La mirada del mendigo

21 junio 2019

Siguiendo el razonamiento

Filed under: Sociedad — Nadir @ 3:04

Se supone que la mayor propensión del hombre a cometer una agresión contra la mujer es la que justifica que este caso de agresión este comportamiento tenga un mayor reproche penal. Es la prevalencia de este comportamiento entre los hombres y la alarma social de este tipo de crímenes lo que justifica, según sus proponentes, que la misma conducta delictiva reciba penas más duras.

Es correcta esta afirmación, ¿no? Ya que los hombres son agresores en potencia, debe aumentarse el rigor de las condenas para corregir ese defecto de su naturaleza. ¿Correcto?

Bien, pues vamos a aplicar exactamente el mismo razonamiento de la LIVG, que no discuten más que los cuatro fascistas de VOX, a otros resultados estadísticos, mucho más sólidos.

¿Qué os parece el siguiente enunciado?

La condición de gitano será un agravante en las penas dada la estadísticamente irrefutable mayor propensión de esta comunidad a la delincuencia respecto a la media.

Vaya. Simplemente he intercambiado el término “hombre” por el término “gitano” en el razonamiento. Y, sin embargo, lo que parecía una afirmación muy progre ahora yo no lo parece tanto ¿a que no? Porque ¿qué culpa tiene nadie de nacer gitano y de lo que hagan otros gitanos? Uno sólo debe ser responsable ante la ley de sus propios actos, no los del colectivo en el que pretendan clasificarlo. ¿Suena lógico verdad? Y así era, hasta que llegó la nueva fe postmoderna y todo el mundo cambió de parecer.

Siguiendo el mismo juego de intercambiar categorías podemos llegar a las conclusiones más aberrantes, propias de un régimen fascista. Por ejemplo:

También es estadísticamente irreprochable que el colectivo inmigrante está claramente sobrerrepresentado en los feminicidios. Por lo tanto, se debe privar o al menos mermar a los inmigrantes de los derechos procesales que tendría cualquier otro ciudadano acusado de cualquier otro delito, dándole al acusador presunción de veracidad y recayendo la prueba de la inocencia en el acusado.

¿A que os parece muy progre la medida? Ah, ¿no? ¿Por? Porque sí que se considera muy progre cuando el colectivo criminalizado no es el de los inmigrantes, sino el de los varones. Sin embargo, si aplicamos la misma mecánica nefanda sobre categorías sociales distintas, estaremos redactando una ley muy del gusto de Unidas Potemos o una muy del gusto de los fascistas de Vox.

El sexo, el grupo étnico o el lugar de nacimiento son rasgos que no determinan el carácter de una persona y nunca, en ningún caso, pueden condicionar la responsabilidad ante la ley. La igualdad de los ciudadanos ante la ley es un principio básico que jamás debería ser puesto en cuestión, ni siquiera como atajo con los propósitos presuntamente más nobles, pues es una de las grandes conquistas de la era moderna.

La diferencia pues entre la moderna progresía y el viejo fascismo no es de discurso, ambos están dispuestos a deslegitimar el sistema legal para exorcizar sus demonios (unos con la manía del hombre agresor, los otros con la del gitano o moro ladrón), la diferencia entre ellos se reduce al colectivo que criminalizan y al victimizado.

Es más. En honor a la verdad he de decir que quizá haya miembros de Vox que ni siquiera están tan locos de pretender introducir una reforma legal para considerar que ser gitano sea un agravante penal, y que las circunstancias de nacimiento deban determinar los derechos procesales. No conozco a nadie de Unidas Potemos que ponga en cuestión la desigualdad legal introducida en la LIVG.

Si feminismo es igualdad, no hay ni un solo feminista en la progresía de hoy.

+

NOTA: El agravante de abuso de superioridad existe desde hace mucho tiempo en el Código Penal. No es discriminatorio ya que describe objetivamente el delito, la desproporción entre la agresión y los medios de defensa de la víctima, independientemente de su sexo, raza, religión o lugar de nacimiento. Presuponer que el hombre es siempre el más fuerte es de un sexismo burdo. Hay mujeres jóvenes más fuertes que hombres jóvenes, pero además hay diferencias de edad (niños, ancianos), de condición física (minusválidos), de estado de consciencia (borrachos…) u otras circunstancias como el uso de armas o de una posición de poder (laboral, institucional…) que pueden alterar en cada caso la relación de fuerzas en un enfrentamiento, que la mamarrachada que hoy se arroga el término de feminismo pretende que sea siempre la mujer el sujeto más débil.

Pero ya puestos, ya que totalizamos la media que es la falacia que subyace en todo este pseudorrazonamiento, que viene a confundir el resultado estadístico de que los hombres son de media más altos, a la absurda conclusión de que no hay mujeres más altas que ningún hombre. De hecho, desaparecen mujeres y hombres quedando sólo un prototipo de mujer y un prototipo de hombre (sorprendámonos de cómo el neofeminismo refrenda el concepto de género, Simone se moriría de vergüenza si lo viera). Y el de hombre no es precisamente agraciado. Tampoco el de mujer, a decir verdad. Reducida la humanidad a estos dos muñecos de guiñol, el postmodernismo identitario representa su función de un modo que sería del gusto del sacerdote persa Manes.

Decía que ya puestos, vamos a una reductio ad absurdum más. Si ser hombre es un agravante penal por la presunción de que es siempre y en toda circunstancia más vigoroso (ya que esa agravante se aplica siempre dado el sexo de agresor)… podemos proponer otra. A ver qué os parece.

Dado el caso que la constitución de la población de origen subsahariano es más vigorosa, siendo comunes los individuos de gran envergadura y muy musculados… lo habéis adivinado, vamos a introducir una reforma legal para que ser negro suponga condenas más duras.

Muy avanzado, muy progre, esto de romper el principio de igualdad ante la ley. Leyes diferentes para blancos y para negros, la nueva modernidad. Y para mayor cinismo, haciendo de la igualdad bandera. Lo mismo que la Espe no se quitaba la libertad de la boca. Hazte con el control de las palabras y ya tienes la mitad de la partida ganada.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

50 comentarios »

  1. Datos sobre el suicidio en España
    De los 10 fallecidos cada día, de media 7 son hombres y 3 mujeres
    Las muertes por suicidio duplican a las que producen los accidentes de tráfico y son 80 veces superiores a las que causa la violencia machista.
    Porque no se pone mas enfasis y se dedican mas recursos a este tema que afecta a muchas mas personas que la violencia contra las mujeres?
    El verdadero reto es conocer las causas de este interes por parte de instituciones a las que la democracia y los derechos humanos traen sin cuidado.
    Por qué pasa ahora esto ?
    Creeis que es casualidad ?

    Comentario por Zumalakarregi — 21 junio 2019 @ 8:34 | Responder

    • Añado una cosa rápida sobre el dato que acabas de dar: Si relacionas divorcios con suicidios masculinos hay un relación bastante fuerte. Eso sumado a que muchas veces el abuso psicológico que desemboca en suicido se define como suicidio y ya está.. Pues bueno, uno de los asuntos en los que nuestro estado no quiere mirar, quizás porque va demasiado contracorriente.

      Y que por definición los hombres somos reemplazables, que hombres se suiciden no es noticia, somos los que vamos a la guerra, los que hacemos los trabajos con alta mortalidad, y normalmente los que tomamos riesgos, el óvulo tiene valor, el espermatozoide no. Esto ha sido así desde siempre, y pensar que ahora hemos abandonado esa premisa es creer en cuentos de hadas.

      Comentario por Don Juan — 21 junio 2019 @ 11:59 | Responder

      • The Expendables

        Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 22 junio 2019 @ 11:12 | Responder

        • Básicamente.

          Comentario por Nadir — 23 junio 2019 @ 9:13 | Responder

          • Rol que tenemos bien implantado en nuestro cerebro basta con ver como los machos jóvenes cumplen la función de pantalla en torno al núcleo reproductor de la manada en por ejemplo los macacos japoneses.

            Comentario por Corvo do Anllons — 23 junio 2019 @ 15:14 | Responder

    • Porque, siguiendo con mi visión conspiranoica del mundo actual (lo siento, no lo puedo evitar, aunque puedan dudarlo un largo periodo de profunda reflexión me ha llevado a pensar así), lo que se busca es dividir aun más si cabe a la sociedad para esclavizarla mejor.
      Reprimir, cohibir, amedrentar, debilitar, instalar la desconfianza mutua constante, mientras no se hace un seguimiento ni mínimamente proporcional en el tema de los suicidios y las enfermedades mentales, tiene que formar parte de un plan, no puede ser casualidad.
      Me ha encantado el artículo y este comentario.

      Comentario por Javier — 22 junio 2019 @ 14:35 | Responder

      • Pues no sé a la sociedad, para a la izquierda la han partido partido de medio a medio. Sea o no deseado, sé de muchos que se están relamiendo con el resultado.

        Comentario por Nadir — 23 junio 2019 @ 8:44 | Responder

  2. No es solo porque el hombre sea más propenso a la violencia, tampoco porque el hombre suela ser más fuerte físicamente que la mujer.
    Es porque el hombre es más propenso + suele ser más fuerte + el patriarcado apoya explicita e implicitamente el machismo y la violencia machista desde tiempo inmemorial.

    Así que el feminismo intenta romper la “rueda del machismo” vulnerando el principio de igualdad, usando terminología de juego de tronos.

    Comentario por Interrogante — 21 junio 2019 @ 10:13 | Responder

    • Por tu misma lógica, si el crimen lo comete un hombre, negro, que ha sido atleta, y además fue criado en arabia saudí, las penas deberían ser aún más altas no?

      El problema de construir conceptos sin cimientos ningunos es que se caen con un poco que sople el viento, estas gilipolleces, como las que acabas de enunciar, sólo existen porque vivimos en un mundo tan tecnológicamente avanzado y tan seguro que la gente puede ir enunciando sandeces por ahí y no hay nadie que le de un toque. Quitas la policía y el estado de derecho y cualquier “poder” que puedan tener las mujeres desaparece al día siguiente. Por eso antiguamente se usaba el término “Sexo débil” no era peyorativo, era simplemente una afirmación lógica y factual. Pero al parecer desde el inexpugnable castillo de naipes en el que vivimos pensamos que hemos dejado todas esas “barbaridades” muy atrás. Corta la luz una semana en el país entero y revisamos los argumentos.

      Y ya paro que quiero dejar para los demás también.

      Comentario por Don Juan — 21 junio 2019 @ 12:13 | Responder

      • “cualquier “poder” que puedan tener las mujeres desaparece al día siguiente” –> Las mujeres siempre han tenido poder. Incluso en las sociedades que más exaltaban la virilidad. Has leído Lisístrata, de Aristófanes?

        Sexo débil los cojones. La mayor parte de la condición sumisa de la mujer en ciertos periodos históricos (fue un valor burgués, pero no tan longevo como normalmente se supone) es también identificable en sectores sociales dedicados a la servidumbre: lo son porque fueron educados serlo. Sí, obviamente en una sociedad militarizada la mujer tiende a ocupar un papel secundario, porque aporta menos en esa actividad decisiva para el mantenimiento de la tribu. También aporta menos cuando la fuerza física determina el producto. Pero en sociedades avanzadas, incluso pre-industriales, la fuerza física quedaba relegada a otros atributos como la inteligencia, la imaginación, la destreza o la belleza. Entonces la mujer podía aportar tanto o más, y justificar una posición de igualdad en la sociedad.

        Tampoco creo que sea cierto que una semana sin luz nos devuelva a la barbarie. La educación no se formatea al irse el suministro eléctrico. Ni tan civilizados como aparentamos, pero tampoco tan asilvestrados. Para lo bueno y para lo malo, porque privados súbitamente de las comodidades modernas y la inmensa mayoría perecería en pocas semanas, completamente inútil para asegurar su supervivencia.

        Comentario por Nadir — 22 junio 2019 @ 2:17 | Responder

        • Nadir, te acuerdas cuando hablamos de Esparta y Atenas. Esparta estructura jerarquizada, sociedad militarizada, Atenas democracia, sociedad abierta, en cual de ellas pensaria uno q la mujer tiene un papel mas importante?

          Comentario por Emilio Fernandez — 22 junio 2019 @ 23:03 | Responder

          • Bien traído a cuenta.

            Pero espera, retrotraigámonos un poco. En Atenas el demos consiguió arrancarle a la aristocracia el compartir el gobierno de la ciudad gracias a la determinante participación de la plebe en el esfuerzo militar (como marineros e infantería ligera). Si nosotros sangramos por la polis, si morimos por la polis, también queremos gobernar la polis. Y en ese periodo, era militarista hasta el Tato. Los lacedemonios tenía una idiosincrasia particular, con caracteres eugenéticos, en la cual también participaban las mujeres (debían ser fuertes y sufridas para parir hijos fuertes).

            Por otra parte, una mujer alemana durante el III Reich podía tener una mayor autonomía que en muchas otras sociedades europeas. Es cierto pues que la relación entre militarismo y machismo no es automática, entran más cuestiones en consideración.

            Comentario por Nadir — 23 junio 2019 @ 8:37 | Responder

      • Por cierto, no creo que la cantidad de sandeces se deba a vivir en un mundo tecnológicamente avanzado, aunque sí que puede estar relacionado con la seguridad y el bienestar. La merma en la calidad del discurso intelectual es pareja al empobrecimiento en el discurso artístico, música, pintura, escultura, arquitectura… en un proceso que sólo se puede tildar de DECADENCIA. Agotado el alimento estamos ya alimentándonos intelectualmente de nuestras heces, en un círculo vicioso. E históricamente, ya sabemos el doloroso proceso de destrucción creativa por el cual la historia se desembaraza de lo indeseable, de lo malforme y renace de sus cenizas.

        Comentario por Nadir — 23 junio 2019 @ 9:19 | Responder

    • “el hombre suela ser más fuerte físicamente que la mujer” –> Y dale. Con “el hombre” y “la mujer”. Te importaría dejar de usar categorías, muñecos de guiñol?

      Con esos muñecos de guiñol el KKK creó el cliché del negro violador de jóvenes blancas, de un modo muy similar al que estáis creando ahora.

      ¿Cómo que suele ser más fuerte? ¿A ti te parece que eso es un argumento legal para justificar que TODOS los hombres, los fuertes y los tirillas, tengan penas agravadas por el mismo hecho delictivo? ¿Y que vean mermadas sus garantías procesales porque “hay que creer a las mujeres”?

      “el patriarcado” –> Pero qué patriarcado. A ver, empecemos ¿tú sabes lo que es un patriarcado? Un sistema político basado en la autoridad de uno o varios varones distinguidos del grupo, los patriarcas. ¿Tú crees que es el sistema político que rige en el Estado Español? En la península no ha habido un sistema patriarcal desde al menos el neolítico, que sepamos. Caudillismo, imperio, feudalismo, diversos tipos de monarquía, parlamentarismo. ¿Dónde ves tú un sistema patriarcal? Digo, antes de injerir ninguna sustancia alucinógena. Que existan sesgos y conductas machistas en una sociedad, no la define como un patriarcado. Joder, a ver si tenemos un mínimo de rigor con los conceptos, tanta paranoia con las violaciones y sois los primeros en follaros a medio diccionario. Y sin condón.

      A ver, que no me quiero enfadar. Tú revisa lo que has escrito. Te hago un croquis:
      No es por A que nos cagamos en los fundamentos del derecho.
      No es por B que nos cagamos en los fundamentos del derecho.
      Es por A y B y C que nos cagamos en los fundamentos del derecho, siendo C la carta comodín del patriarcado.

      ¿Esto qué clase de razonamiento es?

      Si cogemos las estadísticas, también el conductor varón es más propenso a superar los límites de velocidad. ¿Diseñamos un nuevo código de la circulación, en que las multas sean diferentes en función del sexo? Lo digo como broma, pero si tienes la cabeza lo suficientemente lavada quizá incluso te lo plantees en serio. O mejor aún: cuando el infractor sea hombre, no hace falta probar que circulaba a más velocidad de la permitida: se da por hecho y multa al canto. A no ser que demuestre el presunto infractor que iba a la velocidad adecuada.

      En serio, se ha vuelto todo el mundo subnormal a la vez? Es lo que coméis, lo que bebéis, algún patógeno que está en el aire? Al menos a mí me da verdadera vergüenza tener que estar debatiendo a este nivel. Esto es propio de una charada, es grotesco.

      Comentario por Nadir — 22 junio 2019 @ 2:04 | Responder

      • El concepto de patriarcado al que aluden las feministas una y otra vez es, en realidad, sinómino de “cultura(s) humana(s)”. prácticamente todas se han basado en la preponderancia pública del macho combinada con la protección y manutención de la hembra. Preponderancia del macho derivada de su mayor potencia física, imprescindible durante miles de años para la protección del grupo. Potencia física desarrollada con un objetivo: la mejor protección de las hembras, verdadero recurso básico de la sociedad, en tanto asegura la superviviencia.

        Y basta echar un vistazo a nustros primos más próximos, chimpancés, gorilas, orangutanes, para encontrar las mismas pautas. O a cualquier grupo de mamíferos sociales. Item más, esto viene de mucho más atras, de cuando los primeros reptiles mamiferoides del triásico inventaron el sistema de alimentar a sus crias con secreciones de glándulas mamarias. ¿Podría haber sido al revés? Si, las aves de presa, por ejemplo, han evolucionado hacia la pauta opuesta, y han desarrollado un, salvando las distancias, “matriarcado” (no son sociales, sólo se emparejan en época de cria, pero en ese tiempo las hembras, más fuertes, “mandan”).

        Quizá ha habido en la historia sociedades “matriarcales”, pero no han sobrevivido. Pura selección natural, que ha primado la organización social más eficaz. Vamos, que Engels podrá haber sido un fino pensador político, pero como historiador o prehistoriador no valía un pimiento.

        Por supuesto, hoy en día esto no es necesario. La protección y la defensa ya no dependen (o dependen menos) de la potencia física. Pero miles, millones de años de evolución no se borran de un plumazo, para bien o para mal. Seguimos teniendo esa tendencia básica en nuestro cerebro (no en el “cerebro de reptil”, en el de mamífero, en el de homínido), que es la que inspira, entre otras cosas, el famoso principio de “las mujeres y los niños primero” en caso de peilgro. La misma que inspira a los machos de chimpancé o de mandril a jugarse el tipo y ponerse en primera línea (con el macho alfa en cabeza) cuando aparece el leopardo.

        La misma que impulsa a los “aliados” y pagafantas en general a alinearse con las tesis feministas para proteger a las “pobres mujeres” de otros machos asesinos, violadores y opresores en términos generales. ¿Os he dicho ya que el feminismo moderno es en realidad machismo 2.0?

        Comentario por santi — 23 junio 2019 @ 12:37 | Responder

        • Brillante exposición, sí señor.

          Lástima que no esté de acuerdo en la premisa: “el concepto de patriarcado al que aluden las feministas” … es simplemente cualquier rasgo se aparte de su férreo código de conducta. Cederles el paso al entrar a un sitio es una agresión machista y, por lo tanto, evidencia de que vivimos en un patriarcado.

          Lo de los códigos es algo así como lo que hacen los niños (o hacían, a saber qué mierdas hacen ahora). Se inventan un “lenguaje secreto” con unas pocas palabras o señas inventadas (al revés o lo que sea). De esta forma se siente especiales, refuerza el vínculo entre los miembros “iniciados” frente al resto de los niños, que ignoran de qué va el tema. Este mecanismo, tan pueril, es usado con fruición por el policorrectismo. Por ejemplo, no digas cojo, di impedido, luego di minusválido, luego di persona con diversidad motora… Tienes que saber el código. No puedes ceder el paso a una mujer, o eres un machista agresor. No puedes alabar la belleza de una mujer, aunque sea con la máxima etiqueta: decir “que bonitos ojos tienes” también es una agresión machista. Al menos, lo es si a la tipa en cuestión no le interesa enrollarse contigo, en caso contrario estará encantada que le dirijan las peores groserías. Más hipocresía neovictoriana.

          Comentario por Nadir — 23 junio 2019 @ 20:09 | Responder

          • Te sorprenderías. Hace un tiempo, entrando en la oficina, una compañera me reprocho no ceder “el paso a las señoras” por entrar el primero. Ella era una feminista de las de antes, de las que abogaban por la igualdad, de verdad. Un poco avergonzado (por mi mala educación, normalmente cedo el paso a mujeres y a hombres) le contesté que, si creía en la igualdad, no debería reclamar eso, Me dijo que la igualdad no estaba reñida con la galantería. Puesto a tocar las narices, le di una explicación: “los hombres cedemos el paso a las mujeres, para poder mirarles el culo sin que se note mucho”. Se puso de todos los colores.XD

            El feminismo es bastante “poliedrico”, y tiene interesas variados, incluso encontrados. Para algunas, se trata de conseguir priivilegios, para otras, dejar salir sus mierdas misándricas, para otras, una forma de sentirse parte de un grupo “justo”… o simplemente, seguir la corriente. Pero todos los feminismos tienden a situar a los hombres como fuente de todos los males, porque lo creen de verdad, o por simple interés táctico.

            En realidad, no existe ese “férreo código de conducta” al que aludes. Se va haciendo camino al andar, al buscar motivos, razones o argumentos para seguir presentándose como “pobres víctimas inocentes del machismo”. Cualquier feminista que se precie es muy capaz de quejarse de una cosa y de la contraria con la misma indignada vehemencia, siempre que pueda culpabilizar “a los hombres”.

            Comentario por santi — 24 junio 2019 @ 0:17 | Responder

            • Efectivamente, el código es cambiante, pero no por ello menos férreo.

              Y sí yo también estoy esperando que otros, y sobre todo otras feministas levanten la voz y protesten por el secuestro de sus movimientos y símbolos. Pero como esta ola llena las calles y tiene mucho músculo, las históricas están encantadas y prefieren pasar por algo los “deslices doctrinales” de esta caterva. Cuando no se han sumado a ella.

              Están cargándose el movimiento feminista, convirtiéndolo en un engendro y ganando la animadversión social cuando tenían ya el terreno ganado. Lamentable.

              Comentario por Nadir — 24 junio 2019 @ 0:33 | Responder

              • Muy buenas. Nadir y (un poco) Santi.
                Desde hace unos cuantos años, digo que el orgullo es un sentimiento ridículo e inútil en la mayoría de las ocasiones. Sentir orgullo de lo hermoso que es uno -si lo es-, es absurdo, en esencia, porque no hay mérito de ser hermoso, si uno lo es. Lo mismo pasa con la inteligencia. Es parte del legado genético, no fue elegido en un supermercado antes de nacer. Vosotros, Nadir y Santi, sois claramente dos hombres muy inteligentes. Voy a subrayarlo para que no parezca un cliché: realmente vuestra forma de expresaros demuestra alta habilidad para el pensamiento abstracto y lógico, la multi-comparación, la extrapolación, inferencia, etc. Más que la media, sin duda.
                Y ahora me presento: como vosotros: yo también. Lo digo sin orgullo ninguno: soy también extremadamente inteligente, pero quizá no más que vosotros 2. O quizá sí, pero poco importa. ¿Por qué entonces estoy tan en desacuerdo con 2 cerebros tan capaces? Bien, porque hay otros factores aparte de la inteligencia; como los cuentos de Asimov, las leyes de la robótica parecen perfectas, y sin embargo, la lógica, inicialmente aplastante y sólida, acaba agrietándose finalmente, inevitablemente. A pesar de nuestra inteligencia, siempre hay algo que se nos escapa, un coincidencia de eventos que no podemos anticipar, una anomalía imprevisible, especialmente cuando el contexto es poliédrico, en el que el número de factores que intervienen son inabarcables, y las combinaciones y consecuencias son excesivamente difíciles de proyectar. Y antes de discurrir, hay que aceptar siempre que los problemas humanos, morales, son así algunas veces; no siempre, pero con frecuencia.
                En vuestro caso, la lógica que empleáis es excelente (cambiar “hombres” por “gitanos” en la frase del principio, por ejemplo, es -inicialemente- aplastante). La cadena de razonamientos es sólida como una roca, lo cual me ha encantado porque en mi cerebro, “sabiendo” que está equivocada, constituye un desafío refutar tan rocosos razonamientos. Pero aquí va.
                ¿Qué es lo que falla? Bien, yo creo que no voy a poder explicarlo todo aquí, pero sí voy a empezar por algo básico. La inteligencia aplicada a temas matemáticos no requieren habilidades psicológicas, pero si los problemas son filosóficos o morales, entonces sí es necesario aplicar ciertas técnicas. Una de ellas es la empatía.
                A uno -como hombre- le puede molestar tener que ser socialmente regañado si le decimos a una mujer “qué ojos más bonitos tienes”. La cuestión es: ¿qué sentiríamos si el mundo fuera al revés? ¿Y si fueran las mujeres las que estuvieran evolutivamente marcadas hacia la seducción activa, y sintieran un deseo irrefrenable de halagar a los hombres? ¿Sabemos qué sería? ¿Y si nuestro deseo sexual no tuviera un gatillo tan rápido como el de las hembras? ¿Y si fuera justo al revés?
                Bien, si fuera justo al revés, tendríamos que oír “qué ojos más bonitos tienes” muchas veces. Si fuéramos un poco agraciados, quizá demasiadas veces. En nuestro mundo, las violaciones suelen ser a mujeres, los acosos suelen ser a mujeres, mueren más esposas que maridos, etc. En el mundo al revés, eso nos pasaría a los hombres. Y cualquier halago, repetido decenas de veces, puede sonar agradable o bien todo lo contrario. ¿Tendríamos derecho a gritar que no lo queremos, si no lo queremos? Claro que sí. El problema es que a nadie le gusta que le recorten la libertad, pero debemos estar dispuestos a proyectar, a extrapolar nuestra empatía hacia otros, y entonces comprender que -a veces- lo que con frecuencia es inocuo y puntual (“qué bonitos ojos tienes”), es sin embargo parte de un inmenso conjunto de hechos que degradan la vida de muchas mujeres, que deben soportar lo que les toca “porque la evolución es así”.
                (Ojo, Ingeniero Informático y Matemático, pero también tengo media carrera de Antropología porque me encanta, precisamente, la evolución). Pero la evolución nada tiene que ver con lo que los humanos podemos y debemos hacer para convivir en paz y la mayor igualdad posible.
                Aquí lo dejo, aunque habría mucho más.
                Saludos!

                Comentario por Pabs — 13 agosto 2019 @ 11:00 | Responder

                • Comentario por Luciano Mendez — 13 agosto 2019 @ 12:03 | Responder

                  • Excelente idea, Luciano, que con tu permiso usaré algún día.

                    Comentario por Pabs — 13 agosto 2019 @ 13:23 | Responder

                    • Luciano es sólo la mascota de este blog, cargo que ha alcanzado por méritos propios. Tiene prohibido abrir la boca, porque cada vez que la abre mira lo que pasa. XD

                      Comentario por Nadir — 13 agosto 2019 @ 15:05

                • Buenas, Pabs.

                  En realidad, no me tengo por muy inteligente. De hecho, sé positivamente que no lo soy; mi capacidad intelectual, sin ser pobre, pero no es ninguna maravilla. Creo que lo más valioso de mí es la valentía: soy muy fuerte psicológicamente, y me atrevo a cuestionar mis propios argumentos, a tomar en consideración caminos que para otros aparecen vedados. Aunque luego, por potencia pura de cálculo, no soy una maravilla, y por memoria soy un desastre.

                  Bueno, al tema. Tú presupones que yo carezco de empatía a la hora de acercarme al tema de los piropos. Yo creo que no es el caso, y puedo comprender perfectamente la incomodidad de un piropeo continuo. No es tan difícil de comprender, de hecho. Lo poco agrada y lo mucho cansa. Y hay formas y ocasiones de halagar a una persona, y como todo, hay quien es más o menos oportuno. Lo que es ridículo, y es consecuencia directa del neofeminismo postmoderno es considerar esa molesta como una agresión o un ultraje, con una pudibundez de dama decimonónica.

                  Más cosas. Tú das por hecho que el hombre está predeterminado por su genética para representar el papel activo en la seducción. Sin embargo, yo pongo esto en duda. En nuestra cultura, y en otras de las que se esperaba de la mujer una conducta pasiva y recatada, es de esperar que también, aún más en el emparejamiento reprodujese ese modelo pasivo. Pero hay otras culturas en las que es el hombre el que se engalana y exhibe, adquiriendo una actitud pasiva mientras que la mujer elige (caso de los Bororo en el Sahel). De hecho, sería buena prueba de que al menos en parte este comportamiento es adquirido el que, según la sociedad se desprende del sexismo (proceso interrumpido y revertido por el identitarismo postmoderno, que vuelve a reforzar los estereotipos de género), es más habitual que sea la mujer la que “entre” al hombre. E incluso antes, por mucho que pudiera parecer que el hombre adoptaba el rol activo en la seducción, pero muchos estábamos de acuerdo que realmente la que llevaba la batuta era la mujer, y en la mayoría de los casos era ella quien decidía, dejándole al hombre la ilusión de pensar que había conquistado algo cuando en realidad había sido él quien había caído en la trampa de la seducción. Y sobre este tema hay una enooooorme bibliografía y filmografía, así que no me extiendo más.

                  Yo considero que es preferible abandonar todo prejuicio sexista (el género) y que cada cual se conduzca de acuerdo a su naturaleza. Y habrá quien sea más tímido y quién más lanza, personalidades más confiadas y arrolladoras, y otras que prefieren la pasividad y la sumisión. Y con ya unos cuantos años a cuestas, e incluso tamizado por una cultura con un poso machista (lo que ahora se llama patriarcal), y no encuentro correlación entre el sexo y la fortaleza de carácter. También es cierto que las mujeres gallegas han sido siempre de armas tomar… 🙂

                  “si fuera justo al revés, tendríamos que oír “qué ojos más bonitos tienes” muchas veces.” –> Bueno, esa queja se la he oído a algún hombre. Un compañero de gimnasio stripper, o un colega que preparaba las oposiciones de bombero. Y la insistencia y grosería de algunas proposiciones supera con mucho a lo normal entre los hombres. Pero como siempre, hay de todo. Lo que es evidente es que estos hombres no van a hacer una asociación de piropeados, para lamentarse de lo muy desgraciada que es su vida a causa de ello. Es ridículo, igual que era ridículo entre las mujeres hasta hace pocos años, que llegó la fiebre por sentirse ofendidito por todo. Señal inequívoca de que no tienes cosas más importantes en las que pensar.

                  “inmenso conjunto de hechos que degradan la vida de muchas mujeres” –> Exaaacto. A eso me refería con los ofendiditos por todo: postmodernismo puro y duro. Buscar cualquier detalle nimio para verificar la opresión prevista por San Foucault. Tú pregunta a una vieja, si los piropos que le lanzaban cuando era joven “degradaban su vida”. A veces podían ser pesados y respondía con un desaire o un desplante, pero desde luego era el menor de los problemas de una persona sensata. Sensata. Lo que pasa es que la doctrina postmoderna crea monigotes hipersensibles, que hacen una tragedia de cualquier nimiedad. Claro, esto es propio de clases acomodadas que, como digo, no tienen problemas más serios y acuciantes de los que ocuparse.

                  De hecho, el halago no deja de ser una costumbre social, y se esperaba que un caballero dirigiese algún cumplido a una dama con la que se encontrase en el paseo. No hacerlo sería considerado una grosería (como leemos en la literatura decimonónica). Son usos y costumbres, y cualquiera en base a ellos debe comportarse con sentido común. Hay quien lo tiene más o menos desarrollado, y hay quien carece de él y se comporta como una energúmena, soltando coces al que la halaga, aunque sea de forma torpe. Porque todo es agresión y todo es ofensa, en el triste mundo postmoderno.

                  Pero mira, si ya no es el piropo. Ayer mismo, andando por el campo, me crucé con un chaval joven (échale 16-18). Lo saludé y le hice un comentario sobre el tiempo. Se quedó turbado, visiblemente incómodo, de que un desconocido le interpelase. Los críos de hoy no tienen los mecanismos sociales para entablar una conversación, disfrutar simplemente del palique. El mismo comentario, se lo hago a un viejo analfabeto de 80 años, y me contesta con retranca, con una gracia que no soy capaz de seguir, y aún antes él se dirige a mí. Porque aunque no nos conozcamos, nos reconocemos como personas, individuos de la misma especie, igual que los perros se olfatean. Cruzas un par de bromas y sigues con tu camino. Así ha sido el mundo hasta ahora. No es el sexo, no es el piropo… es que los críos actuales consideran cualquier interacción humana más allá de su círculo de amigos una agresión a su burbujita. Y para todo lo demás, WhatsApp.

                  Sin más, te felicito por tu doble formación, tanto tecnológica como en humanidades. Eres un ejemplo.

                  ¡Un saludo!

                  Comentario por Nadir — 13 agosto 2019 @ 14:54 | Responder

                  • Qué tal Nadir. Gracias por tu respuesta.
                    “Tú das por hecho que el hombre está predeterminado por su genética para representar el papel activo en la seducción. Yo creo que no es el caso…”
                    Es muy cierto que ha sido extremadamente difícil investigar el comportamiento humano como especie, desde el punto de vista biológico. Y así sigue siendo. Esto es así porque somos una especie avanzada culturalmente, en extremo, la que más. Nuestros instintos, que poseemos como cualquier animal, están ciertamente camuflados por nuestra cultura, por las normas que nos imponemos. La cultura a la que pertenecemos nos conduce por la ruta que define, y por supuesto constituye un sesgo crucial. Sin embargo, a pesar de la dificultad, se han logrado extraordinarios avances en descubrir nuestros instintos, o dicho de otro modo, los sesgos biológicos a los que estamos sometidos permanentemente. Uno de los primeros estudios -y, al tiempo, uno de los aún más relevantes- es el de Desmond Morris, autor de “El mono desnudo”, y posteriormente, “La mujer desnuda”. Los recomiendo para entendernos mejor. Aún siguen siendo vigentes referencias. Entre muchas, la diferencia más importante entre machos y hembras humanos es la diferencia hormonal. La testosterona tiene efectos muy distintos al estrógeno, y solo como ejemplo, deberíamos tener en cuenta que la correlación positiva entre niveles de testosterona y la agresividad en humanos ha sido demostrada en muchos estudios (https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0018506X08002183, Wright, J., Ellis, L., Beaver, K. (2009). Handbook of crime correlates. San Diego: Academic Press. ISBN 0-12-373612-9.).
                    No es sorprendente, pues, que el ejemplo que citas (los Bororo en el Sahel) es, en efecto, un contraejemplo de lo que deberíamos esperar: un papel activo del macho, debido fundamentalmente al poderoso influjo hormonal. Esto, como ya se sobreentiende, en absoluto quiere decir que la cultura no puede modificar e incluso invertir el comportamiento humano: de hecho los borobo son un ejemplo de que es posible. Pero, eso sí, no es lo esperable.

                    Yo no he presupuesto que eres autista, y no posees empatía; no lo he dicho, no lo he pretendido. Es posible que tu capacidad empática sea extraordinaria, y estoy seguro, por tu forma de razonar, que la has aplicado en este tema. Ahora bien, lo difícil, como pretendía sugerir, es sostener el ejercicio mental (empático) durante suficiente tiempo, como para realmente comprender la dimensión y complejidad del contexto en el que otros viven. Que un individuo macho, en nuestra sociedad, sea piropeado en exceso, en contra de su voluntad, ¿puede ser comparado al contexto en el que una mujer es piropeada en exceso, en contra de su voluntad?
                    Déjame hacer un paréntesis, ahora que parezco -quizá- uno de esos defesores de los “ofendidos”. Intentaré describir un poco cómo pienso en este sentido. El problema de la ofensa está en el ofendido. Este sería mi titular. En mi opinión nada, absolutamente nada, debería ser inmune a la crítica, incluso a la ridiculización, y aquél que se ofenda por la crítica, que se compre un perro para acariciar. “Sorry”. La crítica es una garantía para la mejora. Esto no quiere decir que todas las críticas sean ciertas, pero esa es una cuestión posterior: la crítica está sujeta a la crítica. Todos los humanos deberían ser educados a soportar críticas, en lugar de adoctrinar a no pronunciarlas “por no ofender”. Espero que con esta declaración quede claro que no voy por ahí. El problema del que hablamos es una anomalía social, no individual. Las mujeres viven nuestro mundo sabiendo que existen los acosos, las violaciones, etc. Esto es solo la punta del gran iceberg que hay debajo. Un piropo a un tipo guapo de gimnasio nunca significará más que algo molesto. Algo con lo que tendrá que lidiar de manera individual, uno por uno. Una mujer que recibe un piropo FUERA de una disco, o un pub, etc, tiene que lidiar con una lluvia de pensamientos y especulaciones que los hombres no experimentan, en absoluto.
                    La cuestión es: esa “ofensa”, ¿a qué es debida? ¿Al individuo en sí que lanza el piropo? (El individuo puede ser perfectamente respetable y honesto). Si extendemos mentalmente el ejercicio empático, al menos yo, me digo: “a mí me parece que las reglas sociales ya no son propias de mi siglo, no tengo por qué estar sintiendo temor porque alguien me piropeé, me gustaría ser como los tipos guapos del gimnasio, que no tienen de qué preocuparse”. Ahora bien, ¿es eso posible? Mi posición (siempre provisional a la espera de más información) es que no: no es posible. Si es tan complicado para muchos hombres reprimirse de piropear -sin ser este un delito-, seguirá habiendo hombres que no serán capaces de reprimirse de acosar y violar, como está ya probado, por mucho castigo penal que se aplica ya desde siglos. Y por tanto el miedo a la que se enfrentan las mujeres subyacente continuará. Y por eso, en mi opinión, es tarea de los hombres “decentes” de aliviar la tarea con la que se seguirán enfrentando las mujeres debido a esta realidad. Limitar nuestra libertad individual debido a esta anomalía social.

                    Un saludo.
                    Pablo

                    Comentario por Pabs — 13 agosto 2019 @ 16:19 | Responder

                    • Muy buenas.

                      Te agradezco una exposición tan razonada. Así es cómodo hasta disentir.

                      Lo primero, volviendo al primer texto. Cuando a tu consideración de que hay un “inmenso conjunto de hechos que degradan la vida de muchas mujeres” yo lo identifico con el neofeminismo postmoderno, no es sólo por la hipersensibilidad de éste a la crítica, sino a la más mínima de las situaciones (por ejemplo, que te toque un maleducado en el metro que invade tu espacio, o que un camarero dé por hecho que por ser mujer la cocacola light es para ti). Es propio del neofeminismo coger toda esta serie de inconvenientes menores y hacer de ellos una causa general contra la masculinidad. Una persona racional relativiza los problemas para dedicarles atención según su gravedad. Dedicarles tiempo y atención a esas mergalladas es propio de una mente ociosa. Si nos ponemos a elucubrar, también sacaríamos un “inmenso conjunto de hechos que degradan la vida de muchos hombres”. Porque si es por vidas degradadas… La cuestión es ¿por qué ahora cabe fijarse en los problemas nimios de las mujeres, y no en los de otra categoría social? Y la única respuesta convincente a esta moda, es que sigue la pauta marcada por el postmodernismo. No puede ser casualidad que de un tiempo a esta parte, todo el mundo está rebuscando ofensas en un mismo sentido (de los hombres a las mujeres). Es como si Foucault hubiera dicho: – palabras de cinco letras que empiezan por B. Y tenemos a todo el coro de modernitos rebuscando el diccionario y, cuando encuentran una, dando un respingo. Bingo! Burro! Basto! Bolsa! Pues así es como buscáis ofensas para llenar el saco de el “inmenso conjunto de hechos que degradan la vida de muchas mujeres”. ¿Y por qué estáis buscando palabras que empiezan por B, y no por C, por M o por T? Porque así lo han dictado San Foucault, San Derrida y San Lyotard, a los cuales rendís obediencia muchos aún sin saberlo.

                      Y ahora, respondo a este último comentario.

                      “Nuestros instintos, que poseemos como cualquier animal, están ciertamente camuflados por nuestra cultura” –> Más que camuflados, intrincados. Nuestra potente inteligencia, sobre los cimientos de nuestros instintos construye un edificio. Románico, gótico, modernista… pero los cimientos están ahí desde la noche de los tiempos.

                      “un papel activo del macho, debido fundamentalmente al poderoso influjo hormonal” –> Sí, si activos también son los bailarines africanos. Activo como puede ser un matón de discoteca exhibiendo a golpes su virilidad. Pero a fin de cuentas: la hembra elige. Todas esas demostraciones, sin duda activas, son para ser el escogido.

                      “Que un individuo macho, en nuestra sociedad, sea piropeado en exceso, en contra de su voluntad, ¿puede ser comparado al contexto en el que una mujer es piropeada en exceso, en contra de su voluntad?” –> Comparado por supuesto. Vuelvo a insistir, se comparan dos circunstanicas desiguales. Si son iguales no tiene sentido la comparación. Pero es que, además… es que en este caso son iguales. Un piropo indeseado es igual de desagradable independientemente del receptor. El suponer que a un hombre le puede resultar menos cargante es sexista. Lo cual no es sorprendente, porque todo el neofeminismo postmoderno es fuertemente sexista.

                      “Las mujeres viven nuestro mundo sabiendo que existen los acosos, las violaciones, etc.” –> Y darle esa importancia a peligros que en nuestra sociedad son muy remotos, también es debido a que el postmodernismo exige remarcar la condición de víctima de la mujer. El ser víctima de una violación es un peligro real, pero muy remoto. El ser víctima de un atropello, también. Es un pequeño riesgo que siempre hemos asumido, y procuramos reducir las probabilidades actuando con prudencia, pero hasta ahora nada de eso nos había impedido hacer una vida normal. Y poco a poco, con educación y desarrollo, hemos ido bajando la cifra de atropellos y de violaciones. Pero curiosamente, y a diferencia de los atropellos, se ha aumentado la sensación de inseguridad asociada a las violaciones a la par que disminuía su incidencia. Y de nuevo, esto no es una casualidad, sino a una doctrina que señala a la mujer como víctima por defecto. Y los medios cumplen con el guión, creando esa atmósfera de psicosis.

                      “Esto es solo la punta del gran iceberg que hay debajo.” –> Deja que adivine. El heteropatriarcado. Que, como el resto de verdades teológicas, hay que creer para poderlas ver. Tú has visto la luz, y se te ha revelado ese gran iceberg de opresión que sufren las mujeres.

                      “Una mujer que recibe un piropo FUERA de una disco, o un pub, etc, tiene que lidiar con una lluvia de pensamientos y especulaciones” –> Un piropo lleva a una mujer a pensar en que la pueden violar. Pero eso no es culpa del piropo, eso es culpa del clima de terror generado por los medios siguiendo la consigna del postmodernismo. Hace unos años, cuando se violaba más y se piropeaba mucho más, esa asociación piropo-violación hubiera parecido absurda. No sé cuántos años tienes, rebobina un poco o, si eres muy joven, pregunta a mujeres ya mayores. Ahora sigue siendo absurda (¿cuántos violadores piropearon antes a sus víctimas?) pero la paranoia del varón agresor instalada en la sociedad da verosimilitud a esa insensatez.

                      “Si es tan complicado para muchos hombres reprimirse de piropear -sin ser este un delito-, seguirá habiendo hombres que no serán capaces de reprimirse de acosar y violar” –> Vuelve a leer lo que has escrito. Tú te definías como muy inteligente, y no quiero dudar de ello, así que te doy una segunda oportunidad. Estás dibujando al hombre como una bestia incapaz de refrenar sus pulsiones. Todo perfectamente alineado con las tesis del feminismo postmoderno (además de con el islam wahabita), la cuestión es que es falso. ¿O tú te sientes identificado con ese retrato? Yo no tengo que reprimirme de violar porque no tengo ni maldita la gana. Y como yo, la inmensa mayoría de hombres que no sólo nunca hemos violado, sino que nunca hemos albergado ni siquiera ese deseo (aún habrá más mujeres que han fantaseado con ser violadas que hombres con violar). Simplemente, e incluso al margen de aspectos éticos, es que una experiencia sexual violenta a la mayoría no nos seduce.

                      Pero lo que más me choca es esa relación que haces, con dobel tirabuzón y medio, entre piropo y violación. Entre emitir un comentario elogioso y violentar físicamente a alguien hay una inmensa diferencia. Y ni siquiera me parece atinado considerar el piropo como un deseo irrefrenable: simplemente, quien lo lanza no considera que merezca ser reprimido. No considera que esté haciendo nada malo y, realmente, es que no lo está haciendo. La mala intención es la de la mujer que lo recibe y lo asimila como un oprobio en lugar de como una alabanza. Que escocidas siempre ha habido, sólo que ahora se las enseña a ser todas así, y sentirse ofendidas por lo que deberían sentirse orgullosas y ufanas. Y en vez de ir por la vida pisando fuerte, la doctrina postmoderna las obliga a ir acobardadas y escocidas.

                      “el miedo a la que se enfrentan las mujeres subyacente continuará” –> Continuará mientras se siga promoviendo desde los medios de comunicación, exacerbando la sensación de urgencia y peligro. La vieja estrategia de generar una amenaza imaginaria a partir de un pequeño núcleo de realidad, lo que se hace antes de ir a una guerra…

                      Atemorizar mujeres, menudo mérito de doctrina.

                      “Limitar nuestra libertad individual debido a esta anomalía social.” –> Anomalía social, buena definición de postmodernismo.

                      “es tarea de los hombres “decentes” de aliviar la tarea con la que se seguirán enfrentando las mujeres debido a esta realidad” –> En España se producen cada año 1.200 violaciones (muy contadas van seguidas de asesinato) y 10.000 atropellos, 400 de ellos con consecuencias mortales. ¿Tienen las mujeres españolas miedo de cruzar la calle? Pues deberían, al menos más que de sufrir una violación. En cuanto a ti, como hombre “decente”, lo mejor que puedes hacer es conducir con cuidado (y tener cuidado también de que no te atropellen). Y si quieres ser decente sin comillas, no contribuir a difundir la campaña del miedo, que realmente está minando la libertad y confianza de muchas mujeres.

                      Un saludo!

                      Comentario por Nadir — 14 agosto 2019 @ 1:25

                • Gracias por el piropo (a mi inteligencia), pero no abuses que me puedo sentir acosado/a (es que yo suelo ser mujer lesbiana transexual los días festivos como hoy).
                  Por lo demás, amen a lo que dice Nadir en sus respuestas.

                  Comentario por santi — 15 agosto 2019 @ 9:52 | Responder

                  • No te preocupes, que ya encontraremos espacio para disentir.

                    Por otra parte ¿a ti no te parece que todas estas caralladas tienen un fondo claramente machista? Están considerando a las mujeres como seres tan frágiles que no tienen recursos para contestar a un piropo grosero sin quedar psicológicamente devastadas. Coño, que LAS MUJERES NO SON DÉBILES. Las mujeres. La morrallita que están creando sin duda sí, ya tenga rajita o pilila.

                    Recuerdo una colega que me contaba que una vez unos obreros la piropearon con unas burradas tremebundas, ya ni me acuerdo qué era exactamente. Ella, muy digna, siguió sin inmutarse pero me contaba que por dentro se estaba descojonando viva, y también bastante satisfecha y ufana.

                    Comentario por Nadir — 16 agosto 2019 @ 0:47 | Responder

                    • Si, ya he dicho que este feminismo me parece en realidad machismo 2.0.

                      Efectivamente, todo va dirigido a dibujar a las mujeres como seres inferiores, que necesitan un apoyo especial (por ejemplo, en los artículos del código penal modificados por la LIVG se las equipara a los menores y retrasados).

                      Pero si te planteas las cosas al estilo de “El varón domado”, de Esther Vilar, de lo que se trata es de preservar los privilegios femeninos propios de la sociedad “patriarcal”, amenazados por el avance de la igualdad que promovieron las primeras olas de feminismo. Una vuelta atrás en toda regla.

                      O sea, se trata de aprovechar hasta su máxima expresión la protección femenina propia de la sociedad tradicional. Para ello, es importante alimentar el instinto de protección al débil que tenemos los seres humanos (ese instinto que hace que los machos apaciguen su agresividad ante hembras y crías), y esa es una de las razones de que estas ideas estén teniendo tanta penetración en la sociedad (por lo menos aparentemente): muchos hombres adoptan el rol de “Caballero blanco” en defensa de “las pobres mujeres”. De hecho, a veces es más complicado lidiar con los aliados que con las propias feministas.

                      Tofdo ello intentando ganar por otro lado lo máximo de la ventaja tradicional de los hombres: el estatus público. Para ello, se buscan ventajas competitivas. Si quieres llegar a ser directiva del IBEX, el feminismo de la paridad te sirve para quitarte de enmedio a la mitad de los competidores.

                      En general, no me creo que los promotores de estas gilipolleces sean tan tontos como para creerse sus propias ideas.Los motivos de que lo mantengan son fundamentalmente políticos. Es una bandera fácilmente vendible a la sociedad, cuando no tienes otra cosa que ofrecer:
                      – a las mujeres, porque objetivamente les beneficia, y convenientemente manipuladas, pueden abonarse al victimismo
                      – y a los hombres, porque con la misma puede tirarse de su sentimiento de culpa y/o estimular su instinto de protección

                      De hecho, creo que los y las “feministas” inteligentes son muy conscientes de que son gilipolleces. Por ejemplo, todos dicen lo bueno y conveniente que esla paridad en el Parlamento, pero ninguno ha tomado medidas efectivas para ello, sólo medidas de maquillaje. Así, a Zapatero se le ocurrió eso de que en las listas debe haber paridad por bloques de cinco (3+2 de cada género), que no asegura nada teniendo en cuenta que en la mayoría de las circunscripciones se escogen menos de 10 diputados; ni siquiera las listas cremallera garantizan igualdad. Si creyera de verdad en la paridad, hubiera legislado “elecciones cremallera” (selección de los diputados en cada circunscripción alternando varón y mujer), que garantizaría un mínimo del 46% de cada sexo (en España hay 26 circunscripciones impares: si todas salen sesgadas en la misma dirección, que es mucho presuponer, habría 26 dputados más de un sexo que del otro). O en el Senado: cada provincia elige cuatro senadores: legislemos que sena los dos hombres y las dos mujeres más votadas, y exijamos lo mismo a las designaciones autonómicas; aquí hay impares 12 circunscripciones territoriales y 12 autonómicas, y podría salir un poco peor (24 sobre 266), pero con todo se garantizaría el 45% mínimo de cada sexo. (Ahora, esa paridad se cumple, pero es por casualidad, o más bien porque los partidos han decidido llevar más mujeres a sus listas. Lo que me parece mucho mejor de la exigencia por ley.).

                      En los empleos públicos lo mismo: “En caso de empate, se seleccionará a la mujer antes que al hombre”!!!! ¿Cuantos empates hay en los puestos de corte de las oposiciones? ¿Cuántos años hacen falta para alcanzar la paridad co nese ritmo? Otra vez, medidas de cara a la galería que son totalmente ineficaces, pero sirven a la propaganda de “qué feministas somos”. Y como no se resuelve el “problema”, les permite seguir con la matraca.

                      Lo que digo, que no se lo creen ni ellos.

                      Comentario por santi — 16 agosto 2019 @ 14:29

                    • Interesante la explicación de la conducta de los aliados (mangina) como instinto de protección (machista).

                      Es vieja la sentencia de que las mujeres, al ganar derechos, han perdido privilegios (o deberían haberlos perdido). Lo que pretende el lobby neofeminista es pretender mantener los primeros sin desprenderse de los segundos. Por ejemplo, una sobreprotección legal propia de otra épocas, en las que se consideraba al femenino como el sexo débil. Entre ciudadanos verdaderamente iguales, una agresión debería ser tratada del mismo modo, independientemente del sexo; en casos de clara descompensación física ya existe como agravante el abuso de poder.

                      En otra formulación, reclaman puestos en el Parlamento y en el Ibex35, pero no de poceras, albañiles o mineras. Ya pocos hombres “jóvenes” quedan que no sepan cocinar o se nieguen a barrer o fregar los platos. Sin embargo, ninguna, ninguna mujer que yo conozco se mete bajo el coche a mecaniquear. Las jóvenes de hoy son, de hecho, más inútiles y princesitas que sus madres, y mucho más que sus abuelas. Es decir, siguen un patrón de género mucho más marcado, lejos de superar esas diferencias de rol social por sexo, se están agudizando.

                      En realidad, nada hay más aterrador para esta turba de ofendidas que una verdadera igualdad. Llegar al tajo y que te digan: me da igual lo que tengas entre las piernas, te voy a tratar como a cualquier otro. Es curioso que eviten tanto disfrutar de los “privilegios” masculinos. En una obra, la única mujer que encuentras es aparejadora/arquitecta, o está sentada en la oficina.

                      Comentario por Nadir — 16 agosto 2019 @ 15:50

  3. Por aportar algo a la exposición de Nadir :

    https://aturuxo1x.blogspot.com/2019/06/sobre-totalitarizacion-do-gueto.html

    Comentario por Corvo do Anllons — 21 junio 2019 @ 23:46 | Responder

    • Non penso que haxa ninguén que sexa tan parvo como para soportar unha malleira e non respostar. A lo menos a min, o que primeiro que me poña a mao enriba revéntolle a cabeza contra a parede, independentemente do que teña entre as pernas.

      Esa entrada é un conto. Pero se non é, ben merecido llo ten por comprar toda esa merda de discurso sexista.

      “Ninguén pode negar o patriarcado, os privilexios que temos os homes sobre as mulleres, as agresións sexuais, a desigualdade estrutural… ” –> Pois xa está, pasmón. Concordas coa ideoloxía e logo laiaste das consecuencias. A foderse!

      Comentario por Nadir — 22 junio 2019 @ 0:23 | Responder

      • Pues no veas la que se ha liado en Twitter Nadir, así que algo tuvo que haber. Y no te olvides de que si le pegas a una mujer incluso el legítima defensa (de esa ley tendríamos que hablar) te puedes ver en un buen lío.

        Comentario por Corvo do Anllons — 22 junio 2019 @ 0:39 | Responder

        • Y también a un policía. Pero si tengo una mínima oportunidad yo voy a repeler la agresión. Es el derecho mínimo que tiene cualquier persona, al menos a resistirse.

          Se me ha pisado tu comentario.

          Sí, es real, y me has dejado de piedra. Menuda panda de lunáticas. Lo recoge Indymedia:
          http://indymedia.pt/conteudo/newswire/49309

          Comentario por Nadir — 22 junio 2019 @ 0:48 | Responder

      • Es q es alucinante de verdad, es q leo comentarios y flipo: “La necesidad de espacios no mixtos es imprescindible. Y el hombre que no lo quiere entender es nuestro enemigo. Es bien simple.”
        Es q me quedo sin palabras, soy un violador y no lo sabia. Soy lo puto pero por ser un hombre, y podria hacer cosas como estas pq soy un hombre https://www.antena3.com/noticias/mundo/cortan-pene-apunalan-queman-menor-brasil-porque-querian-que-fuera-nina_201906175d0789c80cf2165aa8893868.html, ah espera q eso no es cosa de hombres.
        Y te das cuenta la cantidad de comentarios q generan estas entradas q haces?.

        Comentario por Emilio Fernandez — 22 junio 2019 @ 23:27 | Responder

        • Sí, me estoy dando cuenta que la pretendida uniformidad de la izquierda en estos temas es sólo a nivel de discurso oficial, pero no soy el único al que la nueva moda identitaria le huele a cuerno quemado.

          A mí me encanta cuando se propone la creación de espacios segregados, porque los “mixtos” (hace cinco años a alguien se le hubiera ocurrido llamar espacio mixto a la sociedad?) son “inseguros”. Es decir, el futuro es un modelo de sociedad Saudí.

          Comentario por Nadir — 23 junio 2019 @ 8:42 | Responder

  4. Siguiendo con mi costumbre de llevar la discusión por otros derroteros, Nadir sabes algo sobre esta transmisión y sobretodo explicárselo a un profano :

    https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2015-12-18/esta-tecnologia-vasca-mejorara-los-carros-de-combate-del-ejercito-de-estados-unidos_1122489/

    Comentario por Corvo do Anllons — 22 junio 2019 @ 0:50 | Responder

    • Bueno, por lo que dicen en el enlace, sustituyen el convertidor de par (hidrodinámico) a la entrada del cambio automático (de 4 marchas, acabo de estar mirando) por un engranaje mecánico. La ventaja es que tiene mayor eficiencia, es diente con diente. El inconveniente es que el funcionamiento será mucho más rudo, ruidoso y expone a la transmisión a más averías. Los tirones en la transmisión, que en un vehículo de cadenas a 60km/h offroad deben ser tremendos, son absorbidos en parte por el convertidor. Si lo cambias por un sistema de cascada de engranajes, planetarios o no sé muy bien cómo lo harán, los tirones corren por toda la transmisión hasta el rotor de la turbina. ¿Qué decir? Bueno, si lo dimensionas adecuadamente para que no rompa, lógicamente el bicho tirará algo más y consumirá algo menos (pero al ser de turbina, seguirá chupando más que los diesel de la competencia). Quizá la clave esté en el calor, toda esa potencia perdida de deslizamiento calienta el aceite, fluidificándolo y haciendo que aumente aún más el resbalamiento. Claro, es que tiene que mover un tanque, no me puedo ni imaginar lo que puede sufrir el convertidor. Pero claro, por otra parte, el eje de la turbina gira rapidísimo; habrá que desmultiplicarlo y eso también debe tener unas pérdidas mecánicas de cojones.
      No sé, lo siento, no te puedo aportar más que suposiciones. De las tripas de un carro no tengo ni idea.

      Mira, por si te pica la curiosidad, que a mi sí. La que lleva el Abrams: (la 1100)
      https://allisontransmission.com/transmissions/models/military-series

      Y la que lleva el Leopard, muy similar:
      https://www.renk-ag.com/en/products-and-service/products/vehicle-transmissions/hswl-354/

      Sólo la transmisión son dos toneladas y pico.

      Comentario por Nadir — 23 junio 2019 @ 19:39 | Responder

  5. Un cuento que podría venir a cuento en este hilo: “Lot”, de Ward Moore.

    Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 22 junio 2019 @ 11:10 | Responder

  6. Je. creo que este vídeo viene a cuento. Es cortito y está traducido, aunque el inglés que gastan es muy bueno.

    Ya me diréis.

    Comentario por Beamspot — 22 junio 2019 @ 11:48 | Responder

    • El profeta del derecho a hacer como individuo lo que a mí me salga de los cojones vs La profeta del identitarismo posmoderno.

      Mierda para los dos.

      Comentario por Sociópata — 22 junio 2019 @ 12:06 | Responder

      • Aunque, ojo, que Jordancito puede tener muchísima razón!

        Aquí la prueba:

        Totalitarismo chino-comunista.

        +

        Totalitarismo trans.

        Comentario por Sociópata — 22 junio 2019 @ 12:59 | Responder

        • Joas joas joas joas

          Luego, si nos cierran el chiringo, te podré echar a ti las culpas.

          XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

          Comentario por Nadir — 23 junio 2019 @ 9:13 | Responder

          • No te preocupes, Mendiguín!

            Si quieren entrar para cerrarnos el chiringo, llamaré a la trans de la foto para que nos atranque la puerta.

            Ta to controlao!

            Comentario por Sociópata — 23 junio 2019 @ 17:39 | Responder

    • Con todos los respetos al Peterson, al cual respeto porque es una persona culta que razona bien, pero esa comparación está traída por los pelos, por no decir que es una mamarrachada.

      La identidad grupal la trata de crear cualquier estado moderno, y se llama nacionalismo: no es cosa de Mao o de la URSS, y un usamericano no la tiene menos desarrollada. Lo que sí que forma parte del comunismo es el principio de que el bien del grupo está por encima del bien individual, lo cual por cierto lo podemos encontrar ya en Platón. Y la respuesta, a mi juicio, está todavía abierta o irresuelta. Es uno de los grandes temas de la ética política, reconciliar libertad individual con solidaridad intergrupal. Pero vamos, que este lema tampoco es propio de la China de Mao: Hollywood ha encumbrado mil veces al héroe que se sacrifica por el grupo, y el tema del sacrificio por el colectivo y el martirio está presente en la épica a un lado y a otro de las Termópilas (de Jeane d’Arc al adolescente japonés que se sube a un Ohka).

      Y todo lo anterior tiene muy poco o nada que ver con la nueva corriente identitaria, que busca en rasgos físicos como el sexo o la raza caracteres definitorios de la esencia del individuo, lo que llaman su identidad. En todo caso podríamos referirnos al nazismo, pero NUNCA a la ideología soviética que explícita y recurrentemente llamaba a la unidad del pueblo por encima de caracteres raciales y antecedentes étnicos.

      Comentario por Nadir — 23 junio 2019 @ 9:03 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder a Don Juan Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: