La mirada del mendigo

14 diciembre 2016

Invasores

Filed under: ecología — Mendigo @ 19:06

A vueltas con la pasada entrada, creo que me ha quedado coja. En el cuadro se mencionaban una serie de especies invasoras, y creo que es bueno darlas a conocer para que cada vez haya más gente capaz de identificarlas y denunciar su presencia (con el eucalipto ni me molesto, porque sé bien que lo conocéis de sobra, de hecho si vivís en la costa gallega es difícil que conozcáis otra cosa).

Empezamos por la más famosa de todas, por extendida, la mimosa (Acacia dealbata).

+

Una prima hermana de la mimosa, y como la anterior tiene origen en Oceanía, en concreto la isla de Tasmania (como el Eucaliptus globulus), la Acacia longuifolia. Tanto se parece a su prima que se suele encontrar en los mismos sitios, una al lado de la otra (lo dicho, sólo nos faltan los koalas), allá donde haya humedad (riberas de los ríos o vaguadas).

Tanto la una como la otra, tienen una extrema capacidad de reproducirse, tanto por semilla como por hijuelos que emite su sistema radicular, colonizando rápidamente áreas muy extensas y desplazando de ellas a las especies autóctonas.

+

Otra compañera del género Acacia, la acacia [de madera] negra (A. melanoxylon).

+

Y otra acacia más, que muchas veces se confunde con la mimosa, la A.baleyana. Por suerte, ésta mucho menos común que sus congéneres.

+

Hasta aquí las especies australianas, ahora nos vamos al peligro amarillo: este árbol es originario de China, el Alianto (Ailanthus altissima).

Todos estos son árboles ornamentales que fueron introducidos por retrasados mentales para decorar parques y jardines, y que rápidamente se han naturalizado causando un daño inmenso a los ecosistemas que modifican profundamente. El eucalipto es peligroso porque es económicamente rentable, y se ha plantando masivamente, pero no tiene la extraordinaria capacidad de propagación de las anteriores.

+

Y para terminar con los árboles, una falsa acacia originaria del continente americano: Robinia pseudoacacia. En concreto, en la calle donde vivía en Madriz habían plantado ésta especie (no podrían poner un fresno, por ejemplo).

Ahora la moda de los alcaldes tuercebotas ha cambiado, y se ha hecho muy popular el Liquidambar styraciflua por sus bellos tonos rojos otoñales. Por ahora, no he conocido casos de naturalización, así que ni subo la foto, pero ya son ganas de hacerle correr el riesgo a la Naturaleza, introduciendo especies alóctonas. Y más por motivos tan banales como la coloración de las hojas.

+

Ahora vamos con las cañas. El documento menciona la caña común, Arundo donax. Originaria de Asia, se ha extendido por los humedales españoles hasta hacerle creer a mucha gente que es una especie autóctona.

+

A lo que hay que añadir su versión americana, el plumerillo (Cortaderia selloana)

+

Y por ir terminando, porque la lista es interminable, una especie muy usada en jardinería y floristería y que ya he visto en la naturaleza (ayer mismo estuve carcándome una), la cala (Zantedeschia aethiopica):

Y otra sudafricana también muy hermosa, pero que se está expandiendo rápidamente por nuestras costas, la uña de gato (Carpobrotus edulis).

Y su prima, la C.acinaciformis.

Y aquí lo dejamos por ahora, porque la lista de especies vegetales (y luego nos podríamos poner con el reino animal) invasoras es desgraciadamente muy numerosa (y cada año se suman nuevas amenazas). El problema es siempre el mismo: cuando entran en un ecosistema lo modifican, compitiendo y desplazando a las especies autóctonas, pasando a ocupar su nicho ecológico e introduciendo un desequilibro en el ecosistema.

Hay agresiones al medio mucho más espectaculares, como los incendios o los vertidos, que cualquiera reconoce como un problema. La amenaza a la biodiversidad que implica la introducción de alóctonas es menos evidente, ya que son igual de verdes que las plantas a las que desplazan, y no todo el mundo tiene una cultura ecológica suficiente para apreciar el daño. Pero lo he dicho mil veces: un bosque quemado, tardará muchos años, pero se recuperará de un incendio. Ahora bien, si introducimos otra especie que compita y venza a los rebrotes (como el eucalipto, o el pino en donde no sea autóctono), el daño será absoluto y permanente.

Por lo tanto, esto es como en los westerns con el cartel de “WANTED. Dead or alive“, sólo que en este caso podéis tachar el “alive“. Cualquier especie de las anteriores, en el medio natural, es un atentado ecológico y debéis procurar eliminarla. Ahora bien, es más fácil decirlo que hacerlo, por supuesto, por la enorme capacidad de rebrote de estas especies (si creéis que el eucalipto lo aguanta todo, es porque no habéis intentado matar un grupo de mimosas). De ahí la pasada entrada, sobre las formas más eficaces de erradicación de estas especies.

Así que… a las armas. ¡Hay que defender nuestros ecosistemas de la invasión!

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

4 comentarios »

  1. Guerra sin tregua a los invasores!
    Es bueno darlas a conocer para que la gente tome conciencia del problema. Comparto en mi facebook con tu permiso, y gracias por el artículo

    Comentario por Marieta — 14 diciembre 2016 @ 19:16 | Responder

  2. Pues por aquí (costa asturiana), las calas no son raras, aunque tampoco abundantes, y no las tenía consideradas como invasoras (entendiendo por invasora una especie que domina el ecosistema y expulsa a las especies autóctonas).
    Alóctonas si lo son, como los melocotoneros, granados, maiz, trigo, judías, tomates…. O los chopos clónicos.

    Ni siquiera me parece muy invasiva la falsa acacia, que no solo se ha plantado en Madrid (no ahora, sino desde hace muchos años), sino en otros muchos puntos de España, crece bastante lenta. O el ailanto (que se reproduce con bastante facilidad, puedo dar fe), y que también era antes relativamente fácil de ver en jardines (es un arbol bonito, de crecimiento bastante rápido) pero ahora raro (vamos, que no parece que invada tan fácilmente), como curiosidad, cuando aplastas las hojas suelta un olor desagradable.

    Otra cosa son los plumeros de la pampa (Cortaderia), por todas partes se multiplican, y nadie parece hacer nada. Esos si que son invasores.

    Comentario por Santi — 19 diciembre 2016 @ 15:11 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: