La mirada del mendigo

11 marzo 2017

La 4ª Revolución Industrial

Filed under: economía — Mendigo @ 22:00

Yo no sé por qué, pero a veces se ponen de moda ciertos temas de conversación sin que haya ocurrido nada especialmente relevante que los suba a la palestra. Últimamente, el tema de moda versa sobre las consecuencias de la entrada masiva de los nuevos avances tecnológicos en la economía. Normalmente pensamos en la robotización y automatización de procesos, pero justo detrás viene algo mucho más grande: la inteligencia artificial (programas de cálculo estadístico y toma de decisiones que ya están operando en el sector de los seguros y las finanzas).

He leído decenas de artículos, las últimas semanas, analizando especialmente el efecto que tendrán sobre el empleo. Si destruirán puestos de trabajo, sostienen los neoluditas, o si simplemente crearán otros nuevos en sectores que antes no existían… Bueno, no voy a entrar en más detalle, que para eso ya está cada autor defendiendo sus hipótesis. A mí lo que realmente me sorprende es que nadie se atreva a comentar lo obvio, para no caer en anatema (¡comunista!). Bueno, como en este espacio la blasfemia es una seña de identidad, vamos a fijar nuestra posición (cómo mola usar el plural mayestático) sobre la cuestión:

La gran pregunta que todo el mundo evita proponer referente a la automatización de la producción es, y siempre lo ha sido:

¿QUIÉN ES EL PROPIETARIO DE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN?

Si el capital (en este caso, los robots) pertenece a los trabajadores (propiedad colectiva) o al Estado (propiedad pública), la mejora de la productividad redundará en mejores condiciones laborales de éstos (mejores sueldos, jornadas laborales menos extensas; eliminación de los trabajos más nocivos, peligrosos, pesados o rutinarios…).

Si esta nueva maquinaria es de propiedad privada (de los accionistas de la empresa), trabajarán evidentemente para sus dueños, ofreciéndoles mayores beneficios gracias, fundamentalmente, a la reducción de los costes laborales (tanto de white como de blue collar, y ni siquiera ésto es una novedad)

That’s the question. The main question, the relevant question, the only question.

Evidentemente, todo progreso científico y tecnológico que permita descargar al ser humano de las fatigas del trabajo debería ser bien recibido. La contradicción, y siempre ha estado ahí, aún antes de que la máquina de vapor llegara a las minas de carbón y a los telares de Inglaterra, es la condición impuesta por la clase dominante al resto de la población de ser útil en su proceso de acumulación de riqueza para compartir parte de esa riqueza que les permita la subsistencia, según el esquema de salario a cambio de trabajo. Y me estoy retrotrayendo a un momento en el tiempo muy anterior al inicio del capitalismo, en el que las clases más poderosas en cada sociedad se apropiaron de los medios de producción (en especial, el más básico de todos, la tierra).

La verdadera alternativa a este esquema, yo poseo los medios que tú necesitas para generar riqueza y, por lo tanto, si quieres sobrevivir tienes que trabajar para mí, la enunció el barbudo Carlitos a finales del s.XIX aunque, realmente, había sido la práctica común de los grupos humanos la mayor parte de la historia:

DE CADA CUAL SEGÚN SUS CAPACIDADES, A CADA CUAL SEGÚN SUS NECESIDADES.

Que sea una parcela de tierra, sea el alto horno de una siderúrgica o los robots de soldadura de una moderna planta de automóviles no cambian ni un ápice la cuestión central: el producto que gracias a ellas se obtiene es retenido por el propietario. En un sistema en el que el trabajador es sólo un factor de producción, una herramienta más, y como tal sustituible, los progresos técnicos en la producción entrarán en directa competencia con su oferta de trabajo. Sólo si el trabajador posee los medios de producción, podrá ponerlos a trabajar en su provecho.

Es un debate que se presenta como moderno, pero es más viejo que la tarara.

Le premier qui, ayant enclos un terrain, s’avisa de dire : Ceci est à moi, et trouva des gens assez simples pour le croire, fut le vrai fondateur de la société civile. Que de crimes, de guerres, de meurtres, que de misères et d’horreurs n’eut point épargnés au genre humain celui qui, arrachant les pieux ou comblant un fossé, eût crié à ses semblables: Gardez-vous d’écouter cet imposteur; vous êtes perdus, si vous oubliez que les fruits sont à tous, et que la terre n’est à personne.

Discours sur l’origine et les fondements de l’inégalité parmi les hommesJean-Jacques Rousseau (1712-1778))

En castellano:

Y resumiendo, en boca de otro francés:

LA PROPIEDAD ES UN ROBO

Máxima a la cual es absolutamente indispensable puntualizar:

LA PROPIEDAD PRIVADA DE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN AJENOS ES UN ROBO

Reelaborado: apropiarse de los medios (la tierra, las herramientas…) que otro hombre necesita para generar riqueza, y por lo tanto de una fracción del producto de ese trabajo (el plusvalor), es una forma de explotación ilegítima. Efectivamente, un robo. Un robo el apropiarse del capital, y otro robo obtener beneficio del producto del primero.

+

Nota: Quiero representar el vívido contraste entre estos pensadores franceses, y la futilidad de la progresía actual que, sin solidez ideológica, basan su programa en ocurrencias (y en el Estado vecino, esta clase de imbéciles buenrollistas son legión) . Benoît Hamon, el candidato del Parti Socialiste francés, ha propuesto una “taxe robot“, es decir, que los robots paguen cotizaciones sociales. Una forma magnífica de desincentivar la automatización de la economía productiva francesa y descolgarla respecto de su competencia natural alemana, usamericana o asiática. Una ocurrencia realmente brillante. Un progre puede soltar los análisis más estúpidos, las propuestas más absurdas, menos cuestionar la sacralidad de la propiedad privada (de los medios de producción ajenos).

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

14 comentarios »

  1. Buen artículo. Tienes razón que este debate es bastante viejo (no se si tanto como la tarara, eso es mucho decir), y que si no se toca el principio en el que se basa todo al sistema se le seguirán viendo las costuras. Yo no se si hay que abolir la propiedad privada, no llego a tanto, pero desde luego si habría que repensarse lo de la propiedad de los medios de producción, porque el problema es que, a día de hoy, sabemos sobradamente que la política está sometida a estos medios. Y como se cambia esto? Pues no será con los políticos actuales que, como bien apuntas, van de ocurrencia en ocurrencia dando palos de ciego. Por cierto, pobre Francia… la que se está fraguando da miedo.

    Comentario por Aurora — 11 marzo 2017 @ 22:56 | Responder

    • ¿Prohibir la propiedad? No, de ninguna manera! No creo que fuera deseable. Hay que prohibir el robo, la apropiación del trabajo. Yo no debo poseer las herramientas que tú necesitas para trabajar. Pero sí las que yo necesito, además de otro sinfín de cosas que nos hacen la vida más amable.

      Lo de Francia… a ver, yo no tengo el mismo conocimiento que tú, evidentemente. Sólo de tratar aquí y allá en algún viaje. Pero me parece que tienen eso que tanto critico aquí con los progres, pero en un nivel máximo. La izquierdosidad me parece puramente cosmética, con ideas muy de parvulario. Tipo volver al campo con las cabras y tal. Que claro, a ver, yo soy el primero que me gusta estar en contacto con el campo, y voy a la aldea todo lo que puedo… pero entiendo que, aunque puede ser una alternativa para mí, como modelo de sociedad sería la hecatombe (económicamente, pero también ecológicamente). Hay que dar la pelea en las ciudades, hay que dar la pelea en las grandes empresas… y no huir a la aldea con el rebaño de cabras, porque eso no es alternativa. Tenemos que seguir viviendo en ciudades, tenemos que seguir produciendo en grandes empresas, lo que tenemos es que recuperar el control de todo ello para que esté a nuestro servicio.

      Comentario por Mendigo — 12 marzo 2017 @ 20:38 | Responder

  2. Me imagino que algún día tendrá que haber una revolución a la francesa pero a nivel mundial, la estupidez del ser humano es inmensa, pero incluso el más estúpido tiene un límite y puede rebelarse si lo traspasa. Veremos qué pasa. De momento, en España, los sucesivos gobiernos de PP$OE han conseguido crear una gran masa de varios millones de semiesclavos siempre dispuestos a trabajar por unos míseros euros con los que no pueden pagar el alquiler de un mísero piso ni formar una familia ni ahorrar ni ir al cine. En otros tiempos tantos millones de desahuciados guillotinaron o fusilaron a los terratenientes. ¿Pasará algo similar en nuestro siglo?

    Comentario por Greg — 11 marzo 2017 @ 22:59 | Responder

    • Bueno, a fuer de ser justos, la masa de borregos estaba ya antes de la llegada de Felipe González y resto de la banda. Éstos sólo han pastoreado el rebaño que heredaron del franquismo, que éste sí hizo un buen trabajo amaestrando y domesticando al pueblo.

      Tomando en serio lo que dices, que entiendo que lo digas en modo cabreo activado, porque yo también lo pienso a menudo:
      – Una revolución sincrónica es absolutamente impensable (al menos a mi modo de ver). No existen los canales de comunicación entre los pueblos del mundo, para que la mecha prendiera
      – Sobre la toma violenta del poder, antes las fuerzas estaban muy parejas, y el pueblo podía oponer a un peor armamento la superioridad del número. Eso se acabó con la invención de la ametralladora. Y ahora, con las armas modernas, un pequeño ejército se impondría a decenas de millones de personas. Quien controla al ejército, controla el poder. Y en el caso español, el ejército es un nido de ultraderechistas, así que bastante tenemos con que mantengan a los militares con correa y bozal.

      Comentario por Mendigo — 12 marzo 2017 @ 20:47 | Responder

  3. Entrada de lo más acertada (coincido en cual es el sentido real, y nada nuevo, de la discusión, del meollo), pero me permito un par de puntos de vista muy personales míos.

    El primero, es que la Roma republicana, pre-imperial, de hace dos milenios y medio, ya era capitalista en el mismo mismito sentido que hoy en día, y así hasta casi el final del imperio de occidente. El mecanismo de la deuda para esclavizar era el mismo que hay hoy en día, hasta el punto que la mayoría de esclavos eran ex-hombres libres que por deudas habían acabado esclavizándose.

    Hasta que ya en las postrimerías, un emperrador (emperador?) decidió que la propiedad de TODO el imperio era suya, y sólo suya. Pues el era el estado. Y sin embargo, la cosa acabó mal.

    Bajo mi punto de vista, no veo diferencia ninguna entre un ministro o mandatario comunista y un empresario como por ejemplo Donald Trump. Ninguna. El que manda manda, y el resto obedece y punto. Da igual comunismo que capitalismo. De hecho opino que el sueño máximo del capitalismo es el monopolio del estado que es lo que conocemos como comunismo.

    Pero ya sabemos que soy ciego, miope y gilipollas, que enciendo las bombillas por la noche cuando el sol no genera electricidad fotovoltaica y esas cosas.

    Y para acabar, mi tercera apreciación, es que la gente da por descontado esto que mal llaman revolución ‘industrial’, porque dudo mucho muchísimo que se produzca.

    Trabajo en la industria, y no veo diferencia entre la tercera y la cuarta. Todo es automatización cada vez más, hasta pasar el punto de rendimientos descrito por Tainter. Lo único que realmente lo sufre no es la industria, si no el comercio: ayer fui a un McDonalds, y no pedías a los empleados, si no a la máquina. El siguiente paso será que me darán una paleta y me tendré que hacer yo la hamburguesa. Y encima pagar.

    En la industria donde trabajo, las ‘mejoras’ de ‘automatización’ suponen cambiar dos operarias por un informático y un ex-desempleado (a cuatro chavos), que invariablemente cobran en conjunto menos que las dos operarias anteriores, ahora cuarentonas y sin posibilidad de hallar más trabajo (por edad y conocimientos). Y cuando le hinchan las pelotas, sobre todo al informático, el destrozo es descomunal.

    La producción se está resintiendo de muy mala manera. La calidad cae en picado, los paros de linea suben más que el desempleo y la deuda en 2008/2009, y los problemas se eternizan en su solución por exceso de complicación y de precio.

    No, lo tengo muy muy claro, por experiencia además. Esa cacareada revolución será de otro tipo, pero no industrial.

    Un saludo.

    Comentario por Beamspot — 12 marzo 2017 @ 12:02 | Responder

    • Sí, realmente en la Roma altoimperial había unos instrumentos financieros bastante evolucionados, letras de cambio, opciones sobre futuros… y quizá no sea demasiado anacrónico decir que era una sociedad capitalista. Todo eso se vino abajo con el fin del imperio de occidente, y tardó muchos siglos hasta que volvió a aparecer en Italia y Flandes. Y sí, en este espacio ya hace tiempo que hablamos de la esclavitud por deudas, un fenómeno muy actual.

      Luego, sobre el comunismo, sí que no estoy de acuerdo. Pero más bien por una cuestión semántica. ¿De qué comunismo estamos hablando? Hay muchos comunismos. Si te refieres, como creo, a la concepción marxista de comunismo, siento desilusionarte: nunca ha habido comunismo. Lo que has conocido ha sido socialismo (un socialismo de combate leninista en la URSS y satélites, un socialismo maoísta en China y satélites…). El comunismo es, en la doctrina marxista, el puerto de llegada del socialismo. Al que evidentemente nunca se ha llegado y, si te he de ser sincero, yo tampoco espero que se llegue (por el socialismo se va al socialismo, eso de que con más Estado se llega a la desaparición del Estado, me parece una idea del mismo género que la Santísima Trinidad y chorradas de esas). Como ves, tampoco en ese lado tengo ídolos, simplemente tomo de Marx aquello que me sirve (que, por otra parte, es casi todo).

      “el sueño máximo del capitalismo es el monopolio del estado que es lo que conocemos como comunismo” –> Como socialismo. El comunismo en la doctrina marxista es la superación del Estado, es una sociedad que vive ya en equilibrio sin la necesidad de que un Estado vigile y fuerce ese equilibrio.

      Entonces, permíteme que reformule tu afirmación, ya que un sistema comunista (en términos marxistas) nunca lo hemos conocido:
      “Da igual SOCIALISMO que capitalismo. ” –> No, no estoy de acuerdo. En absoluto. De hecho eso de los extremos se tocan siempre me ha parecido una chorradita de maestrilla de parvulario. Pero no te voy a contar ahora el rollo de lo bueno que es uno y lo malo que es otro. Para nada. Veamos, es que tú estás comparando, y corrígeme si me equivoco, no exactamente socialismo con capitalismo, sino el sistema económico de los EEUU con el sistema de la URSS. ¿Me equivoco? Claro, es que hay muchas formas de implementar el socialismo, y muchas de capitalismo… Convendrás conmigo que, siendo dos países capitalistas, no es lo mismo la España de Franco que la Francia de Auriol, no podemos comparar el sistema legal de EEUU con el del Chile de Pinochet.

      Pero vamos, que entiendo lo que quieres decir. El socialismo que se implementó era terriblemente autoritario (como también lo pueden ser muchos regímenes capitalistas), cuestión que, por supuesto, rechazo absolutamente. Categóricamente. No sé cómo ser más contundente. Me produce nauseas la idea de vivir en una sociedad así.

      Pero podemos tomar lección de muchas cosas que se hicieron muy bien en la URSS (o se están haciendo muy bien en China).

      “porque dudo mucho muchísimo que se produzca…” –> En la industria. A ver, la robotización de las líneas es un proceso que no empezó desde luego ayer, y sin duda no va a parar. Tú apuntas a que no es un proceso específicamente “industrial”, sino que ahora los amenazados son los white collar. Pero es que, efectivamente, eso ya viene de lejos: cuántos contables se fueron a la calle con la generalización de las calculadoras? Cuántos puestos de secretaria han sido fulminados con el ordenador personal? No hay nada nuevo, simplemente las máquinas son capaces de hacer operaciones cada vez más complejas (lo que llamamos IA, que no es más que correr un software en el que alguien, éste sí inteligente, ha estado picando código) sin intervención humana (por ejemplo, calcular una póliza de seguro, o gestionar una cartera de inversión).

      Pero sí, más o menos tenemos la misma idea en mente sobre el alcance de esta “nueva” revolución.

      Por cierto, la culpa es tuya por entrar en un McRata. 😛

      Saludos!

      Comentario por Mendigo — 12 marzo 2017 @ 21:37 | Responder

      • Lo que me temía.

        Coincidimos muy mucho en muchas cosas.

        Ciertamente, lo que yo comparo, como muy bien has visto, es la aplicación real concreta de USA y URSS. Tengo la muy mala costumbre de basarme en el empirismo, en el mundo aplicado a partir del cual ir ajustando la teoría para que coincida con lo que veo, en lugar de mirarlo al revés como parece que hay mucha gente que hace. Defecto de fábrica ;oP

        Por otro lado, llamar a esos McRata es insultar a las ratas…

        Comentario por Beamspot — 13 marzo 2017 @ 8:11 | Responder

        • Bueno, es una vieja broma, de cuando encontraron ADN de rata en una hamburguesa. Eran mis tiempos universitarios, y una noche (algo tajaos), a un colega se le emperró que quería una McRata, y ahí estuvo dándole la paliza a la pobre dependienta (que, por otra parte, tenía que contener la risa porque este colega era muy salao).

          Comentario por Mendigo — 13 marzo 2017 @ 9:46 | Responder

  4. Esto podría venir a cuento aquí:

    “En muchos casos los procesos robóticos que hay por el mundo trabajando están conectados entre si y obtienen conocimiento de todo lo que sucede. No tienen conciencia pero si cada vez mayor conocimiento. Los robots hacen lo que queremos que hagan y cuando ponemos el grito en el cielo sobre el futuro que nos espera por ‘culpa’ de los robots es verdaderamente muy injusto. De hecho, el robot que ofreció su impresión sobre lo que allí se comentaba se defendió diciendo ‘los robots hacemos lo que se nos dice que hagamos, lo asombroso es lo que hacen los humanos con los robots’. Tiene gracia y mucha razón”.

    Marc Vidal – No temas a los robots. Por suerte, no son humanos.

    https://www.marcvidal.net/blog/2017/2/27/no-temas-a-los-robots-por-suerte-no-son-humanos

    Comentario por juanmanuelgrijalvo — 12 marzo 2017 @ 23:24 | Responder

    • Muchas gracias, Juan Manuel.

      Y yo mismo añado entonces el otro enlace del mismo autor:

      Que los robots paguen impuestos es una muy mala idea

      En una automatización rápida los robots no deben ser un objetivo fiscal. Los robots no son más que una sustitución del trabajo por el capital. […] Vincularlos es dañar la productividad que al final solo lleva a más desempleo. Pretender que una empresa reduzca la velocidad de innovación porque pudiera parecer tóxica es un gravísimo error. El costo de producir la segunda copia o la mil millones de una pieza de software es aproximadamente cero. Cada conductor del camión necesita instrucción individual, pero un sistema de conducción autónomo se puede duplicar de manera infinita. Esa competitividad es inevitable. Intentar evitar con tasas e impuestos directos a la innovación no ayudará mucho a los trabajadores desplazados.

      En todo caso los impuestos deberían ser, como siempre, sobre los beneficios y no sobre la inversión.

      Comentario por Mendigo — 13 marzo 2017 @ 0:55 | Responder

  5. […] la anterior entrada, no quise extenderme en la necesidad de los elementos añadidos a la célebre afirmación de […]

    Pingback por Sobre la propiedad | La mirada del mendigo — 13 marzo 2017 @ 7:14 | Responder

  6. Con cada avance cientifico mas “facil” me parece la llega del socialismo (por ponerle una etiqueta) y cada vez lo veo mas lejos. Paradojico
    Los robots son un avance brutal deberian servir al ser humano para librarnos de carga de trabajo, de cientos de miles de horas trabajadas, de laborar en tareas penosas, pero me temo q solo van servir para ahorrarse millones de € en sueldos y dejar mas tirados a los desarrapados.
    Ya estoy en plan bucolico, lo dejo, por cierto tus posts sobre la energia brutales, no veas lo que he aprendido, gracias

    Comentario por Emilio Fernandez — 14 marzo 2017 @ 0:19 | Responder

    • Buenas, Emilio!

      Realmente, con cada progreso en la automatización de la producción, más necesario me parece la llegada del socialismo. Porque cada vez somos menos los trabajadores que tenemos algo que aportar al sistema productivo. En otras palabras, cada vez sobramos más. Si seguimos con el paradigma de que sólo recibimos en tanto en cuanto aportamos… cada vez más gente se va a quedar en la cuneta. Es una tendencia inexorable.

      Sobre las entradas energéticas, he intentado hacerlas muy didácticas y accesibles. Pero implementar un sistema eléctrico tiene una gran complejidad. Por ejemplo, la red hay que equilibrarla, balanceando la componente reactiva que introducen algunas fuentes (en alterna, las magnitudes no son escalares sino que se representan por fasores, bueno, un pelín liado). Pero un concepto más sencillo: no basta con decir, al año España consume X TWh, con lo cual hemos de poner plantas que generen esos X TWh. No, porque tiene que cumplirse que cubres la curva de demanda en todas y cada una de las horas. No puedes decir… ops, no hay viento, pues tenemos apagones. O… es de noche, así que se cae el sistema. Por expresarlo de cierta forma, no es igual de valioso un MWh que otro.
      Hay MWh “tontos”, como el de la nuclear, que tienen que estar generando a piñón fijo durante meses. No puedes parar la reacción de un momento a otro, y dejar de producir. Bueno, se puede, pero contaminas las barras de combustible, sólo se utiliza en una parada de emergencia (de esas que mejor no ocurran nunca). Por eso constituye el zócalo del pool, las nucleares están siempre funcionando.
      Luego, hay MWh caprichosos, que como supones son los de la eólica y solar. Si amaina el viento o si se nubla, baja la producción y hay que arrancar otras centrales para cubrir esa demanda.
      Y la reina de los MWh “listos” es la hidroeléctrica, que es muy ágil, puede entrar en funcionamiento en cuestión de minutos (arrancar las turbinas de un ciclo combinado es más lento). Por eso las eléctricas reservan su entrada a los momentos en los que la subasta está más cara, para maximizar el beneficio obtenido por el agua turbinada.

      Bueno, eso, no te doy más la chapa. Si te interesa el tema, te sugiero que te pases por la página de REE, hay una burrada de información sobre el sistema español, en gráficos interactivos, informes…

      Comentario por Mendigo — 14 marzo 2017 @ 8:51 | Responder

  7. 1º Nesta altura da historia está meridianamente claro para qualquer pessoa de mente”normal”.Que o progresso tecnológico multiple e imparável ;vai impatar (nos prolegómenos já estamos mergulhados) em forma integral na vida dos humanos; não só, dos países avançados (como acontece una 1ª revolução Industrial) mas também ao resto dum mundo globalizado.
    2º A repetição dos feitos histórico-culturais-sociais que no século XlX supôs a aplicaçõ de um único invento (maquina de vapor) na industria.Está dabonde resistada nos libros.
    3º O incremento “de momento” linealmente progresivo ,de pessoas em idade ativa de trabalho remunerado que ficam sem o correpondente posto/salário.É obvio ¡ Por certo alguém tem ouvido/lido dalgum político em sede parlamentária, de que não só diminuirá o número de postos de trabalho remunerado ¿;, mas que os poucos novos criados superqualificados (a sua remuneração ainda está por ver ¿) vão serem “um bem” desejojamente codiciados (para quando se espera implantar o Salário Universal ¿)
    .Pra quando pensam ofertar com imaginação programas dum novo Pacto Social (divisão e repartição das jornadas trabalho, acortamento jornada laboral……..
    4º Está claro para muitos que o Sistema de Capitalismo Liberal puro e duro neo –cons
    Colapsou históricamente-económicamnete (justo pola sua absoluta e própria qualificação).
    Intrinsicamente “per se” é perverso e moralmente reprovovável(darviniano, oposto ao progresso da evolução face à humanização do homem).Na minha pessoal opinião a única parte positiva que se lhe pode tirar como um facto histórico aproveitável ,é que serve de agilhada para estimular a ambição dos individuos e movilizar a inercia estática da massa social.

    Comentario por Ramom — 19 marzo 2017 @ 20:41 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: