La mirada del mendigo

27 febrero 2016

¿Por qué decimos Democracia cuando queremos decir oligarquía?

Filed under: democracia — Mendigo @ 17:36

Según Jean-Jacques Rousseau, el término correcto para nombrar a un sistema como el actual es oligocracia, el gobierno de unos pocos, representativo y por lo tanto legítimo, legítimo en la medida que sea representativo del único soberano, el pueblo.

Democracia es lo que su etimología sugiere: el gobierno del pueblo. E Internet es el ἀγορά de aforo virtualmente infinito donde nos podemos reunir, simultáneamente, el δῆμος. Reunir, y deliberar, y decidir, es decir, gobernar, autogobernarnos como ciudadanos libres. Alcanzar como pueblo la mayoría de edad política.

Valga esta parrafada tan básica, que habré repetido chorrocientas veces, como introducción de estos un vídeo en dos entregas sobre la Democracia, del mismo autor que consiguió explicarnos la guerra civil siria en cinco minutos (y con notable acierto, añado).

+

+

Y ahora, la crítica. Porque tiene que haber una crítica, para no deslucir las costumbres de este espacio.

Se nota que el autor ha bebido de Étienne Chouard y su demarquía. Sobre este tema ya estuvimos charlando aquí: Hablemos de Sexo.

En resumidas cuentas: no confundamos al propietario con el gerente. El propietario puede encargar la gestión de la empresa a un profesional especializado. Pero sólo un imbécil redomado (tú y yo, básicamente) permitirá que el capataz se enseñoree de la viña, haga con ella lo que le salga de los huevos, y acabe mandando a unos mancebos que nos apaleen y nos echen de ella.

Por lo tanto: no me parece acertada la idea de escoger por sorteo los cargos, ya que el funcionamiento de un Estado moderno es terriblemente complejo y precisa de profesionales (no la basura que hay ahora en el Congreso, profesionales que como un piloto de aeronaves, se ponen tras los mandos después de haber pasado mil exámenes y de tener miles de horas de vuelo con aparatos de menor envergadura).

Esa es la gerencia. Pero el gerente hace lo que le dice el propietario, o sale a patadas. Este propietario, en una empresa, no tiene por qué ser único, puede ser colectivo: una gran empresa puede tener miles o decenas de miles de propietarios diferentes. Un Estado tiene millones, con la particularidad de que, si es una democracia, todos participan de forma alícuota en su propiedad.

El gerente dirige, pero el propietario (reunido en la Junta General de Accionistas) gobierna. No hace falta, como muchas veces se escucha como burla de la Democracia, el propietario de la empresa decida hasta el color de los bolígrafos. De hecho, tampoco es un cometido que vaya hacer el CEO: también la gerencia delega las decisiones. Pero el gerente siempre deberá moverse en el marco más o menos holgado que le haya fijado el propietario, que es el único que puede aprobar las cuentas o tomar decisiones estratégicas.

Por lo tanto, no, no hace falta pasarse el día votando el menor de los detalles para tener una Democracia. El pueblo decide las líneas generales, por ejemplo con una votación múltiple cada fin de semana y, dentro de ellas, unos profesionales (con título de piloto y muchas horas de vuelo) elegidos (y no sorteados) por el pueblo dan forma a su voluntad.

El principio democrático exige siempre que el legislador sea el pueblo; luego, puede variar el mecanismo. Yo he propuesto el siguiente, podría haber otros: ante un cierto tema, cada partido político PROPONE una determinada redacción legislativa, según sus principios políticos. Pueden llegar a acuerdos, estableciendo una transacción para presentar coaligados una misma redacción, que cuente con más apoyos potenciales. Pero el único con capacidad de votar, aprobar y PROMULGAR leyes, es el propio pueblo mediante voto universal.

Insisto: los partidos políticos PROPONEN los textos, el pueblo VOTA entre ellos.

No es difícil pensar en una versión de ágora digital, donde para cada tema a debatir los partidos cuelguen sus propuestas, puedan contestar las propuestas de los demás, debatirlas y rebatirlas en sucesivos turnos de réplica y contrarréplica, aportando cuanto material sea menester para defender razonadamente sus opiniones. Y, al final, tras este debate, los individuos voten.

Pasada una ley, su desarrollo reglamentario y demás fontanería le corresponderá a los cargos electos, que podrán ser afiliados a un partido o independientes, pero en cualquier caso con título de piloto.

Y aquí procede la crítica a la demarquía, porque es necesario contar con profesionales contrastados al timón, porque si no ya podemos ver lo que ocurre con los ineptos actuales… sólo unos pocos cuentan con cualificación y capacidad para gestionar un Estado (sería notable crear estudios específicos, quizá tomando como modelo la ENA francesa). Y por otra parte esa labor de aplicar la voluntad popular es de naturaleza política, y debe ser encargada por la sociedad a quien ella estime oportuno, no se puede dejar al albur de la Diosa Fortuna, que a veces es bastante puta. Profesionales con la misma orientación política que el pueblo, no tecnócratas independientes del e irresponsables ante el pueblo, ni incompetentes aupados por los viciados mecanismos de promoción de los partidos políticos, basados en la adulación y el comadreo.

+
+
+
+
+
+

18 comentarios »

  1. […] Origen: ¿Por qué decimos Democracia cuando queremos decir oligarquía? […]

    Pingback por ¿Por qué decimos Democracia cuando queremos decir oligarquía? – Matad al mensajero — 27 febrero 2016 @ 19:46 | Responder

  2. Eso que propones lo decía mi abuelo hace tiempo. “Políticos de carrera universitaria” , ” estudiados y testados” Lo del ágora digital técnicamente parece viable, pero me temo que en ese montón de muñequitos de plástico que formarían la asamblea una mayoría son eso, de plástico. Revertir 200 años de educación manipulada ¿cómo se hace?
    Me encanta leerte, pero tu discurso es tan justo como utópico.

    Comentario por Amor — 28 febrero 2016 @ 6:54 | Responder

    • Uys! Pero la carrera por sí sola no sirve. Es condición necesaria pero en modo alguno suficiente. Anda que no hay cazurros con título! Cualquiera con papis pastosos que le mantengan el tiempo suficiente, puede salir con un título universitario bajo el brazo, a no ser que directamente sea un caso clínico de incapacidad intelectual.

      No, no, me refiero a exámenes durísimos, una criba para que vayan quedando los mejores en cada nivel. En eso podríamos aprender del Estado más antiguo del mundo:
      https://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_de_examen_imperial_chino
      (tenemos mucho que aprender de otras culturas, mucho que aportar, sin duda, pero también mucho bueno que copiar y adaptar…y China no lleva ahí cuatro milenios por nada).

      Imagínate la gravedad si ponemos al timón de un buque de gran desplazamiento a un incompetente: la puede liar parda. Pues el Estado español es un buque colosal, es lógico exigir que sólo los mejores puedan acceder a esos cargos (y no los nombrados a dedo). Mejor dicho, a la posibilidad de acceder a esos cargos, primero cuentas con el título de piloto, y luego eres elegido.

      Lo que no puede darse jamás, es por ejemplo que el máximo cargo del ejecutivo no sepa ningún idioma extranjero, cuando en infojobs hay ofertas de trabajo de 800€ que exigen licenciatura, bilingüe en dos idiomas extranjeros y nivel alto en un tercero (no es broma, lo he visto con estos ojitos, 800 leros). Esto es una vergüenza.
      https://esmola.wordpress.com/2013/12/25/inutilidad-parlamentaria/

      También tiene su lógica que para acceder a la administración central, hayas pasado por la autonómica, y éstos por la local. Aquí para todo se necesitan títulos y más títulos, pero para dirigir un Estado sirve cualquiera? Hombreeee.

      Por lo demás, crear un sistema de debate y voto digital, no es que sea viable, es que a día de hoy es trivial. Claro, lo difícil es lo que dices de los muñequitos de plástico. Pero en el vídeo apuntan una idea que comparto: si tratas a los niños eternamente como niños, tendrás a un fulano grandullón de 30 años haciendo pucheros. Si no tienes posibilidad de conducir un coche, ¿para qué demonios vas a aprender? Te subes al autobús que te lleva y te trae, y no te preguntas cómo es eso de girar el volante. Pero en el momento en que puedes tener la posibilidad de conducir… aps, a lo mejor sí que te interesas por aprender y sacarte el carnet. ¿Por qué no? No todo el mundo tiene carnet de coche, hay quien incluso pudiendo, es algo que no le gusta. Bueno, vale, fantástico. Pero otra mucha gente sí que se interesaría. Y estaríamos formando una sociedad civil, cada vez más interesada en el gobierno de su polis, porque puede tomar decisiones acerca de ella, y sus decisiones tienen consecuencias.

      Es lo mismo que cuando tenemos alguna enfermedad. La medicina, en principio, nos interesa vagamente, pero procuramos informarnos lo más posible de esa enfermedad, porque nos va nuestra salud en ello. No es que te guste, es que te interesa.

      Politizar al pueblo (el hombre es el animal político), que es la mejor de las consecuencias que tuvo el 15M.

      Evidentemente, de la noche a la mañana no vamos a convertir un país de manolos y visilleras en un Párnaso de almas eruditas y sensibles. Pero hay que intentarlo, hay que tomar ese camino, hay que avanzar en él (de hecho, mucho hemos progresado). Porque si no, viene un listillo con el “eso es demasiado complicado para ti, deja, deja, que ya me ocupo yo, tú vive tu vida tranquilo”. Cuando oigo eso, me voy untando de vaselina el culo, porque sé que me la van a meter doblada.

      Apertas, compi!

      Comentario por Mendigo — 28 febrero 2016 @ 12:09 | Responder

      • Tener carrera no garantiza inteligencia. Y menos ahora que es como un instituto de mayores edad, que pasan falta y todo (Con las horas que pasaba en la biblioteca de la facultad leyendo mientras los demás iban a clase o al bar ;)). Seguro que todos hemos conocido a gente sin carrera mucho más preparados culturalmente que otros muchos licenciados y diplomados. Y ahí tenemos a Mariano como ejemplo, con carrera y registrador de la propiedad (que según tengo entendido es una de las oposiciones más jodidas) y el tío es un puto imbécil o se hace que es aún peor.
        Lo de los idiomas es bien gordo, pq vale que no sepas inglés, pero es que has tenido 20 o 30 años, en uno de los curros con más tiempo libre que conozco, y no has querido aprenderlo. Y si eso pasa con los idiomas imaginaos con lo demás, con nociones básicas de economía, administración, etc. Lo peor no es no saber, sino no querer aprender.

        Comentario por Emilio Fernandez Alberti — 28 febrero 2016 @ 13:38 | Responder

        • Sin duda. Una carrera implica conocimientos, no inteligencia. Lamentablemente hay gente muy buena que no ha podido (o algunos querido) acudir a la universidad. Que, por otra parte, es de una mediocridad y ramplonería epatantes (entre el alumnado y, sobre todo, el profesorado).

          En cuanto a Raxoi… yo tengo mis dudas de la limpieza de su examen de registrador (ya entonces era el delfín de Fraga). No se necesita ser inteligente para aprobarlo, sino simplemente tener una memoria prodigiosa (y más sacarlo tan joven, con apenas tiempo para estudiarlo). Pero es que tampoco aprecio tal cosa en el presidente en funciones (podría haber aprendido inglés en dos días, si tuviera una memoria tan excepcional, por ejemplo), sino a un hijo del aparato, un PTV de libro.

          Comentario por Mendigo — 28 febrero 2016 @ 17:29 | Responder

  3. En el video se olvida de algo que sin ello seguro que no funcionaria la democracia ateniense, la esclavitud. Sin esclavos y metecos (extranjeros residentes sin derechos politicos y civiles), la democracia griega no hubiera sido posible. Y no es algo que lo pase por alto es que no lo menciona.

    Comentario por Emilio Fernandez Alberti — 28 febrero 2016 @ 13:27 | Responder

    • Y las mujeres tampoco formaban parte del demos. Pero bueno, nadie dice de volver a ponernos el peplum, sino de sacar lecciones de la historia y adaptar aquellas ideas inteligentes a nuestras circunstancias actuales. Pedir la igualdad de derechos de las mujeres o el fin de la esclavitud en el s.VI a.C es un anacronismo. De todas formas, la Atenas de Pericles era de las sociedades menos basadas en el trabajo esclavo de su entorno.

      Comentario por Mendigo — 28 febrero 2016 @ 17:25 | Responder

      • Si no juzgo la Atenas de Pericles, faltaria mas, lo que juzgo es un video en el que se habla de la Atenas democratica y no se habla ni un segundo de la esclavitud, que por “pocos” que fueran eran aprox. 1/3 de la poblacion total (algo mas 100mil sobre una poblacion de 300mil) mientras que los ciudadanos apenas llegaban a unos 45mil (que no es moco de pavo para la epoca). Por lo demas el video me parece excelente. Y con las mujeres suele pasar, hablamos en masculino, siempre son las olvidadas de la historia.

        Comentario por Emilio Fernandez Alberti — 28 febrero 2016 @ 18:26 | Responder

  4. A mi modo de ver la diferencia con la Gracia clásica es sobre todo económica: la nuestra es una sociedad capitalista, lo que significa monopolíos y oligopolios y no sociedad de mercado, de libre competencia. Sin embargo hay que reconocer que era un trato en igualdad.

    La democracia no es mas que el trato libre y justo entre iguales de la res publica pero no es condición necesaria para la existencia del capitalismo, por ejemplo Rusia, aunque si su existencia formal para pertenecer a ciertos grupos supranacionales como la UE o la OTAN. A fin de cuentas la Europa Cristiana y Democrática era el objetivo de Hitler.

    Una condición para una democracia es la cercanía del poder al pueblo, por ejemplo Suiza, donde la gestión de la sanidad, escolaridad, vivienda,, corresponde al ayuntamiento, aunque esto se ve también en el modelo anglosajón. Cuanto mas lejos y mas difuso esté el poder, tanta peor calidad democrática se alcanza.

    Lo que tenemos en este país no es mas que un modelo oligopolístico de poder donde la oligarquía terrateniente franquista se transforma en financiera usando a personajes como Rajoy, que llega de la mano de su padre, juez del caso Redondela que no solo absolvió a Nicolás Franco del delito de saqueo sino que calificó las sospechosas muertes de testigos y familiares como meros accidentes, condenando al conserje a petición del fical Cándido Conde Pumpido.

    Cualquier pretensión de democracia choca de lleno también con la falta de igualdad: ya que aquí somos súbditos de SM el Rey Católico, soberano absoluto (lo que significa por encima de la Ley) y no ciudadanos, que sería el requisito mínimo exigible.

    Por otra parte pesa demasiado el poder del ejército, que tras 200 años de matar españoles pobres y la lección del millón de muertos que nos obequió al servicio del general Franco, la oligarquia y la Iglesia.

    Si todo esto no os parece suficiente, voy a dar una pista para saber cuando te están dando falsa monea, lo escriben siempre en mayúsculas: Dios Patria, Rey, Democracia, Ley, Justicia son las mas usuales, pero hay mas, mogollón mas.

    Comentario por josemanuel55 — 28 febrero 2016 @ 20:41 | Responder

  5. Claro que necesitamos gerentes, pero eso no resuelve la cuestión esencial de cómo hacer que el gerente actúe bajo el control de propietario.

    Precisamente porque la gestión en este caso es muy compleja y tiene muchos ámbitos (legislativo, ejecutivo, judicial – estatal, municipal, barrial – Sanidad, Educación, Economía, etc.). ¿Cómo van a controlar estos propietarios la gestión de los gerentes?
    No hay sistema electivo que permita un control mínimamente aceptable. Al final, vamos a tener más de lo mismo, como ahora: gestores que hacen lo que les da la gana -usurpando el rol de propietario a sus legítimos- y no se entera casi nadie de lo que hacen realmente.

    La participación directa de la ciudadanía es una necesidad. Los propietarios tienen que estar encima de los gestores, echándoles el aliento en el cogote, fiscalizando cada paso que dan para asegurarnos de que realmente cumplen con la voluntad popular.

    Y ahí es donde entra el sorteo.
    No es posible tener a los 30 millones de propietarios vigilando a todos los gestores. Pero sí es posible que consejos ciudadanos, cuyos miembros serían escogidos por sorteo, y su responsabilidad sería de corta duración (6 meses), controlen directamente la labor de los gerentes.
    Me estoy refiriendo, por ejemplo, al equivalente al Tribunal Constitucional. O al CGPJ. A un Defensor del Pueblo con poder real sobre el ejecutivo. Etc. O, por ejemplo, a menor escala, a una Asamblea de Barrio o a Asambleas sectoriales en los municipios.

    Órganos ciudadanos colegiados, controlándolo todo, directamente, a todos los niveles, en todos los ámbitos. Y ahí sí, el mejor mecanismo para elegir la composición de esos órganos, el más democrático -el único democrático, de hecho-, es el sorteo. Gobierno del Pueblo. Que somos todos.

    Comentario por Ocol — 28 febrero 2016 @ 21:17 | Responder

    • Sin tener que ir a grandes cambios en la organización de las instituciones, como la que postulas (y que no me parece mal, pero puede ser difícil de poner en marcha), yo sí apostaría por el sorteo para cubrir ciertos órganos, como el TC o el CGPJ. Seía una buena manera de evitar la politización de esos entes:

      – se establecen unos requisitos mínimos para optar al puesto (rigurosos pero que permitan un número amplio de personas, pongamos un mínimo de 100 por puesto), p.e. experiencia de xx años como juez, o xx como docente en tales y tales áreas, no militar en ningún partido desde al menos tantos años, etc.)

      – Cuando vaya a haber una vacante, tres meses antes se anuncia y se abre plazo para que se registren los interesados.. Quince días antes de que venza el mandato del saliente, se sortea el sustituto y se le dan unos días para incorporarse y hacer el traspaso de poderes (más bien, para que se ponga al día de lo que se estaba haciendo).

      Opcionalmente, puede establecerse un sistema de proposicion de candidatos. Entes como asociaciones de jueces, de abogados, partidos, sindicatos, facultades de derecho, otros…. podrían proponer a uno, dos o tres candidatos (tiene que haber suficientes proponentes independientes para que ninguno piueda condicionar estadísticamente el resultado).

      FInalmente, y lo más difícil: sería bueno establecer un sistema de evaluación de la actividad de los salientes.

      Comentario por santi — 4 marzo 2016 @ 22:50 | Responder

      • Claro que es difícil poner en marcha estos cambios, como que para ello habría que hacer antes una revolución, porque el Poder establecido jamás los aceptaría, ya que implicarían el traspaso de ese Poder a la ciudadanía.

        En cuanto a los requisitos, no son necesarios en teoría, en el modelo ideal… final… pero sí podrían serlo de forma transitoria.

        En una sociedad democrática todo el mundo debería ser capaz de entender las leyes lo suficientemente como para saber si hay prevaricación o si una ley o acción de gobierno se ajusta a una Constitución elaborada previamente por los propios ciudadanos, y por tanto, también comprendida por ellos.
        En tanto no estemos en esa circunstancia, sí habrá que restringir -temporalmente- el acceso a esas responsabilidades, pero siempre con la condición y el objetivo de irlas abriendo progresivamente a la totalidad de la ciudadanía.

        Yo personalmente empezaría por exigir bachillerato o equivalente, para empezar, y nada más. Y en unos años, sólo la ESO o equivalente.
        No veo necesario ser juez o abogado para valorar si algo es Constitucional o no o si un juez prevarica. En la mayoría de los casos es bastante obvio.

        Y además ten en cuenta que serían órganos colegiados, si hacemos grupos de a 12, son 12 personas de procedencia y condición diversa pensando colectivamente. Eso multiplica la potencia del órgano. La diversidad de puntos de vista es una ventaja fundamental, y la perderíamos si fueran todos del mundo del derecho -pensamiento convergente por su profesión-.

        Y no te olvides de la rotación rápida. Nada de “cuando haya una vacante anunciarlo 3 meses antes”. No hay que anunciar nada, porque la permanencia en los puestos tiene que ser corta. Seis meses, o a lo sumo, un año, y a dejar sitio a otro ciudadano. Para evitar la corrupción de la permanencia en el Poder, pero también porque la democracia es de todos y para todos. Si tienes a alguien cuatro años en un puesto estás dejando fuera durante mucho tiempo a otras personas que también deberían -y tienen derecho- a asumir su cuota de responsabilidad.

        Comentario por Ocol — 5 marzo 2016 @ 10:42 | Responder

        • Sobre la dificultad de los cambios, tienes razón en que los poderes fácticos no van a dejarse avasallar sin luchar. Pero tampoco veo a la sociedad dispuesta a “empuñar las armas” (en sentido figurado, y menos en el literal) y empeñarse en una lucha a cara de perro; somos demasiado conformistas. Por eso, creo que valen más los pequeños pasos, más fáciles de asumir por unos y por otros.

          También tienes razón en que cualquier persona medianamente sensata debería ser capaz de interpretar la constitución, lo contrario sería negarle validez (¿cómo vamos a votar su aprobación si no la entendemos?), pero me da la impresión de que las cosas no son tan sencillas (tampoco harán falta jueces, cualquier ciudadano debería poder interpretar las leyes). El TC trata temas jurídicos, y parece lógico que lo formen profesionales, al menos de momento (como dices, transitorio).

          Sobre la duración de los cargos, estoy de acuerdo en que debe ser corta, pero no tanto que no permita una continuidad en el examen de los asuntos que tratan (que tampoco deben eternizarse). Un plazo de dos años me parecería adecuado, quizá podría reducirse a uno. Cuando decía que tres meses antes se convoca la plaza, quería expresar que es un mecanismo automático, que no caben prórrogas por falta de candidatos ni jueces provisionales, ni vacantes, como hemos tenido cuando algún partido (cuyo nombre empieza por ‘P’ y acaba por ‘opular’, no doy más pistas) ha bloqueado los nombramientos (es lo malo que tienen las mayorías cualificadas, que permiten esos bloqueos; el sistema de elección por sorteo debería impedirlo).

          Este sistema no sólo es para el TC, sino para otros órganos de tipo arbitral o de inspección, que no tienen que tomar decisiones “políticas” (en el sentido de dirigir nada), sino sólo interpretar y asegurar que lo que hacen otros es correcto. Por ejemplo, la comision de mercados y competencia, la CNMV, …. Algunos sí pueden ser muy técnicos, y requerir profesionales cualificados.

          Siendo órganos colegiados, el hecho de que un miembro tenga una cierta tendencia u orientación política debería quedar diluido en el conjunto, siempre que los poderes fácticos no puedan sesgr la composición.

          Comentario por santi — 5 marzo 2016 @ 14:47 | Responder

          • Para las determinadas cuestiones más especializadas que puedan ir quedando, un consejo ciudadano puede buscar asesoramiento de profesionales. Más allá de eso, no lo veo. Los ciudadanos -TODOS- son los que deben tomar las decisiones, en una democracia.
            Los profesionales, a asesorar, o a gestionar. Pero siempre supervisados, directamente, por la propia ciudadanía.

            Pero vamos, hasta el pasito que tú propones está fuera de nuestro alcance. Porque es verdad que la sociedad no está dispuesta a luchar. Conformismo, sí, pero también adiestramiento. Domesticación.

            Pero bueno, todavía quedamos algunos sapiens no domesticados que perseguimos la democracia. Y tal vez podríamos hacer algo que cambiara las tornas, si nos pusiéramos a ello. Yo al menos ahí estoy.

            Comentario por Ocol — 5 marzo 2016 @ 18:03 | Responder

  6. Aparte de que instituciones o que órganos se deberían crear, es fundamental un cambio de mentalidad. No vale de nada que haya tal cual o cual órgano si al final los que mandamos no nos hacemos responsables, y nunca queremos tener culpa de nada ni individual ni colectiva. Pondré algún ejemplo, aunque igual me llevo alguna hostia, con las preferentes, quitando las que incurrieron en claros delitos con firmas falsas y cosas así, la gente que las compro, que no digo que no los hayan estafado, ojo¡, tienen su parte de responsabilidad, como mínimo de fiarse de su comercial. Otro ejemplo con sentencias en la mano, Marbella, quien no sabía que aquello era un comedia?, y aun así el GIL ganaba elecciones, y luego vienen las sorpresas, tú con tu voto eres culpable y yo por no hacerte ver que estabas votando a unos ladrones en mayor o menor medida somos culpables.
    Con los desahucios algo parecido, nadie te obligo a firmar la hipoteca, te pusieron una pistola en la cabeza, pq no compraste un piso en vez de 200mil € de 100mil? Pq no pensaste en que en 30 años las cosas se podían dar mal dadas? Hay que asumir nuestra parte de culpa. Que luego el banco tenga su parte de culpa, te hayan metido clausulas suelo, interés de mora impresionantes y que encima de que te echan de tu casa y aun les debes dinero.
    Y con esto no doy por bueno que se queden debajo un puente a vivir, soy el primero que defiende vivienda digna y asequibles para todos, y con digna no digo chalets (como pretende algún demagogo) y con asequible no digo por 200 € (que los alquileres sociales por ahí rondan, y depende de la ciudad en la que vivas, como si 200 € fuera una ganga).
    En resumen que tenemos que hacernos responsables para bien y para mal de las decisiones que tomamos, si no seremos niños políticos, y los q elegimos nos trataran como tal. Espero haberme explicado bien con los ejemplo y que no me pongais a parir😉 Saludos.

    Comentario por Emilio Fernandez Alberti — 28 febrero 2016 @ 23:45 | Responder

    • A ver si me explico:

      Cuando las preferentes la gente, ancianos en su mayor parte, fueron engañados porque el personal de los bancos, entre sus clientes y su trabajo, eligió engañar a sus clientes. Lo lamentable es la escasez de excepciones en este abuso de confianza, así como la negativa de los tribunales a atender demandas colectivas, troceando estas en perjuicio de los demandantes, amén del eterno retraso de la Justicia cuando lo que está en juego son los intereses de los estafados.

      En cuanto a Gil, los que estábamos aquí claro que denunciamos pero fuimos ninguneados por todos los medios de comunicación debido, sobre todo, a los intereses de sus propietarios, bancos y constructoras.
      Cuentan de un oponente a un cacique que vio instalar delante de su casa el cementerio del pueblo. Bueno, pues en el caso de Gil hablaríamos del trayecto inverso.

      Es verdad que nadie te obliga a firmar una hipoteca si tienes una alternativa habitacional, que no es el caso. De todas formas existe el delito de alteración del precio de las cosas, delito posiblemente compartido por bancos, constructoras y partidos políticos (recuerdo las continuas declaraciones del director del Banco de España o del Ministro de Hacienda proclamando la bondad de las continuas subidas de la vivienda mientras los bancos te ofrecían financiar el coche y los muebles con la hipoteca)

      Para remediar todo esto no se necesitan mas leyes, ya tenemos cien mil, que no sirven mas que para crear una maraña conocida comunmente como trampa, además,(como decía Romanones, vosotros haced la ley que yo hago el reglamento) no, lo que hace falta es una auditoría de la deuda privada, lo que, como es bien sabido, no está en el programa de ningún partido político ni la cuna que los roó, tanto como se necesita una auditoría de la deuda pública.
      De todas formas lo que yo no puedo hacer es culpar a las víctimas por su ignorancia ni a mi mismo por mi carencia de medios para ser escuchado sino a la élite dirigente que ha creado un estado donde se carece de derechos efectivos ni de mecanismos de control.

      Comentario por josemanuel55 — 29 febrero 2016 @ 14:52 | Responder

      • Comentario por josemanuel55 — 29 febrero 2016 @ 16:28 | Responder

      • Respecto a las preferentes, no digo que no les hayan estafado, lo que digo es como mínimo tienen la culpa de fiarse de su comercial, que ser confiado es una virtud o un defecto ya depende de cada uno (ojo, vuelvo a repetirlo, que no hablo de los que no fueron firmados y tropelías por el estilo, hablo de los que les ocultaron parte de la información). Te voy a poner otro ejemplo Fórum Filatélico, en su día a mí me dijeron que fuera para allí que daban un 5% anual, que no sé qué historias, mi pregunta fue pero como cojones dan los sellos tanta pasta?¡ por supuesto pase de meter mis 4 duros ahorrados en un negocio que desconocía totalmente. A la gente le decían 5% y ya no oían más, y quienes lo vendían lo sabían.
        Lo del GIL, el GIL gano elecciones incluso con su líder inhabilitado, con juicios por todas partes, si se hablaba de corrupción en Marbella hasta en Crónicas Marcianas¡
        Y a la hipoteca, claro que hay alternativa y se llama ALQUILER, lo que pasa que el alquiler no entra dentro del sueño egpañol. Hay muchos casos distintos, y tb es verdad que me equivoco al generalizar, pero todos conocemos casos de gente que pidió hipoteca, compro, coche, todos los años de vacaciones, y claro en cuanto se dan mal dadas a tomar por culo. Cuando pedí mi hipoteca me dijeron que pq no compraba un piso más caro, que con lo que ganábamos mi mujer y yo nos podíamos permitir un piso mucho mejor, sabes que le dije, “y si quedamos al paro que la pagas tú la hipoteca”. A los 3 años mi mujer quedo en paro, actualmente no cobra ningún subsidio y gracias a nuestra sensatez, que nada tiene que ver con la preparación, aguantamos el tirón incluso ahorrando unos eurillos todos los meses.
        Mira todos tenemos nuestra cuota de responsabilidad, en mayor o menor medida, es evidente que los de Bankia fueron hijos de puta, que el GIL era una panda de ladrones, y que con la compra de pisos se estaban enriqueciendo 4, pero en ese juego tenemos nuestra parte de culpa, y en ella la ignorancia no tiene que ver, pq a ver si crees que yo me leí el contrato de la hipoteca antes de ir al notario¡ Me fie de mi comercial, ya ves¡¡¡¡😉 Hay que reconocer los errores para avanzar, y no echar la culpa solo a lo de fuera.
        Y en cuanto a nuestra carencia de medios, tenemos un sitio que se llama internet, ya hubieran querido los grandes revolucionarios de la historia tener esto, donde todos opinamos con libertad (al menos de momento). Crees que los bolcheviques tenían muchos medios?, crees que los revolucionarios cubanos tenían muchos medios?, lo que pasa que estamos resignados y acomodados, cansados de discutir perogrulladas, y al final lo que queremos es que nos dejen en paz y vivir tranquilos. Vamos que alma de revolucionarios no tenemos😉

        Comentario por Emilio Fernandez Alberti — 29 febrero 2016 @ 23:37 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: