La mirada del mendigo

21 septiembre 2018

Juan Manuel Grijalvo – Ferrocarriles – 09 – Trocha ancha – Argentina

Filed under: Ferrocarriles — Juan Manuel Grijalvo @ 10:48

<<<

Hoy, si usted quiere, podríamos hablar otro poco más

de un ancho de vía muy importante en Asia y América.

Es el que menciona el Informe Subercase como:

“en el Dundee a Arbroath y de Arbroath a Forfar de 6,03” pies.

Obviamente, castellanos.

<<<

Hemos visto que estas dos primeras líneas están en Escocia. Luego hubo otras en la Provincia de Canadá. Llegaron hasta Portland, Maine, en los Estados Unidos. La vía ancha duró unos pocos años, hasta la conversión general al ancho Stephenson, que se hizo entre 1871 y 1875. En 1853 este ancho llegó a la India, y sigue por ahí hasta hoy.

También navegó hasta la República Argentina. El 29 de Agosto de 1857 una locomotora llamada “La Porteña” tiró del tren que inauguraba los servicios de la Sociedad del Camino de Hierro de Buenos Aires. Era de trocha ancha, y sentó un precedente que siguieron otras empresas ferroviarias en Argentina. A fecha de hoy, los historiadores aún no se han puesto de acuerdo sobre las razones que llevaron a los promotores a elegir precisamente esta medida entre las varias que tenían a su disposición. Que yo sepa, nadie redactó nunca el equivalente argentino del Informe Subercase. Y si alguien lo hizo, el texto se perdió.

Hay varias hipótesis. Por ejemplo, Raúl Scalabrini Ortiz afirmaba, en su “Historia de los ferrocarriles argentinos” de 1940 que la locomotora “había sido construida para la India y empleada en el sitio de Sebastopol, durante la guerra de Crimea. La difusión de la trocha ancha entre nosotros (poco habitual en el mundo) se debe a esa circunstancia fortuita”.

Otros historiadores niegan esta explicación. Julio Mario Luqui-Lagleyze dice que esto no pudo ser, “pues es de otra trocha y las fechas de fabricación y entrada al país dejan un lapso que no habría permitido tal cosa”.

En 1870, el explorador británico Richard Francis Burton menciona en sus “Letters from the Battlefields of Paraguay” que viajó en un tren tirado por una superviviente de Sebastopol. Es de suponer que estaría bien informado… O tal vez dio crédito a una leyenda urbana, que cosas más raras se han visto.

También hay quien dice que fue para “recolocar” el material de segunda mano que había que retirar de los ferrocarriles canadienses cuando los retrocharon al ancho Stephenson, pero ya ve usted que en 1857 los cinco pies y seis pulgadas estaban en pleno auge. Tal vez hubiera algo de eso en 1871, pero no pudo ser un motivo determinante para la elección inicial.

Para poner esta decisión en su contexto histórico y geopolítico convendrá que veamos qué anchos adoptaron las compañías de los países vecinos.

El primer ferrocarril de Chile, inaugurado el 25 de diciembre de 1851, unía Caldera y Copiapó. Era de ancho Stephenson, y fue estrechado a vía métrica hacia 1914. Ahora hay trocha ancha en el centro y el sur del país, y vía métrica en el norte.

El primer ferrocarril de Bolivia, inaugurado el 23 de Diciembre de 1873, era de dos pies y seis pulgadas. Era una línea minera que unía el puerto de Antofagasta con el Salar del Carmen. Fue retrochado a vía métrica entre 1920 y 1930. Parte del nivel del mar y trepa hasta más de 4.500 metros de altitud. Actualmente los ferrocarriles bolivianos son métricos.

El primer ferrocarril de Paraguay inició el servicio el 14 de junio de 1861. Sólo era el primer tramo urbano de una línea que tenía que empalmar con las de Argentina. Por eso la hicieron de trocha ancha, pero la compañía que finalmente llegó hasta la frontera había escogido el ancho Stephenson. La vida te da sorpresas.

El primer ferrocarril de Brasil, inaugurado el 30 de Abril de 1854, era una línea muy corta de cinco pies y seis pulgadas. Por razones que tendré que investigar, otras líneas usaron vías anchas de cinco pies y tres pulgadas, la medida irlandesa. Actualmente hay cosa de cuatro mil kilómetros de vías irlandesas y más de veintitrés mil de vías métricas.

El primer ferrocarril de la República Oriental del Uruguay, la patria de Artigas, unía Bella Vista y Las Piedras, y se inauguró el 1 de Enero de 1869. Era de ancho Stephenson, como todos los que se hicieron después.

Volvamos a la República Argentina.

Argentina_Tf_Superposicion_mapa_Europa_

En 1871, los ferrocarriles estaban llegando a las partes montañosas del país. Como ya vimos en la India, las vías anchas son más caras que las estrechas, y las numerosas administraciones competentes escucharán con gran interés a los fabricantes que les ofrezcan las soluciones más, digamos, económicas. Usted puede decir que la trocha angosta, como la llaman en Argentina, tiene sus ventajas, pero convendrá conmigo en que son inseparables de los inconvenientes. Romper la unidad del ancho en una red ferroviaria no es cosa baladí. Ya hemos visto que se hizo en la India, y por qué, y ya ve usted que en Argentina también se hizo. En 1876, el Ferrocarril Central Norte enlazó las capitales de Córdoba y Tucumán con vías métricas, y eso fue el principio de la expansión de la trocha angosta por muchas partes del inmenso interior del país.

Los nombres son importantes. Ya hemos visto que las primeras líneas de este ancho se hicieron en Escocia, pero nunca fue la “Scotch gauge”, porque esta medida existía desde tiempos muy anteriores: era de cuatro pies y seis pulgadas, dos pulgadas menos que la de Killingworth, y un pie menos que la vía ancha que nos ocupa hoy. Fue “Provincial” en Canadá, “Portland” en Maine, “Texas” en Tejas y Luisiana, “Indian” en la India y “trocha ancha” en Argentina y Chile.

¿Qué tienen en común todas estas líneas? Tal vez lo que nos decía Mr. Morton en 1847:

“La mayor parte de las mercancías canadienses que prevemos transportar hasta Portland son pesadas y voluminosas, pero su valor no es elevado. Por todo ello, hay que moverlas a bajo precio y en grandes cantidades para mantener la rentabilidad de los productores y de los transportistas”.

Y es que resulta ser una trocha “colonial”. Son ferrocarriles pensados para exportar materias primas y productos agrícolas que se obtienen a bajo coste en el “Tercer Mundo” y se mueven a bajo precio desde los puntos de origen hasta los mercados del “Primer Mundo”. Las líneas son financiadas por empresarios extranjeros que siguen en todo momento todas y cada una de las leyes económicas del capitalismo más puro y más duro. El papel de los políticos locales… va a ser otro de esos temas que dejaremos, si acaso, para la segunda temporada.

Ahora mismo, la línea de moda en el Cono Sur es el Corredor Ferroviario Bioceánico Central, que irá desde Perú a Brasil pasando por Bolivia. Para sorpresa de algunos, no será de ancho Stephenson, que en Argentina se llama trocha media. Probablemente será métrico, y probablemente lo harán esas mismas empresas chinas que andan ahora estudiando el paso de Khunjerab.

Otro día, si usted quiere, hablaremos -sólo muy, muy poquitito- de esos 1.000 milímetros que, según Juanjo Olaizola, definen el Ancho Perfecto.

Y la próxima entrada tratará de las vías de seis pies.

Empezaremos, cómo no, con la que nos describe el Informe Subercase:

“Así vemos en el camino de Londres a Yarmouth una vía de 5,45 pies; en el Dundee a Arbroath y de Arbroath a Forfar de 6,03; en el de Great Western de 7,64, y en el de San Petersburgo a Tsárskoye Seló de 6,57”.

<<<

10 – Seis pies

<<<

Para saber más:

http://grijalvo.com/wordpress/2018/10/la-mirada-del-mendigo-ferrocarriles-09-trocha-ancha-argentina/

>>>

5 comentarios »

  1. no se con que criterio, pero desde pequeño he oído decir que la Porteña la trajeron de Crimea.

    Comentario por Pedro Sarradell — 24 septiembre 2018 @ 0:34 | Responder

    • Todo es posible, pero el ferrocarril militar de Sevastopol era de trocha media. Rehacer una locomotora para cambiarla de trocha no es fácil, ni barato, ni siquiera si está diseñada con vistas a una conversión en el futuro. A mí me parece una de estas leyendas urbanas que sobreviven a su inventor. A falta de documentos históricos, me he limitado a un “como me lo contaron te lo cuento”.

      Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 24 septiembre 2018 @ 16:54 | Responder

  2. […] 6,03 pies – Indian gauge – Trocha ancha […]

    Pingback por Juan Manuel Grijalvo – Ferrocarriles – 15 – Cinco pies y tres pulgadas – Tabla comparativa | La mirada del mendigo — 20 octubre 2018 @ 21:29 | Responder

  3. […] 09 – Trocha ancha – Argentina […]

    Pingback por Juan Manuel Grijalvo – Ferrocarriles – Índice | La mirada del mendigo — 21 octubre 2018 @ 11:26 | Responder

  4. […] 09 – Trocha ancha – Argentina […]

    Pingback por Juan Manuel Grijalvo – Ferrocarriles – 08 – Cinco pies y seis pulgadas – India | La mirada del mendigo — 21 octubre 2018 @ 19:46 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: