La mirada del mendigo

17 abril 2017

La Clave

Filed under: política — Mendigo @ 13:58

Os sugiero que le echéis un vistazo a este debate sobre el anarquismo:

+

+

Se trata del programa La Clave, en la Televisión Española de 1984.

Quiero comentar el programa y, en los comentarios, ya podemos seguir en los contenidos. He de decir que, escuchándolo, me he quedado sobrecogido. Claro, yo este programa lo conocía, pero cuando se emitía yo era sólo un mocoso. Veía que mi viejo lo seguía con interés, y yo procuraba prestarle atención pero era imposible, había demasiados conceptos que no comprendía y, unido a las horas en las que se emitía acababa mortalmente aburrido o directamente frito en el sofá (mi padre ya me trasladaba a la cama, que era donde amanecía). Ahora, algo menos mocoso y con la ventaja que me da la comparación con el tiempo presente, veo el programa de Balbín con otros ojos. Desorbitados, por cierto.

Las diferencias son enormes, desde anécdotas de la época como la tipografía de Spectrum o el consumo de tabaco en un plató, a temas más sustanciales como la posibilidad de hablar durante dos horas y media de política, con un nivel intelectual realmente destacable, y que sepan a poco sin necesidad de recurrir al espectáculo circense (insultos, interrupciones y falacias que dinamitan cualquier debate serio). Un maravilloso ejemplo de cómo no hace falta caer en lo pueril o lo soez para generar interés, sino que la aproximación, aunque necesariamente superficial debido a la limitación de tiempo, seria y rigurosa a una cuestión es suficiente para captar la atención de un espectador. Eso sí, se le exige al espectador que piense, y posea una mínima cultura previa. No es el caldo de los cerdos que se sirve hoy en día a un espectador convertido en eso, un cerdo que es cebado con los desperdicios que le echan.

Es curioso cómo a una sociedad con un nivel cultural mayor, le corresponden unos medios de comunicación con un nivel cada vez más pordiosero (hablamos de televisión, pero lo que Losantos y Cebrián han hecho para arrastrar por el lodo y la inmundicia el oficio de periodismo en la radio y la prensa respectivamente es difícilmente superable). La explicación es bastante sencilla: la televisión se está convirtiendo en la forma de ocio de las clases bajas, cómoda y barata, que no tienen dinero para pagarse “experiencias” más excitantes, ni cultura para interesarse por contenidos intelectualmente más exigentes y desafiantes.

Con esto, termino la introducción y os invito a ver el programa y, si os place, continuar el debate en los comentarios. No lo había dicho hasta ahora, pero cuenta, en otros, con la adorable presencia de Federica Montseny, con la garrotilla de una anciana y el ímpetu de una moza, aprovechad la emocionante posibilidad de escuchar a un pedacito de nuestra historia que han querido sepultar en el olvido.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

12 comentarios »

  1. Y ahora, si os apetece, sigamos debatiendo.

    Quizá el punto más candente en el debate era la decisión de parte de la CNT de presentarse a las elecciones sindicales, lo que originó una escisión. A propósito de ésto se inicia una añeja discusión sobre la validez de los medios y los fines, muy interesante. Y ahora, opino: a pesar de la simpatía personal que me suscita Montero, en este caso estoy de acuerdo con la corriente menos ortodoxa o dogmática (si es que cabe el dogmatismo en el movimiento libertario).

    Por reducción al absurdo: si un anarquista sólo se puede servir de métodos o vías puras, sólo tiene por opción quedarse encerrado en su casa. Porque cualquier aspecto con el que interactue con la sociedad será “impuro”, es decir, no anarquista, ya que la sociedad, todas las sociedades, están construidas sobre principios más o menos autoritarios y jerárquicos. Incluso el papel sobre el que Koprotkin garabateaba sus ideas sería producido por un proceso de explotación capitalista y, por lo tanto, para el ruso haber querido ser consecuente, tendría que haberse fabricado él mismo el papel ante la imposibilidad de conseguirlo de una empresa autogestionaria. Y otro tanto para la tinta y la pluma. Lo cual contamina toda la obra de Koprotkin o de cualquiera que haya escrito sobre el anarquismo y que eran, a la postre, unos farsantes pues se servían de la explotación humana… Es decir, un absurdo. Si queremos llevar al extremo ese debate de que el fin no justifica los medios, acabamos cayendo en el absurdo más completo.

    Todos vivimos en una sociedad capitalista, porque no hay otra. Y si tenemos que esperar a que triunfe el anarquismo para dotarnos de métodos para luchar por su implantación, caemos en la absoluta inactividad (que no sé si será lo que a algunos puritanos les convenga). Este adanismo anarquista llevó al grave error de las elecciones del 33, que lo pagó la izquierda con el bienio negro. Para el 36 ya procuraron cerrar la bocaza en vez de tanta llamada a la abstención, y de esa forma la izquierda pudo recuperar el poder (victoria que la derecha arrebataría con las armas, pero esa es otra historia).

    Es absurdo que se plantee la legitimidad de la lucha armada como vía de acceso al poder, que ciertamente en ocasiones puede estar justificada, pero se comporten como novicias, persignándose ante la sola idea de participar en unas elecciones (sindicales o parlamentarias). Por mucho que no estés de acuerdo con el parlamentarismo burgués o el sindicalismo profesionalizado, las condiciones son las que son, y no las que tú deseas que sean. Y tu deber es estar allá donde hay poder, y donde se puede dar visibilidad a tus ideas. Porque si la izquierda no tiene el poder, lo tiene la derecha, y con el poder se crean las condiciones sociales y legales para perpetuarlo. Por ejemplo, una legislación electoral, o una ley de sindicatos muy bien pensada para desmovilizar a la clase obrera.

    Porque, con la ventaja de la perspectiva histórica, sabemos que los hechos no dieron la razón a ninguno de los dos bandos de la CNT: ambos fueron derrotados. Los ganadores fueron el P$O€, las dos grandes centrales sindicales y, a la postre, el capital. El P$O€ diseñó una ley que encerró al anarcosindicalismo (y, en general, al activismo sindical) en una trampa lógica: si quería seguir siendo relevante, tenía que funcionarizarse, que pasar por el aro (según el modelo ya ensayado en Europa), lo cual se sabía que conducía a la divergencia de intereses entre la clase obrera y sus representantes (políticos y sindicales) y, a la postre, en una pérdida de raigambre social de los sindicatos y partidos de izquierda. Por una vía o por otra, salían perdiendo. Aquí tenemos un buen ejemplo de lo que implica tener PODER: eliges el terreno de juego y la reglas, lo cual te permite diseñarlo a medida para conducir de forma solapada al adversario a un callejón sin salida.

    Ganó el P$O€ y ganó la burguesía que lo patrocinaba. Merecieron y merecen ganar porque han jugado mejor, saben jugar, son profesionales. En la izquierda, seguimos al nivel de Espinete y Don Pimpón (otro programa mítico, por cierto, de la tele ochentera que, por cierto, debía ser el único niño español que lo detestaba, ya de peque era rarito y atravesao).

    Comentario por Mendigo — 17 abril 2017 @ 16:27 | Responder

  2. Yo el enorme problema que le veo a cualquier vía que instaure una alternativa al capitalismo y a las políticas dominantes en el seno del mismo es que todas y cada una de ellas pasan por una participación de los ciudadanos más activa; así, sin más. Y esto es algo que la sociedad actual en este país (y probablemente aunque a otra escala en los demás) no está dispuesta a asumir.
    Queremos delegar todo lo delegable en otros, con derecho a pataleta pueril y esteril eso sí, y dedicarnos a nuestras aficiones y demás trapalladas fuera de horario laboral. Votar cada 4 años si eso, y punto. Que para eso les pagamos a los políticos…
    Mientras esa mentalidad no cambie, ni comunismo real, ni anarquía real, ni izquierda real, ni “ciudadanos” reales, ni democracia real, …
    Toda mejora para nosotros pasa por tomarnos más molestias. Y no queremos. Esa es la pena

    Comentario por Gnarlf — 17 abril 2017 @ 20:22 | Responder

    • Totalmente dacordo. A cidadanía ven sendo un propietario absentista, que se despreocupa da súa finca, deixando que o capataz faga e desfaga o seu antollo.

      Cómpre politizar a sociedade, e para iso haberá antes que formala. E informala, porque agora a creación de opinión pública está en mans do Ibex.

      Pensar leva un esforzo, pero as consecuencias de aforrar ese traballo e delegar o goberno da polis en “profesionáis” son moito peores.

      Comentario por Mendigo — 17 abril 2017 @ 21:24 | Responder

    • Muy cierto. No habrá evolución del ser humano hasta que no asuma por fin la responsabilidad de su presente y su devenir. Y aún estamos lejos de eso 😀

      Comentario por wenmusic — 20 abril 2017 @ 10:02 | Responder

  3. Respecto a la participación activa del proletariado en el plano sociopolítico, Heleno Saña introduce un concepto muy interesante en el debate: De qué sirve el derecho político ante el “pacto del hambre” al cual el liberalismo arrastra a los proletarios con el paro? O como diríamos hoy, ante la situación del mercado laboral actual; con altas tasas de desempleo y unas prácticas de remuneración que no garantizan tener cubiertas las necesidades básicas??
    Muy interesante todo el debate e incluso se queda uno con ganas de más, es una pena que apunten tantos temas y no tengan tiempo para desarrollarlos. Por ejemplo, dentro del debate de la represión del Estado liberal frente a las ideas de autogestión la alusión a la antigua Yugoslavia. Es curioso como precisamente ese país hoy es una colonia de las empresas alemanas, tras la tristemente recordada guerra de los balcanes.
    Como interesante es ver como adelantan un debate que tras los acontecimientos del 11 septiembre se dará por concluido en todo el mundo, y es el recortar libertades en pro de la seguridad.
    En definitiva, es cierto que la izquierda no ha hecho otra cosa que peder oportunidades pero quizá es que la batalla contra el capitalismo es demasiado asimétrica y sin una conciencia mundial, entendida como supranacional, no hay capacidad de cambio de paradigma socioeconómico y volviendo a Heleno Saña me refiero a la autogestión en oposición a la globalización (del principio de propiedad privada, citando al propio H. Saña).
    Impagable ver a Federica Monseny, gracias Mendigo. Sigo con la segunda parte.

    Comentario por Sebastián — 19 abril 2017 @ 15:07 | Responder

    • Es cierto, es que realmente están abriendo temas que hoy en día son aún más pertinentes que cuando se grabó el programa. Me resultó divertido escuchar al profesor italiano hablar de la venidera revolución industrial, exponer la misma problemática que hoy enfrentamos con la 4ª (y nosotros, sorprendidos como si fuera una novedad).

      La autogestión es llevar la democracia a la producción; así como el ciudadano asume la soberanía del gobierno de la polis, también debe asumir el gobierno de la empresa para poder tomar las riendas de su vida. Si decides quién se sienta en la Moncloa, pero no quien se sienta en el despacho del jefe, tu vida no te pertenece, sino que estás al albur de una voluntad ajena que se te impone. Como dices, de qué sirven los derechos políticos sin los económicos? Cómo puede ser libre quien se queda sin trabajo y es desahuciado?

      Por cierto, también he aprendido muchísimo con el debate. No tenía ni idea de que el gobierno de Tito mencionaba a Proudhom (aunque fuera retóricamente) para su ordenación del trabajo. Curioso, tengo que estudiar el caso yugoslavo.

      Comentario por Mendigo — 19 abril 2017 @ 15:59 | Responder

  4. Joder, Mendigo, es que tienes un blog que es una joya: Acabo de visionar la segunda parte y casi me ha parecido estar presente en el nacimiento de la CGT!!!

    ( “”……realmente están abriendo temas que hoy en día son aún más pertinentes que cuando se grabó el programa.””).
    Exacto y ese es el problema que subyace en este debate: LLevamos más de 34 años siendo adoctrinados por un sólo sistema económico que al final ha trascendido en todos y cada uno de los órdenes de nuestra vida, con las implicaciones que todos manejamos, de una u otra forma.
    Hay mucho donde discutir e intentaré aportar, aunque sea mínimo, pero la impresión general que causa el visionado es angustia al constatar la progresión que llevamos en términos de libertad individual, entendida esta como el poder de racionalización de las ideas o como diría el diccionario: identificar conceptos, cuestionarlos, hallar coherencia o contradicción entre ellos,etc. Nos quieren lerdos y nosotros contribuimos gustosamente a ello.

    Comentario por Sebastián — 19 abril 2017 @ 16:44 | Responder

    • Te agradezco el cumplido, pero en este caso es totalmente inmerecido: en todo caso el mérito es del Agente Provocador por rescatarlo.

      Por lo demás, a mí el ver este debate me produjo una sensación de abatimiento: es muy triste reconocer que no siempre el movimiento de la sociedad es de avance. Gente culta hablando de lo que ha estudiado… hoy en día, sería una quimera.

      Y luego, en el terreno ideológico, el panorama es desolador. Aunque también, como dice Federica, el anarquismo es una corriente subterránea que acaba surgiendo en fuentes cuando y donde menos te lo esperas. El 15M tenía mucho de anarquista, lástima que la completo analfabetismo político obligó a empezar la lección en el capítulo 0, sin poder aprovecharnos del camino ya recorrido en generaciones pasadas. Con lo cual estábamos condenados a repetir los mismos errores. Infantilismo político.

      En fin…

      Comentario por Mendigo — 20 abril 2017 @ 22:54 | Responder

  5. http://www.vientosur.info/documentos/Yugoslavia.pdf

    Comentario por Sebastián — 19 abril 2017 @ 18:56 | Responder

    • Gracias, compañero. Leyendo…

      Leído. Me quedo con un término que la autora repite mucho, relacionado con la autogestión: RESPONSABILIDAD. Me parece un concepto clave, para que funcione la máquina. A lo que debo añadir: responsabilidad en la medida de las exigencias de cada cargo. En nuestra sociedad, al último escalón se le exige la máxima responsabilidad, mientras que los cuadros son absolutamente irresponsables, tanto a nivel político como de empresa. Hay que crear un sistema que sea capaz de medir y censar responsabilidades. Y no basta con el mercado.

      Comentario por Mendigo — 20 abril 2017 @ 23:08 | Responder

  6. Precisamente hace poco han emitido en ARTE un documental en dos partes sobre el anarquismo que me ha parecido muy interesante. Espero que no esté bloqueado geográficamente: http://sites.arte.tv/anarchisme/fr/ni-dieu-ni-maitre-une-histoire-de-lanarchisme-12-anarchie

    Comentario por wenmusic — 20 abril 2017 @ 10:03 | Responder

    • Mmmm, qué buena pinta tiene! Éste cae antes del finde.

      Gracias, tronk!!!!

      Comentario por Mendigo — 20 abril 2017 @ 22:45 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: