Pero, en los días actuales, viendo como vamos de mal en peor, cualquier vía digamos tranquila parece cada vez mas inofensiva sobre el trasfondo de un ataque masivo (aunque muy suave y hasta democrático, ellos también lo saben hacer – mejor que nadie) contra todos “nosotros” que deja en situaciones límite a demasiado % de la sociedad.
    Por supuesto, reacciones “extremas” en respuesta son como darles vía libre para aniquilarnos. Pero a quien está al borde del precipicio vital no le consuelan propuestas a 50 ni a 20 años. ¿solución? no tengo. Pero seguro que existen…

    Comentario por lysergs — 11 septiembre 2015 @ 15:48 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: