La mirada del mendigo

12 noviembre 2016

Entre la espada y la pared

Filed under: internacional — Mendigo @ 13:54

El sistema electoral usamericano, uno de los más binarios del mundo, incluso más que el británico basado en los counties (sólo hay espacio para dos partidos, el resto de candidatos son sólo figurantes pues no tienen ninguna opción) puso a los electores entre la espada y la pared.

Porque, os traslado la pregunta de haber tenido la posibilidad ¿qué hubierais votado? A Trump no, estoy seguro. ¿Entonces? ¿A Hillary? ¿Abstención, voto nulo? Se puso a los electores en un callejón sin salida, y cualquiera de las alternativas era trágica.

Sin querer desmerecer los méritos de Trump, que sin ninguna duda es el presidente más cretino de la historia de los USA, eso nadie se lo quita. Pero ¿y la señora Clinton? Esa víbora ha votado siempre a favor de invadir y bombardear, fueran guerras promovidas por una administración demócrata o republicana. Sabemos que estaba comprometida con Israel y las petromonarquías en continuar suministrando armas a las milicias yihadistas suníes (a estas alturas, prácticamente no quedan otras fuerzas que se opongan al régimen de Damasco) e impedir que la aviación rusa y siria aprovechasen su superioridad (monopolio) aérea estableciendo una zona de exclusión aérea. Para ello, inevitablemente hubieran tenido que enfrentarse contra las fuerzas rusas, motivo real por el que Rusia había trasladado a un grupo de combate encabezado por el portaaviones Kuznetsov, como estuvimos comentando hace poco.

Es evidente que la elección de un neofascista como Trump va a tener damnificados. Naturalmente, los sin papeles. La idea de la deportación masiva es, además de inmoral, inviable y contraproducente (la propia economía, que necesita esos empleos informales, se desplomaría). Seguramente habrá miles, decenas de miles de deportaciones, pero es fantasioso pensar en esos 11 millones de deportaciones. Lo que conseguirá es tener a esa fuerza laboral aún más aterrorizada y, por consiguiente, disciplinada y explotada.

America First. Y efectivamente, será todo el continente y especialmente los ciudadanos de aquel Estado que se apropia de su nombre, los que primero van a sufrir las consecuencias de haber elegido a un showman por presidente (además mucho ojito, los republicanos tienen mayoría en las dos cámaras, va a ser un presidente sin contrapesos, dato muy relevante). Por ejemplo, la retirada del programa ObamaCare, un incipiente sistema público de salud muy timorato, aún basado en las intocables compañías de seguros de salud (un sistema público-privado, de esos que tan de moda están en el PP$O€), va a llevar la ruina a más familias, y a costar vidas de aquellos que no tengan los recursos para costearse una atención médica. Tanto tienes, tanto vales.

USA era un Estado socialmente subdesarrollado, y con Trump se profundizará más en ese subdesarrollo. Pero tampoco con Hillary, la candidata de Wall Street, podríamos esperar otra cosa: la lucha de clases estaba ganada en favor del 1% desde que Sanders fue vencido por la señora Clinton. Sí, probablemente con ella el desmantelamiento de toda estructura de protección social no habría sido tan descarnado, incluso se vio obligada a prometer una subida de impuestos para las rentas más altas (la campaña de Sanders ha cambiado muchas cosas, y puede que su siembra dé frutos dentro de algunos años) en contra de la bajada de impuestos de Trump, camuflada (igual que aquí) como una “simplificación” tributaria, reduciendo el número de tramos. Con Clinton hubiera sido como nosotros con el P$O€, nos harían igualmente un fisting, pero con guante de terciopelo.

Por poner un ejemplo del gusto de los que os interesa el tema energético: es evidente que Trump va a potenciar el sector de los hidrocarburos en detrimento de las energías renovables. Muy en concreto, está descontado que no va a prorrogar las subvenciones a la generación de la eólica, por mucho que USA tenga abundantes recursos en sus Rocosas.

wind-in-usa

EEUU ya es un segundón en la producción de aerogeneradores. Entre los grandes, sólo tiene a General Electric, mientras que en Europa tenemos Vestas, Siemens, Gamesa (que se va a unir con el anterior, creo que excepto su JV de offshore), Nordex… las japos las fabrica Hitachi, los indios tienen a Suzlon, y los chinos tienen a la que en tiempo récord se ha convertido en el mayor fabricante mundial: GoldWind.

wind-pr-2016

Por supuesto, la nueva línea política negacionista va a abundar más en relegar a la eólica a curiosidad técnica, quedando la ingeniería americana descolgada en este sector en favor de la ingeniería china y europea. Es sólo un ejemplo de cómo la torpeza estratégica de un candidato cuasi analfabeto a quien más va a afectar, a medio-largo plazo, es a la propia economía usamericana que ya es, de por sí, una de las peor adaptadas para afrontar una transición energética (es la economía, excluyendo el palurdismo ostentoso y dilapidador de las petromonarquías, que más energía consume para generar una unidad de riqueza).

De todas formas, lo mismo que puedo decir en el caso gallego o español, es de perfecta aplicación aquí: cada pueblo tiene ni más ni menos que lo que se merece. Han elegido a Trump, con su pan se lo coman, y lo siento por las víctimas que deje a su paso.

Ahora bien, en el conjunto del mundo, quizá os sorprenda si os digo que podemos sentirnos aliviados respecto a la amenaza que suponía la otra alternativa. Si recapitulamos lo que ha sucedido en el mundo desde la SGM, veremos que buena parte de las guerras han sido instigadas, promovidas o directamente perpetradas por EEUU en una política de barrer el suelo a los pies de las potencias rivales (la URSS, luego Rusia, y China, y últimamente y a un nivel regional, Irán). ¿Empezamos la lista? Sin ánimo de ser exhaustivo: Corea, Vietnam, el mismo Irán, Chile, Afganistán, Angola, Iraq y, últimamente, Ucrania y Siria. Todos ellos han sido episodios del Gran Juego, en el cual USA (y sus acólitos, entre los cuales nos encontramos) procuran avanzar en el tablero obligando a retirarse a las otras potencias. Este enfrentamiento indirecto no terminó con la caída del Telón de Acero, y con el resurgir económico de Rusia se ha intensificado de nuevo. Por eso Hillary, totalmente imbuida de las reglas del Juego, prometía elevar la apuesta en forma de presión militar, aún a costa de generar más tensión e inestabilidad en el mundo.

Trump es un bonobo de comportamiento impredecible (Juan Manuel me corrige, los bonobos son primates de naturaleza sociable), pero sii (si y sólo si) cumple con las escasas líneas de política internacional que ha ido desgranando, abandonando el papel de gendarme del orbe, podemos esperar un relajamiento de la tensión internacional que conduzca a un menor número de guerras y conjure la amenaza de una guerra OTAN-Rusia (que sólo sería mundial en el muy poco probable caso que China decidiera tomar parte).

Lo cierto es que los usamericanos tienen una dilatada experiencia escogiendo a botarates para Jefe de Estado. El primero de la lista en tiempos recientes de esos presidentes-deficientes fue Ronald Reagan. Ahora sabemos que el histórico dueto que formó con la Iron Lady (con Milton Friedman de director de orquesta) fue tóxico para los intereses de la clase trabajadora a un lado y a otro del Atlántico. A quien más daño hizo Reagan fue a los propios ciudadanos usamericanos, especialmente a las clases medias y bajas, el 99%. Y cuando creíamos que nada podría ser más vergonzoso que Reagan, eligieron al hijo de Bush (que por cierto, luego nos reiremos de la dinastía norcoreana, pero entre los Kennedy, los Bush y los Clinton…). Más tonto y no nace, el retoño de los Bush, pensábamos. Esto es dificilmente superable, a no ser que nombren a un mandril como Presidente de los Estados Unidos. Equilicuá, aquí tenemos a Trump.

Sin embargo, quiero dejaros con una frase del cada vez más autocrático Vladimir Putin, felicitando a Trump por su victoria, porque yo creo que tiene la clave de lo que intento explicar:

… la construcción de un diálogo constructivo entre Moscú y Washington basado en los principios de igualdad y respeto mutuo y en tener en cuenta de forma real las posiciones de cada parte responde tanto a los intereses de ambos países como de toda la comunidad mundial.

Es decir, deja de estar permanentemente haciéndome la cama, respetemos las posiciones en el tablero sin perseguir ulteriores avances, y tengamos la fiesta en paz.

En realidad, respetar el statu quo actual es ya una gran victoria para el atlantismo.

Las únicas bases militares que Rusia tiene en el extranjero (ahora que la de Sebastopol ha sido integrada en el territorio de la Federación) son el puerto de Tartus y el aeropuerto de Hmeimim, ambas en Siria. No me parece una exigencia desproporcionada el que Rusia quiera conservarlas y se movilice para defenderlas. Es temerario acorralar al oso y ponerle en la tesitura de tener que luchar.

Por cierto, el mapa anterior creo que copia uno que vi hace tiempo.

Aquí un poco más ampliado.

Ya que es inevitable el gobierno de Trump, prefiero aferrarme a la esperanza de que una tregua en el Gran Juego posibilite la relajación de tensiones y que enmudezcan las armas. Por supuesto, no se puede dar nada por seguro pues ya Bush Jr. llegó a la Casa Blanca con la promesa de menor intervencionismo.

Y la labor que nos queda es luchar por profundizar la democracia, erradicando sistemas electorales amañados que obligan a elegir entre susto o muerte, minando la oportunidad de que alternativas socialmente avanzadas puedan ser relevantes. La desafección por la política no es la respuesta, si tienes un tigre hambriento en la habitación no te salvarás dándote media vuelta. Los problemas no desaparecen ignorándolos.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

19 comentarios »

  1. Me permito ponerte por aquí lo que escribí yo al respecto de las elecciones USA.

    Comentario por Javi — 13 noviembre 2016 @ 1:07 | Responder

    • Pues en líneas generales, estamos bastante de acuerdo, no?

      Comentario por Mendigo — 13 noviembre 2016 @ 23:39 | Responder

      • Pues si. A grandes rasgos creo que tenemos las mismas ideas.😉

        Comentario por Javi — 15 noviembre 2016 @ 13:50 | Responder

        • Yo que tú me lo haría mirar, porque no debe ser nada bueno.
          😄

          Comentario por Mendigo — 21 noviembre 2016 @ 1:13 | Responder

          • Ya hace tiempo que asimilé que lo mio no tenía solución.
            XDDD

            Comentario por Javi — 24 noviembre 2016 @ 17:05 | Responder

  2. Sobre las decenas de miles de deportaciones:

    Presidente. Años Fiscales Total Deportaciones Promedio Deportaciones/al año
    Ronald Reagan 1981-1988 (8 años) 168,364 21,046
    George Bush. 1989-1992 (4 años) 141,326 35,332
    Bill Clinton. 1993-2000 (8 años) 869,646 108,706
    George W. Bush 2001-2008 (8 años) 2,012,539 251,567
    Barack Obama** 2009-2012 (8 años) 3,165,512 395,689

    *Fuente: PolitiFact, Marzo 17, 2014 por Julie Kliegman
    **Ana Cubas estimado por 8 years (basado en la tasa de los primeros cuatro años) de la presidencia de Obama.

    http://laopinion.com/2016/01/11/adios-obama-el-presidente-de-las-deportaciones/

    Comentario por Hugo Morago Martín — 15 noviembre 2016 @ 0:34 | Responder

    • Bueno, pongamos las cosas en perspectiva. Las cifras de deportaciones se han incrementado porque también la inmigración ha crecido mucho. Por lo tanto, manteniendo el mismo ratio de deportados sobre total que entran en USA, necesariamente la cifra de deportados tiene que crecer. Concluir que la administración Reagan era mucho más tolerante o permisiva con la inmigración irregular que la administración Obama no tiene mucho sentido.

      En cualquier caso, la pretensión de Trump de deportar a 3 millones de personas de un plumazo supone igualar las deportaciones durante toda la anterior legislatura.

      Comentario por Mendigo — 15 noviembre 2016 @ 0:52 | Responder

  3. Lo importante es el miedo que es capaz de generar entre la población inmigrante y el envalentonamiento de las capas empobrecidas contra ellos. La maestros ya atemorizan a sus alumnos con la expulsión de sus padres. Los hijos de los más damnificados de un lado y otro de los tratados de libre comercio se han convertido en los protagonistas, y enemigos declarados, de sus últimas consecuencias. Trump elimina la lucha de clases. Lo que está pasando en USA ya es fascismo, y no tardará en ser importado con mayor virulencia.

    Comentario por Hugo Morago Martín — 15 noviembre 2016 @ 1:22 | Responder

    • De acuerdo con las consecuencias, pero esto no supone una interrupción de la lucha de clases. Los inmigrantes indocumentados son una clase social, la más baja, sin acceso a beneficios sociales ni a la economía formal. Ésta entra en competencia directa con la clase inmediatamente superior: los autóctonos de clase baja e incluso con los inmigrantes con papeles, que perciben cómo ese incremento de oferta de trabajo desploma los salarios, en un país que no tiene SMI.

      ¿Es un error de estas clases fijar su objetivo en el peldaño inferior y no en los superiores? Sí, por supuesto, obviamente. Ahora bien, conociendo al ser humano, mirando a mi alrededor, es perfectamente esperable. Así ha sido toda la historia. Es el cuento del sabio que comía altramuces.

      Las decisiones anunciadas por Trump suponen un gobierno xenófobo. Tendremos que ver cómo evoluciona para calificarlo de fascista (derechos de expresión, de reunión, de libertad de prensa…). Pero aquí, el gobierno de Raxoi sí que tiene tintes fascistas, así que nada nuevo vamos a importar.

      Comentario por Mendigo — 15 noviembre 2016 @ 9:00 | Responder

  4. Buena entrada, con la que coincido en las ventajas del Donald de cara a nuestra seguridad bélica.

    Que quede claro que no me gusta el Donald Trump, pero es que la Killary me da escalofríos.

    Aún así, hace ya tiempo, como en enero de 2016, que leí un primer análisis sobre esta victoria, por parte de un demócrata. Su lectura es sumamente recomendable incluso hoy, once meses más tarde:

    http://thearchdruidreport.blogspot.com.es/2016/01/donald-trump-and-politics-of-resentment.html

    Otro sobre la Clinton, de un mes más tarde:

    http://thearchdruidreport.blogspot.com.es/2016/02/the-decline-and-fall-of-hillary-clinton.html

    Y para rematar:

    http://thearchdruidreport.blogspot.com.es/2016/04/the-end-of-ordinary-politics.html

    Ya, a posteriori, una reflexión:

    http://thearchdruidreport.blogspot.com.es/2016/11/when-shouting-stops.html

    Estos análisis, en una segunda lectura, me parecen no sólo más completas (sin desmerecer el excelente post que has hecho), si no merecedoras de darles una lectura, pues invitan mucho a pensar.

    Aún así, hay una tercera lectura que es más particular, corta, sobre la escisión del deep state y el patinazo de la conspiración/conspiranoya, pero mejor lo dejamos, que tampoco es un tema que me apetezca mucho comentar.

    Respecto a la energía, pues si cortan las subvenciones a las renovables (que es lo que creo que básicamente va a pasar, junto con una revocación de algunas leyes/moratorias que no van a cambiar mucho) también me parece bien este punto, puesto que estoy hasta las narices de oir hablar que son perfectamente rentables, y así se demostrará si si o si no.

    En ese campo (y creo que en muchos otros), no hay mucho margen.

    En cualquier caso, quiero felicitar por una muy buena entrada, donde, una vez más, se demuestra no sólo la vista e inteligencia del autor, si no también su ya probada honestidad intelectual, que son dos de las razones por las que te sigo.

    Comentario por Beamspot — 17 noviembre 2016 @ 20:27 | Responder

  5. Sin venir a cuento, aprovecho tu bitácora para hacer publicidad de dos cosas que están relacionadas: la última de Ken Loach, tremenda, tremenda como la vida misma, y muy necesaria; y un libro que estoy leyendo en inglés pero del que creo que existe traducción: The Establishment, de Owen Jones, una descripción de la maquinaria puesta en marcha con Thatcher y todavía en vigor para destruir a la clase trabajadora y todo lo que haga falta en favor de la clase dominante, the Establishment.

    Comentario por Aurora — 20 noviembre 2016 @ 23:36 | Responder

    • La de Ken Loach estoy esperando que llegue a la mulita. De Owen Jones no he leído nada más que artículos, y es un buen investigador pero… no sé por qué, pero se me atraganta un poco su estilo. Lo veo demasiado resabidillo, un poco como el Errejón (que por cierto, todo el mundo los compara por la cara aniñados). Mucho mejor Susan George, esa mujer me encanta.🙂

      Comentario por Mendigo — 21 noviembre 2016 @ 1:08 | Responder

  6. Un, dos, tres

    Un, dos, tres.

    Probando, probando.

    Ejem, ejem…

    (mano a la frente y tieso como una vela)

    GOD SAVE OUR GRACIOUS QUEEEEEEEENNNN

    LONG LIVE OUR NOBLE QUEEEEEEEEEEEENNN

    GOD SAVE THE QUEEEEEEEEEEEENNNNNNNNN

    SEND HER VICTOOOOOOOOOOORIOUS

    HAPPY AND GLOOOOOOOOOOOORIOUS

    LONG TO REIGN OOOOOOOOOOVER US:

    GOD SAVE THE QUEEEEEENNNNNNNNNNNNNN……………..

    (descanseeeeeeeeeeeen, ar !!)

    Que he venido yo muy monárquico de UK. También es cierto que ha bastado un día en España, poner la TV y ver el panorama para venírseme abajo semejantes veleidades. En fin, madre mía que despego.

    Oyes que muy chulo el análisis este que te has marcado. Por añadir algo señalaría como precedente y génesis clara de la debacle Demócrata la presidencia de Bill Clinton (1993-2001) quien para ganar por la mano a la hasta entonces clara hegemonía del partido Republicano (los del burro andaban chupando banquillo desde la presidencia de Carter alias “el manisero”) derechizo su partido y más allá. Consecuencia de ello fueron, entre otras cosas, los acuerdos de Libre Comercio – como el NAFTA – especialmente desfavorables con la “working class” industrial usamericana que vio como sus empleos mudaban al otro lado de El Paso y sus condiciones de vida se deterioraban marcadamente. Añadamos a esto las desastrosas desregulaciones bancarias (¿dónde te metes Alan Greespan?) que llevaron al mundo de burbuja en burbuja y supuso la ruina de mucha gente común sepultada en montañas de deuda por políticas tan criminales y entenderemos el desafecto de la clase trabajadora yanqui por el que era su partido desde los tiempos de Roosvelt y del cual, paulatinamente, se fueron alejando. Hueco este que, por otra parte, fue siendo rellenado con lo que podríamos llamar clases medias profesionales a las que la globalización favorecía y que adoptaron, en defensa de su estatus, el credo neocon imperante. Esto último es clave para entender el caso de Bernie Sanders que aún con claras posibilidades de ganar a Trump fue defenestrado por los cuadros de su propio partido incómodos por un discurso demasiado zurdo que chocaba de frente con sus propios intereses de clase. En definitiva, que de aquellos polvos estos lodos y si estáis finos no debería ser difícil establecer un claro paralelismo entre lo que sucedió y sucede al otro lado del charco y lo que paso y esta pasando a la renqueante y decadente socialdemocracia del viejo mundo (PSOE) o al laborismo “british” con aquel invento desustanciado de la “tercera vía”.

    Que digo yo Mendigo, y lo digo serio, que a mi también me parece que el Trump este es un mandril demagogo y oportunista pero que, por otro lado, no es causa (al igual que el Brexit o Le Pen) sino más bien consecuencia de aquella siembra que con tanto ahinco han ido esparciendo durante años nuestras élites políticas al alimón con el poder financiero y la complicidad de gran parte de las clases medias que les han dado y dan su apoyo así se vaya el mundo por el desagüe. Mira, estaba leyendo esto…

    http://blogs.publico.es/dominiopublico/18508/ocho-razones-para-amar-a-trump/

    Que los “hillbillies” votan a Trump no viene a ser más que o “un jugamos todos o se rompe la baraja”. Personalmente me dan más miedo (y asco) esos “liberales” que desparraman guerras por todo el mundo anegando el planeta de sangre por eso que ellos llaman libertad pero a mi me parece simple y vulgar codicia.

    Saludiños.

    Comentario por fouche — 20 noviembre 2016 @ 23:49 | Responder

    • Ya estás de vuelta? Juer, yo que creía que con tanta preparación estabas maquinando la invasión de la isla…

      Oye, me gusta el artículo, pero tiene partes que el mismo autor sabe que cojean:

      – Ni mucho menos Trump se va a limitar a expulsar sólo a los que tengan causas penales, estamos todos seguros que va a superar la marca de Obama de largo.

      – Cierto que una coalición USA-Rusia puede dar carpetazo a la guerra civil en Siria, y es deseable. Pero ya sabemos cómo: bombardeándola hasta los cimientos y dejando a Bashar gobernando sobre las ruinas. Pero sobre ésto no digo nada, porque realmente no veo una salida aceptable para el conflicto sirio. Quizá una fuerza de interposición y la partición del territorio (también en Iraq), forzando a sunistán a olvidarse de la idea de crear una teocracia. Pero para ello… habría que bombardearlos hasta los cimientos, porque es en el único punto que están de acuerdo la práctica totalidad de fuerzas suníes (ya que están armadas por Turquía y las petromonarquías, y quien paga escoge el repertorio).

      – Que el TTIP sea una aberración no quiere decir que el comercio internacional sea el enemigo, ni que la autarquía sea deseable. Creo que ya lo dije por ahí en algún otro lado: con la política arancelaria tienes que obrar igual que con el reglaje de las suspensiones: tan sueltas como puedas, tan firmes como sea necesario. Es más complejo que todo blanco o todo negro. Ahora bien, si USA quiere pegarse un tiro en el pie declarando una guerra comercial al resto del mundo, por mí, excelente. A Europa le vendría de putísima madre, quizá sea el empujón que necesitamos para salir de una vez de la parálisis económica y política.

      – Hay algo a lo que le tengo mucho miedo. Y es que Trump es un cretino. Y esta clase de gente son capaces de hacer mucho más daño con su estupidez (ilimitada) que con su maldad. No es un juego de palabras (creo que es una cita de Einstein, no?), lo digo en serio. EEUU es un régimen presidencialista. Trump tiene mucho poder, y la mayoría en las dos cámaras y, previsiblemente, en el Tribunal Supremo es algo muy parecido a una dictadura. De hecho, ahora sólo la muy desacreditada maquinaria republicana puede pararle los pies.

      Y nada, que el aterrizaje a la España de pandereta sea más suave. Aunque últimamente, parece que los british también tienen mucho arte con ese instrumento… XDDDDD

      Comentario por Mendigo — 21 noviembre 2016 @ 1:28 | Responder

      • Es que es uno de esos artículos con intención un poco destroyer de “epater le bourgeois” pero con un fondo que te da que pensar. Hombre, yo no estoy en contra del comercio de hecho me parece muy sano cuando es simétrico y transparente, ademas, si mal no recuerdo, el repliegue proteccionista de los países desarrollados en plena crisis del 29 acabo de hundir la economía mundial por lustros. No obstante si en este mundo despiadado que nos obligan a vivir a sonado la campana de tonto el último…..mmmm……pues a más putas nosotros y si, como dices, los USA quieren pegarse un tiro en el pie por mi ok si nos beneficia. Reconozco que un poco de resquemor si que produce el paisano. Creo que todo el mundo andamos pensando en algo como esto…

        **Glups**

        Con todo confiemos que aunque el Imperio muestre signos de clara decadencia y pueda sentir la tentación de arrastrar a los demás en su ocaso ese gran pueblo que es el americano, amante de las paz y azote de tiranos sea capaz, llegado el caso, de enderezar el rumbo. Tronk, tengamos fe…

        …que eso pone en sus billetes.

        HALLELUJAH !!

        Y ahora de pie, tiesos como una vela y mano a la frente…

        Lagrimicas me caen de emoción

        **sniff**

        **sniff**

        God bless you Mendigo

        Comentario por fouche — 21 noviembre 2016 @ 2:02 | Responder

  7. Y tienes razón bajar el peso o la ley es más viejo que Maricastaña. Por poner un ejemplo ya lo hicieron los emperadores romanos profusamente cuando las circunstancias lo exigían…

    https://es.wikipedia.org/wiki/Crisis_del_siglo_III#Impacto_econ.C3.B3mico

    …lo que, obviamente, causaba episodios de inflación galopante debido a que, como cualquier hijo de vecino sabe, el aumento de la masa monetaria conlleva que el valor del dinero se corrompa. Algo que el común de los mortales percibimos en un aumento del precio de las cosas pero que en realidad es justo lo contrario: es el valor de la moneda la que se desploma necesitandos más billetitos para comprar lo mismo. Bien deberíamos saberlo nosotros que desde que se abandono el patrón oro y andamos con libres flotabilidades y cosas parecidas vivimos en un estado inflacionario permanente.

    Comentario por fouche — 21 noviembre 2016 @ 0:27 | Responder

    • Bueno, no te creas, peor sería si tuviéramos como patrón monetario el oro o el bitcoin, con un suministro monetario limitado que aboca a una deflación crónica.

      Comentario por Mendigo — 21 noviembre 2016 @ 1:05 | Responder

      • Es que esa es la otra parte. Con una moneda anclada a unas reservas finitas la expansión del crédito de posguerra y las compras a plazos para la clase media hubieran sido, ciertamente, más complicadas. De todas formas parece que los QE ya no funcionan como lo hacían. Curioso.

        Comentario por fouche — 21 noviembre 2016 @ 1:24 | Responder

  8. Gran conversación en los comentarios. Y me anoto la peli también.

    Comentario por Javi — 27 noviembre 2016 @ 4:34 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: