La mirada del mendigo

9 febrero 2019

La izquierda secuestrada

Filed under: Política — Nadir @ 3:23

Os propongo que leáis el siguiente documento de la Asociación de Mujeres Juristas Themis: Manifiesto sobre líneas de reforma del Código Penal en materias de delitos contra la libertad sexual.

En concreto, el primer punto:

1) En las relaciones sexuales el consentimiento debe ser explícito. Si no hay consentimiento hay delito contra la libertad sexual. Será causa de justificación para la absolución la prueba del consentimiento; en consecuencia, quien tiene la carga de probar el consentimiento es el acusado.

Como tengo en alta estima vuestra competencia intelectual, no pierdo ni un minuto en desarrollar las consecuencias de llevar semejante dislate al Código Penal.

El nombre de la asociación me permite deducir que sólo pueden pertecer a ellas mujeres. Es decir, sus miembras tienen en común el tener coño, y se supone que para ellas esa característica fisiológica tiene relevancia en el estudio del derecho. La idea me resulta tan estúpida y grotesca como si fundasen otra asociación exclusivamente reservada para hombres, una segregación por motivos de sexo incompatible con una sociedad desarrollada. Pero como ya hemos visto, la segregación sexual es la nueva modernidad, la Arabia de los Saud nuestro modelo a seguir.

Pero el sexo es sólo uno de los accidentes somáticos al que fuimos sometidos en el proceso de recombinación de gametos en el momento de la procreación. Yo no me imagino un congreso de matemáticos bajitos, o de odontólogos pelirrojos. Ni siquiera hay nadie tan estúpido como para establecer criterios de segregación en base a características personales tan relevantes como la edad (¿asociación de historiadores cuarentones?) o el estado civil (¿congreso de biotecnología para divorciados?). ¿Por qué? Pues porque se supone que todos esos rasgos que definen a la persona, son irrelevantes en relación al sujeto de estudio. Si el sexo del sujeto es relevante en el estudio del derecho, habrá que cuestionarse por qué no lo van a ser los rasgos raciales. El concepto de derecho de/por/para mujeres es tan aberrante como un derecho de/por/para la raza aria. Simplemente, no es derecho en el sentido moderno del término (igualdad de todos los ciudadanos ante la ley). Si acaso, puede referirse al sistema legal en el Antiguo Régimen, en que la responsabilidad penal varía según el orden social al que pertenezca el acusado y el ofendido.

Por lo tanto, me queda claro que Themis es una asociación de mujeres (como un seminario, pero con el otro sexo). Lo que en modo alguno acepto es que sea de juristas, es decir, jurisconsultas o estudiosas del derecho. En modo alguno. Un grupo de mastuerzas que desconoce la presunción de inocencia como principio del derecho tienen de juristas lo que una reunión de chamanes, exorcistas y homeópatas de congreso de medicina. La presunción de inocencia es una base del derecho moderno desde la Revolución (no la bolchevique, sino la francesa), y cuando es defectuosa se suceden episodios sangrientos de caza de brujas con delaciones, cruces de acusaciones y ajustes de cuentas, como los famosos de Zugarramurdi o Salem. Nos están retrotrayendo al derecho del s.XVII, y ya podían tomar ejemplo y tomar otras fantásticas “innovaciones” propias del Antiguo Régimen y tiempos anteriores como lavar la ropa frotando en la tabla al lado del río, forjar el metal a mazazos en el yunque o desplazarse a pie o en carreta. Cómo me gustaría ver a semejante grupo de asnas arando con yunta de bueyes. Ya que proponen una vuelta a las antiguas instituciones, usos y costumbres (también el de la segregación sexual, en aras de la seguridad del sexo que ellas estiman débil y necesitado de protección especial), hagamos un revival completo. O, mejor dicho, que lo hagan ellas, a ver cómo les luce el pelo. Si quieren un código penal del s.XVII, también la tecnología y la medicina del s.XVII, desestimando los desarrollos que se han hecho desde entonces.

Y claro, alguien que entre en la página de estas zotes que usan el coño para reflexionar sobre derecho, y luego vea a pie de página que está…

… sale corriendo a afiliarse a Vox.

Lo cual sería especialmente estúpido, porque es precisamente la derecha cavernícola la que recoge los méritos de la recua de jurisconsultas y los sublima, tanto en la exaltación identitaria como en el pesebreo al socaire del Estado.

En lo primero ya lo he repetido varias veces: el identitarismo, la concepción de la sociedad no como conjunto de individuos con unos intereses de clase, sino como un conjunto de categorías en las cuales el individuo se diluye, formadas en base a accidentes ajenos a la voluntad de éste como el sexo, los rasgos raciales o el lugar de nacimiento, es la definición del conservadurismo. De nuevo, esta ideología que se nos vende como la última moda, es la reelaboración de la ideología que reaccionaba contra las nuevas corrientes aperturistas del liberalismo decimonónico. El identitarismo no sólo no es nuevo, es que es profundamente reaccionario, por mucho que se ofrezca bajo ropajes renovados.

En cuanto a lo segundo, tenemos la experiencia sobrada de todos los hijos del régimen que promocionaron, copando las canonjías y demás prebendas que el Estado les podía ofrecer o incluso crear ex-profeso. Estas pájaras no han inventado nada que la derecha no haya practicado antes hasta alcanzar la maestría, vividoras que ante su incapacidad de aportar nada útil a la sociedad, piensan gorronear del dinero público mientras puedan, aprovechando la nueva ola de puritanismo victoriano: sea como organizaciones afines, como es el caso, como conferenciantes, o facturando a la administración decenas de miles de euros por estudios absurdos en el más puro estilo urdangarinesco.

Cuando propongo que la solución a la atonía económica (con evidentes consecuencias sociales) es la creación de una potente industria de propiedad pública o mixta, mi idea se pierde en el vacío sideral. Y no invento nada nuevo, hay ejemplos por todo el mundo, no parece irle del todo mal la fórmula a China. Sin embargo, esto va contra la ortodoxia religiosoeconómica dominante, e incluso es tabú para dirigentes políticos que aún conservan el carnet del PCE. Ahora bien, para apuntarse a la teta de las subvenciones, en eso no hay distingos entre orientaciones políticas, todos se lanzan a chupar.

Que falte dinero en investigación (también en los nuevos presupuestos, tanta fanfarria trayendo al astronauta para esto), pero se riegue con dinero público a grupos de incompetentes y analfabetos afines es bochornoso. Sean las juristas del coño, sea la Asociación para la Defensa de la Nación Española de Abascal, la sociedad no tiene por qué sufragar la propaganda sectaria de los partidos, donde aparcan a sus afines para los que no han encontrado acomodo en el organigrama del Estado. Ya nos hemos dotado de think tanks de calidad y, además, están subfinanciados: se llaman universidades. Que los partidos se paguen sus propias factorías productoras de mierda partidista y, si quieren ser mecenas de algún desocupado que les caiga bien, que los contraten como empleados del hogar y paguen ese salario de su bolsillo, que seguro que entonces no eran tan generosos como con el dinero público (imaginad la estampa de Abascal limpiando la cubertería de la Espe).

Salvo casos muy puntuales en los que esté justificada su contribución al conjunto de la sociedad, propongo dar cerrojazo a TODAS las subvenciones. Que cada organización aprenda a sostenerse económicamente o se vaya al demonio (desde la Iglesia Católica a los medios de comunicación, pasando por un larguísimo etcétera que incluye a engendros como FAES). De hecho, yo restringiría las subvenciones exclusivamente a nuevas empresas en sectores de alto crecimiento (tal y como hace, de nuevo, China, y tampoco parece irle mal con esa medida). Pese a lo que diga la alcaldesa de la “dictadura horrorosa” de Maduro, otra pájara, precisamente hay que deslindar el dominio público del privado. Actividades que deba financiar el Estado, deben ser acometidas por éste, sin enjuagues público-privados en los que es la patita privada la que se lo lleva crudo. Qué pena me da no estar ya empadronado en la Capi para poder darme el gustazo de usar la papeleta de la jueza y su nieto en una visita al excusado.

Pero ¿qué hago yo hablando de subvenciones? Estábamos tratando de rebuznos, de los que piensan con el escroto y ahora las que piensan con el coño. Hay un grupo de deficientes mentales que piensa que si la derecha dice 2+2=5, es muy revolucionario gritar a pleno pulmón ¡-5! Y rodeado de tanto imbécil ya no sé en qué puto agujero esconderme.

Hemos de insistir en que no puede permitirse que se establezca el debate de feminismo sí o feminismo no. El feminismo, como corriente ideológica que busca la superación de la discriminación sexual, aún es necesario; en todo el mundo, e incluso también en nuestra sociedad que, no lo olvidemos, es una de las más igualitarias. La lucha no es ideológica, sino de competencia. De competencia académica, de competencia intelectual, de competencia profesional; reconocer y valorar el trabajo intelectual serio y riguroso y diferenciarlo de los rebuznos y roznidos de personajes (y personajas) con poco cuajo y mucha jeta.

El ejemplo que he puesto ni es feminismo ni nada que se le parezca. Es una pura, simple y llana imbecilidad, y como tal debe ser denunciado. Y el movimiento político que compre esa basura, que no se queje luego de tener unos resultados de mierda. La coprofagia política sólo parece funcionarle a la derechona (y aún así, habrá que ver cómo retribuyen los ciudadanos al presidente más inepto y sinvergüenza que ha tenido el Partido Popular, que ya es decir), aunque miedo me da el surgimiento de la izquierda alternativa y magufa y sus descomunales tragaderas para deglutir residuos intelectuales.

Por ir cerrando esta entrada. El identitarismo, una ideología que tiene su lugar natural en la derecha, está secuestrando a la izquierda oficial y fagocitando su discurso. Aunque hubiera un dirigente político con dos dedos de frente para percatarse del peligro de alimentar un monstruo que amenaza con devorar a toda la izquierda, tiene que seguir con el juego de las identidades para no ver sesgada de un tajo su carrera política (y de qué va a vivir si no).

Y ya en el orden especulativo, me pregunto a qué se deberá este resurgir identitario. En parte sabemos que forma parte de una estrategia del capital por desarbolar a la izquierda revolucionaria, que ha depuesto un discurso riguroso que cuestionaba los mismos cimientos del poder para adoptar la forma de un espantajo ridículo y grotesco, que sólo convence a los adoctrinados y suscita el rechazo del resto de la ciudadanía. ¿Cómo vamos a perder elecciones si llenábamos las calles?

Pero la teoría de la conspiración no es ni mucho menos toda la explicación, el poder y los medios sólo nos están dando más soga en la que ahorcarnos, pero el lazo nos lo ponemos al cuello solitos. Me atrevo a aventurar que el identitarismo es la respuesta del individuo que se ve a la deriva en el mundo moderno, debilitados o rotos los tradicionales lazos de solidaridad con la familia, los amigos, los vecinos o los compañeros de trabajo. La aterradora insignificancia del individuo aislado busca cobijo en el grupo, adoptando las ideologías que sacian y se aprovechan de ese impulso tribal, gregario propio de tantas especies animales, para tener la ilusión de formar parte de algo más grande, trascendente: la comunidad de creyentes, la patria, la raza, el club de fútbol o, ahora, la adscripción sexual.

En la historia ha sido ensayado con éxito hasta el hartazgo: el discurso identitario funciona. La ideología de grupo rema a favor de la corriente en nuestra naturaleza, somos genéticamente tribales (ese gen debe ser recesivo en mi ADN, con otros cuantos como el de la sumisión a la jerarquía).

Lo difícil y, por lo tanto, lo evolucionado es lo contrario, repudiar los determinismos construidos en base a rasgos que nos son impuestos al nacer y generar una personalidad compleja que los supere, y una sociedad definida como una comunidad de estos individuos que interaccionan como tales, no como bloques o categorías (tribus, clanes o sectas).

Porque a nadie se le debería escapar: la reafirmación identitaria de un grupo genera como reacción la reafirmación identitaria del grupo descrito por aquélla como antagónico. Y no he leído aún a nadie que prevenga al respecto; cuando mueves pieza debes saber la cascada de reacciones que producirá ese movimiento. Si es que sabes jugar, si sabes de qué va el juego. Debe ser que no cobran lo suficiente, en el think tank de turno.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

29 comentarios »

  1. No es sólo el identitarismo del feminismo posmoderno, tú mismo recuerdas a una podemita de pro identificando el reformismo populista en Venezuela (identificado en el “gran” Maduro) como “dictadura” y demás lindezas del partido único de partidos que hay en el estado español como en el resto de la UE. Teniendo en cuenta que la democracia consiste en que incluso los tontos puedan votar y ser elegidos…no sigo. Ergo la alcaldesa Carmena (que entre otras gracias ha afirmado que la maldad va de serie con el cromosoma Y), apoya junto a Pedro el “Guapo” el golpe de estado del pelele Guaidó. Estando en este caso a la derecha del gobierno italiano (sí, el de Salvino), del griego y del esloveno, que al menos entienden que la oposición pseudodemocrática venezolana debe pasar el test de las elecciones para que su último títere de la CIA sea realmente presidente.
    Cuando se pierde la perspectiva geopolítica y aún peor, la de las clases sociales, el identitarismo se alía de facto con el neoliberalismo más repulsivo y el fascismo al que tanto detestan de boquilla.
    Aún habrá julays que se crean que el PSOE es de izquierdas, y que no ha revocado la infame y última reforma laboral “porque la derecha se lo impide” (risa amarga).
    Se nos viene la gran ostia de la pseudoizquierda y por ende, la aplicación per secula seculorum del 155 del a constitución.

    Comentario por Ojete Calor — 9 febrero 2019 @ 10:29 | Responder

    • ¿Que yo identifico como dictadura el gobierno venezolano? Creo que tienes que leer de nuevo el párrafo y seguir el enlace. No soy yo sino Carmena.

      El gobierno de Maduro, como antes de él el de Chávez, son incompetentes hasta el delirio, pero gobiernan de acuerdo a la legalidad constitucional (de una constitución que es además más democrática y garantista que la española). Y sostengo el derecho que tiene el pueblo venezolano de votar a imbéciles, al menos el mismo derecho que tienen los españoles o los usamericanos, por ejemplo. De hecho, considero que no se les puede echar nada en cara, porque la alternativa era mucho peor.

      Aps. Y el identitarismo no es sólo feminista, también por ejemplo islámico con los inmigrantes de tercera generación descubriendo un paletismo que sus padres tenían bastante superado, ante el aplauso de la neoizquierda amante de exotismos y adoradora de “lo auténtico” de otras culturas. Encontramos identitarismo en los nacionalismos periféricos, pero sobre todo en el nacionalismo español, de naturaleza autoritaria. Identitarismo es el hindú de Modi, el pravy sektor del Maidan, el MAGA de Trump o el militarismo machote de Putin. Identitarismo es el que lleva a concluir que todo está bien en la comunidad gitana, y dinamita por tanto todo esfuerzo de integración porque señalar los problemas que aún arrastran es igual a racismo. La ola identitaria está por todas partes, y creo que responde al sentimiento de extravío que siente el individuo, desubicado en una sociedad inmensa y compleja. Construye su personalidad gracias a categorías preexistentes, en vez de atreverse a desarrollar una identidad única, personal, y a enorgullecerse de ello.

      Quien se engañe con el Sánchez es idiota. Punto pelota. Sánchez proviene del área más socioliberal del P$O€, y enfrentarse a la Gusanita (el P$O€ caciquil) no cambió ni un ápice sus coordenadas políticas, como es lógico.

      Comentario por Nadir — 9 febrero 2019 @ 12:05 | Responder

  2. Me he explicado mal o no me has entendido, que “dictador” va entre comillas; y me refiero a la ínclita exjueza podemista. No va contra ti.

    Comentario por Ojete Calor — 9 febrero 2019 @ 16:36 | Responder

    • Entiendo el doble valor de la frase. Quizá deberías haber puesto “mencionas” en vez de “recuerdas”. Creía que me estabas llamando “una podemita”, y realmente que te dirijas a mí en femenino tampoco me importa gran cosa, lo de podemita me jode algo más, pero a la difamación de Venezuela (con cuyo gobierno puedo ser inmensamente crítico) sí que no me apunto. Que cada cual ponga precio a su honor y principios, pero Maduro es el presidente legítimo y me sorprende la inmensa dignidad de la mayoría del pueblo venezolano que aún no se ha rendido al chantaje criminal de quienes promueven sanciones económicas para asfixiar la economía y luego mandan camiones con ayuda.

      USA me da asco, la UE me da asco (alucinante, es el ejecutivo de Salvini el que da una lección de democracia) y una vez más el gobierno de este Estado ha conseguido que me sienta avergonzado, asqueado de ser español. En cuanto a la vieja pájara, sumándose a la turba del “por qué no te callas” habrá ganado votos, pero de regalo va mi desprecio.

      Comentario por Nadir — 10 febrero 2019 @ 22:51 | Responder

  3. Demasiada testosterona en su artículo, mejor volver a la fotografía: https://www.theguardian.com/lifeandstyle/2019/feb/09/me-and-my-vulva-100-women-reveal-all-photographs

    Comentario por Aurora — 9 febrero 2019 @ 22:13 | Responder

    • En modo alguno este artículo está influenciado por el hecho de que yo sea un hombre (testosterona, aunque realmente los ovarios también la producen). El sexo que yo tenga es irrelevante. Toda mi vida he reaccionado ante el discurso de exaltación de la masculinidad (de hecho, hasta niego el mismo concepto de masculinidad) y la reprobación de la mujer como encarnación de la perfidia y el pecado. Y ahora no voy a dejar de hacer lo mismo cuando se repiten las mismas mentecateces, cambiadas de signo.

      Se define sexismo como la discriminación por motivos de sexo allá cuando éste no sea relevante. En el estudio, del ordenamiento jurídico o de cualquier otra materia, el sexo del estudioso es irrelevante. El sexo es relevante en algunas cuestiones médicas, y más allá de eso para lo único que es menester destacar el sexo de un individuo es en temas… sexuales, de deseo, cortejo y consumación.

      Por ejemplo, he oído la tontería de que es muy machista referirse a una mujer con expresiones elogiosas de su físico (pedazo de culo…). Curiosamente, cuando las expresiones son realizadas por una mujer, el mismo sujeto (imbécil) las considera como una prueba de liberación. Bien, esto es un error. Porque en la atracción sexual, el sexo SÍ que es relevante. Vamos a explicarlo de forma más sencilla: en el ámbito académico, laboral, artístico… el sexo de X es irrelevante, y tomarlo en consideración es una actitud sexista. Ahora bien, en el terreno de la atracción sexual es cuando toma su relevancia la condición sexual del sujeto, así como en el resto de características que rodean la atracción sexual.

      Como es lógico, y pretender lo contrario, que todos somos ángeles asexuados y nos emparejamos por amor ciego sin tomar en consideración las características físicas del objeto de ese amor es una hipocresía del tamaño de un rorcual.

      Y puestos a poner fotografías de coños, mejor escoger los más bonitos:

      Comentario por Nadir — 10 febrero 2019 @ 22:42 | Responder

  4. Um. Según la Academia, un exabrupto – del latín ex abrupto, ‘con brusquedad’, ‘arrebatadamente’ – es una “salida de tono, como dicho o ademán inconveniente e inesperado, manifestado con viveza”. El que suscribe los piensa, a veces los dice, y ocasionalmente los pone negro sobre blanco… en borradores que no publica. A ver cuándo me decido a poner en marcha la segunda serie de ferrocarriles. Por lo menos me calmará a mí. Sin estar muy de acuerdo con las formas, tengo que decir que en el fondo de esta entrada hay algunas verdades como puños sobre las que conviene reflexionar.

    Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 9 febrero 2019 @ 23:38 | Responder

    • Mi querido compañero, creo que no hay que tener miedo a las palabras.

      Vuelvo a repetir la modificación legal propuesta por esta asociación:

      1) En las relaciones sexuales el consentimiento debe ser explícito. Si no hay consentimiento hay delito contra la libertad sexual. Será causa de justificación para la absolución la prueba del consentimiento; en consecuencia, quien tiene la carga de probar el consentimiento es el acusado.

      Textualmente, y aporto enlace para valorar el contexto. El castellano tiene términos para calificar quien profiere rebuznos de este nivel. Y sí, son sonoros, pero eso no es culpa de la lengua ni de quien procura emplearla con precisión.

      Mastuerzo: Persona necia y zafia.

      Asno: Persona ruda y de muy poco entendimiento.

      Pájaro: Persona astuta y con muy pocos escrúpulos.

      Lo más fuerte que he soltado creo que ha sido, pero doy por hecho que escribo para mayores de edad:

      imbecilidad

      Del lat. imbecillĭtas, -ātis ‘debilidad’, ‘enfermedad’, ‘pusilanimidad’.

      Hecho o dicho propio de un imbécil.

      Siendo un imbécil alguien…

      Tonto o falto de inteligencia

      Que es exactamente la característica definitoria de alguien que propone que toda relación sexual pase a considerarse violación por defecto, a no ser que medie prueba constatable del consentimiento expreso. Ya bastante daño ha hecho el condón a la espontaneidad sexual, para que encima tengamos que cargar con un modelo con papel autocopiante de consentimiento para ser firmado por las partes.

      Y ni aún así puedes echar un polvo tranquilo, porque…

      3) La intimidación ambiental se considerará suficiente para acreditar que no ha habido consentimiento.

      Y esa intimidación ambiental se puede alegar que existe al encontrarse sola en una habitación con alguien mucho más fuerte. Así que ni con un documento firmado de consentimiento puedes respirar tranquilo de poder ser acusado de violación. De hecho, incluso sin haber existido contacto sexual, pues la denuncia hace las veces de prueba.

      Está meridianamente claro: existe una nueva moda según la cual las mujeres son seres de luz acosadas por malvados sátiros, que somos los hombres (lo mismo con blancos y no-blancos, heteros y LGTBIAQRSTUVWXYZ). Todo fenómeno social o acto individual debe ser explicado de acuerdo a este esquema. Es el equivalente sociológico a la Teoría Unificada en Física; sobran libros de historia, sociología, psicología o etnología: aplicas a todo el esquemita postmoderno de los privilegios, y ya tienes respuesta para todo.

      Sólo en esta concepción trastornada del mundo, una hipersimplificación hasta lo grotesco, tiene sentido el documento que presento. Y semejante chaladura, completamente desconectada de la realidad, sólo consigo encontrarla en las religiones. El postmodernismo es la religión (con un sistema moral asociado, bastante similar por cierto al puritanismo islamojudeocristiano, no creo que por casualidad) de la progresía desde mediados del siglo pasado, pero el virus ha empezado a extenderse con rapidez ya entrado el presente siglo.

      Comentario por Nadir — 10 febrero 2019 @ 22:12 | Responder

      • Por añadir un par de matices más sobre el tema.

        No es sólo el hecho de que toda relación pase a considerarse violación por defecto, que ya es la hostia.

        Sino que en el mercado sexual en el que nos movemos actualmente, muchas veces un mal polvo se puede convertir en una acusación de violación. Me explico:
        Estás en un bar, una pava cualquiera con dos cubatas más de los que debería haber tomado, pero tu vas igual de cargadito, la luz negra, le entras, acabáis en la cama, folláis descoordinadamente y a la mañana siguiente te vistes y te vas, viendo el panorama, que el polvo no estuvo tan bien, que la chica no era tan guapa como pensabas, y que cuando abre la boca sois polos opuestos. Te largas.

        La chica se queda con mal sabor de boca, con la sensación de que se ha liado con un tío que no le resulta atractivo, y se siente sucia (Ojo al “siente” porque es la clave) Como se siente mal por haberse follado al fulano de turno, y la sensación no se le va. Lo que hace es cambiar el esquema de hechos: Si ahora, post coito, no me gustó lo que hice, será porque antes de follar tampoco quería, por tanto, me han violado.

        Ese hilo de razonamiento es lógicamente falso, pero unido a el ámbito cultural que nos están intentando meter, donde las mujeres son seres de luz que deben ser protegidas (Porque se supone que ellas solas no pueden, que ya es machista de la hostia) de los malvados hombres, pues genera un cristo de problemas, y normal. Porque si la chica se cree que ella es pura y santa, y le ha pasado algo que no le gusta, pues debe ser culpa del tío.

        Une eso a que ahora la carga de la prueba pretenden que la lleve el acusado, y vamos, el efecto rebote nos va a poner en los años 50s Y con razón.
        En la universidad en la que estudio ya empiezo a escuchar comentarios de ese tema en voz baja no de los “frikis resentidos” sino de los atletas y los que suelen tener éxito persiguiendo faldas, y normal, si una vez te das cuenta de como están cambiando las reglas del juego, no ser un machista lo único que te genera son problemas. Ser un “aliado de la mujer” es pegarse un tiro en el pie.

        Comentario por Don Juan — 11 febrero 2019 @ 10:33 | Responder

        • Así que eres veinteañero? Juas! Mira, en circunstancias normales te hubiera dicho, joder, qué envidia, quién tuviera tus años…

          Pero tal y como están las cosas, mira, yo ya pasé tu edad y me lo monté lo mejor que pude. Ahora estos rollos me quedan ya bastante lejos. Realmente me alegro haber vivido mi juventud antes de los tiempos de WhatsApp, Facebook y Tinder. Si tengo que ser joven ahora, me moriría de pena y asco. Si ya era radical en el Madriz de los ’90, en el mundo paniaguado de hoy sería considerado algo así como el Anticristo, la reencarnación de Atila.

          Reconozco lo que me cuentas, y el hecho de depender completamente de la voluntad de una piva que acabas de conocer (y puede ser un mal bicho) para que no te monte un follón que te joda la vida. Y que la conozcas y no se le crucen un día los cables.

          ¿Sabes de qué va esto? De impunidad. Me he referido mil veces aquí a la impunidad con la que se mueven los policías. La ley reconoce su presunción de veracidad, lo cual desmonta tu presunción de inocencia y establece un espacio de impunidad que, obviamente, aprovechan para autoafirmarse por la vida del abuso y la humillación del ciudadano. Qué le quieres, son policías, si tuvieran inteligencia y honor hubieran conducido su vida por otro camino.

          Ahora son las mujeres. Como a los policías, la ley las considera seres inferiores a los cuales hay que dotarles de una protección especial. Como los policías, se considera que la mujer no es capaz de mentir o causar mal, por lo tanto en cualquier enfrentamiento el agresor es por defecto la parte contraria. Culpable por defecto y, en todo caso, tendrá que demostrar su inocencia (y para eso viene una ley Mordaza, para impedir precisamente que se recaben pruebas de esa inocencia, cerrando cualquier posibilidad). Por lo tanto ¿de qué sirve discutir con un policía? Yo los trato como a un perro. Que ladre. Sería imbécil ponerse a debatir con un perro, no? ¿Qué puedes obtener, más que un mordisco? Pues lo mismo. Y me temo que con las mujeres, pienso seguir el mismo procedimiento. Salgo con alguna persona de mucha confianza con la cual puedo mantener una discusión de igual a igual, al resto como si fueran policías o perros. Pues cualquier escalada en esa discusión sólo puede acabar de una forma: perdiendo yo. Lo mismo que con un policía, se le cruzan los cables, me suelta una hostia, y me la tengo que comer con patatas o se me cae el pelo. Y si me ocurre eso, exploto. Yo no voy a agredir a nadie, ahora, el que me toque va de cabeza al hospital, y por una buena temporada.

          Pues ya está, buenos días, buenas tardes, buenas noches, y no quiero más tratos con esos seres de luz. Que vayan a iluminarle a otro.

          ¿Y sabes quién va a perder más en todo esto? Las mujeres. Porque se las está educando como un niño al cual no se le puede llevar la contraria (lo cual también ahora ocurre en general con los críos, por eso son cada vez más asquerosos). Y todos sabemos lo que sale de ahí: un pequeño monstruo.

          Si me aceptas el consejo: hazte gay. Al menos esos todavía no se andan con tantas gilipolleces. Aunque me parece que los nuevos chavalines también están saliendo agilipollados perdíos…

          Comentario por Nadir — 12 febrero 2019 @ 1:50 | Responder

  5. Creo que hay que resaltar lo de Vox… porque es importante. desde el punto de vista de la izquierda y aún más, del propio feminismo (igualitario).

    Son tan absurdos, o abusivos, los planteamientos de cierto feminismo “radical” que fácilmente pueden acabar generando efecto rebote. Y pienso (es una opinión, no tengo datos concretos ni sé si alguien los tiene) que una parte significativa del éxito de Vox nace precisamente de eso, por la oposición que hace a dichos planteamientos.

    En mi entorno, el machismo franco desapareció en los años 80, y los residuos de baja intensidad han ido remitiendo paulatinamente. Pero me dicen, leo, oigo, que está resurgiendo, lo repite mucha gente “cada vez es peor” (1). Yo no lo veo, más bien me parece que lo que está sucediendo es que se focaliza cada vez más en esos residuos reales o supuestos (alguien ha descrito ese fenómeno como el “monoscopio” feminista). Pero tampoco me parecería tan raro; a fuerza de demonizar a los varones, no sería extraño que estos, al menos algunos, decidieran darles la razón a los radicales. Yo mismo, que me considero bastante razonable y ecuánime, y que nunca he creido que las mujeres sean menos que los hombres (ni que deban ser más), acabo a veces por dejarme llevar por la reacción.

    Por supuesto, no parece que este sea el mejor camino para alcanzar esa igualdad que se pretende buscar.

    (1) El más llamativo, un psicólogo escolar, en una charla hace un par de meses, explicando que había que tomar medidas para proteger a las chicas porque la situación en los institutos se estaba desmadrando. En el coloquio le pregunté si lo que sostenía era que había más machismo hoy que en los años setenta u ochenta (la época en que, por edad, la mayoría de los asistentes habríamos estado en la escuela y el instituto) y dijo que a el le parecía que en lo legal no, pero en la vida real sí. Tendría como 30 años, así que no conoció esos años. No recuerdo gran cosa más de lo que dijo, no era muy interesante, básicamente muchos lugares comunes y anécdotas más o menos truculentas. Si me acuerdo de que, aplicando los criterios de maltrato de él planteaba, se llegaba a la conclusión de que yo mismo y casi cualquiera de mis amigos del instituto fuimos chicos maltratados (por las chicas y por otros chicos, y por mi novia de entonces en particular). El leitmotif de la conferencia era la necesidad de que los colegios contaran con “expertos en genero” como él.

    Comentario por santi — 9 febrero 2019 @ 23:55 | Responder

    • Realmente, el problema no es Abascal, ni Casado ni siquiera el Falangito. La derecha no suele ganar elecciones: deja que la izquierda las pierda. Y verdaderamente se afana en ello.

      Sobre la igualdad que se pretende buscar, retomo la reflexión del comentarista de ahí abajo: una vez alcanzada ¿qué? Una vez invadida Sudetenland hay que desmovilizar el ejército o seguir la ofensiva hasta el Dnieper.

      En cuanto a tu nota a pie de página, es demasiado descarada la creación de una industria del género que piensa parasitar a la sociedad como una nueva casta sacerdotal que nos reconvendrá cuando infrinjamos la doctrina oficial. Empiezan a llegar los niños de la ESO a puestos de responsabilidad, dispuestos a convertir la sociedad en una copia de Barrio Sésamo.

      Comentario por Nadir — 10 febrero 2019 @ 21:16 | Responder

  6. Desde el punto de vista de un niñato como yo, que se crió entre comunistas formados a nivel político y gente de la izquierda con cabeza, de la de antes. (Lo digo para dar a entender que entiendo vuestra postura)

    Este es un gran momento para vender ideas(De derechas) , cuando la izquierda sigue el proceso que lleva en desarrollo una temporada larga, que es la de dividirse más y más por temas cada vez menos importantes. Ya sean troskistas y comunistas en la época de paco que se peleaban porque unos querían llevar la revolución dos pasos más allá que el vecino, porque la opción de tirar todos por la misma dirección hasta que se llegue al menos a algo que los dos consideren “menos malo” que lo actual, nunca ha sido posible en la izquierda.

    Ahora lo mismo pero con unas locas del coño que con ayuda de papá estado quieren imponer una supremacía femenina, y con un establishment que les apoya, y normal, las tías son la que son fáciles de convencer a nivel de Marketing, y las que compran el 80% de la basura que tenemos por casa, así que más poder para las mujeres implica más volumen total de salarios en compras inanes. Y esto no es la mamarrachada machista de turno, esto es clase de primero de marketing.

    Y digo con la ayuda de papá estado porque si no hubiese policía ni toda la infraestructura social, las cosas vuelven a su estado Natural. Mujeres que necesitan a los hombres para protección, y para utilizar el extra de recursos que un hombre puede generar durante el periodo de gestación y crianza de un niño, que no son pocos años, mínimo 6. Si lo dice la puta biblia coño, que es un libro serio si lo sabes leer.

    En mi caso personal, siempre me planteo lo mismo: Que otros se peleen por cambiar las normas del juego, que yo ya me preocuparé de buscar el hueco donde estar bien, y si las cosas cambian, tocará adaptarse. Básicamente, que me la suda para donde tira la política, porque la masa nunca será intelectual, y respeto el derecho de mis conciudadanos a votar a subnormales, ya sea con coño teñido de morado o corbata.

    Y ya en el cuárto párrafo de este mensaje, y disculpadme porque es tarde y llevo dos cubatas encima. El feminismo es un movimiento que, por definición, debe ser temporal, es decir, en algún momento se acaba. —> Cuando se llega a la igualdad. Pero esto se lo planteas a cualquier feminista y se rie en tu cara, y normal, porque si planteas eso no entiendes de que va el juego. “La igualdad” es lo que más me convenga a mi, en cualquier momento dado. Es fluido, variable, no algo definido por valores medibles. No es científico, es semántico, y así, no vamos a ninguna parte.

    Y normal que la peña vote a Vox, que si, que el sistema social de nuestros abuelos tenía sus salvajadas, pero oye, al menos funcionaba. El que se está proponiendo ahora mismo ni eso. Y la estabilidad social es de las pocas cosas que hace que las sociedades perduren. Y yo al menos no soy un humanista, le tengo más cariño a el paleto de al lado que al que vive a 5000km de aquí, probablemente porque en caso de necesidad me pueda ayudar de uno, y no del otro.

    Y por acabar con un concepto que considero que engloba todos los sistemas sociales humanos: En cualquier sociedad hay tres grupos, una masa que otorga el poder a una élite. Una Élite gobernante, y una Élite que aspira a derrocar a los gobernantes. Y pinta bien para los que aspiran, por el momento.

    Siento no ser más conciso pero a estas alturas no doy para más. Buenas noches.

    Comentario por Don Juan — 10 febrero 2019 @ 2:03 | Responder

    • Buen comentario, provocador y a bocajarro, sin paños calientes. No acabo de estar de acuerdo en alguna cosa, pero eso es lo de menos: te has expresado con inteligencia y honestidad, y en este espacio ambas cosas se valoran. Para decir mamonadas ya está el resto de la red y medios de masas al completo.

      Comentario por Nadir — 10 febrero 2019 @ 21:06 | Responder

  7. Cada dia mas pesimista, cada dia q miro noticias es casi de guion de Monty Phyton. Luego tratas con la gente y te das cuenta de que todo es real, de que la gente traga con todo.
    Partidos politicos que van de democratas y dignos, criticando a Venezuela, junto a fascistas (y no pongo a Vox en ese saco aunque podriamos) y neonazis en una manifestacion ole sus huevos.
    Periodistas quejandose pq el guaido no puede salir de casa, joder pero si es un golpista y no esta ni detenido¡
    Juristas proponiendo acabar con la presuncion de inocencia

    Joder esto pinta muy mal, creo q me voy a autonombrar nuevo Papa, la falta de democracia y de libertades en ese pais es espeluznante, necesitan cambiar de rumbo, voy a llamar a Putin….

    Comentario por Emilio Fernandez — 10 febrero 2019 @ 23:49 | Responder

    • Lo de los periodistas del régimen ya es un caso perdido. Te digo una cosa: a veces lamento ser ateo, estar absolutamente convencido que lo del cielo y el infierno es una chorrada. Porque qué bien estaría que hubiera infierno, a ver en cuál de sus círculos se encontraba Dante a los periodistas, por todo lo mucho que han manipulado la realidad. Si la realidad es Diosa y señora, qué pena sería suficiente para los que la manosean.

      Llevaba tiempo mordiéndome la lengua, pero después de lo de Andalucía he explotado. Es demasiado evidente que todo lo que se había construido estos años se está derrumbando como un castillo de arena cuando le llega la marea. No hay espacio para una tontería más, y siguen, y siguen… la izquierda oficial está dando un espectáculo lamentable.

      Estoy viendo venir una oleada de derechona dura, y la izquierda reducida a la insignificancia durante mucho tiempo. Al menos hasta que consiga rearmarse ideológicamente, cosa que desde luego ni siquiera está en el horizonte. No es por la izquierda, que sin duda se merece el desprecio de la ciudadanía, pero la reedición de la tríada fachosa andaluza en España (y Europa, porque esta dinámica es europea) conducirá a una catástrofe social. Estamos entrando en un ciclo negro, en el que la izquierda va a perder por incomparecencia y la derecha va a arrasar, quizá durante toda una generación.

      Comentario por Nadir — 12 febrero 2019 @ 1:12 | Responder

  8. La asociación de mujeres juristas Themis es un lobby , un grupo de presión creado para defender sus propios intereses, el famoso “Que hay de lo mio” , que junto a muchos otros grandes grupos de presión que hay en la izquierda (en la derecha también, pero son mas ordenados y lo saben disimular mejor) están provocando el hundimiento de la izquierda por sabotaje.
    La comparación mas cercana que se me viene a la cabeza, para equipararla al momento actual de la izquierda, es la película Lawrence de Arabia, en la que después de tomar Damasco están en un gran salón y allí no funciona nada, ni el agua, ni la electricidad, comunicaciones, bomberos etc. no funciona nada, todos están peleándose por sus privilegios y por ser los que mas tajada saquen y ponerse al mando del “nuevo Damasco” .

    Comentario por manucorreo17manu — 11 febrero 2019 @ 12:45 | Responder

    • Leí el libro hace muchos años, y no he visto la pelicula porque rompen trenes.

      Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 11 febrero 2019 @ 21:28 | Responder

      • XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

        Yo también leí el libro hace muchos años, y ni recordaba el detalle de los trenes.

        Comentario por Nadir — 12 febrero 2019 @ 2:19 | Responder

    • Un nuevo estamento inútil al que la sociedad productiva tendrá que alimentar, los nuevos sacerdotes de la moral oficial.

      Y sí, parece increíble que estemos a estas alturas hablando de imbecilidades como si invitar a una mujer a un café es un micromachismo. Occidente es Constantinopla y merece caer.

      Comentario por Nadir — 12 febrero 2019 @ 2:16 | Responder

  9. Venga, vamos a darle una alegría a Nadir….

    https://www.eldiario.es/sociedad/Brigitte-Vasallo_0_867563606.html

    XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

    Que maloooooooooooooooo

    Comentario por Javitxu — 14 febrero 2019 @ 13:06 | Responder

    • No te creas, me parece interesante lo que plantea. Lástima que tampoco tenga cabeciña para desarrollarlo…

      Comentario por Nadir — 14 febrero 2019 @ 22:01 | Responder

      • Buenoooo, pese a lo farragoso del discurso de la interfecta intuyo más o menos por donde van los tiros pero es que tampoco es el colmo de la originalidad…

        Y es que mientras Federico me haceía cosquillas en el cerebro esta paisana solo me produce ganas de bostezar.

        UAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH

        Perdón

        Comentario por Javitxu — 14 febrero 2019 @ 23:29 | Responder

        • Tú lo has dicho. El tema es muy interesante, lo que me entristece es que ahora una panda de criajos de la ESO estén convencidos de estar inventando la sopa de ajo:

          Comentario por Nadir — 15 febrero 2019 @ 0:27 | Responder

  10. Un par de lecturas (tangencialmente) relacionadas con el tema.
    http://www.txoriherri.org/ideoviru.htm
    https://evolucionyneurociencias.blogspot.com/

    Comentario por santi — 15 febrero 2019 @ 20:12 | Responder

  11. […] la misma forma que aceptáis con naturalidad e incluso como muestra de progreso que exista una asociación de juristas con admisión exclusivamente reservada a mujeres, a la par que consideraríais una ofensa intolerable que existiera una asociación de juristas cuyo […]

    Pingback por La ideología achicoria | La mirada del mendigo — 28 marzo 2019 @ 16:18 | Responder

  12. […] que os parece muy progre la medida? Ah, ¿no? ¿Por? Porque sí que se considera muy progre cuando el colectivo criminalizado no es el de los inmigrantes, sino el de los varones. Sin embargo, […]

    Pingback por Siguiendo el razonamiento | La mirada del mendigo — 21 junio 2019 @ 3:04 | Responder

  13. […] Podemos considerar que aquello fue un suceso no representativo de feministas radicales. Y es cierto en lo de radicales pero no que no fuera representativo: igual que los iluminados del Estado Islámico, las neofeministas de Santiago llevaron a sus últimas consecuencias la misma ideología que es compartida ampliamente por las bases. Esto es, que la mujer como categoría social vive en una situación de opresión debido al patriarcado por parte de varones que no quieren desproveerse de sus privilegios. Lo de correr a collejas a sus compañeros puede resultar un tanto agresivo, pero pocos, muy pocos en la izquierda institucional (tan pocos que no hay nadie) han criticado el paso del “no es no” al “sólo sí es sí”; eslogan que tuvo un desarrollo legal en la Asociación de Mujeres Juristas Themis, regada con dinero público. […]

    Pingback por El centro del tablero | La mirada del mendigo — 27 junio 2019 @ 14:58 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder a La ideología achicoria | La mirada del mendigo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: