La mirada del mendigo

6 marzo 2019

El sistema electoral no es inocente

Filed under: Política — Nadir @ 0:14

Ya que se avecinan elecciones, voy a actualizar la tabla que relaciona los diputados que aporta cada provincia a la Cámara Baja con el número de potenciales votantes. De esta forma, poniendo ambas cifras en relación, podremos calcular el número de votos que cuesta poner un diputado en el Congreso según la provincia por la que se presente.

Lo primero que me llama la atención en el censo electoral es la enorme importancia que tienen los votantes residentes en el extranjero en el caso de las provincias gallegas. Para que os hagáis una idea, el 2% de los electores de Sevilla, el 6,4% de los de Madrid o el 3,2% de los votantes por València residen en el extranjero. Contrasta con el 24,1% de los votantes registrados por Lugo o el 38,7% de Ourense. Pontevedra y A Coruña cierran la clasificación española algo por encima del 17%.

Ahora vamos a los datos de votantes totales censados (residentes realmente en esa provincia o en el extranjero) y su relación con el número de diputados. Pongo unos ejemplos y al final dejo la tabla (cuyos datos podéis comprobar en los enlaces que voy desgranando).

Fíjémonos en el principio y final de ésta.

Madrid pone 5.024.561 de electores, que deben elegir a 36 diputados que se sentarán en el hemiciclo representando a la provincia de Madrid. Es decir, sale el escaño a 139.571 votos.

La provincia de Barcelona tiene inscritas 4.157.268 personas, que a su vez se traducen en 31 escaños. En Barcelona sale el escaño a 134.105 votos.

En València los cálculos son: 1,952,523 de potenciales votantes para elegir 15 escaños. Luego sale el escaño a 130.168 votos.

Vámonos a la parte baja de la tabla, al ordenar las provincias por población.

En la despoblada Soria hay inscritos 76.076 votantes, que eligen a dos diputados. El escaño sale más barato, sólo 38.038 votos.

Y aún más barato está en la olvidada Teruel: con 106.924 votantes en el censo, salen de ella 3 diputados a Madrid. Es decir, a 35.641 votantes/escaño.

La conclusión es evidente. Detrás de cada diputado elegido por Madrid hay cuatro veces más votos que uno elegido por Teruel. O, dicho de otra forma, el voto de un turolense vale cuatro veces más, tiene cuatro veces más capacidad para elegir un diputado, que el voto de un madrileño.

Si queréis, y volviendo a la peculiaridad gallega: el voto de un paulista (oriundo de São Paulo) que jamás ha pisado España pero está registrado en la provincia de Lugo porque de allí eran sus ancestros, vale más de vez y media el de un madrileño o un barcelonés.

¿Por qué es esto? ¿Es una casualidad, un error inocente de diseño? De eso nada, en el sistema electoral todo quedó perfectamente medido para sobrerrepresentar la España rural, más conservadora, sobre la españa urbana, industrial y progresista.

¿Cuáles son las consecuencias, entonces, de que el voto rural sea sobreponderado respecto al voto de las provincias urbanas, mucho más pobladas? Todas. Este mecanismo es fundamental para comprender el interés que muestra la clase política por satisfacer las aspiraciones de los sobrerrepresentados habitantes de la España profunda, subvenciones agrícolas y ganaderas, pensiones, caza y pesca, política forestal o pasividad frente a los incendiarios. Por el contrario, otras políticas que siendo absolutamente necesarias, no mueven el voto rural, son postergadas: el ejemplo más evidente es la investigación, que sigue en tasas impropias de un país desarrollado mientras que asfaltan pistas y se ponen farolas en mitad de ninguna parte. Es la democracia, pero la democracia sesgada en la que no todos los votos cuentan igual.

Por poner un ejemplo, la edad media de la población en la provincia de Ourense es de 50,5 años, mientras que en Madrid son 42,2 años. El 0,2% de la población activa madrileña se dedica a la agricultura, el 0,4% de la barcelonesa, por el 10,7% de la turolense o el 11,3% de la segoviana. Aunque la principal fuente de riqueza de la España interior son las pensiones. En cuanto al nivel educativo, podemos comparar el 38,3% de titulados universitarios en Madrid con el 25,6% de murcianos.

Como ya he dicho muchas veces en este espacio: no creo que el voto de un anciano analfabeto que vive en una aldea perdida aferrado a su televisor tenga que valer menos que el de un profesional de mediana edad cosmopolita, que se informa y participa activamente en la vida política y social. No tiene por qué valer menos, pero ¿por qué más? ¿Por qué más? Pues porque, simple y llanamente, a quien diseñó el sistema electoral en la sacrosanta transición así le convenía. Como le convenía que la unidad electoral fuese pequeña (provincias) para forzar, d’Hondt mediante, un régimen bipartidista imperfecto.

Que por cierto, esta situación en la que nos encontramos, con 5 partidos españoles pugnando por repartirse el hemiciclo es inestable. Con el tiempo las matemáticas subyacentes del sistema volverán a imponer su ley y quedarán dos grandes partidos, con los nacionalistas fuertes en su feudo y alguna comparsa que pueda ser puntualmente relevante como bisagra, pero que poco a poco entrará en la trampa de la falta de proporcionalidad del sistema que lo conducirá a la irrelevancia.

Finalmente, aquí os dejo la tabla:

CER – Censo electoral de residentes
CERA – Censo electoral de residentes ausentes
Total votantes es la suma de los dos anteriores
Votantes/escaño el cociente entre el número de censados entre los escaños que aporta cada provincia al Congreso.

Y todo esto está atornillado en el núcleo duro de la Constitución, que es imposible cambiarlo sin el consentimiento de ese sector político que se beneficia de la sobrerrepresentación del voto de la España profunda. Así que ajo y agua. Y si os preguntáis por qué el hemiciclo huele aún más a bosta y naftalina que el españolito medio, ya sabéis a qué se debe.

Si os sirve de consuelo, hay manipulaciones de los distritos electorales aún más burdas. Democracia, le llaman.

Y si todo esta esta manipulación os parece insultante, y debería si tenéis unos rudimentos de lo que la democracia significa, no olvidéis que para constituir la Cámara Alta, tanto Madrid como Teruel aportan el mismo número de senadores: cuatro.

Si os parece que el Congreso huele a cuadra, qué será del Senado.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

16 comentarios »

  1. Parece que nos has dejado sin palabras…

    Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 6 marzo 2019 @ 21:47 | Responder

    • No, más bien que es un tema tan mascado que no hay más vueltas que darle. Como tampoco hay forma de corregirlo sin mandar a la mierda la puta Constitución…

      Comentario por Nadir — 7 marzo 2019 @ 9:01 | Responder

  2. Bendita y alabada la sacrosanta Transición protegida por el caballero blanco borbonero y su corte de los milagros democráticos, que nos trajo esa constitución tan benéfica que ahora se quieren cargar los rojos y los separatistas, pero prevalecerá contra el mal per secula seculorum. Es sarcasmo del que va a la horca claro, como quien dice. El ejemplo de Teruel, pues mira soy maño pero aunque se quejen los del Teruel Existe me tocan el “luflo”. Sin generalizar, pero la tendencia del “turolense medio” es votar pepero y la última moda, Vox llenazo total en la capital de la despoblación…Y Soria y el medio rural gallego profundo será parecido supongo. Aunque ojo, yo no identificaría mecánicamente voto urbano con izquierdismo, porque al menos aquí en Zaragoza en barrios de tradición obrera hay cada facha que para qué.

    Comentario por Ojete Calor — 7 marzo 2019 @ 17:28 | Responder

    • Es una generalización, y si quieres te demuestro con datos que oportuna: el rural es más conservador. Lo cual no quiere decir, por supuesto, que no haya personas del rural que sean muy de izquierdas y fachas en las ciudades. Obviamente que sí. Pero vamos, que el rural es más conservador es una observación válida desde siglos atrás, y en muchos países. Te cuento cómo era el rural en Polonia…

      Otra cosa. No se trata de que los de Teruel más ni los de Teruel menos. Yo no tengo nada contra los de Teruel. Yo mismo estoy empadronado en una provincia que sobrerreprensenta mi voto: Ourense. Y yo no quiero que mi voto valga más, ni menos, que el de cualquier otro ciudadano del Estado.

      Aunque en mi caso concreto, como me voy a limpiar el culo con las papeletas…

      Comentario por Nadir — 7 marzo 2019 @ 18:42 | Responder

  3. Saludos:

    Ciertamente los datos que expone nadir son contundentes. Pero tengo una pregunta: ¿cuál sería el sistema más óptimo? Porque si miramos otros sistemas electorales, pienso en el británico y en el estadounidense, la cosa tampoco mejora mucho.

    Comentario por Vicente Millán — 7 marzo 2019 @ 19:24 | Responder

    • Óptimo ya es un superlativo, sobra el más, compañero. 😛

      Yo propuse tiempo ha un método de reparto, procurando maximizar la proporcionalidad. Hasta ahora no he encontrado otro que ofrezca un error menor:
      http://lamiradadelmendigo.blogspot.com/2008/03/elecciones-2008.html

      Comentario por Nadir — 8 marzo 2019 @ 1:14 | Responder

      • Saludos:

        Superlativa es mi capacidad de destrozar cualquier lengua que use, gracias por el apunte.

        He leído el texto que enlazas y lo más interesante lo pones en un comentario: uno de los objetivos de este sistema electoral era liquidar institucionalmente al PCE.

        Por otro lado, ¿queda aún algún alma cándida que crea que votando cada x años va ha obtener cambios significativos? Si alguna queda es para suspenderla en Historia ad æternum.

        Comentario por Vicente Millán — 8 marzo 2019 @ 19:34 | Responder

  4. Has dejado muy claro el efecto que tiene el combinar distritos electorales pequeños con la ley d’Hondt.
    La única manera que se me ocurre de paliar ésto y de paso echar a la basura esos pozos de corrupcion y mamoneos que son las diputaciones es el unificar las provincias de cada comunidad autónoma, por un lado aumentaría la proporcionalidad del voto y por otra al ser todas las comunidades uniprovinciales, asumirían las labores de la diputación como en La Rioja.
    De esta manera, sin romper la constitución que consagra la provincia como distrito electoral se podría, de alguna manera, anular uno de sus efectos más perniciosos

    Comentario por Vicent — 7 marzo 2019 @ 22:13 | Responder

    • Pero menuda provincia quedaría, del tamaño de Andalucía!!! Y, sin embargo, La Rioja seguiría siendo chiquitita.

      Realmente, aunque al principio me ha sonado un poco rara la idea, tampoco sería tan difícil. Las provincias son un mal invento arbitrario, con las facilidades de comunicación de la información, no pasaba nada por cargárselas de un plumazo y con ellas las diputaciones, nido de clientelismo y corrupción.

      Pero lo que hay que cambiar es la puta Constitución para establecer una demarcación electoral única: ésa es la única forma de asegurar que todos los votos cuentan igual con independencia de dónde hayan sido emitidos. Que por cierto, esta disparidad no parece molestarles a los superpatriotas de Vox.

      Comentario por Nadir — 8 marzo 2019 @ 1:19 | Responder

  5. Hace tiempo que vengo manteniendo lo mismo. La comunidad de Castilla y León, con 2,5 millones de habitantes escasos, elige tantos representantes al congreso como la provincia de Barcelona, que tiene casi el doble de población.

    Un primer paso para arreglar esta desproporción, sin neceidad de cambiar la constitución, sería reducir el número de diputados asignados por defecto a las provincias de dos a uno, se reducidría la representación de las provincias pequeñas, y quedarán más escaños para distribuir por población, ganando las grandes (Siendo imaginativos, podría reducirse el número por defecto a cero; al fin y al cabo, la consitutución sólo dice que se asignará un número mínimo por provincia, y cero es un número bastante mínimo).
    Pero… en esas provincias pequeñas, el bipartidismo se reforzaría aún más.

    Comentario por santi — 8 marzo 2019 @ 13:30 | Responder

    • Otra opción, sin tocar mucho, sería repartir los 350 diputados como ahora y poner una bolsa con 30-50 diputados que se asignarían uno a uno al partido que tuviese más diferencia entre porcentaje de votos y de diputados.

      Comentario por Cerval — 22 marzo 2019 @ 0:31 | Responder

      • Ése es el acuerdo que lleva años proponiendo IU. No deja de ser un apaño para contornar el bloqueo constitucional.

        Comentario por Nadir — 22 marzo 2019 @ 5:33 | Responder

        • Aunque a mi lo que me parecería ideal seria el STV, como en las presidenciales irlandesas. Mi idea sería por circunscripción para los diputados y en otra ronda en circunscripción única para elegir el presidente.

          Comentario por Cerval — 25 marzo 2019 @ 0:30 | Responder

          • STV, single transferable vote.
            https://www.opavote.com/methods/single-transferable-vote

            Es que no tenía ni idea de lo que estabas hablando. ¿Y dices que está implementado en Irlanda? Interesante.

            Pero una cosa. Por circunscripción son todos, la cuestión es qué circunscripción usamos. Podríamos usar el county, como los ingleses, y hacer aún más salvaje el bipartidismo. La provincia, la CA o el conjunto del Estado. Cuando más grande la circunscripción, más proporcional es la representación. Hechas estas aclaraciones ¿por qué los diputados deben ser elegidos por una circunscripción pequeña, provincia me figuro que quieres decir?

            Como sabes, en España el presidente es elegido por el Congreso. Elegirlo de forma directa, que no digo que no esté mal, pero plantearía un problema: ¿qué pasa si no tiene luego la mayoría de la cámara para sacar adelante los proyectos legislativos?

            Comentario por Nadir — 25 marzo 2019 @ 1:44 | Responder

            • https://en.wikipedia.org/wiki/2011_Irish_presidential_election En Result se ve muy clara las transferencias de voto.

              Mi idea implicaria el cambio a un sistema semipresidencialista. Hay opciones para aplicar el STV a multiples ganadores, una era aplicar la transferencia solo a partidos que no tengan representacion hasta que todos los votos tengan representante. En mi opinion se podria usar la autonomia o la provincia, incluso en caso de usar la provincia sería partidario de subir los diputados a 400 y dar 3 a cada provincia como base en vez de 2 lo que añadiría variabilidad a los resultados de cada provincia, ya solo acabar con el voto útil cambiaría mucho los discursos.
              Realmente no me gusta la idea de circunscripciones muy grandes, ya que por simple economía cada circunscripción tiende a ser centralista.

              Como dije antes, mi idea sería una variante de un sistema semipresidencialista, y podría ayudar a separar legislativo y ejecutivo. Pero habría que darle mas vueltas al fin y al cabo no es mi campo y solo son algunas ideas.

              Comentario por Cerval — 4 abril 2019 @ 17:46 | Responder

    • Claro, porque al final el problema viene de repartir un número pequeño de elementos indivisibles, como son los diputados. La proporcionalidad en provincias populosas como Madrid o BCN es alta, y aún lo sería más (empleemos d’Hondt o Sainte-Lagué) si hubiera circunscripción única. Si de establecer una representación fiel del cuerpo electoral se tratase. Pero lo de la democracia es una excusa, como harto nos han demostrado.

      Comentario por Nadir — 22 marzo 2019 @ 5:39 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder a Juan Manuel Grijalvo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: