La mirada del mendigo

26 diciembre 2017

Ada Colau es un fraude

Filed under: Política — Nadir @ 3:06

He de reconocer que la imagen de Colau siendo investida como alcaldesa me produjo un honda satisfacción: por fin parecía que podían empezar a cambiar las cosas. Craso error el mío, después de tanto tiempo y aún sigo siendo un ingenuo.

Un par de años después ya podemos desengañarnos: su equipo de gobierno plantea un modelo continuista respecto al del P$C, especialmente en materia de vivienda donde con la trayectoria activista de Ada era de suponer (¡exigir!) un cambio sustancial. Por supuesto, según este nuevo modelo de izquierda, se trata de hacer lo mismo de siempre pero con talante, de buen rollito, poniendo cara de solidario y comprometido.

Todo eso entra dentro de la propaganda política, pero la realidad es tozuda: Barcelona es la capital donde más han subido los precios de la vivienda, en propiedad y, sobre todo, en alquiler. Es decir, ahora es aún más dificil el acceso a la vivienda que cuando Ada tomó posesión del cargo.

España es uno de los estados en los que más inasequible es la vivienda, es decir, un precio por metro cuadrado en relación a la media salarial más alto. La conjunción de vivienda cara y bajos salarios están abocando a toda una generación al fracaso vital: no se pueden emancipar hasta pasados los 30 (y luego nos sorprendemos de la baja tasa de natalidad) y, cuando lo hacen, deben dedicar la mayor parte de sus ingresos al pago de la vivienda. La renta disponible que le queda a un trabajador tras pagar alojamiento, comida y transporte no permite llevar más que una vida de pobreza.

Hasta ahora, la respuesta de la administración ha sido la VPO: negocio redondo para los constructores que reciben suelo barato y venden a precio de vivienda libre (lo que ha ocurrido en España con la VPO es para que ardiesen las calles de indignación y rabia).

No, la administración debe intervenir en el mercado inmobiliario mediante la promoción de vivienda (y quizá, otros usos) para ser ofrecida bajo alquileres sociales. Como en el caso de la creación de empresas estatales, existe un prejuicio que condena que el Estado se ponga el casco de obra y empiece a construir y fabricar cosas. Es un tabú tan socialmente arraigado como el incesto, incluso entre gentes “de izquierda” ni siquiera se llegan a plantear esta posibilidad. La propaganda del capital ha hecho bien su trabajo.

¿Cuánta vivienda social hay que construír? La que sea necesaria para contener los precios del mercado inmobiliario (que tiene de libre lo que yo de santo). Hoy en día, el Ajuntament de Barcelona tiene un parque de 10.552 viviendas para alquiler social, en una ciudad de 1.600.000 habitantes y 811.000 viviendas. Es decir, sólo el 1% de las viviendas, lo cual es insuficiente para condicionar el mercado inmobiliario como demuestra la meteórica subida del alquiler este último año. Para empezar, porque ni tan siquiera se pretende poner en cuestión los precios de la vivienda, mucho menos procurar intervenirlos. El Ajuntament se limita a ofrecer ayudas a quien no pueda afrontar el pago del alquiler o la hipoteca por circunstancias coyunturales, pero no existe una crítica al sistema de formación de precios en el mercado inmobiliario: se asume el veredicto del mercado como inapelable.

Por supuesto, intervenir el mercado inmobiliario por la vía de generar oferta a precios reducidos tiene consecuencias a nivel políco / electoral: este movimiento reduciría los beneficios de la clase media rentista. Pero es que no existe tal cosa como “el bien común” (una simpleza tan del gusto de la alcaldesa), el beneficio de unos es a costa de otros y un político debe tomar partido: o por los que poseen el capital, o por los que no. Y los hechos demuestran que también este nuevo gobierno municipal se ha alineado con los intereses de la clase media propietaria, al no cuestionar ni amenazar las rentas que perciben.

Que sí, que si el estalinismo que si las checas. Pero resulta que lo que yo propongo, un extenso parque de vivienda propiedad del Estado que la ofrece en régimen de alquiler con precios por debajo del mercado y/o la fijación de techos en los precios del mercado de alquiler es la normalidad en países tan marxistas como Francia, Reino Unido o Alemania.

Por cierto que construyendo vivienda destinada a alquileres sociales, con el precio del dinero, podría ser hasta una fuente de ingresos a medio plazo para las administraciones. Si a un trabajador que gana 1.000€ y tiene que dedicar 750€ a la vivienda, si le ofreces un alquiler por 500€ acabas de duplicar su renta libre disponible. A este sujeto se le abre el cielo, y puede pensar en llevar a su compañero a cenar un día de restaurante o pasarse un finde en una casa rural. Lo cual, como estaréis suponiendo, supone estimular a su vez la economía. Porque un grave problema global es la sobrerretribución del capital inmobiliario, además una forma de capital de baja innovación.

Me extiendo sobre este punto: incluso desde una óptica capitalista, esta excesiva retribución que exigen los propietarios de bienes inmuebles está machacando la competitividad de la economía. Para empezar, un alza de los precios de la vivienda empobrece al trabajador, pero hasta el límite de la subsistencia (renta disponible = 0), más allá el empresario tendrá que subir los sueldos o ver cómo su trabajador se marcha a otros lugares donde pueda vivir con su sueldo. Esto es especialmente significativo en ciudades como Londres o HK, pero en menor medida Barcelona también está aquejada de esta carestía: empresas radicadas en otras ciudades más baratas son más competitivas por poder ofrecer menores salarios (y aún con ellos, puede que la renta disponible de éstos sea superior a sus colegas barceloneses).

Pero es que además, sobre la viabilidad de una empresa impacta directamente el coste del m² industrial o comercial. El propietario del local no arriesga: vaya bien o mal el negocio, va a cobrar su mensualidad. Y si el negocio se va al tacho, ya entrará otro inquilino a probar suerte. Incluso dentro de los parámetros del capitalismo, este menor riesgo debe reportar menores beneficios porque de lo contrario, la actividad constructora/inmobiliaria se convierte en destino preferente de la inversión por encima de otras inversiones en capital productivo (aumentar la capacidad o la eficiencia de una empresa, por ejemplo). Que es la causa de la burbuja que acabamos de sufrir y sin habernos aún recuperado de aquélla caemos en la siguiente.

Volviendo a la tesis de partida y para no extenderme más: el empobrecimiento de los trabajadores no propietarios resultado del fuerte incremento de los precios de la vivienda, y muy concretamente en la ciudad de Barcelona, ejemplifican el problema de encumbrar a individuos sin una formación suficiente y con una ideología acomodaticia basada en el buen rollito.

Cada pueblo tiene lo que se merece, y nosotros no somos capaces ni tan siquiera de soñar: la participación activa del Estado en la actividad económica (industrial, pero también por qué no en la promoción y construcción de inmuebles) es inconcebible tanto para la izquierda que se pinta como “revolucionaria” como para la nueva izquierda “alternativa”. Una panda de payasos que hacen de su compromiso un oficio, en ocasiones muy bien remunerado.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

18 comentarios »

  1. Yo creo que has sido un poco injusto poniendo el foco en Ada Colau. Estoy de acuerdo contigo en que la vivienda debe ser manejada desde el poder público, pero un ayuntamiento es hoy en día un mero gestor de leyes y presupuestos que se deciden en otro sitio, ya sea en el gobierno del Estado ya sea en alguna camarilla de especuladores. Y sí, es cierto que cualquiera no está preparado para ser alcalde de una gran ciudad, que hace falta una formación, pero mira lo que acaba de pasar en Madrid: la alcaldesa tiene algo más que buena formación, pero tiene las manos atadas por un lado desde el ministerio de Hacienda, que le dice cuanto tiene que gastar y si no le cierra el grifo, y por el otro por la Justicia, que curiosamente saca una sentencia contra los desmanes de Botella y Gallardón que todavía le atan más las manos.

    Lo del parque social de vivienda puede ser una magnífica idea, depende de la letra pequeña, pero me temo que la sociedad no está preparada todavía; hay que seguir con esa idea, desde luego, pero a un alcalde le pueden caer hasta amenazas si saca algo así de la chistera.

    Comentario por Aurora — 27 diciembre 2017 @ 11:28 | Responder

    • Así es. me temo que tal como está diseñada la jerarquía de poder entre administraciones, una corporación municipal, por mucho que lo sea de una gran capital, poco margen de maniobra tiene. En cuanto saca un poco los pies del tiesto le cae encima la administración central con toda clase de normativas, ya sean preexistentes o creadas ad hoc para la ocasión. El ejemplo que pones de Madrid viene a demostrarlo.

      Comentario por Salvador — 28 diciembre 2017 @ 0:11 | Responder

    • Bueno, personalizo en la máxima responsable del ayuntamiento, que es Colau, ¿Injusto? Sí, seguramente que sí, no ha hecho más que cualquier otro alcalde. Pero precisamente por su trayectoria, creo justo exigirle mucho más.

      Ciertamente, los presupuestos están limitados. Pero no ya por la marranada que Montoro ha hecho con el de Madriz, es que aún sin esa tutela del Estado, cualquier presupuesto de cualquier entidad está limitado. Y también entiendo que el Ayuntament de Barcelona, igual que cualquier otra administración, tiene unos compromisos y el margen de maniobra para jugar con los presupuestos es escaso. Todo esto reconozco que es cierto. Ahora bien, algo de margen hay. Simplemente, se trata de identificar prioridades, y desde mi punto de vista la carestía de la vivienda es una de las más importantes, si no la principal: está empobreciendo notablemente a los ciudadanos no propietarios, porque toda subida con unos salarios congelados desde hace años impacta directamente en su renta libre disponible. Una reducción en el precio de los alquileres (junto con obviamente una subida de los salarios en la cual el ayuntamiento apenas tiene forma de influir) sería la medida que mejoraría de forma directa e inmediata la calidad de vida de los vecinos, en este caso de BCN.

      Es evidente que el equipo de gobierno presidido por Ada Colau tiene otras prioridades en las cuales invertir, ocurrencias como las superilles que no es que las vea mal, pero… considero que las prioridades son otras.

      Conste que no lo digo por propio interés, que yo tengo mi vivienda en propiedad. Pero es vergonzoso cómo están exprimiendo a jóvenes que no les quedan ni diez euros para salir a tomar unas cervezas. Estudiar una carrera, trabajar 9 horas, para luego llevar una vida miserable… desde luego, si me tengo que poner de lado de alguien, siempre me he puesto del lado débil. El Ajuntament no, porque ahora ya pagan la hipoteca sin apuros, porque temen molestar a la clase propietaria rentista, por lo que sea. El hecho es que los precios se han disparado y la alcaldía de ninguna capital ha reaccionado para atajarlo (de hecho, la mayoría se felicitan). Y donde más han subido ha sido en Barcelona, y también parecen sentirse cómodos con la situación.

      Comentario por Mendigo — 28 diciembre 2017 @ 0:26 | Responder

      • Entre nosotros, yo lo que lamento no es que haya puesto una solución al problema de la vivienda, porque sigo creyendo que no está en su mano otra cosa que algún parche, pero creo que en el “debe” hay que ponerle no haber sido siquiera capaz de introducir el tema en la agenda. Ahí es donde tenemos el problema de todo lo que es la izquierda o pretendida izquierda, que no rompe la agenda del capital y de la derecha, y en su terreno siempre seguirán ganando. Dejo la decisión al lector si la izquierda simplemente no consigue romper esa agenda o es que ni siquiera lo intenta no sea que le reste votos.

        Comentario por Aurora — 28 diciembre 2017 @ 8:56 | Responder

        • Bueno, el presupuesto de una gran ciudad como BCN permite alguna libertad de maniobra para hacer algo más que parches.

          Me gusta mucho lo que dices de imponer otra agenda: antes de tener capacidad de realizar un proyecto, proponerlo y obligar a la derecha a construir argumentos para rechazar esos planteamientos. Es decir, pasar a la ofensiva. Esto es básico en todo juego de estrategia, sea el ajedrez, sea un partido de futbol sea la guerra. Si te limitas siempre a defender, a no ceder terreno, acabas con tus piezas arrinconadas y luchando por la supervivencia. Para evitar la derrota hay que buscar la victoria y pasar al ataque, no dar aire al rival.

          La pregunta final que dejas colgada, yo la reformularía. La izquierda es evidente que no intenta salirse del papel que le adjudica la derecha, no presenta propuestas rupturistas sino que está en modo defensivo a ultranza (no perder más derechos civiles, políticos, laborales). La cuestión es que si el aparato de los partidos lo hace por cálculos electorales o interés de clase (no creo que ahora tenga Colau problemas para pagar la hipoteca).

          Comentario por Mendigo — 31 diciembre 2017 @ 1:50 | Responder

  2. Mateo 7:15

    Cuidado con los profetas falsos, esos que se les acercan con piel de oveja, pero por dentro son lobos feroces.

    Comentario por Félix — 28 diciembre 2017 @ 3:23 | Responder

    • Vamos a ver, olvídate de que en España funcione nada de vivienda social. Y la razón es muy sencilla, porque los españoles no queremos.

      Te cuento mi caso particular: En la capital de provincia donde vivo, el Ayuntamiento (pepero para más cachondeo) saca en el año 1999 una promoción de vivienda de VPO en diferentes barrios de la ciudad. Ellos regalan el suelo, y tú pagas la construcción que se hace como cooperativa. De este modo un piso de 80 metros que valía 15 millones lo podías tener por siete u ocho (según gastara la cooperativa, pero como lo hacía la constructora municipal, avisaban que no permitirían lujos). Todo un chollo, piso en propiedad y a mitad de precio.La cola para apuntarse daba la vuelta al edificio y durante la semana que duraba el plazo.

      Las condiciones eran clarísimas. Te apuntabas, si te tocaba en el sorteo te llamaban y tú ingresabas un millón de pesetas de entrada. Cuando estuviese completo el edificio se empezaría a construir. Primera pelea con mi novia, el reparto de los pisos se hacía por sorteo, no elegías el tercero derecha porque me gusta, entre todos los elegía al azar el piso concreto que te tocaba. “Cómo que no puedo elegir, y si me toca el de la tarde qué pasa, y si no me gusta la distribución qué, y si……. El que no pudiésemos pagar 15 millones por uno a precio de mercado importaba poco.

      Me llaman y me dicen que los que había antes que yo en el sorteo ahora no les interesa, que ingrese la pasta y en un mes me llaman cuando haya gente bastante para hacer el edificio en el barrio que había elegido. Al mes me vuelven a llamar y resulta que soy el único que ha ingresado el dinero, que no pueden construir simplemente porque de las miles de personas que se apuntaron ninguna había pagado. Me ofrecen un piso que les quedó huérfano en ese barrio en la anterior promoción, que tampoco llegaron a completarla en la convocatoria a falta de dos pisos, y esa sí la construyeron. Un semisótano que de tan malo que era no lo había querido elegir nadie, cuando lo estábamos viendo mi novia me tiraba unas miradas asesinas.

      Pero sigue el cachondeo. Vamos a VPO que hacen los constructores. Como es VPO se supone que tiene un precio máximo por metro cuadrado, y por los cojones, que la diferencia la pagas en negro. Eso en cualquier sitio en el que preguntes, nadie se esconde y lo hacen todos. A uno lo amenazo y le digo que le denuncio en la Comunidad Autónoma si no me lo vende en el precio que dice la ley. Se pone a reír y me dice que lógicamente no puedo demostrar que me ha pedido dinero negro, que si no le doy el dinero negro no firmamos el contrato de venta, y que si me pongo chulo alega en la comunidad autónoma que los tiene todos vendidos y por eso no me lo vende.

      Y no se escondía nadie, y a mis actuales vecinos les pregunté y todos pagaron la cuota en negro. Y que es lo que hay. Como no tenía un duro compré un piso de 50 metros que es lo máximo que podía pagar, y aquí vivimos.

      Comentario por Jose — 28 diciembre 2017 @ 15:37 | Responder

      • Pero recapacitemos. ¿Tú sabes lo que me estás diciendo? Que se usaba la política de vivienda social para engordar el beneficio de los constructores, cediéndoles materia prima (suelo) barata sin que cumpliesen con la condición de luego ofrecer viviendas a bajo precio. Me estás diciendo que había (y hay) una práctica corrupta generalizada, que era de conocimiento general en la población, y que ni el poder ejecutivo ni el judicial movieron (ni mueven) un dedo para ponerle fin y castigar a los culpables. ¿Sabes lo que implica lo que me has contado, y de la que se han enterado hasta los niños a partir de 10 años? Que vivimos en un país intrínsecamente corrupto, un sistema socioeconómico amañado cuyo fin último es desposeer al trabajador/esclavo por todas las vías, mientras vive en el ensueño que es clase media en una existencia miserable, de esclavo que emplea lo que le paga su amo en pagarse sustento y cobijo ¿cuál es la diferencia respecto a la esclavitud convencional, en que eran ofrecidos por el amo?

        Recuerdo que un grupo de vecinos, hace años, creo que por Cantabria, denunciaron al constructor por ese sobrecoste en negro que exigía por el piso de VPO. Quedó demostrado que pagaron esa mordida, sin embargo, el juez exoneró de culpa al constructor bajo el argumento que los compradores aceptaron libremente pagar ese sobrecoste ilegal.

        Los jueces defienden sus intereses de clase. Pero el obrero no puede hacerlo, o es aplastado por la maquinaria represiva. Es repulsivo.

        Comentario por Mendigo — 31 diciembre 2017 @ 2:01 | Responder

        • “el juez exoneró de culpa al constructor bajo el argumento que los compradores aceptaron libremente pagar ese sobrecoste ilegal” o “la culpa es de ellas por ir con faldas tan cortas”

          Comentario por marcostonhin — 3 enero 2018 @ 17:22 | Responder

  3. No se si recordamos cuando se planteó la construcción por parte del Estado de edificios de pequeñas viviendas, no recuerdo si de 30 o 40m2, para que los jóvenes (y no tan jóvenes) pudiesen acceder en régimen de alquiler subvencionado a una vivienda digna hasta que estuviesen laboralmente más establecidos y pudiesen acceder a algo mejor.

    ¿lo recordamos?: protestas y risas indignadas por parte de todo el mundo, críticas en los periódicos (sobre todo los “alternativos”), etc. etc. Sólo faltó alzarse el armas contra la medida, que resultó tan impopular (por el tamaño de las viviendas) que al final no salió adelante. Porque claro, es indignante que un chaval con la carrera recién acabada viva en un piso de menos de 300m2.

    Luego nos quejamos.

    Comentario por marcostonhin — 3 enero 2018 @ 17:16 | Responder

    • Lo recuerdo y habria que ver en que condiciones economicas se alquilarian o venderian, a falta de un mayor desarrollo de aquella idea, si x 50 € (o menos) tienes un piso de 30 m2, no me parece mal. O si por 10mil € (o menos) tienes un piso de 40 m2 en propiedad, q hay de malo, no es la primera vez q veo en la tele pisos comprados de 40 m2 por barbaridades de dinero. Habria q desarrollar la idea, para mi lo ideal es q ese tipo de vivienda fuera gratis construida por empresas del estado hechas para durar (por lo que nos venden ahora da pena), y quien quiera mas que lo pague. Habria q desarrollar la idea, pero por aqui ya se ha hablado de ello. En resumen q no me parece ni mucho menos indigno y de desarrapados vivir en 30 m2, cuanta gente quisera eso mismo¡¡¡¡

      Comentario por Emilio Fernandez — 3 enero 2018 @ 23:52 | Responder

      • Joder, tronk, no veas cómo te agradezco tus comentarios: me ahorras un montón de trabajo escribiendo.

        Efectivamente: depende de las condiciones. Pero ¿por qué no se llevó a cabo esa idea? ¿Quién se lo impedía? Un globo sonda más de la primera legislatura de ZP, que se quedó en nada.

        Pero conociendo el historial, esos pisos hubieran salido con el m² en línea con el mercado.

        Comentario por Mendigo — 4 enero 2018 @ 15:09 | Responder

        • La idea de quedó el nada porque, con las coñas por el tamaño de la vivienda, se volvió enormemente impopular. Y aquí lo que manda es ganar votos.

          Comentario por marcostonhin — 17 enero 2018 @ 18:35 | Responder

          • Bueno, por eso, por las Finder Kelly, por el “ahora es el mejor momento para comprar una vivienda”, y los precios siguieron cayendo durante años…

            Comentario por Mendigo — 17 enero 2018 @ 22:17 | Responder

    • Buenas, Marcos!

      Ya se te echaba de menos! Espero que la ausencia sea porque soy un latazo, y no por ninguna calamidad. Que después de lo de Fouche, anda uno preocupado. ¿Qué iba a hacer yo, sin mi empresario explotador preferido? 😛

      Por lo demás, sobre lo que comentas, me remito al comentario de Emilio.

      Comentario por Mendigo — 4 enero 2018 @ 15:06 | Responder

      • Como ya sabes, ya no estoy explotando a nadie 😂

        De hecho la próxima vez que necesite personal haré lo más lógico y justo: contratar a un autónomo. Yo necesito que se haga un trabajo, tu me pides tanto por hacerlo, si estamos de acuerdo con el precio lo haces y yo te pago… Y tan amigos.

        Yo no me voy a mis clientes reclamando indemnizaciones ni garantías salariales ni gaitas: les ofrezco mi trabajo y ellos me pagan por ese trabajo. Punto.

        Comentario por marcostonhin — 17 enero 2018 @ 18:41 | Responder

        • Le mercantilización de las relaciones laborales…. supongo que esa es la tendencia, pero así es imposible construir nada mínimamente complejo.

          Comentario por Mendigo — 17 enero 2018 @ 22:15 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: