La mirada del mendigo

13 marzo 2018

La guerra de las banderas

Filed under: Varios — Nadir @ 21:54

Disculpad que no pueda contestar a vuestros comentarios como se merecen, pero hállome de nuevo en ruta, esta vez por tierras catalanas, y precísamente a cuenta de lo visto quería hacer un breve apunte.

Cruzando la península a lo ancho me la encuentro llena de trapos de vivos colores, tonos puros, simples, rotundos, distribuidos esquemáticamente.

Las estelades que me encuentro al llegar a Cataluña son una exaltación de las referencias nacionales que el que coloca el puto trapito siente como propias. Seguramente no sea de las ideas más avanzadas que uno pueda expresar, pero su homólogo enarbolando la rojigualda implica algo mucho peor.

No me refiero en esta ocasión a que detrás de ese trapo no exista una entidad sociológicamente determinada (España vendría a ser el superego de Castilla, no existe como ente sociológico), porque en cierta medida todas las patrias son inventadas, simplificaciones interesadas de realidades socioculturales más complejas.

Pero no, no lo digo por el escaso significado que hay detrás de ese símbolo, sino porque el que cuelga la bandera española del balcón, siguiendo instrucciones de los telepredicadores del odio, lo hace no sólo para expresar su adhesión a un referente nacional, sino el deseo de imponérselo a otra sociedad. Y esto sí que me parece grave; en cierta forma la reacción ante el deseo de abandonar la patria española me recuerda a la animadversión que el mundo islámico (o cualquier otra secta, también la cristiana, pero en el islam es especialmente intensa) siente por la apostasía, aquellos que pretenden escindirse de la umma, la comunidad de creyentes. Lo cual viene a confirmar que la Patria es el sucedáneo de Dios, toda vez que las viejas religiones empezaron a dejar de funcionar como mecanismo de control social y reclamo de reclutamiento.

Mas hay un caso especialmente triste en este mar de banderas al viento. En estos dos últimos viajes, estuve buscando pueblos en los que aún se hablase el leonés o el aragonés. Búsqueda infructuosa, igual que con el provenzal la campaña de aculturización ha sido completada, y territorios herederos de entidades políticas tan importantes como el Reino de León y el Reino de Aragón han abandonado su herencia cultural para adoptar la lengua uniformizadora que se dice propia de esa nación de nuevo cuño, proyecto político del s.XIX, España, que, casualmente, se construyó en torno a la lengua del Reino de Castilla.

Considero especialmente despreciable que aquellos pueblos que han rechazado el patrimonio cultural de sus ancestros para adoptar la lengua en que se expresaba el poder político, ondeen la bandera de la aculturización para someter a la misma lobotomía étnica a pueblos más orgullosos de su estirpe que no se han avergonzado de seguir hablando la lengua de sus mayores. Será por lo bien que les ha ido a asturleoneses (entidad sociolingüística que llegaba a la provincia de Cáceres) y aragoneses, tras adoptar la lengua de la modernidad y el poder, que quieren que otros pueblos les sigan en su miserable ejemplo.

Toda persona cultivada y bien nacida tiene la obligación de proteger, transmitir y engrandecer la propia cultura. Es evidente que faltó gente así en los territorios leoneses y aragoneses, como para en el curso de poco más de siglo y medio haber tirado por la borda una cultura milenaria para abrazar aquella que les fue vendida como la propia de gente rica e importante que venía de la capital. Las barbaridades que comete el vulgo acomplejado por aparentar. Y ahora, quizá con el complejo de culpa en el subconsciente y el vacío en el alma de un nexo perdido con su pasado, se enojan porque otros pueblos se resistan a perder lo que ellos con tanta facilidad desdeñaron: una lengua, una cultura, y con ellas, la conciencia de ser un pueblo, ya extinto.

Cada pueblo tiene el destino que merece, y el de aragoneses y leoneses ha sido la extinción; hoy sólo presentes en los libros de historia, igual que una especie que sólo se conoce por el registro fósil.

Triste. Lamentable. Patético.

+
+
+
+
+
+
+
+

20 comentarios »

  1. Es obvio que unos territorios han perdido sus dialectos o lenguas, y otros han logrado resucitarlas – a menudo artificiosamente – pero no me parece que tenga mucho sentido reprocharles a los ciudadanos de dichos territorios. La pérdida de usos y costumbres, modos de vida, lenguas, dialectos, acentos…etnografía en definitiva es inevitable, inexorable, y perfectamente entendible en un mundo cada vez más globalizado. De hecho, a mí me duele mucho más la pérdida de otros aspectos culturales de todo tipo que la de las lenguas, porque los primeros no excluyen. Necesitamos hablar el mismo idioma para comunicarnos, y ya sólo tiene sentido pensar en lenguas globales, no regionales.

    Lo que considero reprobable es la persecución a la diversidad cultural y lingüística, que sí ha ocurrido en nuestro país y en otros lugares. También lo contrario puede ser contraproducente, pues el fomento de su cultura, su lengua e idiosincrasia, con dinero público, ha perseguido en algunas comunidades autónomas en muchas ocasiones el interés político y deslealtad con el resto. ¿Un ejemplo? Las lenguas determinan que las oportunidades de movilidad laboral sean diferentes para los ciudadanos según la comunidad autónoma donde vivan. Me parece injusto que un nacido en Galicia tenga más oportunidades de acceder a un empleo administrativo allí, por exigírsele la lengua gallega, mientras que tiene igualdad de opciones en Madrid. Mi opinión: una nación, una lengua. Me parece bien que se sufrague con fondos públicos el fomento del gallego para que lo estudien aquellos que lo deseen. Aquellos que lo deseen. Obligar a su conocimiento y uso me parece excesivo. Es mi opinión. Ese detalle es el que impide – o dificulta enormemente – que el resto de españoles podamos ejercer en la administración gallega.

    A menudo se habla de que las diferentes lenguas dentro de un país enriquecen. Sin embargo, las lenguas pueden resultar una bomba de relojería en manos de los regionalismos excluyentes. Se me ocurren varios países con dos comunidades que hablan diferente y tienen problemas identitarios. Yo creo que en España nos están separando. Me suena fuerte mientras lo escribo, pero creo que es así. Nota: no soy votante del PP. Me da igual vivir en una nación llamada España, o Principado de Asturias, o Tabarnia, pero creo que es indispensable que los ciudadanos que la conformen tengan iguales reglas de juego, se comuniquen en el mismo idioma, y tengan un proyecto en común.

    Por otro lado, las lenguas han sido siempre un fenómeno dinámico, en constante cambio. No entiendo que se hayan de promocionar o modular interesadamente en un sentido u otro. Prefiero que sigan su curso natural, que coincidirá necesariamente con la evolución geopolítica, económica, migratoria y cultural a nivel global. Podía haber sido de otra forma, pero la humanidad tiene un devenir, sólo uno, y no hay más vuelta de hoja. Seguiremos perdiendo lenguas en todos los países y continentes del mundo.

    Hala! Ya puedes darme leña!

    Comentario por abeja encoronada — 14 marzo 2018 @ 15:09 | Responder

    • Sobre el comentario de las oportunidades del gallego en Madrid, hubiera aceptado otros ejemplos. Pero no ese. Madrid tiene mucho más empleo del que le corresponde por la centralización de excesivos organismos (no digo que la respuesta sea el caos autonómico sino el repartir los organismos como empezó a hacer Zapatero con el Inteco y la CNMT). El ejemplo Extremadura con Galicia sería más ajustado, pero jamás Madrid, que correría idéntica suerte que Palencia si no fuera la capital.
      Y sobre una nación una lengua… vale, pero olvídate del castellano? No es la lengua para comunicarnos? pues a hablar todos chino que es lo que toca en el imperio que viene (el inglés usamericano tiene los lustros contados).
      Soy de la misma opinión en lo referente a que la lengua se invento para comunicar y no para dividir (para eso ya estan las banderas). De hecho el cisma existente en la península con cuatro lenguas romances (portugues, castellano, gallego y catalán) se produjo tras más de mil años de falta de mantenimiento de las carreteras romanas (lo del vasco aún no lo saben explicar bien o aún no he leído la explicación “final”) cuando antes se hablaba un latín de andar por casa en todos lados.
      Afortunadamente igual que vamos de cabeza a no necesitar conducir vehículos también estamos a puntito de tener traductores simúltaneos que hagan innecesario aprender el chino que te comentaba antes.

      Comentario por Roberto — 14 marzo 2018 @ 22:11 | Responder

    • Difiero. En este país llamado España hay territorios en los que la lengua materna de muchas personas simplemente NO es el castellano.Tampoco lo es la de sus padres, ni la de sus abuelos. Creo que estas personas cuando acuden a cualquier administración pública tienen derecho a que, como mínimo, les entiendan cuando se expresan en su lengua materna. Eso implica desigualdad por acceder a un empleo público? Si, claro. Y que? Que obliga a aprender el idioma local si quieres trabajar ahí? Si, claro, pero es que antes de ir ya sabías que ahí se habla tal o cual idioma.

      Si algún día llegamos a ver una España con todo el pueblo satisfecho de estar bajo una misma bandera, será:
      – porque se ha aniquilado a parte de la España actual y su cultura e idioma,
      -o porque se ha creído en la diversidad plurinacional.

      Si alguien busca esta segunda opción, creo que el camino pasa por entender que las cosas no tienen porque funcionar igual en cada parte del territorio, y no pasa nada.

      Comentario por CALNES — 15 marzo 2018 @ 0:17 | Responder

      • Qué es una nación? Según la RAE, en su tercera acepción, es el conjunto de personas de un mismo origen y que generalmente hablan un mismo idioma y tienen una tradición común.

        Pero, para que esta nación funcione, entiendo que debe haber unos mismos derechos y deberes. Yo preferiría disgregar la nación española en varias comunidades históricas antes que tener el desorden de país que padecemos ahora. Pero sabemos lo difícil, e injusta, que sería la ruptura incluso si se alcanzara una abrumadora mayoría social en un sentido u otro. ¿Dónde se pone la línea fronteriza de una nación?. ¿Aceptamos la distribución autonómica actual, que a penas tiene 30 años y está más que cuestionada?

        En el siglo XXI ya sólo nos queda ser prácticos y olvidarnos de miradas nostálgicas al pasado. Tenemos el país que tenemos y hay que mejorarlo y hacerlo funcionar. Nuestra diversidad cultural es fabulosa y enriquecedora, pero la dispersión política, legal, fiscal y lingüística del modelo autonómico sólo supone barreras.

        ¿Es razonable que un castellanoparlante deba dominar otras tres lenguas, el gallego, el catalán/valenciano/mallorquín y el vasco, y acreditarlo mediante un examen y un certificado administrativo, para moverse por el país con iguales derechos que los ciudadanos nacidos en esas comunidades? ¿Es razonable que un vasco tenga que hablar, además del vasco y el castellano, también el gallego y catalán/valenciano/mallorquín para moverse libremente por su país? ¿O debemos entender que las personas tienen que fijar necesariamente su residencia y su proyecto vital en una sola localidad, para toda su vida, como único modo de dominar los idiomas que allí se hablan?

        Envidio la movilidad de un ciudadano británico o estadounidense, no sólo por su país sino por todo el mundo. También la de un francés o alemán. Ellos pueden deambular por su país sin necesidad de aprender y certificar el conocimiento de cuatro idiomas. Y la movilidad es un factor importante de competitividad. Me diréis que el Reino Unido ha sido un imperio destructor de las culturas y lenguas indígenas. Pero lo hecho, por lamentable que sea, hecho está. El debate es si debemos filosofar sobre lo bonita que era la diversidad de las culturas ancestrales, o debemos por el contrario mirar hacia delante y construir una sociedad que funcione.

        Insisto, el pragmatismo exige una lengua oficial para todo el país, cuyo conocimiento y uso es obligado. A partir de ahí, dinero público para mantener las curiosidades históricas, pues no son más que eso: Curiosidades históricas. Lenguas y usos del pasado. Es razonable que las escuelas enseñen gallego si la población lo demanda. Pero sólo si hay demanda y no de forma obligatoria. ¿Destinamos dinero público para las asociaciones que practiquen bailes regionales murcianos, o bien obligamos a su práctica?. ¿Y la cestería tradicional? ¿Y la tonada asturiana?. ¿O consideráis que esto es menos cultura que la lengua gallega, o vasca? Todo es cultura y merece ayuda y fomento por parte de las autoridades, en su justa medida. Y la justa medida la demanda la sociedad, no la impone la clase política.

        Dudo que el chino se convierta en una lengua global en un futuro próximo. De cualquier modo es el castellano y no el chino el que, por los caprichos de la historia, justa o injustamente, era el idioma mayoritario, entendido si no hablado en cada rincón de España en el momento de instaurarse la democracia. Lo razonable es que fuera el instrumento común para que nos comuniquemos todos. Por tanto, el único cuyo uso debe ser un deber y un derecho. Las lenguas autonómicas se debían haber quedado en lo segundo: un derecho.

        El vasco, el gallego y el catalán estaban en franco retroceso cuando se instauró la Constitución del 78. Bastaba con haber dejado que las lenguas siguieran su cauce, función de lo que demandase la población, en vez de haber impuesto su uso convirtiéndolas en instrumento político para inflamar las identidades regionales. Creo que de una manera u otra estaban y están abocadas a su desaparición, pero tras su recuperación artificiosa y dirigida lo único que se ha conseguido es que nos compliquemos enormemente nuestra viabilidad como nación. Viabilidad que yo pongo en duda, porque junto al origen, tradición y lengua en común, que decía la RAE, insisto en que hace falta uniformidad de derechos y deberes, y un proyecto en común. A día de hoy estos dos últimos parámetros no existen.

        Comentario por abeja encoronada — 15 marzo 2018 @ 11:21 | Responder

        • EL castellano es lengua tan rica q se ha impuesto de manera natural al resto de lenguas del estado, si no fuera por los bastardos nacionalistas excluyentes….. bla bla bla. El castellano es un idioma impuesta, y no cualquier castellano, si no q las reglas y usos del castellano de la elite madrileña, o acaso crees q el castellano de esta elite era el mismo que el de los barrios pobres. El castellano se impuso en las escuelas, se impuso en la administracion se impuso, etc de ahi el desuso de las otras lenguas del estado
          Solo hace falta darse una vuelta por el estado para ver q no el castellano que se habla en Asturias no tiene nada que ver con el del sur de la cordillera, y aun menos con el de un malagueño o un murciano.
          La tercera definicion de la rae es tan imprecisa que en esa nacion podrian entrar portugueses, franceses e italianos, o al contrario dividir a el estado español en 5, 10 o 12 naciones. Hablas de nacion como si supieras lo que es, y lo dudo mucho. SI lo supieramos, no estariamos en el siglo XXI con los mismos problemas desde que aparecio esta religion laica llamada nacionalismo.

          Comentario por Emilio Fernandez — 15 marzo 2018 @ 23:13 | Responder

        • La verdad, no se por donde empezar. Estoy desconcertado.

          – “¿Es razonable que un castellanoparlante deba dominar otras tres lenguas, el gallego, el catalán/valenciano/mallorquín y el vasco, y acreditarlo mediante un examen y un certificado administrativo, para moverse por el país con iguales derechos que los ciudadanos nacidos en esas comunidades?”
          Respuesta: si este castellanoparlante tiene la pretensión de trabajar en la administración pública de las CCAA en las que se habla estos idiomas, pues si, claro, faltaría más.

          – “Me diréis que el Reino Unido ha sido un imperio destructor de las culturas y lenguas indígenas. Pero lo hecho, por lamentable que sea, hecho está. El debate es si debemos filosofar sobre lo bonita que era la diversidad de las culturas ancestrales, o debemos por el contrario mirar hacia delante y construir una sociedad que funcione.”
          Respuesta: si, claro, lo hecho, hecho está (mientras no seamos capaces de modificar el pasado). A partir de aquí, creo que no es necesario destruir el resto de “culturas y lenguas indígenas” para mirar hacia adelante y construir una sociedad que funcione. Construir una sociedad destruyendo la cultura? de verdad?

          – “Insisto, el pragmatismo exige una lengua oficial para todo el país, cuyo conocimiento y uso es obligado. A partir de ahí, dinero público para mantener las curiosidades históricas, pues no son más que eso: Curiosidades históricas. Lenguas y usos del pasado.”
          Respuesta: lenguas que hablan millones de personas son curiosidades históricas? pero como no se va a enseñar en el colegio la lengua materna de gran parte de la población de una localidad? pues claro que hay demanda! voluntad del pueblo? por supuesto. tenemos una clase política de mierda, y en este debate tampoco ayudan. Pero no tendríamos enseñanza obligatoria de estas lenguas-curiosidades históricas sin un respaldo popular.

          – “De cualquier modo es el castellano y no el chino el que, por los caprichos de la historia, justa o injustamente, era el idioma mayoritario, entendido si no hablado en cada rincón de España en el momento de instaurarse la democracia. Lo razonable es que fuera el instrumento común para que nos comuniquemos todos. Por tanto, el único cuyo uso debe ser un deber y un derecho. Las lenguas autonómicas se debían haber quedado en lo segundo: un derecho.”
          Respuesta: por supuesto, no pongo en duda que actualmente el instrumento común de comunicación debe ser el castellano, dado que es entendido y hablado por casi el 100% de la población en españa. Eso es razonable, estoy de acuerdo. Y como dices, las lenguas autonómicas deberían ser un derecho. Entiendo que derecho para la población, derecho a usarla, derecho a que les entiendan. Sino, en que consiste ese derecho? en derecho a utilizarla en casa y que no te cosan a palos? A lo que iba, si las lenguas-curiosidad histórica son un derecho, la administración pública tiene que cómo mínimo, entenderlas. Si no es así, ese derecho no está garantizado. Dicho esto, cualquier persona castellanoparlante en 3 meses comprende sin problemas al menos el gallego y el catalán, si se interesa en ello. Si no lo hace, o no tiene interés por garantizar ese derecho a los habitantes del lugar, o le faltan conexiones neuronales, en cuyo caso difícilmente será capaz de desempeñar su trabajo.

          – “El vasco, el gallego y el catalán estaban en franco retroceso cuando se instauró la Constitución del 78. Bastaba con haber dejado que las lenguas siguieran su cauce, función de lo que demandase la población, en vez de haber impuesto su uso convirtiéndolas en instrumento político para inflamar las identidades regionales. Creo que de una manera u otra estaban y están abocadas a su desaparición, pero tras su recuperación artificiosa y dirigida lo único que se ha conseguido es que nos compliquemos enormemente nuestra viabilidad como nación. ”
          Respuesta: vamos, que como que tras más de 40 años de veto a esos idiomas se había logrado su retroceso, había que aprovechar para que acabasen desapareciendo. Pero en que quedamos? No dices que si había demanda se deberían enseñar? pues hubo demanda. Y la hay. Como no iba a haber demanda, si seguía siendo lengua materna de un montón de gente? Si por recuperación artificiosa entiendes enseñarla en los colegios… que hay de artificio en enseñar a escribir una lengua que tus padres ya te hablaban, pero que no pudieron aprender a escribir en los colegios porque estaba prohibido? Eso no es artificio, es educación. Artificio es hacer retroceder las lenguas mediante su prohibición. Eso SÍ que es artificio.

          Y para acabar, si se trata de tener una lengua común con la que entendernos todos, eliminar trabas, favorecer el progreso, y dejarnos de historias con los idiomas, tampoco tienen ningún sentido hablar en españa castellano, y en cada país de la UE o de donde sea otro. Deberíamos como dices acabar con la dispersión política, legal, fiscal y lingüística que sólo supone barreras y adoptar en toda la UE un sistema político común como el alemñan, la legalidad francesa, la fiscalidad irlandesa, y hablar todos en esloveno, esperanto, o aranés, y dejarnos de nuestros idiomas-curiosidades indígenas como el francés, castellano o portugués, que no hacen más que entorpecer, y dificultar la movilidad al país vecino.

          Comentario por calnes — 16 marzo 2018 @ 0:06 | Responder

          • Efectivamente, igual que a los independentistas catalanes se les hace ver sus propias contradicciones internas con Tabarnia, a los castellano-supremacistas se les lanza contra la UE para que tomen de su propia medicina. Pragmatismo, venga, pues a aprender todos alemán. Mientras no llega el chino.

            Comentario por Roberto — 16 marzo 2018 @ 12:25 | Responder

        • Y sabes porque estaban el vasco, el catalán y el gallego en franco retroceso cuando se instauró la constitución del 78? Te suena ‘DICTADURA’? Nos llevó muy lejos, ¿verdad? Tienes muy poco respeto por las minorías. El mismo que el regimén anterior. Afortunadamente cambió en el 78. Por supuesto los políticos lo han usado para hacer política. Con mayor o menor fortuna. En todo caso, si no te gusta el gallego, el catalán y el vasco tienes otras 12 comunidades para moverte. No hablo gallego ni vasco ni catalán, pero respeto a las minorías. Y para salir del atraso no hay que cercenar la cultura sino invertir en educación. El castellano no tiene ningún futuro más allá del que las naciones que lo hablán le puedan dar. Y por ahora, suena más que vamos a terminar hablando chino, por mucho que creas que el castellano es lo más “cool”. Luego tendremos que subvencionarlo para que no se pierda. Igual que con las otras tres.

          Comentario por Roberto — 16 marzo 2018 @ 12:21 | Responder

          • Pues no creáis pero ciertos argumentos de abeja encoronada -que no encabronada- me convencen y la verdad es que sin desmerecer el derecho de todo quisque a conocer y cuidar de su cultura propia, amén de la riqueza en diversidad que aporta al conjunto, a mi me parece que su comentario es más que interesante. Por lo que a mi respecta (y ya lo defendí aquí una vez) veo lógico que a nivel administrativo se exija a los trabajadores de una comunidad bilingüe unas competencias mínimas a la hora de manejarse en ambos idiomas pero…a que llamamos unas competencias mínimas; pues a mi modo de ver con un mitja (un equivalente al B1) va que chuta para entender y hacerse entender a la hora de mover papeles con lo cual no veo yo el problema por ninguna de las dos partes si hay buena voluntad (llevo viviendo aquí 27 años y sin contratiempos oigan). Otra cosa, ya que nos ponemos pijoteros, seria ver lo pertinente de gastar recursos y fomentar una cultura y lengua determinada allá donde nunca la han hablado porque no es lo mismo la Safor que Requena que hasta hace poco más de un siglo pertenecía a la provincia de Cuenca y que hoy en día sigue siendo netamente castellana. Que digo yo que ya que estamos el mismo derecho tendrán los de la comarca vinícola ha ser anexionados a la Mancha que los de Gandía a construir su propia república independiente ya que com els diuen “poquet a poquet es fa nació” y…….ahhhh, conyoooooo que no tot sembla tan senzill porque creedme que ese tipo de cosas que bien se podrían evitar con un poco de vista y mucho de tacto son las que, en las circunstancias adecuadas, tensionan las cosas. Me asquea profundamente el rancio españolismo de aquellos que en su momento se apropiaron de sus símbolos por la fuerza de las armas pero no es menos cierto que me repugna por igual la florentina instrumentalización y victimismo de ciertas elites político/ burocráticas bien cebadas con respecto a sus lenguas periféricas a la hora de forzar según que resultados. Quizás el ser leones con la singularidad añadida de haber nacido berciano de madre navarra/euskalduna, padre gallego y con sobrinos valencianos de cuna me ha dado una perspectiva tan global y lacónica sobre el asunto que no puedo entender todo esto más que como partes de una mismo conjunto y me carga sobremanera tener que ver desde hace meses y casi a diario hora una rojigüalda, hora una estelada y, lo siento Mendigo, pero no puedo sentir nostalgia ni pena (curiosidad sí) por una lengua y cultura practicamente extinguida mucho antes que naciera. Todos sabemos de las pocas simpatías que el franquismo guardaba para con otro idioma que no fuera la mayoritaria castellana pero creo que sin quitarle importancia al factor en sí se ha minusvalorado otros elementos probablemente de mucho más peso a la hora de explicar el declive de las culturas no-castellanas como por ejemplo el constante éxodo del campo a la ciudad ya antes de la última dictadura y acelerado, más si cabe, en pleno desarrollismo sesentero. Que ese despegue se diera en dictadura o en democracia para lo que nos ocupa viene a dar lo mismo porque lo esencial es que a una mayor integración económica, mejores comunicaciones y transnacionalización de las finanzas y el comercio suele seguirle siempre una simplificación/estandarización en los usos. Es decir que visto desde una perspectiva meramente capitalista la lengua es un instrumento y nos guste o no ese es el razonamiento, probablemente más intuitivo que razonado, que siguieron nuestros abuelos y padres a la hora de relegar sus lenguas de origen en detrimento de la mayoritaria en aquel momento en pos de mejores oportunidades algo, al fin y al cabo, no muy distinto al fenómeno de los latinos de segunda generación yankis que acaban supeditando el idioma propio al de acogida (de hecho supongo que sabéis que el ingles no esta estipulado como idioma oficial en USA). Sé que estamos ante un debate tremendamente pasional (a la vista de los comentarios me remito) y que utilizar criterios utilitaristas (hola Stuart Mill) es para much@s una especie de anatema pero yo también envidio en este tipo de cosas el pertinente pragmatismo de la cultura anglosajona a la hora de afrontar estos temas y, volviendo a abeja encoronada, buscar un punto de equilibrio entre lo deseable y lo posible. Cual es la justa medida?, ese es el quid de la cuestión.

            Y una altra vegada avisa xiquet que véns pa´l Mediterrani. Es que con tant notari, papers y merdes semblants ando una mica despistat, collons!

            Comentario por Fouche — 16 marzo 2018 @ 17:17 | Responder

  2. Mendigo, hicieron lo que pudieron, aún lo hacen. Sobrevivían y por el camino y en medio de la pobreza y el destierro se quedaron las palabras.

    Comentario por erebiagorge — 14 marzo 2018 @ 21:53 | Responder

  3. De Aragorn no tengo idea, pero del que nos toca cerca geográficamente hablando algo sé. En León esa cultura se está extinguiendo y posiblemente, si no revierten el proceso, se vuelva extinta. Pero algo pervive todavía de esa cultura leonesa que citan en este hilo: https://twitter.com/ElSastrin/status/963733382294360065 Cierto es que pervive en el rural y el rural muere. Cierto es también que ni sombra de lo que fueron.

    Comentario por Roberto — 14 marzo 2018 @ 22:01 | Responder

  4. Responder

    La noche Kuna.
    El gobierno de Panamá había ordenado, por ley, la reducción de la vida civilizada de las tribus bárbaras, semibárbaras y salvajes que existían en el pais.
    Y su portavoz había anunciado:
    – Las indias Kunas nunca más se pintarán la nariz, sino las mejillas, y ya no llevarán aros en la nariz sino en las orejas. Y ya no vestirán molas, sino vestidos civilizados.
    Y a ellas y a ellos les fue prohibida su religión y sus ceremonias,que ofendía a Dios, y su tradicional manía de gobernarse a su modo y manera.
    En 1925, en la noche del día veinticinco del mes de las iguanas, los kunas pasaron a cuchillo a todos los policías que les prohibían vivir su vida.
    Desde entonces, las mujeres kunas siguen llevando aros en sus narices pintadas y siguen vistiendo sus molas, espléndido arte de una pintura que usa hilo y aguja en lugar de pincel. Y ellas y ellos siguen celebrando sus ceremonias y sus asambleas, en las dos mil islas donde defienden por las buenas o por las malas, su reino compartido.
    EG. Mujeres.

    Comentario por erebiagorge — 14 marzo 2018 @ 23:06 | Responder

  5. Es mi parecer que muy al contrario de lo que se nos dice los conflictos identitarios no tienen que ver con la diversidad cultural y lingüística, sino con el uso por parte del poder de tales atributos para vehicular su influencia sobre nosotros.

    Lo que sucede en realidad es que tenemos por así decirlo a distintas facciones del poder compitiendo entre ellas dominando cada una de ellas un “área distinta de creación de subjetividades” cuyas fronteras sociales se delimitan por parámetros identitarios asociados a diferencias simbólicas principalmente lingüísticas, (el poder cultiva siempre artificialmente estas áreas y las hace aparecer como naturales a los ojos de los que viven inmersos en ellas). Ademá cada una de las partes usa la reacción a la otra para crear una imagen de “enemigo” que le permita cohesionar y acrecentar su control sobre su área de influencia, y a su vez busca debilitar y destruir lo más posible la base del otro porque sabe que con ello destruye la capacidad del rival para inculcar “una percepción de la realidad”.

    En realidad el conflicto identitario se basa en la privación por parte del poder de la capacidad de la sociedad de asumir proyectos comunes desde identidades distintas, y eso se debe a que cada poder quiere la exclusividad.

    Puede que un día vivamos en un “mundo feliz” sin conflicto de identidades (ni lingüísticas, ni culturales, ni ideológicas, ni nada de nada), seguramente ese será el día en que el poder deje de tener cierta poliarquía y conflicto interno. Ese día espero no verlo nunca.

    Saludos.

    Comentario por Pauet — 17 marzo 2018 @ 5:09 | Responder

  6. Hagámoslo pues, enseñemos lenguas o traslademos la lengua a las aulas. Porque son dos cosas diferentes.

    Enseñar una lengua supone hacerla significativa, útil, compartida y amena. Difícil por los cuatro costados. Enseñar enseñar se puede, pero aprenderla requiere admiración, interés, necesidad, cotidianidad y uso. Y tiempo, muucho tiempo. Entorno.Contexto.Estímulo y mucho esfuerzo.
    No sé cuántos tenéis hijos. Yo tengo alumnos. Alumnos que asisten a clase de varias lenguas extranjeras en sus horas lectivas y extraescolares. Lenguas, Mates,Historia, Biología, Química, Física,Tecnología, Música, Arte, Educación Física, Religión y Valores. Y claro¿cómo distribuimos el tiempo?¿qué es más importante?. Sin un currículo flexible donde los chicos puedan elegir lo que les gusta esto resulta difícil de arreglar.
    Las destrezas exigidas en el aprendizaje de una lengua por orden de importancia son: orales y escritas. Dentro de las orales primero está la escucha, luego el habla y en cuanto a las escritas primero leo y luego escribo. En una situación ideal como el aprendizaje de nuestra lengua materna pasan años antes de que articulemos correctamente fonemas antes de que montemos estructuras que permitan la comunicación oral. Y en ese tiempo familia, entorno y escuela están ahí para apoyarlo. Así, primero escucho(MUCHO) y luego hablo. Y viene la lectura y a la vista está que debe ser abundante para que el último paso, la escritura tenga altura e interés.

    En una situación de bilingüismo sano dos lenguas tienen la misma trayectoria y casi el mismo resultado. Pero si el bilingüismo está cojo, si el estímulo oral o escrito no existe o es deficitario ganará la lengua útil. La que permita comunicarse de forma inconsciente y divertida. Enseñar esa lengua que no tiene entorno ni contexto ni diversión (y fijaos que hablo de diversión, de emoción de disfrute ) es una pérdida de tiempo y de recursos. Y una fuente de frustración para muchos alumnos. Y su tiempo es oro, oro puro y debemos gestionar ese tiempo para que les merezca la pena el esfuerzo.

    Trasladar la lengua a las aulas es otro cantar. Un cantar imperfecto, imposible ya en muchas comunidades o impuesto en otras. Y así llegan las desigualdades, la discriminación y el desorden. Guste o no por que, ¿qué lenguas ? ¿sólo lenguas? ¿ y dialectos, costumbres, usos, tradiciones, música, moda, tempo? y ¿cómo? ¿rescatamos las que ya no están? ¿nos olvidamos de otras que nos permiten dotar de oportunidades reales a nuestros alumnos como el inglés, el portugués, alemán, francés o italiano? El chino tengo que verlo… ¿o les abrimos el mundo a la cultura, a la que sí está, a la que vive, a la que no debe perderse?
    No hay tiempo para todo.
    No sé, no sé nada.

    Comentario por Amor — 19 marzo 2018 @ 22:45 | Responder

  7. La obligación de uno con su familia es mejorar económicamente. Darles un sustento y mejorar las posibilidades de los hijos. La obligación de mantener una lengua menor en claro retroceso es labor de filólogos en la universidad. Mantener la cultura ancestral puede ser un objetivo de las instituciones públicas. Cómo mantener el folclore popular.
    Pretender que la gente de León o Aragón se sienta culpable por no haber mantenido un idioma que no proporciona ninguna ventaja competitiva profesional ni económica es un sinsentido. Y una batalla perdida.
    Que en pocos años la cantidad de independentistas en Cataluña pase de menos del 10% a cerca del 50% tiene la causa en una clase política (CiU y otros) que se ha forrado, unos recortes derivados de la crisis en 2007 que hizo q Artur Más tuviera que entrar al parlament en helicóptero, y la necesidad de proteger ese poder territorial y económico. Y eso se consigue avivando el “enemigo exterior” demonizándolo de todo.
    La gente en general es idiota y manipulable. La sociedad española existe, culturalmente y en mil cosas. Con sus diferencias. Como la europea a otro nivel. O la mediterránea. Y el objetivo de mantener España como país unido obedece a una razón mucho más fuerte que ninguna otra: porque nos interesa a todos. Económicamente.

    Comentario por Ferran — 7 abril 2018 @ 18:40 | Responder

    • “La obligación de uno con su familia es mejorar económicamente” –> El ser humano tiene una dimensión cultural, social, ética. Es algo más que un estómago que llenar y un cuerpo que vestir, de esa forma que tan tristemente describes, excluyendo la justicia social, la búsqueda del conocimiento, la defensa del medio natural… y la perpetuación de la propia cultura.

      “lengua menor” –> Ese concepto filológico es nuevo. Ahora hay lenguas mayores o menores. O mejor pensamos en superiores (o propias de la clase superior) e inferiores (propias del populacho, que ansía parecerse a los primeros y “mejorar las posibilidades de los hijos”).

      “en claro retroceso” –> en el caso del leonés y aragonés, desaparecidas.

      “es labor de filólogos en la universidad. ” –> ¿La obligación de cuidar la lengua es exclusivamente de los filólogos? Y sólo en la universidad, un filólogo que dé clase en un instituto, puede ciscarse en la lengua. Y cuando llegue a casa, que no dé el coñazo. El resto de la población, a mejorar económicamente. No, si en el fondo, le agradezco la sinceridad. Realmente expresa el sentir de la inmensa mayoría de la población. Española, vaya, que aquí el interesarse por la cultura no ha tenido nunca mucho ascendiente. Mucho mejor alardear de BMW, para concitar el respeto. Eso de la cultura, para los académicos en las universidades. Qué mundo tan triste, ramplón, el que describes

      “un idioma que no proporciona ninguna ventaja competitiva profesional ni económica” –> ¿Y el neerlandés? ¿Y las lenguas retorrománicas habladas en Suiza y occidente de Austria? ¿Y Andorra? No les va mal hablando en catalán. Antes bien, yo diría que son los países de habla castellana los que muestran una curiosa tendencia a la miseria, el autoritarismo y la corrupción.

      Pero aunque así fuera ¿todo es sacrificable en aras del interés crematístico? Lamentable.

      Una cuestión. Si tú tienes una hija ¿también la vas a tratar de rentabilizar? ¿de qué forma?

      Y ahora que digo ¿qué provecho económico obtengo yo contestándote?

      “Que en pocos años la cantidad de independentistas en Cataluña” –> Y la guerra dels Segadors, también es cosa de Mas. Y un pueblo que se resiste a adoptar esa lengua que “les aporta ventajas competitivas profesionales y económicas” desde hace cinco siglos, porque la llevan hablan ininterrumpidamente 12 siglos… es cosa de los recortes.

      “La gente en general es idiota y manipulable.” –> Sin duda, sin duda. Y el grado de manipulación es mayor a menos nivel cultural. Ya sabes, eso de los académicos en las universidades, mientras el resto os dedicáis a “mejorar económicamente”. El nivel cultural en Catalunya y Euskadi es claramente superior a la media del Estado. ¿Qué quiere esto decir, sobre la idiotez y la manipulación?

      “La sociedad española existe, culturalmente y en mil cosas.” –> Un rasgo propio, de esos mil. Enúncialo.

      “España como país” –> España no es un país. Es un Estado, pero no es un país porque no tiene una unidad cultural. Galicia es un país, Euskadi es un país, Valencia es un país. España no.

      “porque nos interesa a todos. Económicamente.” –> Bueno, les interesa más a las partes más pobres del Estado. Si se van los dos motores industriales, a ver quién va a pagar las pensiones de los gallegos o las nóminas de los funcionarios y administrativos en Madriz.

      La cuestión es que a Holanda le va estupendamente desde que se separó de España. A decir verdad, todos los territorios que se han ido escindiendo de la corona española han mejorado su situación relativa a como estaban bajo la tutela de Madrid. ¿Por qué en el caso catalán, la locomotora española, iba a ser diferente? De todas formas, corresponderá a los catalanes decidir si realmente obtienen provecho de la pertenencia a España, como sugieres. Al resto del Estado, le corresponderá (en un sistema democrático) sopesar la conveniencia de mantener a Catalunya en el club y estudiar las ofertas que se pueden presentar para negociar y que replanteen su escisión. También se puede mandar a la policía y, si no es suficiente, al ejército. Pero en ese caso, y como se dijo el 1-O, Catalunya ya se ha ido. Sólo le queda esperar el momento propicio, una distracción del maltratador para escapar.

      Comentario por Nadir — 7 abril 2018 @ 22:05 | Responder

      • “El ser humano tiene una dimensión cultural, social, ética. Es algo más que un estómago que llenar”: lamentablemente el primer instinto del ser humano es la reproducción, y el estatus el elemento de mayor atractivo para conseguir mejor pareja (genes). Sí, lo cultural tiene importancia si te proporciona estatus. Pero es mucho más poderosa la riqueza y el poder. Eso lo pueden explicar muy bien los políticos.

        “Ahora hay lenguas mayores o menores”: oh yeah. El inglés es más influyente y tiene más importancia porque se elabora más pensamiento, ciencia, y lo hablan personas más influyentes que otros idiomas. O el Chino. Los poemas del medievo en un idioma local es interesante para catedráticos, y a veces ni eso. Una cosa es no destruirlo y otra adorar algo que ha quedado atrás.

        Respecto idiomas que hablan pocos millones de personas: se apoyan e incentivan por parte de sus gobiernos por una cuestión de identidad territorial, para protegerse en caso de invasión (Finlandia Vs. Rusia). Es una cuestión estratégica y geopolítica, no cultural.

        España no es un país: Ni Alemania. Ni EEUU. Ni por cierto Cataluña. Y lo de Valencia ni te cuento. Parecen historias de cuentos de hadas y princesas.

        “A Holanda le va mejor desde que se separó de España”: especialmente con el comercio de esclavos. El Comercio de esclavos con Cuba era un tema muy catalán también. En fin, no creo que haya posiciones morales de un país mejor que otro, todos obedecen a mejorar sus ventajas geopolíticas. Cómo debe ser. O mejorarán los demás a su costa.

        Por cierto, sí, Castilla acabó dominando e imponiendo su cultura a esta zona geográfica. Ganó. Y el Norte al Sur en EEUU, y Norteamérica a Uk (con a little Yelp de Francia), y etc etc etc. Lo que hay es una clase política que azuzando lo guay que es Cataluña y lo old school qué es España, le cuenta a su población que son mejores (supremacismo) y que serían más ricos (vaya, el dinero).

        En UK están muy contentos con el Brexit. Les contaban las mismas historias.

        Comentario por Ferran — 8 abril 2018 @ 11:35 | Responder

        • “Sí, lo cultural tiene importancia si te proporciona estatus.” –> Deplorable. Aunque sigo reconociendo que tu comentario es sincero y buen reflejo del pensamiento general.

          En lo que a mí me toca, si me interesara el status no vestiría con un chándal raído. Cuando tienes suficiente dinero para que pierda sentido el aparentar que lo tienes, y según adquieres conocimiento, esa memez del status (que no deja de ser la imagen que gente inferior tiene de ti) pierde toda importancia.

          Comentario por Nadir — 8 abril 2018 @ 14:46 | Responder

          • Al hilo de todo ésto: si hablamos de súperdotación, hablamos de otra cosa. Generalmente de una meta visión de los congéneres y una perspectiva de esos instintos que gobiernan en general las sociedades muy diferente. Pero son esos instintos (más o menos) los que gobiernan en general las sociedades. Pero no a todo el mundo, claro. Y efectivamente para esas personas lo intelectual es lo más importante. Y además no se termina nunca.
            Muchas veces pienso en qué necesarias son esas personas para enfrentarse a problemas muy complejos. Y me pregunto si un juez Falcone o Borselino no eran personas así, dónde un deseo de justicia era muy superior al deseo de estatus (se gana más dinero de abogado que de juez o fiscal) y especialmente sabiendo que se jugaban su vida muy seriamente.
            Si me hablas de injusticias, seguramente me venga a la cabeza como primera idea la falta de reconocimiento a las personas con súper dotación, que hacen ese tipo de sacrificios siguiendo una lógica e instintos muy diferentes al resto. Y valores morales muy superiores etc etc etc.
            Otra cosa que me viene a la cabeza es ¿y esos monstruos en plan Líder Totalitario o Capo cruel mafioso, eran (son) superdotados para poder alcanzar y mantener el poder en esas estructuras tan tan salvajes? ¿O no? ¿Son súper dotados sólo en inteligencia, pero hay variedad en cuando a valores, perfiles psicológicos, narcisismo altruismo o lo que sea?
            Lo desconocemos casi todo de ellos. Y son la clave de prácticamente todo lo importante.

            Comentario por Ferran — 8 abril 2018 @ 15:22 | Responder

  8. El estatus puede ser intelectual, económico, basado en el poder, en la popularidad, o en el físico… o en mil cosas más. Y puede ser local, de un edificio de oficinas, en una pyme o en un país. A un tipo de mujer le seduce más un tipo de estatus, a otras otros. Hay variables tb como el narcisismo o el mero deseo físico impulsivo en busca de buenos genes y no una pareja estable. Es complicado. Pero está relacionado con los políticos, el poder y mil cosas más. No es moralmente mejor o peor. Es la naturaleza humana, y la naturaleza en general.
    A la naturaleza se la suda si es bueno o malo, moral o inmoral. Sólo le importa si funciona o no funciona. Ni siquiera si es la mejor opción.
    Por fortuna, hay tensiones y fuerzas de personas y colectivos que se centran en proteger la cultura, lo intelectual y el conocimiento en general. Ni siquiera es algo definido con claridad. A veces tras la ciencia básica hay industria militar y estrategia, a veces tras el apoyo cultural hay manipulaciones a partes de la población y excusas para realizar cualquier barbaridad.
    Narcisistas, psicópatas, trepas de la peor calaña, colaboradores necesarios, gente que mira para otro lado… y todo eso también existe, y encima a la vez.
    Un chándal y pensar son un buen refugio. Solitario, y con sus propios demonios también.
    No hay nada claro.

    Comentario por Ferran — 8 abril 2018 @ 15:06 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: