La mirada del mendigo

22 enero 2018

No dejéis que Afrîn se convierta en otro Kobanê

Filed under: Internacional — Nadir @ 1:05

Nosotros los abajo firmantes, académicos y activistas de derechos humanos, insistimos en que los líderes de Rusia, Irán y Estados Unidos deben asegurar que la soberanía de las fronteras de Sirias no es violada por Turquía y que a la gente de Afrin en Siria se les permita vivir en paz.

Afrin, cuya población es predominantemente kurda, es una de las regiones más estables y seguras en Siria. Con muy poca ayuda internacional, Afrin ha tomado tantos refugiados sirios en los últimos cinco años que su población se ha duplicado hasta 400.000. Afrin está ahora rodeada por enemigos: grupos yihadistas apoyados por Turquía [N.d.M: Ahrar al-Sham, Jaysh al-Islam…], al Qaeda [N.d.M: Hay’at Tahrir al-Sham] y la misma Turquía.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha amenazado con atacar a los socios kurdos del ejército estadounidense – las Unidades de Protección del Pueblo o YPG – con la que Estados Unidos ha estado aliado contra el Estado Islámico. Turquía acusa al YPG de “terroristas” a pesar de la larga trayectoria de las YPG en la creación de consejos locales de gobiernos democráticos en cada uno de los pueblos que ha liberado del Estado Islámico y sus reiteradas declaraciones de que no tiene ningún interés en Turquía y que desea funcionar sólo como una fuerza de defensa de sirios kurdos y otras etnias que viven en la Federación Democrática de Siria septentrional (DFNS), también conocida como “Rojava” en la que se incluye Afrin.

Turquía ha formado una enorme fuerza militar en la frontera de Afrin y el presidente Erdogan ha prometido atacar el cantón kurdo con toda su fuerza, aniquilando un enclave pacífico y poniendo a miles de civiles y refugiados en peligro, todo en cumplimiento de su venganza contra los kurdos.

Un ataque de este tipo contra los pacíficos ciudadanos de Afrin es un flagrante acto de agresión contra una región pacífica y democráticamente gobernada y contra su población. Turquía no puede llevar a cabo este ataque sin la aprobación de Rusia, Irán y Siria y la inacción de los Estados Unidos que no la detiene. El pueblo kurdo ha sufrido la pérdida de miles de jóvenes, hombres y mujeres que se unieron a las YPG y las YPJ, las fuerzas femeninas, para librar al mundo del Estado Islámico. Los Estados Unidos y la comunidad internacional tienen la obligación moral de apoyar ahora al pueblo kurdo. Hacemos un llamado a funcionarios de Estados Unidos y la comunidad internacional a garantizar la estabilidad y seguridad de Afrin y prevenir la agresión turca desde dentro de Siria y a través de la frontera con Turquía.

Firmado,
Noam Chomsky, MIT Professor Emeritus
Michael Walzer, Institute for Advanced Study, Princeton University, Professor Emeritus
Charlotte Bunch, Distinguished Professor of Women’s and Gender Studies, Rutgers University
Todd Gitlin, sociologist and Chair, PhD Program in Communications, Columbia University
David Graeber, Professor of Anthropology, London School of Economics
Nadje Al-Ali, Professor of Gender Studies, SOAS University of London
David Harvey, Distinguished Professor of Anthropology and Geography, CUNY Graduate Center
Michael Hardt, political philosopher and Professor of Literature, Duke University
Marina Sitrin, Assistant Professor of Sociology, SUNY Binghamton
Ann Snitow, activist and Associate Professor, New School
Bill Fletcher, Jr., former President of TransAfrica Forum
David L. Phillips, Director, Program on Peace-building and Rights, Columbia University
Joey Lawrence, photographer and filmmaker
Meredith Tax, writer and organizer, North America Rojava Alliance (NARA)
Debbie Bookchin, journalist and author, NARA

Fuente
Original

¡Difunde!

+

N.d.M: Rusia, Irán y China se han puesto de parte de su aliado natural, el régimen de Damasco. La oligarquía occidental ha escogido, ya desde hace años, el bando del yihadismo suní (muy interesante el seguimiento que ha hecho del conflicto el grupo PRISA, que no por nada cuenta como segundo principal accionista a un fondo qatarí) para oponerse a los primeros. Los demócratas deberíamos apoyar el único actor político y militar en la región con un programa feminista, laicista y de democracia asamblearia frente al autoritarismo y sectarismo étnico y/o religioso del resto.

Nota extra para la progresía islamófila: aquí tenéis un ejemplo del comportamiento del islamismo moderado. Oh, el islam, esa religión de sabiduría, tolerancia y paz… que sólo existe en vuestra tierna imaginación.

El islamismo político, tan hipócrita y corrupto como la democracia-cristiana, pero desacomplejadamente criminal.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: