La mirada del mendigo

11 marzo 2017

La 4ª Revolución Industrial

Filed under: economía — Mendigo @ 22:00

Yo no sé por qué, pero a veces se ponen de moda ciertos temas de conversación sin que haya ocurrido nada especialmente relevante que los suba a la palestra. Últimamente, el tema de moda versa sobre las consecuencias de la entrada masiva de los nuevos avances tecnológicos en la economía. Normalmente pensamos en la robotización y automatización de procesos, pero justo detrás viene algo mucho más grande: la inteligencia artificial (programas de cálculo estadístico y toma de decisiones que ya están operando en el sector de los seguros y las finanzas).

He leído decenas de artículos, las últimas semanas, analizando especialmente el efecto que tendrán sobre el empleo. Si destruirán puestos de trabajo, sostienen los neoluditas, o si simplemente crearán otros nuevos en sectores que antes no existían… Bueno, no voy a entrar en más detalle, que para eso ya está cada autor defendiendo sus hipótesis. A mí lo que realmente me sorprende es que nadie se atreva a comentar lo obvio, para no caer en anatema (¡comunista!). Bueno, como en este espacio la blasfemia es una seña de identidad, vamos a fijar nuestra posición (cómo mola usar el plural mayestático) sobre la cuestión:

La gran pregunta que todo el mundo evita proponer referente a la automatización de la producción es, y siempre lo ha sido:

¿QUIÉN ES EL PROPIETARIO DE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN?

Si el capital (en este caso, los robots) pertenece a los trabajadores (propiedad colectiva) o al Estado (propiedad pública), la mejora de la productividad redundará en mejores condiciones laborales de éstos (mejores sueldos, jornadas laborales menos extensas; eliminación de los trabajos más nocivos, peligrosos, pesados o rutinarios…).

Si esta nueva maquinaria es de propiedad privada (de los accionistas de la empresa), trabajarán evidentemente para sus dueños, ofreciéndoles mayores beneficios gracias, fundamentalmente, a la reducción de los costes laborales (tanto de white como de blue collar, y ni siquiera ésto es una novedad)

That’s the question. The main question, the relevant question, the only question.

Evidentemente, todo progreso científico y tecnológico que permita descargar al ser humano de las fatigas del trabajo debería ser bien recibido. La contradicción, y siempre ha estado ahí, aún antes de que la máquina de vapor llegara a las minas de carbón y a los telares de Inglaterra, es la condición impuesta por la clase dominante al resto de la población de ser útil en su proceso de acumulación de riqueza para compartir parte de esa riqueza que les permita la subsistencia, según el esquema de salario a cambio de trabajo. Y me estoy retrotrayendo a un momento en el tiempo muy anterior al inicio del capitalismo, en el que las clases más poderosas en cada sociedad se apropiaron de los medios de producción (en especial, el más básico de todos, la tierra).

La verdadera alternativa a este esquema, yo poseo los medios que tú necesitas para generar riqueza y, por lo tanto, si quieres sobrevivir tienes que trabajar para mí, la enunció el barbudo Carlitos a finales del s.XIX aunque, realmente, había sido la práctica común de los grupos humanos la mayor parte de la historia:

DE CADA CUAL SEGÚN SUS CAPACIDADES, A CADA CUAL SEGÚN SUS NECESIDADES.

Que sea una parcela de tierra, sea el alto horno de una siderúrgica o los robots de soldadura de una moderna planta de automóviles no cambian ni un ápice la cuestión central: el producto que gracias a ellas se obtiene es retenido por el propietario. En un sistema en el que el trabajador es sólo un factor de producción, una herramienta más, y como tal sustituible, los progresos técnicos en la producción entrarán en directa competencia con su oferta de trabajo. Sólo si el trabajador posee los medios de producción, podrá ponerlos a trabajar en su provecho.

Es un debate que se presenta como moderno, pero es más viejo que la tarara.

Le premier qui, ayant enclos un terrain, s’avisa de dire : Ceci est à moi, et trouva des gens assez simples pour le croire, fut le vrai fondateur de la société civile. Que de crimes, de guerres, de meurtres, que de misères et d’horreurs n’eut point épargnés au genre humain celui qui, arrachant les pieux ou comblant un fossé, eût crié à ses semblables: Gardez-vous d’écouter cet imposteur; vous êtes perdus, si vous oubliez que les fruits sont à tous, et que la terre n’est à personne.

Discours sur l’origine et les fondements de l’inégalité parmi les hommesJean-Jacques Rousseau (1712-1778))

En castellano:

Y resumiendo, en boca de otro francés:

LA PROPIEDAD ES UN ROBO

Máxima a la cual es absolutamente indispensable puntualizar:

LA PROPIEDAD PRIVADA DE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN AJENOS ES UN ROBO

Reelaborado: apropiarse de los medios (la tierra, las herramientas…) que otro hombre necesita para generar riqueza, y por lo tanto de una fracción del producto de ese trabajo (el plusvalor), es una forma de explotación ilegítima. Efectivamente, un robo. Un robo el apropiarse del capital, y otro robo obtener beneficio del producto del primero.

+

Nota: Quiero representar el vívido contraste entre estos pensadores franceses, y la futilidad de la progresía actual que, sin solidez ideológica, basan su programa en ocurrencias (y en el Estado vecino, esta clase de imbéciles buenrollistas son legión) . Benoît Hamon, el candidato del Parti Socialiste francés, ha propuesto una “taxe robot“, es decir, que los robots paguen cotizaciones sociales. Una forma magnífica de desincentivar la automatización de la economía productiva francesa y descolgarla respecto de su competencia natural alemana, usamericana o asiática. Una ocurrencia realmente brillante. Un progre puede soltar los análisis más estúpidos, las propuestas más absurdas, menos cuestionar la sacralidad de la propiedad privada (de los medios de producción ajenos).

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

A %d blogueros les gusta esto: