La mirada del mendigo

31 agosto 2018

Reflexiones sobre el sector del taxi

Filed under: Economía — Nadir @ 9:49

Ahora que ya han callado los tambores de guerra y el ejecutivo, en una inteligente maniobra, ha pasado la patata caliente de la regulación del sector a las CCAA, quería trazar en algunas pinceladas mi opinión sobre este sector.

Para ponernos en situación, podemos empezar por este artículo que Alberto Garzón publicaba en su página personal para justificar su apoyo a sus reivindicaciones, sumándose a las filas de Ada Colau. Se supone pues que esta es la posición de la izquierda institucional (con la que cada vez me siento menos identificado).

Yo, sin embargo, no acabo de comprender la necesidad de perpetuar el sistema de licencias en el taxi. Sí, efectivamente, es un transporte público, tan público como pueden ser los servicios de una frutería o un fontanero, es decir, que ofrecen sus servicios al público. Pero es una actividad económica privada. Por supuesto, tantas veces lo hemos visto en los bares o las tiendas de ropa, que una sobrecapacidad en cierto sector provoca la depuración de este exceso de oferta vía cierres definitivos de persiana. Sin embargo, a nadie se le ocurre plantearse la necesidad de establecer un cupo limitado de licencias para abrir una frutería, un bar o una tienda de ropa, o para ejercer de fontanero o dentista.

Sí, el transporte es un sector estratégico, pero no precisamente la necesidad de movilidad que cubre el taxi. Más importante para asegurar la movilidad parece por ejemplo la existencia de gasolineras, y sobre ella no hay ningún cupo con numerus clausus, más allá de las licencias asociadas a esas instalaciones por motivos de seguridad y salubridad. Las gasolineras abren donde creen que pueden tener un flujo suficiente de vehículos y, efectivamente, pugnan por arrebatar clientela a la competencia y, en ocasiones, obligan a cerrar a alguna de su entorno. Bueno, esto debería ser lo normal cuando inicias una actividad económica, sabes que tienes que competir y que si no espabilas o cambia la dirección de los vientos las cosas pueden salir mal. No hay nada parecido a un seguro de éxito empresarial, y evidentemente en todos los sectores quisieran beneficiarse de algo así.

Y precisamente a mí no me atemoriza la idea de un mayor control estatal en la economía, pero establecer cupos para el ejercicio de determinadas profesiones es propio de economías completamente dirigidas. Podríamos intercambiar opiniones sobre si es deseable llegar hasta ese nivel de rigidez en una economía socialista; la mía se inclina a intervenir tanto como sea necesario, buscando siempre la intrusión mínima (el mismo principio que usaríamos en el reglaje de suspensiones o la política arancelaria). Incluso en el modelo final de economía socialista (es decir, aquella en la que esté proscrita la propiedad de los medios de producción ajenos) que tengo en mente, introduzco un alto grado de flexibilidad (el mercado ni es Dios ni es Satanás, es simplemente una herramienta que puede ser muy útil si es usada con inteligencia) para no excluir la competencia como acicate (es absolutamente necesario un sistema de incentivos, recompensas y castigos, para no funcionarizar la economía y que ésta caiga en la atonía y la parálisis). Porque la clave es la propiedad de los medios de producción, el resto es contingente (expresado de otra forma, debatible, ponderable de acuerdo a las circunstancias).

Pero lo que está fuera de cuestión es que, aquí y ahora, no estamos en una economía planificada, así que no comprendo la existencia de excepcionalidades como las licencias de taxi, de farmacias o de otros grandes amigos de este espacio: los notarios y registradores.

Es evidente que la existencia de cupos en estas profesiones crea una restricción de la oferta que sostiene los precios, por otra parte regulados; es también evidente que esta situación conviene a los miembros de este gremio (las asociaciones gremiales en la Baja Edad Media aplicaban ya esta política de la escasez de oferta), a costa de los intereses de los que desearían entrar en el sector y no pueden y del público en general que tiene que afrontar los abultados márgenes de beneficio que provoca esta política. Garzón o Colau han decidido ponerse a favor de la patronal del taxi, lo cual les parecerá muy oportuno en términos políticos pero lo cierto es que les enfrenta a los intereses del resto de la ciudadanía.

Para exponer claramente el absurdo de esta situación, vamos a pensar en introducir la misma política de cupos en otras profesiones. ¿Es importante el sector del taxi en una economía? Pues imaginad el de la enseñanza. ¿Por qué no creamos una restricción artificial en el número de profesores que tienen licencia para impartir clase? Y sin esa licencia, aún teniendo los conocimientos (saber conducir), no sería legal que enseñasen. Con esto, obviamente, mejoraría la retribución de los profesores a los que les fuera concedida esa licencia. E incluso Garzón lo podría vender como una lucha por los trabajadores de la enseñanza. ¿Por qué ni siquiera a Garzón se le ocurre introducir el mismo modelo que defiende en el caso del taxi en otros sectores, por ejemplo el de la enseñanza? ¿Por qué no es buena idea inducir una restricción de la oferta en la educación? O cualquier otro, limitemos el número de cardiólogos para que las consultas estén llenas y ganen como un notario. ¿Es inteligente ese modelo?

Si el modelo del taxi es provechoso para el conjunto de la sociedad, generalicémoslo a todos los sectores de la economía. Y si no lo es, exterminemos de una vez esa rémora de los cupos de licencias para ciertos gremios con buenas relaciones con el poder. A nadie se le escapa que, acabada la guerra, el régimen repartió licencias de taxi, estancos o colocó como bedeles en edificios públicos a los pistoleros fascistas en agradecimiento por los servicios prestados.

Leer a Garzón es un verdadero embeleso, ¡qué bien se expresa este rapaz! Menuda parrafada se marca para velar el hecho de que la guerra del taxi no es un conflicto de clase entre los trabajadores y su patrono, sino la lucha de una patronal contra otra (en la que, para más cachondeo, hay miembros que tienen un pie en cada orilla, apostando a lo seguro). De lo que va todo este sarao es de la depreciación de unas licencias si se introduce la competencia de las VTC. Y es que la licencia, al permitir su transmisión onerosa, se ha convertido en un activo económico como puede ser un “swap”, un bono de Telefónica o un apartamento en Benalmádena, sujeto a la fluctuación del mercado. El problema no es laboral, sino financiero: de unos inversores que han especulado con ese activo, les ha salido mal la jugada y esperan que el estado les resarza de su pérdida en el mercado que ellos mismos han presionado a la administración para crear (para monetizar esa licencia una vez llegada la jubilación).

Desde el punto de vista estrictamente laboral, el trabajo detrás del volante no se va a ver afectado; va a seguir estando igual de mal pagado (o de bien pagado, si nos atenemos a la formación necesaria para desempeñarlo) sea el empresario un taxista que hace un turno, y los otros dos tiene a un par de chavales trabajando para él, sea una operadora de licencia VTC. De hecho, los chóferes de Uber se sacan más en limpio, lo cual les jode a los taxistas porque empuja al alza los salarios que deben pagar para explotar su licencia.

En realidad, lo único que me molesta de la entrada de Uber y compañía es que esos beneficios van a migrar al otro lado del charco. Un estado sin complejos doctrinales podría haberse adelantado, creando plataformas como Uber o Blablacar pero de titularidad y gestión pública; también de distribución como Amazon. Incluso un supraestado como la UE tiene prácticamente la obligación de crear una alternativa a Google y Android para salvaguardar la privacidad de sus ciudadanos y la seguridad nacional (la alternativa libre a Windows, por otra parte, ya existe y funciona acojonantemente bien 🙂 ).

Percibimos como normal algo tan común como entrar en un sector, por ejemplo cogiendo un restaurante, y pasado el tiempo ver que éste no va bien (la zona no es buena, arrecia la competencia o la gente no tiene dinero para salir a cenar con la pareja tras pagar el alquiler o la hipoteca) y tienes que traspasarlo por menos dinero que el que entregaste, palmando pasta. Sin embargo, en el caso de la patronal del taxi se creen con más derechos que cualquier otro autónomo o microempresario y quieren que el estado blinde su inversión. Por decreto, el precio de las licencias sólo puede subir, nunca bajar. Absurdo.

Y ahora, cambiamos completamente de ángulo en el que analizar el problema para observar el sector desde la óptica que nos gusta más en este espacio: la de la energía y las políticas de movilidad en su conjunto.

Desde una perspectiva económica la opción lógica es tratar al taxi como cualquier otro sector económico, sin ningún tipo de barreras de entrada a la actividad más allá de acreditar la competencia en el desempeño de la profesión (carnet de conducir) y las normas técnicas correspondientes (ITV en vigor…), porque no existe en él ninguna especificidad intrínseca que justifique semejante tratamiento de favor (a los que ya están dentro) por parte del estado: en aquellos países en que el servicio de taxi está liberalizado, funciona con completa normalidad, como no podía ser de otra forma porque no deja de ser otro sector económico como tantísimos otros. Sin embargo, desde una óptica de movilidad urbana integral, mi opinión sobre el taxi es bien distinta: debe ser prohibido. Ni taxis, ni Uber, ni Cabify ni los vehículos sin conductor (la verdadera amenaza para el sector) que empieza a sacar a la calle Waymo (Google).

¿Os acordáis de esta animación que subí hace tiempo?

Un turismo supone una usurpación del espacio disponible en las vías urbanas, que conduce a su colapso. Aún dejando a un lado la contaminación asociada (que es un problema de salud mayor), supone una forma de transporte urbano ineficiente en términos de tiempo y energía. Restringiendo la entrada a las urbes a los vehículos de transporte colectivo o aquellas formas de transporte personal que no dilapiden un bien tan precioso en el entorno urbano como el espacio (bicicletas, pequeños scooters eléctricos…) descongestionaríamos las calles, los tiempos de transporte se reducirían y la energía necesaria para lograr esa función social como es el transporte se reduciría, lo cual redundaría en provecho común: una economía más eficiente y, por lo tanto, más competitiva, que necesitaría menores importaciones de energía y menos horas perdidas maldiciendo en arameo encerrado en un atasco.

Bien, pues todo lo antedicho es indiferente de si quien conduce el coche es el propio pasajero, un conductor profesional o un sistema robótico, de si el coche es propiedad del pasajero, es alquilado o pertenece al conductor de Uber o al propietario de la licencia de taxi. Un turismo rodando por la ciudad ocupa espacio, mucho más del que le corresponde; y consume energía, mucha más de la necesaria para realizar su función.

Por lo tanto, la solución más conveniente para la modalidad urbana es transporte colectivo electrificado, complementado por aquellas formas de movilidad personal eficientes en espacio y energía y sin emisiones contaminantes (in situ). Y en este modelo, el servicio de taxis o análogos simplemente no tiene cabida. De hecho, es aún más ineficiente que el uso del automóvil privado (nada hay más estúpido que un taxi circulando en vacío, consumiendo espacio y energía, a la búsqueda de clientes o volviendo a base).

¿Y quien debe realizar un trayecto con grandes pesos? No hay ningún problema: el transporte de cargas puede ser servido por empresas que tengan permiso para entrar al casco urbano con sus furgones de reparto electrificados.

NOTA: muy interesante el último enlace, porque está tomando la dirección que estimo correcta (racional) en el desarrollo del vehículo eléctrico. Además, da en la clave: un vehículo eléctrico es muy susceptible de una construcción modular, abriendo la puerta a un sector en el que podría colarse la industria española y usarlo como trampolín económico. Espero hablar de ello en próximos días.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

27 comentarios »

  1. Voy a escribir un relato del último taxi Driver que tuve el gusto de conocer.
    Acababa de volver de mis montañas. Mustia y sola. Madrid nunca me da la bienvenida. Mi padre necio y tajante me había preparado un paquetón de embutidos que pesaba un quintal y mi barrio madrileño desde Chamartín estaba en otro planeta. Era de noche , no había estrellas y la idea de meterme en el metro con decenas de ojos me aterrorizaba.
    Pensé que un taxi, sólo para mi, sería una cuevita silenciosa y más cómoda. Me puse en la fila del hormiguero blanco y esperé mi turno.
    Paró a mis pies, eso no puedo negarlo, frenazo, portazo, palillo entre los dientes, tremendo piropo. Abre el maletero, me arranca la mochila y me pregunta por qué estoy agarrada a mi paquete de embutidos. Abro la puerta y sale Camela inundándolo todo. Tapicería española, rojo, amarillo gualda , volante turgente en el mismo tono y reposa cabezas peludo con tonos de melena de león. Mi cuevita. Y allí me vi. ” ¿ A dónde va a ser belleza? ” me dice el pavo. Yo contigo al fin del mundo, pensé. Hablaba muy alto, Camela más, se giraba dejándome ver su palillo ensalivado, me contaba sus penurias y sus deseos . Sólo se callaba cuando saltaba un pitido en su radio, Camela enmudecía y sonaba un gooooooooooolllll de cualquier partido que hubiera en ese momento. No abrí la boca, no tendría nada que añadir. Le pagué en silencio. Cortés me sacó la mochila, los choris habían viajado a mi vera. Cuando creí que llegaba la despedida se acerca a mi puerta, la cierra delicadamente y me dice: ” Espero a que entre en el portal belleza que hay mucho hijo puta suelto”.
    Así que Mendi, ¿ qué sería de mi Madrid sin taxis?

    Comentario por erebiagorge — 31 agosto 2018 @ 11:36 | Responder

    • Bueno, de hecho, la escena no es más que el contacto con la realidad social española. Y podría ser peor, en según qué sitios (los franceses por ejemplo pueden llegar a ser muuuuy babosos).

      Hay actitudes que hacen abochornarme de ser hombre. Luego, ves las actitudes de ciertas mujeres y realmente de lo que siento vergüenza es de mi especie.

      En realidad, la solución pasa por que hubieras podido ir en Metro con total tranquilidad. Y una empresa de paquetería te pudiera hacer llegar, a coste reducido, todas las maletas sin tener que andar arrastrándolas por todo Madriz. Ambas cosas son posibles, pero son mucho más fáciles de organizar con un estado potente en lo económico (y microscópico en la vida privada del individuo).

      Comentario por Nadir — 31 agosto 2018 @ 12:45 | Responder

    • Por cierto, tu “viaje” a la España de pandereta me ha recordado los artículos de Javier Ortiz. Me encantaba cuando narraba sus peripecias con los taxistas capitalinos:
      http://www.javierortiz.net/jor/apuntes/los-gobernantes-merecidos
      http://www.javierortiz.net/jor/dedo/harry-el-sucio-oye-la-cope
      http://www.javierortiz.net/jor/apuntes/la-t-4-es-lo-de-menos

      Comentario por Nadir — 31 agosto 2018 @ 14:07 | Responder

      • Yo, al contrario que Ortiz enmudezco y si puedo huyo.
        Me ha gustado mucho leerle.

        Comentario por erebiagorge — 1 septiembre 2018 @ 0:09 | Responder

        • Ortiz era todo un personaje. XD

          Se agradece el cumplido, espero seguir contando con tu beneplácito en próximas entradas (alguna habrá que también acabe metiéndote el dedo en el ojo, ya me conoces).

          Comentario por Nadir — 1 septiembre 2018 @ 22:19 | Responder

          • ME vienen bien los dedos en el ojo. Así no caigo en la desesperación del asfalto. Ahora quisiera ser el barón rampante y no bajar jamás de los árboles.

            Comentario por Amor — 2 septiembre 2018 @ 15:47 | Responder

            • Jejejeje.

              Me parece que estás llevando tú peor la vuelta al cole que los críos. Te van a tener que llevar a rastras, pataleando y berreando “¡noooo, no quiero iiiiir!”

              XDDDDDDDDDDDDDDDDD

              Te sabes el chiste de… “veeenga, que eres el director” ¿verdad?

              Me sigue sorprendiendo que vivas en la capi. Sí, hay más oportunidades y todo eso, pero… Mira que es mi patria natal, y cuando bajo al Foro lo hago siempre con los días, casi hasta las horas, tasadas. Resuelvo lo que me llevara ahí, y salgo escopeteado. Es feo, gris, sucio, huele mal… Y mira que para ser una ciudad tan grande (en escala europea), es muy habitable, con razonable profusión de parques por los que pasear. Podría ser mucho peor, vaya.

              Comentario por Nadir — 3 septiembre 2018 @ 7:52 | Responder

  2. º

    Comentario por erebiagorge — 31 agosto 2018 @ 11:50 | Responder

  3. Vaya, había escrito un relato de mi última experiencia con un taxi Driver y no se publicó. No me quiere tu blog.
    Luego lo intento de nuevo.

    Comentario por erebiagorge — 31 agosto 2018 @ 11:54 | Responder

    • Yo esperaba que fuera NUESTRO blog, pero como sois unos putos vagos esto sigue siendo coto mío. 😛 Menudos colaboradores, así va España! :P²

      Ya podríais ir tomando nota de Juan Manuel, y de cómo se lo curra.

      Comentario por Nadir — 31 agosto 2018 @ 12:21 | Responder

      • No le hagáis ni caso. El tal Juan Manuel es más pesado que un saco de martillos, y se ha presentado aquí con sus historietas de trenes porque los rollos infumables que publica en su site no los lee nadie.

        Comentario por juanmanuelgrijalvo — 31 agosto 2018 @ 16:56 | Responder

        • Pues ya ves que por aquí hay gusto por los martillos… de hecho, te están pidiendo más. 😉

          Comentario por Nadir — 3 septiembre 2018 @ 7:44 | Responder

    • Joder, menuda bienvenida. Que acabo de llegarrr. Yo también me alegro de oírte.

      Comentario por erebiagorge — 31 agosto 2018 @ 12:50 | Responder

      • Jajaajajaja.

        Eso también, también me alegro de leerte. 🙂

        Comentario por Nadir — 31 agosto 2018 @ 14:11 | Responder

  4. E estão absolutamente pola defesa de uma economía “neolibeal” (com a boca grande).
    Quando “gozamos” ainda de uma democracia consensuada no seu dia (para sairmos da morte por inanición social) da Constitução 98, plutocrática e corporativa.A dia de hoje já dabonde amortizada.

    Comentario por ramom — 31 agosto 2018 @ 18:36 | Responder

    • En realidade, os taxistan loitan polo seu benefizo, o que é lóxico e lexítimo. O que non é lóxico é que os políticos lles manteñan esa excepcionalidade na que viven, propia doutro século.

      Comentario por Nadir — 2 septiembre 2018 @ 12:01 | Responder

  5. Los taxistas son otro de esos colectivos que han aprovechado su posición blindada para hacer negocio con unas licencias que en su momento no les costo apenas nada y por las que llegan a pedir autenticas millonadas, eso si, con la complicidad de una administración que mira para otro lado. Ahora que ven amenazado el valor de las mismas van de proletarios los pobrecitos. Que penica me dan,*sniff*, *sniff*. En fin, a ver cuando empezamos a ser mas conscientes de que en un país como el nuestro en el que es lema vivir con el sudor del de enfrente y subterfugios como estos se utilizan para el beneficio de unos pocos en detrimento del resto el fuego purificador del mercado les viene que ni pintado. Los siguientes estancos, farmacias, notarios, registradores y especies afines. Por cierto me ha encantado el enlace de los los vehículos modulares de DHL, ¡ese es el camino!. Un automovil de código abierto que por lo que leo, al contrario que las tesladas del señor Musk, es ya una realidad y, evidentemente, un elemento de inquietud para fabricantes y mecánicos. En cuanto a Garzón se larga una parrafada que aunque no me convezca está bien trabada aunque, a mi entender, le sobra ese tono discursivo tan característico que duerme hasta a las ovejas (me recuerda a mi cuñado, un somnífero con patas cuando se pone a hablar de política). Si el riojano cree que va a ganar al gremio del taxi para la causa está en su derecho pero en mi modesta opinión los veo tan desnortados en esto como en lo de Cataluña razón por la cual yo también siento cada vez más despego de está gente.

    En fin, pongamos un poco de música para consolarnos…

    Es que me lo ponéis a huevo XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

    Que digo yo Nadir que con todos estos melocotonazos que te vamos colgando bien podrías editar un “grandes éxitos” para amenizar tus viajes en furgo por esos mundos de Dios :p .

    El Casiotone me embelesa, no se porque pero cada vez que lo oigo me trae una cabra encima de una pelota a la cabeza.

    XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

    Agur !

    Comentario por Javitxu antes conocido como Fouche — 31 agosto 2018 @ 21:53 | Responder

    • El mismo Garzón lo deja caer en el artículo: se mueren por una ovación. Hasta cantarían una saeta al Cristo de la Buena Muerte, por ganarse el aplauso de un grupo de legionarios.

      Oportunismo político mal calculado, porque cayéndole bien a unos pocos (que no te van a votar, muchos de ellos) te pones en frente de la mayoría de la sociedad.

      Comentario por Nadir — 31 agosto 2018 @ 23:22 | Responder

    • Por cierto, que no te había dicho nada. Entonces ése es tu verdadero nombre, Javi? Pues encantado, tronk.

      Respecto a tu bagaje musical… espera que voy a buscar algún objeto contundente para felicitarte por ello.

      XDDDDDDDDDDDDD

      Comentario por Nadir — 31 agosto 2018 @ 23:23 | Responder

  6. Buenas
    Buena reflexion, coincidimos en el pensamiento, pero le das una vuelta de tuerca con la prohibicion de este tipo de transporte, me encanta este blog pq todas las entradas aportan cosas.
    Escribo ya muy poco, os intento leer siempre, muy buenas entradas sobre el ferrocarril juan manuel, me encantan, pero no tengo tiempo, esti guaje nos vuelve llocus, jaja, las 00:25 y viendo dibujos, la madre y yo destrozados y el como una moto, impresionante¡, y luego hay gente q pretende arreglar relaciones teniendo crios, jaja q ilusos¡.
    Viendo la mfoto que ha puesto Javitxu antes conocido como Fouchem tb me viene al recuerdo mis viajes con mi padre a Luarca o Navia, por la antigua N-634, (mi padre la llamaba el scalextric) q pasaba en muchos tramos al lado de FFCC Ferrol- Gijon, siempre me quedaba maravillado de x donde pasaba, y siempre me preguntaba como narices lo habian hecho. Un espectaculo. http://www.ferropedia.es/mediawiki/index.php/Ferrocarril_Ferrol_-_Gijón

    Comentario por Emilio Fernandez — 1 septiembre 2018 @ 23:32 | Responder

    • Se me oldidaba, ha muerto Josep Fontana esta semana, un referente, al menos para mi, de la ciencia historica en este pais. Y una gran persona.

      Comentario por Emilio Fernandez — 1 septiembre 2018 @ 23:49 | Responder

      • https://es.wikipedia.org/wiki/Josep_Fontana
        Ah, vale, y miembro de Sin Permiso. Las personas cultas y dignas siempre son escasas, una lástima su pérdida.

        Comentario por Nadir — 2 septiembre 2018 @ 12:47 | Responder

        • Dos cosas Emilio…

          …Fontana era uno de los grandes y su “Por el bien del Imperio” es canónica.

          …estas hecho un padrazo

          Un abrazo tronk!

          Comentario por Javitxu antes conocido como Fouche — 2 septiembre 2018 @ 22:05 | Responder

    • Ya sabes que intento ir un poquito más allá de lo convencional, porque para decir lo que está escrito en otras partes, mejor me quedo callado. 🙂

      Comentario por Nadir — 2 septiembre 2018 @ 12:48 | Responder

  7. Sobre la hábil jugada de fomento que según el articulo se puede considerar fraude de ley :

    El coste de la ‘guerra del taxi’ del que el Gobierno no quiere hablar: 3.800 millones https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2018-09-06/guerra-del-taxi-uber-cabify-vtc-unauto-fomento_1611930/

    Comentario por Corvo do Anllons — 6 septiembre 2018 @ 12:44 | Responder

    • ¿Y quién gobierna en Catalunya y Madrid? Es maravillosamente maquiavélico, me encanta. XDDDDDDDD

      Desde el punto de vista de la Política, es una decisión que no soluciona nada y que lo complica todo. Pero en términos de política, es una maniobra genial, te quitas el muerto pasándoselo además a tus enemigos, que les puede hacer aún más daño (según descienda el nivel de la administración competente, mayor presión de las partes, tanto de taxistas como de ciudadanos que, recordemos, lo que quieren es tener más servicio y mejores precios).

      Comentario por Nadir — 6 septiembre 2018 @ 14:25 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: