La mirada del mendigo

21 abril 2019

Fundamentalismo religioso en el corazón de Europa

Filed under: Religión — Nadir @ 15:51

Vamos a ver la otra cara de la moneda del fundamentalismo. Si hace unos días nos burlábamos de los que consideraban pernicioso el cuento de Caperucita, vamos hoy a tratar de los que queman libros de Harry Potter o imágenes de Hello Kitty.

Si no quieres que me ría de tu religión, no deberías tener unas creencias tan estúpidas; hay que estar como un cencerro para ver maldad hasta en un libro infantil. ¡Todo es pecado, todo es patriarcado, el maligno nos acecha!

El enlace me lo prestó el señor Grijalvo, y me sirve para introducir una de las fotos más raras que he tomado nunca. Estaba en Czorsztyn, una aldea del Sur de Polonia, esperando a que acabe la misa para poder visitar una antigua iglesia de madera con formas bulbosas. La iglesia está abarrotada, a pesar de ser ya tarde (especialmente en horario polaco) y ser un día de diario. Muchas viejas, pero también muchos niños y, sobre todo, niñas.

¿Qué hace esa mujer arrodillada en el atrio de la iglesia? Yo estaba con el trípode en el exterior, cagándome en Dios cada 10 segundos por tener que esperar a que acabase esa merluzada, y reparé en esa mujer. Permaneció en ese lugar todo el oficio, y tampoco se acercó a comulgar. Este detalle (ya para entonces se me había ido toda la poca luz que quedaba) acabó por explicarme la situación: por los motivos que fueran, esta mujer estaba excluida (seguramente autoexcluida) de la comunidad de creyentes, y no podía traspasar el umbral sagrado y participar en la ceremonia con el resto de los fieles, hasta que no expiase su pecado.

Era terrible presenciar cómo la mujer estaba sometida a un señalamiento y humillación pública, seguramente voluntariamente aceptada.

Pocas sociedades musulmanas serán tan fundamentalistas como la polaca. Por supuesto que fui sabiendo que eran unos completos meapilas, pero las cosas que vi y viví en el mes y poco que estuve entre ellos me hicieron volverme muy preocupado. Meapilas son los italianos, o los portugueses, especialmente las tierras pobres al Norte del Duero. Pero los polacos son otra cosa.

Os recuerdo que en Polonia la unión de la izquierda (desde la socialdemocracia a la izquierda radical se unieron bajo un único partido) no sacó ni un escaño, mientras que los ultracatólicos del PiS (que harían pasar por progres a los de Vox) son el partido del gobierno. Y no es cosa de los viejos: existe una oleada de afirmación nacionalcatólica entre los más jóvenes, más integristas que sus mayores.

Irónicamente, podemos decir que Polonia es el país más musulmán de Europa, aún teniendo en cuenta a Bosnia y Albania. Cuando patria y religión se unen, no es para nada bueno. Se avecinan problemas…

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

10 comentarios »

  1. Por cierto, después de esperar fuera una hora, el puto cura, estirado y autoritario, sólo me dejó echar un rápido vistazo a la iglesia, y nada de fotos. Aquí el cura no es como en las sociedades occidentales, que tienen que hacerse los graciosos para que no se les quede la iglesia vacía. En Polonia sigue siendo un personaje con mucho poder y autoridad en la comunidad. Y a fe que lo disfruta y manifiesta, menudo bastardo.

    Comentario por Nadir — 21 abril 2019 @ 15:55 | Responder

    • Ese viaje te impactó, ja, ja, ja, ja.

      Tenías que haber apaleado al cura, aprovechando la oscuridad y que la gente ya se había ido. ¿Has visto el cartelito en la puerta de la iglesia? Ya sabían que estabas de tour por Polonia con tu cámara de fotos, para ponerlos luego a parir en tu blog.

      Comentario por Greg — 21 abril 2019 @ 16:40 | Responder

      • Lo había visto, pero lo que prohíben es una cámara de fotos con flash. Y es que el flash puede resultar agresivo para según qué pigmentos y barnices. Yo en los interiores uso exposiciones larga, no tiro de flash (o sabes mucho y usas varios muy caros, o queda fatal).

        Al cura, después de apalearlo, tendría que hacer bueno aquello de que la única Iglesia que ilumina… Y carallo si iba arder aquello. Pena de iglesia, eso sí, especialmente el interior tenía una decoración estupenda.

        Y sí, salvo alguna excepción acabé hasta el puto nabo de los polacos, para qué lo vamos a negar.

        Comentario por Nadir — 21 abril 2019 @ 22:05 | Responder

      • No paré hasta aprender cómo se dice «Me cago en Dios» en polaco: Sram na Boga.

        Uf! Qué alivio! Hasta suena bien y todo. Y es fácil de pronunciar.

        Comentario por Nadir — 21 abril 2019 @ 22:23 | Responder

  2. ¿Queman libros porque no pueden quemar herejes?

    Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 21 abril 2019 @ 15:59 | Responder

    • No los queman pero les hacen la vida imposible. Un día, tras discutir con la policía de fronteras polaca (es mi especialidad), luego me quedé charlando con un hippie al que también le habían ido a despertar en su furgo. Total, que nos quedamos charlando (muy buen inglés, el fulano había viajado por toda Europa, casi tanto como yo) y me contó que él era uno de los pocos polacos que seguía las antiguas religiones druídicas. Un poco flipao sí que era. Y le pregunté si no era difícil, en un país así, ser «raro», es decir, ir con pintas raras, seguir una religión rara, llevar un estilo de vida raro. Y acabó saliendo del rollo de «qué bonita es Polonia» y confesando que era muy duro, el ambiente era hostil para cualquiera que se saliera del sistema. Y es cierto, es raro ver a gentes con pintas por la calle, incluso en las capitales.

      Comentario por Nadir — 21 abril 2019 @ 22:10 | Responder

  3. Hace unos años estuve trabajando en un proyecto de software para una empresa polaca y los encontré bastante peculiares.

    Me parecieron muy desconfiados como si pensarán que les íbamos a engañar. Nuestros comerciales por supuesto que si lo harían, pero que lo hiciéramos los técnicos no tendría sentido porque lo que se hace mal luego lo tenemos que arreglar nosotros.

    También parecían incapaces de hacerse responsables de decidir algo sin que estuviese de acuerdo hasta el Papa. Aunque también es cierto que muy a menudo echaban a gente que luego volvían a contratar, supongo que porque realmente no podían prescindir de sus conocimientos.

    Su CEO era como me imaginaba que sería Mussolini pero con pelo. Mis jefes tuvieron una reunión con él que si la hubiera tenido yo seguramente me hubiera levantado y me hubiera ido.

    Por cierto era una empresa pública con lo que sería un cargo político, pero si ese es un ejemplo de político no me sorprende nada de lo que cuentas.

    Comentario por JM — 27 abril 2019 @ 8:24 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: