La mirada del mendigo

24 marzo 2017

Si nos tocan a una…

Filed under: internacional — Mendigo @ 10:35

Hablando del autoritarismo del gobierno turco, hice alusión a un tema que quisiera desarrollar un poco: la izquierda europea ha permanecido impasible ante el proceso de laminación de la izquierda turca. Proscripciones, detenciones, torturas, violaciones, asesinatos… de todo aquel que se apartara de la línea del partido del gobierno, nacionalismo turco islamista. Profesores, periodistas… ni siquiera la condición de alcalde o diputado supone protección contra la campaña de represión sistemática contra todo elemento que se signifique como laico, progresista o kurdo.

Y la indiferencia con que Europa, y muy especialmente la izquierda europea, ha tratado esta violación sistemática de los Derechos Humanos por el ejecutivo turco, un Estado en la antesala del ingreso en la UE, es un craso error.

Pero incluso dentro de la UE, tenemos un Estado como Hungría que ha ilegalizado al partido comunista (ejemplo que ha seguido la Ucrania de los simpáticos y europeístas jóvenes del Maidan, por cierto). Yo no soy del PCE, ni de ningún otro partido, como sabéis desde hace muchos años voy por libre. Pero siempre he considerado a la gente del PCE como compañeros, como lo son la gente de la CNT, de la FPG o del SAT. O incluso los mucho más tibios de Podemos, Esquerra o de las bases del P$O€ que aún les queda alguna esperanza de reconducir su partido hacia la socialdemocracia.

Me parece muy triste que sólo el PCE protestara (con voz prácticamente ya inaudible) por la ilegalización en un miembro de la UE. Si mañana propusieran ilegalizar el PCE, ¿sólo los que tienen carnet del partido protestarían?

No es necesario, a estas alturas, que cite el archiconocido poema de Bertold Brecht, ¿verdad?

La unidad de la izquierda es el Santo Grial de la izquierda, y sobre ello hay mucho que hablar. Me parecería suicida (y por eso me preocupa el fenómeno Podemos) la pérdida de la diversidad ideológica que existe en la izquierda, englobada bajo un paraguas electoral que, por otra parte, viene forzado por la necesidad impuesta por un sistema electoral maquiavélicamente diseñado por los herederos del franquismo. La izquierda, para gobernar, debe desnaturalizarse, lo cual le lleva a perder apoyo. Un círculo vicioso del que no sabemos salir.

La izquierda, para ser potente, para tener futuro, debe ser plural. Está en nuestra genética, no somos derecha, tenemos un perfil ideológico mucho más marcado. En cambio, lo que se debe reclamar es una unidad de acción, el ser capaces de establecer puentes entre sensibilidades diferentes para ser capaces, manteniendo cada movimiento su personalidad, de trabajar al unísono en ciertos proyectos. Si logramos superar las inquinas, muchas veces pueriles y personalistas, que separan a las organizaciones, tenemos una enorme capacidad de presión. Pasando al terreno geográfico, cuando en época de ocupación de las plazas, Madrid y Barcelona se apoyaban y protestaban cuando el otro compañero era agredido (desalojos en la Plaça Catalunya), a mí me hizo reflexionar: ojito que esto puede ir en serio. Y estoy seguro que, a quien tuviera más de dos dedos de frente en las élites, le debió correr un sudor frío. Si Madrid y Barcelona superan su rivalidad y se establecen lazos de solidaridad, podemos resistir hasta la embestida de un ejército (porque ya lo hicimos, cuando los hijos de los obreros madrileños eran acogidos por familias de obreros catalanes para que no tuvieran que soportar los bombardeos). Pues yo imagino el mismo grado de colaboración entre organizaciones de izquierda. Izquierda entendida desde una perspectiva laxa, de todo aquel movimiento que pretenda ensanchar los límites de la libertad. La definición es compleja, pero al final todos nos reconocemos como miembros de una misma familia, somos del mismo palo: feministas, ecologistas, sindicalistas, independentistas, activistas LGBT, comunistas, anarquistas, laicistas…

No que seamos iguales, no que pensemos lo mismo en todos los temas, pero todos compartimos unos valores primarios de libertad y justicia; aunque digamos cosas diferentes, hablamos el mismo idioma.

Pues bien, lo que yo propongo, es abandonar el provincianismo en el que nos movemos y empezar a considerar como compañero a todo movimiento emancipador en cualquier parte del mundo. Por encima de las obvias diferencias lingüísticas y culturales, considero absolutamente necesario establecer lazos de compañerismo y solidaridad entre todos los individuos y organizaciones de esa nebulosa indefinida que llamamos “izquierda”. Y si nos tocan a una, nos tocan a todas, sea un periodista turco crítico con el régimen encarcelado, sea una líder ecologista hondureña tiroteada, sea un laicista apuñalado en Bangladesh. La izquierda, especialmente en aquellos países donde es fuerte (cuando es fuerte, y precisamente para poder seguir siéndolo), debería ejercer presión y denuncia de aquellos movimientos reaccionarios que la reprimen.

La actual política de ocuparse cada uno de sus asuntos es, además de provinciana, indescriptiblemente miope. Estamos desaprovechando la fuerza que nos daría establecer lazos de solidaridad por encima de las fronteras, de los rasgos físicos, unas sinergias que nos permitirían recuperar la hegemonía en el discurso. No estoy yo sólo en mi pueblo perdido a tomar por culo, rodeado de garrulos reaccionarios, sino que formo parte de un movimiento de miles de millones de personas que luchamos por lo mismo: LIBERTAD (no tengo muchas ideas buenas, pero la de esa entrada creo que sí que lo era).

La derecha está encerrada en sus dioses y sus patriotismos; es una ventaja, la universalidad, en la que sólo nosotros podemos jugar: nos daría fuerza y visibilidad, permitiendo a cada vez más gente “salir del armario” construido por una sociedad autoritaria, supersticiosa y patriarcal. El encontrarse en la otra parte del mundo con alguien con otro tono de piel, con unos rasgos faciales bizarros, que come cosas aún más raras y habla en un guirigay absolutamente incomprensible, y reconocer en ese tipo extraño a un compañero, a un hermano… es pura dinamita. Eres totalmente distinto, pero pensamos, sentimos al unísono el mismo anhelo de justicia y libertad y te voy a ayudar en lo que pueda. Si logramos eso, ponemos el mundo del revés.

Es la fábula china que el padre cuenta a sus hijos, de ser como un manojo de cañas de bambú… pero aplicado a escala global. Un haz de miles de millones de cañas, de amantes de la libertad. Indestructible.

De hecho, si revisamos un poco la historia, era la normalidad en los revolucionarios a finales del s.XIX, y que permitió que se extendieran tan rápido y con tanta fuerza sus ideas emancipadoras. Llegar a un país extraño, y que gente que no conozcas te reconozcan como compañero y te den cobijo, permitió un flujo de ideas en épocas en que las comunicaciones eran mucho peores que posibilitó el auge de los movimientos obreros a principios del s.XX. Unos triunfaron, otros no, pero eso es ya otra historia. Imaginad lo que podría ser aplicar ese concepto en la actualidad.

Edito: Añado imagen de la manifestación feminista de ayer, en las calles de Istambul, contra la política islamofascista del gobierno.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

4 comentarios »

  1. No sé, Mendigo, me invade una sensación de pesimismo.

    Cada vez veo menos claro que aún podamos hablar de izquierdas y derechas. Hay gente solidaria, que desea cambios para que nuestra sociedad sea cada vez mejor en base a la justicia y equidad social, la educación cívica y la sostenibilidad ambiental. Otros, simplemente, abusan lo que pueden o miran para otro lado. Hay gente de todo tipo en todos los partidos políticos, porque somos todos diferentes y nuestras distintas sensibilidades pueden hacernos creer incluso que el actual PP nos conduce a un mundo mejor.

    Tal vez parte del problema es el propio sistema de partidos políticos, que actúan como auténticos lobbies anteponiendo sistemáticamente sus intereses de partido por encima del interés general. La enorme estructura que alcanzan estos grupos, y la cantidad de gente que vive de ellos o gracias a ellos, significa una enorme cadena de favores y lealtades que lastra enormemente las iniciativas de cambio. La gran mayoría de políticos con atribuciones ejecutivas en un gobierno local, autonómico o estatal adquieren esa posición después de una ascensión dentro del partido, ascensión en la que poco a poco se han ido despojando de su independencia.

    Espero que el futuro pase por menos, y no más política. Por un lado, la administración está horrorosamente politizada y debe girar hacia una gestión más técnica e independiente, como contrapeso a la acción cambiante e ideologizada de los gobiernos. Por otro, el poder legislativo está formado por personas que se deben a su partido y no son, por tanto, independientes. Personas que en un alto porcentaje hacen de la vida política su carrera, alejándose del pueblo al que dicen representar. No hay más que ver los privilegios con los que se han blindado nuestros diputados.

    Tal vez algún día habrá una sociedad más avanzada donde los ciudadanos tengan la posibilidad de participar más activamente en la toma de decisiones legislativas y de gobierno, eliminando el debate político estéril de tantos foros locales, provinciales, autonómicos y estatales. Hoy mismo me han mostrado un video en el que un concejal de los Verdes Equo, que dudo que haya terminado el EGB, votaba en contra de nombrar una calle como “del descubrimiento” por no hacerse eco de la ideología españolista y la barbarie colonizadora y “limpieza étnica” del Imperio Español. A cambio proponía llamarla calle “Villa Romana”, propiciando la sorna del Regidor: ¿Acaso no sabe Ud. que los Romanos constituyeron tb un Imperio e invadieron la península sometiendo a los pueblos íberos? Por Dios!!!….ay perdón, quiero decir Por Marx!!!!

    El video es para troncharse y también para llorar. Algún día evitaremos tener que sostener con fondos públicos políticos, cultos o ignorantes, que sólo saben reafirmarse en sus diferencias para propiciar el debate y la confrontación, en vez de llegar a acuerdos que es lo que los ciudadanos demandan.

    Un placer leerte como siempre,

    Comentario por abeja encoronada — 24 marzo 2017 @ 13:16 | Responder

    • “Espero que el futuro pase por menos, y no más política” […] “sociedad más avanzada donde los ciudadanos tengan la posibilidad de participar más activamente en la toma de decisiones legislativas y de gobierno” –> Luego la solución es más política, y no menos. Politizar a la gente, es decir, involucrarla en el gobierno de la polis.

      Una cosa, no quisiera parecer que defino a la izquierda como buenas personas, y a la derecha, por consiguiente, como malas personas. Yo soy muy de izquierdas, pero no soy tan sectario como para afirmar eso. En mi vida he tratado con personas de izquierdas a las que no me quiero acercar a menos de veinte varas, y personas de derechas de los que se puede decir con todas las letras que son personas honradas. Simplemente, unos y otros buscamos nuestro ideal de sociedad por caminos diferentes.

      Sobre la nomenclatura del callejero, yo preferiría darle nombres neutros, por ejemplo nombres de plantas, de pájaros, de estrellas… porque las calles son de todos, y es ridículo crear un nuevo espacio de confrontación. Y quien quiera homenajear, que lo haga a título particular. Por ello, lo del “descubrimiento” no me parece muy oportuno, pues tiene unos tintes nacionalistas bastante evidentes. Por otra parte, el nombre de “villa romana” no me parece que fuera propuesto como glorificación del imperio romano sino a título meramente descriptivo (había una villa romana próxima). Pero vamos, hay cosas mucho peores como para perder el tiempo en eso.

      Comentario por Mendigo — 25 marzo 2017 @ 10:53 | Responder

  2. Al 1º comentário.Suscribo totalmente lo que Vd. dice.
    Me atrevo opinar que umn punto de partida,seria por conveccion; fijar unos princíos éticos de base(salário,prevendas “ad hoc”) públicos,transparentes (nunca en la história humana se dispuso de técnicas de control como actualmente).Para que toda la masa social votante discrimine e se decante por el Partido Politico que considere representa mejor ( o menos mal) sus intereses.

    Comentario por Ramom — 25 marzo 2017 @ 6:43 | Responder

    • Non, si a idea non está mal, mais… como é que obrigas os partidos, cando son eles os que ten que aproubar as leis? Mesmo na financiación, deixaron ocos (as fundacións) para seguir recibindo mordidas dos grupos empresariáis… Cómpre a presión social dende todas as direccións, tamén das bases da dereita, senón non hai xeito.

      Comentario por Mendigo — 25 marzo 2017 @ 10:40 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: