La mirada del mendigo

4 diciembre 2015

El odio a la libertad

Filed under: internacional,religión — Mendigo @ 21:42

Os presento un poema del escritor palestino Ashraf Fayadh (اشرف فياض‎).

Asilo
Asilo: Aguantar de pie al final de una cola…
Recibir un mendrugo de pan.
¡Aguantar!: Algo que mi abuelo solía hacer…sin saber el porqué.
¿El mendrugo?: Tú.
¿La tierra natal?: Una postal que poner en la cartera.
Dinero: Papeles que portan imágenes de gente importante.
La foto: Un sustituto hasta tu regreso.
Y el regreso: Una criatura mitológica…de los cuentos de tu abuela.
Fin de la primera lección.

+

Este poema (original en árabe, traducido del inglés) está extraído de su colección de poemas “Instrucciones en el interior” publicado en 2008. Es precisamente esta colección de poemas la causa para ser acusado de apostasía (ridda) y condenado a muerte en el país donde reside: la Arabia de la familia Saud. El resto de cargos que se le imputan son surrealistas: blasfemia, difundir el ateísmo, dudar de la resurrección, tener relaciones con mujeres, ser irrespetuoso con el Piojoso y amenazar la moralidad Saudí.

Cabe preguntarse cuál es la diferencia entre la Arabia de los Saud, el aliado de Occidente en la región, y el Estado Islámico.

En el ámbito legal, ninguna, ya que ambos se basan en la Sharia, para la cual la apostasía es el más grave de los delitos, castigado invariablemente con la muerte (excepto en caso de haber obrado bajo coacción o deficiencia mental del reo).

La Sharia está basada en las enseñanzas del Corán…

La ira de Dios pesará sobre el que abre su corazón a la infidelidad. Le espera un castigo terrible.
Sura de la Abeja 6:106

…de los hadices

Yo los habría hecho matar, de acuerdo con el dicho del Profeta: “a quien cambie de religión, matadlo”.
Sahih al-Bukhari, 4:52:260
Sahih al-Bukhari, 9:84:58

…y la extensa jurisprudencia islámica que existe confirmando la pena capital para la apostasía.

El Corán, y resto de literatura que produjo, es una excrecencia moral, un insulto contra la recta razón, que durante siglos ha servido de justificación a todo tipo de barbaries (el Tanaj hebreo, lo que aquí llamamos Biblia, es igual de nefando).

El texto legislativo más excelso no ha sido dictado por ningún Dios, sino que nos lo otorgamos a nosotros mismos, simples mortales, tras constatar el horror que el ser humano en su bestialidad y fanatismo era capaz de generar.

En su artículo 18, reza:
Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Esto es sabiduría, civilización, bonhomía. El Corán es barbarie, y ya lo era cuando vio la luz (el derecho romano le antecede en varios siglos, y Solón en casi un milenio).

Arabia Saudí no ha firmado la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ya que (y es su posición oficial) entraría en conflicto con la Sharia.

Estoy de acuerdo con esta afirmación. Es más, es evidente. También es evidente que un grupo o comunidad religiosa que dificulta, impide, en suma criminaliza la egresión es, por definición, una secta. Un club en el que puedes entrar cuando gustes, pero tienes prohibida la salida, es una prisión. El Islam, esa religión de paz. Una enfermedad mental, una pesadilla.

Y, por cierto, ningún sentimiento de superioridad, pues no está tan lejos el tiempo en que aquí también se mataba a los poetas por atentar contra la moral impuesta por el clero, otro clero, el mismo, en suma.

+

+

+

Acabo con más versos del poeta. Deben ser muy valiosos, pues ha de pagar por ellos con su vida. Y no es ninguna broma; ésto es a lo que se enfrenta Ashraf:

+
+
+

El bigote de Frida Kahlo

Voy a ignorar el olor a barro, y la necesidad de reprender la lluvia, y la quemadura que hace mucho se asentó en mi pecho.
Busco consuelo, pero mi situación no me permite interpretar tus labios de la forma que quisiera.
O quitar las gotas de niebla de tus pétalos rojizos.
O disminuir los niveles de obsesión que me sobrepasan cuando me doy cuenta de que no estás a mi lado ahora.
Y no estarás… cuando me vea obligado a justificarme frente al agotador silencio de la noche.
Tan sólo actúa como si la tierra fuera silenciosa, como la vemos a la distancia,
y que todo lo que ha sucedido entre nosotros no fue más que una mala broma que ha llegado demasiado lejos.

¿Qué piensas de los días que pasé sin ti?
¿De las palabras que se evaporaron tan rápido desde mi gran dolor?
¿De los nudos que se depositaron en mi pecho como algas secas?
Olvidé decirte que he crecido acostumbrado a tu ausencia.
Y que los deseos pierden el camino hacia tus anhelos.
Y mi memoria se erosiona.
Y que aún estoy persiguiendo la luz, no para ver, sino porque la oscuridad es aterradora, incluso si nos hemos acostumbrado a ella.

¿Será suficiente mi disculpa?
Por todo lo que ha sucedido mientras intentaba inventar buenas excusas.
Por todas las veces que los celos han brotado en mi pecho,
Por cada vez que la angustia arruinó uno de mis días oscuros,
¡Por cada vez que dije que la Justicia tendría cólicos menstruales y que el Amor era un hombre idiota con disfunción eréctil en el otoño de su vida!

Tendré que dejar de lado mi memoria
Y pretender que duermo bien.
Tengo que arrancar las preguntas
Que han venido a buscar una razón de ser, para obtener respuestas convincentes.
Las preguntas que, por motivos muy personales, han llegado después del fracaso de la puntuación habitual.

¡Deja que el espejo explique lo bella que eres!
Deshazte de tu polvorienta pila de palabras,
Respira profundamente y recuerda lo mucho que te amé,
Y cómo todo se convirtió en un gran rayo que pudo haber causado un gran incendio…
En una bodega vacía.

+

Aunque no esté de moda últimamente decir estas cosas:

¡LIBERTAD!

+
+
+
+
+

6 comentarios »

  1. Esto me recuerda…

    copio y pego de la Wikipedia

    ——

    Kenule “Ken” Beeson Saro-Wiwa (10 de octubre de 1941 – 10 de noviembre de 1995) fue un escritor -candidato al premio Nobel de literatura-, productor de televisión y activista nigeriano.

    Fue ejecutado (por ahorcamiento) por la dictadura del general Sani Abacha, que gobernaba entonces Nigeria tras sus protestas contra el desastre ecológico causado por la compañía petrolera europea Shell.

    Pertenecía a la tribu de los ogoni, etnia del delta del río Niger, zona petrolera desde 1958. Fue presidente del Movimiento para la Supervivencia de los Ogoni (Movement for the Survival of the Ogoni People, MOSOP), que dirigió una campaña no violenta contra los daños ambientales de diversas multinacionales petroleras, especialmente Shell.

    Estas protestas fueron contestadas por la dictadura que gobernaba entonces Nigeria, que prohibió el acceso a periodistas de cualquier medio de comunicación nacional o extranjero. Algunos calculan más de 2.000 asesinatos y miles de exiliados.

    ——-

    Sani Abacha era un general dictador de religión islámica; de “Shell” creo que no hace falta mayores presentaciones.

    Ciertamente la moral del Capitalismo es tremendamente elástica.

    Saludos.

    Comentario por fouche — 5 diciembre 2015 @ 12:50 | Responder

    • Joder, no tenía ni idea. Sabía la barbaridad que habían cometido en el delta del Níger (lo del Prestige a su lado, una broma) pero no conocía a este escritor. A ver si pillo algo suyo por la red, me ha picado la curiosidad.

      Se une a lucha popular y subsiguiente represión por las explotaciones auríferas andinas, que envenenan de arsénico los cursos de agua, los proyectos hidroeléctricos en la Amazonía, que fuerzan el desplazamiento de los pueblos indígenas y cubren grandes zonas de selva pluviosa, la guerra del agua en Cochabamba, la ola de incendios en Indonesia para plantar palma…

      Por buscar beneficios, pueden declarar la guerra al islamismo al mismo tiempo que lo financian y lo arman, pueden destruir el planeta mientras producen documentales apelando a su conservación…

      Terrible. Y terrible que estas cosas no se sepan, no lleguen a los telediarios, a los periódicos, trufados de banalidades.

      Comentario por Mendigo — 5 diciembre 2015 @ 19:06 | Responder

      • Bueno; una salvajada más en nuestra conciencia (quien la tenga) que paso desapercibida para el común de los mortales por aquellas fechas. No se si me impresiono más la desproporción y el sadismo de ahorcar a quien no era más que un activista y escritor o la indiferencia de todos (políticos, medios, intelectuales). No es ningún secreto que incluso entre los muertos hay categorías: al fin y al cabo ellos eran pobres, negros y africanos.

        La verdad es que cuando tengo conocimiento de cosas como estas (vale también para los ejemplos que pones) no puedo dejar de pensar que ellos mueren para que nosotros podamos llenar el deposito de nuestros flamantes -o no tan flamantes- coches, disponer de electricidad abundante y disfrutar de comida barata: actuamos como la carcoma del planeta.

        Me pregunto donde y como acabara esto.

        No conozco ningún ejemplo de civilización pasada cuya economía estuviera basada en un continuo y creciente incremento en el consumo de insumos que, al tiempo, no acabara cayendo por su propio peso. Si nosotros, como tu dices, llegáramos a un nivel de conciencia superior para autolimitarnos o ser más eficientes o lo que sea que deba ser consiguiendo unos estándares de vida dignos para todos sin cargarnos el medio ambiente ………mmmm……..quiero decir que si tal cosa fuera posible -y suponiendo que aun estemos a tiempo de aminorar el golpe- seria la primera vez y aunque soy bastante escéptico con la idea de “progreso” (al contrario que tú; cosa que, por otra parte, me conmueve sin asomo de ironía) no dejo de tener curiosidad preguntándome si viviré lo suficiente para ver tal cosa.

        (Por cierto también fueron colgados ocho de sus compañeros)

        Un plaer tete.

        Agur

        Comentario por fouche — 7 diciembre 2015 @ 10:50 | Responder

        • Si es que la política “civilizatoria” en África da para un libro bien negro de miles de páginas y aun inacabado, tristemente. Y eso q no sabré ni el 10%, pero vamos que los nazis no inventaron el exterminio ni los campos de concentración, como mucha gente piensa. Pesimistas saludos desde Asturias😉

          Comentario por Emilio Fernandez Alberti — 7 diciembre 2015 @ 17:19 | Responder

  2. ¡Bravo Mendi, un estupendo post!

    Comentario por Carmen — 9 diciembre 2015 @ 9:48 | Responder

  3. […] a Siria en una teocracia donde la sharia sea la fuente del derecho. Es decir, una réplica de Arabia Saudí. Es lógico que las petromonarquías apoyen a este tipo de grupos, pues quieren extender su modelo […]

    Pingback por El avispero sirio | La mirada del mendigo — 18 febrero 2016 @ 22:38 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: