La mirada del mendigo

28 agosto 2016

El ridículo debate del burkini

Filed under: desnudez — Mendigo @ 8:31

Estoy harto de tanta tontería, elevada a la categoría de asunto de Estado.

En breve: señores, señoras, el bikini y el burkini son en esencia lo mismo. Se trata de trajes de baño para cubrir la desnudez, que es percibida como pecaminosa por un tabú muy arraigado en el imaginario judeocristiano (zarrapastrosa madre del cual el islam es el hijo tonto).

Es increíble que no sepamos reconocer que el miedo a la desnudez que puede sentir una musulmana, que le lleva a ponerse ese adefesio, es exactamente el mismo que nos hace tomar el sol o bañarnos con un trozo de tela en forma de bermudas o bikini. Insisto, el prejuicio sobre mostrar el cuerpo desnudo es exactamente el mismo, la diferencia es de gradación, de centímetros de tela, de un consenso sobre qué partes se pueden enseñar y qué no.

Occidente va superando, muy lentamente, sus temores irracionales y se va despojando de ropa, liberando nuevos centímetros cuadrados de piel al contacto del sol, del aire y del mar. Se liberan unos centímetros más, y descubre que no pasa nada, no se derrumba el orden social establecido (ojalá fuera tan fácil). Y, tras unos años de generalización del nuevo pasito hacia la desnudez, el campo está preparado para un nuevo avance.

El debate pues entre Occidente y el islam no es pues si la desnudez es vergonzante, en lo esencial ambas sociedades están irracional y lamentablemente de acuerdo (la profusión de pixelados en Internet, por la palurda, pudibunda e hipócrita mentalidad gringa; como si los coños mordiesen o las pollas hiriesen). Sólo discuten aspectos cuantitativos, sobre qué partes del cuerpo es aceptable enseñar y cuáles deben ser cubiertas por pudor (aquí) o modestia (allá). Incluso en el seno de estas mismas sociedades no hay acuerdo, estando el top-less mal visto por los paletos de aquí, o los ultraortodoxos musulmanes exigiendo guantes negros para las mujeres.

La razón dicta, sin embargo, que ese miedo no tiene fundamento. En las playas nudistas compartimos un espacio público desnudos, y no nos abalanzamos como bestias unos sobre otros en un frenesí dionisíaco (lástima, por otra parte). Lo racional es prescindir del vestido en aquellos momentos y actividades en que la tela es un estorbo. Sin duda, bañarse o tomar el sol es un buen ejemplo de cómo los tabúes enraizados en nuestra sólo superficialmente moderna sociedad nos obligan a adoptar conductas ridículas, absurdas por miedos irracionales inoculados en la niñez. Un niño no comprende por qué debe cubrir su cuerpo, y tampoco sus padres lograrían entenderlo y se perpetúa el tabú bajo el argumento genérico de que “eso está mal”. ¿Está mal? ¿Por qué está mal? No está mal, está cojonudo. Desde que descubrí hace muchos años el placer de nadar desnudo entre las olas, no me vuelvo a poner un sinapismo de tela ni loco. Me sentiría idiota luego, con ese emplasto mojado pegado al cuerpo. Y todo por miedo a ocultar una parte de mi cuerpo que, la verdad, tampoco tiene nada de especial. Más o menos, como todo el mundo.

Señores, a ver si vamos siendo capaces de identificar nuestros propios miedos antes de reprobar los de los demás. No existe en la desnudez nada pernicioso; de hecho, es una excelente terapia para aceptarnos tal y cual somos, para sentirnos bien dentro de nuestra piel. Despojarnos de la ropa es un excelente recordatorio de nuestra condición de seres humanos, escindidos de la Naturaleza por la potencia de nuestro cerebro pero ni mucho menos independientes de ella.

La basura que las religiones han sembrado sobre la desnudez y la sexualidad (asociando ambas, por cierto) no tiene ninguna base científica. De hecho, es envidiable ver cómo juegan en las playas nudistas niños para los cuales la desnudez es un estado natural (que lo es), que no han sido intoxicados por la culpa y el miedo. Tienen una ventaja sobre los demás, una losa de ignorancia y miedo sobre un aspecto fundamental de nuestra existencia con la que no tendrán que cargar. Su adolescencia, cuando empiecen a interesarse por el otro sexo, será mucho menos traumática, sin equívocos ni tropiezos debidos al oscurantismo.

La práctica del nudismo, la normalización de la desnudez en nuestras sociedades debería ser promovida, y no perseguida.

Por lo tanto, resumiendo. Lo opuesto al burkini no es el bikini, de hecho son dos piezas del mismo catálogo, dos aparatos que sirven al mismo miedo ancestral. No, lo opuesto al burkini es superar ese miedo y sentirnos confortables en nuestro cuerpo.

El burkini es absurdo y grotesco, y el bikini sólo algo menos (pero algo más hipócrita, pues si es cierto que la desnudez es perniciosa, un bikini revela perfectamente el cuerpo). No existe mal alguno en la desnudez, así que no seas musulmán (el que se somete); no te sometas a los miedos irracionales con los que tu conciencia fue constreñida de niño y… ¡libera tu cuerpo!

+

En cuanto al veto francés, realmente, no le veo tanto recorrido como para abrir portadas. No me gusta el concepto de civilizar por la fuerza, aunque también entiendo que la población musulmana está sometida a una reprogramación involucionista promovida y financiada desde las petromonarquías, y los Estados occidentales deberían contraprogramar ese veneno retrógado fomentando la racionalidad (aplicándonos, como hemos visto, primero nosotros el cuento), la libertad (enemigo cerval del islam).

Ahora, tampoco me voy a rasgar las vestiduras por que se legisle proscribiendo ciertos modos en el vestir, cuando yo mismo soy reo de los mismos. Efectivamente, en Francia (a diferencia de España) la desnudez está prohibida en los espacios públicos excepto los específicamente habilitados para ello. El Estado se inmiscuye en mi derecho a la imagen y a vestirme (o no hacerlo) como yo quiera, así que tampoco veo la trascendencia en que se aplique de la misma forma con el exceso de ropa como con el defecto.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

30 comentarios »

  1. Y después de leerte sólo puedo hacer dos cosas: primero aplaudirte por llamar a las cosas por su nombre y luego, constatar que suscribo tus palabras en este tema y en otros muchos 👍

    Comentario por Marieta — 28 agosto 2016 @ 9:48 | Responder

    • Espero entonces encontrar alguno en el que podamos discutir un rato.😛

      Ya verás, con lo que me gusta cargar las tintas, seguro que lo encuentro.😉

      Comentario por Mendigo — 28 agosto 2016 @ 12:29 | Responder

      • Jajajaaa, eso seguro!
        Desde luego en este tema, en el de los incendios y en el de los p. “alcolitos de merda” compartimos opinión. Seguiré leyéndote siempre que pueda y si hay que discrepar se discrepa tan a gusto 😉
        Apertas!

        Comentario por Marieta — 28 agosto 2016 @ 12:33 | Responder

  2. Absolutamente de acuerdo. Como si el mal estuviera en un pezón (femenino, claro) o en un sexo. Como si por sí mismas, unas partes cualesquiera del cuerpo tuvieran moral, maligna, además. Somos absurdos.

    Comentario por patricia — 28 agosto 2016 @ 15:36 | Responder

    • No, no, y masculino también. El otro día, con 38ºC, entré en el súper sin camiseta y me vetaron la entrada. Debo tener unos pezones diabólicos.

      Lo racional, con esa temperatura, es quitarse ropa. No subir el aire acondicionado.

      Me da rabia, lo mucho que se come la cabeza la gente con el puto velo, sin darse cuenta que ellos han mamado la misma aprensión por el cuerpo humano, fuente de pecado según la doctrina de la Iglesia durante siglos. Claro que las costumbres de los demás son ridículas, no como las costumbres propias que son de puro sentido común.
      :/

      Comentario por Mendigo — 29 agosto 2016 @ 0:09 | Responder

  3. Gracias por darnos esperanza a las que pensamos que cubrirse el cuerpo, de cualquier forma es una herencia judeocristiana/islámica/cualquierreligión que hay que erradicar.

    Comentario por criticaenpracticas — 28 agosto 2016 @ 17:22 | Responder

    • En realidad, creo que deberíamos aprender de los críos. Ser unos críos respondones y preguntones. Por qué? Por qué? Por qué? Por qué? Exigir razones. Replanteárnoslo todo.

      ¿Por qué vestirse cuando hace calor? ¿Porque siempre se ha hecho así? Esa, que es la definición de tradición, no es razón ninguna para seguirlo haciendo así, en todo caso sería razón para probar algo nuevo. No dar nada por hecho, poner la lupa en aquello que se obvia, pues quizá lo más obvio es precisamente lo erróneo.

      Por ejemplo, una de las tonterías que se aducen con la desnudez (para mí cualquier playa es buena para desnudarme) es “que hay niños”. ¿Y? Si los niños son los primeros que pasan de todo; no ven nada raro en ver a alguien desnudo, hasta que no les programan el cerebro en ensuciar el cuerpo humano, es que ni reparan en que estás en pelotas: simplemente, van a lo suyo y pasan de ti, como debe ser (son los padres los que actúan como débiles mentales, escandalizándose). Pues venga, estudios psicológicos que digan que los niños no deben ser expuestos a la desnudez, detallando qué patologías pueden desarrollar. Y si no hay ningún mal, dejar de reproducir la tontería de que a los niños hay que ocultarles el cuerpo humano, como si fuera una sustancia peligrosa.

      Y si para los niños no representa ningún mal, qué decir de los mayores. ¿Qué sentido tiene ocultar la realidad?

      En cambio, a favor de la desnudez hay un cúmulo de razones. Desde aprender a aceptar nuestro propio cuerpo, reforzando la autoestima; mejorar la metabolización de la vitamina D (parece coña, pero una colega médica me contó que ya lleva bastantes casos de musulmanas con problemas raquitismo asociados a la carencia de esa vitamina. Y hay una que a mucha gente se le escapa: la desnudez es igualitaria. Imagínate a un obispo, a un banquero o a un capitán general. ¿Cómo los distinguirías entre la gente? Son sólo tres hombres en pelotas. Y es que no son más, no somos más. Gran parte de la función de la ropa, desde las primeras civilizaciones, es servir de marcador social, distinguiendo a clases sociales y roles especiales (sacerdote, administrativo…).

      Por cierto, me quedo con la duda de si crees que hay que erradicar la herencia […] o la religión al completo. Si me permites, yo escojo esta última opción. Erradicar la superstición como aborto de la razón y estorbo al progreso humano que es.

      Apertas!

      Comentario por Mendigo — 29 agosto 2016 @ 0:29 | Responder

      • Evidentemente hay que erradicar las religiones. No cabe duda🙂

        Comentario por criticaenpracticas — 29 agosto 2016 @ 11:51 | Responder

        • Muy buen artículo Mendigo y mucho camino por recorrer aún en la zona “civilizada” del planeta.

          Al querer compartirlo he visto como han machacado el artículo en Menéame… y se supone progresista.

          Habría que escarbar en la manera en la que los humanos procesamos nuestras irracionalidades porque la tendencia habitual es aferrarnos a la moral aprendida, repeliendo la divergencia con cualquier argumento falaz para permanecer confortables en nuestra burbuja.

          Saluten.

          Comentario por javierchiclana — 29 agosto 2016 @ 17:44 | Responder

  4. Ay hijo mio, es llegar y la primera en la frente.

    Vengo de Medjugorje de ver la Virgen absolutamente conmocionado y beatifico cuando al entrar en esta tu bitácora me encuentro con semejante espectáculo impúdico. No te basta con hablar poco piadosamente de Nuestra Madre Iglesia que reincides en ofrecer a los ojos del mundo y de tu parroquia visiones tan poco edificantes. No te das cuenta que en tu insensatez estas labrando tu condenación eterna y la de tus feligreses !!. Que iréis derechos a las calderas de Pedro Botero de seguir reincidiendo en esta actitud suicida donde sin duda acompañareis a la oveja descarriada de mi medio hermano !!. Cuan afligido hállome al ver que mis doctos conocimientos caen en saco roto…más no cunda el derrotismo pues si algo nos sobra a los católicos es la paciencia infinita del Santo Job !!. No temas hijo mío que si San Antonio Abad hallábase asaltado por tentaciones constantes que el pérfido Belcebú ponía en su camino tu tendrás siempre tendida mi mano que te guiara firme entre las sombras. Empecemos pues por desfacer el entuerto que tienes aquí montado con unas consideraciones a modo de guía sobre las buenas costumbres que contribuirá sin duda a la salvación de no pocas almas…

    ejem, ejem…

    uno, dos, tres, probando, probando….

    La modestia es una virtud católica. La mujer debe vestir honestamente al igual que el hombre de fe. El vestido es para vestir y no para mostrar o sugerir. No deben usarse prendas ajustadas, con aberturas, con telas que se pegan al cuerpo, con transparencias, escotadas o cortas. Así, la mujer debe excluir de su guardarropa minifaldas, shorts o hot pants, blusas sin mangas (esto es: que no cubran los hombros y los brazos o con mangas muy cortas), vestidos o faldas que al sentarse no cubran toda la rodilla, blusas cortas que muestren la cintura o parte de ella, ropa escotada, etc. La inmensa mayoría de los pantalones para mujer son ajustados y no deben usarse. El hombre, por su parte, debe evitar también ropa ceñida, camisas abiertas o sin mangas, ropa transparente, etc.

    Si la modestia debe privar en todas partes, mucho más debe prevalecer cuando se acude al templo que es la Casa de Él.

    La mujer debe considerar que -por norma general- la naturaleza masculina es más inclinada a reaccionar a la provocación sexual generada por prendas inmodestas, sin que de esto se excluya a la mujer. De ahí que el juicio femenino de lo que es provocativo al varón generalmente es errado y muy indulgente. Esto se evidencia en muchas partes, basta -por ejemplo- acudir a reuniones sociales y no se diga a una playa turística. Todo esto sin considerar a quienes por vanidad “visten” de manera intencional para provocar, que también son muchas (algo que se da también en algunos varones, aunque es más general entre ellas, pues los pecados prevalecientes en el hombre son más de otro tipo).

    Lamentablemente, en esta época de “autodemolición” y crisis en la Iglesia, muchos de nuestros pastores -sacerdotes y obispos- son lo que la Sagrada Escritura llama “canes mudos”, pues no previenen a su rebaño de los peligros. Así, en muchas partes ya no se instruye al pueblo sobre las excelencias y la necesidad de esta importante virtud. La omisión es una falta también, y en este caso es grave.

    En fin, que podemos resumir esta modesta admonición de manera grafica…

    E aquí el ideal de mujer piadosa a la que toda cordera del Señor debe aspirar en su camino a la perfección.

    “Asimismo oren también las mujeres en traje decente, ataviándose con recato y modestia, o sin superfluidad, y no inmodestamente con los cabellos rizados o ensortijados, ni con oro, o con perlas, o costosos adornos; sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que hacen profesión de piedad.” (Timoteo 2:9-10).

    Vade in pace fille mei

    Comentario por Bosco Busca Bronca — 29 agosto 2016 @ 17:44 | Responder

    • ¡¡Padre Bosco!! , ¿y qué opina usted de la parte del texto en la que esa oveja descarriada proclama lo siguiente (las mayúsculas, para que sirva de oprobio y castigo a tamaño pecador, son mías): “Desde que descubrí hace muchos años el placer de nadar desnudo entre las olas, no me vuelvo a poner un sinapismo de tela ni loco. Me sentiría idiota luego, con ese emplasto mojado pegado al cuerpo. Y TODO POR MIEDO A OCULTAR UNA PARTE DE MI CUERPO QUE, LA VERDAD, TAMPOCO TIENE NADA ESPECIAL. MÁS O MENOS, COMO TODO EL MUNDO.”

      ¿No le parece a usted, padre mío, que en el fondo de tan pecaminosa revelación se esconde un vergonzoso e indisimulado orgullo de lucir gigantesco pollón?, ¿eh, padre?

      Comentario por María de la Concepción de Velasco y Álvarez de la Fontalba — 29 agosto 2016 @ 18:37 | Responder

      • Querida María de la Concepción de Velasco y Álvarez de la Fontalba.

        Pláceme sobremanera ver que de vez en cuando gente cabal y de buena cuna como tan piadoso y noble nombre delata se deje caer por este árido Gólgota. No van en nada desencaminadas tus cuitas pues hablando de quien hablamos uno no puede dejar de pensar en que funestos pensamientos se haya atrapada esa atormentada alma. Si fuera así como dices, hija mía, date cuenta que hablamos de un pecador por partida doble pues a la falta de la lujuria tendríamos que añadir el de la soberbia que es el más grave de los pecados capitales al ser fuente de toda inquina. Falsa modestia que esconde un ser embebido de vanidad presumiendo cual fatuo pavo real de sus partes pudendas. No me extrañaría que fuera el juglar del acordeón ocultando sus vergüenzas de manera tan burda.

        Ay, ay, ay, dame fuerzas Señor.

        En fin, creo que en este caso como penitencia lo mas adecuado es…

        …son apenas 40 capítulos de media hora cada uno (unos 1200 minutos aprox.) en las que el padre Juan Maria Gallardo expone de manera accesible y muy amena la Santas Enseñanzas y en el que de manera modestísima contribuí yo mismo como meritorio no acreditado.

        Por cierto querida Maria de la Concepción. ¿es posible que tan hidalga muchacha este familiarizada con términos tan chabacanos?. Es que como en este país sucumba esa educación privada en la que nuestros hermanos, verdaderos ángeles custodios, evitan que este país caiga en la negra sima del caos y la anarquía yo ya no se que pensar.

        Vanitas, vanitatum, et omnia vanitas.

        Comentario por Bosco Busca Broncab — 29 agosto 2016 @ 22:04 | Responder

        • Le pido mil perdones, Padre amantísimo, por haberle hecho llegar a sus castos oídos expresión tan procaz y soez, impropia, como bien me ha hecho recordar, de una mocita como yo, de tan noble cuna y rancio abolengo. Pero ¡entiéndame, Padre Bosco!, mi joven y recatada alma, estremecida por la obscenidad y la impudicia de esta bitácora de perversión, pierde su habitual aplomo y templanza y no sabe qué hacer ni qué escribir…. ¡Y esos comentarios que no dejan de crecer y que aprueban y jalean lo escrito por ese malhadado de Mendigo ¡¡Qué vergüenza, Padre, qué vergüenza!! Usted y yo somos como un pedacito de cielo caído en este océano de lujuria y perdición ¡Fíjese…. fíjese usted mi buen Padre, que no contento con haber escrito lo por mí señalado, añade en comentario posterior: “El otro día, con 38ºC, entré en el súper sin camiseta y me vetaron la entrada. Debo tener unos pezones diabólicos.”

          ¡Ay, Padre, sólo usted puede imaginarse el escalofrío que recorrió lo más profundo de mi ser cuando leí esas palabras! ¡Escalofrío sí, escalofrío y miedo!, pues sepa usted que mi amado esposo, Don Francisco Javier de Alvarnúñez y Lope de Von der Breuer, Duque de Pollárdez por más señas, tiene finca y solar veraniego en un remoto paraje del interior de Galicia. Él, mi marido, por asuntos del tan traído y llevado trajín político, no ha podido acompañarme a lo largo de estos meses del estío. Así pues, héteme aquí, Padre santo, acompañada tan sólo por mi dama de compañía, Ermelinda, y por mi secretario personal, Don Tomás Turbado (persona que usted, creo, debe conocer). Así que, sintiéndome tan sola, di desde el principio de este largo período de asueto estival, en realizar largos paseos en completa soledad por estos montes y valles galicianos. El caso es, Padre santo, que después de mis largos paseos y ya en la soledad nocturna de mi alcoba, quiso el Diablo recordarme que ese rufián, ese sátiro rijoso y deshonesto, ese enemigo de los usos y costumbres de nuestra santa y queridísima España, ese Mendi o Mendigo a quien Dios confunda, también a venido a dar en la ocurrencia de andar (o mas bien de reptar) por las trochas y corredoiras de esta bendita tierra. Y es ahí donde nace mi miedo, Padre ¿Qué he de hacer si algún día de estos, esta sierva de Dios, andando por estos perdederos, por estas soledades cuajadas de breñas y peñascales, con la sola compañía de las Sagradas Escrituras o de algún que otro librito piadoso que relata la vida de nuestros mártires y santos, me encuentro con ese demonio de lujuria, lascivia y perversión? ¿qué he de hacer sin en cualquier revuelta del camino, o en la soledad de los riscos, o en cualquier profunda vaguada, me lo encuentro como Dios lo trajo al mundo?…. ¡desnudo, Padre, desnudo! ¡con esa mirada lúbrica, esos labios obscenos!….. ¡ y sobre todo, Padre, y por encima de cualquier otra cosa! ¡¡¡con ese recio y vigoroso pollardón que el Diablo le ha otorgado!!! ¡Ay, Padre, se me mojan las bra…..! …. digo, ¡¡se me abren las carnes sólo de pensarlo!! Me lo imagino allí, enmedio de la infinita soledad de los campos: diabólico, callado, inmóvil, orgulloso y altivo; como cuando a veces, viajando por las carreteras de nuestra vieja España, nos topamos con el toro del anuncio de Osborne: ¡negro, poderoso, con los pitones amenazantes y los huevazos colgando!

          ¡No sé qué hacer, Padre mío! ¡Pídole consejo y guía!

          Suya afectísima,

          Dña. María de la Concepción de Velasco y Álvarez de Fontalba. Duquesa de Pollárdez y Grande de España.

          P.D. Déjole muestra, a manera de ejemplo, de cómo creo yo que se debe combatir a ese diablo libidinoso de Mendigo.

          Comentario por Daniel Pérez — 30 agosto 2016 @ 18:56 | Responder

          • ¡Padre Bosco, Padre Bosco! ¡No sé si son cosas de Dios o del Demonio pero creo que esta humildísima sierva del Señor ha tenido una revelación!

            Encontrándome yo sentada delante del ordenador, y picada por la curiosidad y por el afán de desenmascarar a ese delincuente de Mendigo, ocurrióseme escribir tan aborrecible nombre en un extraño y desconocido buscador de Internet, el cual, tras un breve intervalo de tiempo, y precediendo los miles de resultados de la búsqueda, ofreciome ante mis castos ojos las siguientes palabras: “Quizás quiso decir Mandingo”…. “¡Oh, tonto buscador desconocido” -pensé yo- “no he querido decir Mandingo, he querido decir Mendigo. No obstante te haré caso y aceptaré tu sugerencia”……….. ¡¡¡AY VIRGEN SANTÍSIMA, QUÉ PEDAZO DE TRONCHO, PADRE!!! ¡¡¡QUÉ POLLARDO LUCE ENTRE SUS PIERNAS ESE FEMENTIDO BELLACO!!!…. Mírelo y compruébelo por usted mismo, Padre Bosco, y a continuación hágase la misma pregunta que yo me he hecho: ¿será este Mendigo el Mandingo protagonista de esos satánicos videos?, ¿será ese Mandingo el Mendigo autor de estas páginas contrarias a la Ley de Dios?

            Atte.,

            Dña. María de la Concepción de Velasco y Álvarez de la Fontalba. Duquesa de Pollardez y Grande de España.

            P.D. El Demonio me anda rondando, Padre, pues no contento con atribuir mi anterior comentario a un tal Daniel Pérez, me cambia el color de mi avatar, haciéndolo pasar de un verde esperanza a un rojo diabólico.

            Comentario por María de la Concepción de Velasco y Álvarez de la Fontalba — 30 agosto 2016 @ 21:26 | Responder

            • Hija mía.

              Tan consternado me dejaron tus palabras que he tenido que pedir consejo al gran demonólogo y experto exorcista José Antonio Fortea sobre tu caso. No te preocupes que por muy extendido este el mal esta Nuestra Casa esta en todo y me alegra comunicarte que lo tuyo tiene remedio.Yo empezaría por un tratamiento de choque contra tocamientos, poluciones nocturnas y tentaciones varia de aire preconciliar y ultramontano pero, eso si, adaptado a los nuevos tiempos por aquello de evitar susceptibilidades que toda precaución es poca…

              Obviamente cuando antes se empiece con la terapia mejores resultados obtendremos.

              No es conmovedor ver a las nuevas generaciones seguir los pasos del hijo de Él desde la más tierna infancia. Aún hay esperanza.

              Y aun así te sigue rondando Satanás con intenciones libidinosas haz como yo y distrae tu mente con entretenimientos etéreos como la hoja parroquial, un disco de cantos gregorianos o los documentales de animalitos de la 2…

              …a mi me funciona.

              Indocti discant, et ament meminisse periti.

              Amen.

              Comentario por Bosco Busca Bronca — 3 septiembre 2016 @ 8:50 | Responder

              • Ya ya no sé qué más decir, me limito a partirme el culo con el jaleíllo que tú mismo te montas.

                Pero una cosa, he estado mirando lo de la cruz antimasturbación o el chaleco con correas. Es broma, verdad? He mirado la página “http://stopmasturbationnow.org/” y entiendo que es pura coña. ¿No? Joder, es que como de verdad vendan eso, es para mandarlos no ya a la cárcel, sino al manicomio. Los padres que maltraten así a su crío, y a los que lo fabrican.

                Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2016 @ 12:36 | Responder

              • ¡¡No, Padre Bosco, no!! …. ¡No pienso permitir que ese monstruo de perversión y lujuria se pasee por mis tierras como Adán lo hizo mientras gozó del paraíso terrenal! ¡Dios está de mi lado! … sino, ¿cómo se explica lo que me sucedió hace un par de días cuando al final de la tarde, y encontrándome terriblemente cansada tras haber estado vagabundeando durante horas y horas por estos apartados parajes en pos de esa bestia del Demonio, tópeme, en lo más alto de la montaña, con lo que sin duda es la más magnífica torre de vigilancia que uno pudiera imaginarse?

                ¡Sí, Padre, sí! Desde hace dos días, y esperando divisar a ese ateo despelotado, hállome sentada en lo más alto de esa atalaya natural.

                ¡Venga usted aquí conmigo, Padre!, pues como puede comprobar en la imagen que le he adjuntado, Dios, en su infinita sabiduría, le tiene resguardada otra atalaya como la mía (aunque algo más pequeña).

                Comentario por María de la Concepción de Velasco y Álvarez de la Fontalba — 3 septiembre 2016 @ 18:36 | Responder

                • **persignación**

                  **persignación**

                  **persignación**

                  Pero hija mía, tu caso es más grave delo que yo creía, lo tuyo es de un furor uterino – y luciferino – como nunca antes antes vi. Te pido por lo más sagrado que recapacites en tu actitud que esta nuestra casa cuenta con no pocos enemigos para que encima alimentemos la fama de ligeras de cascos de nuestras feligresas con aiticudes como la tyua. Arordllitea cnmiog aohar msemo y, y, y ¿?, ¿?,¿?,¿?, ¡!, ¡!,¡! ON ORTA VZE ON !! pffffffffffffffffff, gñññññññññññññññññññññññññññ…

                  Comentario por Bosco Busca Costo — 3 septiembre 2016 @ 22:33 | Responder

                  • Furor sera, pero más bien puterino el de la pija salida esa !!. Coño que pesado se pone mi hermano. Pues nada que me he visto obligado ha meterle metralla otra vez en el incensario (y unas gotitas de algo de más graduación en el hisopo)😉 . Así estará un tiempo soportable. No se lo que voy a hacer con él la verdad.

                    En fin.

                    En cuanto a la cruz antipajilleros yo no se que decirte Mendigo. Bosco y los suyos son muy retorcidos y despues del soporte de colchón para rifles y las anfetaminas para empastillar niños ya me creo cualquier cosa aunque bien es cierto que el abuso de la autosatisfacción a nivel planetario como causa del cambio climático me hace inclinarme por un “fake”. Al menos eso espero.

                    Has visto como se lo pasan teta los puñeteros bonobos. Alucinante como una especie inferior a nosotros hayan llegado a una solución tan simple y efectiva para vivir en paz y harmonia. Te hace pensar, ¿no?. Hasta yo mismo iría al trabajo dando volteretas sobre mi mismo en esa condiciones XDDDDDDD.

                    Y, y….¿eh?

                    Comentario por fouche — 3 septiembre 2016 @ 23:18 | Responder

                    • gñññññlllllllñññññllllllllllllll

                      Comentario por Bosco Busca Costo — 3 septiembre 2016 @ 23:21

                    • Madre mía el colocón que lleva la pobre criatura. Anda, dame la mano que yo te llevare firme por el valle multicolor…

                      Tenía un tiento la Grace esta, ¿verdad Bosco?…

                      …………………………………..

                      ¿?¿?¿?¿?

                      mmmmmmmm

                      Bueno chic@s veo que aquí el susodicho anda buscándose a si mismo muy introspectivamente y no esta para cincunloquios así que nos despedimos hasta la próxima.

                      Adeu

                      PD-> Por cierto la María de la Concepción esa tiene razón: algo demoníaco esta pasando con los avatares. Da hasta miedito.

                      Comentario por fouche — 3 septiembre 2016 @ 23:41

                    • La cruz antipajilleros es excesiva, que duda cabe, como otras noticias que aparecen en la página, pero el fundamentalismo cristiano existe y es… pues eso; fundamentalista. Sin ir más lejos el simpático Tony Perkins cree que los desastres naturales son un envío divino para castigar a los homosexuales. Y esto no es ningún fake. Y no es que Tony Perkins sea un caso aíslado -aunque evidentemente su postura está muy lejos de ser mayoritaria- de echo, algunos de estos fundamentalistas ocupan puestos de mucho poder. Si me he acordado de este personaje es por el cachondeo que hubo cuando tuvo que salir en canoa de su vivienda a causa de unas inundaciones. No recuerdo su nombre pero hace años hubo quien culpó a Ellen DeGeneres de que el Huracán Katrina devastara Nueva Orleans. Aunque lo de Stop Masturbation Now entiendo que es una publicación satírica que se burla de los fundamentalistas.

                      En cuanto a lo de los bonobos, yo creo que en realidad Bosco le estaba lanzando un guiño a su amiga María de la Concepción de Velasco y Álvarez de la Fontalba para hacer una escapadita a Cap d’Agde. La crisis nerviosa le ha llegado al Bosco al enterarse de que ahora es un espacio vigilado por las autoridades. Lo demás es postureo beato.
                      http://www.orgasmatrix.com/playa-naturista-cap-dagde/

                      Y por último, ¿es esto un fake?

                      No sé si reírme o llorar.

                      Comentario por Arnotegi — 4 septiembre 2016 @ 17:36

  5. Totalmente de acuerdo. Subscribo cada una de las palabras de este post. El problema es que nos encontramos en minoría absoluta respecto a los que siguen los dictados morales, los religiosos y los de los mercados. Para la inmensa mayoría de la gente, vivir sin máscaras sería estar demasiado expuestos, ya que les han enseñado que hay cosas que tienen que ocultar, de las que avergonzarse. A casi nadie que conozco se le pasaría por la cabeza cuestionarse algo tan básico como el pudor, que para mí es un defecto y para la mayoría es una virtud.

    Comentario por las40crisis — 29 agosto 2016 @ 18:16 | Responder

    • Y yo suscribo las de tu comentario.

      El pudor, como la credulidad o la sumisión son virtudes de esclavo, no de hombre o mujer libre.

      Comentario por Mendigo — 2 septiembre 2016 @ 15:27 | Responder

  6. Esto del burkini es de traca, y encima con los periódicos llenando portadas en Francia porque ahora ya no hay olimpiadas con las que vender prensa. Menos mal que Sarko ha vuelto… para salvar a los franceses de la terrible amenaza. En realidad el asunto empezó porque alguien quiso alquilar un parque acuático durante un día, para una fiesta solo para mujeres con burkini. Ya está, los puristas lo han visto como provocación!

    Leo todo esto a la vuelta de un viaje de cinco días por Londres, rodeado por todos lados de mujeres y chavalas que solo asoman los ojos por debajo de toneladas de tela, con un calor de espanto (si, en Londres cuando pega es que pega de verdad). Eso sí, muy recatadas, siempre varios pasos por detrás del marido… En el hotel donde estuve había bastantes familias con las mujeres super tapadas, desayunando separadas de los maridos… El choque es brutal, pero no es enviando a la policía que se van a quitar las telas del cuerpo, además que, como muy bien has explicado, los velos que hay que destapar son los de las mentes.

    Comentario por Aurora — 29 agosto 2016 @ 20:55 | Responder

    • Es que no me gustan los atajos legales. Los que tienen la inteligencia forrada de páginas del BOE piensan que la forma de solucionar algo que no le gusta es prohibiéndola. La realidad es más obstinada.

      El Estado no es quién para entrometerse en la imagen personal de los ciudadanos. No es un asunto público y, por lo tanto, rebasa sus competencias legislativas. El Estado sólo puede legislar sobre las relaciones entre las personas, y no más allá (o no es una Democracia, aunque realmente ninguna lo es en puridad), y el atuendo no afecta objetivamente a terceros.

      Un abrazo!

      Comentario por Mendigo — 2 septiembre 2016 @ 15:25 | Responder

  7. La tesis está muy bien. Pero enfoca solo una parte del problema. Como si el bikini fuese exclusivo de la religión Católica. Podría extenderme pero como digo a buen entendedor….. Por tanto si Burkini de Burka, elemento religioso y exclusivo a la mujer. Llámenos al Bikini Catolibikini.

    Comentario por Francisco — 30 agosto 2016 @ 10:14 | Responder

  8. Me gusta el enfoque que le has dado al asunto.

    Personalmente, si algo me molesta detrás de esta prohibición -y la prohibición en sí me molesta sin por ello negar que el tema tiene cierta complejidad y que es debatible- es la hipocresía subyacente. Además de por las razones que tú mencionas, también porque son muy valientes a la hora de prohibir que las mujeres usen burkini en el recinto playero pero siguen haciendo negocio con los Saud, quienes a su vez financian mezquitas en Europa e introducen imanes wahabitas. Patético es recordar estas declaraciones de Nicolas Sarkozy en una visita a Arabia Saudí, si bien es cierto que probablemente a día de hoy se lo pensaría dos veces antes de repetirlas. http://blogs.reuters.com/faithworld/2008/01/15/in-riyadh-sarkozy-praises-god-islam-and-saudi-arabia/ Puestos a prohibir tendría más sentido prohibir a los sauditas -entre otros- financiar mezquitas en el territiorio francés como hacen los noruegos. Claro que Noruega… tiene sus propios pozos petrolíferos.

    Saludos.

    Comentario por Arnotegi — 30 agosto 2016 @ 13:52 | Responder

    • Bueno, no sé cómo va el tema, pero el gobierno de Hollande lleva tiempo repitiendo la idea de que la comunidad musulmana francesa debe autofinanciarse, para terminar con el patronazgo saudí.

      Comentario por Mendigo — 2 septiembre 2016 @ 15:20 | Responder

  9. (Contesto aquí al Arnotegi a propósito de su comentario del 3 septiembre 2016)

    YEPAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

    Yo no se si tu has leído “Las partículas elementales” de Houellebecq pero en una parte bastante extensa del libro uno de los personajes se va al Cap d’Agde de veraneo contando con bastante lujo de detalles lo que allá le sucede. En un momento determinado Bruno, el protagonista, expone un teoría ciertamente curiosa pero no exenta de cierta enjundia que aunque algo larga transcribo aquí para el que este interesado…

    ——–

    «Desde luego, es posible morir, pensar en la muerte, y mirar con severidad los placeres humanos. Si rechazamos esta posición extremista, las dunas de la playa de Marseillan son -y eso es lo que me propongo demostrar- el lugar adecuado para una proposición humanista, que intenta aumentar al máximo el placer de cada uno sin crear un sufrimiento moral insoportable a nadie. El placer sexual (el más intenso que conoce el ser humano) se apoya sobre todo en las sensaciones táctiles, especialmente en la excitación racional de zonas epidérmicas concretas cubiertas de corpúsculos de Krause, a su vez vinculados a neuronas capaces de desencadenar en el hipotálamo una fuerte descarga de endorfinas. Gracias a la sucesión de las generaciones culturales, a este sistema simple se le superpone en el neocórtex una construcción mental más compleja que recurre a los fantasmas y (sobre todo en las mujeres) al amor. Las dunas de la playa de Marseillan, al menos ésta es mi hipótesis, no deben considerarse como el lugar de una exacerbación irracional de las fantasías sino, al contrario, como un dispositivo que reequilibra los juegos sexuales, el soporte geográfico de una tentativa de retorno a la normalidad, principalmente sobre la base de un principio de buena voluntad. Concretamente, cada una de las parejas reunidas en el espacio que separa la línea de dunas de la orilla del agua puede tomar la iniciativa de contactos sexuales públicos; a menudo la mujer le hace una paja o se la mama a su compañero, que suele devolverle el favor. Las parejas vecinas observan esas caricias con especial atención, se acercan para ver mejor, poco a poco imitan su ejemplo. Así, a partir de la pareja inicial se propaga rápidamente por la playa una ola de caricias y lujuria increíblemente excitante. Conforme aumenta el frenesí sexual, muchas parejas se acercan para entregarse a contactos de grupo; pero es importante observar que cada contacto requiere un consentimiento previo, la mayoría de las veces explícito. Cuando una mujer desea sustraerse a una caricia no deseada lo indica con mucha sencillez, con un simple movimiento de la cabeza, provocando de inmediato en el hombre disculpas ceremoniosas y casi cómicas.

    La extrema corrección de los participantes masculinos sorprende aún más cuando uno se aventura hacia el interior, más allá de la línea de dunas. Esta zona está tradicionalmente reservada a los aficionados al “gang bang” y a la pluralidad masculina. También allí el germen inicial lo constituye una pareja que se entrega a una caricia íntima, normalmente una felación. Enseguida se ven rodeados por diez o veinte hombres solos. Sentados, de pie o en cuclillas, asisten a la escena y se masturban. A veces las cosas no van más lejos, la pareja vuelve a su abrazo inicial y los espectadores se dispersan poco a poco. A veces, con un gesto de la mano, la mujer indica que desea masturbar, mamar o ser penetrada por otros hombres. Ellos se suceden entonces, sin ninguna precipitación especial. Cuando quiere dejarlo, ella lo indica también con un simple gesto. Nadie dice una palabra; se oye claramente el viento que silba entre las dunas, doblando los macizos de hierba. A veces no sopla el viento; entonces hay un silencio total, roto únicamente por los jadeos del placer.

    No trato de pintar la estación naturista de Cap d’Agde bajo el aspecto idílico de no sé qué falansterio fourierista. En Cap d’Agde, como en cualquier otra parte, una mujer con un cuerpo joven y armonioso o un hombre seductor y viril se ven rodeados de proposiciones halagadoras. Y en Cap d’Agde, como en todas partes, un individuo obeso, viejo o poco agraciado está condenado a la masturbación, salvo que esta actividad, por lo general proscrita en los lugares públicos, aquí se mira con amable condescendencia. Lo que sorprende, a pesar de todo, es que actividades sexuales tan diversas, mucho más excitantes que cualquier película pornográfica, puedan tener lugar sin engendrar la menor violencia ni faltar en lo más mínimo a la cortesía. Por mi parte, introduciría de nuevo la noción de “sexualidad socialdemócrata” y tendería a ver en ese hecho una aplicación insólita de esas mismas cualidades de disciplina y respeto a cualquier contrato que han permitido a los alemanes librar dos guerras mundiales con una generación de intervalo, para luego reconstruir, en mitad de un país en ruinas, una economía fuerte y exportadora. A este respecto, sería interesante confrontar a los nativos de países en que se han honrado desde siempre esos mismos valores culturales (Japón, Corea) con las proposiciones sociológicas puestas en práctica en Cap d’Agde. En cualquier caso, esta actitud respetuosa y legalista que asegura a cada cual, siempre que cumpla los términos del contrato, múltiples momentos de tranquilo placer, parece tener un gran poder de convicción, porque se impone sin dificultad ni códigos explícitos a los elementos minoritarios presentes en la estación (horteras languedocianos del Frente Nacional, fundamentalistas árabes o italianos de Rimini).»

    ———-

    Ves. De tan simple es hasta genial. Al igual que con mis queridos micos he ahí la solución. Sin propiedad, sin celos, sin hipoteca, solo un libre, civilizado y tranquilo intercambio de fluidos. A ver si Mendigo con su mayor habilidad conceptualizadora se anima y nos hace un día una entrada en esta línea que a buen seguro sera tan estimulante como el enlace que has aportado. Lo gracioso es que yo creía que Cap d´Agde era un lugar imaginario al igual que el Macondo de “Cien años de soledad” o el Innisfree de “El hombre tranquilo”. En la vida hubiera imaginado que una “Bonobolandia” a escala humana pudiera existir y menos a tan solo a 681 km de distancia de mi casa (apenas unos 60 euros de gasóleo peajes aparte). Lastima que la autoridad se haya metido por medio interrumpiendo un experimento tan prometedor.

    Con respecto a la cruz y los fundamentalistas estoy de acuerdo que aun pudiéndose tratarse de un “fake” no es menos cierto que, dentro de la Iglesia, existe un sector que sino mayoritario si que es muy influyente. Por ejemplo aquí en Valencia y sin irnos a los extremos de los predicadores yanquis – que juegan en otra liga – tenemos muy implantados a los “kikos”, el Opus de los pobres…

    https://es.wikipedia.org/wiki/Camino_Neocatecumenal#Opiniones_cr.C3.ADticas

    …o el sin par y levantisco arzobispo mosén Antonio cañizares y su “imperio gay” que no tiene que envidiar en nada a sus homólogos del otro lado del charco…

    http://www.eldiario.es/cv/politica/cruzada-arzobispo-Canizares-imperio-feminismo_0_517948285.html

    Es esa realidad que en muchos casos supera con creces la más locas y, en ocasiones, perversas ficciones lo que me despista muchas veces y hace trabajoso discernir lo cierto de la coña. En el caso del vídeo que aportas uno se dice a si mismo que no puede ser pero al final cuando el tato habla de sus colegas de delirios y los ves y los oyes y lees los comentarios pues……..una de dos; o el tío ha elaborado una broma muy bien hecha o, por otra parte, lo dice en serio (bastante probable). Ese es el problema, que pese a más de dos siglos de ciencia y conocimiento empírico mucha gente aún en las sociedades más desarrolladas sigue creyendo no la verdad de las cosas sino lo que desean que fuera cierto. Ya lo dije una vez: pensar es cansado.

    Por ponerte un caso de andar por casa mi padre (ya mayorcito) tiene contratado el Plus. Ahí se esta él muchas horas sentado delante de la Tv y yo cuando lo visito le hecho un vistazo para acompañarle. El caso es que antes en el Canal Historia (el que más veíamos) solían dar documentales bastante interesantes pero de un tiempo a esta parte la parrilla la ocupan programas de casas de empeños y ufología que repiten una y otra vez en un bucle infinito. En estos últimos ( los de marcianos ) suelen con bastante frecuencia recalcar una teoría bastante absurda y descacharrante por la cual Hitler y la plana mayor nazi construyeron una nave espacial con forma de bala y tecnología alienígena con la cual los boches rasgaron el espacio-tiempo y huyeron de los aliados a otra dimensión donde, se supone, estarán reagrupándose para atacar en un futuro en plan “Independence day”. Para más oprobio en otro programa decían que Saddam Hussein había utilizado la misma treta. Sin duda un sitio la mar de concurrido esa cuarta dimensión XDDDDDDDDDDDDDDD. la guinda de todo es que citan como mayor prueba de la colaboración extraplanetaria/nazi el hecho de que era imposible que en aquella época Alemania (recordemos que una de las primeras potencias industriales de la época) pudiera desarrollar tan sofisticada tecnología sin una ayudita externa.

    Para entendernos una mierda esto de la Tv de pago pero con audiencias muy destacables.:-/

    Ademas es bien sabido que en realidad los nazis escaparon a la cara oculta de la luna.

    Agur man !!

    Comentario por fouche — 5 septiembre 2016 @ 10:21 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: