La mirada del mendigo

7 febrero 2017

Fincas sin dueño

Filed under: economía — Mendigo @ 18:33

Tratando el tema de este enlace sobre el veto a la expansión del eucalipto en Portugal (hasta los vecinos pobres dan una lección de civilización, dejando a Galicia en primera posición de la infamia ecológica), el artículo toca de pasada un tema fundamental para desencallar el campo gallego y ponerlo a producir. A producir de forma eficiente y competitiva, la única forma de llevar una explotación o cualquier tipo de negocio que sea sostenible en el tiempo.

Quiero destacar esta frase: “pretendemos otimizar o uso do património fundiário já pertencente ao estado, assim como, do património que vier a ser identificado como sem dono conhecido“.

El Norte de Portugal tiene la misma distribución de la propiedad rústica que Galicia: es decir, un monstruoso microfundismo. Yo me desespero, hasta tener impulsos homicidas, cuando aún hoy sigo viendo casos como el siguiente: muere un anciano y los dos hijos sesentones se reparten el caudal hereditario. Dos finquitas de mierda de mensura semejante y situación próxima. ¿Qué haría un chino, un senegalés, un egipcio, un chileno? Una para ti y otra para mí, ¿no? Es lo obvio, ¿no? Pues no, en Galicia lo habitual es: partimos a la mitad ambas y así no hay disputas de cuál es mejor. Este diabólico proceso, repetido generación tras generación, provoca una distribución de la propiedad en tirelas de mierda, que hay casos en que tienen sólo dos o tres regos de ancho [rego = surco del arado]. Esto, lo explicas en Castilla y se parten el culo de risa.

Es la maldita incapacidad del paisano gallego (y asturiano, y leonés, y portugués) de pensar a lo grande. Pero esta estructura de propiedad hace inviable el aprovechamiento competitivo del campo. En buena parte de Galicia sólo se da la agricultura de subsistencia: un pouco de millo, unhas patacas, unhas berzas… y con eso ya tira toda la familia (incluidos los 2 cerdos, las 3 vacas y las 5 gallinas). Y no se mueren de hambre gracias al RISGA y las pensiones.

E igualmente, los primos portugueses tienen el mismo problema de emigración masiva y abandono. Un ejemplo que tengo muy cercano: buscando el lindero de la finca donde estoy haciendo mis pinitos de arboricultor, me aparece un nombre de mujer, y ningún DNI asociado. Mala señal (porque el DNI es obligatorio creo recordar que allá por el año 65). Pregunto por el pueblo y sólo los muy ancianos, por encima de los 80 años, me saben dar noticia de esa mujer. Que se fue a Barcelona allá por los años 40 y no se ha vuelto a saber nada de ella por la aldea. Con certeza esa mujer está muerta, y quizá también sus hijos si los tuvo. Evidentemente que ninguno de sus deudos sabe de la existencia siguiera del pueblo (si está a su nombre es que no se resolvió la herencia), y alguno ni siquiera sabrá localizar la provincia de Ourense en un mapa. A todos los efectos, esa finca está ya perdida. De hecho, podríamos cifrar en un 30-50% de las fincas a las que ya se les ha perdido el rastro. Por lo tanto, yo no tengo ni jamás tendré a nadie a quien hacerle una oferta de compra, o a quien forzar para que la desbroce para procurar paliar las consecuencias de un incendio que sé que, tarde o temprano, llegará (van 4 en los últimos 25 años, ya se está retrasando el próximo).

Es absolutamente necesario proceder a identificar a qué tierras se les ha perdido el rastro del propietario (si no comparece en el plazo de 24 meses, pierde el derecho a reclamar su propiedad, que repito, no es un derecho absoluto sino sometido al interés general). Las tierras sin dueño conocido deberán revertir al Estado.

Por otra parte, habrá que gravar las demás (igual que los impuestos a los pisos vacíos) para estimular a que sean puestas en producción por el propietario, o arrendadas / vendidas a quien sí que las saque provecho (una idea serían cooperativas de gestión municipal, que de esta forma podrían hacerse con tierra a buen precio, y generar así actividad económica, riqueza para las arcas municipales y puestos de trabajo para fijar población). Como postor de último recurso estará el Estado, que de esta forma recuperaría algo de terreno público en una Galicia donde el 98% del territorio es de propiedad privada, una excepción respecto al resto del Estado (buena parte, de Comunidades de Montes).

Y poner el campo gallego a producir, pues tenemos la mejor tierra y el mejor clima como para alimentar a media Europa. Y quien no valga para estudiar, al menos que tenga un puesto de trabajo en el sector agropecuario (en vez de en la Guardia Civil o el Ejército, lo común entre la juventud de las aldeas que no da para más). Lo que sea menos la emigración que desangra el país o seguir tirando de prestaciones sociales, chapucillas y jornales hasta que llegue la jubilación, que no sacan a nadie de la miseria.

Fijaos todo lo que se puede hacer, una vez que la sociedad se libera de las ataduras mentales a las que la somete la ridícula sacralización de la propiedad privada.

¡Bien por los portugueses! Adelantan una posición y dejan a Galicia en cabeza de la clasificación del atraso y subdesarrollo social.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

20 comentarios »

  1. Jaja te sorprenderías de lo q se puede ver en Castilla hablando de fincas troceadas en parcelas de 2000m2. Creo q ese mal se da en más sitios de los q tu te crees. De echo si no me equivoco existe una figura jurídica para intentar solucionar esto, la reparcelación…
    Lo de poner a funcionar las tierras también conozco muchos casos q heredan y dicen “como no piden pan ay se quedan asta q alguien me de el oro y el moro”.

    Comentario por Miguel — 7 febrero 2017 @ 22:27 | Responder

    • Parcelas de 2000 m2. Madre mia…
      Yo tengo una finca por parte de mi madre que tiene un árbol. Por si se necesitan más señas, la finca es el árbol. No se de que familia, pero hablamos de un arbolillo del ancho de mi muñeca y unos 3 metros de altura.
      El intento de recomponer el desaguisado es la concentración parcelaria. Que se está intentando con mucho esfuerzo en Ourense y Lugo. Que sin tanta dispersión y valorizaciones deja alguna posibilidad a esa batalla.

      Comentario por Javi — 7 febrero 2017 @ 23:28 | Responder

      • Uy! Me temo que estás un pelín atrasado en la cuestión. Hace años que la Xunta dió carpetazo a la concentración parcelaria, y ahora sólo la acomete en casos muy excepcionales, en los que hay un claro interés de los vecinos en hacer algo con la tierra, y tiene que estar todo muy bien argumentado y razonado por el concello, con el proyecto en cuestión que quieren acometer.

        Y hasta cierto punto es lógico: la Xunta se estaba gastando un pastizal en hacer concentraciones, que luego quedaban en muchos casos abandonadas. Porque las parcelas resultantes, seguían siendo pequeñas para una agricultura profesional. Todo lo que sea menor a 1 Ha. no sirve para nada, y aquí en Galicia casi ninguna finca de labor (sí forestales) llega a eso ni tras la concentración. Ahora en mi zona están metiendo viñedos, y son superficies de 50 y 90 hectáreas. Coño, eso sí, eso sí que da dinero. Permite la mecanización y una gestión racional para reducir los costes de producción y ser competitivos. Les digo a los de la aldea, pero joder, vamos a juntarnos y hacemos algo así! Nada, como si les pidiera que agitaran los brazos y salieran volando. Ya digo, es incapacidad de pensar a lo grande.

        Comentario por Mendigo — 8 febrero 2017 @ 1:51 | Responder

        • 😦

          Comentario por Javi — 9 febrero 2017 @ 8:19 | Responder

          • Tampoco te creas, la concentración parcelaria también implica un impacto medioambiental, con la entrada de maquinaria pesada, apertura de pistas… Si tiene justiticación económica bien, pero hacerlo para que luego vuelva a quedar abandonado, pues mejor dedicar el dinero a mejores fines, no?

            Comentario por Mendigo — 9 febrero 2017 @ 10:27 | Responder

            • Hombre en ese sentido si.
              Pero a lo mejor yo entendí mal el funcionamiento. Porque a la gente que conozco que le afecto lo sucedido fue simplemente coger los planos. Sumar las fincas de todos los dueños y cortarlo en pedazos para repartir. Y facilitando la compra-venta de terreno para favorecer la concentración.
              A mi nadie me dijo que se hacía ninguna obra o se abrian pistas. Aunque si puedan ser necesarios lindes de paso no creo que se garantice el acceso a carretera a ningún dueño. Aunque no se como van los por menores.

              Comentario por Javi — 9 febrero 2017 @ 12:40 | Responder

              • Bueno, tampoco te podría asegurar que todas las concentraciones se hicieran como digo. Pero en general sí que lleva aparejados trabajos con maquinaria, y de hecho los ecologistas estuvieron peleando mucho con el tema de las concentraciones. Pero vamos, si me dices que en tu zona fue sólo un trabajo sobre plano, entonces sólo tiene ventajas y ningún inconveniente.

                Bueno, ejem… eso lo puedo decir yo, luego la gente de las aldeas se sube por las paredes. Pero ya sabes que nunca va a llover a gusto de todos.

                Pero al menos, ahora que estoy pensando, el ir a colocar los nuevos marcos (que evidentemente no hace daño ninguno al medio), pero al menos para eso sí que tienen que ir al terreno.

                A ver, en realidad mi sistema es socialismo puro y duro: colectivización de los medios de producción, y la tierra es el más básico, y su puesta en actividad con agricultura científica y los mejores medios técnicos que permitan maximizar la relación coste/beneficio. Racionalizar la actividad económica. Pero eso también habría que diseñarlo muy bien, creando contrapesos y medidas para asegurar una gestión adecuada (aprender de los errores del pasado). No es tan fácil como enunciarlo, ni mucho menos. Y, sobre todo, habría que enfrentarse a la oposición frontal de los pequeños propietarios. Aún cuando el nuevo sistema fuera principalmente ventajoso para ellos. Pero vamos, sí, mi modelo de producción es en esencia un koljós soviético (lo cual no quiere decir que acepte otro capazo de cosas inadmisibles de la Unión Soviética).

                Comentario por Mendigo — 9 febrero 2017 @ 14:51 | Responder

                • quizas hoylos koljos tengan mas sentido, pues la poblacion q vive del campo es minima, 2 % de la poblacion?, y en la URSS en los 20-30 pues seria el 80 % si no mas. Todavia estaba el otro dia q gilipollez es estar dando subvenciones a pequeños propietarios de ganaderia extensiva en los picos de Europa, q le compren las vacas que les compren los terrenos y q les den una paga, tampoco sera tanto dinero, os imaginais los lagos de Covadonga hace 2 mil años, supongo q habria arboles, jeje, no seria un puto prao, eso si debia ser espectacular
                  La agricultura y ganaderia tracional esta muy guapa en los museos etnograficos, pero estamos en el siglo XXI, habra que buscar un minimo de perdidas al menos, si con ganaderias de 50-100 vacas no es rentable pues habra q hacer algo, no hacer nada es agravar el problema¡

                  Comentario por Emilio Fernandez — 9 febrero 2017 @ 18:38 | Responder

                  • Por supuesto que tendrían más sentido! Al estar más mecanizada la industria agroalimentaria, se podrían crear explotaciones integradas de las cuales ya salieran los productos procesados directamente al mercado. Con voluntad política e inteligencia, se pueden hacer muchas cosas. Pero se nos ha enseñado que el Estado caca, papá-Estado lejos de las fábricas… pues hala, a comernos un paro del 20% mientras los campos están abandonados.

                    Pero a fin de cuentas ¿qué es un latifundio en Arkansas más que el koljós de un solo propietario? Pues exactamente lo mismo, una explotación agrícola profesional, pero la tierra para quien la trabaja. Si realmente no quiero cambiar tantas cosas, sólo la distribución de la propiedad. Claro, es que ese cambio lo cambia todo. 😉

                    Comentario por Mendigo — 10 febrero 2017 @ 1:11 | Responder

    • JAJAJAJAAJAJAJAJA

      JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

      Es genial! Genial! Miguel, tú mismo acabas de exponer sin quererlo la diferencia entre Castilla y Galicia. A ti 2.000m² de tierra te parecen una mingurria (y lo son). De las mías, la más grande mide 2.600m², y es una buena finca (en parámetros gallegos). Tengo 50 y pico cachitos, la mayoría de menos de 200m², uno de 47m². Tengo otra, que no puedes poner dos pies de través sin estar pisando la del vecino (lo que aquí se llaman tirelas, es decir, tirillas). No es que ya sean imposibles de cultivar, es que son imposibles ni de encontrar. Bajo una espesura de xestas (matorral) puede haber cientos de fincas, que ya ni Dios sabe dónde están los lindes. Si te quieres echar unas risas, entra en el SIGPAC y pincha en cualquier aldea de Galicia al azar.

      Comentario por Mendigo — 8 febrero 2017 @ 1:39 | Responder

  2. Estoy muy de acuerdo con aumentar la presión fiscal a los terrenos rústicos, de igual forma que me parece buena idea con los pisos vacíos, pongamos a partir de la tercera vivienda (veo razonable tener una vivienda de uso habitual y otra vacacional, sin que ello suponga ser un frívolo millonario despilfarrador).
    Debe estimularse de alguna forma la actividad económica en el terreno rústico, impulsar la actividad económica. La presión fiscal, junto a otras medidas, debería animar a que esos herederos que no se acuerdan de sus microfundios VENDAN.
    Por otra parte creo que sería útil también en relación a los latifundios del suroeste peninsular, muchos de los cuales pasan de padres a hijos heredando así la fortuna de una coyuntura histórica que les hizo terratenientes, y cuyas grandes fincas permanecen como un retiro de lujo, o territorio de caza, o reuniones de sociedad, o todo ello a la vez, sin generar empleo para la comarca.

    Tal vez la carga fiscal podría estar ligada a la presencia o no de actividad económica.

    Creo que la política agraria común ha hecho y sigue haciendo mucho daño. Las subvenciones generalizadas -especialmente a las grandes explotaciones, por mucho que el articulado legal trate de disimularlo diciendo que el objetivo prioritario son las explotaciones familiares-no hacen más que distorsionar la producción, que pierde orientación al mercado y perpetúa ineficiencias, y aumenta el valor de la tierra. Si el valor de la tierra aumenta, no hay posibilidad de incorporación de jóvenes al sector, y la competitividad del mundo agrario se resiente.

    En general observo una mayúscula desorganización en la agricultura. Hace tiempo visité las Tablas de Daimiel, y me impactó ver enormes fincas con el riego a pleno sol. En un lugar de secano debería cultivarse en secano. Si el agua agrícola se pagase a precio que pagamos en los hogares seguro que no encontraríamos estos desmanes. Es lamentable que, siendo esta una de las principales causas de que se haya desecado el humedal, y después del dinero público gastado en captaciones del trasvase del Tajo-Segura, se permita que descerebrados sigan dilapidando agua y haciéndolo a pleno sol.

    Soy cada día más liberal. Sospecho que en esto no coincidimos, Mendigo. El gobierno debiera, con los impuestos de todos los ciudadanos, limitarse a dos cosas fundamentales:

    1.- sostener una red de protección social (sanidad universal, educación universal, pensiones y rescate a los más favorecidos, seguridad).
    2.- Dejar en paz al mercado, ocupándose sólo de garantizar la libre competencia, evitar oligopolios y establecer unas simples reglas de juego que protejan, fundamentalmente, a los trabajadores por cuenta ajena y los emprendedores.

    A partir de ahí, el mercado debe regularse solo.
    Ahora no tenemos ni lo uno ni lo otro. Cada vez que el gobierno mete la pezuña, malgastando el dinero de todos, rescata un sector a costa de otros, y a menudo lo rescata para hacerlo ineficiente y condenarlo. Eso cuando no persigue un interés espurio en beneficio de determinados actores, cosa bastante habitual.

    Si hubiera libre competencia tendríamos otros precios de energía o petróleo. Y el campo estaría organizado de otra forma.
    Es un tema muy gordo para el debate y se me va la respuesta en muchas direcciones.
    Mis disculpas.

    Comentario por abeja encoronada — 8 febrero 2017 @ 13:21 | Responder

    • No, si a mí me encantan los mercados libres. El mercado es, muchas veces, otras no, una buena herramienta de asignación de recursos. Ahora bien, cuando más aprendo de economía, más me doy cuenta que precisamente para que sea libre, para que funcione, se necesita la intervención constante del Estado, estableciendo las condiciones de frontera para asegurar su funcionamiento equilibrado (por ejemplo, una condición de frontera puede ser la legislación laboral o medioambiental).

      En cuanto al mismo Estado, un análisis riguroso permite concluir que el Estado no tiene por qué ser un mero árbitro, sino que también puede ser un jugador competitivo en la actividad económica. De hecho, en buena parte de los sectores, las mayores empresas son de propiedad pública. Allá donde hay una gran responsabilidad, como el sector nuclear (Rosatom, Areva), el químico (ChemChina), el bancario (ICBC), la aeronáutica (Sukhoi) o las telecomunicaciones (Unicom, China Mobile…) son empresas públicas las más exitosas. Lamentablemente, la religión neoliberal no menciona este aspecto de la realidad para difundir su dogma.

      Pero sí, es cierto, eso sería materia de otra entrada.

      Por lo demás, estoy bastante de acuerdo con tus apreciaciones. En realidad, no es necesario que la fiscalidad de las rústicas (agrícolas, no forestales porque entonces es una llamada a la devastación de lo poco que quede de autóctonas) dependa de su aprovechamiento económico. Tú tienes que pagar tanto por esta finca de IBI. Tú mismo, si quieres la pones en producción para cubrir (de sobra) ese gasto, o si tienes la humorada de dejarla abandonada y correr con el impuesto, allá tú. ¿Qué pasa? Que la mayoría de las fincas están a nombre de personas ya fallecidas (aunque se sepa quién es el heredero, pero no ejecuta la herencia). Pues bien, si no hay a quien pasarle el recibo del IBI, se entiende que esa finca ya no tiene dueño y pasa al Estado. Así rápidamente ya arreglarían la herencia y cada finca estaría a nombre de alguien (vivo).

      Lo de las subvenciones… en general, malo. Es como las medicinas, están bien cuando sean necesarias, en la medida que sean necesarias para devolver el organismo a su funcionamiento normal. Pero mantener con respiración asistida una actividad económica sin visos de que algún día pueda salir de la UVI… eso sí que no. Subvencionar el futuro, empresas en sectores de tecnología punta, por supuesto que sí (precisamente lo que no se hace). Subvencionar la agricultura y la ganadería extensivas, el pasado, el atraso ¿por qué?
      ¿Y por qué no a cualquier otra actividad económica? Vamos, yo preferiría subvencionar, yo qué sé, una empresa de fabricación de calzado, por poner un ejemplo, a seguir manteniendo a un fulano con sus vacas, pastando en un Parque Natural. Si no eres rentable, te jodes y cierras el negocio, como cualquier otro. Es más, MEJOR QUE MEJOR, que así dejas de quemar el monte y destrozarlo con el paso del ganado.

      Lo de las Tablas de Daimiel. Supongo que sabrás que en La Mancha hay un serio problema de sobreexplotación de acuíferos. Cada vez tienen que hacer pozos más profundos (y subir el agua consume una burrada de energía) según van secando los acuíferos. Esto es claramente insostenible, pero a ver qué político le pone coto. Una competición de ver quién perfora más profundo y seca el pozo del vecino. Demencial.

      Un saludo!

      Comentario por Mendigo — 9 febrero 2017 @ 11:43 | Responder

  3. CLaro el mismo mercado del que se rio Soros jugando con la Libra Esterlina, x aquel entonces la moneda de la 5ª potencia economica (eso creo, corregirme si me equivoco). O mira la bolsa, se supone q es mercado libre, y fijate esta lleno de disrupciones q afectan el precio, las propieas sociedades compran o vende sus propias acciones segun convenga. Esta lleno de ejemplos donde las politicas liberales han sido un fiasco absoluto, donde llevan hambre y miseria.

    Comentario por Emilio Fernandez — 9 febrero 2017 @ 0:12 | Responder

    • De acuerdo, muy de acuerdo, pero cada vez más creo necesario ser más preciso con la terminología. A lo que te refieres es al Liberalismo económico, y más en concreto al neoliberalismo que su evolución extrema que se ha desarrollado en las últimas décadas. Lo digo por deslindarlo del liberalismo político, que es una ideología del s.XVIII-XIX de la cual es heredera la izquierda. Es decir, somos herederos ideológicos, y muy orgullosos de serlo, del liberalismo político. El marxismo fue un paso más allá, al cuestionar las relaciones de producción. Y el anarquismo, otro más allá, al cuestionar el mismo principio de autoridad, que en el fondo era la punta de lanza del liberalismo contra la Iglesia y la nobleza. Simplemente, marxismo y anarquismo llevaron el razonamiento a sus últimas consecuencias, los liberales sentían miedo de llegar demasiado lejos en sus conclusiones, y paraban cuando sentían amenazados sus propios privilegios de clase burgueses.

      Comentario por Mendigo — 9 febrero 2017 @ 11:50 | Responder

      • tienes razon hay q diferenciarlo, pq encima el liberalismo politico nos lo secuestran los neoliberales economicos, el liberalismo politico viene de antes de las revoluciones del XVIII, y como bien dices marxismo y anarquismo beben de el. Conforme avanza el siglo XIX se divide el movimiento entre conservadores y progesistas, los nombres igual no son los mas correctos, y de ahi pues todos los movimientos politicos de S XIX y XX.
        Como vamos a renegar de La Declaracion de Derechos del Hombre y del Ciudadano o del proyecto de educacion universal, laica y gratuita (siglo XVIII, en España 3 siglos despues aun estamos discutiendolo).

        Comentario por Emilio Fernandez — 9 febrero 2017 @ 18:59 | Responder

        • Por secuestrar, toman como rehén incluso la misma palabra de LIBERTAD, que tiene la Espa sin vergüenza siempre en su pútrida boca.

          Una pregunta ¿cuáles son los orígenes del liberalismo político, antes del s.XVIII? Me ha picado la curiosidad (para que te des cuenta de mi enorme ignorancia en casi todo).

          Pero sí, deberíamos empezar a reivindicar la tradición del liberalismo político español, y cómo se enfrentó al absolutismo, al despotismo, al caciquismo y el clericalismo.

          Comentario por Mendigo — 10 febrero 2017 @ 1:06 | Responder

          • aunque no puse antes del S XVIII, Mendi hay q dormir;), tenemos ahi la rev inglesa o escritores como Locke (este le gusta mucho a los neo, pero de su defensa del esclavismo se callan la boca) o Moro, y seguramente si excavamos un poco haya unos cuantos mas

            Comentario por Emilio Fernandez — 10 febrero 2017 @ 9:44 | Responder

            • Sí que es cierto, a ver si duermo algo más. Dijiste claramente antes de las revoluciones liberales, que empiezan al final del s.XVIII y continúan en todo el s.XIX.

              Moro como precursor del liberalismo? Bueno, sí que podríamos considerar al humanismo renacentista como abuelo del liberalismo y padre de la Ilustración, el esfuerzo emancipador continuo del ser humano para liberarse del milenio perdido bajo el fundamentalismo de la religión semita.

              Comentario por Mendigo — 10 febrero 2017 @ 11:13 | Responder

              • yo tengo q reeler q puse ahi que dormir en vez de hay jajaja, casi se me saltan los ojos

                Comentario por Emilio Fernandez — 10 febrero 2017 @ 13:11 | Responder

                • Aaaaarreglado.

                  Bah, tampoco te preocupes, también a mí me pasa a menudo. Cuando publico sin releer, meto cada una… Escribimos al vuelo y pasa lo que pasa.

                  Comentario por Mendigo — 10 febrero 2017 @ 13:24 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: