La mirada del mendigo

11 diciembre 2016

Corresponsal de El País: si es que no se puede ser más tonto

Filed under: internacional,religión — Mendigo @ 20:30

¡Noticia fresquita! Que dice el país que La aviación rusa expulsa al ISIS de Palmira con un diluvio de bombas. Según el zampabollos enteraíllo del corresponsal, “la ofensiva que lanzaron el sábado contra la histórica ciudad siria refleja su actual estado de debilidad”.

Esta noticia es de hoy día 11, a las 16:46 GMT+1. Sin embargo, yo ya estaba leyendo informes a las 14:00 que tras el repliegue, los milicianos del Estado Islámico habían vuelto a la ofensiva y habían conseguido tomar la ciudad. A las 16:30 la toma ya había sido confirmada por el gobernador de Homs, minutos antes de que se publicara la noticia de El País.

Pero lo que más me llama la atención no es ya la falta de actualización de la página del medio de comunicación en lengua castellana de mayor difusión. Es la absoluta incomprensión del escenario bélico por parte de un corresponsal que escribe sus bobadas desde Jerusalén (para el caso, bien pudiera hacerlas desde Betanzos).

Ya lo comentaba hace unos meses: me parece más que notable la capacidad de lucha que tiene este grupo yihadista, al borde de la admiración. Recapitulemos. Están manteniendo una lucha simultánea con el ejército iraquí y milicias chiíes financiadas por Irán en Nínive (Iraq), al que se ha sumado las fuerzas peshmergas y unidades del ejército turco. En al Bab están resistiendo precisamente contra el ejército turco más unidades de árabes y turcomanos financiadas y armadas por Turquía. En el frente de Raqqa, están resistiendo contra las YPG siriokurdas. Y en buena parte de Siria, sostienen un frente enorme contra el ejército sirio y unidades chiíes de como la poderosa milicia de Hezbollah. Están siendo acosados desde el aire por las dos superpotencias más la aviación de otros países de la OTAN y árabes. Y AÚN ASÍ, tienen aún fuerzas para organizar una operación de reconquista de Palmira, de soportar el intenso bombardeo nocturno de la aviación rusa (incluyendo la intervención de bombarderos estratégicos Sukhoi-22), y lograr imponerse finalmente.

Aunque hubieran sido rechazados, esto no es una muestra de debilidad, sino de una fuerza militar con una resiliencia fabulosa, que no ha demostrado ningún otro de los contendientes en esta guerra. Con mucho mayor apoyo externo y menos enemigos simultáneos a los que hacer frente, ni las demás milicias yihadistas sirias, ni el ejército iraquí, ni el sirio, ni los kurdos, han sido capaces de semejante desempeño en el campo de combate. ¿Debilidad es mantener una guerra simultánea contra todos? Debilidad mental la del corresponsalillo…

Ya lo he dicho otras veces. Semejante resistencia sólo se puede dar cuando se cuenta con un respaldo popular mayoritario e incondicional (no unánime, lamentablemente debo perder el tiempo haciendo estas precisiones para los que no saben leer). Y lo siento mucho si a alguien le arruino el discurso Disneyland que unos malvados terroristas han venido de fuera, y que los sirios/iraquíes son las primeras víctimas. Es evidente, por la distribución de fuerzas, que en la comunidad árabe suní (recordemos, un 60% de la población siria y un 40% de la iraquí) se ha ido desarrollando en los últimos años un ambiente de exacerbación religiosa totalitaria (salafismo, wahabismo, integrismo o el nombre que le queramos dar), y esta doble identidad étnica/religiosa ha servido de elemento cohesionador frente a las injusticias de los gobiernos sectarios de Damasco y Bagdad, ambos de orientación chií. Una vez que se consumió la mecha, esta población árabe suní explotó en forma de Estado Islámico y otras milicias yihadistas. A pesar de que el detonador de esta sublevación tuvo sin duda un componente exógeno (la OTAN, por una parte, y las petromonarquías del Golfo por la otra), el pueblo ardió como la pinaza en estío, poseído por un furor supremacista genocida que recuerda necesariamente al nazismo.

Las minorías y los elementos más civilizados, salieron en estampida según las ciudades eran tomadas por estos gudaris mahometanos. Son esas clases medias las que están llegando a Europa, los que tienen menos posibles se han quedado empantanadas en Turquía, Líbano o Jordania. Que básicamente son los que quisieran para Siria un futuro democrático y moderno, pero no se han atrevido a tomar las armas y luchar por ello. Y los que quisieran verla regida por la ley islámica, pero no se han atrevido a tomar las armas y luchar por ello. Ni mejores ni peores que los que se han quedado, simplemente los más cobardes, o los que más tenían que perder.

No sé si soy capaz de transmitir la magnitud del problema. Intentaré ser lo más claro posible. Buena parte de la población que queda en las zonas de mayoría suní de Siria e Iraq comulgan en distinto grado con la ideología supremacista wahabita. Puedes tomar sus aldeas por las armas, pero las madres seguirán amamantando con esa leche a sus hijos, enseñándoles que los árabes son el pueblo destinado por Allah a gobernar el mundo, y que el credo suní que les otorga semejante destino no sólo es la única religión verdadera (¿qué religión pretende algo distinto?) sino que es la única tolerable.

Y si sólo fuera Siria e Iraq…

Llevamos 5 años de guerra, hay niños que no tienen recuerdos de otro tiempo, que han crecido entre bombardeos y han interiorizado como cotidiana la presencia de armas. Los que eran adolescentes ya se están incorporando a filas, familiarizados con el lenguaje de la guerra. Y desesperantemente, yo no veo que el fin de esta sangrienta payasada (cien facciones en un todos contra todos) esté próximo, ninguna fuerza tiene suficiente fuerza para imponerse al rival y mantener el control del territorio que va ocupando (Damasco no ha sido capaz de defender una ciudad como Palmira, que le costó semanas tomar y ha perdido en unas pocas horas). Y lo que es más, la única que podría cumplir ese requisito sería el Estado Islámico a poco que remitiese la presión ejercida en todos sus frentes.

Por cierto, el ataque sobre Palmira pareciera que se trata de una operación de diversión de fuerzas, para reducir la presión sobre otros frentes más importantes (Raqqa y Mosul), pero ¿qué sentido tendría distraer al ejército sirio, si en este momento es el menor de los problemas del alto mando del Califato? Sólo tendría sentido si actuaran en colaboración con el mando unificado de sus correligionarios en Alepo oriental, para dar un respiro a los milicianos que aún resisten. Hasta ahora las colaboraciones entre el Estado Islámico y otras fuerzas yihadistas han sido puntuales, y las más de las veces el intercambio ha sido de disparos. Ahora bien, no sería ilógico esperar, más bien al contrario, una colaboración entre fuerzas islamistas que hicieran frente común contra el enemigo chií/cruzado. Es tan absurdo este conflicto, que no me parece probable ese escenario por mucho que es casi una consecuencia necesaria de las circunstancias. Pero no se puede descartar (ni eso, ni ninguna otra sorpresa).

En cualquier caso, ni el ejército sirio, ni el bando sublevado, ni tan siquiera el ejército iraquí tiene capacidad suficiente para abrirle más frentes al enemigo. Incluso éstos, los que menos daño han recibido al haber quedado el Sur de Iraq a resguardo de la devastación de la guerra y, por lo tanto, gozan de más recursos, se han estrellado contra Mosul y van justos de efectivos. Y el Estado Islámico aún tiene reservas para defenderse atacando en otro punto. ¿Señal de debilidad? ¡Debilidad la del ejército sirio, que no tiene retaguardia siguiera para tapar ese flanco y evitar que caiga! ¡Debilidad la de los insurgentes, que no han sido capaces de organizar un segundo ataque para romper el cerco y salvar a los que resisten dentro de Alepo! ¡Debilidad la del estado Iraquí, que ya no es capaz de mandar nuevas unidades a Mosul para progresar en la ciudad!

Si nada lo remedia, Siria y el Norte de Iraq se convertirán irremisiblemente en el nuevo Afganistán, con una sociedad que se ha habituado a la guerra. Es muy difícil que un joven acostumbrado al fusil retome el lápiz. Quien ha aprendido la imposición, a enseñarle a negociar y aceptar la diferencia. El daño causado por la guerra durará generaciones. Tendrán que morir todos los que hoy son jóvenes para borrar el rastro de sangre en la conciencia social, y aún la siguiente generación que aprenderá con las referencias éticas de éstos, para que nazca una generación inocente sobre la que poder construir una sociedad civilizada (y la civilización se basa en la paz, en la cultura de la negociación y el acuerdo).

Hay que parar esta guerra, y hacerlo cuanto antes, pero aún silenciando las armas no se habría acabado el problema. El fascismo islamista seguiría latente, esperando cualquier otra oportunidad para inflamarse. Y va a ser muy difícil erradicarlo, ya que se basa en la interpretación rigurosa de unos textos religiosos con un descomunal ascendiente en la región. No es de esperar que en ningún escenario futuro, los niños sean educados en un ambiente laico. Rebajar el nivel de exposición de la población al fundamentalismo islámico implica entrar en algún momento en confrontación con la doctrina (Corán y hadices), y en este terreno de juego desequilibrado el wahabismo tiene las de ganar.

Expongo una situación tipo. Un reaccionario propone A. Un ciudadano con mayor grado de civilización procura discutirlo, alegando que A es contrario a la razón, a la justicia, a la ética y al progreso. El follacabras argumenta que A está recogido en el Corán y… se acabó la discusión. Para poder vencer, hay que hacer una enmienda a la totalidad y deslegitimar la religión, y eso es impensable en esa zona del mundo (de hecho, quien quedaría inmediatamente deslegitimado sería quien cuestionase esa autoridad, por lo que igualmente la discusión se habría terminado).

Es muy difícil reconducir el desastre humano en Levante; y sin ofender sentimientos religiosos, imposible.

Supongo que cada pueblo tiene lo que se merece, pero tanto dolor excede cualquier culpa.

No le veo solución a la carnicería. Una intervención internacional para forzar el fin de la guerra, el desarme, el apaciguamiento, la interposición entre los bandos y el desarrollo de un gobierno tutelado liberal (homologable con el standard legal occidental de libertades y derechos), tendría que enfrentarse en una guerra larvada contra los que quisieran imponer la sharia (por lo tanto es de esperar muchas bajas entre los cuerpos de pacificación) y requeriría, en suma, de una implicación internacional que actualmente es una quimera. Y aún más improbable que el esfuerzo parta de una ONU deliberadamente debilitada y desprestigiada.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: