La mirada del mendigo

10 febrero 2017

Corrección a la entrada anterior

Filed under: energía — Mendigo @ 20:08

Pido mil disculpas porque acabo de detectar un error de cálculo en la entrada anterior, el cual sólo puedo achacar al cansancio además de a mi torpeza.

Partíamos de los datos de las primas a las renovables el año pasado:
Eólica: 1.253 millones de €
Fotovoltaica: 2.442 millones de €
Termosolar: 1.197 millones de €

Y establecía la siguiente hipótesis ¿qué hubiera pasado si, en lugar de primar la producción de energía eléctrica por energía solar, nos hubiésemos concentrado en la eólica? Incluso con la misma abultada remuneración que el RD661/2007 concedía a la eólica.

Pues que la eólica se llevaría 4.892 millones de € de primas, es decir, lo que se llevaban las otras más lo que ya ingresaba ella. Es decir, multiplicaríamos las primas a la eólica por un factor de x3,9 (el x2,5 era sólo en el caso de la fotovoltaica, he ahí mi error).

Como las primas son a la producción, eso implicaría que si se multiplican x3,9 las primas, es que se ha multiplicado x3,9 la producción (porque, obviamente, se ha multiplicado aproximadamente en la misma proporción la potencia instalada).

Esto es, la eólica habría generado en 2016 la friolera de 191.022 GWh.

De un total generado, entre todas las centrales de todos los tipos, de 262.850 GWh.

¿Cómo podríamos estar cubriendo la demanda, si hubiésemos prescindido de la solar en favor de la eólica? Ceteribus paribus.

Eólica: 191.022 GWh
Hidráulica: 39.053 GWh
Nuclear: 55.546 GWh
==========================
TOTAL = 285.621 GWh

Ya nos hemos pasado, en 32.000GWh. Podríamos cerrar Almaraz y Ascó (las dos centrales más grandes, producción aproximada conjunta de unos 31.000GWh) y aún nos sobraría energía para exportar. La eólica generando, la hidro sirviendo de buffer y la nuclear añadiendo el zócalo de la red y balanceando el componente reactivo que mete la eólica.

Pagando exactamente el mismo volumen de primas, con el mismo precio del recibo y el mismo déficit de tarifa.

Eso quiere decir que todas las centrales térmicas de carbón y fuel, cerradas. Todos los ciclos combinados de gas o de gasificación del carbón, cerrados. Todas las plantas de cogeneración, cerradas. Todas las incineradoras de residuos (RSU, RSA, RSI), cerradas. Ni un sólo kWh generado con la combustión y, por lo tanto, 0 chimeneas, 0 emisiones directas de CO2 a la atmósfera para producir electricidad.

Y más de la mitad de los reactores nucleares, apagados.

Ahí tenéis el monstruoso coste de oportunidad de haberse empecinado en invertir en energía solar.

Un sueño para todos… excepto para los accionistas de las eléctricas, que verían cómo la mayor parte de su capacidad de generación se convertía en redundante y era sacada del sistema por la eólica.

+

Ahora, se abre la puerta a que en los comentarios mostréis si apreciáis algún un error en los cálculos (no he usado más que las cuatro reglas, sigo en nivel de primaria).

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

El engaño solar: una oportunidad perdida

Filed under: energía — Mendigo @ 0:42

Es increíble que sea en los temas más técnicos, sobre generación eléctrica, hidrocarburos o vehículos híbridos, donde tenga que soportar un flujo de comentarios expresado en un tono desabrido. Precisamente cuestiones en las que caben pocas palabras y sí muchos números, acaban siendo para mi sorpresa en las que se monta el gallinero. Pues no pienso tolerar que esto se convierta en el remedo de un plató de televisión para solaz de algarrobos y verduleras.

En los comentarios de la pasada entrada puse algunos datos que, a la vista de las reacciones generadas, quiero subir a primera plana. Prometo que me mantendré en un nivel muy básico, sin entrar en tecnicismos, nivel de primaria.

Ésta es la energía producida por diversas tecnologías de energía renovable, el año pasado:

Eólica: 48.927 GWh
Fotovoltaica: 7.979 GWh
Termosolar: 5.102 GWh

+

Y éstas, las cantidades (previsión, no dispongo del dato definitivo) desembolsadas por la sociedad española en concepto de primas, también el año pasado, a los diferentes productores:

Eólica: 1.253 millones de €
Fotovoltaica: 2.442 millones de €
Termosolar: 1.197 millones de €

Como veis, no me aparto de la asepsia de las cifras, dinero pagado a los productores y energía volcada a la red, sugiero comprobéis importes y cálculos que vaya haciendo.

+

Cogiendo las dos primeras series de magnitudes obtenemos por un simple cociente una cuenta sencillísima que está al alcance de cualquiera, el coste de las primas en cada caso por unidad de energía generada:

Eólica: 0,025 €/kWh
Fotovoltaica: 0,306 €/kWh
Termosolar: 0,234 €/kWh

La interpretación de estos datos es abrumadoramente sencilla (de hecho, aquí debería terminar la entrada y cualquier discusión). La sociedad demanda energía eléctrica con bajas emisiones de CO2e, y la energía eólica ofreció en 2016 esa energía precisando la doceava parte de subvenciones por unidad de energía producida que la fotovoltaica. Esto es un hecho incontrovertible.

Quiero que quede claro, estos son las subvenciones a la producción (primas) que son pagadas por los ciudadanos, particulares y empresas, a través de la factura eléctrica (nota curiosa, cuando exportamos energía a través de las conexiones con Portugal, Francia o Marruecos, nuestros vecinos no contribuyen al pago de estas primas, que corresponden en exclusiva a los consumidores españoles).

Por ponerlo en relación, el precio medio del pool (el mercado mayorista de la electricidad, que cobran todos los productores de energía que entran en esa subasta, al cual se añaden a mayores las primas) en 2015 (aún no tengo datos del pasado año) fue de 0,063 €/MWh. Si queréis saber los componentes de la factura en cada tramo horario, os recomiendo visitar este enlace del operador del sistema.

Es decir, el poder cubrir parte de la demanda con energía eólica nos supuso asumir en 2016 un recargo respecto a las tecnologías convencionales del 40% en el precio del kWh. Pagamos más por tener energía eléctrica “limpia” (dejémoslo así). Pero esa misma energía “limpia” ofrecida por la energía solar fotovoltaica supuso pagar un recargo del 483% (esos 0,306 €/kWh) respecto el precio alcanzado en el pool.

Es más. Seguro que recordaréis el clamor social hace unos días por los altísimos precios que estaba alcanzando el kWh, cuando el intenso frío disparó el consumo y las calmas anticiclónicas tenían a los parques eólicos parados y muchos embalses en mínimos. Bien, el precio PVPC (finalista) máximo se alcanzó la fría noche del 25 de Enero, en el tramo de las 21h, en que se llegó a pagar el kWh a 0,182€. Son datos de kWh minorista, es decir, el que acabamos pagando los particulares en nuestro recibo. Una verdadera barbaridad, que va a hacer daño a muchas familias cuando empiecen a llegar los recibos. Pues bien, sólo la subvención a la producción fotovoltaica fue el año pasado a 0,306 €/kWh. Datos irrefutables de los cuales aporto fuentes oficiales. Y es sólo la subvención a la producción mayorista, a lo que habría que sumar la remuneración de la propia energía, el coste de transportarla y distribuirla a los hogares y empresas con su consiguiente margen de beneficio.

De hecho, la energía solar fotovoltaica, a pesar de costarnos tan cara, es bastante menos “limpia” de lo que presume. Según el informe del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, la máxima autoridad internacional en temas climáticos), estas son las emisiones de CO2 equivalente asociadas a diversas tecnologías de generación diferentes a la combustión:

Eólica = 11 g/kWh
Nuclear = 12 g/kWh
Hidroeléctrica = 24 g/kWh
Termosolar = 27 g/kWh
Geotérmica = 38 g/kWh
Fotovoltaica = 48 g/kWh

La cuestión que inmediatamente me surge es ¿por qué pagar a distinto precio una misma cosa? La sociedad demanda energía eléctrica baja en CO2e, ¿qué nos importan los costes de quien la produzca? Deberíamos elegir a quien nos oferte ese producto con un precio más competitivo, los costes en los que incurra son su problema. Y si otro no es capaz de competir para entregarnos energía “limpia” a ese precio, también debiera ser su problema. Dicho de otra forma, abogo por unificar las primas del Régimen Especial, adaptándolas a la tecnología más barata (en este caso, la eólica, u otra si existiera), ahorrándonos decenas de miles de millones de euros que van a pesar sobre la competitividad de la economía española al encarecer el coste de la energía (entre otros factores, hay más sanguijuelas a chupar, y entre todos explican por qué tenemos la electricidad más cara de Europa, sólo tras dos sistemas insulares, Irlanda y Malta). Un trasvase infame de riqueza desde los consumidores (es decir, la sociedad española) a los productores fotovoltaicos, en su mayoría, insisto, fondos de inversión internacionales.

+

Para terminar, aquí os muestro el histórico de primas pagadas en el Régimen Especial, y su proyección hasta el final de su vida útil.

ingresos_30_anos_fotovoltaico

113.000 millones de euros para subvencionar el privilegio de producir durante 30 años el 4,93% de la electricidad que necesitamos (dato del 2016) mediante la energía solar (fotovoltaica y termoeléctrica), es claramente abusivo.

Por poner las cifras en relación, el valor de todo el sistema ferroviario español gestionado por ADIF, incluyendo vías de alta velocidad y convencionales, es de 38.900 millones de €. El aeropuerto sin aviones de Castellón costó 136,8 M€. El presupuesto del ITER, el reactor experimental de fusión nuclear que se está erigiendo en Cadarache con participación internacional, porque se estima un proyecto demasiado caro para ser llevado a cabo por ningún Estado en solitario, asciende a 14.000 millones de €. Esos 113.000 M€ es algo más de lo que ha costado otro proyecto también de unas tres décadas de vida estimada: la estación espacial internacional. Sólo que en este caso, financiado enteramente por los bolsillos de los españoles y con logros bastante más modestos (ese 5% de la producción eléctrica española que mencionamos antes).

Y esto es lo que recibimos a cambio de una inversión en subvencionar la producción eléctrica a partir de energía solar de 3.500 millones cada año.

cobertura-de-la-demanda-electrica-2016

Esos sectores color mostaza y rojo son, respectivamente, la aportación de la fotovoltaica y la termosolar al conjunto del sistema eléctrico español. Para esa despreciable cantidad de energía estamos realizando un esfuerzo económico ímprobo. Si ese esfuerzo económico hubiera ido destinado a multiplicar x2,5 la potencia eólica instalada, tendríamos uno de los sistemas eléctricos más limpios del mundo. Con exactamente el mismo esfuerzo económico que estamos haciendo ahora, con las mismas retribuciones estipuladas en el RD661/2007, también excesivamente generosas para la eólica. Simplemente, una mala asignación de recursos apostando por una tecnología como la energía solar que tenía muy buena prensa (la energía del futuro, el combustible nos sale gratis…), pero una relación costes/producción absolutamente fuera de mercado.

Y ahora, ya en el terreno de la especulación y la opinión y no de los meros datos objetivos. ¿A quién benefició este error? En primer lugar, es obvio, a los aprovechados (en su gran mayoría fondos de inversión internacionales, aunque ahora pongan por delante a los particulares para dar lástima) que supieron ver el error de las sobrerretribuciones ofertadas por el gobierno para hacerse publicidad “verde” a cuenta de la factura de la luz que pagamos todos y se lanzaron a dar de alta huertos solares, cubriendo en un año las previsiones para toda una década, hasta que el gobierno alarmado ante lo que se le venía encima impuso la necesidad del prerregistro. La fuerte bajada de precios por la entrada de los paneles chinos en el mercado (a quienes pagamos los costes de R&D, somos así de generosos los españoles) dio la oportunidad a inversores sin escrúpulos (lo que no deja de ser un pleonasmo), aprovechándose de la estulticia del gobierno del P$O€, de obtener rentabilidades del 10-12% exentas de riesgo (el Estado garantiza el cobro de primas). Una aberración económica en la correlación rentabilidad-riesgo.

Pero ¿quién más se benefició de la entrada en tromba de los fotovoltáicos y termoeléctricos? Las grandes eléctricas.

Si, como propongo, esa inversión en solar se hubiera destinado a eólica ¿a quién hubieran sacado del pool? ¿a costa de quién hubiera sido el crecimiento del segmento verde de la tarta? Térmicas convencionales, ciclos combinados y nucleares. Sin embargo, la parca producción solar apenas los ha afectado; pueden respirar tranquilos los accionistas de Endesa, Iberdola y Gas Natural-Fenosa o Eon.

Desviando las inversiones en fotovoltaica y termosolar a la energía eólica, estaríamos hablando de una producción de energía eólica (x2,5) que rondaría la mitad de la demanda. Eso supondría prácticamente echar el cierre de todas las plantas térmicas y quizá algún reactor nuclear. Con el mismo dinero en subvenciones, con el mismo precio del recibo que estamos pagando ahora, estaríamos a la cabeza del mundo en producción de energía eléctrica baja en emisiones de CO2e.

Una oportunidad perdida.

+

NOTA: Existe un error de cálculo en esta entrada, que enmiendo en la siguiente. Pido disculpas a los lectores por el desliz.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

A %d blogueros les gusta esto: