La mirada del mendigo

19 enero 2018

Česká republika I

Filed under: Fotografía — Nadir @ 1:25

Empezamos con la primera tanda en serio de la República Checa.

Érase un pueblo a un castillo pegado. Loket, aunque a mí me llamaron más la atención las callejuelas.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

La zona de Třeboň está salpicada de lagos, algunos realmente grandes, que permitían a las poblaciones medievales tener acceso a abundante pescado fresco en mitad del continente.

Al principio, el checo asusta un poco, con esos símbolos raros. Pero con un poco de paciencia y una gramática básica, la cosa va yendo. Por ejemplo, el pajarito encima de las vocales (háček) modifica su sonido. La ň es muy sencilla para nosotros tanto de pronunciar, como de recordarla: es nuestra ñ. La ř es otro cantar. Es un sonido que sólo existe en checo y, de hecho, ni siquiera todos los checos lo marcan. Viene a ser juntar una r débil, como la francesa, y una y muy marcada, tipo la yerba de un argentino. Honestamente, a mí me recordaba a un graznido.

Todo es cuestión de habituarse, sin embargo, y no es tan fiera la bestia como la pintan. Bueno, sí que lo es, o puede llegar a serlo; esto es una frase con sentido: Strč prst skrz krk. ¿Os atrevéis a intentar pronunciarla? A mí me recuerda a alguien intentando hablar con la boca llena de galletas.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Como comentaba, como siempre comento en mis excursiones europeas, prados, bosques, todo parece coexistir sin esfuerzo.

¿Por qué en Europa se ve fácil, evidente lo que aquí ni se concibe? ¿Cuánto tardaría un palurdo autóctono en quemar ese bosque y meter detrás las vacas?

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Bueno, esto no es todavía Chequia, estamos en camino. Es la catedral de Amberg, en el Alto Palatinado (Oberpfalz). Tras dos mil y muchos kilómetros, nuestro culo ya no aguantaba más y paramos a estirar un poco las piernas.

En comparación con el checo, hasta el alemán resulta comprensible. XD

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Aunque la calidad no es muy buena debido a un problema técnico del objetivo, me pareció una foto curiosa y quería subirla.

Como curiosidad, mientras la sacaba llegó una chica y, al oírnos hablar, nos preguntó en castellano que si nos podía ayudar en algo. Era un castellano muy precario, pero mucho más de lo que me esperaría en aquel lugar. Era profe, había dado un poco en la uni y luego siguió estudiándolo por libre. Un encanto de mujer.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Jindřichův Hradec. Es una villa realmente bonita, creo que si alguien de allí supiera que he escogido esta foto para ilustrarla se sentiría decepcionado.

Sin embargo, no me parece del todo mala foto. Además, muy reveladora. Bajo el enlucido de colores pastel, las casas antiguas en zonas urbanas (en las aldeas, las casas tradicionales son enteramente de madera) están construidas con materiales menos nobles de los que sugiere su orgulloso aspecto.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Foto de la campiña, mientras volvíamos dando un paseo del castillo de Brustejn, cerca de Trutnov.

La orografía ondulada, el bocage estructurando el paisaje, una redonda panza cubierta de árboles al fondo… bien pudiéramos estar en el Limousin o la Bourgogne.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

¡Krak!

Me harté de sacar fotos de árboles estallados. Parece aún resonar el eco de la rotura, la enormidad de las tensiones que se liberan violentamente, el perfume de la resina del abeto (huele mucho mejor que el pino, o al menos así me lo parece).

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Paulov, en el Sur de Chequia. Es una zona baja de viñedos, se supone que la parte más cálida de ese Estado pero hacía un frío de pelotas y aún no había entrado Noviembre.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Pared de arenisca colonizada por los líquenes, cerca del castillo de Falkenštejn. La s con el háček (š) se pronuncia igual que la x gallega (para que luego digan que aprender gallego no sirve de nada).

Pero hemos de hacer aquí un alto y explicar un par de cosas. No hace falta saber mucho alemán para darse cuenta que esto es la eslavización de un topónimo germánico: Falkenstein, o piedra (castillo) del halcón. Durante siglos, estas tierras estuvieron bajo el control de Viena. Por lo tanto, el alemán era el idioma oficial, en el cual no sólo funcionaba la administración, sino que daba nombre a lugares y personas. La población de habla eslava, aunque mayoritaria, estaba relegada en el rural mientras que en las villas se hablaba el alemán, asociado siempre a la civilización y el poder (un fenómeno de diglosia, seguro que a gallegos, asturleoneses o aragoneses les suena). Alcanzada la independencia, se procedió a eslavizar todos los topónimos de origen germánico, como es el caso.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Pieris rapae (ya me adelanto, que luego me vienen con exigencias :P).

Un bokeh bastante duro, o quizá debería dedicarle algo de tiempo al revelado. Pero lo siento, pero de eso sí que no dispongo.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Parque Nacional de Šumava, a casi 1.000m (es decir, esto se pasa bajo la nieve buena parte del año).

La idea de visitar Chequia nació precisamente de este parque. Durante la guerra fría, esta zona fronteriza con Alemania estuvo vallada, una franja de terreno muy vigilada en la que no podía entrar nadie (de hecho, me figuro que estaría minada). Esto sirvió para que se conservase en su estado original, dejando tranquila a la Naturaleza para obrar a su antojo. Éste es el aspecto que un palurdo de aquí llamaría “un bosque abandonao”, como si alguna vez la Naturaleza hubiera pedido, y menos a esa morralla humana, sus cuidados.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Biblioteca de la Universidad de Olomouc.

El juego que se le puede sacar a un puto charco. 🙂

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Pivonice. A esta aldea llegamos buscando los restos de un castillo (un torreón defensivo) en un cerrado meandro del riachuelo que hay ahí abajo. A la ida, un matrimonio de ancianos intentaron hablar con nosotros. Pero ni jota, ellos habían estudiado ruso como lengua extranjera, y en inglés sólo sabían decir cuatro cosas. Cuando se enteraron de dónde veníamos (Španielsko, como los tomates y las naranjas del Lidl checo XD, por eso sabía cómo decirlo), el hombre levantó el puño y dijo, con bastante parecido: “No pasarán!”. Me conmovió, para qué vamos a negarlo.

A la vuelta, nos pescó un camionero jubilado, que bajaba a El Ejido (a por los tomates Španielsko). Al saber que veníamos de donde los tomates, nos empezó a dar abrazos (estaba completamente zumbao, el tipo) y a repetir lo único que se acordaba en castellano: ¡Veterano! ¡Soberano! Menudo personaje. Que nos quería invitar a su casa a tomar café (todo esto, gracias a la ayuda de una adolescente a la que atrapé para que nos hiciera de intérprete). Sí, sí, seguro que café iba a sacar…

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Medná, muy cerca de la frontera con Alemania. Nota ortográfica: el acento no marca la vocal tónica, que además en checo es innecesario porque ésta es siempre la primera, sino que nota una vocal larga (más o menos, las nuestras, dicho esto con muchos reparos). Sin acento, vocal breve.

Si os parece que está oscura la foto, he de decir que aún más oscuro estaba el original, un desfiladero entre densos bosques. Y era el mediodía.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

¿Cuántos árboles identificáis?

Si no me equivoco, no hay ninguna especie que no podáis encontrar en la Península. Lo siento por los gallegos, pero no, no hay hojas de eucalipto que son las únicas que sabrán reconocer.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Dolný Mísečký. No es por dar envidia, pero esta foto la sacamos, apoyando la cámara en un pedrusco, justo antes de ir a preparar la cena y a camita a leer un rato y dormir. A pierna suelta y como benditos.

Bueno, sí, un poco por dar envidia, y sobre todo por mostraros una forma alternativa de viajar, sin lujos que entorpezcan el disfrute de lo esencial, que es empaparse del sitio que visitas, el protagonista del viaje.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Sé que no lo parece, pero eran las oficinas de una antigua fábrica abandonada, en Strakonice.

Otra nota ortográfica, la mitad de los topónimos acaban en -ov, y la otra mitad de -ice, así que no cuesta nada aprender a pronunciarlos bien por si toca preguntar por alguno. La c no se pronuncia con nuestro sonido /θ/ (creo que único entre las lenguas indoeuropeas), sino como ts. Lo de pronunciar todo eso con vocales breves, ya tal…

+
+
+
+
+
+
+
+
+

¿Qué son? Me parecían a medusas, espíritus del bosque.

Por cierto, el sitio se llama Zdárské Vrchy. Y, aunque no lo parezca, quizá sea más fácil para nosotros pronunciarlo que el aparentemente sencillo Strakonice. Basta con recordar que la v es fricativa (como en francés, alemán, o… castellano antiguo), la c suena como -ts y la h es siempre aspirada (no existe el dígrafo ch, para ese sonido se pone el háček sobre la č). En el diccionario vemos que Vrch es monte, así que Vrchy debe ser el plural o quizá un genitivo, del monte. Las lenguas eslavas, como todos los idiomas serios, son declinadas y conjugadas.

Con esto no vamos a aprender checo, pero al menos le vamos perdiendo el miedo…

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Hrad Zebrák. En realidad, para visitar todo el país sólo hay dos cosas que tenemos que memorizar: Dobrý den y pivo. Lo primero significa buenos días, y es perfectamente utilizable para cualquier momento del día (si queréis ir de sobraos, podéis usar el dobrý večer y dobrou noc para tardes y noches, respectivamente). Lo segundo… bueno, no llevaréis ni cinco minutos en el país y ya conoceréis su significado.

Pero si vais de turistiqueo cultureta, os serán útiles algunas palabras más, como hrad (castillo, recordad, la hache siempre se aspira) y zámek (fortaleza). Como vemos, éste lo han encaramado sobre una falla. Es desde aquí que tomé la última foto de Checadas, como ejemplo de ordenación del territorio, un concepto que no existe al Sur de Pirineos.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

La forma de recorrernos Česko fue orlando sus creo recordar 27 parques nacionales y naturales. Eso nos obligaba a ir haciendo eses por todo el país y así, de paso, íbamos conociendo los sitios por los que pasábamos. Éste fue uno de los primeros que visitamos, al poco de salir de Alemania: Český Lés.

Calculamos el viaje para llegar comenzando el otoño, creo que es evidente el porqué. Menos horas de luz, en ocasiones una rasca que pela, pero…

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Klentnice, las tierras más al fondo son ya Austria.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Un hayedo, en torno al castillo de Bezděz.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Si tengo tiempo, me pongo con la identificación, aunque en este caso se me antoja complicado.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Quizá muy manida la composición, pero lo cierto es que las hojas estaban ahí, lo único que hice fue forzar el enfoque en ellas y que el resto quedase difuminado.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Karlštejn. Es decir, en versión original: Karlstein, o castillo de Carlos.

Sí, el castillo es resultón. Además, es históricamente muy importante: originalmente gótico, fueron añadiéndose estructuras hasta tiempos modernos, pero respetando las anteriores. Pero fijaos en los bosques ¡Y estamos a dos pasitos de Praha, que visitaríamos al día siguiente! Comparad la calidad de estos bosques con los que tengáis en vuestro entorno. Si yo hago la prueba, y lo comparo con los monocultivos de pinos y lomas quemadas (estoy en Ourense), me echo a llorar. Cuando dentro de unos días vaya a Pontemierda, si hiciese el mismo ejercicio, me entrarían ganas de vomitar.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

18 comentarios »

  1. Preciosos lugares. Lo único malo de estos viajes, y a mí también me pasa, es la vuelta.

    Por cierto, las “medusas” son equisetos, un tipo de helechos, probablemente Equisetum sylvaticum. Y cuando hablas de abetos, lo que se ve en la foto son más bien Picea abies, en castellano pícea o “abeto de navidad”, y no Abies alba.

    Comentario por Greg — 19 enero 2018 @ 16:46 | Responder

    • Muchas gracias, Greg.

      Equisetos. Ni me suena haberlos visto antes, ni haber escuchado ese nombre. Me pongo a investigar.

      Una cosa. Tratando de la vegetación arbustiva de la Sierra Segundera (que, además, te queda un tanto lejos) me dijiste que no eras botánico, sólo aficionado. ¿Aún te atreves a negarlo? Para mí, una persona con un nivel de conocimientos sobre el mundo vegetal como el tuyo, es un botánico, independientemente de que tengas tal o cual título.

      Comentario por Mendigo — 19 enero 2018 @ 17:16 | Responder

  2. Muchas gracias, Mendigo, es lo más bonito que me han dicho en lo que llevamos de año, ja, ja, ja!

    Pero no he descubierto nada, son fáciles de reconocer. Estoy harto de ver píceas por mis viajes al noreste de Europa, y también equisetos. Estos últimos se llaman también colas de caballo, seguro que te suenan los Calamites del Carbonífero, pues estos son sus parientes, aunque mucho más pequeñitos. Lo que cuentas de los bosques centroeuropeos y su variedad de especies es cierta, yo he visto en bosques de Estonia gran número de especies arbóreas en un trozo pequeño de bosque: Quercus robur, Betula pendula, Carpinus betulus, Acer platanoides, Sorbus aucuparia, Picea abies, Prunus padus, varias especies de Salix, Populus tremula. Todas ellas, excepto la Picea abies y el Carpinus betulus, presentes en lo que queda de bosques gallegos. Aquí en el sur de España, también hay formaciones boscosas, en las faldas de Sierra Nevada, en la sierra de Cazorla, en Sierra Morena… donde no hay dominancia de una especie, sino una mezcla de especies cada vez más escasas y propias de ambientes más frescos. Y recuperar estos bosques es casi imposible porque son pequeñas islas rodeadas de terreno rocoso sin apenas tierra, perdida por la erosión de siglos y siglos. Aquí a nadie se le pasa por la cabeza que podríamos volver a disfrutar de una naturaleza mucho más bonita si nos esforzáramos un poco, además de que nos beneficiaríamos económicamente. Tenemos otra mentalidad por desgracia.

    Pues nada, me autoproclamo botánico, hala!

    Comentario por Greg — 19 enero 2018 @ 17:54 | Responder

    • Sí, si ya me he estado informando un poco. Lo que aprende uno con vuestros comentarios! Como los helechos, no tienen reproducción por semillas sino por esporas. Un dinosaurio vegetal, vaya (en realidad, si aparecieron en el Devónico, mucho más antiguas que los dinosaurios).

      Lo que comentas de las islas de biodiversidad en Andalucía… lo primero, es protegerlas como oro en paño. Es como un yacimiento arqueológico: si no tienes medios o no piensas que aporte conocimiento, lo dejas estar para que futuras generaciones se puedan aprovechar de ello. Lo mismo aquí: como todavía la sociedad no está avanzada como para plantearse una regeneración ecológica, al menos que se conserven esos nichos para que nuestros nietos tengan la oportunidad de conocer el estado (más o menos) original y procurar su extensión, sin tener que partir de cero.

      Hombre, yo si quieres cojo el espadote y te nombro botánico mayor de este blog. Si hay alguien que no esté de acuerdo, que hable ahora…

      (lo de distinguir un falso abeto por el tronco, realmente me ha sorprendido)

      Comentario por Mendigo — 19 enero 2018 @ 20:18 | Responder

      • “lo de distinguir un falso abeto por el tronco, realmente me ha sorprendido”.

        ;))) aquí no era fácil viendo sólo la corteza (por el porte sí se pueden distinguir, y por supuesto, por las hojas: Picea tiene las hojas con una especie de talón en su unión a las ramillas, mientras que Abies presenta una especie de ventosa), así que he hecho trampa y he mirado al suelo: nunca verás piñas enteras de Abies en el suelo, ya que las escamas son caducas, y se van desprendiendo al madurar, dejando los raquis desnudos en la copa del árbol. En cambio, las de Picea caen enteras, como las piñas de los pinos. Los bosques de Piceas abies suelen estar también en zonas más húmedas, con muchos musgos y helechos…

        Sobre esos bosques caducifolios andaluces: por fortuna, suelen estar en zonas montañosas, la mayoría de ellas incluidas en zonas protegidas, y se conocen los problemas que impiden su regeneración, aunque no se haga gran cosa para solucionarlos. Busca “Quejigal de Tolox”, para ver cómo nos las gastábamos también por estas tierras. Un robledal a 1700 metros de altura, con arces, serbales, tejos… ahora es una sombra de lo que tuvo que ser, y muy difícil de recuperar porque ya no hay suelo y los árboles son viejos.

        Acepto lo de botánico mayor del blog!

        Comentario por Greg — 19 enero 2018 @ 22:39 | Responder

        • En alguna foto del Quejigal veo que están repoblando, entre los viejos quejigos, con algún otro árbol. Pero sí, es un peñascal, normal con esas pendientes tan fuertes, y eso que la pluviometría no debe ser muy fuerte. Lo más terrible de los incendios y la deforestación no es la pérdida de especies, sino la pérdida de suelo. Recuperar eso es labor de muchas décadas, empezar plantando arbustos, que no los quemen, impedir que incluso los ungulados salvajes puedan ramonear… (ni que decir tiene de los rebaños de cabras, que son la marabunta).

          Estamos como dos abuelas, contándonos los achaques y pugnando por ver cuál está peor. Tú me dices que “la mayoría de ellas incluidas en zonas protegidas”. Pero es que eso, en Galicia, no quiere decir NADA. Sólo un papelito burocrático, un brindis al Sol. Protegido está el Parque Natural do Xurés, y arde todos los años. Mira, para que veas que no soy un exagerado:
          41.866252, -7.998967
          Si no arde más, es porque ya sólo quedan piedras, como puedes comprar (y te juro que ese no era su estado original, hace tan solo veinte años).

          O protegido está el el Parque Natural das Fragas do Eume, y…

          Comentario por Mendigo — 20 enero 2018 @ 13:14 | Responder

          • “En alguna foto del Quejigal veo que están repoblando, entre los viejos quejigos, con algún otro árbol”.

            Ojalá fuera así. Lo que hicieron hace 3 décadas fue colocar vallados alrededor de algunos quejigos, para que pudieran crecer quejigos jóvenes. Algo se ha notado, y ya se ven algunos árboles jóvenes. Pero es un número tan pequeño en una zona tan grande, que el efecto total es practicamente nulo. Han sido 3 décadas en las que no se ha conseguido frenar la erosión ni el deterioro de la vegetación. Y es porque no hay un plan ambicioso de recuperación, y ni la sociedad ni las organizaciones ecologistas lo exigen.

            Las famosas fragas do Eume… las conozco de haber visto su nombre en muchos estudios botánicos. De hecho, es uno de los lugares de la península con más diversidad de helechos, muchos de ellos especies típicas de la Macaronesia. Desde luego, las cosas ahí están muy mal, para llenar de eucaliptos una zona protegida y además tan conocida. El mapa que muestra su evolución desde los 60 es realmente impactante. Y una vergüenza.

            Comentario por Greg — 20 enero 2018 @ 17:28 | Responder

            • No, no es una puta vergüenza, es mucho peor. Primero, porque el mapa es del 2003, y no veas cómo ha avanzado el eucalipto en estos últimos años. Y segundo, porque donde pone “bosque atlántico” debes leer: plantaciones de pinos. Salvo los 10m a ambos lados del río que sí, sé que es un hábitat importantísimo, el resto no vale nada. Si tuvieran vergüenza, sería sólo ese trocito el protegido, porque lo que te encuentras en el resto del Parque lo puedes encontrar en cualquier rincón de A Coruña: plantaciones de pinos y eucaliptos.

              Lamento escuchar que tampoco se toman ahí en serio la labor de protección de rodales emblemáticos como ese quejigal. Y ahora que dices ¿a qué cojones se dedican entonces las asociaciones ecologistas? Una pregunta abierta, me refiero a las andaluzas como a las gallegas. Porque en muchos casos, me parece que actúan en compadreo con la administración para servirle una coartada. Que, por cierto, hasta el nombre está mal escogido: no son organizaciones ecologistas (su objeto principal sería el estudio de los ecosistemas) sino ambientalistas (preservación de los mismos). Pero bueno, el debate semántico es lo de menos, yo lo que quiero es que muevan el culo, y al menos aquí en Gailcia… (por eso paso de afiliarme a ninguna).

              Comentario por Mendigo — 20 enero 2018 @ 20:56 | Responder

  3. Aquí tienes un libro sobre especies forestales de Europa, descargable:

    http://forest.jrc.ec.europa.eu/european-atlas-of-forest-tree-species/

    Comentario por Greg — 19 enero 2018 @ 22:50 | Responder

    • Te he dicho que te quiero?

      :******************

      De todas formas, libros tengo. Lo que no tengo es tiempo!!!! Anoche me acosté tardísimo sólo por acabar un libro que llevaba coleando desde verano, y ya dije “por mis cojones que esto lo acabo”. Además, es que tengo intereses tan dispersos que no doy cubierto mínimamente todos los frentes, así que mi conocimiento es tan superficial en todo. Quien mucho abarca…

      Pena que no estés por aquí cerca, que si no te reclutaba para las salidas campestres que estamos haciendo. 😉

      Comentario por Mendigo — 20 enero 2018 @ 13:20 | Responder

      • Ja, ja, ja!!

        Acepto la invitación, necesito ver sitios nuevos!

        Comentario por Greg — 20 enero 2018 @ 17:31 | Responder

        • Bueno… nosotros tenemos que hacer encaje de bolillos, para encontrar sitios un poco pasables. Pero bueno, hasta ahora aún vamos tirando. Por supuesto, estás invitado desde ya si algún día te quieres dejar caer por estas tierras. 😉

          Comentario por Mendigo — 20 enero 2018 @ 20:47 | Responder

  4. Menudos encuentros haces por el monte. Tanto la chica que sabía español como el anciano. La verdad es que me he encontrado más referencias al No pasarán! fuera de España que en suelo patrio (tampoco me sorprende), especialmente en Irlanda del Norte.

    Comentario por wenmusic — 23 enero 2018 @ 18:00 | Responder

    • Bueno, no, tanto la pareja de ancianos del principio como el vinagreta nos los encontramos ya de regreso al pueblo. Pero en ese paseo recuerdo aún un tipiño más raro. Íbamos por el camino y escuchamos hacia abajo, al río (era una loma con mucha pendiente), ruidos de algo pesado sobre las hojas. Un ciervo, un jabalí, pensé… pues no, era un tipiño con el torso desnudo y descalzo, acarreando madera por el medio del monte. ¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿? No es que ese día hiciera mucho frío, pero joder, calor tampoco, el sol se estaba poniendo… Y si andas apañando leña, una camiseta para evitar el roce de los troncos… Y lo de descalzo por mitad del bosque, ya… Y a dónde iba con esos troncos?

      Me hubiera gustado charlar con él, pero fijo que el fulano de inglés ni papa (de francés, castellano o portugués, ni decirlo). Pero eso, nos quedamos con una cara de interrogante, como con el letrero del porquichiño. XD

      Comentario por Mendigo — 24 enero 2018 @ 10:44 | Responder

  5. ¿La WV que aparece en la primera foto es la tuya? ¡Qué chulada!
    A mí me queda un año para jubilarme, y después de eso me apetece hacer turismo en furgoneta, pero no sé ni por dónde empezar. Ya sé que es mucho pedir pero, ¿podrías indicarme algún foro para empezar a enterarme?
    ¿Se pueden alquilar furgonetas para ir haciendo pruebas? A lo mejor el paraíso no es lo que uno se imagina y los experimentos con gaseosa.
    Saludos, y enhorabuena por tu blog.

    Comentario por Alberto Pacios — 11 febrero 2018 @ 20:03 | Responder

    • Muy buenas, Alberto.

      No, qué va, lo de las furgos viejas es como los tatuajes: me gustan pero en la piel de otro. XD Un vehículo histórico es una bonita afición, pero que da más quebraderos de cabeza que un hijo tonto. Me gustaría tener uno, pero no para irme con él a sitios a miles de kilómetros de distancia, donde no sé ni cómo se dice “tuerca”.

      Por supuesto que no es mucho pedir, compañero. En el tema furgoneteiro la referencia es furgovw.org. El nombre del sitio está muy mal puesto, porque ahí hay gente con furgos de todas las marcas. La gente que llega a este mundillo cree que sólo una VW es apta para camperizar. Sin embargo, la casi totalidad de preparadores de autocaravanas, lo hacen sobre chasis de Fiat Ducato (y los pocos que no, sobre Ford Transit). Y ahí te va la otra página, de AC: ACPasión.com.

      Realmente, la distinción entre furgo y AC se diluyen, siendo un continuo de intervenciones cada vez más profundas en el vehículo de origen para ganar habitabilidad. Por supuesto, esas intervenciones las puedes acometer tú mismo, o comprarlas ya hechas.

      Alquilar, se pueden alquilar ACs. Puedes alquilar una furgoneta de carga, pero como no está preparada dificilmente la podrías usar para campear. Supongo que también habrá alquiler de una California o una Marco Polo (camperizaciones de fábrica basadas en la Transporter y la Vito).

      En Bélgica, Holanda, UK… está muy extendida la idea de jubilarse, comprarse una AC y largarse a recorrer Europa durante meses. A esa edad los hijos ya están independizados y, haciendo cuentas, se dan cuenta que gastan más quedándose en casa (calefacción) que pasando el invierno con la AC en el Sur de Europa.

      No puedo más que animarte en tu idea. A nosotros, desde que nos compramos la primera furgo, nos ha cambiado la vida. Y hay un precioso mundo ahí fuera esperando a ser descubierto…

      Comentario por Mendigo — 12 febrero 2018 @ 11:00 | Responder

      • Muchas gracias, Mendigo. Iré bicheando por esos dos foros. Salud y ánimo.

        Comentario por Alberto Pacios — 12 febrero 2018 @ 18:06 | Responder

        • Yo encantado de charlar de furgallas y viajes.

          🙂

          Salud!

          Comentario por Mendigo — 12 febrero 2018 @ 19:22 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: