La mirada del mendigo

12 febrero 2018

La estafa automovilística

Filed under: Tecnología — Nadir @ 22:55

Una entrada rápida, acerca de un comentario reciente en la entrada de consumos y emisiones que me ha dejado pensativo.

El caso: alguien compra un coche de segunda mano con 4 años y 60.000km. Es un coche bonitiño, un VW Sirocco, un Golf con pinta de deportivillo y motor gasolina de inyección directa 1.4 TSI. Debió costarle unos 18.000 de segunda mano, lo cual con el salario típico español aún son meses trabajando íntegramente para pagarlo.

El caso es que ha ido a pasar la primera ITV, y se lo han echado para atrás por gases. En concreto, el CO acelerado quintuplica el máximo admisible para vehículos catalizados.

En la entrada en cuestión, que ponía varios ejemplos de coches gasolina, diésel, LPG y CNG, ya advertía que “el 1.4 TSI de VW tiene un problema MUY serio [con el monóxido de carbono]”. Movido por la curiosidad, me puse a ver análisis del ADAC de coches que compartieran el mismo motor dentro del grupo Volkswagen. Para mi estupor, TODOS sobrepasaban con creces los máximos de homologación (siguiendo el ciclo WLTP).

SEAT Leon 1.4 TSI – 4.527 mg/km
SEAT Ateca 1.4 TSI – 2.610 mg/km
VW Tiguan 1.4 TSI ACT – 2.513 mg/km
VW Tiguan 1.4 TSI ACT BMT – 7.608 mg/km (ACT es una tecnología que desconecta cilindros para reducir el consumo, Bluemotion son las versiones optimizadas para eso mismo, reducir el consumo).
Skoda Octavia Combi 1.4 TSI – 2.090 mg/km

Como referencia, otro gasolina de inyección directa:
Citroen C3 PureTech 110 – 256 mg/km

O incluso otros inyección directa dentro del mismo grupo:
VW Golf 1.5 TSI ACT – 1.081 mg/km
Audi A3 1.0 TFSI – 945 mg/km

Tenéis más ejemplos en la entrada o en la misma página del ADAC. Hay que recordar que el límite de emisiones para la homologación en la Euro VI es de 1.000 mg/km (bajo el ciclo NEDC, aún más indulgente e irreal).

No es casualidad, no son casos aislados, es evidente que algo raro pasa con ese motor 1.4 TSI.

La cuestión es que esta persona se acaba de gastar un dinero en un vehículo que necesita, pero que sin la ITV no es apto para circular (y tampoco puede venderlo, que de todas formas sería pasarle la patata caliente a otro). En el concesionario no detectan el problema, todo está bien, y se preparan para empezar a cambiar piezas (muy caras) a ver si suena la flauta. Yo ignoro cuál será la situación económica de la persona que entró preguntando (y ni siquiera agradeció la ayuda), pero bien pudiera ser el caso que hubiera estando ahorrando para el coche, un coche prácticamente nuevo, y ahora no tenga dinero para comprarse otro, o embarcarse en unos arreglos de muchos miles de euros con final incierto. Porque realmente, no hay nada roto en ese coche, es un fallo de diseño. Pero claro, de nada sirve decirlo en la ITV, a ellos sólo les importa que bajes de tal valor en la máquina.

Es sólo un caso, pero quiero tomarlo de ejemplo para mostrar hasta qué punto la industria del automóvil se burla de sus clientes, a los cuales procura exprimir cuanto puede. Es curioso que a Volkswagen se le permita pasar la homologación con un vehículo tuneado para la ocasión, con el catalizador impoluto. Sin embargo, con el desgraciado usuario, la administración sea inflexible en sus límites de emisiones. ¿Es lógico que sólo se verifique que un vehículo respeta el límite de homologación cuando está recién salido de la cadena de montaje, y no si es capaz de mantener estos valores tras unas decenas de miles de kilómetros?

Otra cuestión: la garantía de un coche son dos años, una máquina compleja y muy cara de arreglar que puede costar 10, 20, 30, 50 o 100.000€. La misma garantía legal que puede tener una linterna de 3€ (aquí un aplauso por los coreanos, que ofrecen una garantía comercial, más limitada, de 7 años). Sin embargo, la primera ITV la pasas a los 5 años, con la garantía vencida y bien vencida. Si hay algún fallo de origen, como parece ser el caso, se lo come el usuario y no el fabricante. ¿Es esto no ya justo, sino meramente lógico?

Más cosas. Los coches cada vez más son sistemas privativos cerrados, que sólo pueden ser reparados en el concesionario de la marca, que es la que tiene los equipos de diagnóstico con el software adecuado. Por lo tanto, disponen de una clientela cautiva. Y cuanto peores coches fabriquen, más dinero dejarán en su red de concesionarios. Es más, si cambian una pieza y no resuelve el problema, esa pieza la facturan y pasan a cambiar la siguiente. Así hasta que den con el fallo. Esto supone claramente un incentivo perverso: un mecánico incompetente y/o ladrón (lo común en los concesionarios) ganará mucho más dinero que el buen mecánico que identifique el problema a la primera. ¿Tiene algún sentido?

La legislación está hecha a la medida de los fabricantes, para extorsionar mejor a los ciudadanos, convertidos en vacas lecheras que ordeñar. De molinero cambias, pero de ladrón no te escapas (podemos hablar de coches, de telefonía, de bancos…).

Cuando Richard Stallman lanza sus invectivas contra Apple (una jaula dorada para tontos), lo hace apelando a la libertad del usuario, ya claramente restringida en un PC convencional usando software privativo (Windows), y totalmente ausente en los productos de Apple, concienzudamente diseñados para sacarle las perras a un cliente que ha pasado de ser propietario a la condición de siervo.

Otro caso paradigmático: os sonará John Deere, el fabricante de maquinaria agrícola. Pues en sus nuevos tractores incorpora un software por el cual sólo se le pueden instalar recambios originales de la marca (que vende a este cliente cautivo con abusivo sobreprecio), en el servicio oficial. Si el servicio oficial no valida ese repuesto, la centralita electrónica bloquea el tractor y no se puede arrancar. Ya veis a hiperpatriotas granjeros del Corn Belt descargándose el parcheo de la EPROM de la centralita, que diseñó un ucraniano, y así poder cambiarle el aceite al tractor él mismo, poniéndole el filtro que quiera de la industria auxiliar.

Los sueldos son bajos, y la publicidad nos incita a comprar cosas caras. El problema no es nuevo, lo que es nuevo es este nuevo escalón de explotación. Porque la adquisición del producto es sólo la puerta de entrada a un centro comercial en el que toda la “experiencia” se centrará en que sigas entregándole dinero a la marca. Toda nuestra vida entregada trabajando, para entregar el producto de nuestro esfuerzo a un cardumen de pirañas insaciables.

+

Por eso es necesario legislar para devolverle el poder al ciudadano. En el caso concreto de la industria automovilística, ya hace tiempo propuse cuál debe ser la vía: vehículos modulares, con protocolos de comunicación abiertos y cotas estandarizadas para asegurar la intercambiabilidad de componentes dentro de un rango reducido.

Todo esto, que puede sonar muy críptico, es mucho más fácil cuando pensáis en un PC: si se os fastidia la tarjeta gráfica, o simplemente se os queda obsoleta, no tiráis con todo el ordenador, pantalla, teclado y ratón inclusive, ¿verdad? No, los zócalos tienen unas dimensiones estandarizadas, los protocolos de conexión están normalizados, y podéis elegir dentro de un gran abanico de fabricantes y precios. Y eso no impide en modo alguno el avance, de hecho es un sector que ha avanzado muchísimo más rápido que la automoción, y periodicamente surgen nuevos estándares cuando los viejos quedan obsoletos, sin mayor problema. Esto es lo que nos permite tener un ordenador de sobremesa asequible, con una buenísima relación entre prestaciones y precio (y por lo que las marcas pusieron de moda los portátiles). La competencia en cada componente es feroz, existe una escalada de prestaciones y una reducción de márgenes. Esta guerra entre fabricantes beneficia al usuario y es lo que quieren evitar todos los fabricantes, en todos los sectores. Clientes cautivos, márgenes abultados, esa es la combinación ganadora del puerco de Steve Jobs. Y aún hay quien grita ¡que vivan las caenas!

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

16 comentarios »

  1. Batalla perdida, por desgracia.
    Jobs, Musk, Ortega… No es fácil, pero si consigues producir objetos “icónicos” puedes vender estiércol a precio de seda.
    Lo que planteas es de cajón, pero choca con hordas de semovientes que no aspiran a más en la vida que a sentirse superiores por poseer determinados objetos.
    El de los coches es un ejemplo paradigmático de lo retrasado mental que se puede llegar a ser. La mayoría de la gente que conozco acabará gastándose más dinero en coches que en vivienda (que en Hespañistán ya es decir) y está contentísima en endeudarse lo que haga falta por pagar un plus por comprarse un trasto como el de tu ejemplo (VW hace mucho que sabe que la clave de su éxito es poner precios más altos que la competencia a un producto ramplón del todo, Mercedes también se ha dado cuenta del filón).
    Casi nadie quiere un coche duradero, económico, fiable y fácil de reparar. Lo que se busca es marcar estatus, que se note que eres “clase media” de esa que gana mil euros y se cree más próxima a Florentino Pérez que a la señora que viene a limpiarle los baños.
    El modelo comprar-usar poco-tirar-comprar de nuevo es disparatado, pero si eres un acomplejado al que separan dos generaciones (con suerte) del hambre y el analfabetismo no es tan raro que tu objetivo en la vida sea parecer un ganador (con tu montón de chatarra todocamino, tu cocina de inducción, tus vacaciones en el Caribe, tu jornada laboral de 12 horas y tu hipoteca perpetua).
    Hace un tiempo leí un chiste que me pareció muy bueno; iba sobre el avance que supuso el paso del socialismo al capitalismo en algún país de Europa del este, y decía algo así como: “teníais sanidad universal gratuita, educación universitaria gratuita, vivienda digna a precio razonable… pero, ay, no había yogures de piña en las tiendas”.
    Pues eso, que lo que vende son los yogures de leche de acelga con sabor a piña, con bífidus reactivo, omega ocho, ácido hialurónico inverso y a diez euros el litro, para que se vea que has triunfado y te los puedes pagar.
    Que si no cambias de coche cada 5 años, de móvil cada año y no veraneas a más de 1.000 kilómetros de tu casa será porque eres un paria, que no te lo puedes pagar y te corroe la envidia y, además, Manguia ya no te concede préstamos personales. Por pringao.

    Comentario por Javi-C — 13 febrero 2018 @ 16:54 | Responder

    • Semoviente​ es un término jurídico que se refiere a aquella parte del patrimonio del sujeto del derecho, o un componente del mismo, que es capaz de moverse por sí solo. La condición de semovientes la representan los animales en producción económica, en definitiva, lo que son las cabezas de ganado. Tradicionalmente, también integraban esta categoría los animales de labor: caballos, burros, mulos, etc.
      Su clasificación per se en el ámbito de las cosas, desde la órbita jurídica, no se consideran ni bienes muebles ni inmuebles ya que pertenecen a la categoría especial ya mencionada (véase el artículo 335 del Código Civil español).

      +

      Genial, un comentario genial. Como a mí me gusta, con un generoso contenido de racionalidad y mala hostia.

      Lo peor de comentarios así es que me siento celoso por no haberlo escrito yo. 😛

      Comentario por Mendigo — 13 febrero 2018 @ 20:08 | Responder

      • Muy bueno si, un profesor de violin ruso me conto ” pasamos de tener dinero y no poder gastarlo, a poder gastarlo en miles de cosas y no tener dinero” y otra vez me dijo “en el 89 los supermercados estaban vacios 2 años despues estaban llenos, pero nadie tenia dinero para comprar”, parecen chistes, pero al menos para el fue asi.
        Saludos

        Comentario por Emilio Fernandez — 13 febrero 2018 @ 23:17 | Responder

        • Esos chistes ocultan una realidad más compleja. Deberíamos analizar seriamente las fallas del socialismo soviético, y la de nuestro sistema capitalista, para procurar desarrollar un sistema que supere ambos. En realidad, yo creo que es el eje central de este blog desde que nació.

          Comentario por Mendigo — 14 febrero 2018 @ 14:12 | Responder

  2. El artículo es bueno, pero la respuesta es…¡para enmarcarla!. Me escojono.

    Comentario por Javier — 13 febrero 2018 @ 19:32 | Responder

  3. Hola:

    Antes que nada, magnífica respuesta a otra magnífica entrada.

    Hace ya días que quería contestar, pero no quería hacerlo sin datos en la mano, ya que voy a dar un rodeo. Es que he ‘pecado’ estos últimos días, y he tenido que irme a ‘confesar’. Las tentaciones del diablo eran cuantiosas…

    Veamos. Eso que describes, y lo digo trabajando dentro del sector, no sólo es así de forma descarada, es que es todavía peor.

    Este tipo de comportamiento, de connivencia entre las grandes empresas, no sólo automovilísticas, con los bobiernos (con be de bobos, aunque debería buscar un palabro que describa lo que son, marionetas a sueldo), es una estafa más para para bombear dinero del vulgo hacia las clases dominantes.

    Lo que llevo tiempo diciendo de Tesla (otra entrada que tenía cosas que comentar, aunque no se me dan bien las hojas de balance), que, por cierto ¿que paga de impuestos? No supe ver esa entrada en los datos que pusistes, quizás porque no paga nada. Sin embargo, sí que cobra ‘impuesto revolucionario’, y es un monto grande, en forma de ‘comisión del carbono’, que le pagan las otras automovilísticas, lo cual es otra manera de bombear dinero de unos hacia otros, y lo cual facilita lo que las otras empresas de coches hacen: cargar a los coches rentables de combustible de más, para poder perder en los cochepilas.

    Esta estrategia de la estafa, también aplica a las renovables y la imposición de renovables intermitentes eléctricas por razones bastante tenebrosas. Dan para que un día con tiempo puede que escriba un extenso artículo sobre todo esto, incluso una miniserie.

    La cuestión, que que todo esto de la intermitencia, que es un viejo conocido, y que sin embargo, apenas mencionan, tiene una ‘solución’ llamada ‘smart grid’, ‘smart city’ y ‘smart things for dumb citicens’ en el mundo de Yupi, y cartilla de racionamento en mi pueblo. Algo realmente peligroso.

    Claro que esto que el OFGEM británico ya tiene claro e impulsa desde su legislación, empezando por la imposición de contadores inteligentes para tales menesteres, no es algo que se publicite, precisamente.

    ¿Alguien se imagina que TODO dependa de la electricidad, y que alguien o algo (pensemos en ‘el gran dato’ – ‘gran e-rmano’) decide que no debes gastar in un microwatio hora?

    Pues bien, esa dependencia, ese mercado cautivo que explica esta entrada, es un modelo que se está intentando implementar en muchas otras partes, como es el tema energético, ese que tanto me pica.

    Y, además impulsado por la comisión europea, en connivencia con las automovilísticas, algunos otros bobiernos (el japonés y el usano) y empresas de dentro y fuera de Europa, sobre todo de la electrónica.

    El organismo llamado EUCAR (European Council for Autmotive R+D) hace años publicó un documento de proyectos que ya estaban en marcha, o que se pretendía poner en marcha, por allá 2011 o así, donde algunos claramente apuntaban a lo que ahora se llama V2X, V2G, Smart things for dumb citizens, etc. Con la colaboración de fabricantes de semiconductores como Fujitsu, Intel, Renesas, amén de compañías como BMW, PSA, FCA, VAG, etc.

    Es decir, esas mismas empresas que denuncias en esta entrada, están detrás de los conceptos de energías renovables eléctricas y la introducción de sistemas de ‘cautivación de mercado’ como el ya mencionado.

    Proyectos como ELVIRE, POLLUX, SAFESPOT, CVIS, INTERSAFE, INTERACTIVE, y muchos otros, la mayoría de circa 2006, incluyendo algunos de ‘apoyo legal’ (que, según leí hace tiempo, descargaría de culpabilidad de atropello a un coche autónomo bajo ciertas circunstancias, lo cual apesta), planes de testeo, de regulación, etc, auspiciados por la UE, en estrecha colaboración con esta gente que aquí se denuncia, y en línea con lo que yo denuncio de gente como Al Gore (el ‘ala derecha’), Naomi Klein (el ‘ala izquierda’), Naomi Oreskes (‘el frente intelectual/idealista’, AKA ‘el Sanedrín’), y el que me destapó el asunto de las renovables y la estafa de la intermitencia, el Prof. Jakobson (‘el ideoólogo’, el ‘soporte técnico’).

    Por supuesto, todo esto apesta, o da pie, a la conspiranoya, pero ya he estado en demasiadas ‘conspiraciones’ para saber hasta donde llegan (a muy poco), y que en realidad, no son conspiraciones, muy excesivamente sobrevaloradas.

    En este caso, aplica bastante bien eso de no achacar a la maldad lo que se explica mejor por la ingorancia (sobre todo si ésta es ‘voluntaria e interesada’).

    Sin embargo, el asunto de Jakobson es bastante más ‘borderline’.

    Que la Klein ignore el grado de implicación de la intermitencia es obvio. Que lo ignore Jakobson, un Profesor (con mayúscula, es decir, con nómina, a sueldo) que estudia estas cosas, ya es más sospechoso.

    Pero resulta que cierto grupo de científicos ha hecho varios estudios sobre este tema, empezando por Heard et alter, que hizo un metaestudio sobre el impacto ambiental de 24 propuestas renovables, que demostró lo que hacía un lustro que iba sospechando: que todas las propuestas habidas sobre este tema estaban tendiendo una alfombra verde hacia la deforestación total del planeta. Tengo el documento, en PDF, por cierto.

    Resulta que este metaestudio utilizaba los datos de otros estudios que demostraban que las propuestas de Jakobson utilizaba una matriz de correlación de intermitencia con denominador casi nulo. Es decir, que falseaba, y no poco, la estadística, que estaba cocinada.

    Con esa matriz corregida, los datos cambiaban mucho, a peor (y dudo que tuviesen en cuenta los efectos de la transmisión a largas distancias, que es otro elemento clave), como demostró Heard.

    Que yo, soldadito raso de medio pelo, basado en mi intuición y mi conocimiento en la materia, diga que todo un Profesor como Jakobson se equivoca en el tema y encima eso es un peligro, no pasa de una anécdota no leída en un blog.

    Pero, que un grupo de científicos con conocimiento y respaldo lo corrijan (en el mismo sentido que yo), ademas de reivindicarme y enjabonar mi ego, causó una reacción muy científica en Jakobson.

    En lugar del poco científico medio de recalcular e intentar corregir y justificar sus cálculos (cosa que, por cierto, significa humildad), resolvió lo más lógico, coherente, obvio, y esperable.

    Denunció por calumnias e injurias a ese grupo de científicos, tachándolos no sólo de incompetentes, sino también de estar a sueldo de empresas fosilistas.

    Tachó de negacionistas al mismísimo IPCC, que es el grupo de científicos que lo ha denunciado.

    Eso explica porqué el bobierno australiano ha quitado su subvención al IPCC, ya que, según la nota de prensa, ‘han demostrado lo que queríamos: que el cambio climático es culpa de …., y por tanto, ya no los necesitamos’.

    De hecho, ya empieza a ser popular el concepto que hay que electrificarse (con renovables eléctricas intermitentes) porque, independientemente de quien y qué es el causante del cambio climático (ya que la tecnología contamina mucho, empezando por la fabricación de paneles fotovoltaicos con los tóxicos cadmio y teluro, siendo este último un elemento muy escaso y contaminante en su extracción), ya que esa senda es ‘buena para el medioambiente, y todo lo que sea bueno para la naturaleza, es bueno’. Típico acto de Fe filoreligioso, emandado del Sanedrín que dijo, textualmente, que quien no estaba a favor de la fotovoltaica era un negacionista (el diablo, vamos).

    Así pues, o bien Jakobson es un inepto inútil y mal científico (que impulsa ciertas acciones en las que le va el sueldo), cosa que simplemente, lo incapacita para calcular nada (y por tanto creando dudas sobre sus propuestas), o bien es alguien con malas intenciones, donde, incluyo, el afán de lucro pasa por encima de lo que deberían ser las prioridades.

    Como esos que dicen que hay que pasarse al cochepilas porque hay que reducir las emisiones de CO2, y cuando les demuestras que éstos emiten más que los homólogos térmicos (y encima su fabricación es más contaminante), entonces te contestan que lo único que importa es reducir el NOx, que lo del CO2 no es tan importante (aunque el echar mierda radiactiva al río y al mar sea peor que el NOx, pero como ni se ve, ni se hace aquí, aunque cabe preguntarse de dónde viene el panga que nos dan de comer).

    En cualqueir caso, todo este entramado no sólo es deshonesto, es una muestra más de lo que vengo denunciando desde hace tiempo.

    En resumen, que lo que explicas es ‘un botón’ más de muestra de lo que vengo denunciando desde hace tiempo. Y donde están los mismos actores.

    En fin, a ver si saco un rato más para comentar en lo de Tesla.

    Un abrazote,

    Beam.

    Comentario por Beamspot — 17 febrero 2018 @ 17:55 | Responder

    • Los impuestos se miran en “Provision for income taxes”, mira la primera tabla, ya cerca del fondo. Y sí, paga, claro que paga, aunque los últimos trimestres le han salido a devolver.

      Pues no me sabía yo la historia del Jakobson. Si no he creído entender mal, lo que manipuló era el solapamiento que habría entre distintos productores, que cuando no hay sol hay viento, que cuando no hay viento en una parte no lo hay en la otra… y de esta forma, infravalorar la necesidad de potencia de respaldo, verdad? No me extraña, por otra parte. Lo de cocinar los datos es bastante habitual; si les pasó a dos popes de la economía como Reinhart y Rogoff. Quien se crea que todo lo que se hace con bata blanca es ciencia…

      Lo que no veo la diferencia es en términos de libertades ciudadanas entre usar derivados del petróleo y electricidad en la automoción. Sí, el mercado eléctrico está controlado por un grupito de empresas, pero es que el petróleo es prácticamente un duopolio (puede haber gasolineras con muchos rótulos, pero capacidad de refino sólo tiene Repsol y Cepsa, a excepción de una pequeña refinería que tiene BP en Castelló). La energía es un mercado muy regulado y con altas barreras de entrada. Siempre vamos a estar sometidos a las grandes empresas. Aún más peligro control totalitario veo en el sector de las telecomunicaciones…

      Comentario por Mendigo — 19 febrero 2018 @ 0:46 | Responder

      • Llevo bata blanca (aunque muy manchada), y ciertamente ahí has acertado, porque es por dónde va la cosa. De hecho, creo recordar que Jakobson cogía producción y consumo por hora, aunque la producción fuese toda durante la media hora primera, y el consumo en la segunda, para él era lo mismo. Sin embargo, la cosa no funciona así. Los de Energy Matters tiene bastantes datos y estudios, y demuestran a las claras que ni siquiera el viento sopla siempre en alguna parte de Europa: hace falta integrar mucha más área, y como yo ya he dicho, no es lo mismo integrar un pueblo que un continente (llevando la electricidad eólica de Mongolia a Hispañistán) por aquello de los 300 a 600 Km eléctricos de área de control, y sin contar las pérdidas.

        En lo de las libertades ciudadanas, una vez llenas el depósito en la gasolinera que quieras, puedes hacer lo que te da la gana con el. En el caso de la electricidad, por el hecho de producirla justo cuando es necesaria, esa libertad desaparece (a no ser que tengas baterías). Eso no quita que el precio no esté fijado y manipulado (y con elevados impuestos), que ese duopolio es como bien comentas.

        De momento, además, todavía puedes llevar tu dinero contigo.

        Pero, para colmo, es que lo que se pretende con las ‘smart grids’ es precisamente que bancos, eléctricas (que muchas también están en el sector del gas, ojo, que la energía no es sólo eléctrica), y telecomunicaciones, se junten para decidir cuando, cómo y cuanto de energía vas a gastar, y cuanto te van a cobrar por ello.

        Dinero electrónico que sólo puedes controlar a través de las telecomunicaciones y que en realidad ‘está’ (o no) en los bancos. Electrodomésticos y energía eléctrica que gestiona el uso de dicha energía a través de dispositivos de telecomunicaciones integrado en la ‘smart grid’, que además ‘supervisa’ todas tus comunicaciones en todos los sentidos con esos ‘perfiles’ del ‘gran dato-hermano’ que tan bien nos miden. Coches que se ‘conducen solos’ a través de las telecomunicaciones (Vehiculos conectados a lo que sea – V2X). Gasto, cobro, consumo energético, situación física, todo en tiempo real, y a través de las telecos. Y entre las leyes, algunas que proponen que, para que los coches no te atropellen, la ‘red’ sepa en todo momento dónde estás, tu ubicación, via teléfono móvil, que será obligatorio llevar encima (de lo contrario, si te atropellan, será culpa tuya).

        En lo que hace al consumo eléctrico, se trata que el usuario tendrá que tener unos electrodomésticos que en todo momento tendrán que pedir permiso para consumir X potencia eléctrica, y será la ‘smart grid’ la que te lo dará. Como consumas x mW de más, zasca. Además, te la podrán denegar por lo que sea (no hace sol/viento, no ha llovido, no hay metano resultado de mi digestión), etc. Y si les parece, te lo podrán aplazar (incluso, sine die). Es decir, que no podrás no tener electrodomésticos que no sean ‘cartilla de racionamiento’, que te los tendrás que pagar.

        Si algún mes no llegas, a saber que te cobrarán, pero me temo que pondrán al Mercadona a la cola de prioridades, con los bancos/telecos/energéticas en cabeza (y/o bobiernos), con intereses enormes de mora, por no decir, con las tarifas que les den la gana en el momento que les de la gana (justamente, la más alta va a ser la que el usuario va a ‘disfrutar’, y los precios negativos que hemos visto en Alemania – mal síntoma, por cierto – se lo pagarán a las granes empresas como justo pasó).

        Y como el consumo energético va a estar controlado, en realidad, por las eléctricas (y, en menor medida, por tus aparatos), por encima de lo que decidas tú de consumir (poner la lavadora, la nevera, enchufas tu Tesla, etc).

        Si a alguien le caes mal, simplemente te pueden ‘desconectar’: sin telecos, no tienes acceso a tu dinero, que te pueden quitar en cualquier momento, y además, te pueden cortar la energía eléctrica por lo que sea, como por ejemplo, porque el banco al quebrar se ha quedado con tu dinero (y probablemente tu sueldo) en concepto de ‘rescate’. Al quedarte inmediatamente sin tu e-ser, vas a dejar de ser. Y para colmo, te podrán atropellar (al no-ser, no importa eso) por no estar localizable en cualquier momento.

        Ese es el fondo del transhumanismo. Dejar de ser biológicos para pasar a ser ‘electrónicos’. ‘Seres superiores hechos de luz’. Biofobia lo llamo yo.

        Con lo que a mí me gusta la carne…

        Comentario por Beamspot — 19 febrero 2018 @ 17:47 | Responder

        • Comprendo tus reparos a ceder más parcelas de libertad a cambio de unas comodidades o servicios que, realmente, tampoco nos proporcionan gran cosa (ya ves lo que la gente ofrece y la gente obtiene de Facebook o sitios similares). ¿Y Linkedin? Yo me asombro de la facilidad con que la gente hace streptease de su vida laboral.

          De acuerdo. Ahora bien, ese mundo tecnológico distópico orwelliano no es necesario para construir una dictadura totalitaria. Ya las ha habido en el pasado, las hay en la actualidad y las seguirá habiendo apoyándose en los medios que existan en ese momento: la violencia de los grupos armados al servicio del Estado, por supuesto, pero también los medios de comunicación y creadores de opinión como los clérigos de la religión que sea. Y sí, la información que puede dar un contador eléctrico sobre ti es enorme, pero desde el momento en que el Estado (el mío o cualquier otro) puede intervenir mi correo, mis llamadas telefónicas o mis cuentas bancarias… realmente saber a qué hora pongo la lavadora es pecata minuta.

          Por ejemplo, dices que “Si a alguien le caes mal, simplemente te pueden ‘desconectar’”. Realmente, durante toda la historia, si le caías a alguien mal simplemente te podían arrojar a una mazmorra o directamente hacerte desaparecer. El poder siempre va a tener medios de desembarazarse de los elementos molestos. Lo importante es que la ciudadanía se haga con el poder, y que éste esté contrapesado, limitado. De hecho, podemos comprobar que nuestras libertades civiles (las reales, efectivas) son superiores en nuestras tecnológicas sociedades a cualquier tiempo pasado, u otras sociedades en las que la tecnología aún no determina tan profundamente nuestra existencia. Si la tecnología fuera intrínsecamente un peligro para nuestra libertad, debería ser al contrario.

          ¿Restringir la oferta de energía eléctrica? Bueno, eso también podrían hacer con los combustibles. También con los servicios de telecomunicaciones o productos básicos como el alimento. Controlando los silos de trigo, controlas a la población. Es un mecanismo que cuenta lo menos con 6 milenios de actualidad. No veo que un mundo más tecnoadicto vaya a cambiar sustancialmente las cosas.

          Para mí, el punto fundamental es conservar y desarrollar Internet como una red bidireccional, descentralizada y horizontal, de comunicación entre pares, en lugar de la unidireccional y jerarquizada televisión. Poner a los ciudadanos en comunicación, eliminando intermediarios que filtren el mensaje. Ésta es la clave, que dará un enorme poder al pueblo, restándosela a los predicadores de púlpitos y platós televisivos.

          Por cierto, a mí también me gusta la carne. 🙂

          De todas formas, has hecho una estupenda exposición y admito que los riesgos son reales, y debemos preverlos para desactivarlos. La principal vía: reducir el poder de las empresas, para lo que se me ocurren dos acciones prioritarias:
          – romper su monopolio con nuevos jugadores, entre ellos empresas públicas (telecos, energéticas, banca…)
          – cortar las conexiones entre poder económico y político. Es difícil, lo sé, pero con desarrollo legislativo valiente se pueden debilitar mucho estas conexiones.

          Un abrazo, compañero!

          Comentario por Mendigo — 19 febrero 2018 @ 23:51 | Responder

          • Bueno, pues la verdad es que yo soy muy rarito en varias parcelas. En según qué soy muy de derechas, y en según qué, soy muy difícil de adelantar por la izquierda.

            De esto último, precisamente, hay tres ámbitos donde tengo claro que deben ser nacionales: sanidad (llaman sanidad al negocio de la enfermedad, y ahí incluyo muy específicamente farma), energía y telecos. Tal y cómo está esto de la energía, o se planifica TODO de pe a pa, o los intereses nos mandan al carajo.

            Pero ahí es donde entra otra cosa: ¿que interés tiene el estado? Porque si el que viene tiene una vena tipo Adolfo o Stalin, lo llevamos claro, que va a ser más de lo mismo.

            Pero ya sabes que yo, en este aspecto, soy más oscuro que Darth Vader. Quizás por eso veo cosas feas por delante, porque es por lo que me preocupo, el futuro. Si nadie avisa, será demasiado tarde para actuar, porque lo que estoy viendo a venir ya hace tiempo, avanza implacablemente en la dirección que no quiero. Y nadie dice ni mu.

            Está muy bien recordar los genocidios y demás historias, ya que son la base. Pero no saber aplicar las lecciones aprendidas y saber ver cómo están creciendo de nuevo las mismas plantas que en la década de los treinta nos llevaron a tanto sufrimiento a finales de esa década, es negligencia. Y no conseguirá evitar que crezcan más, ya que de hecho, parece que las están abonando, justo lo contrario. Es más, casi que hacen de señuelo que nos desvía la atención hacia donde quieren que miremos y nos entretengamos mientras siguen fortaleciéndose a nuestras espaldas.

            En cuanto a que el poder siempre ha tenido ese control, bueno, es evidente. Pero antes era más fácil escaparse: te podías ir al bosque, o te podías buscar un sitio recóndito donde cultivar tu propio terrenito sin que nadie te molestase. Y lo que están haciendo con esto, es precisamente evitar esas posibles salidas. Es cuestión de tiempo que las propuestas que expuse en otro blog de sistemas de accionamiento directo, acaben por intentar ser prohibidos.

            Hasta cierto punto, espero, el ‘colapso’ irá haciendo de las suyas y hará que se desbaraten estos planes, que es como suelen acabar todas las ‘conspiraciones’. Pero no está de más irse preparando.

            En otro orden de cosas, una buena entrada sobre lo último de Jakobson:
            http://euanmearns.com/battery-storage-in-perspective-solving-1-of-the-problem/

            Una larga entrada (de una larga y buenísima serie) que explica bastante bien mi punto de vista:
            http://elsortintdelacuixa.blogspot.com.es/2018/02/esperando-nuestro-cesar.html

            Y para acabar, otra sobre resiliencia y eficiencia, un par de antónimos:
            http://archdruidmirror.blogspot.com.es/2017/06/salvaging-resilience.html

            Podría poner más, pero ya es demasiado, y si no he tenido tiempo de ordenar mis pensamientos, menos aún de ir poniendo enlaces que no vienen al caso a vuelapluma.

            Por cierto, disculpas por el desorden en esta exposición. Cosa de las prisas.

            Un abrazo a todos.

            Comentario por Beamspot — 20 febrero 2018 @ 14:52 | Responder

            • Nada que perdonar, compañero.

              Pero aportas tanta información en tus enlaces que siempre acabo yendo a remolque. Ahora mismo, con un viaje en ciernes, imposible ponerme con estos nuevos enlaces. Pero quedan pendientes y te agradezco el esfuerzo de documentar tus puntos de vista.

              Por cierto, lo de irse a los bosques dejó de ser alternativa hace lo menos dos siglos, en que el control de Estado sobre el territorio fue absoluto. El peligro es que ahora estamos voluntariamente facilitándole a la Stasi el trabajo.

              Un abrazo!

              Comentario por Mendigo — 20 febrero 2018 @ 23:34 | Responder

  4. Una vez leído el comentario de Beamspot, no puedo evitar poner nuevamente un enlace a un video del fanboy de Tesla, Saul Lopez :https://www.youtube.com/watch?v=ZGYVBurUjmI&t=1s ,en el que nos cuenta su versión sobre lo que contamina un “térmico” vs eléctrico.
    Y una nueva propuesta de Musk…”Así es Starlink, la red de Internet por satélite que Elon Musk quiere ‘regalar’ a toda la Humanidad”, ” Space X, la compañía espacial de Elon Musk, va a lanzar este sábado el satélite PAZ, un proyecto español que tendrá como principales funciones la vigilancia de la superficie terrestre, la cartografía de alta resolución o el control fronterizo. Pero PAZ no va a estar solo en la bódega de carga. El Falcon 9, el cohete que se utilizará en el lanzamiento llevará otros dos satélites.
    Estos dos aparatos no pertenecen a ninguna empresa o gobierno. Se trata de dos máquinas elaboradas en la propia Space X. Y forman parte del proyecto más secreto de Elon Musk: el de llevar Internet a todos los confines de la Tierra.

    Tan ambiciosa empresa tiene nombre: se llama Starlink y en su culmen espera está formado por una red de 12.000 mini satélites capaces de dar cobertura a todo el globo terráqueo para que cualquiera se pueda conectar a la red de resde a altísima velocidad.”
    http://www.revistagq.com/noticias/tecnologia/articulos/starlink-internet-satelites-elon-musk/28157

    Comentario por Miguel — 17 febrero 2018 @ 22:17 | Responder

    • ¿Regalar? ¿Va a permitir la conexión gratuita? Va a ser que no, como explica el mismo artículo.

      Si empezamos a manipular el lenguaje, también podemos decir que nos regala los coches que fabrica…

      Bueno, en serio. Lo que no acabo de entender de ese proyecto es cómo piensa hacer el enlace con tierra, porque un móvil no tiene potencia suficiente para emitir una señal que logre llegar a un satélite. Supongo que habría que añadirle algún aparatillo que sí que lo lograra, pero ese aparatillo se comería la batería, además de que no sé si cumpliría con los límites de radiaciones electromagnéticas, me da que no. Pero vamos, que quien sepa nos explique un poco, porque es un asunto en el que estoy pez.

      Sobre el tipiño ese de los vídeos es una pérdida de tiempo verlo, lo que dice es pura publicidad. Para eso, enciendo la tele y me trago los anuncios…

      Comentario por Mendigo — 19 febrero 2018 @ 0:04 | Responder

      • Totalmente correcto: la potencia del teléfono tiene que ser importante. Y además depende de la altura de la órbita: más alto, más potencia, y más tiempo en funcionamiento.

        Por cierto, esta tecnología ya está disponible, pero siempre ha sido cara, y el timófono, grande (cosas de la potencia, tamaños de antena, eficiencias, frecuencias de trabajo, etc).

        Comentario por Beamspot — 20 febrero 2018 @ 14:53 | Responder

        • Sí, claro, un teléfono satelital. La tecnología existe desde hace décadas. Si es que estamos en lo de siempre, el Musk inventando la sopa de ajo.

          Comentario por Mendigo — 20 febrero 2018 @ 17:34 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: