La mirada del mendigo

12 mayo 2018

Amor pola terra

Filed under: Ecología — Nadir @ 23:14

Cando era cativo achegábame a este prado no vrao coa bici e deitábame a ler ou dormisquear. Daquela se chegaba por un camiño sen saída, e polo tanto era moi tranquilo.

Logo pasaron por él unha pista, cortaron varias das árbores para facelo, e o que era un precioso recuncho perdeu o encanto e a tranquilidade. Vai uns anos cortaron algunhas árbores máis, así que só quedaban esta parella deses impoñentes freixos e carballos que eu lembraba de neno. Vai uns días cortáronos, exemplares impresionantes de máis de cen anos que servirán como sustituto barato ó gasóleo ou gas natural para manter quente unha casa. Hoxe pasei por alí e andiveron a queimar os tocos para impedir que rebrotasen.

A isto chámanlle os pailáns de cidade “fonte ecolóxica de enerxía”. Mais no prado xa non quedan máis árbores grandes, así que cando o garrulo esgote a carga de madeira, terá que cortar dez dos medianos para facer leña para un ano.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Isto non é moi lonxe do anterior. Fun dar un paseo e metinme nos restos dun incendio, que cousa máis extraña estando nesta terra.

Estas árbores eran cerdeiras bravas. Os carballos rebrotan do pé, mais non as cerdeiriñas, que morreron todas. Supoño que sei quen foi: un fulano que anda por esa zona coas ovellas. Deses que os pailanciños urbanitas consideran como o epítome da vida natural.

+
+
+
+
+
+
+
+

Un pouco máis aló, só uns metros polo mesmo camiño, ó salir da zona queimada… un frigorífico.

Este é o amor que lle teñen a Galiza, á Galiza real, a terra que lles viu nascer. Para eles, a terra, o campo, Galiza, é un vertedoiro.

+
+
+
+
+
+
+
+

E uns pasos máis, entre uns espiños… alguén foi tirar a basura doméstica na beira do camiño.

Despois de ver, no espazo duns poucos metros, semellante demostración de barbaridade, de palurdismo… din media volta, subín ó coche e voltei para casa. Rematou ben rápido ese día o paseo. Mentres voltaba, dábanme voltas diversas formulacións dunha mesma idea: que bonita sería Galiza sen galegos (o que, sen dúbida, pódese dicir de tantos lugares no mundo, pero poucos con tanta razón como desta terra, violada polos seus fillos).

+
+
+
+
+
+
+
+

Pero iso non é xusto. Porque tamén hai galegos que ten sentido artístico. Velaquí temos un exemplo:

Xuro que non toquei para o bidet para colocalo dun ou doutro xeito. Estaba como sae na foto, nunha posición que eu describiría como “escenográfica”. Só na Galiza podemos atopar estes artistas da porcallada, verdadeiros xenios do refugallo.

Cada pobo ten o que se merece, aínda que no curto prazo pode parecer que ten aínda máis.

O tempo porá as cousas no seu sitio.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

5 comentarios »

  1. Y lo q no entiendo es pq, puedo llegar a enteder que dejes una bolsa con mierda de una parrillada o un botellon campestre(no lo hacia ni con 15), puta pereza, pero abandonar una nevera en medio de la nada?, tienes una nevera jodida y te coges y te la llevas al medio del campo? es q requiere un esfuerzo, un gasto aunque sea calorico, es q no lo entiendo de verdad, cual el la maldito pensamiento que te hace dejar una nevera ahi?. Y no hablo de pensamiento logico me vale cualquiera.
    Un saludo

    Comentario por Emilio Fernandez — 13 mayo 2018 @ 1:08 | Responder

    • Exacto. Pero en este caso, yo aún entiendo menos lo de la bolsa llena de mierdas. Pero hostia puta, si hay contenedores. Ya no es que el fulano sea un puto cerdo, y le dé igual dejar la naturaleza hecha una mierda a su paso. Son basura, homínidos, subhumanos. Si eso lo sé. Pero hasta un animal usa en su limitada inteligencia el principio de mínimo esfuerzo. Si puedes echar una bolsa en un contenedor que está al lado de casa, por qué cargarla en el remolque del coche y dejarla tirada en mitad del campo?

      Y con la nevera igual, porque llamas y el concello te la pasa a recoger (o el propio lugar donde compraste la nueva, que de hecho con la nueva pagas la recogida y tratamiento de la vieja). También es cierto que los concellos (regidos por palurdos no más evolucionados que el que va quemando, ensuciando, pegando tiros y plantando alóctonas) podrían hacer más por facilitar la recogida de trastos, mentalizar a la gente de no tirar las cosas al monte, como hacían sus abuelos, y finalmente pasar a recoger lo que se va tirando.

      Merda de país.

      Comentario por Nadir — 13 mayo 2018 @ 5:33 | Responder

  2. Nosotros hoy hemos subido La Maliciosa. Aparte de varios ciclistas fugaces , unas cuantas parejas silenciosas(pocas para estar en territorio madrileño),un motón de cabras montesas que me hicieron sentir bastante pato mareado, majestuosos buitres y ruidosos rabilargos ya bajando(en inglés tienen un nombre mucho mas señorial: blue winged magpies or azure-wingeg), apenas mariposas ( igual es pronto ,hacía frío) , un bumblebee y muchas lagartijas (carpetasnas?) la jornada fue buena. Solo dos pañuelos con mocos y centenas de casas vomitadas por la sierra estropeaban la foto. ¿ Imagináis esa preciosas sierra llena de bloques graníticos como dinosaurios dormidos sin el hombre? Yo si.

    Comentario por Amor — 13 mayo 2018 @ 18:45 | Responder

    • Es curioso, cuando era un chavalín y empezaba a descubrir el Sistema Central ourensano con mi bici, también las lomas que se dirigían a Manzaneda me recordaban el lomo de pétreos dinosaurios. 🙂

      La clave es civilización: la montaña madrileña tiene mucha más presión humana que el perdido camino donde saqué las fotos 2, 3 y 4. Y. sin embargo, hay menos basura (aunque la última vez que estuve, hace ya años, aún había envoltorios de barritas energéticas y mierdas por el estilo). ¿Cuál es la diferencia? Un superior nivel de civilización. Cultura. Al final la inmensa mayoría de los problemas sociales se reducen a una educación deficiente o inexistente. Por eso es tan importante volcar todos los esfuerzos en ella. No hay mejor inversión.

      Por cierto, otra cosa que he hablado con otros montañeros. Generalmente, el alcance de la porquería, cuando empiezas un camino, llega a la primera hora de caminata, incluso menos. Más allá, exige un cierto esfuerzo, compromiso (ya ves, una hora de pateada) que ejerce la criba descartando a los domingueros de quien realmente admira el entorno.

      En Catalunya, que he estado hace nada, era aún más llamativo. Me encontré algún lugar muy sucio, extremadamente sucio, pero era al lado de la carretera. Ya no es una hora de pateada: 50m más allá del asfalto, el camino estaba perfectamente limpio. Los marranos no fueron capaces de alejarse (afortunadamente) más de unos pocos metros de su puto coche.

      Comentario por Nadir — 14 mayo 2018 @ 11:51 | Responder

  3. ¡Mentira! Exemplos de todo iso, de basura no monte, de árbores cortadas sen intelixencia algunha, hainos por toda España. Toda. É máis, case podo asegurar que fora de Galicia son peores.
    Vale que en zonas de Euskadi, por exemplo, é difícil velo pero ¿vasme dicir que León, Castela ou Andalucía son exemplos de civismo e montes coidados e limpos?

    A min dame a impresión de que só en Galicia se saca a lupa para enseguida poñer a etiqueta de “feismo”.

    Claro que aquí destaca e doe máis, xa que Galicia fai so unhas poucas décadas era (case) un paraíso de bosques autóctonos e árbores centenarias, e agora cada vez se parece máis ós veciños.

    Comentario por marcostonhin — 19 mayo 2018 @ 13:55 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: