La mirada del mendigo

11 junio 2017

En Siria no puede haber democracia

Filed under: internacional — Mendigo @ 23:05

Para resolver un conflicto, lo primero que hay que hacer es estudiarlo correctamente, procurando abarcar todos los aspectos significativos involucrados.

Lo que en modo alguno ayuda son los análisis pueriles, buenistas, simplones, que sin entender los orígenes dan soluciones fantasiosas de aplicación mágica. Sobre la guerra multilateral en al-Sham (Levante Mediterráneo) he tenido que leer cosas propias de maestrilla de preescolar, niños sed buenos, dejad de mataros y seamos de nuevo todos amiguitos. Venga, daos un besito.

Decía, ya en los viejos tiempos del antiguo blog, que España no existe. Pues si no existe España (como realidad social), que es uno de los Estados más viejos del mundo, a ver cómo demonios pretendemos que exista Siria, una fabulación que no llega ni al siglo de historia.

¿De qué servirían unas elecciones presidenciales libres en una Siria en paz? Los suníes apoyarían al candidato suní, los alauíes a Assad o al candidato que le sucediera, los kurdos votarían por el PYD, y así. A lo más que se llegaría, es a una coalición en la que los cristianos se sumaran a otro bando minoritario para no ser barridos (en Siria tradicionalmente los alauíes, pero en Iraq a los suníes y en Egipto a los militares).

Y se podrían repetir cien veces las elecciones, y los resultados seguirían reflejando el peso demográfico de cada comunidad en el Estado. Da igual que creas que tu candidato es un ladrón, corrupto e incompetente, es tu candidato y es tu deber religioso votar por él. Es que ni te planteas votar al de la comunidad rival, eso sería prácticamente apostasía. No es concebible.

Y claro, esto no es democracia, sino imposición de una secta sobre otra. Por las armas, o por los votos, al final ambas son conclusiones de la demografía.

Más en concreto: si en Siria hubiera elecciones libres, la mayoría árabe suní coparía los órganos del Estado, desatando una política de represión contra el resto de minorías religiosas y étnicas. Es decir, la vuelta de la tortilla de la discriminación que han sufrido a manos de las élites alauíes. Aunque ante las evidencias del fanatismo religioso que anida en el rural suní (¿os habéis enterado de que en Siria hay una guerra civil, verdad?), sería de esperar que el control del ejército, la policía, la judicatura… acabara en una campaña de limpieza étnica contra las odiados y mimados alauíes, como ya antes sufrieron los kurdos (los gitanos de Mesopotamia).

Es sencillo, las minorías no pueden permitirse el lujo de unas elecciones libres, porque supondría su exterminio, como no pueden permitirse el lujo de perder esta guerra.

Y es que la democracia no requiere sólo de urnas. Es imprescindible el respeto a unos Derechos Humanos (algo tan obvio como el tener una mayoría social no da derecho a llevar a cabo una política de limpieza étnica) y debe existir un cuerpo social. Una sociedad que se identifica como tal. Y en Siria hay lo menos media docena.

El problema, y no es la primera vez que lo expresamos en este sitio, es que las lealdades en el territorio que conocemos como siria, son hacia la tribu y el grupo étnico/religioso, no al Estado. No hay sirios, hay suníes, alauíes/chiíes, hay kurdos y hay varias comunidades cristianas, cada vez menos numerosas. Lejos de haber un sentido de pertenencia a una misma sociedad, encuentras más lealtad en ciudadanos de otros estados pero de tu misma secta. Por ejemplo, para defenderse de los conciudadanos sirios de credo suní, los alauíes recabaron la ayuda de ciudadanos de otro Estado pero de su mismo credo como es Hezbollah. Esta es la mejor muestra que “sirio” no tiene ningún valor, no responde a ninguna realidad, pero suní, chií, asirio o kurdo sí que tienen significado, vaya si lo tiene. Tiene tanto valor que hay gente que está dispuesta a matar o morir por esa comunidad (por imponerse a los demás). En cambio, si Siria en su conjunto tuviera una amenaza exterior (por ejemplo, una invasión jordana) sólo acudirían al campo de batalla los profesionales, y bajo la atenta mirada de sus mandos para evitar deserciones.

Pero esto no sólo es propio de países artificiales creados en el movimiento descolonizador del pasado siglo, Estados imposibles también los podemos encontrar en la vieja Europa, y Bélgica es un gran ejemplo. Un valón jamás de los jamases votará por un partido flamenco. Por supuesto, tienen un nivel de civilización mucho más alto, y no se espera que salgan a matarse entre ellos, pero hay un sentimiento de pertenencia a la etnia que ha sobrevivido a la formación de los Estados-nación (que, de hecho, en Bélgica por sus características nunca se ha procurado, a diferencia del fuerte proceso de aculturización llevado a cabo en Francia, verdadera limpieza étnica).

Sin embargo, sí que sería perfectamente posible un proceso democrático en, por ejemplo, un hipotético Alauistán. En una sociedad alauí, no tendría sentido votar por el candidato alauí, porque lo serían todos, y por lo tanto ya se podría empezar a hablar de políticas, de proyectos, de alternativas… de democracia.

Y es que, para formar un Estado, se precisa partir de un cuerpo social, electoral, que entre las diferencias se reconozca como tal. Una cierta homogeneidad dentro de las diferencias políticas. Sin ello, es ridículo celebrar elecciones porque, como hemos dicho, los resultados son predecibles y se limitarán a la reproducción del peso demográfico de las distintas comunidades, prueba experimental de que se reconocen a sí mismas como naciones (suníes, alauíes, siríacos, kurdos…), y no como parte de una misma nación siria.

Lo que no acabo de comprender es la enorme aflicción que tiene tanta gente por la muerte de los Estados. Si son sólo creaciones humanas, instrumentos sociales para la administración de una sociedad. Lo que es terrible es que mueran personas. ¿Estados? Si no es una herramienta útil y hay otra que pueda ajustarse mejor a las necesidades de la población ¿por qué no?

NOTA: para ser más precisos, la nacionalidad siria empezaba a existir en las clases medias urbanas laicas. En el medio urbano se diluyen los referentes étnicos y religiosos, y había una creciente identificación con el Estado (no necesariamente con el gobierno), pero ésta es una minoría, la primera en salir por patas cuando llegaron los follacabras. Por otra parte, es absolutamente natural que funcione mejor un agregador con una historia secular, milenaria (la tribu, la secta, la etnia) que no otro de reciente creación impuesto por extranjeros.

Así pues, la única solución estable a medio plazo que consigo avizorar es la partición de Siria e Iraq y la creación de Estados homogéneos étnica/religiosamente, según el modelo que puso fin a la guerra en los Balcanes. El mayor problema de esa solución es precisamente el convencimiento de que el “Sunistán” (¿con capital en Mosul?) que naciese de esa partición más que probablemente no evolucionaría hacia una democracia, sino hacia una teocracia patrocinada por las petromonarquías (algo que, en cierto grado, también está ocurriendo en Bosnia).

Pero, de nuevo, cada pueblo tiene lo que merece.

+

En otro orden de cosas, si os gustan los temas de geopolítica, os recomiendo un portal en lengua castellana de reciente creación: Descifrando la Guerra.

Además de artículos de una notable calidad, tienen un muy interesante mapa para seguir la evolución de la guerra civil siria, y un foro donde podremos comentar los orígenes y evolución de las diferentes guerras. Seguro que, desgraciadamente, no nos faltan temas de conversación.

Y, para concluir, una reflexión: es tristísimo tener que recurrir a iniciativas de particulares si queremos obtener información de cierto nivel en castellano, porque la prensa sólo reproduce simplezas, y además contaminadas en origen por el sesgo editorial, del espectáculo circense-televisivo ya ni mencionarlo. Más que lamentable, es ridículo que para obtener información profesional, haya que evitar los medios profesionales. Así está el nivel en la profesión periodística.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

6 comentarios »

  1. Hola. Lo de Siria es un fregao infumable, en todos los aspectos. Sociedades homogéneas para que la democracia sea posible, me parece entender. Salvando las distancias, un ejemplo escuchado de frase lapidaria de tertuliano de derechas “prefiero un corrupto a un comunista”. Ya está, más votos que nadie

    Comentario por SergioG — 11 junio 2017 @ 23:44 | Responder

    • Mínimamente homogéneas, con el mínimo en que se reconozca la sociedad como tal, para no esfumarse la política y convertirse en un choque de nacionalidades. Te pongo un ejemplo: la sociedad gallega es muy diversa, y no sólo políticamente. Sin embargo, existe una conciencia de que todos somos gallegos (una nación).

      Cuando yo voto en las elecciones gallegas, me importa un cojón que el candidato sea de mi provincia, sólo sus propuestas para el conjunto del país.

      Ahora, tu ejemplo: sí, es cierto que la derecha española tiene una forma de votar muy sectaria, casi religiosa. Eso es obvio para cualquiera que tenga unos mínimos rudimentos de demoscopia. También es cierto que una mayoría, por ejemplo, en Euskal Herría, vota al candidato vasco de la derecha, o al candidato vasco de la izquierda, pero vota vasco. Por eso digo que España (aún) no existe, es una realidad nacional en construcción. Igual que UK…

      Por eso te pongo el ejemplo de Galicia, o podría hacerlo de Francia (un estado-nación casi completamente terminado, después de laminar a todas las culturas que preexistentes).

      Comentario por Mendigo — 12 junio 2017 @ 0:02 | Responder

  2. Saludos:

    Buen texto mendigo. Totalmente de acuerdo contigo en lo que se refiere al tratamiento del problema sirio por parte de nuestros medios de comunicación. De pena.

    Sigo la guerra de Siria al día. Lo que está sucediendo allí y, sobre todo, como acabe el conflicto lo considero uno de los fenómenos más importantes del momento. Queramos o no lo que ocurre en aquel país nos afecta y nos afectará en el futuro. Allí no hay guerra civil, es el principal foco de una guerra mundial en la que participan más de una decena de países; unos combatiendo directamente y otros a través de sus “rebeldes” (que son de todo menos moderados como intentan vendernos algunos medios).

    Es muy interesante que saques a la luz el “rural sunni”. Es parte del origen del desastre. Pero no por sunni sino por rural. Nos están intentando vender que todo esto es un enfrentamiento entre shiitas y sunníes para ocultar las razones económicas que sustentan esa guerra. En todo caso se trataría de una agresión de ciertos sunníes contra todos los que no acatan su doctrina, lo mismo les da matar a un shiita que a un sunni díscolo.

    Tu solución es la misma que la del gobierno de Israel: la descomposición del estado sirio. Aunque hubiese sido la democracia más perfecta del mundo no se iba a escapar del horror. El destino de Siria estaba decretado años atrás, daba igual quien gobernase, independientemente de la etnia o de la filiación religiosa.

    Los que provocaron esta locura lo pagarán caro, quizá sean otros los que caigan antes que el estado sirio.

    Comentario por Vicente Millán — 13 junio 2017 @ 21:34 | Responder

    • Muy buenas, Vicente.

      Pero mis motivaciones al sugerir la partición de Siria son muy diferentes a las de Israel, que lo que pretende es debilitar a un enemigo (por otra parte, nada lo debilita tanto como las tensiones internas irresolubles). Yo lo que propongo es detener la guerra y aceptar las posiciones actuales y, a partir de ellas, diseñar las fronteras de Estados viables (que exista continuidad, eso lo más obvio). Menos los kurdos, el resto buscan una victoria total sobre el enemigo, lo cual implicaría mucha más muerte y destrucción, y una paz frágil que duraría lo que el vencido se recuperase demográficamente de la represión subsiguiente.

      Estoy muy de acuerdo contigo en que el conflicto sirio es multifacético, por eso quizá sea tan apasionante su estudio. Hay quien dice: es por la religión. Otro: es por la economía. Y otro más: es por la geoestrategia. Y es todo eso y más! Todos ellos tienen razón, no son hipótesis excluyentes, sino muy al contrario.

      Además, en Siria se ve la peor cara, la más cínica de la geopolítica. Mientras Rusia y los Saud se enfrentaban en Siria, casi directamente, sus jefes de estado se reunían para negociar una reducción de la producción de crudo. Y Putin y CErdogan lo mismo, mientras había gente que mataba y moría en sus bandos, ellos negociaban el Turkish Stream. Mira ahora Arabia Saudí, diciendo que Qatar patrocina el terrorismo. Eres una puta, dice la tacones. Esa hipocresía criminal acaba conmigo. Puedo comprender que dos grupos se odien y se dediquen a matarse, lamentable pero comprensible. Pero que mientras se están matando, sus próceres hagan negocios… es la parte de la historia que nunca se muestra, porque si no nadie iría a la guerra, y todos querrían hacer la revolución.

      Lo del rural… en realidad, es el mismo conflicto que tenemos en Galicia, entre la costa más desarrollada y progresista, y el interior profundísimo, donde el PP saca mayorías que no desentonarían en Azerbaiyán. Unos quieren ir más deprisa de lo que se dan acomodado los otros. La imagen es un tractor tirando de un arado.

      En lo que no estoy de acuerdo es que su destino, el de Siria, estaba sellado. Fíjate la diferencia con un Estado civilizado, mucho más que el nuestro: Suiza. Tres pueblos, tres culturas, tres idiomas (para ser exactos, cuatro, con el romanche), y a nadie se le pasa por la cabeza que se pongan a matarse entre ellos para ejercer la supremacía sobre las demás comunidades. Por mucho que hubiera intereses en ello, que los hay (Suiza nos está jodiendo fiscalmente a medio mundo, empezando a los europeos).

      También discrepo en que lo pagarán caro. Esta guerra tiene muchos artífices, empezando por la señora Clinton, los al Saud y al Thani, que es bastante poco probable que vayan a tener ningún contratiempo en esta vida. Es una lástima que para los ateos no haya el consuelo de un infierno reparador de injusticias (además de que ese infierno sería la más absoluta de las injusticias).

      Comentario por Mendigo — 13 junio 2017 @ 23:46 | Responder

      • Saludos:

        Cuando hablo de que el destino de Siria estaba sellado lo hago en el sentido de recalcar algo que era obvio: a la más mínima debilidad que mostrase el estado sirio se iban a lanzar sobre él. Damasco tenía controlado todo con su inmenso sistema represivo pero no contaba con un enemigo del que no podía dar parte el muhabarat: el clima. La tremenda sequía ocurrida entre 2007 y 2010 destrozó al rural sunni y comenzó la historia de este desastre.

        Ahora no es el momento de parar la guerra. Damasco y aliados están avanzando. Al Daesh le quedan dos telediarios y es prioritario mandarlos al infierno con el panfletillo de al-Wahhab metido en el culo.

        Los camelleros han metido la pata hasta el fondo como demuestran los últimos movimientos. Son los primeros que van a pagar un alto precio. Aprenderán que no es fácil pelear con persas.

        Comentario por Vicente Millán — 14 junio 2017 @ 11:05 | Responder

        • Muy buenas, Vicente.

          Pero realmente, las sequías son parte de la vida agrícola. Ciclos de escasez de lluvias ha habido siempre (aunque puede que ahora, debido al cambio climático, se intensifican). Sí, te entiendo, ha creado malestar, léase desesperación en el rural sirio y ha prendido la mecha. No lo sé, no sé hasta qué punto ha sido relevante.

          “Ahora no es el momento de parar la guerra. Damasco y aliados están avanzando.” –> Ya, eso es lo malo. Mientras haya un bando que crea que puede obtener más por la guerra que por la paz… Lo malo es que ese avance está dejando muertos cada día. Realmente, desde una perspectiva militar, Damasco tiene a largo plazo la guerra ganada: controla la mayor parte de la población, luego tiene la potencia económica y demográfica de su lado. Las “zonas de seguridad” están permitiendo que libere tropas para dirigirlas hacia el Este, contra el Estado Islámico, que es también donde están los pozos de petróleo y gas. Pero una vez derrotado éste ¿qué pasará? No veo posibilidad de una salida negociada, al menos con las facciones más radicalizadas (Tahrir al-Sham). ¿Entonces, qué? Tomar Idlib y las bolsas de Daraa, Homs y Damasco a sangre y fuego? Tampoco lo permitiría EEUU, para no poner nerviosos a sus amigos árabes. Las guerras son una jodienda, es fácil empezarlas, pero…

          ” Al Daesh le quedan dos telediarios” –> Sí y no. Como entidad política que gobierna de forma efectiva un territorio, es evidente que es cuestión de tiempo. Realmente, sólo les queda el curso medio del Éufrates, que caerá como fruta madura cuando el SAA abra un corredor hasta Deir ez Zor. Lo jodido es que su ideología, su ejemplo está aún más vivo que en el verano del 2014. Y no es un problema de al-Sham, sino que va desde el Atlas a Lombok (Filipinas). Y éste no lo resolvemos con bombas.

          “Los camelleros han metido la pata hasta el fondo” –> El Estado Islámico ha seguido una estrategia de demente. Hitler, a su lado, era un dechado de moderación, diplomacia y sentido de la oportunidad. Esta gente han hecho la guerra, simultáneamente, al resto del mundo. Han atacado incluso a grupos que son prácticamente hermanos de leche. No han aceptado acuerdos, sólo la sumisión de otros grupos. Era una empresa que estaba condenada a la derrota, sin embargo, es increíble cómo están vendiendo cara la piel (y ya he dicho alguna vez que, en esto, reconozco su arrojo e incluso imaginación en la lucha). Por otra parte, este discurso maximalista, mesiánico, es a su vez su mayor fuerza, les dota de credibilidad entre jóvenes del mundo entero. Sin concesiones.

          Esto no se acaba aquí ni mucho menos. Puedes recuperar Mosul y Raqqa y perder todo Próximo y Medio Oriente.

          Comentario por Mendigo — 17 junio 2017 @ 0:22 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: