La mirada del mendigo

15 diciembre 2016

El miedo xenófobo

Filed under: fascismo,religión — Mendigo @ 22:11

De la basura que sale por boca de Madame Le Pen, ésta última ha sido especialmente esclarecedora:
Le Pen pide el fin de la educación gratuita para los hijos de extranjeros irregulares

A primera vista, no tiene ningún sentido que esta tipa, que basa su programa en el odio al diferente, presentándolo como un inadaptado peligroso para los buenos y laboriosos franceses, pretenda recortar prestaciones en… precisamente en el principal mecanismo de integración de los inmigrantes.

¿Qué sentido puede tener ésto? Pues lo tiene todo. Absolutamente todo. Porque el gran miedo, la principal amenaza para los garrulos fascistoides (en Francia and everywhere) no son los inmigrantes inadaptados, sino precisamente los que están perfectamente integrados.

Habéis leído bien, y lo digo con total convicción. Lo que más teme un palurdo autóctono francés es que sus hijos sigan siendo unos asnos y acaben subempleados y machacados por la maquinaria capitalista, y tener que ver cómo el hijo del inmigrante que llegó a Europa con una mano delante y otra detrás ha salido espabilado y ha progresado en la vida. Esto, que interpretan como una provocación, es básicamente el resentimiento que nace de la vergüenza y se proyecta con la envidia.

Esta es la pesadilla del votante medio del Front National. No el joven inadaptado de los suburbios; ése no es una amenaza, como mucho es un estorbo, una molestia. Para reconfortar el prejuicio racista de la superioridad del hombre blanco, el garrulo medio necesita tener a alguien por debajo (magrebí, gitano, español…) al cual despreciar. Y desde luego, la educación universal es sin duda la principal amenaza para disfrutar de ese privilegio.

Cuento una anécdota. Estábamos un día perdidos por la Francia profunda, cuando nos cruzamos con un negro saliendo del restaurante del pueblo. El fulano iba como un pincel, alto, guapo, impecablemente trajeado. Nos saludó con exquisita cortesía (se debía notar a la legua que no éramos de ahí, con la cámara en ristre y mirando a todos lados) y se subió a un M5 (coche muy caro, el deportivo de BMW) al que ya le había echado el ojo al pasar. Y por el rabillo del ojo reparo en la cara que tenía un paisano de mediana edad, con ropa de andar por el campo, apoyado en el dintel de una casa a la que no le vendría mal un par de arreglos.

El miedo de los paletos franceses (de pueblo y de ciudad) no es a los paletos de kasbah, el supremacismo blanco y el integrismo islamista viven en simbiosis, se necesitan para prosperar y retroalimentarse. El rechazo racista de unos genera como respuesta un movimiento de repliegue sobre la propia identidad (real o inventada), lo cual genera mayor rechazo que se va retroalimentando y abriendo la falla entre ambos grupos sociales.

Lo he dicho varias veces: la nueva oleada de fervor islámico (promovida por las petromonarquías desde hace décadas y que ahora se evidencian sus frutos) es el principal obstáculo para la integración de los inmigrantes con origen en países islámicos. Es muy sencillo de comprobar empíricamente, basta con analizar y comparar la evolución de la integración de inmigrantes musulmanes con grupos de migrantes de otro origen (americano, asiático, centro y sudafricano…). Ahora bien, es igualmente cierto que las actitudes xenófobas han abonado el camino a ese proceso reaccionario, como mecanismo de autodefensa (aunque otras comunidades también han tenido que hacer frente a prejuicios racistas y no se ha detectado en ellas esa involución).

Si ETA no estaba a nómina del PP, será por un descuido o falta de perspicacia de Génova. Y no sé si los imanes integristas reciben sobres del Front National, pero realmente lo parece. Tal para cual, uno y otro saboteando la integración y la convivencia.

En los medios se caricaturiza la mujer musulmana con andares de hipopótamo que antes iba con velo y ahora va enfundada de negro hasta las manos. Pero se olvida la mayoría de inmigrantes, también de origen musulmán, que viven perfectamente integrados y que sus hijos son ahora un ciudadano más en la sociedad francesa. Y acabo con otra anécdota, ésta de hace sólo unas semanas: buscando un castillo en ruinas, nos estuvo mostrando el camino una chavala de rasgos evidentemente magrebíes (sin atisbo de acento, seguramente ella era ya la segunda o tercera generación), con vaqueros ceñidos y una birra en la mano. Pues bien, esta joven es el arquetipo de la peor pesadilla, la mayor amenaza tanto para la ultraderecha francesa como para el fascismo islamista.

Pues bien, que los medios y la propaganda racista no os confundan: ésta chica es la cara verdadera, mayoritaria de la inmigración, un proceso de integración paulatina en una sociedad que, por suerte, también evoluciona con la llegada de los nuevos ciudadanos. Todos cambian adoptando idealmente lo mejor de ambas partes (como es evidente, también se permean caracteres perfectamente evitables). En España tenemos muy poca inmigración (pero demasiado concentrada, creando guetos que dificultan la integración), pero en Francia sí que han estado sometidos a un fuerte flujo migratorio y creo que es importante destacar la generalidad, no la excepcionalidad.

Deberíamos darnos cuenta que este proceso ha sido un éxito notable, y la inmensa mayoría de la población inmigrante se ha ido integrando en la sociedad con el paso de las generaciones. Como una aleación en la que al fundirse el hierro con pequeñas cantidades de diversos elementos (carbono, cromo, molibdeno, vanadio…), dan un material de características mucho mejores: el acero. El cromo no deja de ser cromo, pero entra en la estructura del hierro y le dota, por ejemplo, de resistencia a la oxidación. Pero si no consigues que el aleante entre a formar parte íntima de la estructura, lo que queda es una impureza en el material base, y será el primer punto en el que se producirá la fractura.

El camino para mejorar será reforzar aún más los mecanismos de integración (y la educación pública universal en primerísimo lugar) y desactivar las ideologías que la dificultan, tanto el racismo blanco como el sectarismo islámico.

+

Creyentes, no intiméis con nadie ajeno a vuestra comunidad. Si no, no dejarán de dañaros. Desearían vuestra ruina. El odio asomó a sus bocas, pero lo que ocultan sus pechos es peor. Os hemos explicado las aleyas. Si razonarais…
Qurán 3:118

Creyentes, no toméis a los infieles como amigos, en lugar de tomar a los creyentes. ¿Queréis dar a Allah un argumento manifiesto en contra vuestra?
Qurán 4:144

Creyentes, no toméis como amigos a los judíos y a los cristianos. Son amigos unos de otros. Quien de vosotros trabe amistad con ellos, se hace uno de ellos. Allah no guía al pueblo impío.
Qurán 5:51

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

5 comentarios »

  1. Que bien argumentas y redactas jodido. Ahora soy yo el que se quita el sombrero y hasta el bisoñé. Me das envidia. pero de la sana. El que día cierres la paradeta se te va a echar de menos. Muy bueno, de verdad.

    Apertas tronk !!

    Comentario por fouche — 16 diciembre 2016 @ 2:16 | Responder

    • Vaya, pues muchas gracias! [rubor]

      Pues de verdad que viniendo de ti, me parece todo un elogio, eres de las pocas personas que conozco que saben escribir. Yo sé leer, lo cual ya es un mundo (cuántos profesores de universidad ni siquiera llegan a eso), pero a escribir aún estoy aprendiendo.

      Y bueno, después de esta felación recíproca 😛 , ya puedes sacar de las mazmorras a alguna de tus criaturas infernales. XDDDDDDDDDDDDDDDDDD

      Comentario por Mendigo — 16 diciembre 2016 @ 12:50 | Responder

  2. Me comentaba Juan Manuel una anécdota en un tren, con una guapa negra aficionada a la lectura.

    Y me ha traído a la mente otra anécdota con la cara opuesta de la moraleja: el desperdicio de talento que supone no dar cancha a un chaval inteligente. Estando en Milán, estuve charlando con un chaval negro, muy joven, que vendía pulseritas a los turistas por la voluntad. El muy cabrón chapurreaba un montón de lenguas, lo justo para ganarse el favor del turista y que le soltase unas monedas. Hablando con él, era evidente percibir que dentro de esa cabezota rizada había un áscua: era más listo que el hambre. Después de tratar con adolescentes completamente abúlicos, alguno de los cuales sabes que no sirve más que para tirar de un carro, encontrarme a un chaval tan despierto, y no poder sentarle en un aula y empezarle a meter contenidos y más contenidos en la cabeza… ¡qué sensación de desperdicio! Con lo extremadamente infrecuente que es encontrar alguien inteligente, y que ese chaval esté vendiendo unas putas pulseritas en la Piazza del Duomo en vez de estar dando lo mejor de sí en alguna disciplina científica…

    Al final, de lo que se trata es la de dar igualdad de oportunidades, especialmente a los niños (porque la falta de una educación formal supone una desventaja enorme incluso aunque de adulto se volcasen todos los medios). Y que el que tire, que pueda llegar lo más lejos que pueda. Y el que no, a tirar del carro, aunque sea el hijo del ministro.

    Claro, esto es absolutamente intolerable para la clase alta, que naturalmente pretende perpetuar su posición extractiva, y para ello necesita justificarse con unos titulitos…

    Comentario por Mendigo — 17 diciembre 2016 @ 22:31 | Responder

  3. En Francia el ministerio de Educación ha lanzado un proyecto llamado de “mixité sociale” que consiste fundamentalmente en trasladar a chavales de Secundaria (el llamado College) de zonas desfavorecidas a zonas favorecidas. El proyecto implica también el trayecto inverso. Sin entrar ahora en lo bueno o malo de tal proyecto, que daría para otro debate, como puedes imaginar tal proyecto no ha fomentado ni mucho menos una respuesta eufórica por parte de los padres, ni los de los llamados barrios favorecidos, porque ven que sus hijos pueden ir a los barrios de la chusma (la “racaille”), ni tampoco los de los barrios conflictivos, porque alejar a los chavales del barrio es complicar sobremanera la vida de las familias, además que en algunos casos esconde el cierre de esos colegios. Digo esto porque la propuesta de Le Pen puede ser también una descarada respuesta a este proyecto, tomando como suele hacer, las políticas de los grandes partidos y dándoles la vuelta para su beneficio electoral.

    Por lo demás, muy buena entrada, eres una fuente más que fiable de información del mundo francés, aunque yo matizaría lo de la integración, al menos lo dejaría en un poético “en Francia la integración ya no es lo que era”. Es lamentable pero es así.

    Comentario por Aurora — 19 diciembre 2016 @ 22:00 | Responder

    • A mí me parece bastante interesante el proyecto. Yo había oído incluso implementarlo en un nivel superior: forzar que haya una estructura social heterogénea en los mismos barrios. Ya dejando de lado el tema étnico, aunque suponiendo que todos los ciudadanos compartieran un mismo origen cultural, hay un abismo entre el mundo en el que viven los obreros y sus hijos, y el que viven sus empleadores, además de otras profesiones bien remuneradas. La descripción, por ejemplo de Madriz que te puede hacer un vecino de Manoteras no es la que te hará uno de la Guindalera. Se mueven en ambientes completamente distintos, nunca coincidentes, son mundos paralelos en una misma ciudad.

      Ahora bien, sé que una cosa es pretenderlo, y otra llevarlo a cabo. En el caso de los colegios, es todo un casus belli para los padres de barrios más BCBG. Y ya si pretendes diversificar los mismos barrios, introduciendo chusma en los barrios bien… (por ejemplo, con VPO)… uf, la bomba!

      Ahora bien, como experimento pedagógico me parece interesante, muy provechoso para los críos. Y curiosamente, creo que aún más para los niños bien que fueran a un colegio de barriada obrera. Iban a espabilar.

      De Francia, realmente, yo conozco sobre todo el rural. En las ciudades casi nunca me meto, más que para ver tal catedral o barrio antiguo, y salgo por patas. Además, obtengo muy poca información, porque en las ciudades es raro ponerte a charlar con alguien. En el campo, y especialmente con los viejos, es lo más normal acabar charlando un poco de todo. Lo cual sirve para pulsar la opinión de la gente.

      Comentario por Mendigo — 23 diciembre 2016 @ 22:44 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: