La mirada del mendigo

17 enero 2017

Carcin I

Filed under: fotos — Mendigo @ 23:05

Bueno, como ya había adelantado, la siguiente tanda de fotos versará sobre el Carcin (francesizado como Quercy), el antiguo país de los cadurcos que se mantuvo como una entidad de territorio definida dentro del mundo occitano hasta tiempos modernos.

Siempre lamento el estado en que se encuentra buena parte del patrimonio arquitectónico en España. Pero lo cierto es que, aún en mejor estado general, también en Francia existen ejemplos, como el presente, en el que se abren las carnes. Se trata de una iglesia románica perdida en mitad de un bosque, siendo devorada por éste. Como ocurre frecuentemente (y en esta zona hay una profusión de ejemplos), las dovelas de los arcos y, en general, toda piedra de buena talla han sido retiradas (probablemente para ser reutilizadas en la casa de algún potentado en Paris o alguna otra ciudad), lo cual debilita enormemente la estructura y abre el camino por el que se produce la ruina.

Como curiosidad, el roble que aparece en primer plano tiene sus raíces agarradas sobre el primer piso, bajo las cuales aún aguanta una bóveda que comunicaba los recintos a ambos lados del edificio (probablemente fuera una iglesia conventual).

Si nos fijamos en la puerta, a la que hubo que aplicar la Ley Corcuera, tiene el letrero omnipresente en Francia: “PROPRIÉTÉ PRIVÉE“. Es ridículo el temor supersticioso, reverencial que los franceses sienten ante estas palabras. Cuando preguntas por la causa de que tal monumento histórico esté en ruinas, se encogen de hombros y emiten un “ah, c’est privé!“. Es decir, dan la consideración a la propiedad privada de valor absoluto, por encima de cualquier otra consideración como el interés público, en este caso en salvaguardar el patrimonio histórico, con el cuál no se puede hacer lo que se quiera.

Quizá a muchos os sorprenda conocer otro de los artículos de la Constitución Española que la práctica convierte en papel mojado, pero que está ahí, sólo un poco después de los que remachan la sacrosanta unidad de la patria y del carácter inamovible de la monarquía:

Artículo 33
1. Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia.
2. La función social de estos derechos delimitará su contenido, de acuerdo con las leyes.
3. Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes.

Es decir, la propiedad privada, en nuestro ordenamiento jurídico (y estoy casi que seguro que en el francés también) no es un valor absoluto, sino que es una institución que tiene sus límites en la utilidad social, a la cual se somete.

Sin embargo, es un artículo que no se desarrolla, porque la maquinaria de generar opinión prefiere difundir la idea (anticonstitucional) de que la propiedad privada es sagrada, de lo cual se extraen conclusiones aberrantes como la de que ¿por qué no voy a poder plantar eucaliptos / talar carballos / construir una casa si es mi finca?

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Pero bueno, volvamos al objeto de esta entrada que es disfrutar del paisaje de las tierras entre los cursos medios del Ólt y de la Dordonha.

Precisamente éste es el Ólt (Lot, en francés), cerca de la villa de Cajarc.

Como tantas veces señalo cuando muestro fotos de la Europa civilizada. Observad, extensiones bien cultivadas en las llanuras aluviales, y monte con una densa y heterogénea cobertura de especies autóctonas (provenientes de la regeneración natural, pues hace décadas todo esto estaba tan pelado como en Galicia). Se llama ordenación del territorio, conjugando la producción agropecuaria con la protección de los ecosistemas. Aquí, terreno agrícola, rentabilidad; allá, terreno forestal, biodiversidad. ¿ACASO ES TAN DIFÍCIL ENTENDERLO, ME CAGO EN DIOS?

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Montcuc, una de esas villas del Carcin Blanc que se va quedando abandonada en un éxodo rural aún más profundo que en España, aquí el proceso todavía es de despoblamiento de las aldeas, que bajan a las villas de referencia, y ahora empieza la huida de todo aquel que quiere hacer algo con su vida hacia las grandes ciudades, proceso que, como decimos, en Francia está más adelantado (curiosamente, en Alemania las villas aún mantienen vitalidad, quizá por la excepcional red viaria que las mantiene comunicadas con los centros económicos, quizá porque el modelo territorial alemán siempre ha sido mucho más descentralizado).

+
+
+
+
+
+
+
+
+

La catedral de Caors, desde el claustro gótico.

Esta catedral tiene una particularidad constructiva muy interesante, y además cuenta con otra gemela en la región. Por lo general, en la Europa Occidental, estamos acostumbrados a que la luz de la nave central se cubra con una bóveda. Fue así en el románico con la bóbeda de cañón, se mejoró en el gótico con la de crucería y seguimos evolucionando el mismo concepto hasta la aparición moderna del hormigón armado, que permitió salvar grandes espacios con elementos rectos sin la necesidad permanente de conducir las tensiones a tierra por medio de arcos.

Sin embargo, esta catedral adopta un estilo de cierre propio de la cristiandad ortodoxa: en vez de bóveda cierra el vano con dos cúpulas (en la foto se aprecia una y el nacimiento de la siguiente). Lo cual supone un gran reto constructivo y matemático: hacer la transición de una sección cilíndrica a una ortogonal (por medio de pechinas). Por suerte, desde tiempos de Roma ya teníamos los conocimientos para resolver el problema.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Al fondo del valle, el pueblo de Autoire. Como es obvio, nos encontramos en un valle propio del relieve kárstico (todo el Carcin es un gran karst), con paredes abruptas talladas por la disolución de la roca caliza.

La foto está sacada desde el “château des anglais”, una posición fortificada colgada del precipicio, absolutamente inexpugnable, cuya fábrica la cultura popular atribuye a los ingleses (como aquí ós mouros) como tantas otras obras que parecen cosa de magia (otras veces, el arquitecto es el diablo).

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Una no muy antigua pero fotogénica casa en la aldea de Les Junies.

Podría haberme cargado el armario eléctrico con el Gimp, pero la verdad, me daba pereza ponerme a retocar nada.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

La Dordonha, en una brumosa y fría mañana.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Una Vanessa atalanta.

Este año ha habido muy pocas mariposas. La foto no es muy allá, pero como es una de las pocas que he sacado este año, por eso la subo.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

El nombre de esta villa es de los más genérico: Villeneuve, en este caso en el Avairon.

Un muy buen ejemplo de arquitectura militar, una torre defendiendo una entrada a la villa, con su matacán perfectamente conservado (por cierto, curioso nombre de esa estructura, no sé qué relación puede tener con los pobres chuchos).

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Esta cojonuda forma de viajar permite lujos como abrir la corredera de la furgo para echar un pis, y que ésta sea la primera estampa que ven tus ojos.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Como comentaba antes, en Francia el proceso de decadencia y abandono de las entidades medianas de población está mucho más avanzado que aquí, donde apenas empieza.

Ahora, en pocos sitios me ha parecido tan acusado como en esta villa, Sainte Livrade, a unos kilómetros de otro Villeneuve (sur Lot) del cual se ha convertido en ciudad dormitorio (y tampoco ésta es precisamente un centro económico pujante, que digamos, ya os podéis hacer una idea de su subalterna). El contraste entre lo que había sido y en lo que se había convertido era impactante, con casas burguesas con los postigos cerrados y con el revoque cayéndose a pedazos, escaparates con los cristales rotos, suciedad en las calles y una población notablemente empobrecida.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Típica foto de salvapantallas. No tiene nada, pero es resultona.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Penne, como otras villas de la zona construida sobre una muela (o mesa) que facilitaba su defensa.

Sí, obviamente sin la antena quedaría más enxebre, pero estaba ahí y retocarla con el Gimp también sería una forma de mentir. De hecho, ya bastante mentimos al elegir encuadre…

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Rocamadour, al cual llegamos por indicación de Wen. Y no me puedo quejar porque realmente el sitio es notable y ya nos había prevenido del turistiqueo.

Lo que no sabíamos es que era un lugar de turistiqueo… catódico, es decir, centro de peregrinación, con profusión de lechuguinos meapilas.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Algunos vais a creer que me estoy convirtiendo en vampiro o algo así, y que echo espumarajos por la boca a la vista de un crucifijo. No, para nada, lo que me molesta es que aún en el s.XXI se siga reproduciendo la superstición; organizada y jerarquizada como la religión, mercantilizada como la homeopatía, o descentralizada y de carácter más exótico/esotérico como la quiromancia…. Por lo demás, disfruto de las obras que semejante acumulación de dinero y poder dejó por toda Europa.

Estamos en Villeneuve. Me encuentro en la parte central de una gran nave gótica, la cual sin embargo cede la importancia al núcleo original de la iglesia, románico. Se trata de la parte iluminada, en origen una iglesia de planta octogonal lobulada con absides que tras la ampliación pasó a ser el vestíbulo o pronaos del nuevo templo gótico. La original simetría axial es propia de los templos sitos en vías de peregrinaje, pues así se ordenaba mejor el flujo de fieles que acudían a visitar las reliquias por medio de una girola o deambulatorio en torno al eje que formaban el sagrario, el relicario y el altar.

Al crecer la población y quizá secarse el flujo de peregrinos, se prefirió una distribución más convencional para la nueva iglesia, más adecuada para la celebración de oficios.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Otro feliz encuentro de la arquitectura religiosa con la naturaleza. Feliz para la fotografía, pero no para la historia de la arquitectura (se está viniendo abajo).

Este pueblo merece mención aparte. Estamos en Peirussa del Ròc, una aldea con casi todas las casas ya abandonadas que guarda entre el bosque a sus pies una maravilla en piedra. La villa medieval llegaba hasta el río, y hoy entre la espesura se encuentran maravillas como ésta. Como podéis apreciar de nuevo, el robo de las dovelas ha debilidad enormemente la estructura, que ha empezado a colapsar (bloque en primer plano, que es el remate de un arco de la nave lateral, patasabajo).

Si tengo un poco de ganas, me pongo a borrar las crucecitas, parte de un moderno viacrucis que han añadido cual pegote.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

No tiene nada de particular, pero me gustó la luz. La aldea se llama Pujols (no, no es casualidad, estamos en el mundo occitano del cual Catalunya formaba también parte).

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Vista desde los restos del castillo de Tayllefer.

Igualito a la vomitona de eucaliptos que ocupa hasta el último rincón de Pontemierda (y aún podría ser peor, toda la provincia de Coruña no vale más que para pruebas de ojivas nucleares, ecológicamente no se perdería nada).

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Cuando os comentaba sobre una guapa descendiente de magrebíes que nos mostró el camino para llegar a un castillo, me refería a éste.

También nos dijo que no intentásemos entrar, que era privado, y además estaba en ruinas y era peligroso. Nosotros sí, sí, por supuesto, descuida. Al poco la lobita me estaba llamando: había encontrado cómo colarnos. Y sin necesidad de recurrir a la doctrina del ministro socialfascista, que la puerta ya estaba abierta. 🙂

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Espolón rocoso en Belcastel (aquí se ha respetado la toponimia original, como veis no se toma del francés château, que por estos pagos era una lengua extranjera). Sanjenjo…

Por cierto, como dato curioso: a los pies de un karst queda un tipo de arcilla producto de la descomposición de la caliza, conocido como terra rossa. Es una tierra excelente para la agricultura.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Otra foto muy propia para papel tapiz de sistema operativo, es el Château de Fénelon, fortaleza con origen en el s.XII y amariconado en el s.XVII para responder a las nuevas necesidades habitacionales y de prestigio de la corte.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Aquí una muestra de lo que os hablaba hace un tiempo. Esta foto está sacada en la parte alta de la causse del Carcín, es decir, la superficie superior del karst. El término occitano causse hace referencia a un lugar yermo, sólo poblado por herbáceas y otras xerófilas que resisten el fuerte estiaje (todo agua que cae se cuela como por un colador).

Claro, diréis que lo que aparece en la foto (y ésta sí que la saqué un poco a voleo, por una vez soy honesto con el encuadre) no es precisamente yermo ni desértico. Es lo que pasa al retirar los rebaños de ovinos de los campos, que la naturaleza poco a poco se regenera y vuelve a colonizar espacios de los que fue expulsada siglos atrás, en tiempos de los que ya se había perdido la memoria incluso en la toponimia.

En Galicia hemos interrumpido este proceso de regeneración natural con incendios recurrentes y la introducción de especies forestales alóctonas (Pinus sp. y Eucaliptus sp.).

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Parte alta del cinturón defensivo de Peirussa del Ròc. Justo detrás del paredón rocoso sobre el que se alzan esas torres, está la iglesia gótica en ruinas que os mostré antes.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Como comentaba, la decadente Sainte Livrade es una población tributaria de ésta Villanueva (sur Lot). Que, como véis, también ha conocido mejores días…

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Y terminamos con el caramelito del viaje (saldrá más veces en las próximas tandas). Sent Circ de la Pòpia es un destino turístico bastante conocido (a diferencia del resto del département, bastante olvidado).

A pesar del turistiqueo, a pesar del nombre tan moñi (se francesizó como Saint Cirq Lapopie), realmente merece la visita. Es una villa medieval suspendida sobre el Ólt que se ha quedado congelada en el tiempo. No es fácil encontrar arquitectura civil del s.XII-XIII, manteniendo su estructura principal intacta y en estado perfectamente habitable.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

20 comentarios »

  1. jejeje Bueno, lo de Rocamadour es como Santiago: aunque haya un montón de turistas es algo que vale la pena ver. A mi esas construcciones y capillas varias contra la roca me parecieron algo digno de visita! 😀

    De elegir una foto, me quedo con la de la Dordoña con la bruma. No sé qué tiene ese río, que me transmite calma, y suele ser todo hermoso a su alrededor, durante todo su recorrido. Al menos lo he visto en varios puntos, y siempre me transmite algo agradable, creo que sería capaz de vivir en una pequeña villa a su ribera! 😀

    Comentario por wenmusic — 18 enero 2017 @ 14:01 | Responder

    • Estaba echándole un ojo a tus fotos, y es muy curioso volverlas a ver ahora, e ir reconociendo los sitios que sacaste. De hecho, he de reconocer que lo hiciste con más mérito. Pero es que, la verdad, no estaba yo ese día muy inspirado. Las multitudes cada vez me saturan más. Y ya ves, multitudes, un día de diario de mediados de Octubre.

      Y sí, es como Mont Saint Michel, Frómista, la catedral de Milán, Colonia… a pesar del gentío, hay que ir al menos una vez en la vida. O bueno, Venecia, horrorosa pero maravillosa.

      Por cierto, ando pensando en hacerme uno de esos ríos (la Célé, el Lot, la Dordoña…) en piragua. La cuestión sería llevar dos coches (bueno, uno de ellos furgo, la mía, para meter la piragua) para ir a recoger a los que bajasen. Si te mola la idea…

      Comentario por Mendigo — 18 enero 2017 @ 21:27 | Responder

      • Es lo que comentas: con la “falta de honestidad” hacemos encuadres más bonitos, que pueden dar sensación de que estás en el medievo, cuando hay una horda a tu alrededor y tiendas y modernidades. Pero eso también es bonito, el buscar la belleza e incluso la paz en las fotos cuando no siempre la hay.

        Las multitudes me cansan a mí quizás, a ti te empieza a molestar el mero hecho de que haya gente xDDDD

        Pues en la zona del Perigord hay bajadas en piragua por la Dordoña (en esta entrada del blog, las fotos de Beynac-et-Cazenac son al lado del río, y llegamos hasta esa villa por él).
        Se pasa por zonas de cañones escarpados, zonas más amables y se pueden ver castillos desde el agua. La verdad es que nos gustó mucho cuando lo hicimos (quitando que mi compi y yo nos mosqueamos un poco al no organizarnos en el manejo de la canoa, pero ese es otro tema! 😀 xDDDDDD). Claro que lo hicimos con una empresa que te lleva en furgo y te alquila las canoas. Es que tú tienes una piragua!?

        Comentario por wenmusic — 19 enero 2017 @ 11:01 | Responder

        • Ya me comentaste las discusiones, peligrosas teniendo un remo en la mano (sobre todo para el de delante, que es el que se puede llevar los capones). XDDDDDDDDDDDDD

          Por eso te lo decía, ya que sois experimentados marineros de agua dulce, para aprovecharnos de vuestra maestría con la pala. 😛

          Sí, ya vi que había un montón de negocios con eso de las piraguas. Pero yo pensaba pillar una de segunda zarpa, por poco más que lo que nos costaría un finde alquilándolas con esa gente. Y mira, nos queda la piragua para otras veces. Tuvimos una de las hinchables, pero entraron ratas en el trastero y la jodieron. Con lo que molaba para trasegarme la ría de Aldán…

          Comentario por Mendigo — 20 enero 2017 @ 23:42 | Responder

  2. Un muy buen ejemplo de arquitectura militar, una torre defendiendo una entrada a la villa, con su matacán perfectamente conservado (por cierto, curioso nombre de esa estructura, no sé qué relación puede tener con los pobres chuchos).

    En Castro Urdiales Junto a la Iglesia de Santa María , Existe un trozo de la antigua muralla medieval que conserva un matacán.

    Según una guía turística buena amiga y mejor conocedora de la historia de Castro Urdiales, los pobladores de la villa, para repeler ataques arrojaban por el matacán aceite o agua hirviendo al grito de ´´ muere perro ´´ de ahí el supuesto origen del nombre.

    Supongo que el dato será correcto.

    Saludos mendigo, y encantado de leerte con regularidad.

    Comentario por javi — 18 enero 2017 @ 16:32 | Responder

    • Sí, el matacán es un voladizo que permite castigar a los atacantes usando simplemente la gravedad. Aceite o brea hirviendo, o simplemente grandes pedruscos. También suele disponer de saeteras desde las cuales repeler el asedio sin exponerse. Los mejor conservados que recuerdo, son los de Carcasona.

      Luego llegó la artillería y el panorama cambió completamente, y la arquitectura militar se tuvo que adaptar a la carrera.

      Lo de “muere perro”… puede que sí que vayan por ahí los tiros. Bajo un matacán, los atacantes debían morir como perros (aunque también iban protegidos bajo máquinas de asedio).

      Qué bonita que es la historia de la humanidad… la historia de cómo nos hemos despellegado los unos a los otros durante milenios. A ver si vamos cambiando un poco el argumento… :/

      Un placer, si de vez en cuando encuentras algo que te interese. 😉

      Comentario por Mendigo — 18 enero 2017 @ 21:18 | Responder

  3. Estos paisajes kársticos me recuerdan al norte de la provincia de Burgos, las fotos serían muy similares salvo en el caso de las poblaciones.

    Coincido con Wen en la foto que más me gusta, la de la bruma. La de la vista meando también me gusta, quizás sea porque no se te ve a ti 😀 😀 😀 . Los paisajes son muy bonitos.

    Esperamos a la siguiente tanda

    Comentario por Javi — 18 enero 2017 @ 18:52 | Responder

    • Pues mira, con esa luz, hubiera quedado una preciosa foto de lluvia dorada. 😛

      A mí, de esta tanda (y las que quedan son muy parecidas, no vayas a pensar), es también la que más me gusta. Es como si alguien hubiera tirado un jarro de luz por la parte derecha de la foto, y está bañándolo todo. Y ya digo, salía todo legañoso de la furgo, saqué la cámara y disparé a voleo, ni siquiera me la trabajé (ya se sabe, a veces suena la flauta, por eso disparo tanto).

      Y sí que es cierto, el paisaje no es tan diferente al que hay por el Norte de Castilla, según se acerca a la cordillera cantábrica. El clima es bastante parecido, quizá algo más fría Castilla, por la altitud, y con una estación seca más profunda.

      Comentario por Mendigo — 18 enero 2017 @ 20:59 | Responder

    • Pues es cierto que se parecen. Es lo bueno de la naturaleza, que las fronteras se la soplan.

      Comentario por wenmusic — 19 enero 2017 @ 10:35 | Responder

      • Son un invento nuestro. Es como Dios, sólo existen en la cabeza de los que creen en ellas.

        Comentario por Mendigo — 19 enero 2017 @ 10:57 | Responder

  4. Preciosas fotos.
    Un placer poder disfrutar un turisteo en diferido y evadirse un poco de la oficina de alguna manera. 😉

    Comentario por Javi — 18 enero 2017 @ 20:33 | Responder

    • Trío de Javis! Sólo me falta que aparezca otro Wen más para tener un full. Aunque Wenceslaos… joer, ya podía llamarse Paco! 😛

      Bueno, que desbarro. Si esta ristra te ha servido como excusa para dejar un rato de trabajar, ya ha prestado un buen servicio. XD

      Además de turistiqueo, espero despertar en vosotros ánimos viajeros, un poco de envidilla malsana, un gusanillo al cual darle satisfacción. 😉

      Comentario por Mendigo — 18 enero 2017 @ 21:02 | Responder

      • jajaja Habla con mis padres! Tengo que irme a vivir a Hungría o República Checa que por allí igual me encuentro algún tocayo.

        Comentario por wenmusic — 19 enero 2017 @ 10:19 | Responder

        • Aaaanda, estaba mirando y eres tocayo de… Václav Havel!

          Pues mira, siempre me había intrigado el nombre (antes que tú, sólo conocía a Fernández Florez) pero nunca me había dado por mirar su origen. Mis viejos fueron muuuuucho menos originales. XDDDDDDDDDDD

          Comentario por Mendigo — 19 enero 2017 @ 10:29 | Responder

          • jejeje Esta claro…

            Por mi parte : Wenceslao = “Aquel que es el hombre más glorioso”. Nada más que decir. Postraos ante mí xDDDD

            Comentario por wenmusic — 19 enero 2017 @ 10:33 | Responder

            • Xa falando un pouco de todo, o certo é que ten máis valor os alcumes (o cognomen latino) que o nome que nos pon o nacer. Porque cando es un bebé ¿qué raios van saber os nosos pais por onde imos saír? Como se a un fulano lle pon Xeneroso e logo é un agarrado da hostia. XD

              Non digo que contigo non acertaran, pero tes que admitir que os teus pais atinaron de casualidade. Anda que se chegas a saír pepero… 🙂

              Comentario por Mendigo — 19 enero 2017 @ 10:53 | Responder

  5. A pesar de vivir en Francia soy un desconocedor absoluto al lado tuyo, pero me permito apuntar algo, una sospecha: la zona por donde has estado responde bien al adjetivo de la “Francia profunda”. Al lado el Aveyron, con Larzac que si no te suena te sonará José Bové. No son lugares que el personal elija para establecerse. Es posible que en otras zonas de Francia sea más difícil ver despobladas las ciudades medianas, pero lo dejo en una suposición. Por lo demás, qué gusto que compartas tus viajes.

    Comentario por Aurora — 18 enero 2017 @ 21:37 | Responder

    • Venga, compi, no te pases. Desconocedor absoluto, dices. Je!

      Me he estado mirando las andanzas de José Bové, y ya sé por qué lo relacionas con el Aveyron. Lo que desconocía es que es hijo de académicos; me imaginaba más a sus padres como paysans.

      Lo del despoblamiento y la decadencia… bueno, claro, es más acusado en el Midi, mucho más atrasado y empobrecido. Ayer por ejemplo estaba paseando por Tui, otra villa venida a menos, y desde luego el paisaje es otro. Pero incluso más al norte, ahora me estoy acordando de Troyes (no tan lejos ya de Paris), de tener una sensación de decadencia, de falta de oportunidades. Francia se ha concentrado mucho en Paris, y como mucho en un puñado de capitales más (Lyon, Toulouse, Bordeaux, Straßburg…) y al resto sólo le queda ir apagándose poco a poco. Y luego queda el arco mediterráneo, Marseille, Nice, Montpellier… que eso ya es otra historia. Si hicieran un Estado independiente en el Midi, diría que se parece mucho más a España o a Italia que a Francia).

      Comentario por Mendigo — 18 enero 2017 @ 22:20 | Responder

      • Habría que recrear Occitania y dejarse de ostias 😀

        Supongo que el éxodo rural en Francia empezó antes. Y el centralismo exacerbado parisino que ha tratado de imitar España con Madrid tampoco ayuda. Parece que últimamente se estaban tomando medidas para descentralizar el tema, pero con esta crisis y las perspectivas electorales no sé como evolucionará el tema.

        De todos modos, a mí me parece difícil hacerse una idea real de como son las cosas al visitar los lugares, me doy cuenta de que cuando vives en el sitio te das cuenta de muchas cosas que ni te imaginabas, y todo se relativiza.

        Comentario por wenmusic — 19 enero 2017 @ 10:30 | Responder

        • Sí, por supuesto. Cuando conoces algo de visitante sólo rascas en la superficie, pero tienes que insertarte en la sociedad para comprenderla. A ver, por ejemplo, cuenta, cuenta, que tú tienes una perspectiva privilegiada.

          Comentario por Mendigo — 19 enero 2017 @ 10:44 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: