La mirada del mendigo

13 junio 2018

La vignette

Filed under: Economía — Nadir @ 0:05

Tras la Guerra de Sucesión, España se convirtió si no en un Estado vasallo, sí claramente subordinado a Francia, y es de ella de quien hemos tomado muchos de los elementos que conforman un Estado moderno. Por ejemplo, la gestión de las autopistas. Como he comentado otras veces, la red viaria francesa es comparable con la portuguesa: sólo las vías de pago son medianamente decentes, y muchas veces ni eso. Y el modelo de autopista es el de peaje, mientras que en la Europa central y oriental se impone el modelo de la vignette. Por qué toman una palabra inequívocamente francesa para designar un modelo de pago que es desconocido en territorio galo, es algo que se me escapa.

Como el cobro mediante peajes no tiene ningún secreto, porque es el que sufrimos en nuestras carnes aquí, no me extenderé sobre el particular. Sobre la vignette explicaré un poquito más, para quien no la conozca. Se trata del modelo más generalizado en Europa, implantado en países como Suiza, Austria, Eslovaquia, Eslovenia, Chequia, Bulgaria, Hungría… y se trata de un pago por acceso ilimitado a la red de autopistas (de propiedad estatal, lo de una empresa privada construyendo carreteras es cosa de Francia y sus satélites) durante el periodo de validez de la viñeta (una pegatina que pegar en el cristal, a semejanza de la nuestra de la ITV). Los locales compran, evidentemente, la del año, mientras que los turistas tienen vignettes semanales, quincenales, mensuales… según el país. Realmente es un sistema muy cómodo y sencillo de implementar, pues no hay casetas de peaje que ralenticen la marcha, colapsando la circulación en momentos de mucho tráfico.

Como la viñeta da derecho a un número ilimitado de viajes, el precio por trayecto para un conductor local es ínfimo, así que no hay nadie que se plantee buscar alternativas en la red secundaria (el coste en combustible sería muy superior). Por otra parte, en Estados como Austria o Suiza es que algunas de esas alternativas van por pasos de montaña que puede que no estén abiertos hasta Mayo, para volverse a cerrar en Noviembre.

Para el turista, si bien le resulta más caro proporcionalmente que el abono anual, le sigue suponiendo una ventaja a poco que se plantee mover por el país. Por poner un ejemplo, en Eslovaquia la viñeta de 10 días son 10€, que ya sólo un peaje de los nuestros lo supera. Pero es que el abono anual son 50€.

Una alternativa a la viñeta física (la pegatina, en la imagen los modelos eslovacos de este año) que han desarrollado algunos países es la viñeta electrónica: das de alta tu matrícula, pagas y ya puedes circular legalmente por las autopistas.

Todo esto es para los vehículos ligeros; los camiones tienen otro sistema de cobro. Por ejemplo, para circular por las autobahn con un camión, tienes que llevar un GPS que mide los kilómetros recorridos y se comunica con la central para pasar a tu compañía la receta en consecuencia.

Ahora bien ¿por qué cuento todo esto? Porque en los próximos meses y años van a vencer unas cuantas concesiones de autopistas. Si a ello le sumas las increíblemente ridículas radiales madrileñas, van a revertir al Estado una considerable cantidad de kilómetros de vías de alta capacidad, que se pueden unir a la red de autovías existente. Esto permitiría crear una red estatal de autopistas/autovías que podría ser gestionada según el modelo de viñeta antedicho.

¿Ventajas? Permite sufragar el coste de mantenimiento de las autopistas de forma directa, repartiéndolo entre los usuarios y descargando de él los PGE para que no pese sobre aquellos que escogen otras opciones de transporte. Pero lo hace maximizando su aprovechamiento, sin incentivar la búsqueda de itinerarios alternativos para evitar el pago de un hipotético peaje.

Hace ya bastantes años traté este tema, pero a ver quién encuentra ahora el enlace. Lo paso a exponer de forma telegráfica: puede tener sentido en una escala micro que quien sufraga el coste de una vía, establezca un pago por uso. Ahora bien, si recogemos el zoom y observamos el efecto en toda la sociedad, nos damos cuenta del sinsentido de tener una infraestructura infrautilizada: la sociedad ha hecho un esfuerzo económico, energético, ambiental en hacer una obra y, una vez hecha, lo sensato es que sea usada por todo aquel que pueda beneficiarse de ella, en vez de escoger desvíos para evitar el peaje que aumentan el tiempo de trayecto (cae la productividad), el consumo de combustible (cae la eficiencia, se incrementa la contaminación, se desequilibra aún más la balanza comercial), se incrementa la accidentalidad y empeora la calidad de vida en las poblaciones por las que pasa ese itineraria alternativo (que se lo digan a los vecinos de San Rafael, por ejemplo).

Y, de esta forma, se resuelve la injusticia de que mientras los portugueses hacen de pago hasta sus autovías, y los franceses hacen pasar a todo el tráfico proveniente de la península por un viacrucis de peajes (si el tramo de Biarritz es una bazofia, el haber hecho de pago el tramo hasta Burdeos es una verdadera cabronada), unos y otros puedan circular gratuitamente por la generosa red de autovías (y autopistas con peajes en la sombra) que tenemos.

Por otra parte, el Estado podría emplazar amablemente a las concesionarias a un acuerdo para devolver al control público las autopistas con vencimientos más lejanos, y así aumentar esa red pública a la que daría acceso la viñeta. Estoy seguro que las empresas se avendrán a razones, toda vez que en la Moncloa se siente alguien con suficientes dotes de persuasión. Y es que rechazar una justa indemnización económica por parte del gobierno puede acarrear consecuencias muy dolorosas, como que decida construir una autovía paralela secando el tráfico de la de peaje, la cual ya ni siquiera estaría interesado en comprar.

Un Estado tiene mucho poder, y puede ser utilizado en un sentido o en otro, según esté al servicio de las empresas o de los ciudadanos.

Por cierto, como curiosidad ¿sabéis cuál es la autopista con una concesión más dilatada en el tiempo? La AP-53 entre Lalín y Santiago, que vence en 2074 (para entonces, todos calvos). Lo curioso es que la otra mitad de la A-53, entre Ourense y Lalín, fue licitada en tiempos del bipartito, es pública y libre de peaje. Luego llegó Feixó al gobierno, ese gran gestor, y firmó un acuerdo tan inmoderadamente favorable a FCC (quien tiene la participación mayoritaria) que le permitirá si nadie lo remedia seguir poniendo el cazo durante siete décadas (se inauguró en el 2002). Y muchos, por no pagar los 6€ de la autopista, seguirán cruzando Silleda, Bandeira… por la antigua N-525.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

8 comentarios »

  1. A lo mejor la vignette viene precisamente de Suiza y por eso se usa el vocablo francés… A saber.

    En Francia es un suplicio lo de los peajes. Ya no solo por la sangria, sino por la retenciones que se producen cuando hay mucho trafico (que es casi siempre), especialmente cerca de la frontera.
    Una viñeta europea seria el no va mas…

    Comentario por wenmusic — 13 junio 2018 @ 7:55 | Responder

    • Pues sí, que una misma viñeta te valiese para toda la UE. O, ya puestos, que incrementen el impuesto de circulación en el monto de la vignette, y así nos dejamos de gaitas. Con ese impuesto unificado se cubre el mantenimiento de las autopistas/autovías, y a rodar.

      Es verdad, Suiza podría ser la pionera… Buen apunte.

      Por cierto, la furgo en Francia es considerada como camión, así que pagamos casi el doble en los peajes. Pero para límite de velocidad, es considerada como turismo. Justo al revés de lo que pasa aquí. Si eso tiene lógica, que me la expliquen.

      Comentario por Nadir — 13 junio 2018 @ 16:02 | Responder

      • 🤷🏻‍♂️

        Comentario por wenmusic — 14 junio 2018 @ 6:58 | Responder

      • Es que, de hecho, en España ya se paga una viñeta, que es precisamente el impuesto de circulación. Este es claramente un impuesto a los coches. Y no es el único, hay que sumar el de matriculación y los especiales de los carburantes; en su día, creo que vi una cuenta de lo que pagamos los conductores, y lo que se gasta el estado en carreteras, y le sobraba dinero. Si te animas a buscar los datos actuales….

        El problema del impuesto de circulación es que lo cobran los municipios, y su importe no se destina al mantenimiento de la red viaria, sino a la caja general de los ayuntamientos. Y no lo pagas en función del uso, lo pagas aunque tengas el coche averiado en el garaje todo el año.

        No me resisto a señalar que, además, en casi todos los sitios, no solo se paga por circular, también se paga por aparcar (la ORA)

        Comentario por santi — 15 junio 2018 @ 15:04 | Responder

        • Me lo creo, me lo creo.

          Sí, si al final es lo que comentaba con Wen: en vez de la vignette, subes el impuesto de circulación en el monto necesario y listos. La cuestión sería cómo hacer pagar a los guiris, en reciprocidad a como tenemos que pagar nosotros cuando salimos fuera. O todos o ninguno.

          Pero sí, realmente la solución lógica sería que todas las vías fueran de uso libre, y se sufragasen vía un impuesto de circulación que pagarías en cada país, y te daría derecho a rodar por el resto de la UE y, en todo caso, que paguen los extracomunitarios. Eso sería lo más sencillo, pero… para empezar, a ver cómo haces en los países que tienen autopistas privadas.

          Comentario por Nadir — 16 junio 2018 @ 19:34 | Responder

  2. Ya comenté en su día el caso holandés: pagas un impuesto anual por tu vehículo en función del combustible y del peso. Es caro, o era caro cuando yo vivía allí: pagaba cerca de mil euros por un Laguna de gasolina, el diésel debía pagar el doble. No hay peajes, y los atascos en hora punta son enormes, como corresponde a una zona tan poblada.

    Comentario por Aurora — 16 junio 2018 @ 16:58 | Responder

    • Sin embargo, en Francia creo que no tenéis impuesto de circulación, verdad? Sólo el de matriculación (la carte grise o algo así, creo recordar). Las ITV son con una frecuencia que dobla las españolas (las furgos tienen que pasarla aquí cada 6 meses, una locura), aunque un poco más caras. Y mirando seguros, están en general más baratos. Tanto, que hasta estoy tentado de hacer algún chanchullo para rematricular todo mi parque móvil como francés. Y si me paran, doy una dirección francesa, se supone que ahora estoy trabajando allí y pista. Mira, he venido de vacaciones a ver a la familia. Es que… como he ido acumulando varios vehículos, pues me da pena desprenderme de ellos, me dale cara la broma. Si fuera con los precios que comentas en Holanda, apaga y vámonos.

      Comentario por Nadir — 16 junio 2018 @ 19:38 | Responder

      • No se responderte a todo, porque ya ando mal para comparar precios. Existe solamente el impuesto de matriculación, y la vignette que existía, el equivalente de nuestro impuesto, se lo cargaron, según me han dicho, cuando Miterrand, pero no lo se. En Holanda lo que si te puedo decir es que la aduana perseguía a quien no matriculase el vehículo, es difícil vivir allí y no tener la matrícula holandesa. Claro que tengo reconocer que las carreteras allí son chachi pirulí, otra cosa es que no haya suficientes para la densidad de coches que hay, pero las tienen bien mantenidas, pintadas, los rótulos los limpian, hasta los iluminan para que los veas de noche y no te pierdas… Pagas una pasta pero al menos puedes ver en qué se va el dinero. Y la alternativa es barata: la bici.

        Comentario por Aurora — 18 junio 2018 @ 21:25 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: