La mirada del mendigo

28 agosto 2017

Lillo 2

Filed under: fotos — Mendigo @ 12:19

Como en otros sitios, procuro hacer un breve resumen de la situación de conservación de los espacios naturales que visito. En este caso, no quisiera pecar de optimista, ya que visitamos principalmente las alturas y además en lo más profundo del invierno, el cual mantiene alejados a los domingueros y su rastro de basura. No caminamos mucho cerca de pueblos, pero he de decir que no me encontré con ninguna lavadora, nevera o televisor tirado en la cuneta de alguna pista, lo cual ya es un punto de ventaja sobre la normalidad gallega.

Viniendo de León me encontré con una profusión de repoblaciones de pinos, pero en el entorno de Lillo apenas se da esta forma de atentado ecológico. Las masas forestales son de origen autóctono, que se pueden resumir fácilmente en un dominio de robles en la ladera de solaina y hayas en la umbría, con otras especies acompañando en menor proporción. Quizá la mayor amenaza al ecosistema sea la ganadería, que introduce ganado doméstico en tierras altas e introduce el aliciente de la deforestación para ganar pastos. Con todo, había pocos indicios de incendios recientes (viniendo de la Raia Seca, cualquier cosa te parece mejor).

El mayor peligro para la macrofauna es la caza, con el esquí el motor económico de la zona. Nos encontramos con un esquiador de fondo que resultó ser un guarda del parque, y nos estuvo comentando anécdotas, como una vez que había dos grupos siguiendo a un lobo. Uno, un grupo de naturalistas (una empresa organiza visitas para encontrarlos), y otro un grupo de cazadores. En el mismo momento en que un grupo lo tenía a vista de sus prismáticos, el otro lo puso en el centro de su mira. Que de un disparo dejen seco el animal que estás observando debe ser muy alentador. Se ve que entre ambos grupos hubo palabras fuertes, aunque portando los segundos armas de fuego tampoco la discusión iría a mayores. Y aún sin armas, los cazadores acostumbran exhibir un nivel de bestialidad que inhibe cualquier discusión.

Por cierto, el guarda también nos enseñó la foto de un gato montés que acaba de sacar. Nunca hemos visto uno en libertad, y esa vez estuvimos a unos pocos minutos. Qué rabia…

+
+
+
+
+
+ (more…)

Anuncios

26 agosto 2017

Galiza doente

Filed under: ecología — Mendigo @ 15:24

Este é un resumo das fotos que quitei onte. Iamos de andaina buscando un souto a máis de 1000m na montaña ourensana. O sitio estaba ben, mais as fotos non son gran cousa, síntoo.

O gran problema é que tivemos que buscalo. Explícome: todo o monte está xa pelado agás uns poucos recunchos, soutos e touzas nos que aínda queda algunha árbore. Non é dicir: imos dar un paseo, como facía cande eu era cativo (ou fago agora cando estou na Europa civilizada). Non, hai que coller o Google Maps e dicir, mira, aquí parece que aínda hai un grupo de árbores, imos ver cómo está. É moi grave o que está a pasar en Ourense (Galiza arde moito, pero o de Ourense é de tolos).
+
+
+
+
+
+
+
+
+

E, voltando a casa, isto é o que nos atopamos.

Nada extraño nesta terra, un dos lumes que estaban a arder onte na provincia.

Se vos interesa, as fotos están quitadas xusto neste punto. Se queredes botar unha ollada o Street View, veredes que son os restos doutro lume (as imaxes son de Setembro do 2013, polo tamaño das xestas isto debeu arder no 2011). Xa vedes que non esaxero, arde, e volve a arder, e arde o que ardeu vai uns poucos anos, impedindo a rexeneración natural do monte e aniquilando toda forma de vida. Antes todo isto era un mar de castiñeiros, agora é un horror, unha verdadera merda.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Uns metros máis adiante, estiven co señor Daniel Pérez ensinándoñe un dos poucos recunchos desta terra do que non teño que sentir vergoña: un souto con castiñeiros centenarios, algún milenario.

Vai un par de meses estabamos aquí comendo amorodos, onte marchei e o lume seguía avanzando.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

O incendio comezou xusto no solpor, cando xa non poden voar os helis. Hoxe daban algo de poalla, así que o que prantou lume esperou o momento xusto para causar o máximo dano, o punto no que o monte está máis seco antes das primeiras gotas (catro pingas é o que caíu).

Non é obra dun toliño, senón de alguén que sabe moi ben o que fai.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

As lapas consumindo un vello castiñeiro.

Este é o fado dos soutos e carballeiras galegas. Por riba das cinzas, prantarán piñeiros ou eucaliptos.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Ó comezar a ver o fume, atopamos un fulano e preguntámoslle se chamara a emerxencias (case nunca levo o móbil comigo). Resposta nº1: facerse o xordo. Resposta nº2, tras insistir: xa chamarán os de Trez! (a aldea de o lado).

Repito moitas veces que a causa última da recurrencia dos incendios no eido astur-galaico-portugués é a miseria e ignorancia na que está sumido o rural. Unha persoa con estudos e un bo traballo non anda atando unha mecha a unha pedra e guindándoa pola ventá do coche.

Pero hai algo máis. A sociedade galega está doente, moralmente enferma. De feito, como dicía a voz da oligarquía inglesa, non existe sociedade galega senón un conxunto de indivíduos cada un mirando para o seu, sen conciencia de clase, nin de pobo, e moito menos medioambiental.

There’s no such thing as society. There are individual men and women and there are families.
Margaret Thatcher

Ben se empregaron durante séculos de monarquía e dictadura para esmagar a sociedade galega e reducila a anacos illados, que só se pon dacordo para encher o bandullo de graxa e alcol nas festas.

Na paletocracia que rexe na Galicia profunda, o único mandamento e gañar uns pesos, sexa como for. Estragar a terra prantando eucaliptos ou provocando lumes non lle supón, para este refugallo da especie humana, o máis mínimo dilema moral. Xente sen valores éticos, vivindo como animáis sen contacto co universo das ideas, que busca o seu proveito inmediato sen importarlles o mal que fan ó seu entorno.

Son os que queiman o que lles interesa que arda e os que encollen os ombreiros mentres non arda o seu, o alpendre, a palleira… Son a noxenta recua de bestas que, tras décadas de emigración facendo unha selección inversa, fica nas aldeas. Nunhas décadas máis terán desaparecido pero, entón, xa non quedará da nosa nai nin a sombra.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

25 agosto 2017

Lillo I

Filed under: fotos — Mendigo @ 7:18

+
+
+
+
+ (more…)

24 agosto 2017

Departamento de publicidad del crimen de masas

Filed under: religión — Mendigo @ 13:39

He preferido esperar unos días para tratar el asunto del atentado de Barcelona. No tanto sobre el mismo atentado, que tampoco hay gran cosa que comentar: tarde o temprano, iba a tocar otro atentado en territorio español. Los críos que lo cometieron fueron las primeras víctimas de su propia estupidez, imbuidos de una ideología criminal.

Yo sólo quiero remarcar cómo es posible que se siga permitiendo la difusión del wahabismo en las mezquitas españolas. Porque se ha identificado perfectamente esta rama del islam como el director precursor del yihadismo, así como el nitrato amónico puede ser el precursor de un explosivo. No todos los wahabitas cometen actos terroristas, como tampoco todos los nazis participaron materialmente en la Shoá.

Y la razón por la cual se mantiene la ficción de la religión de paz (que no soporta ni la evidencia histórica, ni la lectura de su libro sagrado), y se permite que las mezquitas y oratorios sean dirigidos por imanes afines al wahabismo, la más pura, original versión del islam, sin los siglos de civilización que habían ido rebajando su toxicidad: >a href=”https://cincodias.elpais.com/cincodias/2017/01/15/empresas/1484476250_076232.html”>17.000 millones en contratas españolas en Arabia Saudí.

Efectivamente, Arabia Saudí y resto de petromonarquías son, como reza este titular, el paraíso para las constructoras españolas. Y para no poner en peligro esos contratos, seguimos sonriendo a los patrocinadores del islamofascismo, y ni siquiera nos planteamos prohibir la difusión de su veneno fundamentalista, promovido desde facultades de teología como la de Medina o El Cairo y difundido por todo el mundo hasta con cursos a distancia.

En el s.XX la península arábiga era una colonia inglesa y los Saud sólo el caballo por el que apostaron los británicos para conquistar, con ayuda de las modernas armas europeas, el resto de reinos. En el s.XXI, más bien parece Europa una colonia saudí, por cómo permitimos que unos tipos con la toalla enrollada en la cabeza abran un conflicto social en las sociedades europeas que nos seguirá desangrando durante décadas. Y nada de relacionar estos atentados con el islam, y mucho menos con el tipo de islam patrocinado por los gobiernos saudí y qatarí, no vayan a ofenderse nuestros amos.

Repita conmigo: El islam es una religión de paz. Quien lo niegue, es un islamófobo (igual que es antisemita el que niegue el derecho del Estado de Israel a la limpieza étnica).

Id a la guerra, tanto si os es fácil como si os es difícil. Luchad por Alah con vuestra hacienda y vuestras personas. Es mejor para vosotros. Si supierais…
Sura del Arrepentimiento, aleya 41

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

22 agosto 2017

El coche híbrido

Filed under: automoción — Mendigo @ 15:04

En la pasada entrada sobre el coche a pilas, en la cual procuraba ampliar la discusión al modelo de transporte, me dejé en el tintero un tipo de vehículo que nos están intentando meter hasta por las orejas: los híbridos.

Los medios ya los han ungido como ecológicos, propios de gente comprometida y consciente de los problemas de la contaminación y el cambio climático; las marcas se suman al coro y baten palmas ante la nueva moda que va dictar el ritmo a la industria los próximos años y la administración sonríe complacida, otorgando beneficios a estos coches.

Comme d’habitude, yo disiento. Para empezar, es rotundamente falso que sean menos contaminantes, tanto en términos climáticos como de emisiones tóxicas para la salud humana. Son vehículos lastrados por el conjunto de dos motores, uno eléctrico y uno térmico, construidos especialmente para salir guapos en la foto de los ensayos de homologación, obteniendo unas cifras de consumo y emisiones absolutamente irreales e irreproducibles en condiciones normales de uso (un hecho bien sabido y sobre el que se corre un tupido velo, mientras se mesan los cabellos por el VWGate).

De esta forma, permiten que estos vehículos se publiciten ofreciendo unos consumos homologados absurdamente bajos, sin proteger al cliente desinformado de esta publicidad fraudulenta (sí, todos mienten, pero lo de los híbridos es ya exagerado). Tomo por ejemplo el superventas híbrido, el Toyota Auris Hybrid, que promete un consumo medio de 3.1 l/100km y unas emisiones de 85 g CO2/km.

Se han hecho muchas pruebas de consumo de vehículos híbridos, pero una de las que más me fío por lo metódico de su procedimiento es esta página inglesa: WhatCar.com

En ella, probando el Auris híbrido ofreció unos consumos de 4,6 l/100km en carretera y 3,8 l/100km en ciudad. A ver cómo combinas ambas para obtener esa media de 3,1 l/100km. Las emisiones de CO2 fueron, respectivamente, de 131,7 y 109,7 g CO2/km.

Son buenos datos para tratarse de un motor de gasolina, pero siguen estando por debajo en eficiencia de un diésel. Por poner un ejemplo dentro del mismo segmento, un Peugeot 308 1.6 HDI, tiene unos consumos de 3,7 y 4,3 l/100km en carretera y ciudad (o, en términos de emisiones de CO2, que son casi directamente proporcionales, 112.7 y 126.1 g/CO2). Y el Peugeot es un coche normalito, porque si cogemos el mejor motor del segmento: 3,3 y 3,9 l/100km para el Honda Civic i-DTEC (105,3 y 122,4 g CO2/km). Ambos japos, el diésel de Honda y el híbrido de Toyota, se venden más o menos al mismo precio (20.000€ casi justos, igualando equipamiento)

No sé si os he liado, os resumo los consumos en una tabla (l/100km):

Modelo – carretera – ciudad
Toyota Auris Hybrid – 4,6 – 3,8
Peugeot 308 HDI — 3,7 – 4,3
Honda Civic i-DTEC – 3,3 – 3,9

Emisiones de CO2, como digo, directamente proporcionales.

¿Qué salta a primera vista? Que en el único ambiente en el que un híbrido puede mantener el tipo frente a un diésel moderno es en el entorno urbano. Pero en ciudad, la opción no debe entre diésel o híbrido (ni incluso eléctrico), sino entre bicicleta o transporte público electrificado. Los híbridos son coches para las grandes urbes, y son tanto más ventajosos respecto a los convencionales cuanto más congestionada esté la circulación… cuando el sentido de la evolución debe ser justo el contrario: las ciudades se deben vaciar de coches.

Los híbridos no son parte de ningún progreso, sino abundar en el atraso para seguir insistiendo en seguir colapsando unas vías urbanas sobredimensionadas, cada uno en nuestro trozo de lata.

+

+

Por cierto, en el tema de la mobilidad urbana se da una forma del dilema del prisionero. Cuantas más personas renuncien a desplazarse por la ciudad en su vehículo privado y opten por la bicicleta o el transporte público, irán liberando espacio de las calles en beneficio de aquellos recalcitrantes en su empeño en moverse con su trozo de lata a cuestas. Por lo tanto, los más palurdos salen beneficiados de su comportamiento insolidario.

Imaginad lo rápido y eficiente que podría ser el transporte público urbano de superficie, si las calles no estuvieran colapsadas con vehículos privados. Además, este tráfico ocuparía menor ancho de calzada, devolviéndole el resto a peatones y ciclistas.

Por lo tanto, como la colaboración de todos los “presos” es inimaginable, pues el comportamiento “traidor” tiene recompensa, se impone que una autoridad imponga unas condiciones que resuelvan ese dilema del prisionero: el veto al vehículo privado en las ciudades. No sólo térmico-híbrido por tóxico, sino también eléctrico por usurpar un espacio limitado, mucho mayor que el que le corresponde: si todos los que usamos transporte público urbano reclamásemos esos 8m² de superficie de vía que ocupa un coche, se produciría tal atasco que los coches no podrían avanzar durante días.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: