La mirada del mendigo

10 enero 2016

Conducción autónoma

Filed under: automoción — Mendigo @ 2:14

Charlando con Juan Manuel Grijalvo surge el tema de los vehículos de conducción robotizada. Al ser un campo muy de moda, y que está quemando etapas a un ritmo acelerado, me ha parecido interesante ampliar la conversación para conocer vuestros puntos de vista.

Os adelanto el mío: Yo soy bastante escéptico, al menos a corto plazo, sobre la viabilidad del coche autónomo. También es que mi espartano concepto de la automoción es opuesto a las tendencias actuales, así que tampoco me hagáis mucho caso.

En modo alguno soy un tecnófobo, pero me parece que en los últimos años el progreso tecnológico se está aplicando a la automoción muchas veces en una dirección equivocada (equivocada para el interés del conductor, estupendo negocio para las marcas que cargan sus vehículos con más y más trapalladas).

Un poco en tono de broma, pero si estoy quemado por el comportamiento del sensor de lluvia de mi coche, que nunca acierta con la cadencia adecuada del limpiaparabrisas… ¿cómo cederle el entero gobierno del vehículo?

Además del hecho de que un coche así sería como la Heineken, la cerveza de los que no les gusta la cerveza (normal, no sabe a nada). Para los que sí que nos gusta conducir, es como inventar un robot que nos libre de la “ingrata responsabilidad” de follar con nuestra pareja. Ciertamente, conducir en un atasco no nos gusta a nadie, pero es que, realmente, para eso está el transporte público.

Si realmente se quiere generalizar la conducción autónoma en el corto plazo, con una seguridad igual o superior a la conducción humana, habría que adaptar las carreteras con algún tipo de señalización horizontal fácilmente interpretable por las cámaras, y ésta se empezaría a implementar en las vías de alta capacidad. Y se debería asegurar el mantenimiento de estas guías, o prever algún sistema que desconectase la conducción autónoma cuando fallase este sistema (por ejemplo, en el reasfaltado de un tramo).

Como paso previo, habría que realizar un trabajo de normalización para que todos los sistemas fueran compatibles con esta “señalización para robots”. Porque no me quiero ni imaginar lo que podría pasar en uno de esos tramos en los que coexisten las nuevas marcas viarias (por ejemplo, provisionales de un tramo en obras) con las viejas sólo parcialmente borradas (y la IA del vehículo haciendo un Reset a 120km/h). Aunque en caso de conflicto se habilite una función que devuelva el control al conductor, éste se encontrará leyendo, dormitando o tocándose los huevos, como para poder asimilar y responder convenientemente a la circunstancia que se le plantea.

Hostión seguro.

En una autopista bien está, y de hecho los prototipos ya se atreven a circular por ellas. Pero pasar a la conducción autónoma en una carretera secundaria, con mucho menos margen de seguridad en el agarre y deficientemente mantenida…seguro que en el 99% de las ocasiones el sistema tomaría la decisión correcta, pero en el otro 1% que el sistema no entendiera correctamente la situación, podría acabar en tragedia.

La alternativa sería darle más protagonismo a la cartografía sobre la “visión”, reservada sólo para posicionar el resto de vehículos y emergencias (obstáculos en la vía…), pero cualquier fallo en la cartografía (una nueva rotonda…) sería catastrófico, además de necesitar un posicionamiento por satélite con una precisión de centímetros y una robustez total, que ni el GPS ni el Glonass o el BeiDou van a ofrecer (reservada para uso militar), y que estaría sólo disponible en la versión comercial de Galileo.

En realidad, no creo que la conducción autónoma responda a una demanda social, sino que, como Apple, las marcas crean respuestas a necesidades inventadas por ellas mismas. La demanda real es de fiabilidad y reparabilidad, es decir, que nuestro coche no nos deje tirados y que, el día que ocurra, no cueste miles de euros arreglarlo (actualmente puede ser más económico adquirir otro nuevo y achatarrar un coche del cual pueden funcionar correctamente un 95% de sus sistemas).

Multiplicar la complejidad del vehículo y añadirle mil sensores necesarios para la conducción autónoma (y otras mil pijadas absolutamente superfluas) no parece el camino para ofrecer al público un vehículo económico de adquirir y mantener (por consumo de combustible, repuestos y averías) y fiable, compatible con prestaciones dinámicas excelentes (seguridad activa).

Supongo que los gurús de las marcas piensan que el cliente-tipo es un reflejo de sí mismos: pijos techies con pasta para gastar en imbecilidades. Aunque viendo el éxito de los smartphones, no me extrañaría que en unos años se convirtiera en un sistema im-pres-cin-di-ble hasta para el último mileurista (a costa de endeudarse por media vida).

Por otra parte, sería interesante reflexionar sobre el fenómeno que supuso el éxito de la marca Dacia (que está salvándole las cuentas a Renault) en Europa Occidental, un mercado en el que en principio no estaba pensado introducirlo, ya que según esos mismos gurús todos los europeos estábamos dispuestos a pagar el doble porque nos vendieran lo mismo, con un envoltorio más resultón y una docena más de botoncitos.

Por mi parte, sigo sosteniendo la conveniencia de mi concepto: un vehículo modular (un buen ejemplo de campo en el que podría apoyarse la tan cacareada reindustrialización española).

+
+
+
+
+

Por cierto, y aunque va contra mi religión hablar bien de un coche francés, pero…vaya preciosidad ha presentado Peugeot para el “Dakar”:

40 comentarios »

  1. Muy buena tecnófobo🙂

    Son el futuro, del mismo modo que los portátiles o smartphones son el presente. Y si, las megacorporaciones buscan nuevas necesidades constantemente, y algunas triunfan, y otras quedan en el olvido. Llevamos varios años en los que las marcas tratan de hacer un hueco en el mercado a las gafas de realidad aumentada, y la gente todavía no quiere actualizar sus necesidades para desear unas oculus rift. Hasta que potencien un nuevo uso, o hasta que se entierren para siempre. Pero con los smartphones… quien hubiera pensado hace 15 años… ¿para que quiero un dispositivo llamado teléfono móvil, para usarlo solo el 1% de las veces como teléfono? Y la realidad es que hay miles de utilidades muy prácticas (y cientos de miles que no) que nos ayudan en el día a día.

    Sobre como funcionan, actualmente se basan en detalladísimos mapas cartográficos. Pero sobre carreteras en obras, situaciones de emergencia y demás, échale un vistazo a este video:

    personalmente me parece increíble. Pero bien, esos detalladísimos mapas cartográficos solo están disponibles para unas localizaciones muy concretas… hasta ahora. Si esto tiene mercado, se detallará entero el (primer) mundo. ¿Pero y las nuevas rotondas? Se requerirá entonces además de licencias de obras, remitir la documentación al “sistema mundial de cartografia de coches autónomos”. O lo que sea necesario. A mi no me preocupan los problemas técnicos que puedan surgir, porque si hay ten por seguro que se resolverán. Si nadie ha pisado Marte es porque no hay negocio en Marte, no porque sea técnicamente imposible.

    Pero es que sobre problemas presentes hay infinitas soluciones posibles… Toyota está diseñando un sistema en el que los propios vehículos autónomos ayudarían a cartografiar constamentemente las posibles modificaciones de tráfico que pueda haber…
    http://www.caranddriverthef1.com/coches/planeta-motor/124598-toyota-avanza-hacia-el-coche-autonomo-con-la-generacion-cartografica-alt

    Ahora, si entramos en lo importante…¿hay mercado? y sobre todo, ¿tienen sentido los coches autónomos?

    A mi, como habitante de una ciudad de pequeño tamaño, me parece que totalmente. En casa hay dos coches, pero el mío se pasa cada vez más tiempo en el garaje (que alquilé porque cada vez el cohe pasaba más tiempo en la calle). Si llegara un sistema de alquiler de coches autónomos a mi ciudad, me desharía del coche. Voy andando a muchos sitios, y si están un poco más lejos en bici. ¿Pero y si tengo que hacer muchos recados, está lloviendo a mares, tengo que cargar con cosas pesadas o desplazarme decenas o cientos de kilómetros?

    El transporte público en mi ciudad no es comparable (en absoluto!!!) al de Madrid o Barcelona, y un taxi solo se justifica en ocasiones muy especiales. Un servicio de ALQUILER de coches autónomos, que se presenta en la puerta de tu casa y te deja en el lugar que necesites me parece una solución increíble. Un sistema de alquiler de vehículos autónomos de largas distancias, en el que puedas ir durmiendo en tu viaje hacia tu destino, aprovechando realmente el tiempo (y no como ahora, con 4 horarios de tren a Madrid, por no hablar de los 0 a Sevilla o Tarragona).

    No sé, a mi me parece que tiene mucho sentido y mucho potencial. Está claro que luego habrá los que quieran uno porque es lo último, los que quieran uno porque lo tiene el vecino, los que compren uno porque no hay ya manuales… y puede que su generalización genere muchos problemas que no tenemos previstos. Pero de primeras, el aprovechamiento de la energía (carga en horarios donde no se consume energía, distribuyendo mucho mejor la demanda y potenciando la energías renovables porque puedes obtener beneficio las 24 horas del día), reducción de los absurdos parques móviles que tenemos, de los coches de 6 metros que tanto abundan hoy en día… ¿Te parece absurdo añadir mil sensores a los coches? A mi me parece más absurdo un coche de de dos toneladas y media para recoger a los niños del colegio. Si los niños se recogen “solos”, habrá más esperanzas de que desaparezcan esos engendros.

    Y sí, a lo mejor al final solo sustiyen a los cohes actuales pero no al modelo de renasporte de nuestra sociedad. Pero entonces tendremos que echarle la culpa a gente que somos idiotas y no a los cohes autónomos. Porque empresas de taxis autónomos las habrá, de eso no hay duda. Que triunfen y ajusten precios depende de nosotros y nuestros hábitos.

    En fin, a mi en realidad me da lo mismo. No estoy impaciente porque lleguen, disfruto mucho más yendo andando a los sitios o en bicicleta. Y en los viajes me gusta conducir (aunque eso implique no disfrutar convenientemente del paisaje). Y las innovaciones no es que me ilusionan, solo las entiendo como parte del mundo que nos ha tocado. Pero de todas las futuribles que existen, si el coche autónomo tiene éxito y ayuda a eliminar las calles llenas de coches aparcados en las que vivimos, y se los lleva a grandes naves subterráneas (ahora llamadas parkings) o a las afueras, y logramos una ciudad para personas… no te digo que no vote por eso…

    Comentario por perrofantasma — 10 enero 2016 @ 13:50 | Responder

    • Vaya, cuánto tiempo! Un placer leerte!

      Sin duda, es fantástico. Incluso diría, glorioso. Me sorprende que tengamos ya la capacidad de crear una IA capaz de gestionar la complicación del tráfico urbano. Pero este proceso requiere correr centenares de miles de líneas de código, en un procesador de altas prestaciones, usando los datos de unos sensores redundantes (por si alguno se queda “ciego”). Yo no soy informático, y de este tema sé muy poquito, pero me hago una idea de la complejidad bestial de algo tan normal como conducir un coche. A mayor complejidad, mayor probabilidad de que ocurra un fallo, menor robustez del sistema. Y conduciendo no podemos empezar a darle a CTRL-ALT-Del.

      Yo creo que, durante mucho tiempo, la conducción autónoma será más bien un “piloto automático”, la evolución de las ayudas a la conducción que existen ahora. Pero con el conductor siempre vigilando y dispuesto a tomar el control. Y, realmente, de esta forma, poca fatiga se evita. Hasta alcanzar el nivel de fiabilidad para que se dé el paso legal de prescindir completamente del conductor, como propones (con el alquiler de coches) va a pasar tiempo. No sé cuánto, todo va endemoniadamente rápido, pero primero habrá que quemar las etapas intermedias.

      Por otra parte, en algo sí que no estoy de acuerdo contigo: no veo por qué el coche autónomo va a hacer desaparecer las tanquetas que tenemos hoy en día. Antes bien…

      No es que sean malos per se, es que es realmente lo mismo que los smartphones. Es una innovación tecnológica que bienvenida sea. Pero me parece una pijada para un público muy restringido, y yo preferiría cubrir las necesidades de movilidad del pueblo, del puto pueblo, del que no se puede gastar un pastizal en hacer algo, como conducir, que puede hacer uno mismo e incluso es un placer para muchos.

      Recuerdo de chico, que entró en mi casa un exprimidor eléctrico de naranjas. Al final, acabamos usando el manual y arrumbando el mostrenco eléctrico en el trastero. Sólo era un incordio, una chorrada para gastarte el dinero en algo que te acaba dando más molestias que hacerlo uno mismo.

      Yo preferiría volcar la tecnología en ser capaz de fabricar vehículos que mejorasen la vida del ciudadano medio de este puto mundo, barato de adquirir, fiable, de muy bajo consumo.

      En cuanto al modelo de ciudad sin coches (una exigencia elemental, mientras se sigan impulsando con motores térmicos) estamos de acuerdo. Pero para eso no hace falta esperar a ningún progreso tecnológico, esto lo podemos tener mañana. Sólo hace falta voluntad política. Y si los 7.000 millones que costó el soterramiento de la M-30 se hubieran dedicado, sólo la mitad, a mejorar el transporte público madrileño?

      Comentario por Mendigo — 10 enero 2016 @ 14:27 | Responder

  2. Hola Mendigo,

    Sigo tu blog desde hace tiempo. Y aunque hay veces que no coincido con tus ideas da gusto ver un desarrollo coherente y un buen detalle de información.

    Bueno, a lo que iba. Sobre los coches autónomos. Me ha toca actualmente de cerca, muy de cerca. Digamos que soy de los que están poniendo el granito de arena en esa carrera. Aunque no soy de los que toman decisiones de hacia donde se va, si que está claro que como el resto veo que nos encaminamos a esa conducción autónoma (y yo me beneficio de ello, bueno, una miseria, pero…).
    No suelo ser alarmista, ni creo que estemos hablando de algo que vaya a cambiar el mundo en un par de años, ni siquiera que se vaya a implantar de manera generalizada en un par de años (y menos en el sector personal) pero si de una manera importantísima cuando se abra la veda.

    Los coches autónomos son una realidad. Bueno, añadamos un asterisco ahí, “realidad*”. Lo cierto es que técnicamente es obvio que hace años que no existen impedimentos técnicos. Y la prueba es que en la práctica muchas empresas, tanto tecnológicas como automotrices tienen sus modelos en desarrollo (por no decir casi finalizados) o pruebas sobre el terreno. Puedes ver los autos de Google conduciendo solos por miles de kilómetros en carreteras reales, ni autopistas, ni zonas acotadas, rutas con atascos, obras, cambios, etc…
    Y sin duda si no fuera por impedimentos legales la introducción ya sería alta.
    No, no para nosotros en nuestra casita. Eso sería un parte insignificante en un principio, solo algunos frikis con dinero que quieran el capricho. Pero sería adoptado de manera masiva a nivel profesional. El gigantesco impacto socio-económico es otro punto…

    Pero ten claro que en cuanto se abra la puerta las grandes empresas empezaran con pruebas piloto y tras unos comienzos sin problemas olvídate a largo plazo de todos los oficios relacionados con la conducción. Y si estás pensando en los taxistas que sepas que esos serán los segundos como mucho. Los primeros en caer serán los camioneros. Te podrás imaginar cuantos cientos de miles recorren Europa. Con un sistema fácilmente controlado, una implantación de preparación de carga y descarga simple y conducción en general sencilla para los transportes de larga distancia. Eliminar uno de los principales costes y limitaciones esta más que claro.

    El proceso sería gradual, como ya lo estamos viviendo. Primero creación de vehículos de prueba, mientras el gran mercado absorbe diferentes procesos de asistencia (un coche totalmente autónomo se considera nivel 5 de automatización). Partiendo de los básicos y antiguos, limpias automáticos, ABS, ESP… Y los más actuales y modernos frenada de emergencia, aparcamiento autónomo, etc… Y en estos días la implantación en modelos muy específicos de la condición totalmente autónoma en zonas puntuales (los Tesla en autopista). Un buen símil es el autopiloto de un avión comercial. Despegas, marcas objetivo y que él vaya solito hasta estar cerca y precisar al piloto en el aterrizaje.

    Pero conseguir un vehículo totalmente autónomo es un sueño empresarial. Tienes un vehículo absolutamente controlado en posición y tiempo 24/7, que no descansa, no cobra sueldos, no roba, no comete errores y no puede ser atacado cuando esta pernoctando en una área de servicio. Por otra parte se reducen los accidentes en carretera y sus muertes, añadiendo también la seguridad de no arriesgar vidas en transportes en zonas conflictivas (USA perdió muchos soldados en Irak simplemente llevando camiones de material por carretera, lo de los vehículos armados autónomos lo dejamos para otro momento)
    A los responsables de logística ya se les hace la boca agua.

    Y cual es el último obstáculo de este despertar de Skynet?
    La moral. la nuestra por supuesto. y nuestro problema de enfrentarnos con juzgar algo que no puede ser juzgado.
    El dilema del tranvía es un nudo gordiano. Pues una persona en una situación límite de accidente se mata o atropella sin control. No tenemos suficiente capacidad para poder tomar una decisión en tan poco tiempo, y en todo caso probablemente no seríamos capaces de realizar las acciones necesarias.
    Pero una máquina si. Entonces debemos llevar la hipótesis a que el coche tome una decisión consciente. Aunque nosotros no seríamos capaces de tomarla, por ende, en quien debería recaer esa responsabilidad, en los legisladores? Las empresas de diseño? El fabricante? El programador?

    Y me encanta la última vuelta de tuerca que leí en Microsiervos. Donde acaba el análisis de daños y donde lo que nos parece justo.
    “Con la misma configuración inicial [un choque inminente, con posible escapatoria hacia derecha o izquierda] pero a la izquierda hay un motociclista con casco y a la derecha un motociclista sin casco. ¿Con quién debería chocar el automóvil robótico? Si dices con el motociclista con casco por tener más posibilidades de sobrevivir, entonces, ¿no penalizas al motociclista responsable? Si, en cambio, decides ir contra al motociclista sin casco argumentando que él actúa de manera irresponsable, entonces has ido mucho más allá del principio de diseño inicial de minimizar los daños y el automóvil robótico está ahora impartiendo justicia callejera.”

    Con que elección te has quedado? El que lleva el casco o el que no?
    Ahora. Si tu respuesta ha sido fría y analítica y has atropellado al que lleva casco. Baseándome en el mismo principio…:
    Si un chico de 17 años borracho en una scooter sin ningún equipo de protección se cruza en el camino de un coche autónomo por joderlo, para ver que hace, por echar unas risas y el coche se ve en la tesitura de atropellarlo o empotrarse con tu coche que esta en el lateral, con tu pareja y tus hijos dentro. Que obviamente tenéis más posibilidades de supervivencia, aunque los 4 sufráis graves daños por embestiros a 90Km/h. No preferirías que el coche se la jugase contra la moto?

    Un saludo.😉

    Comentario por Javier G — 10 enero 2016 @ 15:18 | Responder

    • Habrá entonces que postular unas leyes para que rijan el comportamiento humano y unas leyes para que rijan el comportamiento robótico, no? creo que hay literatura al respecto😉

      En el ejemplo del coche y los motoristas que indicas, creo que la salida no es tan compleja (al dilema moral que propones): no se puede programar un sistema de comportamiento en función de las leyes morales si no de las leyes físicas. ¿Cual es la acción que tenga menos probabilidad de causar menos riesgo?
      Si la probabilidad de sufrif un accidente fuera estadísiticamente igual tanto si cochamos con el de la izquierda o con el de la derecha (cosa poco probable), y si el software pudiera incluso evaluar la probablidad de daño que causaremos en el impacto, lógicamente se debe seleccionar la acción menos lesiva, independientemente de si el motorista tiene tatuajes de talego o no😀

      Al respecto de la legislación, supongo que la solución pasará por los seguros. Lógicamente se podrán auditar todos los accidentes, y es probable que al principio habrá algunos que serán responsabilidad de las empresas que hayan diseñado el software, pero se resolverá como todo en la historia… dinero. De todas formas, de popularizarse, no creo que se tarde mucho en mejorar hasta el límite la capacidad de los vehículos autónomos: cuando tienes un banco de prueba de millones de coches, en infinidad de circunstancias, las oportunidades de eliminar todo comportamiento no deseado, todo “bug” posible, es mucho más fácil.
      Google ahora prueba con ¿cuántos? ¿5, 10 15 vehículos? Si esto avanza y hay miles (y después millones) de personas supervisando en sus desplazamientos diarios a los vehículos, la posibilidad de obtener un sistema completamente estable es muy alta.

      Pienso como tú, y al contrario que Mendi, si hay voluntad política para permitir los vehículos autónomos, y las expectativas de negocio son altas, no creo que en más de 5 o 10 años veamos los primeros vehículos 100% autónomos por las calles. Y si todo se plantea de forma correcta, en 20 o 30 años podemos ver todo el parque móvil formado por coches google…

      Comentario por perrofantasma — 10 enero 2016 @ 16:14 | Responder

      • Vaya, perro, veo que hemos contestado muy parecido en varios puntos.

        Te señalo un par de puntos en los que disiento:

        – “cuando tienes un banco de prueba de millones de coches, en infinidad de circunstancias …” –> la probabilidad de que aparezcan fallos se incrementa en la misma proporción. Lo que tú llamas un bug, puede ser un accidente con víctimas mortales. La depuración del código debe realizarse en laboratorio, no en la calle.

        – Yo no me atrevo a poner años, pero ya digo que la versión “soft” de conducción autónoma “vigilada” por el conductor no creo que tarde en generalizarse. Ahora bien, que el conductor se desentienda completamente de la conducción, o incluso no haya conductor…vale, en autopistas y con señalización dedicada. Más allá…me parece difícil.

        Pero bueno, bien puedo estar equivocado. Veremos. En cualquier caso, no me parece que aporte nada especialmente interesante. A mí me gustaría investigar la reducción de peso en la automoción, hasta los 400kg un turismo. Esto sí que sería un cambio fundamental…

        Comentario por Mendigo — 10 enero 2016 @ 22:50 | Responder

    • Pues muy buenas, Javier. Un placer contar entonces con un profesional del campo, y disculpa la intromisión desde mi ignorancia, si digo alguna burrada.

      Pero venga, démosle un poco a la lengua.

      Es cierto que los coches autónomos no son un proyecto en una mesa de diseño sino una realidad, pero una realidad experimental. Para que pase a la cadena de producción, habrá que asegurar la robustez del sistema en todo tipo de situaciones. Ya no se trata de conseguir la homologación, que con la mano que tiene el sector en el gobierno, no será difícil. Es que un accidente debido a un fallo de conducción será responsabilidad no del propietario del vehículo, sino del fabricante (su producto ha funcionado mal y ha causado víctimas). ¿Qué marca querría meterse en ese berenjenal? Sólo cuando estén completamente seguras de lo que venden y, para eso, todavía queda mucho trecho.

      Al principio, supongo que la conducción autónoma entrará de forma “soft”, es decir, supervisada por el conductor (que no desaparece) que tiene en último caso toda la responsabilidad (extremo que dejarán completamente claro, que no se responsabilizan de nada). Para esto, no creo que quede mucho, más bien se trata de abaratar la tecnología. La cuestión no es lograr que el coche conduzca, eso ya lo tenemos; sino hacerlo con una probabilidad de error mínima (al menos comparable con el ser humano). Esto es lo que creo que llevará más tiempo.

      Por otra parte, mencionas la aplicación al transporte profesional. Yo aquí tengo una respuesta clarísima: EL TREN!!!! De nuevo, tenemos la respuesta al alcance de la mano desde hace siglo y cuarto. ¿Qué es un convoy de camiones con piloto automático? Un tren con neumáticos, y tantos pequeños motores como vagones. El ferrocarril ofrece una respuesta superior: tracción optimizada en una sola máquina fácilmente electrificable, fácil automatización, rozamiento minimizado, aerodinámica enormemente superior…para trayectos medios y largos, no hay rival. La flexibilidad del transporte por carretera ofrece ventajas sólo en las cortas distancias, desde el nodo o intercambiador hasta el destino final. La cuestión es que en el transporte por carretera se imputan parcialmente los costes de construcción y mantenimiento de las carreteras, mientras que el ferrocarril se los come íntegros. Por eso su competitividad energética no se traslada a competitividad económica.

      Sobre el último tema, con sabor a Asimov y sus tres leyes de la robótica…en la práctica, yo creo que no habría lugar a tanta disquisición ético-filosófica. En el caso que propones, motorista con y sin casco, hacia qué lado tiraría? Hacia donde tuviera más distancia libre antes del impacto. Ambos motoristas no pueden estar a exactamente la misma distancia.

      Por cierto, y cuál es el conflicto ético del que se compra un todoterreno para tener más protección en caso de colisión, a costa de hacer más daño (por solapamiento de estructuras, especialmente el chasis en escalera, muy rígido) al otro vehículo. Y en esa escalada armamentística estamos inmersos, quien puede se paga seguridad a base de kilos para sí, a costa de incrementar el peligro al resto de conductores.

      Un saludo, Javier!

      Comentario por Mendigo — 10 enero 2016 @ 22:38 | Responder

      • Toda opinión es a respetar si busca el dialogo y enriquecer. Y podéis tener vosotros más aciertos que yo. A veces un poco más de espacio da la perspectiva necesaria que a mi me faltará.😉

        Solo puntualizar una cosa. Lo de la señalización extra para los vehículos autónomos. Puede que haya un cambio total de concepto (si no se puede garantizar un mínimo de seguridad y robustez). O un acuerdo de compromiso a medio plazo para facilitar el permitir el uso en autopistas con limitación de que ofrezcan un soporte de seguridad extra, esa señalización específica. pero a priori solo se entiende un vehículo autónomo como tal a uno que puede suplir a un conductor humano en vías de circulación generales (asfaltadas y señalizadas con unos mínimos) con lo que deben circular por cualquier carretera y vía actual.

        Sin duda será imposible que un vehículo de este tipo se pueda meter por una pista forestal y buscarse la vida. Pero sin duda el objetivo a día de hoy es que pueda meterse por una autopista, tomar una salida y llegar a tu casa u oficina en medio de una gran urbe, pasando por glorietas, callejuelas, cruces… sin problemas.

        Para eso el coche contará con suficientes inputs (ultrasonidos, cartografía, radar, laser y ópticos) como sean necesarios. Por supuesto deberá reconocer y leer no solo cualquier señalización vertical y horizontal, si no que además reconocer los límites de calzada-cuneta, la vía en curso, así como cualquier obstáculo en el camino.
        Y aunque queda mucho camino y pruebas por hacer en general, como ya se ha comentado, en general muy pocos humanos pueden competir con la habilidad al volante de un robot mientras todas las condiciones sean esperables. El vehículo puede ir con poca luz, en medio de una tormenta, sin deslumbramientos y notando si hay perdida de tracción por hielo en la calzada. Y seguirá “conociendo” la carretera y sabiendo si ocurre algo a casi 100 metros por delante.

        @perrofantasma Por supuesto prácticamente siempre habrá una opción mejor. pero hay que contar los casos extremos para buscar soluciones a cosas que en general “no deberían suceder nunca”. y para eso están esos dilemas éticos, que como dije, es juzgar lo imposible. O tomar decisiones complicadas. Considera como cuando en un parto hay que decidir si salvar al niño o a la madre. no hay respuesta buena, como mucho menos mala.

        @mendigo Estoy totalmente de acuerdo en el tema del tren. pero te has dado cuenta de cuantos trailers de centroeuropa circulan por España? Y los camiones españoles hasta Alemania, Polonia y más allá. Hasta para comunicar Paris con Londres se mueven ingentes flotas de camiones que deben ser trasvasados en ferris o tren. Un auténtico sin sentido. Y te puedo decir por amigos que trabajan en el sector que si quieren mandar una máquina de Galicia a Suecia va en camión, ni se plantean planear el envío por tren. Supongo que mayormente es un problema de consistencia de envíos, volumen, complejidad de coordinación… Pereza!! Así de sencillo. Un camión de aquí al tren y allá otro que lo recoja y que alguien se encargue de el movimiento por una docena de sistemas ferroviarios, pufff, ya les está sangrando los oídos… Y es que no entiendo que los franceses vuelquen cada año camiones españoles con fresas de Almería que va a Alemania. Es una producción planificada, masiva y de larga distancia con problemas de transporte. Y lo cambian? No, para que…? Y así andamos.

        Obviamente vuelvo a lo que dije. Estoy de acuerdo con vosotros en que se necesita un cambio social más que tecnológico en este ámbito. pero eso es algo mucho más complicado (cambiar la sociedad es más complicado que cambiar la técnica) y se aleja de los vaivenes originales del post.

        Y sobre lo de si habrá un 1% de fallos o no. Bueno, descontar que el sistema no puede reeniciarse así como así. Y menos el “cerebro general”. Así que un fallo de esas características no será nada común. Salvo algún coche poco testeado. Todo se verá en esta vida…
        Tener en cuenta que en los miles de kms de pruebas de google reportó una docena de accidentes, siempre por culpa de terceros. E incluso los subnormales kamikazes que jugaron al límite con los Tesla.solo hay unos pocos vídeos con sustos, ni un solo accidente, eso si fue una prueba de campo loca y descontrolada… Pero a día de hoy la seguridad es crítica y eso se puede ver en que se va haciendo poco a poco.
        Nunca ni un solo accidente. pero ese es uno de los puntos más críticos para implantar vehículos autónomos con un conductor presente. Nunca os ha pasado, o visto, copilotos que pisan con desesperación el suelo cuando apuras una frenada. O el típico: Frena! Frena! Que nos la pegamos! Es por eso que hay grupos de psicólogos (y no pocos) colaborando en todos estos desarrollos.
        De nada vale que el coche sea fantástico y seguro si tu mueres de un ataque. Y muchos prefieren ser ellos los que estén atentos y jugársela a una maniobra o frenada que no el coche solo. ¡Porque no está tu suerte en tus manos!

        Lo peor para vender los coches a particulares será ver lo bien que mantienen tranquilos a los propietarios cuando se metan en cualquier rotonda española y un gilipollas se cruce casi llevándote el espejo. Y como verán un coche autónomo que conducirá de manera más tranquila y segura evitando accidentes, el tonto se meterá más delante tuya forzando a tu vehículo a ligeras correcciones o detenerse para evitar roces y golpes.

        De todos modos. Imaginaros que de los 1000 o 2000 muertos diarios se baja a 500, 20 o incluso 1 solo. Es un problemon, porque los 1000 que se han matado han sido por su cuenta y ya está. pero el que lo mató una mala decisión del coche, bueno, es casi un asesinato programado.
        No es un tema banal. por mucho que yo lo vea como una clara mejora.

        En cualquier caso aunque queda tiempo para todo esto.

        Un saludo.

        Comentario por Javier G — 12 enero 2016 @ 22:04 | Responder

  3. Viendo los problemas que dan los smartphones, no quiero pensar que pasara con estos coches. COn un smartphone lo apagas o le quitas la bateria, excepto los de la manzana y algun otro modelo, y ya esta. Que no fallen un 99% de estos coches (una vez fabricados en serie) no es asumible, serian un peligro, y con la calidad de los componentes de la electronica de consumo no seria un 99% seria menos. Quien no conoce a alguien cuyo coche ha fallado la electronica?¡. Pues bien imaginaros que fallara la electronica cuando tu no controlas el coche¡. A corto plazo no lo veo nada claro, ni a medio. Seria mas facil primero aplicarlo a los trenes no?, incluso a los aviones y los barcos, seguramente que para los trenes ya existe algo, pq si ya hay sistemas de frenado automatico (como el que no habia en el accidente de Santiago). Bueno que ya estoy desvariando😉. Un saludo,

    Comentario por Emilio Fernandez Alberti — 10 enero 2016 @ 16:26 | Responder

    • El día que un coche de estos mate a alguien se monta un escándalo. Y mientras ya nos hemos acostumbrado a los 1.200 muertos al año sólo en España por los conductores humanos.
      Yo me compraré uno en cuanto los haya y mi economía lo permita. Ahora pierdo hora y media al día yendo a trabajar. En un coche de esos, aunque le lleve dos horas, aprovecharía el tiempo leyendo, trabajando o durmiendo, y no llevándome a mi mismo al curro (si para aquellas lo tengo)

      Comentario por tono — 10 enero 2016 @ 19:44 | Responder

      • si damos por valido que fallen un 1 % y en España este 2015 se vendieron alrededor de 1 millon de coches, pues calcula los posibles accidentes. Aunque todo esto es pura especulacion. En este enlace puedes ver las estadisticas sobre los fallos de portatiles, en 2013, lastima que no sea mas actual, pero es una referencia para ver que clase de electronica nos venden, y como metan eso en los coches es para temblar. Un saludo😉

        Comentario por Emilio Fernandez Alberti — 10 enero 2016 @ 21:25 | Responder

      • Vives a hora y media de tu trabajo? Entonces, Tono, has pensado en usar el transporte público? O mejor aún…en mudarte a una distancia tal de tu centro de trabajo que pudieras ir a pie o bicicleta?

        Me temo que lo de la conducción autónoma acabe promoviendo aún más el transporte privado para desplazamientos pendulares en detrimento del transporte público. Energéticamente una barbaridad, pero a los fabricantes les encanta la idea de llenar de coches los accesos a las grandes ciudades.

        Comentario por Mendigo — 10 enero 2016 @ 22:57 | Responder

        • La hora y media es al día. Dos trayectos de 45 min.
          Mi caso. Vivo a 45km del curro. En transporte público puedo recorrer los primeros 40, y me llevaría entre hora y hora y cuarto por trayecto (en verano más). Me faltarían los últimos 5km. La opción de la bici no es viable en esta época del año, con lo que me quedaría tomar taxis para el último tramo. Aparte del problema de combinar horarios. Al final tardaría unas tres horas al día. Por eso mi única opción válida es el coche.

          Y mudarme no es opción. La familia y eso.

          Lo de la energía, depende de cómo se mire. El coche autónomo podría ser eléctrico con lo que se podrían usar energías (teóricamente) renovables. Un sistema de alquiler como el ya comentado haría que el parque de coches se redujera. ¿!Son necesarios en España un millón de coches nuevos cada año!?. Siendo muy conservadores, más del 95% del tiempo un coche se lo pasa parado.

          Es un tema que me apasiona, no por la parte técnica que supongo que algún día se irá resolviendo, si no porque el día que lo hagan posible cambiará la sociedad que conocemos, mucho más de lo que nos cambiaron los teléfonos móviles.

          Como funcione, sólo pensar en la lista de afectados asusta:
          – Conductores (taxistas, camioneros, buseros). Profesores de autoescuela.
          – Mercado inmobiliario (¿será más cómodo que ahora vivir fuera del centro?, ¿qué pasará con las plazas de garaje?. las del centro seguro que automáticamente bajan de precio.
          – Talleres (si no hay accidentes….)
          – Lo bueno de hacer turismo en un crucero es que de noche el barco se traslada y cada mañana estas en una ciudad distinta. Se podría hacer lo mismo con el coche. Al típico comercial que sale de casa el lunes y vuelve el viernes le va a cambiar la vida.
          – Fabricantes de coches ¿el que no llegue desaparecerá? ¿ se fabricarán menos unidades?

          El tiempo dirá.

          Comentario por tono — 10 enero 2016 @ 23:37 | Responder

    • Efectivamente, es mucho más sencillo aplicarlo a la aviación, ya que el aire es un medio continuo.

      Totalmente de acuerdo en los fallos, tanto a nivel de hard como de soft.

      Comentario por Mendigo — 10 enero 2016 @ 23:01 | Responder

  4. Yo no desconfío de la técnica. Estoy seguro que un cacharro de esos conducirá mucho mejor que el 90% de los homínidos que lo hacen ahora (el cambio robotizado de mi Corolla -ni un fallo al insertar una marcha en 250.000 kms- lo hace mucho mejor que el 90% de los conductores y eso que no ve la carretera).
    Lo que no sé es qué ventaja (para el usuario y para la sociedad) tiene que en lugar de ir 10.000 coches de 4 metros y una tonelada y media (hablo de una ciudad de la esquina noroeste) todas las mañanas con un solo ocupante -alguno hay con dos o tres, pero somos anécdota- vaya ese mismo engendro mecánico con 100 kilos más de chatarra tecnológica.
    Pero mucho me temo que la industria automovilística seguirá colándonos goles (contaminación, ocupación de espacio, inversiones descomunales, costes sanitarios, hipotecas…) porque hay una gran parte de la sociedad con una edad mental que no supera los 12 años y que compra por el envoltorio y no por la galleta.
    Seguro que cala la idea de que, ya que estamos en atascos 3/4 partes del tiempo de uso del coche, que conduzca él mientras consultamos nuestro smarphone tan ricamente. Reducir los atascos es bastante sencillo y mucho más barato, pero no tiene nada de glamour, ni se puede enseñar en la oficina o restregárselo al vecino, y es ir contra el progreso (lo guay es hacer media hora de atasco en una mole de acero que vas a estar pagando 10 años para ir al gimnasio a subirte a una cinta de correr durante 20 minutos y volver a comerte otra media hora de atasco en casa para volver a casa). Que andar es de pobres. Y coger el autobús, de pringaos.
    Más fácil es prohibir el uso abusivo de envases (que son un engaño al consumidor y un despilfarro de recursos) o impedir publicidad dirigida a los niños (que tiene cojones el concepto) y ni lo uno, ni lo otro, que si quitamos envases igual el personal se fija en la mierda que va dentro del paquete.
    Y, por cierto, la combinación de andar, bici, transporte público (bus, taxi) es, por lo general, bastante más económica que la compra de un vehículo (ya no digamos, dos o tres, como es habitual en muchas familias). Mi Corolla, que costó 17.000 € y no ha tenido averías, ni accidentes, ni pago de garaje, ni me ha supuesto costes financieros, (salvo los intereses dejados de percibir) anda por los 40.000 € en 10 años (entre adquisición y uso). 4.000 €/año dan para mucho taxi. Así que dudo mucho que vuelva a comprarme un coche, por muy hi-tech que sea.

    Comentario por Javier — 10 enero 2016 @ 21:56 | Responder

    • Buenas, Javier!

      Un cacharro de esos conducirá mejor que el 99% de homínidos…el 99% de las veces. Pero cuando se cuelga, se cuelga, y el hostión está servido. Y no compares un cambio robotizado, que es un sistema completamente determinista, con la infinita causalidad que puede darse en las carreteras.

      Por cierto, muy oportuna la burla de esa nueva moda de macrogimnasios en las afueras. Estúpido, aberrante…americano.

      Por otra parte, o le has tenido seguro a todo riesgo a tu Corolla, o debe rondar los 250.000km. Y cuarto de millón de km, en taxi, salen por un verdadero dineral…

      Yo creo que sí que hay sitio para el vehículo privado, pero para desplazamientos ocasionales (fundamentalmente, de ocio). Lo básico es que todos los desplazamientos cotidianos sean realizados a pie, bicicleta o transporte público, y la base para ello es de ordenación del territorio y urbanismo, no pijadas techies.

      Comentario por Mendigo — 10 enero 2016 @ 23:15 | Responder

      • Casi 250.000, sí. Obviamente no podría pagarme todos en taxi. Pero es que no creo que haga falta. He reducido el kilometraje anual (no una burrada, pero se ha notado) incrementando el uso de la bici. Si hago lo mismo con el uso del autobús o tren, que también permiten ir leyendo cómodamente y sin preocuparse de la conducción (pena que la red pública es bastante cochambrosa -frecuencias, destinos) el número de kilómetros que quedan para taxi no es tanto (además, para vacaciones y viajes podría alquilar un coche).
        El vehículo particular es muy caro y se pasa el 90% del tiempo parado, sin uso y ocupando espacio. Y, encima, la tendencia ya se ve que no es a abaratarlo, aligerarlo y hacerlo más duradero, sino todo lo contrario: más equipamiento inútil (cuando no contraproducente para la conducción segura), más peso en cacharros varios y más elementos de caducidad corta y sustitución a precio de piel humana.
        Me fascina que un gasto tan descomunal (40.000 € en 10 años, o aunque sean 30.000, o 20.000) casi todo el mundo acepte de buen grado que sea en un trasto que hay que tirar a los 10 años, 15 como mucho, por inservible. No veo a nadie demoliendo su casa a los 20 años porque falle la nevera (y hay mucha gente que acaba gastando más en coches que en vivienda a lo largo de su vida).
        Que, esa es otra, tiene gracia que un aparato de 20 o 30.000 € tenga la misma garantía que una tostadora de 10 € (6 meses, más otros 18 con limitaciones).
        Si las homologaciones de consumo no fuesen una broma y tuviesen repercusión legal (fiscal, velocidad permitida, zonas excluídas…) y se exigiese una garantía de 10 años, se acababa la tontería de los mastodontes de 5 metros y 2,5 toneladas y las frikadas técnicas.
        No estoy yo tampoco en contra del vehículo privado (sí en las zonas urbanas), pero es que dudo que en muchos casos salga muy a cuenta (si dudo en mi caso, que no haré en gente que conozco que no hace ni 10.000 kms al año).

        Comentario por Javier — 11 enero 2016 @ 11:51 | Responder

        • Normalmente voy desgranando los puntos con los que no estoy de acuerdo. Pero es que con este mensaje, prefiero remarcar con los que estoy de acuerdo:

          – Uso de bici o transporte público allá donde sea eficiente (yo salgo mucho al campo, y ahí es imposible).
          – Encarecimiento de la adquisición y uso del coche (por el precio de un retrovisor o una óptica hay coches de segunda mano)
          – Inversión desastrosa en el mejor de los casos (que no le pase nada al coche en esos 15 años, accidente o avería gorda), debido a su corta vida y dificultad de reparación e imposibilidad de actualización.
          – Garantía limitada (aunque en esto debo decir que las marcas se cubren por el mal uso, aunque esto sería fácilmente subsanable con una “caja negra” que registrase el maltrato del conductor, sobrerrégimen, acelerones en frío, patinar el embrague todo el rato…). Por cierto, más allá de la garantía legal, está la garantía comercial de algunas marcas, aún más limitda (el mío, 7 tacos😉 ).
          – El consumo homologado es una mentira. Pero además, como bien dices, no tiene gran repercusión legal (alguna sí, en España el tipo del Impuesto de Matriculación va por tramos según las emisiones de CO2, que son proporcionales al consumo). De todas formas, el gran escollo es la propia homologación de los vehículos, que está definida para evitar la incursión de pequeñas marcas, tan rígida que impide en la práctica actualizar un vehículo (por ejemplo, montar un motor moderno en un coche que ha gripado el suyo y tiene el chasis perfecto).
          – La combustión de combustibles sólidos y líquidos debe sacarse de las ciudades. Y no sólo me refiero a los motores, sino también a las calderas. El otro día, en Madriz, me quedé aterrorizado viendo cómo descargaba un camión carbón para una comunidad. Yo creía que eso se había prohibido hace muchos años. Era algo que no veía desde que era crío.

          De todas formas, depende mucho de cada caso. Los padres de mi compañera, por ejemplo, viven en una aldea que sólo está servida por transporte público una vez al mes (el día de la feria). Harán unos 8.000 km/año. Pero si les quitasen el coche, sería como si les cortasen las piernas, tendrían que estar confinados en su aldea. Ir en taxi al médico, a la farmacia, al súper o simplemente a ver a su hijo que vive en otro pueblo ya les supondría más de su pensión.

          Comentario por Mendigo — 12 enero 2016 @ 0:53 | Responder

    • que el 90 % no que el 100%, el problema son los fallos que pudiera tener, tanto de hardware como de software (vamos de codigo)

      Comentario por Emilio Fernandez Alberti — 10 enero 2016 @ 23:29 | Responder

  5. Imprescindible esta TED Talk sobre el tema:

    Y el Mercedes F 015 para tener una visión de como puede ser el futuro:

    Comentario por siknus — 11 enero 2016 @ 16:03 | Responder

    • No consigo cargar la charla de TED. A ver si con un poco más de tiempo la busco, que me interesa.

      En cuanto al Mercedes…sí, supongo que sería la configuración de vehículo privado cuando la conducción autónoma “dura”, es decir, sin supervisión, se imponga.

      Comentario por Mendigo — 12 enero 2016 @ 1:02 | Responder

  6. Buenas

    Soy nuevo aquí y pienso que lo de los coches sin conductor esta muy bien pero también creo que más le valdría a la ciencia dedicar sus esfuerzos a necesidades más urgentes como por ejemplo…

    …¿será factible en un futuro cercano disponer de androides para relax?,

    …¿como de avanzada anda la robótica en el viejo tema del uno-dos, uno-dos?

    …¿existen hoy día prototipos susceptibles de ser pasados a la cadena de producción a coste razonable?

    …¿imitaran verosímilmente texturas, olores y gemidos?

    …¿resistirán las más duras condiciones de presión y torsión?

    …¿incorporaran en su software toda la variedad de servicios imaginables e inimaginables posibles como, por ejemplo, del bondage a la zoofilia?

    Como veis parece que los nipones ya nos han tomado la delantera y…….ejem………¿sabéis cuanto euros son 1.500.000 yenes?; y, si no es mucho abusar, ¿como se dice “muchas gracias” en japonés?.

    El caso es que he visto que sois un atajo de simpáticos empollones y………bueno a ver si me hacéis el favor de darme una respuesta rápida: es que soy de Teruel, ¿sabéis?, y me urge ya que como se dice por aquí follar no es pecado sino un absoluto milagro.

    ¡ Gracias por adelantado zagales !

    Comentario por Tomás Turbado — 12 enero 2016 @ 0:52 | Responder

    • Tengo que hacer otro Whois, Fouche?😛

      El cambio está a 127.7430, y la respuesta la conoces: arigatō.
      😉

      Comentario por Mendigo — 12 enero 2016 @ 0:57 | Responder

    • Por cierto, peazo de colgao. Has visto esta peli?

      http://www.filmaffinity.com/es/film132582.html

      Comentario por Mendigo — 12 enero 2016 @ 1:06 | Responder

      • Bueno vaaaaaaaa, te contesto por alusiones pero que conste que yo no tengo nada que ver con el pajillero turolense.

        No, no he visto la película, que tal esta ??; me han hablado muy bien de ella pero siempre le he tenido algo de resquemor a la ciencia ficción robotica. No obstante hay una obra maestra en el que ya se trata el tema de la creación de entes artificiales y “casi”humanos para todo tipo de servicios como, por ejemplo, la replicante Pris una “modelo básica de placer; un ítem estándar” para las colonias espaciales”

        (http://www.filmaffinity.com/es/film358476.html)

        Por cierto si has visto “Blade Runner” a que no sabes porque se hacen tantas alusiones a la cultura japonesa en la película?

        Comentario por fouche — 12 enero 2016 @ 1:24 | Responder

        • Pues ahora que dices…me suena un montón, pero creo que nunca llegué a verla. O si la vi, mi cerebro senil ya no recuerda nada, jejejeje.

          Pues no, a ver, cuenta, cuenta. Hombre, he visto el argumento, y desde luego parece que el guión lo ha escrito un japo. Son los más pillaos con el tema de los robots. La he echado a los serones de mi mulita, a ver cuándo tengo tiempo de verla (tengo cientos de pelis pendientes, sin exagerar).

          En cuanto a la de ex-machina…bueno, está curiosa. No es una obra maestra, y pena, porque arreglándole unos cuantos detalles al guión podría haber sido mucho mejor, la idea era buena, pero se pasa un rato entretenido. Y las androidas están que te cagas.😉

          Comentario por Mendigo — 12 enero 2016 @ 20:22 | Responder

          • Bona nit tothom !!

            “Blade Runner” es la segunda de las dos obras maestras de Ridley Scott ( la primera fue “Alien”) basada muy libérrimamente en la novela de Philip K Dick “Sueñan los androides con ovejas eléctricas”. Ingeniería genética, reflexiones de enjundia sobre la realidad y sus simulacros y una estética apabullante que ejerció una gran influencia posterior. La impronta nipona que empapa todo el film fue en parte porque el director se inspiro en Osaka que tenia ese “”algo” por un lado contemporáneo y reconocible pero, por el otro, extraño y futurista.

            Había otra razón.

            La película se rodó en 1982 y en la misma se hacia una proyección lineal de futuro en la que se reflejaban los temores de aquella época de los EE.UU. (y por extensión el resto de occidente) por un Japón hegemónico pues no olvidemos que, durante un tiempo, fue muy real la sensación de que la nación del Sol Naciente acabaría rebasando económicamente a la superpotencia americana (parecido a lo que se dice actualmente sobre China).

            Luego Japón mordió el polvo a principios de los 90.

            Lo que quiero decir es que, a mi edad, uno empieza a hacer recapitulación de lo que se dijo y lo que en realidad fue y caes en la cuenta de cuantas augurios se daban por seguros en su momento que posteriormente se han quedado en un puro “bluff” (podría citar diez de memoria ahora mismo). Es curioso porque en el ultimo examen de ingles me salio el temita de los coches sin conductor en un ejercicio de comprensión lectora y la verdad es que desde mi posición absolutamente intuitiva y de lego absoluto en cuestiones de ingeniería mis suspicacias son…

            ….de que sirve tener coches autónomos sin un urbanismo más compacto y una ordenación más racional del territorio ( ya señalado por ti) -> https://esmola.wordpress.com/2015/12/03/la-tres-alturas/

            …en un contesto de recesión sistémica veis factibles desarrollar esos prototipos e infraestructuras a escala planetaria cuando hoy día nos las vemos y deseamos para mantener siquiera las que tenemos.

            ….¿alguien cae en la cuenta que una sociedad cuanto más conectada y tecnológicamente dependiente menos resilente es y en consecuencia mucho más vulnerable?

            Por cierto el diseño visual y estético de “Blade Runner” fue concebido por un genio de tu gremio (también del mío): Syd Meads -> https://en.wikipedia.org/wiki/Syd_Mead. Échale un vistazo a su trabajo que creo te gustara mucho. Aquí un articulo del Jot Down -> http://www.jotdown.es/2015/01/blade-runner-tron-aliens-syd-mead-el-disenador-del-antiguo-futuro/

            Ya puestos a soñar -y siguiendo con el tema japones- me quedo con el “exoesqueleto/ Robocop/ mastodonte con ruedas” Kuratas…

            Joderrrrrrrr tioooooo, que por unos módicos 1.350.000 U$ puedes hasta montarle dos ametralladoras “Gatling” que se activan cuando ríes o, simplemente, sonríes ( “the smile shot”). Menos mal que solo se tratan de “BB bullets” (perdigones) que si llegan a ser proyectiles de 30 mm menuda masacre se armaría cada vez que te acordaras de un chiste de Eugenio o vinieras escuchando la COPE.

            XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

            Ahí si que veo futuro Sr. Mendigo.

            PD-> Eh tú, Tomás Turbado !!, que es eso de que en el conservatorio aprendiste zambomba?, no nos estarás engañando?

            Comentario por fouche — 13 enero 2016 @ 1:27 | Responder

            • Es absolutamente cierto.

              Entiendo la confusión pues instrumentos de más renombre y “nobles” eclipsan el estudio de la no menos interesante zambomba.

              Este de arriba es mi profesor de carrera, el ilustrísimo Don Agapito Sinforoso, en una clase magistral sobre la métrica de la zambomba.

              Comentario por Tomás Turbado — 13 enero 2016 @ 1:36 | Responder

              • Coño pues es verdad !!

                Oyes Tomás que es ese bote de color azul que sujeta Agapito en su mano izquierda??

                Comentario por fouche — 13 enero 2016 @ 1:40 | Responder

  7. A mi de momento hay muchas cosas que me echan para atrás de los coches autónomos. Empiezo:

    – Siempre se dice que un coche controlado por ordenador es más seguro porque es más rápido en sus análisis: Sí, es más rápido porque trabaja con menos datos. Nuestro cerebro analiza las imágenes de forma mucho más rápida y completa que cualquier ordenador, abrimos los ojos y, varias veces por segundo, vemos, analizamos, localizamos e identificamos todo lo que abarca nuestra vista (aunque sólo somos conscientes de una parte). Y si a veces, en malas condiciones (lluvia, niebla, etc.) a nosotros nos cuesta entender lo que estamos viendo para un ordenador sería completamente imposible (para cualquier ordenador). Por algo todas las pruebas y demostraciones se hacen de día, sin lluvia y en perfectas condiciones. ¿Qué pasará cuando las cámaras y sensores se mojen distorsionando la imagen que reciben?

    – Un ejemplo práctico: los aviones. Todos los aviones comerciales disponen de piloto automático, que permite automatizar el pilotaje mucho más allá de lo que la mayoría de la gente piensa: no sólo mantener el avión estabilizado y seguir rutas, sino también despegar y aterrizar. Eso sí: estamos hablando de un avión que sólo tiene que atender a lo que hace el propio avión, y con un margen MUY amplio de maniobra; a dónde están los otros aviones (que son relativamente pocos y están perfectamente localizados); y a las balizas perfectamente situadas y de alta tecnología. Y aún así, a la mínima que surge alguna complicación el piloto automático no es capaz de mantener el control y tiene que tomar los mandos el piloto… ¿y pretenden que un pequeño ordenador en un automóvil, rodeado de obstáculos, imprevistos y zonas donde es difícil saber por dónde hay que ir, guiándose por unas líneas en mejor o peor estado y señales a menudo sucias, conduzca él solito sin error alguno?

    – ¿ventajas de un ordenador?: atención constante y sin distracciones, eso es indiscutible. Pero entonces en mi opinión debería reservarse la conducción autónoma para entornos muy controlados (como las autopistas), y dejar en el resto de vías la conducción a una persona, y que el ordenador actúe como sistema de seguridad detectando situaciones de peligro para evitar el accidente. Y en ese sentido se está yendo mal, muy mal: el otro día leí un artículo sobre el sistema de seguridad que incorporaba un coche, que impedía que el conductor hiciera una maniobra si el ordenador la consideraba peligrosa…incluso aunque el conductor insista. Es decir: analizamos una situación de peligro y queremos realizar una maniobra para impedirlo, y el ordenador, que tiene una capacidad de análisis muy limitada, se empeña en impedírnoslo porque no detecta la situación de peligro.

    Comentario por marcostonhin — 12 enero 2016 @ 9:14 | Responder

    • Marcos, podrías decirme qué coche es ese que evita una maniobra? Tengo ganas de echar un vistazo al asunto. Para la homologación, se aprovecha que existe una laguna en este tipo de sistemas, pero realmente…bueno, comparto tu opinión. Muy robusto debe ser un sistema, para que enmiende la plana al conductor. Insisto, ya bastante mal me llevo con el sensor de lluvia, paso del de luz, como para montarme en un chisme que puede que no responda a mis solicitaciones. Que, por ejemplo, me parece estupendo que si giras el volante para cambiar a un carril que está ocupado, salte una alarma para avisarte. Pero impedírtelo…

      Mira, te pongo un ejemplo. Alguna vez me ha pasado de adelantar, y al que estaba adelantando cerrarme la puerta para que no pudiese volver a mi carril (es decir, aproximarse a un camión que va delante). Y venir alguien de frente, y haberme tenido que hacer sido “a empujones”, para no matarme. Con ese sistema, no hubiera podido, exponiéndome a un choque frontal.

      O, por ejemplo. Los frecuentes casos que ponen, en un tramo en obras, una limitación de velocidad de 30 en plena autopista. Cuando el coche leyese ese cartel, clavaría frenos para obedecer la señal. El resto de los conductores, sabiendo que es una exageración, sólo levantarían el pie del acelerador y se lo comerían.

      Sobre los aviones: totalmente de acuerdo. Es mucho más sencillo automatizar el vuelo, comentaba que porque el aire es un medio continuo, pero tú también das otra razón: la posición y actitud de vuelo de cada aparato es determina y transmitida con exactitud. No hacen falta sensores que “vean” las masas que rodean al vehículo, sino simplemente son un punto en el espacio asociado a un vector velocidad. En cuanto al aeropuerto, con las últimas novedades en ILS, el aparato conoce con toda precisión la posición y el estado de las pistas. El modelo digital del mundo para un avión es terriblemente simple y exacto. En su lugar, un coche autónomo tiene que ir recogiendo instantáneamente y a cada momento una burrada de información, que hay que procesar (reconocer las señales, trabajar con las medidas que nos llegan del láser para determinar volúmenes e identificarlos como otros coches, bicicletas, peatones…). Es brutalmente complejo, y me maravilla que ya estemos en camino de conseguirlo. Pero, como dices, parece poco lógico embarcar toda esa tecnología en un coche antes que en un airliner.

      Comentario por Mendigo — 12 enero 2016 @ 20:47 | Responder

  8. Desconozco hasta qué punto está avanzado el tema de la conducción automática, así que no sé cuándo será una realidad (además, en general los pronósticos de cómo va a evolucionar la tecnología son siempre difíciles). De lo que no tengo ninguna duda es de que hay demanda. Y no hablo de los pijos aficionados a los aparatejos (como el crío del anuncio de Opel que menuda hostia tiene… ese de “¿es que no lo puedes controlar con tu móvil? ¿es que no puedes permitirte un Opel?”). No hablo de eso sino de gente, por ejemplo, a la que no sólo no le gusta conducir sino que le aterra (o no se le da bien, o es torpe, o de reflejos va justita, que de todo hay). No es correcto comparar el coche que se conduce solo con la “cerveza para los que no les gusta la cerveza” (sí estoy de acuerdo, por cierto, en describir así la Heineken) porque el coche tiene una utilidad totalmente al margen del supuesto placer de conducir, mientras que la cerveza, si no te gusta, mejor no la bebas. De hecho, te puede gustar conducir, pero poca gente tiene coche simplemente por ese motivo (con lo que cuesta tener y mantener un coche, o la conducción te proporciona más que placer unos orgasmos increíbles, o vas muy sobrado de pasta, o tienes un motivo práctico para tener el vehículo).

    Ese mercado puede ser de todos los niveles, eso depende de cuánto encarezca la conducción autónoma, si se logra, al vehículo y a su mantenimiento. Pero no es cosa de pijos desear una movilidad más independiente aunque no te guste conducir. Para la ciudad es cierto que existe el transporte público, pero en cuanto sales del núcleo urbano el coche puede ser la opción más práctica con diferencia.

    Ni idea de los detalles técnicos. Sí creo que si se acaba desarrollando el coche que se conduce solo, dependerá de la cartografía mayormente para la ruta, las señales de carretera se mantendrán para los conductores y o bien se integrarán en la cartografía o se adaptarán para ser fácilmente detectables para los coches autónomos (no sé si visualmente o por otro procedimiento) y evidentemente se incorporarán cámaras para detectar obstáculos (otros vehículos, etc.). No sé cuánto encarecerá todo esto el precio de compra y el mantenimiento del vehículo, aunque la experiencia nos dice que la computación en general se va abaratando, así que a la larga es probable que los coches caros sigan siendo los que tienen una tapicería lujosa o un motor potente, tengan volante o no.

    Otra cosa. Es obvio que la seguridad es la preocupación más importante a la hora de desarrollar un coche de conducción autónoma. Y está bien desconfiar de la seguridad de un coche o de lo que sea, eso se llama ser precavido. Ahora bien, no veo por qué la inteligencia artificial no va a poder alcanzar un nivel de seguridad superior al de los conductores humanos, dado que la seguridad que proporcionan los conductores humanos tampoco es tanta. Que levante la manita quien no haya tenido un accidente de tráfico (por culpa propia o ajena)😉

    Comentario por Javier Lázaro — 12 enero 2016 @ 10:37 | Responder

    • Muy buenas, Javier.

      Lo cierto es que expones muy bien tu punto de vista. Es cierto que la conducción autónoma sería una ayuda para mucha gente. La cuestión es ¿a qué precio? Quiero decir, es estupendo que por unos 200€ tengas una máquina que te ahorra la fatigosa tarea de lavar la ropa. Estaría muy bien que pudiésemos descargarnos de la necesidad de conducir, y sólo recurriésemos a ella por placer. Sí, es un avance, por qué no? La cuestión es ¿que sobrecoste implicaría contar con toda esa tecnología? Los fabricantes (y no sólo ellos) están acometiendo inversiones brutales para hacer realidad en el medio plazo la conducción autónoma. Evidentemente, en algún momento querrán rentabilizar esa inversión, además de cubrir los costes de todos los sensores y capacidad de cálculo embarcada.

      La cuestión es que yo creo que las necesidades reales del conductor medio (que no es un ejecutivo de California, sino un currito argentino, o chino, o malayo) no pasan, ni lo harán en mucho tiempo, por la posibilidad de descargarse del trabajo de conducir. Hay muchos millones de personas cuyo vehículo es una pequeña motocicleta, y que con un buen diseño podrían acceder a un utilitario, sólo un poco más caro, sólo con un poco más de consumo que una motillo, y le daría un gran servicio.

      Más o menos, la revolución que supuso el 600 es España, el cinquecento en Italia, el VW escarabajo en Alemania o el 2CV en Francia.

      Comentario por Mendigo — 12 enero 2016 @ 21:00 | Responder

  9. Esto podría venir a cuento aquï

    http://www.wired.com/2016/01/the-metastructure-transportation/

    Comentario por juanmanuelgrijalvo — 12 enero 2016 @ 20:18 | Responder

    • Entiendo el concepto, una red descentralizada. Por otra parte, me parece muy gringo, la forma en cómo rechaza el incremento de densidad en las ciudades y su servicio con transporte público queriendo eludir un “control” o “centralismo”. Lo que está describiendo el autor es una red de transportes internodal, a la cual se añade una flota de vehículos autónomos a los medios convencionales de los que ya disponemos. Bueno, bien, me parece correcto. Pero en el transporte de personas-datos, hay que introducir una variable: la eficiencia. Especialmente, la eficiencia energética, por los condicionantes económicos y ambientales. El vehículo privado, lo conduzca una inteligencia biológica o artificial, seguirá siendo un medio ineficiente de transporte en el entorno urbano. El urbanismo y la ordenación del territorio son insustituibles, el resto son sólo adminículos para resolver el problema.

      Pero no nos escatimes tu opinión, por radikal que sea. Al fin y al cabo, ésta es tu entrada, tú le diste comienzo. Yo estoy verdaderamente interesado en conocerla, y seguro que no soy el único.

      Comentario por Mendigo — 12 enero 2016 @ 21:22 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: