La mirada del mendigo

5 noviembre 2018

Buscando rentabilidad

Filed under: Economía — Nadir @ 0:29

Ésta es una entrada de las de servicio público, en la que procuraré aportar lo poco que sé para que quien sabe aún menos de temas económicos pueda al menos tener algo a partir de lo cual empezar a buscar, aprender e informarse. El tema que discutiré es qué hacer con nuestros ahorros, cuando los tradicionales depósitos no rentan absolutamente nada e incluso las mejores ofertas no dan ni para cubrir la inflación.

Lo primero es dejar claras algunas cuestiones. Ahorro no deja de ser un eufemismo para referirse al capital. 100 millones de euros son simplemente dinero si con ellos nos compramos un superdeportivo (consumo), pero mil euretes son capital si los depositamos en un banco esperando obtener un par de euretes al año de intereses (rentas del capital). En este espacio se sigue manteniendo el convencimiento de que la reproducción del capital es ilegítima, en cuanto a la postre supone sustraer (robar) parte del producto del trabajo de otra persona. Quisiera que esto quedara meridianamente claro, desde los magros intereses de una cuenta-ahorro a la renta de un piso alquilado o los dividendos de un paquete de acciones, todo son rentas del capital. Que nadie se mueva a engaño.

Ahora bien, es obvio que en el presente vivimos en un sistema económico capitalista, en el cual el capital es retribuido. Podemos y debemos intentar cambiarlo, pero renunciar a obtener algún rendimiento por nuestro escaso capital no va a acercar ni un paso la llegada del socialismo, antes bien reforzará el sistema al entregarle nuestro capital gratuitamente (sea al Santander, al BBVA, a La Caixa o a alguna secta magufa tipo Triodos, que es a la banca lo que la homeopatía a la medicina, el placebo para los progres científicamente analfabetos). Para los más puristas, pueden procurar conseguir la máxima rentabilidad de su dinero, y luego destinarlo a alguna buena causa. Siempre será mejor hacer una aportación a Médicos sin Fronteras, que no renunciar a ello en beneficio de Ana Patricia.

Así que, vamos a desgranar posibles opciones para intentar maximizar la rentabilidad de unos dineros (que automáticamente se transforman entonces en capital) que hemos estado ahorrando.

+

Depósitos bancarios

Es la opción más obvia y debería ser la preferida por la inmensa mayoría de los ciudadanos con pequeños patrimonios y escasos conocimientos financieros. Al menos, es la consigna que tengo en mi círculo de allegados: imposiciones a plazo fijo y no salirse de ello. De hecho, como comentario, a mi madre le tengo vedado acercarse a una oficina bancaria sin que yo la acompañe, al menos para nada que no sea la operativa usual de su cuenta. Entrar desprevenido en uno de esos antros es más peligroso para la integridad de vuestro patrimonio que pasearse a altas horas de la noche por el barrio más chungo de vuestra ciudad. No exagero, a mí me han llegado a ofrecer productos financieros que me ponían los pelos como escarpias, verdaderas bombas de relojería.

Por lo tanto, primera opción, los depósitos de toda la vida. Nada de estructurados ni mierdas semejantes diseñadas para que le entregues tu dinero gratis al banco; depósitos a plazo fijo puros, garantizados por el FGD. ¿Problema? Pues por eso mismo estoy escribiendo esta entrada, los bancos están enganchados a la barra libre de liquidez del BCE, así que no necesitan fuentes externas de financiación. Más bien por lo que te dan unos céntimos de aguinaldo no es porque necesiten tu dinero, sino porque les interesa captarte como cliente y aprovechar para colarte productos más rentables… para la entidad.

Sólo puedo decir que rebuscando, se pueden encontrar entidades que ofrecen algo más que el cero coma cero algo, que es vergonzoso (obviamente, aquí no voy a mencionar ningún nombre). Pero como comentaba, ninguna de ellas da siquiera para cubrir la inflación, así que estamos perdiendo dinero en términos reales. Aunque la contratación puede ser más difícil, se pueden localizar depósitos con mejores condiciones en algunas otras entidades europeas, aunque la mayoría exige residencia fiscal en el país y todo el papeleo viene en la lengua local. En principio no hay ningún problema en estar cubierto por el FGD de otro país comunitario, siempre que no sea un chiringuito como Malta (e incluso yo pondría en cuarentena a Italia).

Y hablando sobre el FGD, no deja de ser una seguridad extra, pero en ningún momento os penséis que es certeza de nada. El FGD podría hacer frente a los depósitos de una pequeña entidad, de esas de las que cada vez quedan menos, en el intenso proceso de concentración bancaria que hemos vivido (necesario, por otra parte, para aumentar la eficiencia). Ahora bien, como quiebre una de las grandes, obviamente en un escenario económico terrible en el que las cuentas del Estado estarán aún más tensionadas, por los cojones va a tener el Estado capacidad de devolver los cientos de miles de millones que suponen la base de depósitos de un Santander, un BBVA o mismamente un Bankia. En todo caso lo harán con moneda devaluada, con una capacidad de compra mínima en comparación con lo que ingresamos.

Finalmente, en este apartado, mencionar que también las aseguradoras ofrecen un producto similar al de los depósitos bancarios, generalmente a un interés algo superior (no están regadas por el dinero gratis del BCE). Pueden ser una opción, siempre que tengamos claro que esta clase de productos (unit-link, seguros de ahorro o como ahora mierdas los llamen) no están protegidos por el FGD. En caso de depositar nuestro ahorro en una aseguradora en vez de en un banco, sería de elemental prudencia informarse de qué tiene esa aseguradora en el balance, porque no es lo mismo firmar pólizas de automóvil que emitir CDSs. En cuyo caso es tan buena idea confiarles nuestro dinero en caso de crisis, como ponerse a pasear por el espigón del puerto en caso de galerna.

Realmente no deja de ser curioso que la forma convencional de ahorro, la que se considera más segura, sea confiar nuestro dinero a un tipo muy especial de empresas, bancos y aseguradoras, que más riesgo tienen cuando vienen mal dadas (los bancos acumulan en su balance todos los riesgos de la economía: mientras todo va bien ganan mucho dinero, pero cuando la economía se contrae tienen que apechugar con créditos fallidos y garantías y activos devaluados que, cuando sobrepasan el nivel de flotabilidad de las cuentas, provocan su hundimiento).

+

Fondos de inversión

Es la alternativa típica que te ofrecen en la sucursal, instantes después de comunicarte el 0,0algo que ofrecen por renovar el depósito. Los fondos de inversión son como la Santísima Trinidad, son de tres tipos: de renta fija, de renta variable y mixtos, pero todos ellos comparten la misma esencia: son la misma mierda. Bueno, en realidad existe otra cuarta categoría, los que invierten en el ForEx, pero entonces no me salía el chiste.

Están diseñados para maximizar el beneficio del banco (comisiones de gestión) y a ser posible servir de vehículo para que la entidad te coloque la mierda de la que se quiere desprender de su balance y no cuela endilgársela a los inversores profesionales. Por ejemplo, por esta vía se han deshecho de buena parte de la deuda pública comunitaria anotándose suculentos beneficios. Ahora le toca a sus clientes quedarse con un producto que sólo puede hacer dos cosas: bajar o bajar (ya lo veremos más adelante).

Porque vamos a dejar clara una cosa, un fondo de inversión no es más que un contenedor de activos. Si compras una participación en un fondo de renta fija, lo que estás realmente comprando son los títulos de deuda en el que ese fondo ha invertido. Lo mismo para la renta variable, pero con acciones de empresas, en vez de bonos. La única diferencia es que en vez de seleccionar tú qué quieres comprar, delegas la composición de la cartera en “profesionales”. Es decir, un grupo de botarates que, aunque supieran realmente discernir una buena inversión de otra mala, tienen las manos atadas por los intereses del banco gestor (lo que comentaba antes, de empaquetar toda la mierda de la que el banco se quiere desprender). Por el alto valor aportado por su gestión, te cobran una comisión que frecuentemente es mayor que el propio beneficio generado (cuando no vienen pérdidas). La cuestión es que una cartera compuesta al azar (un mono lanzando dardos sobre una diana) tiene más probabilidades de obtener mejores resultados que esa gestión profesional que tan cara te cobran.

En resumen, es una de las peores ideas de inversión. Porque aunque es cierto que sí existen fondos de inversión gestionados por gente realmente buena, que supera en el largo plazo al mono tirando dardos, triarlos, escogiéndolos entre la basura generalizada de la industria de los fondos es aún más complicado que construirse uno mismo una cartera de inversión. Y, de todas formas, esos buenos fondos no están disponibles en tu banco habitual (que sólo comercializa su mierda, que es con la que saca beneficio) y seguramente tampoco tengas patrimonio para acceder a ellos (suelen tener mínimos de inversión muy altos, precisamente para excluir a los pequeños inversores).

+

Renta fija

Si como hemos dicho la “ayuda profesional” de los gestores de fondos no justifica lo que cobran en comisiones, aunque cobrasen menos que los cacahuetes con los que alimentar al simio, vamos a analizar la posibilidad de invertir directamente nosotros en los mercados mencionados. Empezamos por la renta fija, cuyo nombre se presta a confusión generalizada. En el mercado de renta fija se negocian títulos de deuda: letras, bonos u obligaciones, según el plazo de maduración.

Explicándolo aún más: una administración o empresa pide dinero a los inversores, a cambio de unos intereses previamente determinados. Es por ello que se le llama renta fija, porque el cupón a cobrar es conocido, a diferencia de la renta variable donde los intereses a cobrar, los dividendos distribuidos, pueden variar de un año para otro o incluso desaparecer. Por el contrario, una administración/empresa tiene que pagar el cupón acordado o declarar la quiebra.

Esto es lo fijo, el cupón, no la cotización de esos títulos de deuda. La confusión se daba porque tradicionalmente este mercado era extremadamente estable, predecible, monótono, y las oscilaciones en la cotización eran menores. En la nueva economía, incluso los bonos soberanos de las mayores economías del mundo hemos visto que se comportaban como chicharros, con fuertes sacudidas en su cotización según se incrementaban las probabilidades de que caigan en default.

En principio asociados a una inversión conservadora, hoy son quizá la peor alternativa de inversión ya que el mercado está intervenido por las bancos centrales, que han entrado cual elefante en cacharrería para forzar una bajada de tipos de interés generalizada, primero en la renta fija soberana y luego incluso se han puesto a comprar deuda privada (el BoJ incluso ha entrado en la renta variable, copando casi todo el mercado de ETFs). Realmente era necesario para reducir los costes de financiación de estados y empresas, atiborradas de deuda y dedicando a su servicio buena parte de sus ingresos. Fue una forma de rescatarlos de esa espiral diabólica. Algunos han aprovechado el respiro para recomponer su balance, otros han empleado la técnica de la huida hacia adelante y aprovechado el periodo de tipos bajos para endeudarse aún más.

¿Cómo nos afecta a nosotros como potenciales inversores? Los tipos están tan bajos que dificilmente pueden bajar aún más (algunos países están emitiendo en negativo, es decir, cobran al inversor por el privilegio de prestarles dinero). La cotización de los títulos de deuda es inversamente proporcional al interés del cupón que ofrecen, así que si los intereses están en mínimos, es de cajón deducir que la cotización está en máximos. Más concretamente, la cotización de los títulos de renta fija recoge la evolución esperada de la rentabilidad de esos títulos, más una cantidad extra para resarcirse del riesgo de que el emisor impague el título de deuda (lo que se conoce como prima de riesgo). Si tú tienes un bono (una promesa de pago) de un bono español de 1.000€ al 1%, si mañana el Tesoro emite los bonos al 2%, tendrás que vender tu bono por 990€ si quieres que te lo compren. Si suben los tipos, baja la cotización, es sencillo. Y ahora mismo sólo pueden bajar, así que es muy mala idea estar metidos en renta fija, sea directamente (cualquiera puede abrir una cuenta en el BdE y adquirir deuda del Tesoro, y me figuro que será igual de sencillo en otros países), sea a través de los monitos lanzando dardos que gestionan los fondos de renta fija.

+

Renta Variable

Es lo que comúnmente se llama “la bolsa”. En ella se intercambian títulos de propiedad (acciones, a diferencia de los títulos de deuda que se cambian en la renta fija) de las empresas.

La teoría es sencilla: las empresas obtienen beneficios, que reparten a sus accionistas en forma de dividendos después de quedarse con una parte para seguir creciendo. ¡Ja! La realidad se parece más a esto: unos gestores saquean a la empresa autootorgándose retribuciones estratosféricas, manipulan las cuentas para disimular que la empresa va al abismo debido a su gestión cortoplacista, frecuentemente por el mecanismo de espectaculares compras apalancadas (las españolas fueron las reinas del M&A hasta que llegó la crisis) que comentábamos antes. Con las migajas que sobran, reparten dividendos o, mejor aún, recompran acciones (buybacks) para alterar el precio de la cotización y de esta manera cobrar los jugosos bonus referenciados a la cotización. Cuando los beneficios no llegan, se endeudan para pagar estos dividendos, todo lo aguanta el papel en época de tipos bajos, por mucho que esa estrategia de gestión sea aberrante e insostenible. Para cuando la empresa quiebre, ellos estarán disfrutando un retiro dorado con sus millones a salvo en un paraíso fiscal.

Es muy poco recomendable meterse en este mundo sin poseer unos conocimientos (qué menos que saber leer un balance del derecho y del revés, para olfatear las posibles trampas que seguro las hay) y una disponibilidad de tiempo para hacer el seguimiento de la cartera. Como eso está más allá de las posibilidades de la mayoría de la población (inclusive de la enorme mayoría de licenciados en economía, incluyendo el director de tu sucursal, que sólo aprendió en su paso por la facultad a vender sartenes), lo mejor es permanecer al margen.

Recomendación especialmente válida en los tiempos que corren, con las bolsas en máximos y expresando un claro nerviosismo por la altura alcanzada y el abismo que se abre a sus pies. Al entrar los bancos centrales en la renta fija, desplazaron a los inversores privados hacia la renta privada en busca de rentabilidad, disparando las cotizaciones. Según se recupere la normalidad en el mercado de bonos y suban las rentabilidades, también en la renta variable se exigirán mayores retornos que sólo se satisfarán tras una fuerte corrección en el precio.

Quiero dejar anotado que en los mercados de capitales no sólo se intercambian títulos de deuda (bonos, letras u obligaciones) o propiedad (acciones). Por ejemplo, antes mencionamos el ForEx (Foreign Exchange) o mercado de divisas. Alguien con enormes conocimientos de macroeconomía podría entrar en este mercado por apreciar que cierta divisa está sobrevaluada o depreciada. Para el resto de los mortales, entrar en este terreno deja de considerarse inversión para entrar en el terreno de la ludopatía, y realmente para eso mejor dedicarse a las apuestas deportivas, que son mucho más entretenidas. Ni que decir tiene sobre demás productos complejos que deberían estar reservados a profesionales buscando una cobertura (por ejemplo, de riesgo divisa cuando facturan en otro país, o de una materia prima estratégica en su negocio) pero que hacen las delicias de los ludópatas (optiones, turbowarrants…).

Igualmente, mencionar que en todo activo cotizado se puede tener una posición larga, que es comprar esos títulos esperando que se revaloricen, o una posición corta o bajista: pedimos prestado unos títulos que vendemos a continuación, esperando a que la cotización caiga para recomprarlos a menor precio y quedarnos la diferencia. Esta maniobra, tiene dos problemas:
1) no sabemos cuándo ocurrirá esa caída, y mientras tanto tenemos que estar pagándole intereses al dueño de esas acciones que hemos tomado prestadas. Por mucho que estemos convencidos de que tal título (por ejemplo, unas acciones de Tesla) es una mierda y está claramente sobrevalorado, el mercado puede mantener su irracionalidad más tiempo que tú la solvencia (si en vez de bajar, suben, tu broker te pedirá que amplíes las garantías para cubrir posibles pérdidas).
2) Poniéndote largo, como mucho puedes perder el 100% de tu inversión (lo que no es poco) pero el límite de beneficios es el cielo (imaginad los que invirtieron en Google hace veinte años). En una posición corta, puedes perder más que la cantidad invertida, mientras que como mucho puedes esperar doblar la inversión (si la acción se desploma hasta el cero).

Sobre lo de invertir apalancado, ya tal.

+

ETFs

Acaso sea una buena alternativa de inversión, pero no en este momento. Paso a explicar de qué se tratan: viene a ser un fondo de inversión de gestión pasiva. Generalmente, replican un índice. Por lo tanto, no hay ningún equipo de listillos tirando dardos a una diana, sino que es automático: un ETF sobre el Ibex35 replicará la composición de este índice, comprando tantas acciones de Repsol, tantas de Timofónica…

Estos fondos tienen una comisión de gestión muy baja, que no se come los beneficios como ocurre normalmente. Como la mayoría de los fondos no consiguen ni siquiera superar su índice de referencia (es decir, un fondo que invierta en renta variable española, no suele tener mejor comportamiento que el IBEX35), nos aseguramos un resultado correcto sin pagarle a los monitos los cacahuetes. Otra opción algo más laboriosa es abrir nosotros mismos una cuenta de valores e ir replicando el índice en cuestión, pero con las comisiones de compra y venta probablemente nos salga más caro que simplemente comprar un ETF.

Por cierto, he puesto el Ibex35 como mero ejemplo, conocido por todos. Pero sólo recordaros que el mundo es muy grande, y en términos empresariales España no ocupa precisamente una posición especialmente gloriosa (es una mierda, con una investigación paupérrima, las empresas españolas sólo son buenas en sectores regulados).

Sin embargo, insisto, esto no deja de ser una opción cómoda de invertir en el mercado de renta variable, mercado que está muy sobrecomprado en casi todas las plazas (lo de USA hace meses que traspasó el absurdo). Mejor mantenerse lejos hasta que no se normalicen los precios (y ojito, porque la corrección vendrá acompañada de una crisis que quizá sea la última en mucho tiempo, porque no quedará títere con cabeza).

+

Preferentes y demás mierda

Sólo aptas para aquellos que les llame la coprofagia. Las participaciones preferentes son instrumentos híbridos entre un título de deuda y una acción. Por lo general, los emiten empresas que no son capaces de financiarse a costes asumibles con emisiones de deuda pura. Se consideran desde un punto de vista contable como parte del equity, pero sin derechos de voto y con un cupón fijo, como los bonos.

La pregunta que habría que hacerse es ¿de verdad quieres convertirte en accionista de la caja de ahorros de tu provincia? Recordemos: las entidades financieras acumulan en su balance todos los riesgos de la economía; cuando el viento sopla de popa, ganan dinero a espuertas, pero cuando llega la tormenta corren enorme peligro (y se ponen a lloriquear para que las rescate papá-Estado, ese mismo que no debe intervenir para salvar de la miseria a las personas, o para garantizar la universalidad de la sanidad y de la educación).

Por cierto, si te suena bien lo de “preferente”, te explicaré que en caso de quiebra, tienen preferencia de cobro por delante de los accionistas convencionales… y por detrás de todos los demás. Como en los casos de quiebra, bastante es si con los despojos de la empresa se logra pagar a los proveedores y la Seguridad Social, esa prelación no significa absolutamente nada. Pero suena bien, ¿verdad? Tienes una participación preferente. ¡Uau!

Basura.

+

Planes de pensiones

Seré breve: es la misma mierda que un fondo de inversión, pero con un problema añadido: la falta de liquidez. No puedes rescatar tu dinero, o de hacerlo asumes un fuerte castigo, hasta la fecha pactada (tu jubilación). Se venden intentando meter miedo sobre las pensiones públicas, cuando lo que realmente es arriesgado es enterrar tus ahorros durante años en un banco. Nada hay seguro en este mundo truhán, pero seguramente dentro de 40 años España seguirá existiendo. El banco o aseguradora donde tengas tu plan de jubilación, acaso no. Tú mismo.

Según entras por la puerta de una oficina, ya te están ofreciendo esa mierda. Y se escandalizan de saber que, ¡oh! aún no tienes contratado un plan de pensiones. Y los muy guarros ponen la misma cara que si les dijeras que transportas nitroglicerina en el maletero cuando llevas a tu hijito al cole. Es el producto que más le interesa al banco que contrates (por eso azuza a sus hienas para colocarlo), y por lo tanto es el que menos te interesa a ti. Una IPF (imposición a plazo fijo, el depósito de toda la vida) renovándola sucesivamente en el banco que te ofrezca más, te acabará dando más rentabilidad e infinítamente más seguridad que esa trampa financiera que es un plan de pensiones.

+

Metales preciosos

Sobre todo, me refiero al oro, en forma de joyas, monedas o lingotes (estos últimos, como producto de inversión, están libres de IVA). A diferencia de los títulos de deuda o propiedad, no genera ningún rendimiento: una empresa puede crecer (o quebrar), mientras que una onza de oro sigue siendo una onza de oro.

En principio, sería una forma sensata de protegerse de la inflación (cosa que como hemos visto ni con los mejores depósitos se logra), pues el oro se iría revalorizando con ella (igual que cualquier otro bien no perecedero que mantenga su valor). Ahora bien, hemos de tener en cuenta que la mayor parte del valor del oro no es por su valor de uso (en joyería o electrónica), sino debido a su histórico uso como objeto de tesaurización. En realidad, no es tan escaso como sugiere su alto precio, aunque las minas de mena de mayor ley se van agotando. Su alto precio es puramente especulativo, y es lo que desaconseja su uso como inversión conservadora. Desde la pasada crisis, se disparó su precio ante el temor a un colapso generalizado de la economía y no se ha recuperado del susto (o lo que es lo mismo, hay inversores que aún no se fían de que un día nos levantemos y nos podamos limpiar el culo con los billetes de 200€, que habrán perdido todo su valor).

Como anécdota curiosa, para ilustrar la sabiduría que destilan las plantas nobles de las más altas instituciones financieras, públicas o privadas: el Banco de España vendió con la llegada del euro la mayor parte de sus reservas de oro, pues ya no eran necesarias para sostener el valor de la peseta. Lo hizo con la cotización a 400$/oz. Hoy está a 1200$/oz y llegó a estar a más de 1.600$ cuando todos temían que el edificio económico se viniera abajo. Esas 240 toneladas de oro hoy podrían ser de mucha ayuda para, por ejemplo, garantizar las pensiones públicas o financiar un intenso programa de investigación y reindustrialización.

Además del oro existen otros metales que son objeto de tesaurización, algunos mucho más escasos en la corteza terrestre como el platino o el paladio (de hecho, se obtienen como subproducto en la minería aurífera). Si bien puede parecer una inversión interesante debido a su extrema escasez, su precio a diferencia del oro depende mucho de su valor para la industria (joyería, prótesis, catalizadores de reacciones químicas…). Si se concreta el final de los motores de combustión interna, se retirará buena parte de su demanda, cayendo su cotización. Por lo tanto, tampoco ésta es una buena fórmula para invertir.

Por supuesto, invertir en bienes físicos tiene el problema añadido que la delincuencia tradicional puede asaltar tu casa y llevárselos. Realmente, tengo mucho más miedo a la delincuencia de cuello blanco, porque muchas veces ni siquiera tienes opción de denunciar el atraco pues es perfectamente legal. Existe la opción de depositarlo en una caja de caudales de un banco, pero no debe salir barato (la banca siempre gana).

+

Inmuebles

Realmente, usar el mercado inmobiliario como inversión está sólo al alcance de los grandes patrimonios: el resto bastante tenemos con poder pagarnos un sitio al que poder llamar hogar. Con todo, quería añadir algunas palabritas para disuadir a quien aún no se haya curado del nefando vicio del ladrillismo.

Pensamos que es una especialidad tan española como la tortilla de patatas, aunque lo cierto es que la especulación inmobiliaria es generalizada en las economías de medio mundo (Canadá, Holanda, Hong Kong…). El mercado inmobiliario español destaca entre todos por la enorme disparidad entre salarios y precios, lo cual hace a la burbuja española especialmente insostenible. Lo cual no quiere decir, como en el resto de casos, que no queden 10 días, meses o años más de subidas vertiginosas, yo no tengo ninguna bola mágica y la insensatez es una característica tan humana como la bipedestación. Simplemente quiero alertar del sinsentido de un bien que aumenta de precio sistemáticamente por encima de la inflación, mientras la demografía española es cada vez más débil.

Aunque invertir en vivienda, locales u oficinas quede probablemente fuera de nuestro alcance, hay otro tipo de inversión inmobiliaria bastante popular y mucho más asequible: los garajes. Sin embargo, el futuro parece apuntar a una caída del vehículo de propiedad, especialmente en entornos urbanos. El coche, referente juvenil de mi generación, ya no ocupa los anhelos de las nuevas generaciones urbanas, que lo ven como un electrodoméstico más (lo cual es maravilloso, porque podrá por fin adecuarse a su funcionalidad, perdiendo su carácter de marcador de status).

+

Conclusión

Entonces, ¿qué? Si todas las alternativas son malas, ¿qué hago? Pues yo qué sé, querido lector, yo qué coño sé. Si te vale de algo, estoy igual que tú, jodido porque los depósitos ofrecen una puta mierda de interés, pero viendo que el resto de alternativas son vías rápidas para palmar pasta.

El problema, el verdadero problema, es que existe una sobreabundancia de dinero en el sistema. Antes, las burbujas se movían de un mercado a otro, el oro, el inmobiliario, las dotcom… Ahora están sobrevalorados todos los mercados, y aún sobra dinero para invertir en las mayores imbecilidades que alguien se quiera sacar de la manga, como las criptomonedas.

En parte por la política ultraexpansiva fiscal y monetaria llevada a cabo por gobiernos y bancos centrales, que han inundado de liquidez la economía, y en parte por el descomunal volumen alcanzado por el casino financiero, existe una superabundancia de dinero en manos de la oligarquía económica que no sabe cómo encontrarle acomodo. La cuestión es que mil euros ganados haciendo por ejemplo carry trade (maniobra especulativa de lo más básico) valen tanto como mil euros ganados trabajando. Por suerte, los hedge funds no van a comprar a la pescadería de la esquina, por eso esa masiva abundancia de liquidez no se ha dejado sentir en la inflación. Pero sí que compiten con el salario del trabajador en algunos mercados en los que llegan a coincidir, como acabo de mencionar el inmobiliario. Y esa es la inflación que se ha dejado notar, la de los activos financieros, que han respondido subiendo todos al unísono.

No deja de resultar odioso que, en estas circunstancias en las que realmente el mundo se ha quedado pequeño para la abundancia de capitales que existen y ya no saben donde invertirlos, al mismo tiempo se esté hablando de recortes, de déficit fiscales, de apretarse el cinturón porque no el presupuesto no llega. Y ahora tendríamos que empezar a hablar de paraísos fiscales, que son la Isla de la Tortuga donde el capitalismo mundial guarda su botín, y no hay quien se atreva a enfrentar realmente el problema.

Sé que no voy a recibir ningún premio, y seguramente ni las gracias, por el tiempo de haber redactado todo esto. Con este artículo no os habré ayudado a haceros ricos sin pegar golpe, si es que era la intención de alguno al empezar a leer, pero creo que al menos a alguien le habré advertido para evitar caer en alguna de las trampas que la mafia bancaria nos tiende, para apropiarse de nuestro dinero. Sólo con eso ya me doy por satisfecho.

No olvides este consejo: estás sobre un campo de minas, así que mucho cuidado con donde pisas.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

41 comentarios »

  1. Yo si, yo te doy las gracias majete 😉 Buen y muy útil aporte como de costumbre.

    Saludiños.

    Comentario por Javitxu — 5 noviembre 2018 @ 13:47 | Responder

    • Gracias a ti, compi.

      Realmente, si consigo evitar que alguno de vosotros, incluso a los lectores muditos con los que nunca he departido, piséis una mina, doy por bien empleado el tiempo que he dedicado a escribir el artículo. Es el tipo de cosas que me gusta traer al blog, porque es muy difícil leerlas en otra parte. A la gente sólo le llegan los cantos interesados de sirena de la publicidad bancaria, no información objetiva.

      He intentado mantener un nivel muy bajo, diciendo cosas que muchos consideraréis como evidentes, pero no quisiera que nadie se perdiera por el camino. Y es que sé por experiencia que el nivel de cultura económica en España es muy bajo, y las entidades bien que se aprovechan de ello para colar a su clientela mierda y más mierda. Y la gente no escarmienta, y sigue confiando en los chacales de las sucursales… cuando es más que evidente que sus intereses no tienen nada que ver con los del cliente.

      Comentario por Nadir — 5 noviembre 2018 @ 15:17 | Responder

  2. Muy útil. Guardado queda.

    Comentario por wenmusic — 5 noviembre 2018 @ 14:57 | Responder

    • Gracias por el elogio. 🙂

      Nada me puede satisfacer más que lo encontréis útil. Pensé llamarlo “Guía de inversión para dummies”, pero incluso este nombre le quedaba grande. Eso, sólo quería hacer una presentación con unas pocas pinceladas, para que quien no tiene ni idea y la propaganda del banco le suene a chino, al menos tenga algo para orientarse.

      Comentario por Nadir — 5 noviembre 2018 @ 15:21 | Responder

      • El caso es que el panorama es desolador… 😓 Mejor gastarlo todo en birras visto lo visto 😄

        Comentario por wenmusic — 15 noviembre 2018 @ 8:39 | Responder

        • Pues la verdad…

          Claro, ahorrar (cuando se puede, quien puede) es de sentido común, porque pueden venir mal dadas y tener un colchón de dinero te permite una cierta tranquilidad y la capacidad de no tolerar según que cosas en el chollo. Pero es que en estas circunstancias, le estamos regalando el dinero a los putos bancos.

          Yo estaba mirando hace poco las condiciones, para recomendarle un depósito a mi madre. Si quieres un reembolso anticipado, se lo solicitas y ya ellos analizarán individualmente si te devuelven las pelas. Además de, por supuesto, una penalización por el 100% de los intereses. Amos, no me jodas, que se están financiando gratis a nuestra costa, y aún se ponen chulitos para devolver nuestro dinero en caso de necesidad. Estoy hasta los cojones de los bancos. Antes aún te trataban con algo de respeto, pero ahora… aparcas ahí el dinero y aún tienes que dar las gracias. Grrrr….

          Comentario por Nadir — 15 noviembre 2018 @ 11:51 | Responder

  3. A mí también me ha parecido una entrada muy interesante y provechosa.

    Sin embargo, en mi caso, y dada mi altísima posición social e inigualable alcurnia, quedo exento de darte las gracias.

    Quedo, pues, a la espera de que tú me des las gracias a mí.

    Fdo. Don Daniel Jesús de Pérez-Rodríguez y Falange de las Jons.

    Comentario por Su Excelencia — 5 noviembre 2018 @ 16:31 | Responder

    • Pues mira, si te verdad te lo has leído, te doy las gracias con toda sinceridad. Pero es que, sabiendo lo muy proclive que eres a leer de estos temas, me imagino que has pasado por el texto como lo haría una pulga. En temas de mecánica te consiento que pases (aunque tampoco te venía mal ojear el Arias-Paz, es un excelente libro y así aprenderías a querer más a tu flechita azul), pero me parece una imprudencia que no quieras aprender al menos lo más básico de economía (como el libro del coreano que recomendé, que era perfectamente asequible incluso para quien no tiene ni idea de economía). ¿Qué le dirías a un crío que no quiere aprender a multiplicar, diciendo que para qué le sirve a él eso? Pues para que no te engañen en la vida, sirve saber contar. Pues lo mismo, tronk, no cometas el error que tenía yo de jovencito de despreciar los temas económicos. Si quieres entender cómo funciona el mundo, por qué suceden las cosas, a uebos hay que aprender economía.

      Apertas, meu!!!!

      Comentario por Nadir — 8 noviembre 2018 @ 1:27 | Responder

  4. Gracias por toda la información predigerida que nos das sobre este sector, que parece querer hacer todo más dificil de lo que en verdad es, para que la persona media no sepa de que va el juego y caiga atrapado allá por donde vaya. Siempre he odiado a los bancos por esa imagen de amigo que pretenden dar cuando lo único que quieren es sacarte todo lo que puedan. Ojala nos enseñasen eso de pequeños (o de mayores) y creo que tu artículo es precisamente eso.

    Yo hace algo mas de un año y ante la misma tesitura de qué hacer con el poco dinero que puedo ahorrar, decidí meter algo en Ecoo ( https://ecooo.es/participa/ ) ya que me pareció un proyecto interesante. ¿Lo conoces? ¿Qué opinión te merece?

    Comentario por Jesus Martinez — 5 noviembre 2018 @ 17:08 | Responder

    • Muy buenas, Jesús.

      Si repasas un poco el blog, verás lo que opino de la fotovoltaica, especialmente cuando las primas para pagar a los listos que invirtieron en ella salen de mi bolsillo (y del resto de consumidores, encareciendo la factura y minando la competitividad de la economía). Pero bueno, eso fueron los huertos solares que entraron en el ominoso RD661/2007, una cagada mayúscula.

      Los nuevos huertos solares (los de este año, apenas se han concedido MW), al menos, van sin prima (pero siguen en el Régimen Especial). Por lo que a mí respecta, nihil obstat, ahora bien, que sepas que está invirtiendo en la tecnología de generación eléctrica que tiene unas emisiones de CO2e imputables más altas, de todas las que no son de combustión (obvio).

      Estoy mirando más y… retribución estable durante 30 años. 5% de rentabilidad. Efectivamente, estamos hablando de plantas que entraron con el RD661/2007. Pues que sepas que la rentabilidad de tus ahorros la estás sacando del bolsillo del resto de usuarios, que en el término de potencia pagan, entre otras cosas, las primas del Régimen Especial. De todos los usuarios, también de los que padecen pobreza energética (otra neoimbecilidad, pobreza y punto, quien es pobre lo es para pagar el recibo de electricidad, el del agua, el alquiler o hacer la compra).

      Y, por cierto: la rentabilidad de esos paneles era superior al 9%, así que detrás de esa iniciativa buenrollista hay unos truhanes que se están llevando crudo un 4% de TÚ inversión.

      Lo siento de verdad, Jesús, pero creo que has dado con una de las personas que más odia ese tipo de iniciativas progres.

      Comentario por Nadir — 8 noviembre 2018 @ 1:17 | Responder

      • Sigo tu blog desde hace ya varios años, tu respuesta no me sorprende así que no tienes por que sentir nada al respecto. Hablando solo se exponen formas de pensar o de ver la realidad y te agradezco de nuevo el que se pueda encontrar una entrada que resuma y exponga la realidad económica y sobre todo sabiendo que la pretensión/objetivo sea salvar incautos de caer en las redes bancarias.

        Respecto a que los huertos solares en los que se invierten con esta iniciativa de Ecooo, efectivamente son los del citado real decreto. Esto ya lo sabía y no te creas que saberlo y tener que pagarlo cada mes es algo que me haga ninguna gracia, pero no me parece que por ello deje de ser una inversión interesante, si solo se mira la parte económica yo al menos no encontré nada, ni de lejos ni de cerca, que fuese parecido. El 5% es un mínimo garantizado, en mi caso llega al 5,8% anual; por cierto no sabia que los paneles tenían rentabilidad superior al 9%, así que confío en que ese supuesto ~4% sea por gastos de puesta en marcha, mantenimiento, gestión, … y por tanto que no vayan a parar al bolsillo de algún listillo.

        De nuevo si la alternativa es entre invertir en empresas del ibex35 (y por tanto dar mi apoyo directo o indirecto a Endesa, Iberdrola y por supuesto a unos cuantos bancos) o invertir en un proyecto de generación de electricidad que suponga una alternativa a las grandes empresas del oligopolio, creo que volvería a elegir lo mismo. Desde hace 4 años estoy en una cooperativa de producción y consumo de electricidad, y lo hago principalmente por que creo que deben apoyarse las alternativas que vayan mermando el poder que han adquirido las 4 o 5 grandes eléctricas en este país. Lo mejor desde luego sería que a nivel político se regulase mejor, pensando en todo el país y no solo en unas pocas empresas, pero entonces seguro que no tendríamos ni estos bancos, ni estas eléctricas ni tampoco este debate.

        En cualquier caso lo que me has escrito me ha hecho reflexionar en que por el simple hecho de tener dinero “metido” en el banco (con la promesa de que el banco cuando lo necesites te lo devolverá) te hace cómplice (pasivamente) como mínimo de la especulación inmobiliaria y eso sin pensar en otros negocios más lucrativos como narcotráfico o venta de armas, de los que imagino ningún banco será partícipe. Entonces ¿metemos el dinero debajo de la cama? Alguna opción menos mala tiene que existir. A mi personalmente me gustó mucho una de las entradas que escribiste sobre la inversión en arboles frutales, así que termino lanzándote una pregunta ¿dónde hay que apuntarse?

        Comentario por Jesus Martinez — 8 noviembre 2018 @ 16:39 | Responder

        • Celebro entonces que me tengas calado. De verdad que lamento a veces lo desabrido que llego a ser, pero no puedo remediar el creciente hartazgo que siento por la nueva izquierda chachipiruli y sus totems. Y la fotovoltaica es uno de sus santitos.

          Empecemos, como siempre, por lo último. ¿Ser cómplice? Somos cómplices de muchas cosas, compañero. Toda nuestra existencia está orientada a hacer mover la rueda de explotación, engordar el sistema. Con tus impuestos se pagan las tanquetas de la policía, por poner un ejemplo.

          “¿metemos el dinero debajo de la cama? Alguna opción menos mala tiene que existir.” –> ¿Y quién ha dicho que es mala? Lo digo totalmente en serio. Entre dejar el dinero en el banco ganando el 0,1% y correr el riesgo de el banco caiga y no lo vuelvas a ver el pelo (y quien diga que es imposible es que no tiene ni puta idea de historia económica), y ganar el 0% en bancolchón pero poder dormir tranquilo en caso de que llegue una crisis (y mejor aún si lo tienes en varias divisas y metales preciosos), sin duda es más inteligente la segunda opción.

          Ahora, como inversión, al margen de cualquier otra consideración… estamos hablando de una inversión a 30 años. El 5% con un plazo tan largo, está bien pero tampoco es que sea la repanocha. Para que te hagas una idea, las obligaciones del tesoro estadounidense a 30 años (la deuda considerada como más segura del mundo) están al 3,43%, Luego, quiero destacar un término que has usado: “garantizado”. ¿Quién te garantiza tiene capacidad para garantizar? Quiero decir, yo te puedo garantizar que mañana va a llover. Hablar es gratis, pero no tengo poder sobre las nubes. Una empresa puede garantizar algo, como mucho, mientras exista. Una vez quebrada se extingue su responsabilidad.

          Ahora mismo, la base del negocio fotovoltaico es vender en el mercado mayorista electricidad a 34¢/kWh, cuando el pool marca un precio medio de 6¢. La primera reforma procuró acabar con el fraude que existía, limitando las horas que pueden cobrar las instalaciones. Esta última, introduce la chapuza de la “rentabilidad razonable”, que es un concepto de muy mala defensa jurídica, pero entiendo que de alguna forma había que ponerle freno a la sangría de primas que se coló en el RD661/2007. La nueva retribución a la fotovoltaica concede una rentabilidad a los promotores de estas instalaciones igual a la de la deuda española a 10 años + 2%. Esto sería, a día de hoy, el 3,65%. Dime tú de dónde puede salir entonces ese 5%. También es cierto que ese último RD está recurrido por los fondos internacionales (solidarios y cooperativos ellos) en los tribunales privados internacionales. Todo muy progresista.

          No sé, yo no lo acabo de ver claro. Un negocio que consiste en vender zanahorias a 2€ el kilo, cuando en Mercamadrid se venden, las mismas zanahorias, indistinguibles, a 0,40€/kg, siempre tiene riesgos. El precio de 2€/kg está subvencionado por el Estado, pero dependes siempre que el Estado no se encabrone y decida dejar de subvencionarlo (como ha ocurrido, y veremos finalmente quién gana en los tribunales). Date cuenta que ahora están entrando huertos solares que venden sin prima. Dime tú qué lógica tiene vender el kWh fotovoltaico a 34¢, cuando hay otros que ya lo producen a 6¢. Incluso las instalaciones domésticas en el sur de España ya empiezan a bajar de los 16¢ del kWh minorista, y por lo tanto les empieza a salir a cuenta poner paneles. Dime tú qué lógica tiene que ese mismo ciudadano que puede poner paneles en su casa, pague tu electricidad al doble (mayorista, y luego hay que sumarle los costes de transporte, distribución). Es un negocio que está absolutamente fuera de mercado, y se mantiene por la buena voluntad del gobierno de turno. Pero claro, es que se están yendo al bolsillos de los muy solidarios y ecologistas inversores en fotovoltaica unos 4.500 millones de € en primas al año (entre la fotovoltaica y la termoeléctrica, la mitad del presupuesto de Defensa por poner un ejemplo), así que es normal que la buena voluntad del gobierno tenga un límite. Para que te hagas una idea de lo que significa, esa cantidad es un 50% superior a lo que recibe la eólica, pero es que la eólica produce cuatro veces más energía.

          Por último, la manía de hacer empresas chiquititas. Son empresas. El empresario fotovoltaico es un empresario, igual que Endesa o Iberdrola. Si me quejo que las grandes eléctricas me roban en la factura, ¿cómo no voy a quejarme de los que me vendéis la electricidad cinco veces más cara? Si Endesa son unos ladrones, vosotros (porque tú también participas de ese negocio, y con él sacas rentabilidad) sois cinco veces más ladrones.

          Yo ya sé que la moda de la neoizquierda es el paletismo empresarial: hacer empresas chiquititas, el taller del tío Manolo, que esas sí que son buenas. Las malas son las grandes, las que explotan, las que roban. No el beneficio empresarial en sí, sino sólo el de las empresas del Ibex35. La número 36 ya no es tan mala. Este es el nivel intelectual/ideológico de la izquierda chupiguai. Sin embargo, quien tiene algo de experiencia en el mercado laboral, prefiere trabajar para una empresa del Ibex35 que no para una empresa familiar, esa que tanto miman los políticos, especialmente cuando se avecinan elecciones. Si en las grandes se llama explotación, en las pequeñas no tiene nombre.

          Las empresas chiquititas son ineficientes. Las empresas chiquititas no tienen músculo financiero ni investigador para competir. Las empresas chiquititas son una puta mierda que sólo sirven para cubrir los huequecitos de la economía, pero el peso en una economía desarrollada lo deben llevar las grandes. Una empresa chiquitita no fabrica trenes, no fabrica procesadores, no fabrica coches, no construye puentes, no diseña una máquina de resonancia magnética para detectar tumores. Las economías con empresas chiquititas están todas en el tercer mundo. Ese mundo que pasa hambre. ¿De verdad es tu objetivo convertir la economía española en eso? Piénsalo bien.

          El problema no es el tamaño de Endesa. El problema es que ha sido privatizada, desmantelada por Eni (despojada de sus activos en sudamérica), el problema es que no pública. No su tamaño.

          Comentario por Nadir — 9 noviembre 2018 @ 1:16 | Responder

          • Creo que lo de empresa pequeña grande vs pequeña no tiene mucho que ver con el razonamiento que yo quería hacer y siento que hayas centrado gran parte de tu respuesta en ello.

            Lo que trataba de argumentar es que no me gustan por la gran corrupción, por las puertas giratorias, por el marketing agresivo, por los engaños a consumidores,.. ninguna de estas empresas que no por casualidad tenemos en el ibex35 y entre las que destacan las eléctricas, constructoras y bancos. Que un país necesita musculo financiero es innegable y que para ello necesita grandes empresas, por supuesto, pero tener un musculo atrofiado como referencia o ideal por el simple hecho de que son las que más fuerza pueden hacer, me parece un error. Por eso es ahi donde digo que prefiero dar mi apoyo a cualquier otra empresa que me parezca que hace las cosas bien, o al menos mejor. Que coincide que estas empresas sean más pequeñas pues claro, es que en un sistema viciado y corrupto como el que tenemos, el tener la posibilidad, los contactos, los contratos y lo que se necesite para poder entrar al top 35 no es algo que se el propio sistema te permita si no eres “amigo de”, o “hermano de”. Me quedo por tanto con tu última frase y es que el problema no es el tamaño, ni de las grandes, ni de las pequeñas ni tampoco de las medianas.

            Ojala pudiésemos tener unas empresas de las que estar orgullosos, de las que contratasen sus servicios y estuvieses a gusto como consumidor y sabiendo el bien que haces al resto del pais. Pero yo por desgracia no tengo esa sensación. Siempre me he acabo sintiendo estafado, engañado y maltratado, por ello no quiero ver ni en pintura muchas de nuestras empresas “grandes”. Y de verdad es una pena, pero pongo la mano en el fuego por que no soy el único que siente de esta manera.

            Por contra he vivido varios años en Finlandia y te aseguro que envidio como sienten y viven, como están orgullosos de estar en un pais que apenas tiene más que arboles y sin embargo han sido capaces de sacar empresas tan potentes como Nokia o Rovio; pero eso no se consigue de la noche a la mañana por arte de magia. Tienen un sistema de educación basado en la confianza al profesor, la corrupción política es problema menor pues han sabido legislar para evitar tener ese problema, los ciudadanos se sienten parte activa de la comunidad, por que igual que dan, también reciben ya que las políticas sociales están a la orden del día. Pude trabajar en un par de empresas y una de ellas con un crecimiento que me parecido espectacular, (cuatriplicar en menos de 2 años el numero de empleados y ampliar su presencia de una a cinco ciudades) y mi jefe no ganaba mas de 3 veces mi sueldo. Pero ay, aquí en España he trabajado para alguna corporación en la que mi jefe ganaba más de 15 veces mi sueldo, y lo único que parecía querer hacer era que esa diferencia creciese hasta llegar a una diferencia de 16 veces y luego de 17 y 18 y 19 y … eso no lo vi en Finlandia, donde tienen una mentalidad de ganar todos.

            En el tema de la fotovoltaica no me queda más que darte la razón. La garantía entiendo que la ofrece el propio RD, aunque ello como dices no tiene por que llegar necesariamente a ese 5%. En cualquier caso y a diferencia de los planes de pensión (producto que se vende también con supuestas rentabilidades del 5%), en esta inversión puedes salir cuando quieras, con bajo mi entender poca penalización ya que en cualquier caso te deja siempre algo de beneficio.

            No me des mucha más caña, que no estoy seguro de si podré aguantar otro envite de los tuyos. Aunque igual me lo he buscado yo solo.

            Comentario por Jesus Martinez — 9 noviembre 2018 @ 18:50 | Responder

            • No te quejes, que te defiendes bien. 😛

              La respuesta no era tanto a lo que habías escrito, sino a lo que leí en la página que me proponías. Mira, el capitalismo tiene una oferta para cada tipo de persona. Incluso vende camisetas del Che. Esa empresa no es más que una oferta para el nicho de población en que te encuentras, en que usan la solidaridad y la ecología como gancho, igual que podían poner una tía macizorra o un futbolista, siempre de acuerdo a los intereses del cliente.

              Lo que no entiendo es cuando me dices que puedes salir cuando quieras. ¿Pero no pone que a 30 años? No sé, tendría que mirarme mejor las condiciones. Ahora tratando de tu único interés (dejando de lado lo de hacerte la puñeta), procura informarte muy bien de los plazos y rentabilidades. El RD661/2007 garantizaba una rentabilidad altísima, se hablaba del 9% los más conservadores, pero por ahí dejaban escapar (cuando recababan inversores) rentabilidades del 15%. Pero esa garantía es relativa. Después del RD661/2007, vino el RD1578/2008 estableciendo el sistema de cuotas (cuando se dieron cuenta de que la bajada de precio de los paneles chinos habían creado un espectacular negocio). Luego el RD1699/2011 para cortar el fraude de los huertos que vendían más energía de la que podían físicamente producir. Y finalmente el RD 413/2014 de Soria y su rentabilidad razonable, que es el que está ahora mismo en vigor y demandado.

              Sobre el tamaño de las empresas, tienes razón: el problema no es el tamaño, sino el uso que hacen las empresas del tamaño. Totalmente cierto. Pero eso se soluciona con un Estado que proteja al ciudadano respecto a estas grandes empresas, es decir, un Estado aún más fuerte (e independiente) de las grandes empresas. No lo que tenemos ahora (lo del Supremo y las hipotecas no es más que un ejemplo especialmente grotesco). Lo que no puedes es quitarle el motor al coche porque corre mucho y puedes matarte, y sustituirlo por el de una Vespino. Las empresas grandes son necesarias, de hecho el tejido industrial español adolece de gigantes como Siemens, Samsung, etc. Por cierto, el príncipe de Samsung ha pasado por el trullo y ahora lo han liberado esperando las alegaciones. Yo quiero un estado como el coreano, en que un juez de provincias puede meter en el trullo al heredero del mayor emporio tecnológico del planeta.

              Pero mira una cosa, voy a desgranar las razones que me das para abjurar de las grandes empresas:
              por la gran corrupción –> ¿hablamos de la contabilidad creativa en las PyMEs? ¿De los concursos amañados con alcaldes amigotes?
              por las puertas giratorias –> cada uno a su nivel. Las grandes contratan ministros, y las peques dan trabajo a la cuñada del alcalde.
              por el marketing agresivo –> si es por eso, nada me parece más agresivo/intrusivo que el tapicero que se anuncia con la megafonía, o la tienda de electrodomésticos del barrio que buzonea constantemente sus mierdas
              por los engaños a consumidores –> como que una PyME no lo practica…

              El problema no es en sí el tamaño, es como bien dices un sistema que hace posible la corrupción (porque corruptibles siempre los va a haber). Hay que aumentar la transparencia y el control ciudadano, eliminando arbitrariedades y espacios de poder sin fiscalizar. Que sí, por supuesto, una empresa grande tiene más posibilidades de mangonear al político de turno, eso es obvio. Pero lo dicho, no te vas a matar la vaca por miedo a que te dé una cornada. Puedes deshacerte de ella y comprarte un gato, pero es que el gato no da leche.

              Y lo de comparar la truhanería española con una de las sociedades menos corruptas del mundo… ¿quién es ahora el cruel? 😛

              Pero yo no me conformo, yo quiero ser como esa gente. Hace nada estaba leyendo un artículo, que mencionaba que a principios del siglo pasado, la sociedad noruega era de las más pobres del continente. Pero tenía un índice de alfabetización relativamente alto y… O mira Corea del Sur, en una generación cambiaron de ser agricultores y pescadores a producir móviles ultrachulis con una pantalla que se pliega. No somos genéticamente inferiores a estos casos, no hay un gen corrupto, como poder es posible, pero…

              Espero que no te arrepientas mucho de haber vuelto. Nunca he estado en Finlandia, por cierto, es uno de los destinos que me faltan. Ya te preguntaré, entonces, para que me cuentes cosas el día que planee un viaje por esas tierras.

              Un saludo!

              Comentario por Nadir — 9 noviembre 2018 @ 22:22 | Responder

              • Estaré pendiente de posibles cambios de normativa que puedan afectar. Los huertos solares si que tienen una vida de 30 años, pero como ya llevan unos cuantos funcionando realmente el plazo de los inversores (que entramos más tarde) es más corto, rondando más bien sobre los 20 años (en mi caso 21). Tampoco metí mucho dinero y como digo las condiciones de salida son posibles, así que estoy relativamente tranquilo. Si es verdad que tienen ciertas condiciones para la salida y aun estoy en plazo, ya que a partir de los 10 años de tu inversión ya no te dejan sacarlo, pues consideran que has amortizado gran parte del dinero y que por tanto lo que esté por venir ya se puede considerar como “seguro”. Si quieres más información para ver lo que cuentan y dejan de contar, lo mejor es que desde el formulario de contacto que tienen en su web les muestres tu interés por la inversión a largo plazo. Si lo pides, hasta te mandan un contrato de ejemplo e información técnica de la huerta solar que estén “socializando”.

                Lo de Finlandia cuando quieras, en lo que te pueda ayudar cuenta con ello. Si quieres que te cuente en persona pues también es posible que Leon no queda muy lejos, no? Lo que más me gustó fue poder vivir varios años allí y por tanto experimentar de primera mano muchas cosas que por mucho que te cuenten y expliquen si no vives in situ no le sacas el mismo valor, pude vivir parte de su sistema educativo en la universidad además de comentaba trabajar en alguna empresa. Y claro que nuestra aspiración al menos en muchos sentidos (que no todo es bueno) debe ser llegar a ser como Finlandia, aunque más bien creo que cada vez nos distanciamos más.

                Aprovecho y dejo un enlace a música que descubrí hoy mismo:

                Comentario por Jesus Martinez — 10 noviembre 2018 @ 16:33 | Responder

                • Una cosa. ¿A ti no te parece raro que si alguien tiene una inversión que le da el 5% fijos y seguros, opte por venderte una participación en el negocio? Esos paneles ya están montados y pagados, luego es evidente que los promotores ya han conseguido financiación, no necesitan de inversores. ¿Por qué deshacer ahora la inversión, para permitir la entrada de particulares? Ah, sí, se me olvidaba. Lo de la energía cooperativa y todo ese rollo. Ya. ¿Y por qué no pensaron en ese rollo cooperativo cuando la montaron, y les da por ahí ahora?

                  Soy retorcido por naturaleza, creo que lo sabes. Y en temas de dinero, prefiero ser desconfiado y cuando algo me hace arrugar la nariz, prefiero dejar pasar esa “oportunidad”.

                  A ver, pensemos ¿Cómo has calculado la rentabilidad? Me explico: esto no es un depósito, que pasado el plazo te devuelven el principal + intereses. Aquí tú has comprado “un cacho” de una central fotovoltaica. El dinero ya no está, sólo tienes paneles. Te van dando una rentabilidad pero… porque al final de la inversión, NO TE DEVUELVEN EL PRINCIPAL. Tras 30 años tienes unos paneles inservibles. Por eso no dejan salirse a nadie cuando queden menos de 10 años, porque ya se avecina el momento de perder el principal y todo el mundo se iría en desbandada. Por eso, el cálculo de rentabilidad no puede ser el mismo a un depósito convencional, lógicamente para hacer la equivalencia el interés debe ser mucho mayor. Lo que me figuro es que, según se acerque el momento, tendrán que ir aumentando la rentabilidad… o encontrar algún primo que quiera entrar para que los inversores originales puedan ir deshaciendo su inversión (pasándole le patata caliente). Este…

                  Eso, no te quiero alarmar, sólo advertirte para que tengas ojo con tus euretes. Haz tus cuentas, infórmate, y si después de sigue pareciendo todo en orden, estupendo.

                  ¿Leonés? Si, coño, si somos prácticamente vecinos. Pues como cada vez me van quedando menos países europeos que visitar, no creo que pasen muchos años antes de que le toque el turno a Finlandia. Que está lejotes de carallo, eso sí. Así que ya te preguntaré, gracias por el ofrecimiento.

                  Y muchas gracias por el detalle musical. No tenía ni idea de ese grupo, ahora me pongo a buscar más sobre ellos. En realidad, cada vez se produce más y mejor música… lo que pasa es que no llega, porque todo está copado por la basura que promueven las discográficas. Pero gente buena sigue habiendo, hay peña con ideas, cada vez más, aunque estas décadas pasarán a la historia de la música sin pena ni gloria.

                  ¡Un saludo!

                  Comentario por Nadir — 11 noviembre 2018 @ 1:39 | Responder

  5. Además de interesante divertido. Gracias jefe.

    Comentario por Javier — 5 noviembre 2018 @ 17:34 | Responder

    • Bueno, divertido porque suelto botaratadas, pero en realidad el tema tiene una gracia loca… Nos intentan desplumar cual pollo de corral, y hay que estar muy preparado para no acabar en la cazuela de algún banquero. Lo más importante, espero haberos inculcado el interés por leer temas económicos. Cada vez más, es una cuestión de supervivencia (el que tiene una enfermedad grave, intenta documentarse sobre ella, sin plantearse si la medicina le resulta entretenida o interesante… porque interesante es, le interesa sobremanera; pues con la economía, lo mismo).

      Comentario por Nadir — 8 noviembre 2018 @ 0:05 | Responder

  6. Gracias por escribir e informarnos, pues a la mayoría de gente de mi generación nos han dado palos por todos los lados, y si bien algunos tienen hipotecas legendarias, hay otros que no han podido llegar a ahorrar los suficiente porque los ingresos apenan cubren los gastos de subsistencia. Y encima les hemos tenido que pagar la fiesta a los banqueros-políticos.
    Se agradece tu esfuerzo.

    Comentario por Javi (rider BCN) — 5 noviembre 2018 @ 17:40 | Responder

    • Muy buenas, Javi.

      Me he dejado en el tintero muchos temas, y uno muy importante es lo que comentas: el ahorro en España lleva años cayendo. Y no es que seamos unos manirrotos, es que con los sueldos de mierda y el precio del ladrillo otra vez al alza, la gente vive con el agua al cuello. Recortando gastos (lo cual hunde el consumo y debilita la economía), como para pensar en ahorrar.

      Sigo sin entender cómo no están las calles ardiendo…

      Comentario por Nadir — 8 noviembre 2018 @ 0:02 | Responder

  7. Muy buen artículo Mendi pero como seguidor de Buffet no puedo sino recomendar la lectura (para el que le interese el tema) del Inversor inteligente de Benjamin Graham o en su defecto la fenecida Toros osos y borricos de Rankia donde por cierto estaban creando una SICAV aunque no se en que ha quedado. En el blog explican la filosofía de inversión value.

    Comentario por Corvo do Anllons — 5 noviembre 2018 @ 18:14 | Responder

    • Ese libro de Graham ya tiene unos añitos… Lo leí hace tiempo, y si bien no me parece oportuno aplicarlo al pie de la letra, sí que tiene el mismo tipo de sabiduría que luego desarrolló Buffet: aplicar el sentido común al mundo de la inversión.

      Conste que la idea de crear una SICAV ya la tuve yo hace años. Una idea cojonuda (como todas las mías, bueno, casi todas XD), lástima que, como siempre, lo que yo diga importe un pimiento.

      Comentario por Nadir — 7 noviembre 2018 @ 23:58 | Responder

  8. Ameno y claro, poco más se puede pedir.

    Muchas gracias por el esfuerzo
    Un saludo

    Comentario por Lepton Tau — 5 noviembre 2018 @ 19:15 | Responder

    • Vaya, ahora me arrepiento de haberme puesto tan llorica. Tampoco tenéis que entrar todos a dar las gracias!

      Lo importante es que os haya podido enseñar alguna cosa nueva, y que os sirva alguna vez para evitar alguna trampa. Sobre todo, recordar que el baboso sonriente del banco NO ES NUESTRO AMIGO. Es un empleado al que le están apretando la golilla para que coloque los productos de mierda que desde la central le indican. Le dan un cursillito para que aprenda qué decir sobre ese producto, y a vender mierda… o será el próximo en ser despedido.

      Un saludo!

      Comentario por Nadir — 7 noviembre 2018 @ 23:55 | Responder

  9. Gracias, muy clara tu explicación, se aplica también a la Argentina.

    Comentario por Hector — 5 noviembre 2018 @ 20:00 | Responder

    • Uf, Argentina! Si aquí ya debemos andar con pies de plomo, ahí tenéis que sumarle a la ecuación una inflación tremenda. O ahorras en una moneda fuerte, o en activos que se revaloricen con la inflación, o si no casi mejor que directamente te lo gastes.

      Un saludo, Héctor! Un placer platicar a ambos lados del charco.

      Comentario por Nadir — 7 noviembre 2018 @ 23:50 | Responder

  10. Pequeño inciso, nadir se te ha olvidado la plata ya que se pueden comprar monedas de curso legal en el banco de España o monedas buillon y gracias a la demanda para paneles fotovoltaicos no para de subir. Y sale más barata que el oro y demás metales.
    https://elperiodicodelaenergia.com/la-industria-fotovoltaica-continua-impulsando-la-demanda-de-plata-basica-para-los-paneles/

    Comentario por Corvo do Anllons — 5 noviembre 2018 @ 20:17 | Responder

    • No la he mencionado porque realmente no tenía gran cosa que decir sobre ella. Claro que es más barata, porque es mucho más abundante, y a este ritmo de producción no habrá problemas de suministro durante los próximos 20 años, más o menos como el oro (hay otros metales con los que tendremos problemas antes, Zn, Pb, Sb…). Es una buena alternativa al oro; tuvo su burbuja hace unos años que se ha desinflado. Pero como comentaba con el oro… no deja de ser especular con el precio (lo cual a mí al menos se me da muy mal, tengo que cambiarle las pilas a la bola).

      Comentario por Nadir — 7 noviembre 2018 @ 23:47 | Responder

  11. En mi caso y aunque no se puede llamar inversion, lo que hago es desendeudarme, aprovechando lo poco q ahorro para pagar la hipoteca, claro eso si no te cobran por cancelacion parcial, q no es mi caso.
    Saludos y muy didactica entrada

    Comentario por Emilio Fernandez — 5 noviembre 2018 @ 21:11 | Responder

    • Lo mejor que puedes hacer, compañero, sabia decisión. Si vienen mal dadas, que van a venir, cuanta menos deuda tengas a tus espaldas, mejor.

      Comentario por Nadir — 7 noviembre 2018 @ 23:36 | Responder

  12. “Entonces, ¿qué? Si todas las alternativas son malas, ¿qué hago? Pues yo qué sé, querido lector, yo qué coño sé. Si te vale de algo, estoy igual que tú, jodido porque los depósitos ofrecen una puta mierda de interés, pero viendo que el resto de alternativas son vías rápidas para palmar pasta.”

    Pues vaya, vuelves y todo es incertidumbre….bienvenido y gracias

    Ayer mismo vi este documental: Inside Job ://www.youtube.com/watch?v=_bgA78OZmB0 . Dale una oportunidad.

    Cómprate una casita con prao en un sitio solitario e inaccesible. Y ya.

    Comentario por erebiagorge — 5 noviembre 2018 @ 21:27 | Responder

    • Inside Job, muy bien traído a esta entrada. Para que la gente recuerde lo que puede pasar con ese producto tan bueno que me ha dicho mi amigo de la sucursal que me va a dar una rentabilidad estupenda, aunque la verdad no he entendido muy bien de qué se trata…

      Y lo de la casita en el quinto pino… no te creas, sigo mirando. Pero no en España (a no ser que se me ponga algo muy barato). De todas formas, aún está verde el panorama. Habrá que esperar a que esta burbuja generalizada pete, y vengan los lloros, las prisas y la necesidad de liquidez.

      Por cierto, te ha faltado decir: solitario, inaccesible y sin cobertura de internet, para que dejes de darnos el coñazo con tus artículos. XDDDDDDDDDDD

      El universo es algo más que incertidumbre: es caos. El universo económico también. Yo me parto el culo con los que leen los posos de la taza de té intentando desentrañar en ellos el futuro.

      Comentario por Nadir — 7 noviembre 2018 @ 23:34 | Responder

      • Nooo, yo ya no podría vivir sin ti. 😎

        Comentario por erebiagorge — 8 noviembre 2018 @ 15:12 | Responder

        • Estoy seguro que sí. Mira, es muy sencillo: en vez de entrar a leerme, vas a la cocina, exprimes tres limones, añades un chorrazo de whisky, una guindilla y te lo tomas a palo seco. Más o menos, es el mismo efecto que tragarse mis entradas y aún te quedará mejor el cuerpo.

          XDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

          Comentario por Nadir — 8 noviembre 2018 @ 23:42 | Responder

      • En que países o zonas contemplas la casita con prao? Yo me iría a zonas con abundantes recursos naturales, clima privilegiado y bajo precio. Europa del sureste podria ser…

        Comentario por Pedro — 13 noviembre 2018 @ 22:35 | Responder

        • En realidad, si te soy sincero, me importa tres cojones dónde recale. Siempre me he sentido, donde quiera que he estado, como un extraño. Podría ser en el sudeste asiático, tampoco me iba a encontrar más perdido. XD

          La cuestión es que para mí, “clima privilegiado” es el de Ourense. Me encanta la perfecta mezcla de frío en invierno, calor en verano, todo en su justa medida (aunque últimamente, ya se pasa de calor en verano, mientras que los inviernos cada vez son más suaves). Me encanta esta tierra, por mucho que soy el primero en percatarme del estado en que se encuentra.

          Lo que no entiendo es lo de los recursos naturales ¿a mí qué, si no pienso explotarlos? Ah, vale, creo que te refieres a valores naturales, que el entorno esté bien conservado. Sí, claro, por supuesto. Para encontrarme un desastre ecológico, ya me quedo en Galicia.

          Los Balcanes… pues quizá no sea una idea tan descabellada. Eslovenia me pareció la rehostia, y tenía ganas de volver por ahí. No descarto que, estando de viaje, como vea un cartel de se vende me quede allí.

          Comentario por Nadir — 14 noviembre 2018 @ 11:10 | Responder

  13. Otra alternativa de inversión:
    si tienes una bodega en casa, comprar vino bueno embotellado y dejarlo ahí.
    Lo puedes vender… o te lo puedes beber tú, y vender las botellas vacías.

    Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 7 noviembre 2018 @ 13:46 | Responder

    • o rellenarlas y volver a embotellarlas, jajaja

      Comentario por Emilio Fernandez — 7 noviembre 2018 @ 21:14 | Responder

      • Yo aún estaba pensando algo peor. Te las pimplas, luego meas dentro, encorchas y vendes como vino espumoso. 😛

        ¿Esta entrada no iba de hacer pasta? ¿Acaso hay quien se haya hecho rico de forma honrada?

        Comentario por Nadir — 7 noviembre 2018 @ 23:20 | Responder

  14. Pues yo también te lo agradezco, entrada muy currada que te habrá llevado seguro muuuuuucho tiempo. Pero entro aquí a meter algo de caña, que aunque no puedo decir que nada de lo que comentas sea mentira sí noto mucho pesimismo y te quedas en lo peor de lo peor, hubiera agradecido mucho más una entrada algo más optimista.

    Voy a comentar así a bote pronto… depósitos bancarios… Dan poco, pero es que nunca han dado nada, cuando los tipos de interés que tenían eran más altos también era más alta la inflación, dices que son lo más seguro pero lo único que tienen de seguro es que contando con la inflación vas a perder dinero, sí o sí. Yo lo dejaría solo como lugar donde guardar el fondo de emergencia que todo el mundo debería tener.

    Fondos de inversión. Aquí es donde sin mentir estás contando solo una parte de verdad. Leyendo tu entrada entiendo que hablas de los fondos de inversión de gestión activa administrados por bancos y sí, vale. Pero hay más, mucho más, ejemplo, los fondos indexados que se limitan a replicar un indice con bajas comisiones y llevados por gestoras independientes (que se dedican exclusivamente a eso) son muy distintos. Además la posibilidad de mover la pasta entre fondos sin pasar por Hacienda hacen que este tipo de inversión sea muy interesante, quizá la mejor idea para gente no profesional y que no quiera comerse mucho la cabeza.

    Renta fija, pues sí, quizá éste no sea el mejor momento para entrar, pero bueno, cuando llegue el momento en que los tipos de interés suban, que algún día lo harán, siempre será mejor que el depósito a plazo fijo, puede que si lo quieres negociar en el mercado secundario pierda valor, pero si aguantas hasta vencimiento sí tendrá un tipo de interés fijo, ese que cuando lo compraste te convenció. Para eso hay que tener un “fondo de emergencia”, por si surge un imprevisto no tener que vender antes de tiempo.

    Renta variable, todo correcto excepto por lo ya dicho, has puesto un ejemplo pero hay muchos tipos de empresa, en muchos países distintos. Tú me has puesto el ejemplo de un chicharro (y no voy a decir nombres pero sin salir de la bolsa española hay ejemplos a patadas) pero también podías haber puesto el ejemplo de un “Coca Cola” yanqui o un “Nestlé” suizo. Está demostrado que una cartera formada por acciones de unas cuantas empresas de calidad y correctamente diversificadas es de las mejores opciones de inversión que existen. Eso sí, para meterse en ese berenjenal hay que saber algo del mundillo. Interesante solo para los que tengan interés en el tema.

    ETFs. Aquí aplica lo que dije antes de los fondos de inversión pasiva, la diferencia principal entre un ETF y un fondo de inversión es que los primeros funcionan como acciones, es decir, cuando pasas dinero de un etf a otro hay que vender y comprar, y cuando vendes tienes que rendir cuentas a Hacienda. En España se puede traspasar de un fondo a otro ahorrándote los impuestos, que solo pagarás cuando vendas para convertirlo en dinero efectivo.

    Preferentes. Solo recomendables si te dedicas a la inversión como profesional, los consigues a buen precio en el mercado secundario y quieres arriesgar una parte pequeña de tu capital en eso. Todo lo contrario de lo que hicieron en la sucursales bancarias de media España con abuelitas que en algunos casos no sabían ni leer, canallesco.

    Inmuebles. Pésima inversión en general, quizá en algunos casos tenga sentido pero eso de meter gran parte de tu capital (a veces todo) en un solo activo que encima no te puedes llevar contigo a otro lado no me parece muy prudente, pero bueno, la verdad es que daría para mucha charla el tema de la inversión inmobiliaria, hay tantas opiniones como personas.

    Por meter algo que no sea solo comentar lo que has escrito tú y que creo que todo el mundo debería tener en cuenta a la hora de invertir me gustaría decir un par de cosas. Siempre hay que tener en cuenta dos palabras a la hora de plantearte cualquier sitio donde metas tu dinero. “Diversificación” y “Liquidez”. No siempre se tienen en la cabeza a la hora de comprar y hace que luego puedas tener problemas. Nunca metas todos los huevos en la misma cesta, todas las inversiones tienen riesgo, todas, al menos si alguna falla que te quede el resto que lo mismo llegan a compensar a la que fue mal. Y lo de la liquidez pues eso, busca cosas que sean fáciles de vender. Lo de las preferentes ilustra esto perfectamente, cuánta gente metió todos sus ahorros en algo que ni te renta ni lo puedes vender, y es también uno de los motivos por los que yo en particular huyo de los inmuebles, venderlos no es darle a un clic en la pantalla de tu ordenador, a veces puedes tardar meses o años en conseguir deshacerte de una vivienda (y los garajes más de lo mismo), si encima te has hipotecado para pagarla ya apaga y vámonos.

    Lo dicho, perdona el tocho y gracias por la entrada. Y levanta ese ánimo, que he visto el articulo un poquillo pesimista. Hay opciones ahí fuera donde colocar el dinero más allá del Bancolchón.

    Comentario por Herzo — 8 noviembre 2018 @ 13:02 | Responder

    • Muy buenas, Herzo.

      Acepto tus puntualizaciones, pero antes de nada creo que deberías comprender a quién está dirigida esta entrada: personas que no están familiarizadas con el mundo de la inversión. Por supuesto que puede haber inversiones interesantes, pero hay que tener un grado de conocimiento del que carece la inmensa mayoría del público, que entra a la sucursal y está expuesto a que le metan cualquier mierda. Es para ellos que escribí este artículo; tú demuestras un nivel para poder prescindir de leerlo, ya tienes criterio para conducirte por ti mismo y, de hecho, creo que coincidimos en muchos puntos de vista.

      Dicho esto, vamos a debatir lo que me comentas.

      “pero es que nunca han dado nada, cuando los tipos de interés que tenían eran más altos también era más alta la inflación” –> Sí pero no, no tanto. Los depósitos siempre han estado en línea, o un poco por encima de la inflación. Ahora están dos puntos por debajo (inflación al dos y algo, e intereses al cero). Esto es una puta animalada, es regalarle el dinero a los bancos.

      “los fondos indexados que se limitan a replicar un indice con bajas comisiones” –> para eso, te pillas un ETF que las comisiones son aún más bajas.

      “posibilidad de mover la pasta entre fondos sin pasar por Hacienda” –> Eso es diferimiento fiscal, no exención. En cuanto lo saques, pagas (aunque es cierto que es una enorme e injusta ventaja, porque puedes postergar sine die el pago de impuestos). De todas formas, hay algunas condiciones: entre ellas, que la comercializadora sea española. Lo cual excluye cualquier cosa interesante. Al menos, si pretendes operar desde tu banco de toda la vida (que sólo te va a vender su mierda, que es con la que saca tajada).

      “Renta fija… puede que si lo quieres negociar en el mercado secundario pierda valor” –> En realidad no, te van a dar exactamente el valor que tiene en ese momento, con las nuevas condiciones y expectativas, igualando el valor que si comprases en ese momento una emisión nueva. Pero vamos, entiendo lo que quieres decir.

      “Renta variable…has puesto un ejemplo pero hay muchos tipos de empresa” –> ¿?¿?¿? ¡Pero si no he puesto ningún ejemplo! No entiendo. ¿Te refieres a cuando hablo de la empresa fagocitada por sus gerentes? Eso no es un ejemplo, es la norma. Vale, he exagerado un poco. En las empresas muy buenas, los gerentes pueden robar a manos llenas, y aún la empresa puede seguir creciendo.

      Coca-cola o Nestlé… ¿tú invertirías en ellas? Ambas son empresas maduras, que probablemente están acabando su ciclo, dificilmente pueden crecer más pues están en la cumbre de sus sectores y sin posibilidades reales de expandirse o reconvertirse a otros. No hay bebida carbonatada más famosa que la Cocacola ni chocolate más conocido que Nestlé (sí, ya sé que ambas controlan un montón de marcas más). ¿Te parece buen momento para entrar? Estás pagando el precio de comprar el rey. Y el rey es ya el rey, no puede ser coronado porque ya es rey, pero sí que puede perder su corona.

      Cojamos por ejemplo Coca Cola. Dice que gana unos 6.000 al año (incluso descontando el traspiés del último ejercicio), yo no veo a bote pronto que haga más de 5. Pero entre dividendos y recompras, se funde 8 (payout >100%, mala cosa). Por lo tanto, no consigue pagar un dividendo del 3% sin recurrir a endeudarse (malísima cosa). La deuda neta crece (si me interesara, investigaría qué tiene en el capítulo de activos financieros) y las ventas se desangran (y no poco, de 46 a 35 en cuatro ejercicios es como para echarse a temblar) con un producto estrella que va perdiendo aceptación (cada vez más es vista como parte de una dieta poco saludable), mientras que la cotización sigue subiendo hasta máximos históricos. ¿A ti te parece que esa es la pinta de una buena inversión? Te damos un 3% de dividendo y mantenemos la cotización con buybacks mientras el cuerpo resista. Compañero, a la vista de estas cuentas la mejor forma de ganar dinero con KO es abriendo cortos en ella. 🙂 La cuestión es que una buena estrategia de marketing la pueden hacer remontar, son modas. E incluso por esta senda, puede durar años hasta que el mercado reconozca que su valoración es absurda y su retribución insostenible. Así que, KO ni siquiera para cortos.

      Nunca metas todos los huevos en la misma cesta –> Ahora que lo comentas, permíteme que mencione un caso paradigmático pero nada infrecuente en los USA: empleados de GM que perdieron su empleo con la crisis y que tenían sus ahorros en un fondo que invertía en GM, y su plan de pensiones, gestionado por la misma GM, invertía también en la casa. Hay cientos de miles de empresas en cientos de países y vas a invertir… en la tuya! Delirante. Supongo que se creyeron toda la palabrería corporativa, implicarse en la empresa y toda esa mierda. Mientras, los botin cobran el script dividend en metálico. Muah, ha, ha, ha!

      Sobre la liquidez, muy de acuerdo. Pero aplicado a la vivienda, también permíteme ampliar un poco: los gastos de origina su transmisión. Puedes comprar acciones de KO por valor de 1M$ con un clic, pero para comprar un garaje de 6.000€ hay que pasar por notario y registrador, que subirá más que el coste de ese paquete de KO.

      si encima te has hipotecado para pagarla ya apaga y vámonos. –> viene a ser el equivalente de una inversión apalancada en bolsa. Si es una temeridad en el mercado bursátil, no lo es menos en el inmobiliario. Si no te queda más remedio porque en algún sitio has de vivir, bien está. Pero planteártelo como inversión… Ahora bien, mientras la música siga sonando, es un mercado que va a seguir dando unas rentabilidades acojonantes. Si alguien piensa que es sostenible pagar 2.000€/m² en un país de mileuristas… pues adelante.

      Gracias por tu comentario, que ha ayudado a ampliar el artículo. 🙂

      Comentario por Nadir — 9 noviembre 2018 @ 2:19 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: