La mirada del mendigo

23 agosto 2015

Es el proceso

Filed under: religión — Mendigo @ 12:23

Acabamos de ver en la entrada anterior que más allá de los detalles particulares (qué se puede comer y qué está vedado, cuál es el día santo…) las religiones actúan según los mismos mecanismos psicológicos. Igual que una pared la podemos pintar de verde, rojo o amarillo y, aunque parezcan muy distintas, no dejará de ser una pared pintada. Debemos fijarnos en el proceso de pintado, no en el color del pigmento.

Y el proceso, en todas las religiones, es el mismo: la transmisión del dogma desde etapas muy tempranas de la niñez (adoctrinamiento). Para ello, las religiones se centran en dos aspectos:
– recalcar la importancia de la familia, pues es el grupo social que tiene más cerca en sus modelos años de vida y donde escoge sus primeros modelos de conducta.
– extender sus tentáculos en la enseñanza, especialmente la primaria (colegios de monjas, escuelas coránicas…).

Para la reproducción y supervivencia de la religión es fundamental inocular su contenido durante los primeros estadios de desarrollo del cerebro, para que todos los mensajes que le lleguen al niño sean del mismo signo. Luego, según crezca, el sujeto irá reforzando esos dogmas con una impresión falsa de unanimidad, al vivir en sociedades religiosas donde todos han sido de igual forma programados desde la infancia. Esa homogeneidad del pensamiento es ilusoria, ya que no tiene en cuenta que, más allá del horizonte, existen otras sociedades con otros dioses (programada en su niñez de otra forma) o ninguno, e incluso que dentro de esa sociedad existen personas con ideas heréticas, que no pueden tener visibilidad (salir del armario) por estar penada la disidencia o vetada su difusión.

Según las sociedades se abren, se vuelven plurales y multiculturales y aceptan la libertad de conciencia, invento europeo relativamente reciente contrario radicalmente a la doctrina musulmana, para la cual la apostasía es el peor de los crímenes (una de las características definitorias de secta: como un pozo, es fácil caer y muy difícil salir, que se lo pregunten a los del Opus), esta segunda etapa de refuerzo social del dogma inculcado en la niñez se ve enormemente debilitada. El sujeto adoctrinado se ve expuesto a otras ideas divergentes, otras formas de entender la vida más allá de la explicación que le ofrecieron de niño. El joven aprende que hay otras personas que adoran a otros dioses, que no son siempre gentes extrañas que hablan lenguas incomprensibles, sino que pueden vivir en su barrio.

En las sociedades abiertas, el mecanismo de transmisión religioso se resiente. Según cierta religión pierde el carácter de mayoritaria, y deja de ser la única y monolítica colección de valores para transformarse en una opción más, el número de creyentes empieza a decaer, así como la rigidez de su doctrina. Para evitarlo, la religión se encastilla en comunidades cerradas (desde los mormones de Utah a las banlieues magrebís), subgrupos sociales donde el mensaje inculcado en la niñez se siguen viendo reforzado en vez de puesto en cuestión.

La prueba definitiva de lo extremadamente poco libre que es la elección de algo tan importante en el resto de la vida como la elección de los valores morales y metafísicos que guiarán a la persona, es la abrumadora mayoría de personas que, de profesar alguna religión, lo hacen en la que le fue inculcada de niños, en la religión de sus mayores. Luego no se puede hablar de elección, sino de imposición de un conjunto de creencias, por la vía del adoctrinamiento infantil.

Y esto es propio y connatural a todas las religiones, que desde muy temprano comprendieron que necesitan este mecanismo de transmisión, el acceso al niño, para poder perpetuarse. Esto es lo importante, el muro, y cómo el pintor le aplica una capa de pintura. No debemos hablar de religiones sino de religión, del fenómeno religioso, este conocimiento precientífico y dogmático para ofrecer una explicación al mundo cuando no había otra mejor. Luego, dentro de la gama de Titanlux, tienes harta variedad de colores.

Tomemos un sujeto, pongamos un devoto católico de los de misa diaria (mecanismo de reafirmación del dogma) y que reza el rosario a diario (el rezo, la salmodia, repetición monocorde de una misma fórmula, es un antiquísimo mecanismo de anulación parcial de la conciencia, provocando una alteración cognoscitiva similar a otros mecanismos chamánicos para entrar en contacto con la divinidad como el uso de estupefacientes, el furor del baile, la debilidad del ayuno o el vértigo inducido por el giro de los derviches).

A este sujeto se le ha grabado desde niño la veracidad de paparruchas tales como tipiños andando sobre las aguas, sacando panes y peces de la chistera, o convirtiendo, al revés que el mal cantinero, el agua en vino:

Pero realmente, poco importa el contenido de sus creencias, porque de haber sido adoctrinado en otras las creería con igual fervor. Por ejemplo, si en vez de crecer en una familia católica, ese mismo niño hubiera sido educado por una familia de ortodoxos judíos, creería en otro tipo de mamarrachadas. Por ejemplo, en vez de andar sobre las aguas, otro tipiño las partiría en dos con su cayado.

Bueno, en realidad un cristiano debe creer en las mismas chorradas que un judío y, además, las del opúsculo de su profeta ascendido a categoría divina (lo cual supone una blasfemia que horrorizaría al mismo Jesús).

O, de ser educado por una familia islámica, creería que el Piojoso voló a los cielos subido a un jamelgo alado con cara de mujer.

Aunque podrían decirle que fue en un unicornio azul, en una alfombra voladora o en un pepinillo en vinagre gigante a reacción, el niño se lo creería igual. Porque los niños, cuando son niños, confían en la autoridad de los adultos, y les prestan sus crédulos oídos. Y los adultos, invariablemente abusan de este poder de moldear la madera verde cuanto pueden.

Podemos seguir. Al mismo sujeto, católico, apostólico, romano, adoraría con el mismo candor a dioses pulpo si de pequeño así se lo hubieran enseñado.

O serpientes emplumadas

Dioses del inframundo con cabeza de chacal

(es curioso cómo sólo nos parecen grotescas las aberraciones lógicas ajenas a nuestra cultura, aquéllas que no nos fueron imbuidas cuando niños)

…concepciones virginales, ayuntamientos con humanos, variados cielos, infiernos y un sinfín de historias y patrañas que la fértil imaginación humana ha forjado a lo largo de los siglos para dar explicación a un mundo desconcertante (y que frecuentemente han sido utilizadas por la clase dominante para sancionar su poder y desalentar el cambio social, cuando no para librarse de voces discordantes, desde Sócrates a Giordano Bruno, acusándolos de ἀσέβεια y herejía).

Poco importa el contenido de la religión, y casi nada la base somática del niño. Lo importante es la intensidad del proceso de adoctrinamiento y refuerzo. El mismo cristiano fervoroso que proclama sincero que ha puesto a Jesús en su corazón, pronunciaría con la misma vehemencia y sinceridad el takbir (الله أكبر) de ser educado de la misma forma, pero en un medio diferente y, de hecho, creería que Papa Noël es el único Dios si así se le hubiera enseñado desde bebé.

Es curioso, por cuanto los creyentes consideran que sus convicciones pertenecen a su esencia, hasta que punto éstas son sólo una mera contingencia sobrevenida, que, como el nombre, eligen por nosotros antes de que nuestros pulmones se llenen por primera vez de aire.

12 comentarios »

  1. Gensanta que diría Forges:

    Confunden un dolmen con un merendero y lo reforman
    Los restos arqueológicos databan de más de 6.000 años en Cea. Ahora en su lugar se encuentra un merendero de hormigón.

    Un grupo Ecologista de Carbaliño ha denunciado ante la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo la destrucción de un dolmen del neolítico, catalogado por la Xunta, y su sustitución por un merendero de hormigón. El nacimiento arqueológico tenía un valor incalculable, pues los expertos estiman que se trataba de una tumba de hace 6.000 años y estaba incluida en el Catálogo de Bienes Culturales de la Dirección General de Patrimonio Cultural.

    Los ecologistas consideran que estos hechos “han provocado un daño irreparable en la masa tumular de lo que fue el cementerio prehistórico”. En la nota difundida a los medios de comunicación añaden que “todo daño que sufra el patrimonio histórico contraviene lo dispuesto en la Ley 8/1995, de 30 de octubre, de Patrimonio Cultural de la Comunidad Autónoma de Galicia”.

    En este sentido, los ecologistas apuntan a que también podrían derivarse “responsabilidades penales de la causación de daños en bienes de valor histórico, artístico o científico”. Según informa La Región, se desconoce por el momento la autoría de los hechos y el objetivo es que a través de la denuncia se logre esclarecer el asunto.

    http://www.gaceta.es/noticias/confunden-dolmen-merendero-reforman-21082015-1342#

    Comentario por Morrigang — 23 agosto 2015 @ 14:01 | Responder

    • Lo sabía, lo sabía.

      ¿Dónde? ¡En Galicia! Continuación de…desbrozando el patrimonio.

      Es para echarse a llorar, con esta gente.

      Comentario por Mendigo — 23 agosto 2015 @ 14:54 | Responder

      • ¡Oh Señor de Los Espacios Infinitos! https://youtu.be/vYaFR7w5aT4

        Comentario por Morrigang — 23 agosto 2015 @ 15:02 | Responder

        • La letra es un poco moñi, pero la interpretación es preciosa, realmente emocionante.

          Comentario por Mendigo — 24 agosto 2015 @ 8:38 | Responder

          • Ja, ja, ja! Letra moñi dice, pero que peaso
            druida insensible es usted Sr. Mendigo.

            Comentario por Morrigang — 24 agosto 2015 @ 13:09 | Responder

  2. Bravo. Buen análisis sobre la necesidad imperiosa de evangelización -adoctrinamiento- infantil. Es triste observar como los propios padres abusan de la inocencia de sus hijos para esclavizarles en supersticiones y que el círculo vicioso vuelva a cerrarse una y otra vez.

    Haces un apunte de por qué el Poder, históricamente totalitario, ha ido de la mano la religión… con la promesa de una vida eterna, la real, un suspiro frente a la eternidad, pierde importancia, neutralizando al miserable que de otra forma, insumiso, es indeseable para el gobernante.

    Nunca les perdonaré el sufrimiento que producen en mi pobre madre al creer que su hijo, obcecado, arderá para siempre en el infierno.

    Mañana promocionaré este artículo en Menéame a no ser que me indiques tu negativa.

    Saludos.

    Comentario por javierchiclana — 24 agosto 2015 @ 0:36 | Responder

    • Gracias, compi. Me alegro que te haya gustado.

      Pero una cosa, sobre el poder. En esta ocasión me refería al poder político, la oligarquía dominante, que forma una simbiosis con la casta sacerdotal (unión promiscua de guerreros y sacerdotes para sojuzgar a los productores de riqueza). Pero en la entrada anterior, también me refería al culto al Poder, que es en definitiva lo que late en el corazón de todo creyente. Al Poder de lo establecido, de lo que desde el punto de vista humano parece inmutable, aunque desde un punto de vista histórico vemos cuán sujeto está a los cambios (la doctrina católica actual no tiene radicalmente nada que ver con la de hace tan sólo 100 años, por ejemplo…la propagación del humanismo ha obligado a la Iglesia a replegarse de ciertas posiciones doctrinales que se han vuelto, en una sociedad más culta y abierta, en absolutamente indefendibles).

      Comprendo lo que dices de tu madre: también la mía me considera un extraviado que pone en peligro su alma inmortal. La cantidad de dolor que han generado las religiones, lo mucho que le cuesta a una sociedad librarse de su camisa de fuerza, salir de la crisálida y vivir libre, cada uno decidiendo su propio camino, más allá de la vía marcada, asfaltada por la tradición.

      Por otra parte, lo de arder en el infierno…siendo gallego, no es tan grave. Aquí todos los veranos tenemos un aperitivo, con eso de arder por los cuatro costados. Me voy entrenando. XDDDDDDDDDDDD

      Aps! Por supuesto, puedes menear lo que quieras, yo me dejo.😀

      Apertas!

      Comentario por Mendigo — 24 agosto 2015 @ 8:31 | Responder

  3. ¡Pero qué dices, por Tutatis! ¡El cielo caerá sobre nuestras cabezas! xD

    Comentario por wenmusic — 24 agosto 2015 @ 7:57 | Responder

    • Pues mira, una curiosidad. En la cultura popular se considera la religión druídica de los pueblos celtas como algo de muy buen rollo, con mucha naturaleza y cosas así. Sin embargo, los romanos, que eran de lo más tolerantes con la religión (de hecho, les encantaba probar religiones nuevas) y no eran precisamente puntillosos con la violencia, la única religión que tenían prohibida era precisamente esa, la druídica, por ser demasiado cruenta, demasiado salvaje (y ojito a lo que podía suponer “demasiado violento” en esos tiempos).

      Por lo demás, es estupendo vivir libre de miedos a castigos divinos. Ya somos mayorcitos para creer en el hombre del saco y echar a los monstruos de debajo de nuestra cama.

      Apertas!

      Comentario por Mendigo — 24 agosto 2015 @ 8:37 | Responder

      • Está claro. Bastantes limitaciones tenemos ya en el mundo, para inventarnos más basadas en supercherías, o lo que es peor, regirse por las que ha inventado otro…

        Comentario por wenmusic — 24 agosto 2015 @ 16:25 | Responder

  4. […] Es el proceso […]

    Pingback por LA MIRADA DEL MENDIGO | Mesa de Análisis y desarrollo — 25 agosto 2015 @ 2:40 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: