La mirada del mendigo

22 agosto 2017

El coche híbrido

Filed under: automoción — Mendigo @ 15:04

En la pasada entrada sobre el coche a pilas, en la cual procuraba ampliar la discusión al modelo de transporte, me dejé en el tintero un tipo de vehículo que nos están intentando meter hasta por las orejas: los híbridos.

Los medios ya los han ungido como ecológicos, propios de gente comprometida y consciente de los problemas de la contaminación y el cambio climático; las marcas se suman al coro y baten palmas ante la nueva moda que va dictar el ritmo a la industria los próximos años y la administración sonríe complacida, otorgando beneficios a estos coches.

Comme d’habitude, yo disiento. Para empezar, es rotundamente falso que sean menos contaminantes, tanto en términos climáticos como de emisiones tóxicas para la salud humana. Son vehículos lastrados por el conjunto de dos motores, uno eléctrico y uno térmico, construidos especialmente para salir guapos en la foto de los ensayos de homologación, obteniendo unas cifras de consumo y emisiones absolutamente irreales e irreproducibles en condiciones normales de uso (un hecho bien sabido y sobre el que se corre un tupido velo, mientras se mesan los cabellos por el VWGate).

De esta forma, permiten que estos vehículos se publiciten ofreciendo unos consumos homologados absurdamente bajos, sin proteger al cliente desinformado de esta publicidad fraudulenta (sí, todos mienten, pero lo de los híbridos es ya exagerado). Tomo por ejemplo el superventas híbrido, el Toyota Auris Hybrid, que promete un consumo medio de 3.1 l/100km y unas emisiones de 85 g CO2/km.

Se han hecho muchas pruebas de consumo de vehículos híbridos, pero una de las que más me fío por lo metódico de su procedimiento es esta página inglesa: WhatCar.com

En ella, probando el Auris híbrido ofreció unos consumos de 4,6 l/100km en carretera y 3,8 l/100km en ciudad. A ver cómo combinas ambas para obtener esa media de 3,1 l/100km. Las emisiones de CO2 fueron, respectivamente, de 131,7 y 109,7 g CO2/km.

Son buenos datos para tratarse de un motor de gasolina, pero siguen estando por debajo en eficiencia de un diésel. Por poner un ejemplo dentro del mismo segmento, un Peugeot 308 1.6 HDI, tiene unos consumos de 3,7 y 4,3 l/100km en carretera y ciudad (o, en términos de emisiones de CO2, que son casi directamente proporcionales, 112.7 y 126.1 g/CO2). Y el Peugeot es un coche normalito, porque si cogemos el mejor motor del segmento: 3,3 y 3,9 l/100km para el Honda Civic i-DTEC (105,3 y 122,4 g CO2/km). Ambos japos, el diésel de Honda y el híbrido de Toyota, se venden más o menos al mismo precio (20.000€ casi justos, igualando equipamiento)

No sé si os he liado, os resumo los consumos en una tabla (l/100km):

Modelo – carretera – ciudad
Toyota Auris Hybrid – 4,6 – 3,8
Peugeot 308 HDI — 3,7 – 4,3
Honda Civic i-DTEC – 3,3 – 3,9

Emisiones de CO2, como digo, directamente proporcionales.

¿Qué salta a primera vista? Que en el único ambiente en el que un híbrido puede mantener el tipo frente a un diésel moderno es en el entorno urbano. Pero en ciudad, la opción no debe entre diésel o híbrido (ni incluso eléctrico), sino entre bicicleta o transporte público electrificado. Los híbridos son coches para las grandes urbes, y son tanto más ventajosos respecto a los convencionales cuanto más congestionada esté la circulación… cuando el sentido de la evolución debe ser justo el contrario: las ciudades se deben vaciar de coches.

Los híbridos no son parte de ningún progreso, sino abundar en el atraso para seguir insistiendo en seguir colapsando unas vías urbanas sobredimensionadas, cada uno en nuestro trozo de lata.

+

+

Por cierto, en el tema de la mobilidad urbana se da una forma del dilema del prisionero. Cuantas más personas renuncien a desplazarse por la ciudad en su vehículo privado y opten por la bicicleta o el transporte público, irán liberando espacio de las calles en beneficio de aquellos recalcitrantes en su empeño en moverse con su trozo de lata a cuestas. Por lo tanto, los más palurdos salen beneficiados de su comportamiento insolidario.

Imaginad lo rápido y eficiente que podría ser el transporte público urbano de superficie, si las calles no estuvieran colapsadas con vehículos privados. Además, este tráfico ocuparía menor ancho de calzada, devolviéndole el resto a peatones y ciclistas.

Por lo tanto, como la colaboración de todos los “presos” es inimaginable, pues el comportamiento “traidor” tiene recompensa, se impone que una autoridad imponga unas condiciones que resuelvan ese dilema del prisionero: el veto al vehículo privado en las ciudades. No sólo térmico-híbrido por tóxico, sino también eléctrico por usurpar un espacio limitado, mucho mayor que el que le corresponde: si todos los que usamos transporte público urbano reclamásemos esos 8m² de superficie de vía que ocupa un coche, se produciría tal atasco que los coches no podrían avanzar durante días.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

9 comentarios »

  1. Hola. Gran artículo.
    Se ha dejado fuera del análisis los motores de gasolina de bajo consumo, la mejor de las opciones, en mi opinión (pues no emiten micropartículas cancerígenas como el diesel, ni se necesita contaminar de una manera salvaje como en la construcción de determinadas partes de los híbridos, como las baterías) siempre que no se compare con el transporte público.

    Ojalá más gente pensara como usted y no se dejara llevar de esa absurda moda a la que últimamente se ha sumado VW como intento desesperado por limpiar su imagen e incrementar de nuevo sus ventas. Como suele decirse, no hay peor fe que la del converso.

    Quiero quemar gasolina y pagar por ello. No quiero prohibiciones.

    Un saludo

    Comentario por Javier Aristin — 22 agosto 2017 @ 15:49 | Responder

  2. Por supuesto, como comentaba en el anterior artículo, lo que se propone vendernos en realidad son SUV’s híbridos, y, a las malas, híbridos más pequeños. Hay varias razones, una de ellas es que el pack de baterías de los híbridos es más susceptible de bajar de precio que el pack de los eléctricos puros.

    Dejo esa explicación para otro momento, pero es una deuda. Tiene que ver con el cobalto, y con la economía de escala.

    Otra razón es porque los cuentan como eléctricos puros en muchas ocasiones, aunque no lo sean.

    Ah, y en Noruega, los Tesla que tienen el privilegio de usar el carril bus, son un problema que causa atascos al transporte urbano. Otra vez me sale la veta de la lucha de clases…

    Comentario por Beamspot — 22 agosto 2017 @ 18:52 | Responder

    • No niego la labor de velar por los intereses generales de los poderes públicos, pero sigo viendo claramente que sus decisiones, lejos de ser realmente buenas para todos y eficientes, son una enorme distorsión con costes no tan evidentes que acabaremos pagando.
      De momento, y mientras no me obliguen a cambiar a un híbrido/eléctrico a golpe de decreto, seguiré comprando viejos coches de gasolina y gastando más de 10 litros cada 100 km. Lo reconozco, me ha salido mi lado Charlton Heston

      Comentario por Javier Aristin — 23 agosto 2017 @ 7:08 | Responder

      • Je, je. Entonces atente a las consecuencias: serás un terroristas medioambiental, un criminal. Como yo (bueno, yo soy peor: soy un traidor que habla mal de los cochepilas desde dentro).

        Más seriamente: los reales decretos ya están escritos, algunos aprobados, y tu bolsillo lo notará de forma incremental desde este mismo 2017.

        Comentario por Beamspot — 23 agosto 2017 @ 11:47 | Responder

        • Por suerte, hecha la ley, hecha la trampa: uno de mis horribles trastos americanos traga-gasolina lleva instalado un kit de GLP y me libro de casi todos los impuestos. Además, puedo circular por el centro de Madrid pase lo que pase jeje. Si eso no es distorsión, venga Dios y véalo

          Comentario por Javier Aristin — 23 agosto 2017 @ 11:49 | Responder

          • Pues a mi me ponen trabas para matricular mi glp porque viene de otro país más in-civilizado y europeo.

            Felicidades por el artículo y espero que a los coleccionistas de clásicos coches y motos nos dejen en paz con tanta ley absurda ya que somos los que realmente no generamos contaminación por la fabricación de un coche si no que reciclamos uno ya construido por lo que nuestro aporte al medio ambiente es más positivo que un elect(rico)

            Comentario por Javi (rider BCN) — 23 agosto 2017 @ 22:18 | Responder

            • En principio no deberías tener problemas legales siempre que el coche cumpla la ISO de los coches medio nuevos. Es decir, no puedes montar GLP en un coche del año 70, por ejemplo. Mucha suerte

              Comentario por Javi — 24 agosto 2017 @ 9:27 | Responder

            • La fabricación de coches eléctricos contamina mucho más que la fabricación de coches normales, especialmente el motor (y aún más si es de imanes permanentes) y la omnipresente electrónica (y esa se gasta en muchas más cosas que en coches). Además, en algunos países, el mero uso ya contamina más. Por ejemplo, en China, el uso del Fluence eléctrico (que de cero emisiones nada de nada), contamina el 50% más que su hermano diésel. Sin contar que su fabricación ya ha contaminado el doble.

              Evidentemente, eso se lo callan: no interesa que la gente haga preguntas.

              Y encima, las baterías (las que en bruto aportan más al peso, precio y contaminación) no duran eternamente, pero nadie hable ni de sus recambios, ni de sus precios, ni de su (nulo, y probablemente imposible de abordar por caro reciclado) retirada, ni de la contaminación, que es directamente proporcional (como todo el resto) a su capacidad, a la autonomía. Más autonomía, más precio, mas peso (y peores prestaciones), más contaminación, y menos litio (escaso escaso) para futuras baterías/aplicaciones.

              Comentario por Beamspot — 24 agosto 2017 @ 13:33 | Responder

  3. […] cuenta que el único medio en el que es económicamente ventajoso el sobrecoste de un híbrido es el urbano, debería ser descartado en todos los escenarios (al menos hasta que no incorpore un filtro […]

    Pingback por Contaminación por partículas en motores diésel y gasolina | La mirada del mendigo — 4 septiembre 2017 @ 13:41 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: