La mirada del mendigo

28 enero 2017

La de Siria es una guerra sectaria

Filed under: internacional — Mendigo @ 14:51

Hay una corriente de opinión que, contra toda evidencia, trata de desvincular a la religión del conflicto en Siria e Iraq, bajo el razonamiento de que todas las religiones son buenas (ya que no pueden decir que todas sean, además, verdaderas) como pretende Bertoglio. Incluso los más adoctrinados por la verdad oficial, siguen sosteniendo que se trata de una lucha de demócratas contra una dictadura. Esto es falso: tanto en Iraq o en Siria (al Sham o Levante), pues se trata de una misma guerra, estamos viendo la sublevación del integrismo suní contra los gobiernos de signo chiíta en Damasco y Bagdad, apoyado por gobiernos islamistas como el turco o las petromonarquías, y recibiendo combatientes de todo el mundo suní, de Marruecos a Kazhastán.

Para resistir, el mundo chií responde a lo que llama milicias takfiríes apoyando a estos gobiernos con armas y tropas, desde la libanesa Hezbollah al gobierno de Teherán enviado a los Quds, las fuerzas especiales de los Guardianes de la Revolución. Sobre este conflicto primario se inserta el apoyo de la OTAN por motivaciones evidentemente no religiosas sino económica (romper el monopolio ruso del suministro de metano a Europa) y geoestratégicas (eliminar la influencia rusa en la zona apartándole de sus bases de Tartus y Hmeimim). Rusia toma partido por el bando opuesto, por el evidente interés en detener esos planes. Y como consecuencia de esta campaña, la articulación de una resistencia kurda tanto en Iraq (de signo conservador) como en Siria (izquierdista) para detener el exterminio al que estaban abocados y aspirar a la independencia o, al menos, a un cierto autogobierno dentro de sus Estados.

En un párrafo, creo que sería difícil resumir mejor la guerra en Levante sin olvidar ninguno de sus aspectos principales. Hay que tener una muy mala relación con la realidad para negar el sustrato religioso, sectario de esta guerra. Cualquier observador imparcial interesado en conocer fielmente las motivaciones de sus actores debería prestar atención a los mismos contenidos producidos por el bando rebelde.

Insisto en este punto, los vídeos que os voy a proponer a continuación son propaganda del bando rebelde, en el que ellos mismos muestran sus motivaciones e identifican a sus enemigos. Vamos a conocer a los que los medios occidentales loan como los demócratas amantes de la libertad contra el pérfido régimen opresor de Assad (que, efectivamente, es una dictadura, ni mucho menos la más represiva de la zona).

Entrevista a Abdul Razzaq al-Mahdi, un clérigo dirigente del principal grupo rebelde en Siria y patrocinado por Turquía, y las monarquías del Golfo Pérsico (sí, pienso seguir remarcándalo cada vez que lo mencione). Vamos, la directriz ideológica de los “rebeldes moderados”:

¿A quién identifica como “el enemigo” [5:39]? A los chiíes. Que confirma en el [7:50] repitiendo que la prioridad para “los jóvenes temerosos de Allah” es luchar contra los nusairíes, los alauitas (nusairí es otra forma de conocer a esa secta del chiísmo) y los chiíes. Justo antes viene de afirmar que “no es permisible que un musulmán luche” junto con el ejército turco para recuperar al-Bab del control del Estado Islámico, “especialmente cuando los que están luchando no procuran implementar la ley de Allah”.

Yo no sé si queda suficientemente claro cuál es el programa político de Ahrar al-Sham, sólo quedaría hacerlo con dibujitos. Exterminio de todo aquel que no sea un “buen musulmán” (incluídos los suníes “blandos” o laicos) hasta que se sometan y acepten serlo, de acuerdo a lo que dice el Q’ram [8:39 et ibidem], e instauración de una teocracia en la que la Sharia sea la fuente del derecho.

Podemos estar de acuerdo o no con este programa, lo que es de imbéciles es negar lo que ellos mismos están diciendo que es su programa político.

+

Ahora no vemos una entrevista a un ideólogo, a un religioso, sino a un soldado, un comandante rebelde.

[2:38] “Históricamente los levantinos hemos luchado contra los Safávidas”. Es decir, este follacabras enraíza su lucha con la pelea secular entre el mundo árabe-suní y el persa-chií, haciendo referencia al Imperio Safávida (persa), “y con la ayuda de Allah los seguiremos derrotando en numerosas batallas”.

¿Estamos hablando aquí de democracia, de derechos civiles, de la creación de un Estado inclusivo e integrador? Evidentemente NO, esa no es la motivación de las fuerzas rebeldes, eso es una invención de las redacciones de los medios occidentales.

+

Este vídeo es muy esclarecedor, para los que siguen negando la mayor y sin bajarse la burra. Esto es un vídeo de propaganda de los rebeldes, para hacer ver lo buenos chicos que son con un enemigo:

¿Qué le pregunta en el [0:50]? ¿Le pregunta si es un demócrata? ¿Si está a favor de la libertad de prensa, de reunión o de manifestación? No, al anciano le pregunta si es sunita o alauíta. Esa es la cuestión en esta guerra. Es la forma de determinar en qué bando milita cada uno. Y mirad a continuación el diálogo. Cuando el anciano, por mucho que tiene ya la cabeza a la virulé, comprende que está hablando con gente de la otra secta, traga saliva e intenta salir como puede del atolladero. Las referencias a la religión (y no a principios y valores cívicos) son constantes, tanto por parte del viejo (para salvarse aduciendo que él también es musulmán), como por los rebeldes. Ellos mismos, en la conversación, dejan sobreentendido cuál es la línea de frente ideológica que separa este conflicto: por supuesto que no es demócratas contra partidarios del régimen, sino islamistas suníes contra alauitas (y chiíes, y cristianos, y drusos, y siríacos, y yazidíes, y suníes seculares…).

+

Y ya os dejo sugiriendo que, si os interesa el asunto, acudáis a las fuentes, en este caso a las propias palabras de los protagonistas de un bando y de otro, en este caso del bando rebelde con la serie de entrevistas que podemos ver en este canal de propaganda rebelde (una mina de información porque están traducidas al inglés).

Por ejemplo, [2:05] “Los patrocinadores de cada grupo se inmiscuían en la mayoría de la decisiones.” Y no lo digo yo, uno de los comandantes rebeldes en la defensa de Alepo oriental (el Emir de las fuerzas rebeldes combinadas durante el asalto final) está reconociendo implícitamente que eran marionetas en manos de los que los financiaban. Lo vuelve a reafirmar en el [7:40], en el que comenta que las facciones “hablarían con sus patrocinadores y varios Estados” para preguntarles qué hacer ante la inminente caída del bastión rebelde, y culpabiliza de la situación a jóvenes que no tenían la suficiente preparación militar ni firme convicción religiosa.

Me quedo viéndolo completo, pero quería comentar una curiosidad. Como os imagináis, yo no hablo árabe (una lástima, es una lengua hermosísima), pero hay una palabra que sí que he reconocido. ¿No os habéis dado cuenta qué término usa el comandante cuando subtitulan como “los rebeldes”? Muyahidun, el plural término religioso para referirse a aquel involucrado en la yihad. Es la forma de referirse a su propio bando, como se identifican; no como rebeldes, ya que ese término en árabe, fitnah, tiene un matiz muy peyorativo (en la religión de la sumisión, rebelarse es pecado).

Os dejo, emplazándoos a seguir informándoos sobre un conflicto de la forma lo más directa posible, sin intermediarios que adulteren la información. La verdad es la adecuación de una proposición con la realidad, única Diosa y señora.

Edito.

[19:10] “Esta es una guerra sectaria”. Palabras del comandante en jefe de las fuerzas rebeldes en Alepo durante las últimas semanas. “[Assad] quería expulsar [de Alepo] a todos los suníes, a todo ellos. [Las fuerzas progubernamentales] Querían la ciudad de Alepo, querían capturarla completamente y dejar que entrasen milicias shiíes. [Assad] quería convertir Alepo de una ciudad suní en una ciudad shií. Ése era su plan.”

[25:00] Hablando de la necesidad de unirse todos los grupos rebeldes, y preguntado por qué esto no ocurre. “A algunos grupos que reciben financiación del exterior, sus patrocinadores les dijeron que si se unían, suspenderían la financiación.” Se refiere a la necesidad de las cancillerías turca y árabes de mantener las distancias entre sus grupos y Jabhat al-Nusrah (ahora Jabhat Fateh al-Sham), la rama de al-Qaeda, que era ya demasiado inaceptable para los Estados Unidos como “rebelde moderado”. Queda claro que entre los rebeldes, hay una afinidad evidente para unirse los dos grandes grupos islamistas (más allá del Estado Islámico), pero es la presión exterior la que mantiene el veto sobre Jabhat Fateh_al-Sham.

Pregunta el entrevistador: ¿Aquellos que no están en Siria? Sí, responde el militar. En lo que llevo de entrevista, siempre se refieren al apoyo turco, saudí y qatarí ¿y quizá occidental? con esta clase de eufemismos.

[28:50] “[Los rebeldes que salimos de Alepo] estamos preparándonos con ayuda de Allah y reuniendo a los myahidun sinceros que se mantienen firmes para recapturar Alepo, con la ayuda de Allah y para conducir la yihad por toda Siria”

[30:00] Pidiendo que combatientes suníes del resto del mundo vengan a ayudar a Siria, como en su opinión así lo están haciendo los chiíes, dejando claro que no es una cuestión siria, sino que implica a toda la umma, a todos los musulmanes (suníes).

Más claro, agua.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

1 comentario »

  1. Actualización: Siguiendo el movimiento de los grupos próximos a Ahrar al-Sham por agruparse bajo un único mando (a saber, Jaish al-Islam, Jaish al-Mujahidin, Tajamu Fastaqim Kama Umirt, Sukour al-Sham, Kataib Thuwar al-Sham, Shamia Front, Majahidi Ibn Taimia, Liwa Miqdad Bin Amro), también los grupos próximos a Jabhat Fateh al-Sham han decidido unificarse bajo un mismo nombre: Hay’at Tahrir al Sham.

    Además del propio JFS (antiguo Jabhat al Nusrah), participan en la unificación los grupos Arakat Nur al-Deen al-Zinki, Liwa al-Haqq, Jabhat Ansar al-Deen, Jaysh al-Sunnah, Mujahidou Ashidaa, Kataib al-Sahada, Katibat al-Rasheed, Suqour al-Izz, Siriyat al-Aqsa y Katibat Qawafel al-Shuhada. A su vez, muchos de ellos eran organizaciones nacidas de la unión de otra diáspora de grupos.

    Así que ya tenemos dos campeones en el bando rebelde: Ahrar al-Sham (nombre completo, Harakat Ahrar al-Sham al-Islamiyya, Movimiento Islámico del Pueblo Libre de Levante) con las últimas incorporaciones y Hay’at Tahrir al Sham (Comité para la Liberación del Levante). Junto con el muy mediático ad-Dawlah al-Islamiyah (es decir, Estado Islámico), componen la práctica totalidad del integrismo suní en la región levantina.

    Leo que varios dirigentes de Ahrar al-Sham, se han sumado a las filas de la recién creada organización Tahrir al Sham (supongo que con los hombres bajo su mando). Y una reflexión: Jabhat al-Nusrah (o el nombre que le queramos dar) no habría llegado hasta aquí si no dispusiera, como Ahrar al-Sham, de considerable apoyo económico exterior. Si no fuera así, ya habría sido engullida por Ahrar al-Sham como tantas otras organizaciones y, sin embargo, vemos que es al contrario.

    La única ventaja de este proceso de concentración es que cada vez tenemos que aprendernos menos nombres (al final, todos son combinaciones de un limitado rango de palabras, la originalidad no vive sus mejores horas en la región). A este panorama hay que añadirle la coalición de fuerzas kurdas y árabes laicas de las SDF (Fuerzas Democráticas Sirias) y, claro está, el bando gubernamental con sus refuerzos de sus aliados chiíes y rusos.

    Comentario por Mendigo — 28 enero 2017 @ 22:25 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: