La mirada del mendigo

26 marzo 2019

La huelga del 8 de Marzo

Filed under: Política — Nadir @ 10:57

Tras sumar 150 comentarios, parece que el tema del identitarismo está lejos de gozar de la hegemonía social que muestran los medios. Es evidente que el tema os interesa, aunque he de confesar que a mí me produce flojera en las piernas volver una y otra vez sobre esta amalgama de mamarrachadas que, irradiadas de gringolandia, causan furor entre la progresía chupiguai hispánica.

Intentaré en esta entrada ir tocando varios palos, para que a partir de ellos seáis vosotros los que los vayáis desarrollando. Voy a empezar por un tema que sólo tangencialmente tiene algo que ver. Supongo que estáis al tanto del sainete del Brexit, que ya se presta más a la broma (muy buena) que a un análisis serio.

El Brexit no deja de ser una manifestación del identitarismo británico, pero decidme ¿quién es el principal beneficiado?

Ahora cambiamos sólo aparentemente de tema, para hablar de la pasada huelga feminista que tantas pasiones levanta.

Primera blasfemia: permítanme dudar del desbordante seguimiento de la huelga, al que los sindicatos cifraron en superior a un 70%, pero que no ha dejado rastro en el consumo eléctrico del sistema peninsular:

Pico de consumo del 1 de Marzo = 34.011 MW
Pico de consumo del 8 de Marzo = 33.666 MW
Pico de consumo del 15 de Marzo = 33.092 MW

Tomando el segundo pico, el del turno de tarde (sobre las 20:00), observamos exactamente lo mismo (33.298 MW – 33.118 MW – 32.550 MW). Para ser una huelga de trabajo, consumo y cuidados, yo lo único que aprecio en esta sucesión es que se van apagando las calefacciones con el final del invierno.

E incluso en el valle entre ambos picos encontramos que el 8M hubo un (inapreciable) mayor consumo que en los Viernes precedente y subsiguiente (28.714 MW – 29.468 MW – 28.707 MW).

Lo que me sorprende es que no ha habido ningún medio (al menos que yo sepa) que se haya atrevido a publicar estos datos, y eso que usar el consumo eléctrico para cuantificar el seguimiento de una huelga es más viejo que la tarara. Me da mucho miedo cómo está surgiendo una ideología que no sólo es impermeable a la realidad, sino que carga con furia fundamentalista contra quien ose discutirla, hasta tal punto que ningún medio mainstream se atreve a ponerse enfrente de la turba. ¿Por qué iban a hacerlo, por otra parte?

Por lo tanto, a diferencia de lo que nos enseñaron los medios, el seguimiento de la huelga fue notoriamente irrelevante. Ahora vamos a ver si al menos tenía cuajo, o era una mera performance multitudinaria.

Ya hace algunos años traté sobre el uso espurio que los sindicatos del régimen hacían de la huelga general. Asumamos por el momento la hipótesis de que hay razones que justifican una huelga de mujeres y analicemos sólo de qué modo se desarrolló ésta. Como en últimas huelgas generales, fue una convocatoria aislada, sin ninguna pretensión de continuidad. En el caso de las huelgas generales, desde luego sobraban los motivos; sin embargo, las cúpulas sindicales (traidores y ladinos) hicieron la convocatoria a regañadientes.

Retomemos la cartilla de la lucha sindical: una huelga, de empresa, sectorial o general, es el arma suprema en un conflicto laboral (o político, en el caso de la general), mediante el cual la masa obrera se autolesiona por infligir al empleador un daño mayor, y soporta este daño porque pretende doblegar la voluntad de la parte contraria y conseguir unos objetivos concretos. Por supuesto, como en cualquier negociación, no se revelan las cartas (la cohesión y determinación de los trabajadores en mantener la huelga). Una huelga (que puede ser intermitente, pero continua en el tiempo) sólo puede tener un final: hasta que se cumplan las demandas (igual que un ejército se moviliza para obtener la victoria). Obviamente, no siempre se consigue, pero lo que es aberrante es acudir a la guerra diciéndole al enemigo: esta es nuestra cantidad de pólvora, una vez agotada nos retiramos. Un día de agitar banderitas y mañana a trabajar, sabiendo que por “responsabilidad” no habrá otro, es una sinvergonzonería para salvar la cara ante unos afiliados cabreados de la inacción de su organización tras sucesos gravísimos contra los derechos de los trabajadores (las dos reformas laborales, la del P$O€ y la del PP).

Con una huelga aislada lo único que consigues es debilitar a las propias huestes y que cunda el descrédito y las deserciones entre las propias filas, pues se envían las tropas a un sacrificio inútil. En una guerra, diríamos que esta estrategia ha sido diseñada por el alto mando enemigo y trasladada al generalato del movimiento obrero, a quien deberíamos fusilar por traidores (es un eufemismo, bastaba con escupirles en la cara a Toxo y Méndez y condenarlos al ostracismo por su felonía).

Ahora apliquemos todo lo anterior a la huelga del 8 de Marzo, una convocatoria folklórica coincidiendo con un día del calendario (el postmodernismo es la ideología que se centra en los símbolos, ya que la sustancia la consideran inaprensible). Si al menos en la HG de Marzo de 2012 había una reclamación clara (que el gobierno retirase la reforma laboral, aunque las esperanzas con esta estrategia obtusa cuando no traidora eran nulas, y todos lo sabíamos), en la huelga de mujeres no es sólo que las reclamaciones fueran objetivos genéricos, es que no había ni interlocutor. Una huelga es un arma con la que agredir a la patronal o al gobierno, que es con quien se rivaliza. Una huelga, fomentada por los partidos que sostienen el gobierno, ¿para pedir a los violadores que abandonen sus prácticas? Esto… ¿hay alguna neurona por ahí desperdigada?

Lamentablemente, de las pocas reclamaciones que sí que se podrían enmarcar en un conflicto laboral en el marco del cual se use el derecho de huelga como arma negociadora son… falsas.

No aceptamos estar sometidas a peores condiciones laborales, ni cobrar menos que los hombres por el mismo trabajo.

Lo cierto es que los trabajos más penosos o peligrosos son ocupados de forma mayoritaria por hombres, y por ello están sobrerrepresentados en las estadísticas de accidentalidad. En cuanto a cobrar menos por hacer el mismo trabajo, es un bulo que me sorprende lo extendido que está. Una tontería de similar éxito mas de distinto signo, progre o facha, habla de las ayudas que les dan a los inmigrantes y niegan a los españoles. Hay que ser muy idiota para poner por escrito algo que son como los mouros, el vulgo cree en ellos pero nunca jamás nadie ha visto ninguno.

Por cierto: mouro = ser fantástico propio de la mitología gallega.

¿Alguien ha visto alguna vez dos nóminas distintas por ocupar el mismo puesto? Empezando porque no sería legal, artículo 17.1 del Estatuto de los Trabajadores. Que por cierto, en el punto 4 afirma que la desigualdad sí que cabe en sentido contrario:

Sin perjuicio de lo dispuesto en los apartados anteriores, la negociación colectiva podrá establecer medidas de acción positiva para favorecer el acceso de las mujeres a todas las profesiones.

La igualdad por medio de la desigualdad, o cómo llegar a las Indias navegando hacia Poniente, the new normal.

La cuestión es que sí que existen sobradas razones por las que las mujeres deberían ir a la huelga, y una huelga de esas que los portavoces del poder tildan de “irresponsables” y “salvajes”. Entre otras razones, las mujeres deben ir a la huelga porque primero se ha normalizado, y luego legalizado, la figura del falso autónomo, que es el colmo de la desprotección laboral de un trabajador. Buena parte del empleo recuperado tras la crisis ha sido bajo esta forma de extrema precarización.

Las mujeres deben ir a la huelga para pedir un aumento salarial generalizado en todas las escalas, y muy en especial las intermedias; pues mientras las rentas del capital se han recuperado tras la crisis, no lo han hecho las rentas del trabajo, de tal forma que cada vez mayor parte de la riqueza generada se usa para retribuir el capital a costa del trabajo.

Y quizá por encima de todo, las trabajadoras deben ir a la huelga para denunciar la complicidad de la administración (de la cual depende la inspección laboral) con la patronal, por hacer la vista gorda con las horas extras efectivamente trabajadas y nunca cobradas. Porque tras la crisis, que efectivamente fue una estafa, se está haciendo el mismo trabajo con una plantilla más reducida y menos horas cotizadas, a base de alargar las jornadas y una sobrecarga de trabajo.

Por no mencionar el problema de las mujeres que no encuentran trabajo. No existe una violencia estructural hacia la mujer en la sociedad española, afirmar eso es un dislate, de hecho un hombre está sometido a más situaciones violentas sin que podamos afirmar tampoco que la violencia sea la norma en una sociedad desarrollada. Ahora bien, no es ningún invento hablar de paro estructural, cuando ni siquiera en los periodos de expansión económica el desempleo baja del 10%. La causa última de que muchas mujeres busquen y no encuentren empleo está no en el machismo del mercado laboral, sino en la falta de actividad económica de la economía española (muy en concreto, actividad industrial que cree a su vez demanda en el terciario) y aún habrá idiotas que hablen de decrecimiento. Y esta razón, el paro, es la poderosa amenaza que mantiene a raya el resto de demandas laborales de las mujeres trabajadoras.

Estos sí que son problemas concretos, muy reales, que sufren las mujeres trabajadoras en España, como bien sabe cualquier mujer que trabaje o pretenda trabajar en la empresa privada. Son razones que, a mi juicio, merecen una huelga general indefinida (diseñada su estrategia para maximizar el daño causado y minimizar el sufrido) y que ardiesen las calles (y esto sí que no es un eufemismo).

Pero estas agresiones a la mujer trabajadora no son tenidas en cuenta por las ideólogas del neofeminismo, a pesar de ser los grandes problemas de esa mujer trabajadora de la cual se abrogan su representación sin mediar elecciones (y en las próximas generales veremos cuál es su representatividad). Estas pajarracas son como los neoecologistas, aman la naturaleza como concepto, aunque les importe un carajo el estado de los ecosistemas concretos, cuya problemática desconocen y ni siquiera salen de su bar de moda para recorrerlos.

Las principales dificultades que afrontan las mujeres trabajadoras no son tomadas en consideración por el neofeminismo porque son exactamente los mismos problemas que sufren sus compañeros varones, y por los cuales tendrían que ir a la huelga junto a éstos, codo con codo, porque para eso son compañeros de línea, de despacho, de oficina o de taller.

Para el neofeminismo, los verdaderos problemas a los que se enfrenta una mujer trabajadora deben ser eludidos porque no responden a su esquema postmoderno del patriarcado opresor. Si algo malo le pasa a la mujer, es que debe haber un hombre detrás. Que trabajadores y trabajadoras compartan causas en la lucha dinamita su endeble discursito que se resume en un antagonismo de sexos, razas y preferencias sexuales, según el cual unos son privilegiados por defecto, y los otros explotados por defecto.

Antes de pasar al siguiente punto, quiero remarcar lo anterior. Si al neofeminismo identitario le importasen realmente las mujeres trabajadoras, estaría luchando por su problemática real en su puesto de trabajo, muchas horas, poco salario y algunas, aún por encima, con una protección social de mierda derivada de su condición de falsa autónoma. Pero no le importan una higa las mujeres reales, concretas, Antonia, Lucía, Susana… y mucho menos si son obreras. Por eso levanta bulos como lo de cobrar menos por el mismo trabajo, mientras pasa por alto la exacción muy real que sufren por parte de la empresa. Las personas, hombres y mujeres, no les importan una mierda; les importa su doctrina y hacen oídos sordos a aquella realidad que no la refrende (o no consiguen amoldar); porque a fin de cuentas, como la cúpula sindical, sólo les importa seguir viviendo del cuento enchufadas con su piquito de oro a la teta de las instituciones.

Como antaño los curas, monjes y monjas, obispos y demás morralla, estamos creando una nueva clase parásita que vive de sermonear a la clase productiva sobre la moralidad y las conductas adecuadas al nuevo credo postmoderno. Con las huelgas feministas no habrá ganado derechos ninguna trabajadora, pero los nuevos comisarios políticos y capellanes castrenses del identitarismo ya se han asegurado el futuro como “especialistas de género” (para el caso, astrólogos y quiromantes), con la confección de planes de igualdad y estudios de género al más puro estilo urdangarinesco. Y es que como bien nos enseñó el clero y mejor nota han tomado los charlatanes identitarios, el amor al prójimo empieza por uno mismo.

Sólo a unas diletantes de clase media se les puede ocurrir pedirle el esfuerzo a cada mujer trabajadora de sacrificar un día de sueldo y, lo que es mucho peor, significarse y exponerse a la no renovación del contrato temporal (o comercial, en caso de las autónomas), que es la nueva forma de despido. ¿A cambio de qué? ¿qué objetivos se esperaban forzar con esa jornada de huelga? ¿cuáles se han verificado? El objetivo real de la huelga del 8M, el que movió a la convocatoria y se declaró satisfecho al verse realizado, es la exaltación de la ideología identitaria. Y con esa desfachatez, pedían el sacrificio a casi la mitad de los trabajadores para glorificar su dogma y publicitar su doctrina.

Imaginad ahora una manifestación de los trabajadores musulmanes en España, enumerando todos los agravios de los que se sienten objeto (es muy importante la diferencia, en el mundo postmoderno no importa la realidad, sino la percepción de ésta), para demostrar que ellos son importantes en la economía. Un día al año, se celebraría una huelga islamista. ¿Os parece broma? Todavía no habéis visto ni la patita de los absurdos a los que nos puede conducir el identitarismo, siguiendo la estela de lo que ya está ocurriendo en USA. Es más, ya os convencerán los medios para que os parezca muy justo y loable.

¿Os acordáis de la pregunta que os hice al principio, sobre el Brexit?

Ahora decidme, ¿a quién consideráis que le conviene toda esta nueva botaratada identitaria?

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

69 comentarios »

  1. Por vuestra propia salud mental, sigo troceando la entrada original para facilitar la deglución.

    En un par de días, el cierre y ya durante una temporada pasamos a otro temita, que éste ya huele.

    Comentario por Nadir — 26 marzo 2019 @ 11:00 | Responder

  2. Estaría bien hacer una entrada con chistes sobre el Brekshit.

    Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 26 marzo 2019 @ 11:14 | Responder

    • Yo sólo me sé el del gato, y ahora, la viñeta que me acabas de pasar. Pero si te sabes más…

      Menudo papelón que están dando los políticos ingleses. A mí lo que no me cabe en la cabeza es que May no haya dimitido. Si no tiene el respaldo del parlamento, ni siquiera de tus propio partido, para aprobar el documento que has negociado… coño, que no es un flequito de un programa político, que es algo absolutamente trascendental, con mucho la decisión más importante de esa legislatura… la dimisión debería ser inmediata. Y que se forme otro gobierno que sí consiga la confianza de una mayoría del parlamento. Y que la UE negocie con ese nuevo gobierno. Negociar con May es una pérdida de tiempo, ya que carece de auctoritas.

      Ahora bien, también el parlamento es de lo más cachondo. No progresa el voto de censura a May, no quieren hard-Brexit, no quieren el deal, no quieren segunda votación, no quieren aplazamiento… ¿?¿?¿? Como diría mi madre, quieren que el agua esté calentica, pero que no queme. Pero claro, es que es una negociación, no es razonable esperar que el acuerdo sea a tu medida.

      Es ridículo.

      Comentario por Nadir — 26 marzo 2019 @ 23:34 | Responder

      • Lo de tener programa político, ya no se lleva. Lo de asumir responsabilidades, tampoco. Lo de presentar alternativas creíbles, mucho menos. Y, ya para terminar, se acabaron las mayorías sólidas en los parlamentos, que no hacen sino reflejar la polarización y confusión que reina en las sociedades posmodernas. Estamos en una nueva fase: los problemas simplemente se enquistan. Es de suponer que hasta que revienten…

        Comentario por Iván Bethencourt — 27 marzo 2019 @ 9:57 | Responder

  3. Reblogueó esto en El blog de Juan Manuel Grijalvo…y comentado:

    Da mucho que pensar.

    Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 26 marzo 2019 @ 11:29 | Responder

  4. Muy bueno el artículo.

    Me pregunto cuando este tema del identitarismo feminista/lgtb/emigrante/xyz empezará a oler.

    Porque todos estos temas que se repiten hasta la saciedad en todos los medios terminan por hartar al personal. O eso espero…

    Comentario por JM — 26 marzo 2019 @ 22:54 | Responder

    • Yo ya estoy hasta las meninges de que me intenten colar su propaganda por tierra, mar y aire.

      Comentario por Nadir — 27 marzo 2019 @ 0:19 | Responder

  5. Te quedas corto, españolista/catalanista, nacional/extranjero, etc, el ellos y nosotros.
    De verdad Unidas Podemos es mas incluyente, pero alguien estudio un poco de gramatica castellana, como sigamos asi avendran los de Vox diciendo pianisto, violinisto, el jirafo, la verdad es un tema muy cansino, y ofende q alguien dude de que llamen a alguno de los habituales machista. Pero tomesmolo como si nos llamaran fascistas, o fascistos, con una sonrisa burlona, jaja

    Comentario por Emilio Fernandez — 26 marzo 2019 @ 23:36 | Responder

    • Efectivamente, es que el de las derechas también es identitarismo. De hecho, la derecha tiene mucha más experiencia, mucho más que ganar en ese terreno.

      Remito al comentario a Javitxu de la entrada pasada:

      “La idea de que mi identidad y acción política deban estar determinadas por el color de mi piel o lo que tenga en la bragueta (dice la izquierda) o mi lugar de nacimiento (dice la derecha), me revuelve las tripas. Porque sé bien que esa dinámica conduce al sectarismo, al que estamos tan inclinados como especie. Y en las dinámicas identitarias, la lucha de clases SIEMPRE queda postergada (como inteligentemente comprendió Lenin, y eso que no era precisamente un dechado).”

      En la siguiente entrada también menciono este tema. Estamos atrapados en un nuevo modelo de política que, realmente, es muy antiguo: no se basa en ideas agrupadas en ideologías, sino en identidades. Para mí, desde ya muy joven, pero parecía ridículo eso que tenga que alegrarme de las victorias de Crivillé porque era español. Bueno, ¿y qué? Bonita coincidencia, es español, yo soy español… pero Crivillé es un gilipollas mientras yo procuro no serlo mucho. A mí me gustaba mucho como pilotaba Daijiro Katoh, a pesar de que había nacido casi en las antípodas. Pero me parecía un fulano muy humilde, muy buen pavo, y un piloto extraordinario. Cualidades que valoro mucho más que no la casualidad de que alguien haya nacido en mi mismo Estado (qué casualidad, igual que otros 47 millones de personas, la inmensa mayoría gilipollas integrales).

      Hasta ahora siempre había sido la nacionalidad, pero de un tiempo a esta parte se han creado otras categorías, otros agregadores políticos. El de la raza es MUY peligroso, no tengo ni que explicarlo. Pero el del sexo es demencial. Simplemente demencial.

      Comentario por Nadir — 27 marzo 2019 @ 0:32 | Responder

  6. Tú no has estado en una huelga en tu vida, Hulio. En las huelgas pides a favor de tu colectivo. No tiene por qué ser mesurado, justo, ni mucho menos unánime. Ahí tienes a la pasma, que pedía equiparar sus sueldos a los de los mossos, olvidando los pequeños detalles de los que ellos disfrutan y los otros no, como vivienda, seguros médicos, descuentos en viajes, etc, etc… y ¡oh, qué curioso! que yo sepa no hiciste para ellos tres entradas ni los calificastes de “mamarrachada”, ni los comparastes con el ISIS. A veces por menos regalan viajes con todos los gastos pagados a la Audiencia Nacional.

    Furia fundamentalista, turba, controladoras de la prensa… por esos bosques galleguiños no sólo se queman eucaliptos, ¿eh, eh? (Guiño, guiño) Para hablar de una huelga, habría de informarse un poco sobre sus objetivos. En este caso nunca se ha enfocado como una huelga laboral. Al menos en lo que se refiere al trabajo remunerado. Había mucha más intención y compromiso de dejar de hacer por un día todas las faenas domésticas, expresada magníficamente por carteles como este: “Manolo, hoy hazte la cena tú solo”; para hacer visible la importancia y valor de todas sus aportaciones.

    ¿Ahora quiere que además de la casa se encarguen de la lucha laboral? Muchas serán rubias, pero no son tan tontas como para después de haceros el trabajo en casa, hacerlo también en la calle. De estas cosas se debería encargar las organizaciones sindicales, que representan a todos los trabajadores. Pero si los maromos prefieren quedarse en casita viendo er furbol, aunque les recorten hasta el hígadillo, pues nada, seguir racándaos vuestros huevazos mientras los demás se movilizan. Que esa es otra, ya os están sacando bien los colores, ¿eh? Que en un país saqueado y con continuos recortes y precariedad, los únicos que se movilicen son las mujeres, los ancianos, y hasta los crios el otro día por el clima… Y en vez de avergonzaros hasta el corvejón, todavía los llamais “turba” y “furia fundamentalista”. Justificadamente, claro está, porque esas violentas masas provocaron tales disturbios que tuvo el pavoroso balance de… ni una papelera volcada. Sí, amigos. Así de peligrosas son estas fanáticas yijadistas.

    Cuidao, cuidao… que una nueva especie terrorista parece acecharnos… se hacen llamar “neoecologistas”, que junto a las “neofeministas” parecen ser como Al-Qaida y el ISIS. ¡Horror! ¡Escóndanse en sus búnkeres, amigos! ¡Sálvese quién pueda!

    Comentario por Luciano Mendez — 27 marzo 2019 @ 8:18 | Responder

    • Lo siento, pero no se entiende apenas nada de lo que quiere decir.

      Comentario por JM — 27 marzo 2019 @ 11:57 | Responder

    • Vale, seguimos con los clichés que te ha enseñado Irantzu Varela: los hombres somos unos señoros que se dedican a ver el fútbol y, entre partido y partido, acosamos a alguna mujer.

      Los hombres son todos unos cerdos; las mujeres, todas unas putas; y con este nivel de debate vamos a llegar muy lejos como sociedad.

      ¡Ah! Es verdad. Del mismo que suelta la tontería de “¡cómo puedes comparar…”! no cabía menos que caer en otro de las falacias clásicas: “pero no hablas de esto otro”. Qué cojones tendrán que ver los picolos…

      Pues no, claro que no, estoy encantadísimo que se suban los salarios de unos analfabetos con pistola, especialmente sabiendo que somos el segundo país europeo con más efectivos policiales por población (tras Italia). Lo mejor para equilibrar unos presupuestos, lo que más necesita España en este momento: porra. Lo normal, precisamente en un blog que se distingue por su agradecimiento y aplauso a la generosa contribución de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado al mantenimiento de la paz y la democracia. Si yo soy cobarde qué podemos decir del resto de medios, empezando por los profesionales…

      Pero vamos, tampoco recuerdo haber hablado en este espacio del conflicto de Cachemira, o de la situación del Condado de Treviño, o ni siquiera de los gilets jaunes.

      -Pero de las feministas sí que hablas, ¿eh? Pero con Treviño, con esos sí que no te atreves.

      Eres tonto, y no hay más vueltas que darle.

      Comentario por Nadir — 27 marzo 2019 @ 17:07 | Responder

      • Hablo de hechos. Los “sindicatos” de los que tanto hablas, no has sido capaces en todo este tíempo de plantear una movilización mínimamente efectiva. En ese tiempo, los jubilados han salido docenas y docenas de veces a la calle defendiendo sus derechos. Las mujeres han salido menos, pero cuando lo hacen, lo hacen de forma masiva. Hasta los estudiantes, y dentro de poco hasta los niños de guardería serán capaces de movilizarse antes que voxotros, huevones, que lo único que sabeis es criticar a quienes son mil veces mejores que vosotros. Si tuvierais un poco de vergüenza, quedaríais calladitos en un rincón, de que los ancianos, las mujeres y los crios sean mucho más “hombres” que vosotros. Esa es la realidad, y los que no vivien en la realidad son los que están pirados. Y eso sí que no hay vuelta que darle.

        Comentario por Luciano Mendez — 29 marzo 2019 @ 8:48 | Responder

    • No has entendido nada. Los empresarios y la derecha frotándose las manos con vuestra huelga anti-cena para Manolo. Explícanos porqué la mayoría de las mujeres ha votado a la derecha en Andalucía después del exitazo de esa huelga. Pero con calma…

      Comentario por Greg — 27 marzo 2019 @ 22:22 | Responder

      • Si de verdad creyeseis que esta era una huelga contra los empresarios, sois más miserables de lo que se podía esperar. Significaría que entre las mujeres y los empresarios, preferiríais a los empresarios. Y luego ir de proletarios, de izquierdistas y igualitarios. Sí. Cada vez se os ve más la patita levantá cara al sol, aireando el sobaquillo. La demostración de que no hacerle la cena a Manolo es más que efectiva, es ver a todos los Manolos que estais aquí llorando porque pretenden que se os acabe el chollo.
        No tengo ese dato. Ahora mejor explícarlo vosotros cómo todas esas extremistas radicales ultrafeministas votan luego a la derecha. ¿Algo no cuadra, no?

        Comentario por Luciano Mendez — 29 marzo 2019 @ 9:05 | Responder

        • “No tengo ese dato”. Nunca los tienes.
          “No me he leido aún el trabajo original de la universidad de Yale”. No lo has leido, te creemos.
          “Lamer ciruelos, sobaquillo, Manolos, miserables,huevones, etc”. Gran pensador.
          Etc, etc, etc.

          Comentario por Greg — 29 marzo 2019 @ 21:09 | Responder

  7. É seu momento de “ Glória”no proceso da história da humanidade ( 1789-revolução francesa/ abolição escravitude s.XlX/ revolução obreira-1919/ fim colonial-1974/ hoje a igualdade social,em “tudo “da mulher) .
    Eu gostoso, sumo-me a elas/elos, nesta mani festiva-teatral de concienciá-las/los. A toma de consciencia é 1º passo . Os sucessivos (inevitável sempre haverá erros inadequados) virão sucesivamente no devenir.
    Nota bene: Considero-me (desgraçadamente) leigo em materia de Economia, mas lendo o presente escerto tomado no dia de hoje do jornal “5 dias”

    Mas a realidade palpitante do dia a dia na vida do “nosso outro Eu”. Acho um enorme paradoxo com seu relato escrito.
    Um saúdo e meus cumprimentos. ramom

    Comentario por ramom nogueira calvo — 27 marzo 2019 @ 9:58 | Responder

    • Unha cousa que esquecemos a cotío. Foi nos países socialistas nos que a integración da muller en tódolos eidos do traballo fíxose dun xeito efectivo. Non era raro ver a unha muller checa conducindo un tractor ou unha ucraniana nunha siderurxia.

      Máis cousas. Non se fai unha folga para tomar conciencia. Convocar unha folga é moi serio, como teño escrito, porque obrigas ós traballadores a sufrir voluntariamente un dano. Unha manifestación si pode servir para crear conciencia. Pero conciencia de que? Da diferenza esencial que separa a homes e mulleres? Homes como bodes cheos de violencia e desexo sexual que someten as mulleres, doces e inocentes corderiños? Veñaaaaa, a min que non me veñan con contos. A mesma lenda do negro violador, agora extendida a tódolos homes, especialmente brancos.

      A merda que hay detrás da manifestación do 8M non chega nin a ideoloxía, é unha mergallada intelectual.

      Comentario por Nadir — 27 marzo 2019 @ 15:33 | Responder

      • Diz o Sr. e creio diz muito bem , que a incorporação da mulher ao trabalho social-laboral colheo pulo com a revolução soviética(na espanha do 36 foi simplesmente jugulada). Mas fracasou na toma do poder, frente do patriarcado social. Justamente ésta conscienciação é o “cuore”do atual movimiento social ( 8 M-mulheres/homes) que quermos revertir um longo processo perverso da História, na procura de “Humanizar”polo condicionamento/descondicionamento o desarrolho do nosso destino de estarnos-no-mundo,superando a evoluão darwiniana pura e dura.
        Quanto à “Folga/greve” puramente anedótica (salvo alguém a titulo individual). Aquí justamente o que se pretenderem .O importante.O “cuore”.Tratava-se de conetar/consciênciar/denunciar…à toda a Sociedade algo tão essencial como a preservação da vida na nave espacial Mundo(entre outras, consumir só o imprescindivel por hoje ainda utopia). Refiro-me ao compromisso da UE de objetivos contra cambio climatico para 2030.Espanha já apresentou o “Plano Nacional Integrado de Energia e Clima 2021-2030.
        Saúdos e cumprimentos.

        Ramom Nogueira calvo

        Comentario por ramom nogueiracalvo — 28 marzo 2019 @ 10:36 | Responder

        • Por favor, empreguemos as palabras con rigor.

          Patriarcado: Forma de organización social en que o home exerce o poder en todos os terreos e goza dunha posición dominante na familia.
          https://academia.gal/dicionario/-/termo/busca/patriarcado

          Penso que ti prefires o Estraviz. Como gustes:
          https://www.estraviz.org/patriarcado
          Organização social primitiva em que a autoridade é exercida por um varão e atinge os parentes mais afastados.

          De feito, penso que é mellor definición, máis concreta que a outra. O patriarcado exixe a existencia da figura dun patriarca. Onde está ese patriarca na sociedade actual?

          Esta non é a realidade actual nas sociedades occidentáis, e o sabes. Se queremos progresar no coñecemento, e non só facer propaganda, cómpre ser rigorosos. Porque se a realidade da sociedade galega é que rexe un sistema patriarcal, quedamos sen palabras para describir sistemas sociáis do pasado, ou do presente como no caso da Arabia dos Saud.

          No canto á folga do 8M, o manifesto era un compendio de lugares comúns da esquerda progre, pero o cambio climático non estaba entre eles:
          http://hacialahuelgafeminista.org/manifiesto-8m-2019/

          Supoño que porque non atoparon a forma de presentalo como unha agresión machista, no cal as mulleres levaban a peor parte (ó tempo, todo é cousa de botarlle imaxinación, se o fixeron coas obras de soterramento da M-30…).
          https://elpais.com/ccaa/2018/01/10/madrid/1515616362_667521.html

          Comentario por Nadir — 29 marzo 2019 @ 15:04 | Responder

  8. Preguntas que se me ocurren a raíz de tu artículo. ¿También es un bulo el que la mujer esté infrarrepresentada en los consejos de administración de las principales empresas del país y más allá? En caso de que no lo sea: ¿a qué se debe?

    Comentario por Iván Bethencourt — 27 marzo 2019 @ 10:00 | Responder

    • 1.- Sí, sin duda.

      2.- No existe una única causa y, como sabrás, no existe consenso. Ni será posible alcanzarlo con el clima tan enrarecido por el fanatismo identitario.

      Yo me permito apuntar algunas. La persistencia de una cultura sexista que otorga al hombre mayor aptitud para el mando, estimo que es la principal (claramente en regresión). Otra fundamental es la mayor disponibilidad que por lo general suelen mostrar, derivada de que aún a la mujer se considera que debe ser quien se ocupe de la parte fundamental de la crianza de los hijos (además del hecho ineludible de que es quien debe pasar por el embarazo, parto y hasta cierto punto la lactancia). Es decir, razones culturales.

      Y luego, hay quien propone que también existe una cierta tendencia innata (en todo caso leve, estadística y no determinista) de los hombres a buscar puestos de poder a costa de otros aspectos de la vida. Como siempre, es muy difícil desligar la parte social de la somática en las elecciones que hacemos en la vida, así que es difícil establecer conclusiones definitivas en las diferencias entre sexos. A mí se me antojan que son mínimas, por decir algo, un 90% de nuestro comportamiento es adquirido y el resto innato. Pero vamos, es una sospecha, tendrá que ser la ciencia quien lo determine (y no será ahora, pues toda conclusión sobre este tema estará contaminada por la ideología, habremos de esperar unas cuantas décadas para volver a volcarnos seriamente sobre el tema).

      Como ves, he intentado contestarte de la mejor manera que puedo. Ahora seré yo quien te proponga unas cuestiones, a ver si me contestas también con franqueza:

      ¿Crees que existe una infrarrepresentación por motivos de clase en los consejos de administración de las principales empresas del país y más allá?

      ¿Hay más mujeres que hijos de obrero en los puestos directivos del IBEX35 o es al contrario? Las mujeres son el 52% de la población. Los trabajadores por cuenta ajena y autónomos, el 96%. ¿Qué colectivo está más infrarrepresentado?

      Y una última pregunta. ¿Por qué crees que la doctrina actual sólo le da relevancia a ciertos tipos de infrarrepresentación, y no a otros?

      Comentario por Nadir — 27 marzo 2019 @ 15:22 | Responder

      • Muy buena respuesta, sobre todo el final.

        Estamos ya tan acostumbrados debido a los medios de comunicación a pensar en unos tipos de infrarrepresentacion y no en otros que resulta difícil pensar en otras alternativas.

        Comentario por JM — 28 marzo 2019 @ 21:29 | Responder

      • Como bien sabes, es innecesario explicar por qué hay menos hijos o hijas de obreros u obreras en los consejos de administración de las principales empresas. Si sometiéramos a un buen puñado de esos consejos a comparaciones estrictas, en efecto, saldrían muchos datos: tanto por ciento de rubios, tanto de personas de más de un metro ochenta, etc. Pero ¿tendrían todas las diferencias detectadas el mismo valor ante determinadas preguntas? A mí me parece evidente que no. Porque una diferencia de género podría apuntar a algo más profundo en el tema que nos ocupa si se extrapola a otros ámbitos, mientras que la mayoría de las demás diferencias serían irrelevantes.

        Pero, como tú mismo apuntas, la infrarrepresntación femenina en los consejos de administración de las empresas es un hecho evidente, y también creo que se deben a motivos culturales que todavía están muy arraigados. Creo, sin embargo, que algunos de estos motivos están ocultos, porque se han vuelto muy sutiles. Por ejemplo, al reconocer que las mujeres están mucho más expuestas al cuidado de los hijos y de los mayores, admitimos que se trata de un colectivo muy vulnerable a la explotación laboral. Y dicha vulnerabilidad no se detecta con la sola comparación de su nómina con la de sus compañeros varones.

        Comentario por Iván Bethencourt — 28 marzo 2019 @ 22:04 | Responder

        • “admitimos que se trata de un colectivo [el de las mujeres] muy vulnerable a la explotación laboral” –> En ese plural estarás incluido tú y otros adoctrinados, que tenéis que buscar la forma de presentar a la mujer como víctima. Pues no, mis compañeras de estudios están tan “expuestas a la explotación” como lo puedo estar yo. Acaso tú seas mucho más vulnerable que cualquiera de ellas, y te puedo decir lo que cualquiera de ellas piensa que puedes hacer con tu compasíón. Mejor resérvala para ti, que seguramente la necesitarás más que cualquiera de ellas.

          Por otra parte, la crianza de los niños, en todo caso hace al que la desempeña menos proclive a ser explotado… al estar fuera del mercado de trabajo. En todo caso, el explotado será el otro miembro de la pareja, que tiene que romperse los cuernos porque toda la familia depende de su nómina. Pero eso ha dejado de estar de moda. Antes el hombre era el cabeza de familia, y ahora es un mula de carga.

          “dicha vulnerabilidad no se detecta con la sola comparación de su nómina con la de sus compañeros varones” –> No, claro que no. Para “detectarla” hay que hacer un cursillo de perspectiva de género, que vienen a ser la catequesis o ejercicios espirituales, pero para progres. Y ya eres la tercera persona que me excusa en este espacio la MENTIRA de que las mujeres cobran menos por el mismo trabajo. Claro, hay que tener más cosas en cuenta… vamos, que es un bulo. Una mentira. ¿O como se dice mentira en el lenguaje postmoderno y su realidad fluida? Ah, es verdad, es que tú lo percibes así. La realidad es demasiado prosaica.

          Entonces, que en los consejos de administración los rubios o los altos estén sobrerrepresentados, eso para ti intrascendente. Pero si hay más mujeres, sí que es relevante. Además, es que tú mismo lo dices: “¿tendrían todas las diferencias detectadas el mismo valor ante determinadas preguntas?” Pues claro que no. Si vas buscando diferencias de sexo, encuentras diferencias de sexo. La pregunta es ¿y por qué no vas buscando otras diferencias, como las de clase? ¿por qué no os formuláis esas preguntas?

          Mira, en la mamarrachada del 8M se pidió a las trabajadoras que fueran a la huelga para… que hubiera más mujeres en los consejos de administración. Ya ves, a una mujer que trabaja en una línea de montaje de la Citroën de Vigo, lo que le importa que en el consejo de administración de PSA se siente alguien que mee de pie o sentado (por eso el seguimiento fue mínimo). Ni ella, ni su hijo sea del sexo que sea, llegará jamás a sentarse en un consejo de administración. Así le salga el hijo un puto genio. Porque esos puestos están reservados a los individuos de cierta clase, y ése es el verdadero techo de cristal para el obrero. Si es muy muy muy listo, llegará a responsable del departamento de I+D. Pero a la aristocracia empresarial no se llega por inteligencia y esfuerzo, sino por relaciones. Que quien ocupe el sillón sea un o una borjamari realmente, al trabajador, debería importarle entre poco y nada. Lo verdaderamente relevante será cuando los trabajadores empiecen a acceder a la propiedad de las empresas y a tener puestos en el consejo. No el tipo de ropa interior que use ese representante. Qué manía tenéis de andar oliendo braguetas.

          Comentario por Nadir — 28 marzo 2019 @ 22:45 | Responder

          • Donde estan las medidas concretas de estos colectivos para favorecer que una mujer pueda quedar embarazada sin ser despedida?, donde estan las medidas para que se cumpla la ley en la reduccion de jornada por maternidad. Hay una cosa que no entiendo, no entiendo lo de la baja de paternidad igual para hombres que para mujeres. Y lo digo desde la experiencia quiza 45 dias quiza 2 meses mientras la mujer se recupera, hacer las tareas comidas, etc, donde la amdre es mas vulnerable debido al cambio y a sobre todo para que la amdre se recupere fisicamente. PEro creo que es mas importante que la madre tenga minimo 6 meses de baja, basicamente por que es el periodo de lactancia exclusiva y pq el mejor alimento es la leche materna ( lo digo yo y lo dice la OMS). Incluso mi hermana tuvo problemas en su curro, y su jefe era, sorpresa? una mujer. De hecho creo que la mayor diferencia entre sexos es esta, la reproductiva, las mujeres tienen un periodo en el q son mas vulnerables fisica y mentalmente, pero no veo q ningun profeta postmoderno hable de proteger mas a la mujer en este periodo y no solo laboralmente.
            Y respecto a la explotacion, os cuento mi anecdota personal, no solo iba a trabajar a mi curro habitual, si no q sustituia a mi mujer a limpiar una tienda (otras 6 horas mas semanales), hacia la compra escaqueandome del curro, llegaba a casa y hacia la comida para el dia siguiente o dias. Y luego el crio dando la noche pq comia cada hora o hora y media. Lo pienso ahora y no se de donde sacaba fuerzas, jaja

            Comentario por Emilio Fernandez — 28 marzo 2019 @ 23:25 | Responder

            • Sí, los permisos iguales e irrenunciables para el hombre y la mujer es un tema clave, y una muy buena medida del pacto de gobierno (las cosas como son, bien por el P$O€ y por Podemos). La explicación es simple: así evitamos que un empresario (que oye, él mira por sus garbanzos, tampoco se le puede pedir que haga caridad con su empresa, mientras se mueva dentro de la legalidad…) tenga más preferencia por contratar hombres que mujeres: si hay embarazo en la pareja, da igual hombre o mujer que van a faltar el mismo tiempo. Sí, realmente quien más necesita ese permiso es la mujer, es cierto, pero… digamos que la solución menos mala. También leía el otro día que cuanto más tiempo esté la mujer fuera del mercado laboral, más impacto tiene en su sueldo futuro. Y que la medida que más lo evita es la disponibilidad de guarderías. Que yo es una medida que la llevo diciendo desde hace siglos: guarderías y asilos públicos y gratuitos. Para mí es básico. De esta forma, liberamos realmente a la mujer del cuidado del hogar y puede acceder al mercado laboral en pie de igualdad. Pero claro, es una medida que cuesta muchos dineritos, y tan radicales no son, estos de Unidas Podemos (hacer el ridículo).

              Hombre, por solución, también tengo otra: una industria de propiedad mixta, estatal-cooperativa. La dirección en manos de los trabajadores con representantes del Estado, y en este caso no hay nada que temer, porque los trabajadores no propondrían despedir a una compañera (o dejar de contratarla) porque vaya a ser madre. Más que nada, porque entonces también les podría tocar a elllas (o a las parejas de ellos). Pero esto ya es ciencia-ficción para algunos (y eso que no habría que tocar ni una coma del ordenamiento jurídico actual para implementarlo).

              Comentario por Nadir — 29 marzo 2019 @ 13:44 | Responder

          • «“admitimos que se trata de un colectivo [el de las mujeres] muy vulnerable a la explotación laboral” –> En ese plural estarás incluido tú y otros adoctrinados»
            Simplemente hacía una relación lógica; el plural, si quieres, puedes considerarlo un recurso literario. Bastaba con refutar sus bases. Demasiada susceptibilidad, madre mía.
            En cuanto a colgarle gratuitamente etiquetas a los demás, es algo que todos podemos hacer, y, de hecho, es el motivo por el que los debates que vemos en las tertulias mediáticas son una pura pérdida de tiempo. Hace unos días, una conocida me dijo que quienes defendemos la Memoria Histórica somos unos hipócritas y unos resentidos, así de entrada. Sucede que hay algo que es anterior a las ideas y al debate. Se llama respeto. Si no lo hay, ningún tipo de diálogo es posible.

            «y te puedo decir lo que cualquiera de ellas piensa que puedes hacer con tu compasíón»
            Estás confundido, hablo de justicia.

            «tenéis que buscar la forma de presentar a la mujer como víctima»
            Seguimos colgando etiquetas, presuponiendo una ignorancia fundamental en los demás o un ánimo malicioso. La mujer lleva miles de años de sometimiento, no sé si habrás oído hablar de ello. Me parece muy ingenuo pretender que semejante inercia social e histórica haya desaparecido en tan pocos años sin dejar rastro.

            «Por otra parte, la crianza de los niños, en todo caso hace al que la desempeña menos proclive a ser explotado… al estar fuera del mercado de trabajo.»
            Pues no. Una madre trabajadora soltera (casi siempre es una madre trabajadora soltera y no un padre trabajador soltero, ¿por qué será?) estará más dispuesta a aceptar condiciones injustas en su puesto de trabajo, dado que no puede permitirse prescindir del sustento de sus hijos. Es elemental.

            «Antes el hombre era el cabeza de familia, y ahora es un mula de carga»
            Tiene fácil solución: vota a Vox.

            «No, claro que no. Para “detectarla” hay que hacer un cursillo de perspectiva de género, que vienen a ser la catequesis o ejercicios espirituales, pero para progres»
            Deberías presentarte a un concurso de chascarrillos. Yo, en cambio, me he equivocado de canal, pensaba que íbamos a debatir en serio.

            «ya eres la tercera persona que me excusa en este espacio la MENTIRA de que las mujeres cobran menos por el mismo trabajo»
            La clave está en que no siempre se trata del mismo trabajo, aunque en el papel desempeñen la misma función y reciban el mismo sueldo.

            «Entonces, que en los consejos de administración los rubios o los altos estén sobrerrepresentados, eso para ti [es] intrascendente»
            Tan intrascendente como si el objeto de la investigación fuese averiguar la incidencia de las almorranas entre los consejeros administrativos mayores de sesenta años. ¿Tendría algo que ver los rubios o los morenos? Por favor…

            «a una mujer que trabaja en una línea de montaje de la Citroën de Vigo, lo que le importa que en el consejo de administración de PSA se siente alguien que mee de pie o sentado»
            Puede ser, pero en la aplastante mayoría de los casos será alguien que mee de pie. Este dato, como ya he dicho, solo es importante si es un síntoma de algo que también puede extrapolarse a otros ámbitos. Y parece ser que sí. Pero, nada, centrémonos en la cantidad de rubios o de morenos…

            En fin, Nadir, yo llego hasta aquí. Saludos.

            Comentario por Iván Bethencourt — 29 marzo 2019 @ 18:05 | Responder

            • Pero el respeto hay que merecérselo. Yo te respetaré en la medida que te hagas deudor de ello. Si tú me dices que las mujeres son “un colectivo muy vulnerable a la explotación laboral”, yo con toda la seriedad y el rigor del mundo digo que has sido adoctrinado. Y, a continuación, me burlo de ti, y con razón porque eres TÚ y no yo el responsable de haberse dejado adoctrinar.

              Lo primero, habrá que definir explotación laboral. Es muy difícil fijar el límite de lo que son unas condiciones laborales justas, o al menos aceptables, de las condiciones abusivas que permitirían hablar de explotación laboral. Pero en todo caso, sabemos que es función de la retribución, de las horas de trabajo reales y de otras condiciones laborales (vacaciones, días de asuntos propios, dietas…). Si, como te cuesta admitir, dos trabajadores que cumplen la misma función en una misma empresa cobran lo mismo, tienen el mismo horario y los mismos beneficios, independientemente de su sexo, podremos decir que están explotados o que son unas condiciones justas, pero en cualquier caso son las mismas condiciones independientemente del sexo.

              Y es que, por regla general, una mujer cobra lo mismo que su compañero varón (de hecho, suelen pagar a ambos el mínimo por convenio, y a ser posible los contratan, a ambos, por una categoría laboral inferior, y ésta sí que es una treta bastante habitual que, curioso, tampoco mencionan las hembristas identitarias porque afecta por igual a trabajadores y trabajadoras). Si tú tienes conocimiento de algún caso en el que no sea así: denúncialo. Mira, te paso en enlace:
              http://www.mitramiss.gob.es/buzonfraude/
              Ya tiene un apartado y todo, sobre la discriminación salarial por motivo de género.

              “La clave está en que no siempre se trata del mismo trabajo, aunque en el papel desempeñen la misma función y reciban el mismo sueldo.” –> No te explicas muy bien, pero creo entender que te refieres a que las mujeres son contratadas en una escala laboral inferior del trabajo efectivo que luego desempeñan. ¿Es eso? ¿Es ese el argumento? Pues sí, es cierto, como decía es lamentablemente frecuente. Lo que no es cierto es que exista diferencia en ser aplicada sobre hombres que sobre mujeres. Como es lógico, el empresario, si puede, hará lo posible por reducir el salario de sus trabajadores. ¿Por qué iba a renunciar a aplicar la misma artimaña, en el caso de sus empleados varones? Eso no tiene ningún sentido empresarial. Pero, sobre todo ¿algún estudio que sustente tu afirmación? ¿O cuando te inscribiste en la secta no pediste previamente demostración de sus dogmas? Ah, claro, que es artículo de fe, no está bien visto pedir datos de las afirmaciones extemporáneas. Claro, por eso es una secta.

              “Estás confundido, hablo de justicia.” –> No, si apruebas que una mujer acceda a un cargo estando peor cualificada que otro postulante masculino, por cubrir un cupo de sexo, no estás del lado de la justicia. Y es lo que se pretende forzando por ley un reparto paritario de posiciones en los consejos de administración.

              Tampoco hablas de justicia, si te parece bien que la pena por dar una bofetada dependa del sexo de quien la da y quien la recibe.

              “La mujer lleva miles de años de sometimiento, no sé si habrás oído hablar de ello.” –> ¿Acaso queda alguien que no haya escuchado esa consigna? Sometimiento… se entiende que al hombre. Es algo más complejo que eso. En las sociedades tradicionales existen unos roles en función del sexo. Son sociedades sexistas, pero no por un casual, sino porque en las sociedades agroganaderas el hombre aportaba la mayor cantidad de trabajo, que luego se traducía en calorías. Además, el mayor vigor físico del hombre le daba un papel más relevante en la defensa del grupo. Y, como son los que se sacrifican en la guerra, los que sangran, también exigen un estatus superior. Un mecanismo similar es el que llevo al advenimiento de la democracia ateniense (si el pueblo llano empuja y combate en los navíos que dan la victoria a Atenas, también quieren tomar parte en las decisiones). Es este mecanismo el que luego se cristalizo en forma de religiones y costumbres sociales que daban la primacía al hombre sobre la mujer (en varios versículos de la Biblia o del Corán, por ejemplo).

              Entonces ¿podemos considerar la posición de la mujer como de sumisión? Según y como. Habría que discutir de qué momento histórico en qué sociedad. Lo que podemos afirmar es que tenían roles distintos, no precisamente más lisonjero el del varón. Si existiera una relación de opresión, sumisión, explotación… la mujer viviría en peores condiciones que el hombre, trabajaría para el provecho de éste… Pero tradicionalmente es al contrario: el hombre, con su mayor capacidad de trabajo, aportaba más cantidad de alimentos para sostener el grupo familiar. Según como lo veamos, es la mujer la que se aprovecha de la relación con el hombre, que tiene acceso a más calorías que las que podría lograr por su cuenta.

              Es muy interesante cómo en alguna de las pocas tribus de cazadores-recolectores que quedan, las relaciones de poder “político” dentro de la tribu se invierten. ¿Por qué? Yo apunto de nuevo a una jerarquía establecida por lo que aporta cada individuo al grupo. Los hombres, efectivamente, desempeñan el papel de cazadores. Y efectivamente, cuando la expedición tiene suerte la tribu se pega una gran comilona. Pero las que la salvan de perecer son las mujeres, pues son ellas las que se especializan en buscar los frutos y raíces que garantizan un aporte continuado y seguro de calorías, suponiendo el 80% de la ingesta total del grupo. Y como aportan más, mandan más que los hombres.

              De todas formas, Galicia es un buen ejemplo de tierra en la que las mujeres han trabajado como bestias, al lado de sus maridos. Y en correspondencia han mandado mucho. Depende de la idiosincrasia de cada pareja, pero muchas veces tengo visto que la parte dominante e incluso autoritaria de la pareja era ella.

              De hecho, por añadir un contraejemplo que lo tengo muy a mano: en la aldea, hay dos mujeres ya octogenarias con las que nadie, ni hombre ni mujer ni santo, se atreve a enfrentarse. Son realmente temibles. Si dijésemos que en la aldea rige un matriarcado, quizá exagerásemos, pero desde luego que no hay ningún hombre que se atreva a arrogarse el título de patriarca.

              En todo caso, esto era en las sociedades tradicionales, en las cuales la fuerza física era determinante en el devenir diario. Con la mecanización, esta ventaja se diluye (cada vez son menos los sectores laborales que la demandan, y no son los mejor pagados). La mecanización, unida a cambios tecnológicos como el agua corriente, la lavadora o la píldora, sacan a la mujer del trabajo doméstico y se incorpora al mercado laboral. Un mercado laboral en el cual cada vez más la fuerza es irrelevante para dar paso a las capacidades intelectuales, lo cual permite a las mujeres aportar a la “tribu” tanto como los hombres, y por lo tanto exigen mandar en relación a ello. Y en esas estamos. Hoy, en Europa, para encontrar una mujer de la que podamos decir que está sometida, tenemos que indagar sobre casos aislados, y las más de las veces se darán en comunidades de inmigrantes (y ni siquiera en ellas sería la norma, sino casos extremos). Decir, en general, que la mujer hoy, en Occidente, está sometida, es simple y llanamente una fantasía, una deformación en la percepción de la realidad, provocada por un adoctrinamiento en la doctrina postmoderna. En la cual, efectivamente y me reafirmo, dais piruetas dialécticas para presentar a la mujer como víctima perpetua.

              Como ves, esto es hablar en serio. La lástima es que sólo yo soy capaz de alcanzar ese nivel, porque tú te quedas en la superficie, en las generalizaciones, en pintar el cuadro con la brocha gorda. Luego pides respeto, pero no te lo ganas. Yo te trato según lo que demuestras, no podrás alegar que soy injusto. Si eres simplón en tus apreciaciones, te lo indico y te trato como tal. Si copias eslóganes manidos en vez de pensar por tu cuenta, no puedo tenerte el mismo respeto que aquellos que tienen ideas originales y, sobre todo, personales.

              Una madre trabajadora soltera estará más dispuesta a aceptar condiciones injustas en su puesto de trabajo –> Ah, ah. Para el carro. Entonces ya no son las mujeres, como categoría identitaria. Ya sólo es un subgrupo, que son las madres solteras. De acuerdo, puede tener su lógica. Ahora ocupémonos de otro subgrupo: el de padres divorciados que no acceden a la custodia compartida y tienen que pasarle una paguita a la mujer, seguir pagando su parte de la hipoteca, mientras se buscan algún lugar de alquiler. ¿Qué te parece? ¿Quién está más expuesto a ser explotado por un empresario sin escrúpulos, debido a su situación de necesidad? ¿O no existen casos como el que describo? Sin embargo, tú concluyes, a partir de casos particulares de madres solteras (habrá otras que vivan con holgura), que el conjunto de las mujeres son un “colectivo muy vulnerable a la explotación laboral”.

              A ver, respóndeme tú mismo si te atreves. ¿Qué dice el anterior razonamiento de tu inteligencia? Si no logras entender dónde tu razonamiento hace aguas, te haré un paralelismo. Ves un gato cruzando la calle. Este gato es negro. Tú escribes: los gatos son negros.

              Te digo lo mismo que a Luciano: gracias por entrar y describir cuál es el nivel dentro de la secta postmoderna.

              “¿Tendría algo que ver los rubios o los morenos?” –> ¿Una discriminación racial? También parece un campo de trabajo apasionante para encontrar opresiones.

              🙂

              Comentario por Nadir — 29 marzo 2019 @ 22:02 | Responder

              • «Como ves, esto es hablar en serio. La lástima es que sólo yo soy capaz de alcanzar ese nivel»
                Desde luego, es una lástima que seamos todos tan mediocres. Menos mal que estás tú para darte cuenta…

                «Yo te trato según lo que demuestras»
                Querido juez supremo y ejecutor: el respeto siempre va por delante. Lo tuyo es arrogancia pura y dura.

                Comentario por Iván Bethencourt — 29 marzo 2019 @ 22:49 | Responder

                • Cuando me analizo, me deprimo. Cuando me comparo, me ensalzo.
                  Agustín de Hipona.

                  Mi cultura es bastante pobre, y soy amargamente consciente de ello. Pero sin duda, mi capacidad de análisis es superior a la tuya, eso lo puede entender cualquiera que lea nuestros comentarios. Es lo que ambos hemos demostrado, que nadie ha entrado a poner ni quitar una coma a lo que has publicado. Y es que la modestia es la virtud de quien no tiene otra.

                  Por cierto, me di cuenta que se me pasó un pasaje muy importante de tu comentario que citar, quizá el más grave. Y ya que vuelves por aquí, no quiero menos que subsanar esa falta.

                  “Tiene fácil solución: vota a Vox” –> Las implicaciones de ese comentario son terribles. Lejos de la pretensión ecuménica que había en la izquierda hace unos pocos años, que parece que entendíamos que todas esas cuitas fratricidas estaban dándole aire a la derecha para seguir aplastándonos, ahora ha surgido una doctrina fanática, como comento en este artículo con un pedigree ajeno a la izquierda (es más, una ideología sintética fabricada para servir de caballo de Troya tras conseguir que la izquierda lo metiera dentro de sus muros), que pretende expulsar de la izquierda a todo el que no comulgue con sus mamarrachadas (por ejemplo, la tuya, “la mujer es un colectivo muy vulnerable a la explotación laboral”, que no deja de ser una de las miles reelaboraciones del pilar fundamental del identitarismo: la mujer como víctima perpetua).

                  Vosotros, que sois lo recién llegados. Vosotros, que sentís pavor ante la idea de un cambio social revolucionario. Y mandáis a quien se burle de vuestras paridas a votar a Vox. La cuestión es que sólo por dar en las narices a toda esta mamarrachada giliprogre muchos lo están haciendo. Votan a Vox, a Trump, a Marine… Antes el discurso de cara al ciudadano anónimo era: aunque no lo sepas, tú eres de izquierdas, porque somos los que defendemos tus intereses. Y ahora es: machirulo opresar, si no aceptas las verdades reveladas de mi credo y te haces acto de contrición por tus privilegios, corre a votar a Vox.

                  Sois el puto Red Bull de la extrema derecha, demasiado eficaz como para ser casualidad.

                  Comentario por Nadir — 30 marzo 2019 @ 16:58 | Responder

                  • Ultimamente hago el siguiente ejercicio, cuando alguien dice una frase sobre la mujer tipo “la mujer es un colectivo muy vulnerable a la explotación laboral”, cambio la mujer, por los micropenes “los micropenes son un colectivo muy vulnerable a la explotación laboral”, te haces unas risas. Es que joer esas frases asin a la ligera suenan tan bien, q hay q cambiarles el sujeto pa ra ver si tienen sentido 😉

                    Comentario por Emilio Fernandez — 30 marzo 2019 @ 23:43 | Responder

                  • Estimado Nadir, en efecto, no iba a comentar nada más, pero el grado de tus presunciones ha hecho replantearme mi decisión.
                    Me extraña que te haya molestado tanto mi comentario de que votaras a Vox. Se trataba solo de una ironía, y mucho menos ácida de las que usas tú. No contaba con tener que explicártelo, veo que encajas mal lo de probar tu propia medicina. Confieso que no he podido evitar unas cuantas carcajadas. Madre mía.

                    Me has definido de arriba abajo: giliprogre, adoctrinado de izquierdas, miembro de una secta y no sé qué más. Podrías haber elegido otras palabras para expresar tu disconformidad con mi persona o con las cosas que digo, pero te esmeras mucho en encontrar los términos más hirientes. Tengo la piel bastante dura, pero me parece absolutamente innecesario tener que soportar semejante verborrea. Yo o cualquiera podría bajar al mismo nivel y hacer lo mismo contigo, pero se trata de un ejercicio estéril; no aporta nada, aparte de satisfacer el ego de una forma bastante infantil.

                    Dices: «Cuando me analizo, me deprimo. Cuando me comparo, me ensalzo.»
                    Es mucho más básico que todo eso: simplemente no tienes abuela. Desconozco si San Agustín sufría el mismo problema.

                    Me ha hecho mucha gracia tu convicción acerca de la extrema solidez de tus argumentos, referidos a la cuestión del género que tratábamos. A mí, desde mi nivel inferiorísimo, me parecen bastante endebles. Entrecomillo y respondo.

                    Lo del respeto, ya tal, como diría un ilustre paisano tuyo.

                    «yo con toda la seriedad y el rigor del mundo digo que has sido adoctrinado»
                    Yo, con toda la seriedad y el rigor del mundo, digo que te has encerrado en tu burbuja intelectualoide. O más bien debería decir, en una bola de espinos forrada de narcisismo.

                    «Y, a continuación, me burlo de ti, y con razón porque eres TÚ y no yo el responsable de haberse dejado adoctrinar»
                    Demuestras una falta absoluta de honestidad intelectual. Dicha actitud puede hacer gracia en boca de alguien como Nietzsche, de cuya filosofía me pareces deudor (a lo mejor me equivoco). Pero creo que el siglo XIX queda ya un poco lejos, a no ser que seas tú el superhombre que él preconizaba. Va a ser eso.

                    «Si, como te cuesta admitir, dos trabajadores que cumplen la misma función en una misma empresa cobran lo mismo, tienen el mismo horario y los mismos beneficios, independientemente de su sexo, podremos decir que están explotados o que son unas condiciones justas, pero en cualquier caso son las mismas condiciones independientemente del sexo»
                    Los derechos de todos los trabajadores han retrocedido desde el estallido de la crisis de 2008. Pero esta situación afecta más unos colectivos que a otros. Sí, desde luego, podemos meter en el saco a los inmigrantes o a los gitanos. Si quieres hablamos de ello, pero has sido tú mismo quien ha traído la cuestión del género al primer plano. Claro, también podemos hablar del bajo porcentaje de pelirrojos en todos los sectores laborales, pero eso sería escudarse en una excusa barata para poner a un mismo nivel los problemas que afectan a cada colectivo e igualarlos por lo bajo. Tú crees irrelevantes ciertos datos objetivos, como el bajo número de mujeres en los consejos de administración de las empresas, el hecho de que la gran mayoría de solteros con hijos que tienen empleo sean mujeres o que en la mayoría de los casos sean las mujeres quienes renuncian a la vida laboral para hacerse cargo de los hijos o de los mayores, incluso cuando se comparan niveles de estudios semejantes entre la pareja. Luego hay otros datos que son más subjetivos o difíciles de detectar, como el ejemplo que te ponía de las mujeres con hijos a cargo que aceptan más cargas laborales de las contratadas debido a su vulnerabilidad (aunque bastaría que tuviera un proyecto cercano de traer descendencia para ya verse envuelta en una situación de vulnerabilidad). Un hombre, en un escenario semejante, se vería en la misma situación vulnerable. Pero la cuestión es que casi nunca se da el caso. Ese es el quid, no que un hombre no pueda sufrir y ser explotado por las mismas causas que una mujer. Faltaría más. Creo que este es en este punto donde estás confundido (o donde tus prejuicios te ciegan).

                    Por lo demás, calificas mi forma de razonar de la siguiente manera: «Ves un gato cruzando la calle. Este gato es negro. Tú escribes: los gatos son negros». La tuya consiste en dividirlo todo en celditas (grupitos y subgrupitos) hasta que ya no podamos reconocer el conjunto. Cuando se te pregunta algo respondes: «de qué mota de polvo estás hablando?»

                    «No, si apruebas que una mujer acceda a un cargo estando peor cualificada que otro postulante masculino, por cubrir un cupo de sexo, no estás del lado de la justicia»
                    No, no lo apruebo. Las políticas de discriminación positivas consisten en dar preferencia a una mujer que tenga, como mínimo, el mismo grado de preparación que cualquier hombre que aspire al mismo cargo. Lo normal es el caso contrario: hombres sin la misma cualificación que acaban siendo elegidos frente a mujeres tan bien o mejor preparadas que ellos. Fíjate en el porcentaje de titulaciones universitarias de las mujeres en comparación con los hombres, nos están dando de diez a cero. Ah, ya, abramos otro subgrupo…

                    «Tampoco hablas de justicia, si te parece bien que la pena por dar una bofetada dependa del sexo de quien la da y quien la recibe»
                    Supongo que tampoco hablamos de justicia, si te parece bien que la pena por dar una bofetada dependa de la edad de quien la da y quien la recibe… Si te lees el código penal te darás cuenta de que las leyes están plagadas de discriminaciones. No sé, a lo mejor el problema es que eres uno de esos libertarios liberales furiosos (por cierto, es una ironía).

                    «En las sociedades tradicionales existen unos roles en función del sexo. Son sociedades sexistas, pero no por un casual, sino porque en las sociedades agroganaderas el hombre aportaba la mayor cantidad de trabajo, que luego se traducía en calorías.»
                    Me encantan todos esos intentos de explicar al ser humano desde la única perspectiva de la productividad (homo economicus). No es que eso que dices no tenga ningún sentido, pero si nos atenemos solo a ese parámetro estaremos limitando muy gravemente el alcance de lo que somos y de nuestro análisis.

                    El estudio de restos humanos de sociedades africanas del pasado revelan datos interesantes: como que en algunas tribus las mujeres terminaban con problemas en la espalda de tanto trabajar y los hombres, con desgaste en la parte inferior de la pelvis de pasar la mayor parte del tiempo sentados. El aporte de calorías aquí no parece arrojar ninguna clave.

                    En cuanto a las sociedades matriarcales del paleolítico, hay que tener en cuenta que en esa época no pesaba sobre los grupos humanos la presión por dominar el territorio. La demografía humana era muy pobre y, desde luego, cualquier intento de dominación de unos sobre otros se saldaba con la marcha de los amenazados. Había territorio para todos, aunque la supervivencia no fuera fácil.

                    En esas condiciones, la mujer era un bien escaso, era el elemento que permitía perpetuar la continuidad de la tribu y de la especie. No la respetaban tanto solo porque sabía cómo recolectar frutas. Además, ciertos estudios biológicos revelan que el aparato reproductivo de la hembra humana está preparado para seleccionar el semen del más fuerte en relaciones poligámicas (la monogamia es un invento moderno), sin que haga falta la lucha a muerte de los machos como en otras especies. Este aspecto permitió a los grupos humanos vivir sin una excesiva conflictividad alrededor de la mujer, contribuyendo a la formación del matriarcado.

                    Este esquema de convivencia, sin embargo, se vino abajo cuando la escasez de territorio y de recursos forzó la formación de comunidades agrícolas asentadas en territorios que tenían que defender con uñas y dientes. Estos hechos tienen muchas implicaciones que tú mismo, con tu prodigiosa inteligencia, puedes deducir. Ya no quiero extenderme más.

                    Solo intento argumentar que este tema no se puede despachar en dos parrafadas sobre la productividad. Y en cuanto a las anécdotas de las ancianas de tu pueblo… pues, mira, yo también podría contarte la historia de una tía abuelastra que era un verdadero sargento, pero cada uno puede tirar del anecdotario para dar soporte a las cosas más absurdas. Etc.

                    Doy por descontado que mis mamarrachadas no están a la inmensidad de la altura de tus explicaciones, con lo cual lo más seguro es que todo esto que he escrito no sirva para nada… Pero ahí queda. Abur.

                    Comentario por Iván Bethencourt — 31 marzo 2019 @ 18:59 | Responder

  9. […] Continúo y con el presente clausuro esta tanda sobre la doctrina identitaria. […]

    Pingback por La ideología achicoria | La mirada del mendigo — 28 marzo 2019 @ 16:18 | Responder

  10. “Las políticas de discriminación positivas consisten en…” consisten en discrimar, por razon de sexo, etnia, origen etc, la discriminacion es discriminacion sea positiva o negativa. No ayuda en nada, excepto claro esta a las mujeres de clases altas que sustituiran a los hombres de clases altas en los consejos. Sera de gran ayuda a la lucha.
    http://forbes.es/business/5051/el-46-de-la-cupula-del-ibex-esta-por-encima-de-los-65-anos/
    https://hablemosdeempresas.com/empresa/jovenes-digitales-nuevos-consejeros-de-las-empresas/
    Ahora quisiera saber cual es el porcentaje de mujeres de mas de 60 años es licenciadas, por que lo q no me vale es comparar una situacion actual con algo que es heredado del paso, es decir, que ahora haya mas del 50 % de licenciadas no implica que tenga que haber un 50 % de mujeres en el consejo directivo. QUereis extrapolar una situacion excepcional, pertenecer a un consejo directivo, al resto de la situacion laboral, y es de risa. SI quereis cogemos el numero de varones albaliñes vs albañilas, pq no exigir el 50 % ahi? o de informaticos ?, pq no exgir el 50 % de plazas de administrativo para varones, o de enfermeros?, y el colectivo gay habra q darle su cuota, y a los extranjeros, gitanos, joder pongamos cuotas en todos los trabajos, incluso para oposiciones, no es eso lo justo?
    Lo de las solteras con hijas es muy bueno, el dia que podemos parir igual solo igual los hombres podemos ser solteros con hijos¡
    Y con respecto a los de los hijos en mi caso los 2 queriamos quedarnos con el crio y cuidarlo, pero como tampoco producimos leche, pues el que se jode y sigue currando es el menda, y el q esta en situacion de explotacion es el mismo, pq si se quede sin curro no hay euritos para los 3. Cada caso e sun mundo, pero sabes que no veo, no veo exigir guarderias publicas, para que cuando se de la situacion que describes la mujer o el hombre pudieran optar libremente a seguir con su trabajo o a cuidar al bebe. No veo exigencias ni propuestas para el momento en que la mujer es mas vulnerable, durante el embarazo ( de hecho donde yo creo q se producen los despidos). De hecho salvo en las clases mas pudientes creo q lo q pasa es al reves de lo que describes, que la mujer y el hombrese tienen que ir a trabajr y dejar al bebe en guarderia o con los abuelos, pq si no con el sueldo de uno de no da. En mi entorno la unica madre que no trabaja es mi mujer (hace 4 horas semanales limpiando)

    Comentario por Emilio Fernandez — 31 marzo 2019 @ 21:37 | Responder

    • «“Las políticas de discriminación positivas consisten en…” consisten en discrimar, por razon de sexo, etnia, origen etc, la discriminacion es discriminacion sea positiva o negativa.»
      Las leyes establecen muchos tipos de discriminaciones. Nada sería más injusto que tratar a todo el mundo por el mismo baremo. La igualdad no consiste en eso. Los ricos también se sienten discriminados en relación con los impuestos que pagan los pobres, por eso son tan insistentes en su lucha por la «igualdad».

      «Ahora quisiera saber cual es el porcentaje de mujeres de mas de 60 años es licenciadas, por que lo q no me vale es comparar una situacion actual con algo que es heredado del paso, es decir, que ahora haya mas del 50 % de licenciadas no implica que tenga que haber un 50 % de mujeres en el consejo directivo.»
      El hecho de que el número de mujeres de la generación anterior con estudios universitarios sea tan bajo deja a las claras cuál ha sido su situación histórica. Pero aún en la actualidad, muchos estudios señalan una clara disparidad en cuanto al género en los puestos de dirección de las empresas, y el motivo sigue siendo que muchas mujeres se ven entre la espada y la pared a la hora de optar entre el cuidado de la familia (menores y mayores) y su vida profesional. No quiere decir que entre los hombres no se produzca el mismo dilema, pero el porcentaje es mucho menor.

      «SI quereis cogemos el numero de varones albaliñes vs albañilas, pq no exigir el 50 % ahi? o de informaticos ?, pq no exgir el 50 % de plazas de administrativo para varones, o de enfermeros?»
      Todo va llegando. Hoy en día las mujeres desempeñan puestos de trabajo que hasta no hace mucho era cosa de hombres. Sería absurdo empeñarse en la paridad en aquellos puestos donde la fuerza física sigue siendo determinante. Por ejemplo, cuando la tecnología ha permitido que los autobuses se puedan conducir sin necesidad de aplicar una fuerza considerable sobre el volante, la situación entre hombres y mujeres se ha equiparado. Otro tanto podría suceder en un futuro cercano con la albañilería.
      Y, sí, todavía siguen existiendo profesiones sexualizadas, en un sentido y en otro. Se trata de otro terreno sobre el que hay que actuar y buscar las causas.

      «y el colectivo gay habra q darle su cuota, y a los extranjeros, gitanos, joder pongamos cuotas en todos los trabajos, incluso para oposiciones, no es eso lo justo?»
      Llevar las cosas al absurdo no ayuda al debate. No existe nada que sea perfecto, ni en un sentido ni en otro.

      «Lo de las solteras con hijas es muy bueno, el dia que podemos parir igual solo igual los hombres podemos ser solteros con hijos¡»
      ¿En serio? ¿No puede darse el caso de un hombre soltero que haya adoptado hijos? ¿O una pareja que no se haya casado pero que fuera el hombre quien optara por hacerse cargo de los hijos que hayan podido tener? ¿O lo normal es que, en este último caso, sea la mujer quien se vea en esa situación?

      «Y con respecto a los de los hijos en mi caso los 2 queriamos quedarnos con el crio y cuidarlo, pero como tampoco producimos leche, pues el que se jode y sigue currando es el menda»
      Por eso es tan importante igualar los permisos de paternidad con los de maternidad.

      «no veo exigir guarderias publicas, para que cuando se de la situacion que describes la mujer o el hombre pudieran optar libremente a seguir con su trabajo o a cuidar al bebe»
      En esto estamos totalmente de acuerdo.

      Comentario por Iván Bethencourt — 1 abril 2019 @ 8:07 | Responder

      • Respondiendo a Emilio y a Ivan, entiendo que la discriminación (en el sentido que estamos hablando) es siempre positiva y negativa a la vez (por ejemplo el apartheid en Sudáfrica: la discriminación negativa de los negros era positiva para los blancos).

        “Los ricos también se sienten discriminados en relación con los impuestos que pagan los pobres, por eso son tan insistentes en su lucha por la «igualdad».” –>
        La diferencia es que a la hora de pagar impuestos, hacienda te pregunta a ti, Ivan, “cuanto ganas?” y con eso te calcula la receta, TUS datos, y TU receta, no los de todos los hombres ni los de todos los blogueros. Utiliza un dato objetivo (con todas las matizaciones que quieras) y particular para cada uno. Pero el hembrismo no pregunta “cuanto ganas (dato específico)” sino “eres mujer?” (dato grupal). Asumir que por el hecho de pertenecer al grupo de las féminas ya eres diferente, y más en particular, que eres inferior y hay que ayudarte de forma especial, es, además de injusto, el gran fracaso para el propio concepto de la emancipación de la mujer.

        “muchas mujeres se ven entre la espada y la pared a la hora de optar entre el cuidado de la familia (menores y mayores) y su vida profesional” –> Es verdad, y sí es un problema, pero sigue siendo una opcion personal. Hay muchas mujeres que no tienen ese dilema: no tienen familia, no se casan, son independientes, o tienen medios sobrados para resolverla, o parejas “amos de casa”. La discriminación positiva hacia la mujer “por ser mujer” obvia las circunstancias particulares y mete en el mismo saco a Patricia Botín y a Fulanita Pérez. A pesar de lo cual, Fulanita Pérez no llegará nunca a sentarse en el consejo del Santander, incluso con discriminacion positiva.
        (De todas formas, este tema, la maternidad, sí merece una pensada reposada. Y cuando digo reposada, quiero decir con razonamientos, no con pancartas ni consignas ni eslóganes).

        «SI quereis cogemos el numero de varones albaliñes vs albañilas, pq no exigir el 50 % ahi? o de informaticos ?, pq no exgir el 50 % de plazas de administrativo para varones, o de enfermeros?» “Todo va llegando”. –> Efectivamente, todo va llegando a su nivel (que no tiene porque ser el 50%), también la incorporación de la mujer a los puestos directivos (siempre estuvieron, aunque en pequeño número). La cuestión no es si “va llegando” sino porqué en unos campos corre prisa y hay que forzarlo con cuotas, y en otros puede dejarse al albur del paso del tiempo. Llamame malpensada, si quieres, pero yo creo que es porque las promotoras del hembrismo no aspiran a ser “albañilas” ni pescadoras de altura, sino directivas, consejeras, catedráticas y otros puestos de parecido pelaje.

        “Llevar las cosas al absurdo no ayuda al debate. No existe nada que sea perfecto, ni en un sentido ni en otro.”–> Eso no responde a la pregunta. ¿Porqué unos colectivos tiene más derecho a cuotas y discriminación positiva que otros? Incluso colectivos como los gitanos, o los homosexuales, o los negros, que tienen más “puntos” de discriminación histórica que las mujeres.

        Comentario por santi — 1 abril 2019 @ 9:22 | Responder

        • En primer lugar, agradezco el tono de tu respuesta.

          «el hembrismo no pregunta “cuanto ganas (dato específico)” sino “eres mujer?” (dato grupal).»
          Todas las discriminaciones tienen sus especificidades, para mí el ejemplo que pones no cambia el fondo del asunto. En el pago de impuestos hay una discriminación positiva clara, que también se refiere a grupos de individuos, en este caso, que comparten determinados factores económicos. Puestos a calificar, este tipo de discriminación podríamos denominarla “riquismo” o “pobrismo”. Del mismo modo, asumimos que el individuo pobre no es que sea inferior, simplemente parte de una situación objetiva de desventaja. Hay bibliotecas enteras de economistas que intentan refutar esta supuesta situación de desventaja. A mí me parece evidente.

          La tesis que pareces defender es que ayudar al pobre es reconocer su propio fracaso. La cuestión estriba en analizar si la mujer, por el hecho de serlo, parte de una situación de desventaja en determinados ámbitos. A mí me parece que sí.

          «“muchas mujeres se ven entre la espada y la pared a la hora de optar entre el cuidado de la familia (menores y mayores) y su vida profesional” –> Es verdad, y sí es un problema, pero sigue siendo una opcion personal»
          Habría que ver si se trata de una opción personal forzada por ciertas circunstancias de discriminación. Efectivamente, hay mujeres que no tienen este dilema, ¿pero son mayoría? No manejo todos los datos, pero personalmente lo dudo.

          «(De todas formas, este tema, la maternidad, sí merece una pensada reposada. Y cuando digo reposada, quiero decir con razonamientos, no con pancartas ni consignas ni eslóganes)»
          Me apunto.

          «La cuestión no es si “va llegando” [la incorporación de la mujer a ciertos ámbitos profesionales] sino porqué en unos campos corre prisa y hay que forzarlo con cuotas, y en otros puede dejarse al albur del paso del tiempo»
          En mi opinión es equivocado creer que la igualdad consista en rellenar todos los puestos profesionales al 50% en cuestión de paridad, sino garantizar que todos puedan elegir su profesión sin que pesen condicionantes de género ni de otro tipo. Es natural que una mujer prefiera ocupar un cargo de directora que de albañil, pero hoy en día ya puede conducir un autobús o un camión, cosa que no sucedía antes.

          Por otro lado, aquí no hay nada que sea inocente. Me parece obvio que determinados grupos políticos pretenden colgarse la medalla de la paridad de género, porque queda muy bien en la foto. En esa crítica siempre me vas a encontrar. Pero, insisto (y perdona que me repita), creo firmemente que en el fondo sigue habiendo mucha discriminación hacia la mujer. Luego se actuará con más o menos acierto, y a nivel individual habrá quien, aprovechándose de las circunstancias, barra para casa. Es inevitable.

          «¿Porqué unos colectivos tiene más derecho a cuotas y discriminación positiva que otros? Incluso colectivos como los gitanos, o los homosexuales, o los negros»
          En esto coincidimos en algo. Por desgracia, la sociedad se mueve a golpe del mediatismo de moda. Una semana estamos llorando a los niños que se han muerto en las inundaciones de Mozambique y a la siguiente, estamos derramando lágrimas por una perrita extraviada que apareció en Estocolmo… Por otro lado, el colectivo femenino ha sabido movilizarse mejor y hacerse visible ante la sociedad con más eficacia que otros colectivos. Ojalá tuviéramos la suficiente sensibilidad como para atender todas las situaciones de discriminación que son toleradas por la sociedad. Pero el hecho de que unas causas se hayan hecho más visible que otras, no quita un ápice al drama que sufren cada una de ellas.

          Sin embargo, vivimos tiempos oscuros. La discriminación hacia los negros, por ejemplo, está siendo contestada cada vez con mayor virulencia. Mira lo que está pasando en Brasil (país que conozco bien).

          Saludos

          Comentario por Iván Bethencourt — 1 abril 2019 @ 12:54 | Responder

          • No, ser pobre es una situación circunstancial. Amancio Ortega nació pobre y no pagaba impuestos, ahora es rico (que pague o no es otro tema), pero no se le ocurriría invocar su origen humilde como excusa, y menos la histórica pobreza de su familia para
            no pagarlos.
            Ser mujer no es circunstancial, se es mujer desde que se nace hasta que se muere (salvo transexuales, pero eso es también otro tema).
            Está bien ayudar a las personas con dificultades, y si hay más mujeres que hombres, ayudaremos más a las mujeres. Pero no veo nada bien dar por hecho que por ser mujer haya que asumir que estamos en dificultades. Eso es el fracaso del que hablo
            Y no te digo más, porque estoy escribiendo desde el teléfono y es una tortura.

            Comentario por Santi — 1 abril 2019 @ 22:18 | Responder

            • «No, ser pobre es una situación circunstancial.»
              Los hechos que permitieron a Amancio Ortega amasar su enrome fortuna son circunstanciales, pero las condiciones que le permiten mantenerla y seguir incrementándola te garantizo que no lo son en absoluto. Luego habrá que analizar la historia de este empresario y ver si no concurrieron otros hechos nada circunstanciales, como el amiguismo, la corrupción o el caciquismo. O la explotación laboral pura y dura. Etc. Pero eso es harina de otra costal (o no).

              «no veo nada bien dar por hecho que por ser mujer haya que asumir que estamos en dificultades.»
              Si yo creyera que por el simple hecho de que una persona nazca con determinada condición física o de género estamos obligados a asumir per se que sufre discriminación y que, por tanto, necesitamos compadecernos de ella, me merecería todos los calificativos que me han caído encima en este espacio de comentarios. Pero, precisamente, nuestro descuerdo gira entorno a que yo creo que existe un tipo de injusticia contra la mujer que es estructural y tú crees que es circunstancial, y es en este punto donde debe producirse el debate. (El viejo debate sobre los hechos aislado… ¿cuándo dejan de ser aislados?).

              Es curioso, porque la discusión alrededor de la pobreza sigue el mismo cauce: los liberales defienden a capa y espada que la pobreza es un hecho circunstancial debido a que, allí donde existe, no se aplican como es debido las reglas del libre mercado. Al otro lado estamos los que opinamos que son esas mismas reglas las que producen situaciones de exclusión económica.

              Comentario por Iván Bethencourt — 4 abril 2019 @ 9:48 | Responder

              • La forma en eque Amancio Ortega ha hecho y mantiene su fortuna es irrelevante en el tema que estamos discutiendo.

                Si quieres un ejemplo más claro, imagina que hacienda aplicara tipos más elevados a aquellos que se apellidaren Ortega, o Botín, por “ser Ortega” o “ser Botín”. Imagina que yo fuera hija de la Duquesa de Alba, que me desheredó por hereje, y hacienda me pidiera que pagara una fortuna “por ser aristócráta”. Ahí si que estaríamos hablando de discriminación estructural, como la que había en el antiguo régimen en función de la clase social. Pues parecido es que se apliquen condiciones especiales a aquellos que tienen un par de cromosomas XX “por ser mujer”.

                Podemos hablar de circunstancias que perjudican a unas personas u otras, incluso a grupos o colectivos. Pero analizando en detalle los casos. No creo que hoy en día haya ninguna mujer discriminada “por ser mujer”, al menos no más que otros colectivos, como los varones. El único factor claro de diferenciación entre varones y mujeres es la maternidad; el resto (p.e. el techo de cristal, la brecha salarial, a quién le ponen la cerveza y a quién el refresco en un bar…..) es farfolla victimista.

                Y para tu tranquilidad, no soy forofa del libre mercado (especialmente cuando se vuelven especulativos).

                Comentario por santi — 5 abril 2019 @ 18:21 | Responder

                • «La forma en eque Amancio Ortega ha hecho y mantiene su fortuna es irrelevante en el tema que estamos discutiendo»
                  No lo es, si intentamos demostrar la existencia de otros casos de discriminación positiva que intentan paliar ciertas circunstancias estructurales, además de la discriminación positiva femenina en determinados casos (remarco lo de «en determinados casos»). No es un tema baladí. A muchos que opinan como tú, les indigna el concepto de discriminación positiva. Pues bien, las leyes establecen muchos casos de este tipo.

                  Los menores serían otro caso: ¿por qué un joven de 17 años recibe un trato diferente a uno de 18 en un crimen de asesinato? ¿Es que cuando tiene 18 años menos un día es una cosa y 24 horas después se convierte en otra? No creo estar desviándome del tema.

                  «Imagina que yo fuera hija de la Duquesa de Alba, que me desheredó por hereje, y hacienda me pidiera que pagara una fortuna “por ser aristócráta”.»
                  No creo que nadie en su sano juicio defienda el absurdo que has ilustrado. En efecto, si se demuestra que las mujeres no sufren ningún tipo de discriminación laboral y que la falta de paridad que se da, sobre todo, en los puestos directivos de las empresas se debe tan solo a una falta de esfuerzo individual, las políticas de discriminación positiva no tendrían ningún sentido.

                  «El único factor claro de diferenciación entre varones y mujeres es la maternidad»
                  Si la mujer sufre discriminación a causa de la maternidad, ya es un factor que incide en un atributo inherentemente femenino. En fin, ¿cómo se le llama a eso? Pero, más allá de la maternidad, resulta que la crianza de los hijos y el cuidado de los mayores sigue recayendo mayoritariamente en las mujeres aun cuando posea estudios y preparación equivalentes a su pareja. ¿Por qué? ¿Lo dejamos así? ¿Hacemos algo?

                  Comentario por Iván Bethencourt — 6 abril 2019 @ 9:02 | Responder

                  • “resulta que la crianza de los hijos y el cuidado de los mayores sigue recayendo mayoritariamente en las mujeres aun cuando posea estudios y preparación equivalentes a su pareja”.

                    Eso que dices es un asunto privado que deben resolver las parejas que tengan ese problema. Protestar por este motivo en la calle es absurdo.

                    Comentario por Greg — 6 abril 2019 @ 9:25 | Responder

                  • Con el tema de los impuestos, creo que estás desviando el tema, pero bueno. La progresividad fiscal desarrolla el principio de que quien más tiene más contribuye, sin entrar a valorar si la diferencia es estructural o coyuntural. Puede admitirse que Hacienda discrimina, pero no por grupos sociales, sino por origen de rentas (que, no obstante, en buena parte, sí varía con los grupos sociales), y es en sentido contrario al que dices: pagan más las rentas del trabajo que las del capital o las caídas del cielo (herencias y donaciones), en clara distorsión del principio de progresividad. En todo caso, no hay baremos distintos por colectivos identitarios, sólo por tipo y cuantía de las rentas. Si el hijo de la duquesa de Alba trabaja de peón, pagará a hacienda impuestos de peón. Si el hijo del aparcero tiene suerte e invierte en bolsa con éxito, pagará impuestos de rentista igual que Florentino Pérez. A igualdad de resultados, el honrado inversor en bolsa pagará lo mismo (o más) que el especulador ventajista.

                    “A muchos que opinan como tú, les indigna el concepto de discriminación positiva” Como ya he escrito anteriormente, el concepto de discriminación positiva es una filfa. Toda discriminación positiva es a la vez negativa. La discriminación positiva para las mujeres maltratadas es también discriminación negativa para los hombres maltratados, la discriminación positiva para los huérfanos de violencia de género discrimina negativamente a los demás huérfanos. Si en lugar de atender a las circunstancias particulares de cada caso, atendemos a lo que tienen los involucrados entre las piernas, acabamos en contrasentidos como el caso de la pareja que se peleó y acabó penando más “el víctimo” que la agresora.

                    “si se demuestra que las mujeres no sufren ningún tipo de discriminación laboral”  Eso puede fácilmente caer en la denominada “probatio diabólica”. Con mucha frecuencia, el feminismo acude a argumentos estadísticos del tipo “el porcentaje de mujeres es de x% (<50%), lo que prueba la discriminación por sexo”, pero le cuesta más explicar los mecanismos concretos en los que actúa esa discriminación (o los ignora del todo, es más fácil alegar “heteropatriarcado” como argumento universal). En los últimos tiempos, afortunadamente, se está entrando en dichos mecanismos (por ejemplo, los efectos de la maternidad en la carrera laboral de las mujeres), pero muchas veces no avalan la supuesta discriminación. El caso de la brecha laboral es uno de ellos.

                    “Si la mujer sufre discriminación a causa de la maternidad, ya es un factor que incide en un atributo inherentemente femenino. En fin, ¿cómo se le llama a eso?”  No sé, de entrada yo nunca lo llamará “discriminación”, que implica una voluntad de “alguien” (personas, sociedad) por establecer diferencias. Si quieres, es la propia naturaleza, o el proceso evolutivo, el que ha discriminado entre machos y hembras, para bien y para mal. ¿Dirías que el cáncer de próstata (inherentemente masculino) es una discriminación de los varones?

                    Ahora bien, si un empresario tiene que contratar un trabajador, y tiene que elegir entre cincuenta candidatos jóvenes, puede que efectivamente discrimine a las mujeres en la previsión de que éstas decidan, una vez contratadas, quedarse embarazadas, y estén limitadas para ciertas actividades, o que desaparezcan ddirante unos meses con una baja de maternidad. No lo veo tan malvado: el empresario necesita una persona que desarrolle una tarea, y en esas circunstancias (que no son precisamente infrecuentes, lo he vivido), la mujer no le resuelve el trabajo. En este tipo de casos es en los que hay que trabajar, a ser posible sin demonizar a nadie, sino atendiendo a las características del problema.

                    Comentario por santi — 6 abril 2019 @ 10:30 | Responder

                    • « La progresividad fiscal desarrolla el principio de que quien más tiene más contribuye»
                      Me alegro que en esto coincidamos. Sin embargo, lo pongo como ejemplo porque ni mucho menos todo el mundo está de acuerdo con esta discriminación. Lo curioso es quienes se oponen a la discriminación fiscal utiliza argumentos parecidos a quienes se oponen a la discriminación positiva por causa de género, y con la misma o más virulencia.
                      Pero, ojo: no me refiero solo a progresividad fiscal. En la práctica, las grandes fortunas tienen acceso a productos y operaciones financieras y bancarias que no están disponibles para el común de los mortales (amén de las relaciones privilegiadas que mantienen con el poder político). A eso me refiero cuando digo que ciertas desigualdades sociales son estructurales.

                      «pagan más las rentas del trabajo que las del capital o las caídas del cielo (herencias y donaciones), en clara distorsión del principio de progresividad»
                      Nunca he afirmado lo contrario. Es evidente que en la realidad sucede lo contrario al principio de progresividad. Me refería al principio mismo, al que figura en la Constitución, sin perjuicio de que las grandes fortunas sigan extendiendo la idea de que pagan demasiado y de que es necesario que le sigamos bajando los impuestos (y, créeme, sería muy útil para esta discusión analizar los argumentos que usan).

                      «Si el hijo de la duquesa de Alba trabaja de peón, pagará a hacienda impuestos de peón»
                      Me parece un buen ejemplo. La realidad analizada con presupuestos ideales siempre funciona. Lo cierto es que el hijo de la duquesa de Alba nunca trabajará de peón. Ese es el quid del asunto.

                      « La discriminación positiva para las mujeres maltratadas es también discriminación negativa para los hombres maltratados […]»
                      Como ya he dicho, las leyes establecen muchos tipos de discriminaciones positivas, que obedecen a ciertas circunstancias estructurales. Si rechazas el concepto como tal, entonces rechazas todos los tipos de discriminaciones estructurales. Solo pasarían a existir casos aislados, es decir, las políticas sociales no tendrían ningún sentido. Tan solo harían falta intervenciones aisladas aquí y allí. Liberalismo puro y duro. Es una opción, pero no es la mía.

                      «¿Dirías que el cáncer de próstata (inherentemente masculino) es una discriminación de los varones?»
                      Si se usa para limitar aspiraciones vitales legítimas y posibles, desde luego.

                      « el empresario necesita una persona que desarrolle una tarea, y en esas circunstancias (que no son precisamente infrecuentes, lo he vivido), la mujer no le resuelve el trabajo»
                      El empresario necesita rentabilidad, pero la sociedad necesita un número determinado de nacimientos. Si la sociedad como tal no asume el coste entre este conflicto de intereses y decide tomar medidas, estaremos asumiendo que el enriquecimiento individual es más importante que la natalidad y que todo debe supeditarse a ese fin supremo. Y lo que pareces opinar es que el hecho de que la mujer salga mal parada de este conflicto es tan solo circunstancial, son hechos aislados. Así que no tomemos medidas globales que intenten resolver este problema, lo único que habrá que hacer es ir caso por caso (y ni se nos ocurriría pensar que entre ellos pudiera haber un denominador común que apunte a un elemento que trascienda lo individual).

                      Comentario por Iván Bethencourt — 6 abril 2019 @ 13:35

                    • Divido la respuesta porque estamos mezclando temas y se hace confuso.
                      El tema fiscal nos aparta de la cuestión principal. Me parece muy bien que creas que “quienes se oponen a la discriminación fiscal utiliza argumentos parecidos a quienes se oponen a la discriminación positiva por causa de género, y con la misma o más virulencia”, tú sabrás. La discusión no es sobre progresividad fiscal, no sobre la justicia de los baremos de hacienda, ni sobre las facilidades que tienen las grandes fortunas que no tenemos los demás. En todo caso, hasta un reloj parado da bien la hora dos veces al día, así que la descalificación por la semejanza es bastante floja. Sigo insistiendo; los hijos de la duquesa de Alba no pagan más por ser hijos de la duquesa de Alba (factor identitario), sino por tener rentas altas (factor individual objetivo), y si no las tuvieran dejarían de pagar más; que este último caso sea más o menos improbable no desvirtúa el argumento.

                      Comentario por santi — 6 abril 2019 @ 20:18

                    • «Sigo insistiendo; los hijos de la duquesa de Alba no pagan más por ser hijos de la duquesa de Alba (factor identitario), sino por tener rentas altas (factor individual objetivo)»
                      No pagan más por ser quienes son, pero sí tienen lo que tienen por ser quienes son y pertenecer a una élite que obtienen del sistema unas ventajas que no están disponibles para el resto que no formamos parte de ese reducido pero selecto grupo. Así que ¿factor individual objetivo?, ¿seguro que no concurre ningún otro factor? No te lo crees ni tú.

                      Comentario por Iván Bethencourt — 6 abril 2019 @ 22:14

                    • Divido la respuesta porque estamos mezclando temas y se hace confuso.

                      El tema fiscal nos aparta de la cuestión principal. La discusión no es sobre progresividad fiscal, no sobre la justicia de los baremos de hacienda, ni sobre las facilidades que tienen las grandes fortunas que no tenemos los demás. Me parece muy bien que creas que “quienes se oponen a la discriminación fiscal utiliza argumentos parecidos a quienes se oponen a la discriminación positiva por causa de género”, tú sabrás. En todo caso, hasta un reloj parado da bien la hora dos veces al día, así que la descalificación por la semejanza es bastante floja. Sigo insistiendo; los hijos de la duquesa de Alba no pagan más por ser hijos de la duquesa de Alba (factor identitario), sino por tener rentas altas (factor individual objetivo), y si no las tuvieran dejarían de pagar más; que este último caso sea más o menos improbable no desvirtúa el argumento.

                      Comentario por santi — 6 abril 2019 @ 20:23

                    • “[…] Solo pasarían a existir casos aislados, es decir, las políticas sociales no tendrían ningún sentido.”  Me parece bastante falso. ¿Dejaría de tener sentido la lucha contra el maltrato si la ley protegiera a las personas sin distinción de sexo? ¿Sería válido luchar contra la pobreza excluyendo a los pobres que se apellidan “Stanislavsky”, porque son muy pocos? (uno de los argumentos estrella del hembrismo).
                      Repito: “La discriminación positiva para las mujeres maltratadas es también discriminación negativa para los hombres maltratados” ¿Es correcta la proposición o no? Y otro día ya discutimos del resto de las injusticias “estructurales”.
                      “Y lo que pareces opinar es que el hecho de que la mujer salga mal parada de este conflicto es tan solo circunstancial, son hechos aislados” -No sé de dónde deduces que yo pienso eso (relee más arriba). El problema es real, por supuesto que hay que buscar una solución (aunque no estoy del todo de acuerdo con eso de que “la sociedad necesita un número determinado de nacimientos”, pero es otro tema). Es más, me alegro que lo definas como “conflicto de intereses”, y no como “malvada opresión patriarcal”; bien por ti, aún hay esperanza.

                      Comentario por santi — 6 abril 2019 @ 20:25

                    • «¿Dejaría de tener sentido la lucha contra el maltrato si la ley protegiera a las personas sin distinción de sexo?»
                      Hablo de política social, no solo de leyes penales o punitivas.

                      «“La discriminación positiva para las mujeres maltratadas es también discriminación negativa para los hombres maltratados” ¿Es correcta la proposición o no?»
                      Lo blanco es blanco porque podemos contrastarlo con lo negro. ¿Es correcta la proposición?
                      Si no se acepta que existe un problema de violencia de género estructural, hablar de discriminación positiva carece de todo sentido.

                      «“Y lo que pareces opinar es que el hecho de que la mujer salga mal parada de este conflicto es tan solo circunstancial, son hechos aislados” No sé de dónde deduces que yo pienso eso»
                      Si hay un conflicto de intereses, como lo he definido, y resulta que su coste recae mayoritariamente sobre las mujeres, tendremos que considerar que existe un colectivo que está siendo afectado por unas circunstancias comunes. Pero tú has dicho que hay que ir caso por caso, que no existe tal colectivo. Lo siento, la conclusión me parece evidente.

                      «no estoy del todo de acuerdo con eso de que “la sociedad necesita un número determinado de nacimientos”»
                      Sí, me pregunto para qué querremos que nazcan bebés. No se me ocurre en qué podría beneficiarnos. En fin.

                      Comentario por Iván Bethencourt — 6 abril 2019 @ 22:35

                    • ¿Dirías que la miopía (inherente a los miopes, y, además hereditaria) es una discriminación de los miopes? “Si se usa para limitar aspiraciones vitales legítimas y posibles, desde luego. Yo soy miope desde mi más tierna infancia. Tuve la legítima aspiración vital de hacerme piloto de línea comercial. Mi miopía limitó (cercenó) esta aspiración: no se dan licencias de piloto a miopes. Clara discriminación por agudeza visual.
                      A mí no me quieren como delantera en el primer equipo del Real Madrid, entre otras cosas porque mi forma física es lamentable y mi habilidad con el balón legendariamente inexistente. ¿Debería haber cuotas para torpes en los equipos de primera división? Porque, digo yo, los torpes somos el 90% de la población, y no es justo que se nos excluya de ciertos puestos, como la élite del futbol, precisamente donde se cobran los sueldos más jugosos. Si eso no es discriminación, que baje [póngase la deidad que más le plazca] y lo vea.

                      Comentario por santi — 6 abril 2019 @ 20:30

                    • «Mi miopía limitó (cercenó) esta aspiración: no se dan licencias de piloto a miopes. Clara discriminación por agudeza visual.»
                      La agudeza visual es algo necesario en los pilotos, es un ejemplo absurdo y sin sentido. Si me dices que un piloto miope puede conducir un avión con las mismas garantías que cualquier otro con mejor agudeza visual, te daría la razón.
                      Te has ido del debate.

                      Comentario por Iván Bethencourt — 6 abril 2019 @ 22:48

                    • “«¿Dejaría de tener sentido la lucha contra el maltrato si la ley protegiera a las personas sin distinción de sexo?»
                      Hablo de política social, no solo de leyes penales o punitivas.” –> no te escurras tan tramposamente. ¿Dejaría de tener sentido la lucha contra el maltrato si los servicios sociales, o el teléfono 016 de atención a las víctimas, atendiera a las personas sin distinción de sexo?

                      Comentario por santi — 6 abril 2019 @ 23:00

                    • «no te escurras tan tramposamente. ¿Dejaría de tener sentido la lucha contra el maltrato si los servicios sociales, o el teléfono 016 de atención a las víctimas, atendiera a las personas sin distinción de sexo?»
                      Es que hablo de cosas distintas. A ver si te lo puedo explicar. Esto es lo que yo interpreto que pasaría si abordáramos el problema de la violencia de género bajo tu punto de vista:
                      El 016 recibe una llamada por una agresión en el hogar. Acudiría la policía, arrestarían al agresor (muy probablemente un hombre), la víctima (muy probablemente una mujer) recibiría cuidados médicos, y hasta los hijos ayuda psicológica, etc. Pero se pasaría por alto que, una vez más, se trata de una mujer (podría haberle sucedido a un hombre) o que es la mujer n.º 50 en lo que va de año (¿por qué establecer discriminaciones en base a números?) o que la estadística se mantiene a lo largo de los años y de las décadas. Al considerarlo un caso aislado más, un caso que depende únicamente de condiciones individuales no extensibles, no habría por qué tomar medidas adicionales de protección (al no haber ninguna razón objetiva individual que así lo señale), ni que tratar el tema en las escuelas o en los institutos o aprobar ayudas a las parejas (la casi totalidad mujeres) que por un maltrato continuado han quedado en una situación de exclusión. Etc.
                      Las políticas sociales se llaman así porque atienden a problemáticas que afectan a colectivos concretos, pero también porque, en última instancia, afectan a la sociedad como un todo. Si solo hablamos de casos individuales, solo caben actuaciones individuales, paliativas. Estamos hablando de otra cosa, de lo que dijo, por ejemplo, Margaret Thatcher: la sociedad no existe…

                      Comentario por Iván Bethencourt — 7 abril 2019 @ 10:02

                    • Mi intención de hacer varios hilos ha quedado en nada, porque el sistema no admite más respuestas anidadas.

                      “Así que ¿factor individual objetivo?, ¿seguro que no concurre ningún otro factor? No te lo crees ni tú”. –> Claro que hay otros factores, múltiples y variados. Pero no estoy discutiendo el origen de la fortuna de los Alba, solo el trato que les da hacienda. Si a ti te sonrie la suerte y llegas a amasar una fortuna como ellos, hacienda te dará el mismo trato, aunque vengas, como Amancio Ortega, de los estratos más humildes de la sociedad y no de la familia de la duquesa. Factor individual objetivo: tus rentas, no tu origen ni tus apellidos.

                      Pero voy a dejar este tema, porque estoy viendo que vas a acabar por convencerme de que la progresividad fiscal es una mierda clasista.

                      “Pero tú has dicho [sobre la maternidad] que hay que ir caso por caso, que no existe tal colectivo. Lo siento, la conclusión me parece evidente.” –> Lo que yo he dicho, literalmente, y al principio de la discusión es “De todas formas, este tema, la maternidad, sí merece una pensada reposada” y después ” El único factor claro de diferenciación entre varones y mujeres es la maternidad”.

                      Y lo que he dicho también es que “… sí es un problema (para las mujeres, optar entre el cuidado de la familia y su vida profesional), pero sigue siendo una opcion personal. Hay muchas mujeres que no tienen ese dilema: no tienen familia, no se casan, son independientes, o tienen medios sobrados para resolverla, o parejas “amos de casa”. La discriminación positiva hacia la mujer “por ser mujer” obvia las circunstancias particulares y mete en el mismo saco a Patricia Botín y a Fulanita Pérez. A pesar de lo cual, Fulanita Pérez no llegará nunca a sentarse en el consejo del Santander, incluso con discriminacion positiva.” (ahora que me doy cuenta, esto último enlaza con tu argumentación sobre la Casa de Alba).

                      Y ahora añado: la maternidad es un problema para la carrera profesional de ALGUNAS mujeres, no de todas, ni siquiera de la mayoría. No afecta a las amas de casa, que las hay (al contrario, precisamente han hecho de ello su profesión), y sólo supone un paréntesis para las funcionarias, dependientas, cajeras, empleadas del hogar, camareras, cocineras, etc…. que son el grueso de las trabajadoras femeninas. Afecta a las profesionales, en particular en los campos en los que el avance técnico es más rápido, o en los que subir el escalafón requiere tiempo y dedicación extra (directivas del Ibex, por ejemplo). Sus contrapartes varones sufren las mismas exigencias, y en algunos casos también renuncian a la paternidad para hacer carrera, o bien buscan parejas que quieran hacerse cargo de esas tareas; la opción está también disponible para las mujeres.

                      Sigues sin responder: “La discriminación positiva para las mujeres maltratadas es también discriminación negativa para los hombres maltratados” ¿Es correcta la proposición o no?” Lo de los colores no lo cojo.

                      “Si me dices que un piloto miope puede conducir un avión con las mismas garantías que cualquier otro con mejor agudeza visual, te daría la razón. –>Claro que si, estoy totalmente de acuerdo. Y cuando a un bombero se le piden unas exigencias de forma física, será, digo yo, porque es algo necesario para su profesión. Pero si a una mujer se le piden condiciones más laxas “por ser mujer”, y si esas condiciones más laxas son suficientes para dar “las mismas garantías que cualquier otro” con mejor forma física, ¿porqué se le piden al varon condiciones más estrictas? ¿Es discriminación negativa? El hembrismo alega que las mujeres no pueden alcanzar los estándares atléticos de los varones por su propia constitución femenina, pero que aún así es justo que estén representadas en los cuerpos indicados por ser parte importante de la sociedad (la paridad). Con la misma lógica ¿porque a los miopes no se nos admiten también condiciones más laxas? Somos un porcentaje importante de la sociedad, no veo justo que se nos excluya de las líneas aéreas, o de la policía antidisturbios, o del ejército, o del cuerpo de bombero. Es tan discriminatorio como en el caso de las féminas (que es a lo que yo aludía).

                      Por cierto, yo no creo que exista un problema de violencia de género estructural. pero puedes argumentar para convencerme de que si.

                      Comentario por santi — 7 abril 2019 @ 0:07

                    • «Si a ti te sonrie la suerte y llegas a amasar una fortuna como ellos, hacienda te dará el mismo trato»
                      Sigues sin entenderlo, no se trata de una cuestión de suerte. Si acaso, dicho factor podría jugar un papel muy marginal.

                      «Lo que yo he dicho, literalmente, y al principio de la discusión es “De todas formas, este tema, la maternidad, sí merece una pensada reposada” y después ” El único factor claro de diferenciación entre varones y mujeres es la maternidad”.»
                      Ya, pero para ti la maternidad es a la mujer lo que, por ejemplo, el cáncer de próstata a los hombres… Es decir, lo deduzco así, crees que la cuestión se resuelve como en una intervención quirúrgica, de forma individualizada y como quien extirpa un tumor. Me parece que te niegas a tratar la maternidad como un problema que afecta a un colectivo concreto. Hay un problema con la maternidad, la maternidad afecta en exclusiva a las mujeres, luego es lógico pensar que ese problema que muchas veces frustra sus expectativas afecte a las mujeres más que a los hombres… Me parece de cajón.

                      «Y lo que he dicho también es que “… sí es un problema (para las mujeres, optar entre el cuidado de la familia y su vida profesional), pero sigue siendo una opcion personal»
                      Por supuesto que se trata de una opción personal. La cuestión es si a las mujeres tomar esa decisión personal les es más difícil que a los hombres y, si es así, por qué.

                      «Y ahora añado: la maternidad es un problema para la carrera profesional de ALGUNAS mujeres, no de todas, ni siquiera de la mayoría.»
                      Si esto fuera así, desde luego, las políticas de género carecerían de sentido, pena que las estadísticas no digan eso. Claro está, es normal que no se crean en ellas cuando provienen de feminazis y giliprogres adoctrinados, etc. Pero en esto hay que ser muy serios. Habrá que ver qué estudios niegan esta circunstancia. Estoy ansioso por leer alguno de esos estudios y poder opinar con mejor criterio (no es ironía).

                      «Sigues sin responder: “La discriminación positiva para las mujeres maltratadas es también discriminación negativa para los hombres maltratados”»
                      Es una obviedad. De lo que se trata es de que la discriminación negativa que sufren los hombres sirve para compensar una supuesta posición de privilegio que disfrutamos por motivos culturales e históricos. Una vez más, si no se acepta este presupuesto todo lo que venga después carecerá de sentido.

                      «Pero si a una mujer se le piden condiciones más laxas “por ser mujer”, y si esas condiciones más laxas son suficientes para dar “las mismas garantías que cualquier otro” con mejor forma física, ¿porqué se le piden al varon condiciones más estrictas?»
                      Lo esencial de la discriminación positiva es que las mujeres favorecidas presentan todos los requisitos necesarios para ocupar el puesto. Si esto no es así, hablamos de otra cosa.
                      Pero el tema es complejo. Te pongo el ejemplo de lo que ha ocurrido con la unificación de escalas en el cuerpo de prisiones. Los hombres se han quejado y se quejan con cierta razón de que cuando toque reducir por la fuerza a un interno, la tarea recaerá casi siempre en ellos, que ganan el mismo sueldo que las mujeres. Podríamos alegar que en casos como este la paridad no tiene sentido. Sin embargo, la presencia de la mujer en las prisiones (mayoritariamente habitadas de internos masculinos) ha traído efectos benéficos colaterales, como una mayor normalización en sus vidas, puesto que les ha obligado a respetar la figura de la mujer, a lo que muchos no estaban acostumbrados. Igualmente, al no contar con la misma fuerza física que los varones, muchas mujeres han desarrollado otras estrategias para la resolución de conflictos, a veces con más diálogo y más negociación. Está claro: habrá que ver qué cosas se valoran más. Yo personalmente valoro positivamente la integración (o paridad) de la mujer incluso en estos casos. Me temo que mi opinión al respecto es minoritaria, pero es lo que pienso.

                      «Por cierto, yo no creo que exista un problema de violencia de género estructural. pero puedes argumentar para convencerme de que si.»
                      Empieza por repasar las estadísticas. ¿Te dicen algo?

                      Comentario por Iván Bethencourt — 7 abril 2019 @ 17:45

                    • Sobre hacienda, tienes razón, sigo sin entenderlo. ¿Amancio Ortega puede presentarse en hacienda con su declaración y decir que le apliquen los baremos de mileurista, porque, al fin y al cabo, fue pobre durante sus primeros años, y su familia y antepasados eran pobres? ¿Puede aducir que así se le compensa por la “histórica discriminación” de los pobres?

                      Es muy cansino tener que contestar a lo que tú interpretas que pienso. De verdad. Podrías contestar como yo, a los argumentos. Para mí, el cáncer de próstata en los hombres es equivalente a, por ejemplo, el de cuello de útero en las mujeres. Repito: la maternidad es el principal factor de diferenciación entre varones y mujeres. Y no hace falta que te inventes interpretaciones ni soluciones quirúrgicas.

                      Estadísticas: como dice el aforismo, hay mentiras, mentiras cochinas y estadísticas. ¿A qué estadísticas aludes, que miden la afección de la maternidad a la carrera profesional de las mujeres? “Pero en esto hay que ser muy serios. Habrá que ver qué estudios niegan [o afirman] esta circunstancia. Estoy ansioso por leer alguno de esos estudios y poder opinar con mejor criterio (no es ironía)” ¿No los has leído ya, y por eso tu criterio no es mejor?

                      “La discriminación positiva para las mujeres maltratadas es también discriminación negativa para los hombres maltratados”» Por fin lo reconoces, me alegro. Así que hay víctimas de primera y de segunda. Vamos, que si eres hombre, te mereces lo que te pase. Eso ya lo sabíamos.

                      “De lo que se trata es de que la discriminación negativa que sufren los hombres sirve para compensar una supuesta posición de privilegio que disfrutamos por motivos culturales e históricos. Una vez más, si no se acepta este presupuesto todo lo que venga después carecerá de sentido.”
                      Yo no acepto dos cosas: una, esa “supuesta posición de privilegio” (y esto nos llevaría a una discusión muuuuy larga), y dos, que aún dándola por cierta haya que compensarla. Desarrollo la segunda: yo tengo un hijo y una hija. No creo que el chico tenga que verse discriminado por las opresiones de sus antepasados, por muy malas que hayan sido, ni creo que la chica tenga que verse compensada por los sufrimientos de sus antepasadas, por terribles que hayan sido estos. En todo caso, siendo los antepasados de ambos los mismos, los dos tendrían que tener ese supuesto “derecho” a compensaciones y a castigos simultáneamente. Pero eso de castigar o premiar a alguien por las acciones de sus antepasados yo creía que se había eliminado con la caída del Antiguo Régimen (salvo el asunto de las herencias, señal de que volvemos al pasado). Cada uno tendrá que lidiar en la vida como buenamente pueda, y honestamente, no creo que ninguno de ellos esté en mejor o peor situación para ello por causa de su sexo.

                      Pero supongamos que sí, que hay que compensar a las mujeres por su “opresión secular”. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta que se alcance la igualdad efectiva? ¿Medida cómo? ¿Y con sólo eso quedaría compensada? Esta opresión tiene cerca de 10.000 años. ¿Planteamos otros 10.000 años de dar la vuelta a la tortilla? Uno de los privilegios históricos de los varones ha sido tener que ir a la guerra. ¿Cómo lo compensamos, mandamos a las mujeres a la guerra hasta que la cifra de muertas, heridas y mutiladas sea igual que la de los varones? ¿O basta con que hagan la mili?

                      “Lo esencial de la discriminación positiva es que las mujeres favorecidas presentan todos los requisitos necesarios para ocupar el puesto.” Requisitos que cuando los cumplen los varones, resulta que no son suficientes. ¿O es que los varones no tan fuertes, que los hay, no pueden hacer el trabajo igual de bien que las mujeres de la misma fortaleza, desarrollando las mismas estrategias que explicas? Y cuando toque reducir por la fuerza a un interno, que las apliquen, en vez de endilgárselo a sus compañeros varones más fuertes.

                      Me parece muy bien que haya mujeres en las cárceles, en la policía, o en los bomberos, o en la mina, o en las obras de construcción, o en los consejos del Ibex, de verdad. No creo para nada en que sean puestos vedados a las mujeres. Porque, de hecho, no lo están. Las mujeres podemos hacer lo que queramos, y, si miras con cuidado, verás que en la mayoría de esas actividades pretendidamente masculinas hay y ha habido mujeres desarrollándolas. En general, sin privilegios de sexo. Y viceversa. Pero eso de la paridad me parece una parida. Si hay menos mujeres que se vean atraídas por el noble arte de hacer masa y poner ladrillos, ¿porqué vamos a obligarlas? ¿Y si están menos dispuestas a hacer los esfuerzos que requiere alcanzar los puestos más altos del escalafón, porqué vamos a auparlas? ¿Por diversidad? ¿Es diversidad que haya analfabetos en los consejos de gobierno? ¿economistas en los equipos médicos de urgencias? ¿albañiles en la policía? ¿ciegos en la Fórmula 1? Sí, eso es diversidad, pero no necesariamente buena.

                      Violencia de género estructural. De acuerdo, empiezo a repasar estadísticas. ¿Cuáles? Por cierto, que como el 016 y los servicios sociales no atienden a los varones maltratados “se pasaría por alto que, una vez más, ha sido un hombre, y que van ya XXX en lo que va de año, y no hay estadística para ver si la cifra se mantiene, sube o baja con el tiempo…. No es ya que lo consideren un caso aislado, es que ni siquiera lo atenderán”.
                      Y conectando con uno de los puntos anteriores, un supuesto fáctico. Si mi hijo o el tuyo, para su desgracia, se cruzan con una mala pécora, que los sojuzga, los intimida, los maltrata, los agrede…, ¿de verdad crees que la sociedad deben dejarlos desatendidos, o mal atendidos, o peor atendidos que a una mujer en su misma situación, por el hecho de que sus padres, abuelos o bisabuelos oprimían a sus madres, abuelas o bisabuelas?

                      Comentario por santi — 7 abril 2019 @ 20:29

                    • «¿[Amancio Ortega] Puede aducir que así se le compensa por la “histórica discriminación” de los pobres?»
                      No le hace falta. Su declaración estará plagada de subterfugios (lagunas legales hechas a medida de los superricos) que le permiten ocultar su fortuna a Hacienda y casi no pagar impuestos. Inténtalo tú para que veas lo que te pasa. Yo me siento agraviado por el trato privilegiado que reciben estos personajes y me sumo a todo el que se sienta igual. A todas estas personas que comparten unos intereses y unos problemas comunes y están dispuestas a luchar por sus derechos, se incluyen en un “colectivo”.

                      «la maternidad es el principal factor de diferenciación entre varones y mujeres. Y no hace falta que te inventes interpretaciones ni soluciones quirúrgicas.»
                      Lo siento, pero es que tu comparación de la maternidad con el cáncer de próstata ha sido de traca. No tiene ni pie ni cabeza. Pero te agradecería que explicaras tu punto de vista acerca de esa diferencia basada en la maternidad y qué consecuencias crees que tiene.

                      «¿A qué estadísticas aludes, que miden la afección de la maternidad a la carrera profesional de las mujeres?»
                      Pues hay muchísimas. Si lo pones en el buscador te aparecerán varias, incluyendo estudios de agencias como la ACNUDH o la UNICEF. Advertencia: la red está plagada de hembristas…

                      «¿No los has leído ya, y por eso tu criterio no es mejor?»
                      Pues no, todavía no he leído estudios serios que afirmen que la mujer no está siendo discriminada. A ver si tú me ayudas.

                      «“La discriminación positiva para las mujeres maltratadas es también discriminación negativa para los hombres maltratados”» Por fin lo reconoces, me alegro.»
                      No sé qué hay que reconocer, se trata de una perogrullada. Lo que estamos discutiendo son las razones que apoyan (o no) esa discriminación.

                      «Así que hay víctimas de primera y de segunda. Vamos, que si eres hombre, te mereces lo que te pase. Eso ya lo sabíamos.»
                      Vuelvo a repetir que las leyes establecen muchas discriminaciones. Mira lo que pasaría si te matara un joven de 17 años o si lo hiciera uno de 18. Si ejemplos como este te parecen a ti que provocan víctimas de primera y de segunda, pues vete e impugna todos los principios del Derecho Penal.

                      «Yo no acepto dos cosas: una, esa “supuesta posición de privilegio” (y esto nos llevaría a una discusión muuuuy larga), y dos, que aún dándola por cierta haya que compensarla.»
                      ¿Solo en el caso de que la desigualdad se produjera (en condicional) en el ámbito del género o ya en general? Intento averiguar si das por buenas todas las desigualdades. Sería un caso muy extraño. Pero bueno, a lo mejor me lo explicas.

                      «tengo un hijo y una hija. No creo que el chico tenga que verse discriminado por las opresiones de sus antepasados»
                      Me alegro de que dispenses un trato igualitario a tus hijos. Por desgracia, no sucede siempre. Es cierto, cada vez se discrimina menos a las niñas. Pero todavía se dan casos. Es ahí donde habría que actuar. Es obvio, no sé por qué te enredas tanto y pones ejemplos tan absurdos.

                      «Pero supongamos que sí, que hay que compensar a las mujeres por su “opresión secular”.»
                      Quien afirme algo semejante habría que encerrarlo en un manicomio. La discusión no va de eso. Volvemos a los absurdos.
                      ¿Que cómo se mide la igualdad o la desigualdad? Pues como todos los parámetros: de forma aproximada. Échale un vistazo a cómo se mide la inflación, por ejemplo. ¿Quién puede dar fe de que los precios han subido un 0,5%? Si resulta que tú eres consumidora de los productos de la cesta básica que más han subido, tu percepción será otra. Y sin embargo los aspectos económicos que afectan a tu vida se miden por parámetros aproximados como ese, que a veces aciertan en mayor o en menor medida. Es así con todo.

                      «Uno de los privilegios históricos de los varones ha sido tener que ir a la guerra. ¿Cómo lo compensamos, mandamos a las mujeres a la guerra hasta que la cifra de muertas, heridas y mutiladas sea igual que la de los varones?»
                      Tengo una idea mejor. Compensemos la ablación sufrida por las mujeres a lo largo de la historia con la amputación de los genitales masculinos. Anda, déjate de absurdos.

                      «Requisitos que cuando los cumplen los varones, resulta que no son suficientes.»
                      Se dan más casos de esos entre las mujeres, pero aún así parece que no te importa.

                      «¿Y si están menos dispuestas a hacer los esfuerzos que requiere alcanzar los puestos más altos del escalafón, porqué vamos a auparlas?»
                      De este modo, atendiendo a las estadísticas, no tenemos más remedio que concluir que las mujeres, en general, son más vagas que los hombres.

                      «Por cierto, que como el 016 y los servicios sociales no atienden a los varones maltratados»
                      El 016 está para mujeres y hombres. Infórmate bien.

                      Y ya el supuesto fáctico que pones al final de tu comentario es tan absurdo que, de verdad, creo que no hace falta ni que te responda.

                      Comentario por Iván Bethencourt — 7 abril 2019 @ 22:23

                  • …. Amancio Ortega es rico y paga como rico, no como miembro del patriarcado, ni de la plutocracia (a la que solo pertenece desde hace unos años). Si hace trampas o no, es otro tema, que no tiene nada que ver con los privilegios o con las opresiones identitarias. Y si tiene que (o le merece la pena) recurrir a subterfugios, es precisamente porque siendo rico tiene que pagar más que los menos ricos como yo. Mi fortuna no es un rasgo identitario: mi abuelo era moderadamente rico, y por circunstancias diversas yo sólo llego a clase media baja. Pero quizá en unos años llege a ser como Ortega, o como Bill Gates. A ver si lo entiendes: lo que yo cuestiono es tu afirmación de que la progresividad fiscal sea un caso de discriminación identitaria (positiva o negativa o viceversa) equivalente a la discriminación positiva de los seres humanos que tiene cromosomas XX en el par 23 (que los tiene de nacimiento, no por circunstancias de la vida). Y vuelvo al origen: hacienda, a diferencia del feminismo, pregunta “¿cuánto ganas?”, y no “¿eres de la plutocracia?”

                    “La discriminación positiva para las mujeres maltratadas es también discriminación negativa para los hombres maltratados”
                    Para ser una perogrullada, te ha costado tres o cuatro rondas darla por buena (ya has tardado menos que algunos feministos y feministas, que se niegan a reconocerlo).

                    Bien, siendo una discriminación hacia la mitad de la población, por puro sexismo (porque se basa exclusivamente en los cromosomas de los interfectos), me parece indecente e inaceptable en un sistema legal y administrativo medianamente serio, por muy buenas intenciones que tenga.

                    Y no es equivalente a la “discriminación” de los menores de 18, por la sencilla razón de que uno va a ser menor durante un tiempo y luego va a ser mayor de edad. La edad es una variable continua, y cuando se divide un dominio continuo en segmentos, siempre aparecen problemas de frontera. Pero el sexo no es una variable continua: solo tiene dos valores (V y M), y son permanentes, así que la discriminación es permanente. Los principios del derecho dicen “sin discriminación por sexo”, cosa que nuestros legisladores, e incluso altos tribunales, se han pasado por el arco del triunfo. Así que sí, lo impugno. ¿Te parece mal?

                    No he “comparado” ni “identificado” la maternidad con el cancer de próstata (relee a Nadir para comprender la diferencia entre “comparar” e “identificar”). Sólo lo he puesto como ejemplo de que un problema que afecta sólo a un sexo no implica una conspiración sexista para oprimirlo o minusvalorarlo.

                    No sé si te había mencionado el aforismo: “Hay mentiras, grandes mentiras y estadisticas”. Las de género entran muchas veces dentro de las tres categorías a la vez. Efectivamente, la red está plagada de hembristas, y de otras muchas cosas; no me preocupa demasiado. Lo que sí me preocupa es que las instituciones también. Lee los estudios con espíritu crítico, y luego me cuentas, a ver si encuentras estudios serios que afirmen que las mujeres están o no están discriminadas. No de esos que a las mujeres les preguntan “si han sido maltratadas” y a los hombres “si han sido maltratadores”, claro, eso es lo que yo llamo un estudio NO serio (ONU Mujeres, sin ir más lejos).

                    Sobre brecha salarial puedes abrir boca con este:

                    http://www.inmujer.gob.es/areasTematicas/estudios/serieEstudios/docs/diferenciaYDiscriminacion.pdf

                    [Pequeña disgresión humorística: El feminismo hace mucho énfasis en que defiende la igualdad (invocando al diccionario de la RAE si se cuestiona este hecho), y por eso, propugna la paridad. Sin embargo, este y otros parecidos estudios están redactados por mujeres (pag. 16: “En el año 2015, en España las mujeres representábamos el 52,36 %, …”), luego no cumple la condición de paridad, por lo que no es feminista. Como también remarcan feministas y feministos cuando se les da la oportunidad, no ser feminista es equivalente a ser machista. Ergo, se concluye que este estudio es machista.]

                    Las estadísticas demuestran que las mujeres cobran menos de media que los hombres en diversas categorías y grupos, atendiendo a distintas variables. Sin embargo, no se dan explicaciones de los mecanismos concretos con los que se aplican las supuestas discriminaciones. Toda la explicación recurrente que aventuran es una simpleza supina: “La brecha salarial persiste porque se infravalora el trabajo de las mujeres”.
                    “Es una evidencia de la segregación horizontal que soportamos las mujeres. Todos los sectores con alta presencia de mujeres están peor retribuidos y sufren una brecha salarial por encima de la brecha media del conjunto de sectores de actividad de nuestro país. A excepción del sector de la Educación que con una presencia del 67 % de mujeres, la brecha salarial se reduce hasta el 9,34 %. Una muestra del inferior valor que se le otorga a los empleos desempeñados mayoritariamente por trabajadoras.” ¿Donde queda aquello de que correlación no implica causalidad?
                    De todas maneras, he hecho una lectura muy en diagonal, y podría profundizar un poco, y, sobre todo, cotejar datos y analizar categorías. A bote pronto le faltan un par de variables muy significativas: la antigüedad en el puesto (medible) y el compromiso con la empresa (de difícil valoración).

                    El problema de este y de otros estudios similares es el concepto de “igual trabajo”. ¿Es igual trabajo el de la secretaria que el del ejecutivo? ¿Y que el del administrativo? ¿Tiene más valor el trabajo del cirujano, del anestesista o del técnico que mantiene el equipo médico? ¿Puede calcularse una brecha para un sector vertical completo como “ActividadesAdministrativas y Servicios Auxiliares”, mezclando todos los niveles?
                    De momento, el método menos malo que tenemos para valorar el trabajo es el de oferta y demanda, que con más o menos limitaciones rige para la mayoría de los empleos.¿Cabría la posibilidad de que las mujeres optaran a puestos de menor cualificación y mayor oferta por motivos específicamente femeninos? ¿Cabría la posibilidad de que tengan menos capacidad general para negociar sus sueldos (tesis de algunos estudiosos del tema)? ¿Cómo se responde al argumento de que “si las mujeres cobraran menos por hacer lo mismo, los empresarios sólo contratarían mujeres”? (de hecho, parece que sí en los sectores feminizados, pero sigue habiendo diferencias iguales o mayores en otros no feminizados).

                    El titular de la televisión pública sobre estos informes es:
                    “http://www.rtve.es/noticias/20190219/brecha-salarial-supone-mujeres-tengan-trabajar-diez-anos-mas-para-ganar-mismo-hombres/1886800.shtml” Por si no te has dado cuenta, los 10 años de que habla son los que corresponderían a la brecha del 23%. Pero ignoran por completo que una parte significativa de esa brecha viene precisamente del hecho de que las mujeres trabajan menos horas que los varones (la diferencia de sueldo horario es del 14% en España) . Es un titular y un mensaje mentiroso. Y esa es la tónica habitual en estos temas.
                    Curiosamente, el feminismo no se ponen de acuerdo en esto:
                    http://www.ugt.es/desde-el-3-de-noviembre-las-mujeres-europeas-trabajan-gratis
                    (basado en la diferencia de sueldo horario europea del 16%, no anual del 23%)

                    Se te da bien salir por la tangente cuando no tienes respuestas para mis argumentos. Dije” Yo no acepto dos cosas: una, esa “supuesta posición de privilegio” (y esto nos llevaría a una discusión muuuuy larga), y dos, que aún dándola por cierta haya que compensarla.” ¿Que parte de la frase no has entendido? ¿Hablo de otras desigualdades, o de una en concreto? ¿Estamos hablando de la caza de ballenas, del cambio climático, de investigación espacial? No te vayas por las ramas.

                    Sobre la tradicional opresión de la mujer, puedes leer esto, donde se cuentan algunas anécdotas interesantes sobre el famoso patriarcado histórico:
                    http://www.cronicas.org/patriarca.pdf

                    Sobre la desigualdad o situación de privilegio de las mujeres, te transcribo un texto (no es mío), que los pone en contexto histórico-evolutivo (que podría matizarse mucho):
                    ————-
                    “Albañiles y enfermeras
                    26 de febrero de 2012

                    Aún no se han apagado los ecos del Día de la Igualdad Salarial (22 de febrero) y ya se escuchan los rumores del Día de la Mujer Trabajadora (8 de marzo). En el fondo son la misma cosa: ganas de igualar con la política lo que hizo desigual la naturaleza.

                    Para entender esta cuestión, lo mejor es empezar por el principio. Y el principio es la Prehistoria. Aunque canse repetirlo, los hombres y las mujeres no hemos sido diseñados por ningún patriarcado malévolo, sino por varios cientos de miles de años de evolución. En ese proceso milenario, el criterio aplicado por la naturaleza no fue la opresión de un sexo por el otro, por más que rabien las feministas, sino la supervivencia de la especie.

                    Para lograr esa superviviencia, la naturaleza encomendó funciones específicas a hombres y mujeres. La mujer fue, sobre todo, madre y cuidadora. El hombre, protector y proveedor. Siempre a cara de perro. Luchando a muerte contra grupos y especies rivales en la competencia por unos recursos escasos. La mujer fue el sexo valioso que aseguraba la lenta y biológicamente costosa reproducción de la especie. El hombre fue el sexo barato y desechable que podía correr más riesgos. Las funciones de la mujer se acomodaban mejor con la prudencia; las del hombre, con la temeridad. [este diseño biológico es el mayoritario en todo el grupo zoológico de los mamíferos].

                    Esa pauta se reprodujo durante cientos de miles de años [más bien varios millones] y, sin duda, ha dejado un poso genético. Es una diferencia que no puede borrarse de la noche a la mañana, por muy tercas que se pongan las feministas. Por ejemplo, los hombres siguen teniendo más apego al riesgo que las mujeres; y las mujeres siguen más interesadas en dispensar cuidados que los hombres. Tal vez por eso, el mundo de los andamios es básicamente masculino y la enfermería ha sido un ámbito tradicionalmente femenino.
                    […]
                    Aunque la especie Homo sapiens haya cambiado el caballo por el AVE y las señales de humo por el smartphone, hombres y mujeres seguimos teniendo capacidades e intereses diferentes, y la uniformidad absoluta es una utopía. No una bella utopía, sino una utopía estúpida y empobrecedora.

                    Si, en el conjunto de la sociedad, hay más hombres que mujeres en la punta de la pirámide empresarial, posiblemente se deba a que los hombres han arriesgado más. En el otro extremo, también es mayor el número de varones socialmente excluidos. Y si las mujeres son mayoría en la carrera judicial o en las profesiones sanitarias, pero no en las ingenierías, quizá la verdadera razón haya que buscarla en un diseño genético ancestral, no en un techo de cristal imaginario.

                    Así que, menos política y más libertad. Menos cuotas y más igualdad de oportunidades. Menos victimismo y más igualdad ante la ley. Y que cada palo aguante su vela.”
                    ——————-

                    Sobre la compensación, insisto en el ejemplo de mis hijos (lo de cómo los he educado es una nueva excursión por la tangente). Te pregunto si te parece lícito, correcto, ético, discriminar a uno o a otra por las actuaciones, circunstancias, opresiones o sojuzgaciones de sus antepasados. No es tan difícil de entender, siempre que se quiera. Pero si la respuesta es “no enredes tanto, es un ejemplo absurdo”, queda claro que no tienes respuesta, o que la respuesta se sale de tu línea argumental y te la guardas. La horadez intelectual de quien actúa así me parece bastante deficiente.

                    Sobre ablaciones y otras historias de mutilación genital (dentro del ámbito de lo que tú llamas absurdos), échale un vistazo a esto y luego ya me cuentas con conocimiento de causa:

                    http://www.ulwaluko.co.za/Photos.html

                    Quizá te sorprenda saber que que la mutilación genital femenina es poco frecuente, propia de sociedades primitivas, y prohibida en prácticamente todo el mundo (y, además, practicada mayoritariamente por mujeres). Sin embargo, la mutilación genital masculina está ampliamente extendida, y es legal en la mayor parte del mundo.

                    “«Requisitos que cuando los cumplen los varones, resulta que no son suficientes.» Se dan más casos de esos entre las mujeres, pero aún así parece que no te importa”.
                    Lo que a mi me importa o no es cosa mía, que yo sé mejor que nadie, y que comparto con vosotros cuando me apetece, así que no sé a cuento de qué vuelves a interpretarme. Dime qué casos son esos que crees que hay en los que los requisitos de los varones no son suficientes para las mujeres, que te los despedazaré cuidadosamente 😉

                    Sobre si las mujeres son más o menos vagas que los hombres, es una buena expresión de humor, y te deja en buen lugar como payaso (porque entiendo que es una broma ¿ no lo dirás en serio?). Quizá convenga recordar aquí, a riesgo de reventar el chiste, que la mayoría de los hombres no alcanzan tampoco los los puestos más altos del escalafón. Las diferencias en las estadísticas se explican de forma bastante aceptable considerando los distintos intereses, e incluso, aptitudes y capacidades, de varones y mujeres (entendidos en términos generales, no individuales).

                    “«Por cierto, que como el 016 y los servicios sociales no atienden a los varones maltratados». El 016 está para mujeres y hombres. Infórmate bien.”
                    Creo que eres tú el que está mal informado (antes de leer, te recuerdo que violencia de género es la cometida por hombres contra mujeres, Y NO al revés):

                    http://www.violenciagenero.igualdad.mpr.gob.es/informacionUtil/recursos/telefono016/home.htm
                    “El Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, por medio de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, presta el Servicio telefónico de información y de asesoramiento jurídico en materia de VIOLENCIA DE GÉNERO, a través del número telefónico de marcación abreviada 016”

                    “Sanidad abre el servicio de atención al maltrato 016 a hombres separados y luego rectifica”
                    https://www.elmundo.es/espana/2018/01/09/5a5519bf46163ffe1d8b458a.html

                    “La oposición pide que el 016 no asesore a hombres porque distorsiona sus funciones”
                    https://www.europapress.es/epsocial/igualdad/noticia-psoe-compromis-creen-asesorar-hombres-016-distorsiona-figura-servicio-piden-no-haga-20180109144241.html

                    Sanidad rectifica su plan de asesorar a hombres desde el teléfono 016 de maltratadas
                    https://elpais.com/politica/2018/01/09/actualidad/1515524979_039860.html

                    El 016 sí escucha a los hombres. Casi el 30% de las llamadas la realizan allegados a las víctimas de violencia machista para denunciar casos de mujeres maltratadas —> Vamos, que los escucha, pero sólo cuando denuncian a otros hombres por violencia de género.
                    https://diario16.com/el-016-si-escucha-a-los-hombres/

                    NO, el 016 no atiende casos de hombres maltratados.

                    ¡Qué fácil es responder a los argumentos de los demás con un “es absurdo”! ¿Porqué es absurdo mi supuesto fáctico final? Te lo recuerdo por si se te ha ido de la memoria:
                    ” Y conectando con uno de los puntos anteriores, un supuesto fáctico. Si mi hijo o el tuyo, para su desgracia, se cruzan con una mala pécora, que los sojuzga, los intimida, los maltrata, los agrede…, ¿de verdad crees que la sociedad deben dejarlos desatendidos, o mal atendidos, o peor atendidos que a una mujer en su misma situación, por el hecho de que sus padres, abuelos o bisabuelos oprimían a sus madres, abuelas o bisabuelas?”

                    Si ya has reconocido que las leyes discriminan a los hombres, si la justificación (LIVG) es la “opresión estructura milenaria” de las mujeres por los hombres, si queda claro que cualquier maltrato de pareja es mucho más grave cuando el perpetrador es el hombre sobre la mujer que si es al revés, si el legislador lo ha dispuesto así, como el propio TS ha puesto negros sobre blanco, ¿que tiene de absurdo el supuesto? ¿No crees que nuestros hijos vayan a caer en una situación como esa? ¿crees que la atención a víctimas varones y mujeres es la misma? ¿No crees que haya mujeres malas que abusen de sus parejas? ¿no crees que merezcan el mismo castigo que un varón si cometen los mismos maltratos? ¿Crees que los varones sufren menos el maltrato? ¿O que se lo merecen, como compensación por los maltratos que perpetraron sus padres, abuelos, bisabuelos, etc…).

                    Comentario por santi — 14 abril 2019 @ 1:30 | Responder

          • “La cuestión estriba en analizar si la mujer, por el hecho de serlo, parte de una situación de desventaja en determinados ámbitos. A mí me parece que sí.” –> Efectivamente, esa es la cuestión. Y tal análisis debe realizarse con un mínimo de honradez intelectual, cosa que no les sobra a los lobbies feministas (basta con ver el tratamiento que dan a los “feminicidios”, a la violencia en la pareja o a la brecha salarial).

            “Es natural que una mujer prefiera ocupar un cargo de directora que de albañil…”–>Claro, y los varones también. Pero “la fama cuesta, y hay que pagar con sudor”, y nadie te regala nada. Me da la impresión de que algunas mujeres se creían que a los varones les regalaban los cargos del Ibex…. Pues no, hay que currárselo, competir, desplazar a otros que no quieren ser desplazados…. Las cuotas no son más que una forma de eliminar a la mitad (o más) de la competencia “por ser hombres”.

            “…, pero hoy en día ya puede conducir un autobús o un camión, cosa que no sucedía antes.” -Siempre ha habido mujeres que conducían camiones, o barcos, o carros, o araban, o incluso iban a la guerra. Pero ninguna de esas actividades ha sido nunca demasiado “apetecible” para las mujeres. Y, en ciertos momentos o circunstancias, lo han tenido prohibido, o fuertemente desincentivado, por la sociedad (que no por los varones, por toda la sociedad, empezando por las propias mujeres). Hoy en día, ¿de verdad crees que esas prohibiciones existen todavía? Me refiero a aquí, en este país, no al Congo Belga). Si existen, luchemos por eliminarlas, pero no veo leyes ni reglamentos que las sostengan, más bien lo contrario, ni usos o costumbres tan férreas que lo impidan, sólo etéreas alusiones a “está mal visto” o “no me dejan por ser mujer” (la excusa universal).

            “Por otro lado, aquí no hay nada que sea inocente. Me parece obvio que determinados grupos políticos pretenden colgarse la medalla de la paridad de género, porque queda muy bien en la foto. ” –> no, no es una cuestión de medallas, o si quieres, sólo de unas medallas muy concretas: las del poder. Ningún lobby feminista pide paridad en las obras de construcción… salvo en los puestos de mando. Fuera de esos, lo más que llegan es a reclamar que aquellas (pocas) mujeres que quieran entrar en ese tipo de actividades, incómodas, exigentes, incluso peligrosas, se les de facilidades que no se dan a los varones (p.e., baremos más permisivos -las mujeres son “más débiles” y el puesto debe adaptarse a nosotras, y no al revés) O sea, pedir discriminación y privilegios “por ser mujer”.

            Comentario por santi — 5 abril 2019 @ 18:20 | Responder

  11. Ando sin tiempo, pero vamos igualar la progresividad de algunos impuestos con discriminacion, buff es mucho rizar el rizo, y todo para creer q se tiene razon, en serio es similar que un grupo de personas pague mas impuestos con la discriminacion? Para empezar te coges la palabra discriminar con pinzas, segun RAE “Dar trato desigual a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, de sexo, de edad, de condición física o mental, etc.”.

    “El hecho de que el número de mujeres de la generación anterior con estudios universitarios sea tan bajo deja a las claras cuál ha sido su situación histórica. Pero aún en la actualidad, muchos estudios señalan una clara disparidad en cuanto al género en los puestos de dirección de las empresas, y el motivo sigue siendo que muchas mujeres se ven entre la espada y la pared a la hora de optar entre el cuidado de la familia (menores y mayores) y su vida profesional. No quiere decir que entre los hombres no se produzca el mismo dilema, pero el porcentaje es mucho menor.” ——>Pues me lo pones a huevo, el hecho de que el numero de hijos de obrero con estudios universitarios sea tan bajo deja a als claras su situacion
    historica…..,
    En la informatica se requiere una fuerza brutal, tengo lso dedos como morcillas de tanto teclear. Es evidente que este movimiento solo quiere beneficiar a la parte alta del sexo femenino, solo importa las directivas, las mujeres de las clases bajas no importan, no oigo nada acerca de medidas contra el acoso laboral, ni contra los despidos o no renovaciones de trabajo, ni a favor de la baja maternal durante el periodo de lactancia, ni de guarderias, ni de medidas apoyando a las mujeres maltratadas con € para q no dependan de su maltratador, no lo veo ni lo leo, solo leo chuminadas, q si cambariamos mujeres x arios nos echariamos las manos a la cabeza. De verdad me importa poco mujer, hombre, negro chino, gitano, marroqui, al final todos somos homo sapien sapiens.
    QUE hay mujeres discriminadas, pues seguro, pero seguro que cuanto mas baja la renta mas discriminacion encontraras y no solo entre las mujeres, o crees q las mendigas estan mas discriminadas que los mendigos.

    Tu penultimo parrafo me parece miserable, osea q si un grupo arma gresca y toca los cojones tiene mas derecho a ser discriminado positivamente, ole tus cojones, y aun asi los fascistas seremos los demas. Pues ya veo a los de Vox sacando los fusiles para armarla bien y asi q se les tenga mas en cuenta, por ejemplo q cada su voto valga triple. Manda huevos

    Comentario por Emilio Fernandez — 1 abril 2019 @ 23:06 | Responder

    • Por cierto como va a haber hombres solteros con hijos, cuando por defecto la custodia es para la mujer?, todos los separados divorciados que conozco es lo mismo, fin de semana alterno para el padre y la mitad de las vacaciones. Como van a poder adoptar los hombres, si es dificil para una pareja, imaginate para un hombre. Seamos serios

      Comentario por Emilio Fernandez — 1 abril 2019 @ 23:13 | Responder

    • «en serio es similar que un grupo de personas pague mas impuestos con la discriminacion?»
      Si no es discriminación, ¿qué es? Defínelo tú.

      «coges la palabra discriminar con pinzas, segun RAE»
      Por eso se le añade el término «positiva» o «negativa», según a qué tipo de discriminación nos refiramos. Existen muchos diccionarios además del de la RAE: de términos sociológicos, políticos, científicos o filosóficos, por poner solo unos pocos ejemplos. Me parece un desacierto pretender que todo lo que no figure en la RAE no exista o no posea ningún otro uso válido.

      « Pues me lo pones a huevo, el hecho de que el numero de hijos de obrero con estudios universitarios sea tan bajo deja a als claras su situacion histórica»
      No sé lo que intentas demostrar con esta afirmación. El bajo número de licenciados obreros en el pasado refleja a las claras cuál era la situación y de dónde venimos, del mismo modo que alto número de ellos en el presente sin que ello se traduzca en puestos de trabajo mejor cualificados. Y si comparamos grupos de hombres y mujeres del mismo estrato social y resulta que los primeros alcanzan puestos más importantes de forma sistemática en prejuicio del segundo, igual también refleja una situación muy clara.

      « no oigo nada acerca de medidas contra el acoso laboral, ni contra los despidos o no renovaciones de trabajo, ni a favor de la baja maternal…»
      Pues pregúntate en qué mundo vives. Si hablamos de feminismo y excluimos del debate todos esos temas, pues apaga y vámonos. Son precisamente la esencia del debate.

      «De verdad me importa poco mujer, hombre, negro chino, gitano, marroqui, al final todos somos homo sapien sapiens.»
      Eso es lo que debería ser, pero la realidad es que ostentar según que condiciones marcan una gran diferencia. Lo siguiente es preguntarnos si debemos hacer algo y qué. Ahí es donde empieza el debate.

      «seguro que cuanto mas baja la renta mas discriminacion encontraras y no solo entre las mujeres»
      En todos los grupos de exclusión siempre encontramos un mayor porcentaje de mujeres. Por eso se habla de una situación estructural.

      « osea q si un grupo arma gresca y toca los cojones tiene mas derecho a ser discriminado positivamente»
      No lo digo yo. Lamentablemente, es lo que sucede. Si las mujeres se consideran discriminadas pero no se movilizan, ¿crees que conseguirán algo? Pues lo mismo para todos.
      Por cierto, en España ya tenemos regiones donde el voto de una sola persona vale el triple que en otras partes del territorio. Se trata de una discriminación positiva. ¿No vas a decir nada?

      Comentario por Iván Bethencourt — 4 abril 2019 @ 16:51 | Responder

  12. «¿Dirías que el cáncer de próstata (inherentemente masculino) es una discriminación de los varones?»
    Si se usa para limitar aspiraciones vitales legítimas y posibles, desde luego.
    JAJA, q potito queda. Claro q no lo limita, quimio radio operaciones, etc etc,

    Comentario por Emilio Fernandez — 6 abril 2019 @ 15:05 | Responder

  13. 1 y 2 si coguemos la rae no es discriminacion, pero bueno hablar es gratis y decir tonterias tb
    3 Q quiero decir, nada lo mismo q tu solo cambia 2 palabras, te interesa mas q haya un 50% de mujeres de clase alta entre los directivos que cualquier otra cosa. EN que ayuda eso en nada.
    4 DOnde esta ese debate? aqui la unica medida que te hevisto defender a capa y espada es el 50 % de directivas, la discriminacion, de hecho los unicos que hemos hablado de medidas contra el acoso a favor de la conciliacion somos los que estamos en contra.
    5 Espera dejame pasear, seguro que hay mas mujeres mendigas q hombres, seguro que hay mas hombres en la carcel por delitos menores que mujeres, seguro que hay mas drogadictas q drogadictos, venga ya, quereis moldear la realidad a vuestro pensamiento y se vierte el agua por todos los lados
    6Espera que ha conseguido este neofeminismo?, los 4 meses para el hombre en caso de nacimiento? ah , pero espera https://www.20minutos.es/noticia/3545606/0/conciliacion-union-europea/ , joder con los sociolistos y se atribuyen el merito jajaja. HA si tb ha conseguido que los gilipollas machirulos salgan de la caverna en la que estaban, y q con argumentacion similar a la suya vayan a tener representacion en el parlamento. Ah, pero espera, hay algo q si ha logrado que es q el partido de izq se llame Unidas Podemos, todo un logro, q pasara a la historia, junto con las sufragistas..
    Desde la muerte de Franco hasta ahora las mujeres han conseguido mucho, de hecho la izquierda, los sindicatos organizaciones, etc . EN 50 años se han superado muchisimas barreras, y en este tema hemos igualado e incluso superado a paises de nuestro entorno. Pq ahora cuando las nuevas generaciones de finales de los 90 y principios de siglo, quiza las mas educadas en estas cuestiones, se incorporan a la vida laboral, es cuando surge este movimiento ?. Es casualidad que nazca cuando habia una posibilidad, pequeña pero la mas cercana desde la transicion, de que un partido de izq ganara las elecciones?
    Pues nada seguir protestando haciendo huelgas sin objetivo, aplicando ese victimismo que tanto os mola, q la dcha se esta frotando las manos con el voto de los trabajadores que dejan por el camino las neofeministas

    Comentario por Emilio Fernandez — 6 abril 2019 @ 15:30 | Responder

  14. “Las políticas sociales se llaman así porque atienden a problemáticas que afectan a colectivos concretos, pero también porque, en última instancia, afectan a la sociedad como un todo. Si solo hablamos de casos individuales, solo caben actuaciones individuales, paliativas. Estamos hablando de otra cosa, de lo que dijo, por ejemplo, Margaret Thatcher: la sociedad no existe…”
    Pero es q no entiendes q la mujer no es un colectivo social, no es una identidad objetiva en la sociedad, es lo q no entendeis, lo unico q iguala a la botin con la limpiadora de mi curro es q tienen vagina, es como creer q sergio ramos y yo pertenecemos al mismo grupo, al de egpañoles, tan dificil es de entender?.
    Y eso cogiendo atendiendo a tu significado de politica social, q como todo se coge con pinzas
    Y me esta tocando las narices lo de los liberales, te coges el significado q usa por ejemplo la mierda de la Thatcher, o de su simil hispanico la Aguirre, y eso me lo paso por el forro.Yo me considero liberal, y creo q todos x aqui, nos gusta la libertad y q la gente sea libre y opine lo que quiera, con criterio claro, o tu no?. EL liberalismo nace con la revolucion francesa y creo q casi todos los movimientos politicos beben de ahi, q la dcha lo haya secuestrado y q solo le de un significado economico ( q al final ni eso ), no implica un significado negativo

    Comentario por Emilio Fernandez — 7 abril 2019 @ 10:55 | Responder

    • «lo unico q iguala a la botin con la limpiadora de mi curro es q tienen vagina»
      Eso es lo que debería ser, pero ¿es realmente así? Me parece bastante ingenuo por tu parte.
      La botín no se parece a la limpiadora ni en lo blanco del ojo. Por eso se forman colectivos… para luchar por la igualdad. Si todos fuéramos iguales de facto, por supuesto que no tendría sentido. Pero, insisto, ¿crees de verdad que la estructura política y económica que conocemos trata a todo el mundo por igual y según sus méritos?

      «EL liberalismo nace con la revolucion francesa y creo q casi todos los movimientos politicos beben de ahi, q la dcha lo haya secuestrado y q solo le de un significado economico ( q al final ni eso ), no implica un significado negativo»
      Cuando me refiero al liberalismo, lo hago en el sentido que ha adquirido en los últimos tiempos (para el que la vida humana no va más allá de una mercancía), no a su sentido histórico. Pero, perdona, tu forma de argumentar se aproxima bastante a ese liberalismo reciente al que me refiero, si quieres, neoliberalismo. Para mí, este último sí que tiene connotaciones negativas. Pero, vaya, no menos que el bolivarismo, por poner un ejemplo.

      Comentario por Iván Bethencourt — 7 abril 2019 @ 17:59 | Responder

  15. Saludos:

    Dejad de pelearos, una portentosa mente ya ha encontrado la solución:

    28A.- Podemos propone crear una ‘Vicepresidencia de Feminismo y Economía de los Cuidados’

    https://www.europapress.es/epsocial/igualdad/noticia-28a-podemos-propone-crear-vicepresidencia-feminismo-economia-cuidados-20190405141107.html

    Comentario por Vicente Millán — 7 abril 2019 @ 22:01 | Responder

    • Aunque las payasadas continuas de Unidas Podemos muevan a risa, es muy grave: ahora mismo yo estoy políticamente huérfano. Y como yo sé que hay muchos más. Al abrazar el identitarismo, falta una opción política de izquierda revolucionaria, clásica o como lo queramos llamar.

      Por cierto, justo la noticia de al lado:
      https://www.europapress.es/nacional/noticia-interior-recuerda-policias-guardias-civiles-tienen-ya-subida-salarial-mayor-cualquier-empleado-publico-20190406134916.html
      total de 807 millones de euros en la equiparación salarial de Policía y Guardia Civil con respecto a otros cuerpos autonómicos, tomando de referencia los Mossos d’Esquadra
      Interior recuerda que policías y guardias civiles tienen ya una subida salarial mayor a cualquier empleado público
      Supone más de 5.000 nuevos puestos y una tasa de reposición del 115% para Policía Nacional y 128,9% para Guardia Civil; en concreto, se crearán 2.606 nuevas plazas para Policía Nacional y 2.275 para Guardia Civil

      Al final, acaba cobrando más un badulaque analfabeto y violento que un investigador del CSIC. De estabilidad y seguridad laboral mejor ni hablamos.

      Cada pueblo tiene lo que se merece.

      Comentario por Nadir — 7 abril 2019 @ 23:42 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: