La mirada del mendigo

19 junio 2017

Grupo de Estudio: Ha-Joon Chang

Filed under: economía — Mendigo @ 22:16

Quiero en esta entrada proponeros un experimento, de cuyo resultado podemos ir dándole continuidad con otros textos. Se trata de crear un grupo de estudio, análisis, debate sobre un texto que se proponga. Los temas serán los habituales en este espacio, economía, energía, religión, ecología… bueno, si estáis leyendo ésto ya sabéis más o menos qué os podéis esperar.

Los textos propuestos no siempre tendrán que compartir, ni siquiera en parte, la visión del autor. De hecho para el segundo capítulo os tengo reservado uno muy divertido, sugerido por uno de vosotros hace unas pocas entradas. De hecho, buena parte de los textos que iré proponiendo, los he leído gracias a vuestra recomendación personal.

El principal motivo de mantener abierto y activo este tugurio, es porque espero aprender en él. Tanto mientras preparo una entrada, como leyendo vuestros comentarios, he aprendido una enormidad de cosas por las cuales os estoy agradecido. Me siento muy orgulloso del buen nivel de los comentarios, sin duda mi mayor mérito es haberos reunido. Bueno, pues con este espacio me gustaría dar una vuelta de tuerca más, hacerlo un poco más académico, más organizado y sistematizado el debate. Por eso, vamos a centrarnos en un libro.

No espero comentarios generalistas de “pues me ha gustado o no me ha gustado”. Me importa tres cojones si os ha gustado o no. Lo quiero es que cada uno vaya aportando comentarios, con referencias al texto. Por ejemplo: en el capítulo 3, el autor dice que patatín, y entiendo que está confundido, porque patatán ton tin. O al revés, me parece muy interesante patatán, porque eso explica tal fenómeno o entronca con lo que dice tal autor, etc.

Para que sea fácil de seguir para el resto de compañeros, os ruego que organicéis bien las referencias, señalando el capítulo (la página no siempre es útil, si trabajamos con diferentes ediciones) y la cita.

Evidentemente, no a todo el mundo le interesará el libro propuesto. Se trata de que cada uno se sume al grupo, en la medida de vuestros intereses. Igual que como cualquier otra entrada del blog, no tenéis la obligación de opinar sobre todo, dejemos ese don para los putos tertulianos sacamuelas.

Igualmente, sé que el tiempo es un lujo, y que todos tenemos una retahíla de libros pendientes. No pienso ni mucho menos en decirle a nadie, “para mañana, los dos primeros capítulos”. De hecho, vuestras sugerencias de lectura, las que creo que me pueden interesar, a veces tardo meses, años en atenderlas. La entrada se queda abierta, para que quien quiera vaya comentando lo que se le vaya ocurriendo. Si es dentro de un año, pues dentro de un año. Al menos yo, sigo leyendo vuestros comentarios en entradas viejas, y aparecen en la barra lateral para que los demás puedan seguirlos (o podéis suscribiros a una entrada en concreto), así que el debate puede continuar mucho después de publicada la entrada.

Por supuesto, yo sólo intervengo como guardián del chiringo proponiendo el libro. Luego, mis apuntes sobre el libro, serán los de uno más y los iré añadiendo en comentarios. Ahora pondré un par de notas sobre los primeros capítulos, y según se vaya animando la cosa ya iré comentando los siguientes (no voy a hacer el gilipollas de escribir, si no veo que no hay interés).

En la medida de lo posible, intentaré proponer textos que puedan ser descargados de Internet, para no sobrecargar los presupuestos más ajustados. Lo que no siempre seré capaz es de asegurar que esté disponible en castellano. Para quien no domine el inglés, intentaré buscar al menos la referencia del libro impreso en lengua romance.

Y bueno, hasta aquí la exposición de esta propuesta, que espero que sea de vuestro interés. Ahora vamos a presentar al primer autor y libro propuestos.

+

Ha-Joon Chang es un economista coreano afincado en Londres desde los años ’80. Actualmente es profesor de Economía del Desarrollo en Cambridge. Para que os hagáis una idea de su línea, se parecería mucho a Juan Torres después de comerse un limón. XD

El libro que propongo es éste:

23 thing they don’t tell you about capitalism

Por cierto, que ha sido una sorpresa ver la portada que han escogido para su versión castellana:

Lo tenéis disponible en VO original (inglés, no temáis, además un soberbio inglés añejo) en la mulita y, seguramente, otras redes P2P. Hay otro archivo en castellano, pero no me lo he conseguido bajar por no encontrar fuentes, podéis probar vosotros.

Para los que están reculando al ver que empiezo proponiendo un libro de economía: por favor, empezadlo al menos. No es un libro que requiera unos conocimientos económicos previos, sino para el público en general. Como el mismo autor señala en el prefacio, la mayor parte de la economía se puede explicar simplemente acudiendo al sentido común (el menos común de los sentidos). No es que crea que os puede interesar. Es que afirmo, tajantemente, que os interesa.

Es como aquella viñeta gráfica (la debo tener guardada por ahí, en el externo, a saber) que está un hijo, al lado de la cama de su padre, en el hospital. El padre le comenta algo de la situación política, y el hijo le responde que ya sabe que no le gusta la política. ¡Toma, ni a mí la medicina! responde el anciano.

Como decía Alberto Montero, en expresión que se me quedó grabada ya hace muchos años (y es cuando empecé a interesarme por la economía): Tenemos que leer textos de economía como si fueran manuales de supervivencia.

Bien, Alberto sólo se equivocó en una cosa. Sobra el adverbio como. Son, para nosotros, manuales de supervivencia.

Si no entendéis lo que quiero decir, le preguntáis a la tipa ésta, que os lo explique:

O a cualquiera de la PAH. O de los que han sido despedidos con la nueva reforma laboral.

Si os lo propongo como primer libro, creedme, es por algo; perfectamente asequible, plantea cuestiones muy manidas de una forma muy original, cuestionando con gracia e inteligencia el discurso económico convencional (neoliberal).

Cuando menos, interesante leerlo, y creo un buen punto de partida para el debate.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

11 comentarios »

  1. Capítulo 1:

    De él destacaría dos ideas clave.

    La primera, cómo sólo nos son patentes aquellas limitaciones de los mercados que no suscribimos, o reflejan nuestro valores. Las demás, a fuerza de parecernos naturales, nos resultan invisibles (prohibir el trabajo infantil, el comercio de órganos o de seres humanos, la compraventa de votos…).

    Evidentemente, no existen mercados sin condiciones de contorno. Y, de existir, ese mercado sería cualquier cosa menos libre.

    Y ahora, una anécdota histórica. ¿Sabéis como los fenicios realizaban las primeras transacciones comerciales? Llegaban en barco, ponían algunas mercancías en la arena, y se retiraban a la seguridad de su barco. La tribu que era su potencial compradora acudía, y ponía una cantidad de plata u otro material valioso a cambio, y se retiraban. Cuando estaban a distancia segura, el barco volvía a la orilla e sopesaba la oferta. Si no estaban de acuerdo, se retiraban de nuevo al barco y volvían a esperar que la oferta fuera incrementada o retirada. Si estaban de acuerdo, cogían la cantidad de plata ofrecida y se marchaban.

    Bien, esta es la forma que adopta un mercado sin reglas, sin restricciones, en las que puede llegar el comprador, rebanarte el pescuezo y quedarse con todo el cargamento. Era, como poco, un engorro.

    Y otra idea clave al final del capítulo: eliminar restricciones en los mercados, implica dar poder a la mano fuerte en ellos. Como dice el autor, siguiendo el principio neoliberal de un dólar, un voto (una evidente perversión de un sistema democrático) o, en castellano viejo: tanto tienes, tanto vales. Y viceversa, generalmente más restricciones, implica sujetar esa mano fuerte, para que todos los actores puedan acudir al mercado en igualdad de condiciones.

    Hay mil ejemplos de esto. Por ejemplo, una que me viene muy a mano: en una aldea hay veinte familias que cogen castañas, pero sólo un intermediario viene a recogerlas. Ese intermediario es la mano fuerte, y puede forzar al “mercado” a bajar los precios, porque si no las coge él, ahí se quedan las castañas. El mercado laboral, especialmente en nuestra condición de paro estructural (sobreoferta), es otro claro ejemplo de mano fuerte, en el que el empleador tiene las de ganar en la negociación de las condiciones (no existe tal negociación, sino el plato de lentejas).

    +

    Capítulo 2:

    Aquí yo iría más lejos. El autor habla de una connivencia o chalaneo entre gerencia profesionalizada y accionistas. Realmente, creo que hace tiempo que la gerencia ha dejado de representar los intereses de los accionistas, y gestiona la empresa de acuerdo a sus propios intereses. El más obvio es la política de retribución de altos cargos, es decir, de los que se ponen a sí mismos los sueldos. Sería interesante promover una ley que siempre, en toda junta de accionistas, este apartado fuera sometido como punto aparte, en vez de proponer la aprobación de todas las cuentas en bloque.

    En todo caso, existe un acuerdo en las oligarquías de no pisarse el rabo unos a otros. Como todos acaban formando parte de una misma red de CEOs, CFOs, consejeros, directores… en sociedades con participaciones cruzadas o, al menos, intereses, al final lo que se produce es una labor de rapacidad sobre los beneficios de la empresa, vía retribuciones astronómicas, desangrándola y limitando su proyección de futuro. Un caso muy evidente son las retribuciones de la banca, que se llevan indemnizaciones millonarias por lo bien que lo han hecho. No todo el mundo es capaz de hundir bancos con décadas de historia.

    Las retribuciones con stock options y primas, de hecho, potencian este efecto cortoplacista.

    También aquí considero interesante el repaso histórico a las empresas de responsabilidad limitada, y su generalización como condición necesaria para el surgimiento del capitalismo.

    Más adelante, menciona a los trabajadores, proveedores y el Estado como partes más interesadas en el funcionamiento a largo plazo de la empresa que los propios accionistas, que pueden deshacer su posición cuando quieran, y de hecho hay muchos ejemplos de inversores que han entrado, saqueado la empresa, vendido lo que les interesaba y, cuando ya no quedaba nada de valor, echado el cierre a la empresa para desgracia de trabajadores y proveedores (por ejemplo, lo ocurrido con Saab). Sin embargo, no culmina el razonamiento, llegando a la conclusión necesaria de que es más justo que la empresa sea propiedad de sus trabajadores, que son los que más arriesgan (y mejor conocen el negocio).

    Otro apunte que me surge de leer este capitulo es la constatación de que muchas compañías se están endeudando, estimuladas por la política de bajos tipos de interés, para pagar dividendos o buybacks. Se supone que una empresa reparte dividendos o recompra, con el excedente de sus beneficios (tras retener aquellos necesarios para la reinversión). Cuanto menos reinviertes, más deterioras tu capacidad de crecimiento futuro. Pero ya la locura es cuando no tienes, y pides prestado para repartir dividendos. Aunque a corto plazo tenga sentido económico (es más barato el pasivo que el capital), implica poner en peligro el futuro de la empresa (alguna vez terminará esta barra libre de crédito) y, al ser un movimiento generalizado, a toda la economía (estamos creando una burbuja de deuda bestial).

    El autor califica de “absurdo” que los buybacks (recompra de acciones) alcanzaran el 280% de los beneficios en 2008. No sé si absurdo es la palabra. Usar una vela para iluminar un polvorín es una idea “absurda”?

    Al final, se trata de que la dirección calienta la cotización de la empresa de forma artificial a base de dividendos y buybacks, para cobrar bonus por objetivos y ganar más dinero al vender sus stock options. Todo ello socavando la viabilidad futura de la empresa. Cuando se vaya al tacho, la dirección se quedará con los burricientos millones obtenidos, y los trabajadores en la puta calle con una indemnización de mierda (gracias ZP, gracias Raxoi) que encima tiene que pagar el FOGASA (el Estado).

    Comentario por Mendigo — 19 junio 2017 @ 23:07 | Responder

  2. http://ebiblioteca.org/?/ver/36814

    Ahi está, salen las mil pestañas típicas pero bueno…

    Comentario por Narciso — 20 junio 2017 @ 6:04 | Responder

    • Gracias por el enlace de descarga directa Narciso. Después de intentarlo varias veces, ya lo tengo. Mañana me pongo con ello, me ha gustado la iniciativa.

      Comentario por CALNES — 20 junio 2017 @ 22:49 | Responder

    • Muchas gracias. Es aún más cómodo que la mulita.

      Comentario por Mendigo — 20 junio 2017 @ 23:09 | Responder

  3. He encontrado unos cuantos enlaces para bajar el libro en castellano, te paso los dos que me dan más fuentes, uno en formato pdf y el otro en formato epub:

    pdf:

    ed2k://|file|23%20cosas%20que%20no%20te%20cuentan%20sobre%20el%20capitalismo.pdf|1058037|8CA97AD3EF3FB668382964B53BF5F739|/

    epub:

    ed2k://|file|Ha-Joon%20Chang%20-%2023%20Cosas%20que%20no%20se%20dicen%20del%20capitalismo.epub|155480|D4A17FAF8D72040B0D94F52A713774E2|/

    Comentario por Joan — 20 junio 2017 @ 8:29 | Responder

    • Gracias

      Comentario por Emilio Fernandez — 20 junio 2017 @ 22:17 | Responder

    • Aviso: el enlace ed2k que puse yo, en castellano, sí que es el libro pero el PDF tiene una tipografía enorme. Quien se lo quiera bajar de este enlace, debería tomarse la molestia en rippearlo y rebajarle la tipografía a una más cómoda.

      Comentario por Mendigo — 20 junio 2017 @ 23:05 | Responder

  4. Hola Mendigo:

    Muy buena idea esta la de debatir sobre libros concretos. Había leido algo sobre este autor en algún blog y creo este va a ser el momento perfecto para conocer una obra suya.
    Aunque voy a inccumplir la norma de comentar sin leer el libro, no puedo aguantarme en soltar lo que me pasa por la mente despues de leer tu comentario:

    – Cap. 1: Escribió Jose Luis Sampedro que hay que tener cuidado cuando nos hablan de libertad, que hay que preguntarse para quien es la libertad. ¿Mas libertad para el oprimido, para que se pueda liberar de la opresión? o sin embargo ¿solicitan mas libertad para que el opresor pueda oprimir aún mas? En los tiempos de hoy, cuando los empresaurios piden un mercado laboral mas libre y con menos intromisión de las regulaciones estatales, lo que están pidiendo es mas libertad para poder oprimir a los currantes, que hagan mas horas, con una flexibilidad horaria mayor, hecharlos con mas facilidad… Los cambios en las leyes desde Felipito solieron favorecer a la mano fuerte.

    Comentario por Triquiñuelas — 20 junio 2017 @ 10:13 | Responder

    • Muy buenas.

      Ciertamente, un campo de batalla muy importante es el semántico. Los fachas, disfrazados ahora de liberales, se quieren hacer con el control del diccionario, y adaptar o acomodar el significado de términos tan potentes como “libertad” o “democracia”. Cuando el fascista de Aznar hablaba de “nosotros, los demócratas”, o la Espe mancillaba el término “libertad”, deberíamos haber saltado como un resorte.

      Sería una catástrofe que les cediésemos ese terreno.

      Comentario por Mendigo — 20 junio 2017 @ 23:09 | Responder

  5. Me parecen muy buenas propuestas tanto la idea en general como empezar con un libro de economía. Ya me he descargado el libro.

    Para no dejar el comentario sin contenido entre tanta crítica sesuda, ya me ha gustado el guiño cortazariano de las instrucciones de cómo leer el libro jeje. No he pasado de ahí de momento, intentaré poner algún comentario más inteligente cuando lo lea entero 😉

    Comentario por Javier Lázaro — 21 junio 2017 @ 14:04 | Responder

    • Si gustas, a modo de sugerencia, puedes ir comentando cada pocos capítulos. Lo digo porque leyéndolo del tirón (es factible, no son muchas páginas y es ameno) luego puedes haberte olvidado de los comentarios que te puede sugerir. Otra opción, la que yo sigo, es la de tomar notas, subrayar…

      Me alegro que haya tenido tan buena acogida, la idea.

      Comentario por Mendigo — 21 junio 2017 @ 21:03 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: