La mirada del mendigo

22 julio 2019

Fight fire with fire

Filed under: Sociedad — Nadir @ 8:45

En este caso, oponiendo al racismo soterrado un racismo declarado y orgulloso. La noticia de un festival de rap en subnormalandia que cobra diferentes precios a negros y blancos me sirve como ejemplo muy apropiado para exponer la línea argumental del postmodernismo identitario.

Antes, os quiero contar un chiste. Sí, un chiste, es que realmente el nivel del discurso identitario es tan bajo, tan absurdo, que es necesario el recurso al humor para establecer comparaciones.

Estos son dos amigos que se encuentran por la calle.
¡Hombre, Fulanito!
¡Hombre, Menganito, cuánto tiempo!
¿Y qué es de tu vida?
Pues ya ves, ahora estoy estudiando lógica.
¿Lógica? ¿Y de qué va eso?
Mira, es muy sencillo, te haré una demostración. ¿Tú tienes gato?
Pues sí, tengo gato, sí.
Entonces, si tienes gato, es que te gustan los animales.
Bueno, sí, claro, me gustan.
Y si te gustan los animales, te gustará el más hermoso de todos, la mujer.
Mmm, bueno, sí, claro que me gustan las mujeres.
¿Ves? Eso es lógica.
Se despiden y se queda el recién iniciado cavilando en los arcanos de la lógica, cuando en esto se encuentra con otro amigo. Tras los saludos de rigor, le explica su encuentro con Fulanito y lo impresionado que ha quedado con eso que llaman lógica.
¿Ah, sí? ¿Y podrías hacerme una demostración?
Sí, claro, es muy sencillo. A ver, dime ¿tú tienes gato?
Pues no, no tengo.
Entonces… ¡tu eres maricón!

Es un chiste muy viejo, supongo que no superaría las normas de policorrectismo actual. De hecho, no creo ya ni que los putos críos se cuenten chistes.

La falacia lógica de este chiste, que es tan grosera que sirve para hacer un chiste, es análoga a la que subyace en el identitarismo para asignar las categorías de blanco opresor, hombre violador, negro explotado, etc.

El festival ha querido explicar su decisión emitiendo un comunicado que merece la pena leerlo, porque es un compendio del nuevo credo identitario.

+

WHY DO WE HAVE POC(PEOPLE OF COLOR) AND NONPOC(WHITE PEOPLE) TICKETS? I’M GLAD YOU ASKED!

EQUALITY MEANS TREATING EVERYONE THE SAME

EQUITY IS INSURING EVERYONE HAS WHAT THEY NEED TO BE SUCCESSFUL

OUR TICKET STRUCTURE WAS BUILT TO INSURE THAT THE MOST MARGINALIZED COMMUNITIES (PEOPLE OF COLOR) ARE PROVIDED WITH AN EQUITABLE CHANCE AT ENJOYING EVENTS IN THEIR OWN COMMUNITY (BLACK DETROIT).

AFFORDING JOY AND PLEASURE IS UNFORTUNATELY STILL A PRIVILEGE IN OUR SOCIETY FOR POC AND WE BELIEVE EVERYONE SHOULD HAVE ACCESS TO RECEIVING SUCH.

WE’VE SEEN TOO MANY TIMES ORGASMIC EVENTS HAPPENING IN DETROIT AND OTHER POC POPULATED CITIES AND WHAT CONSISTENTLY HAPPENS IS PEOPLE OUTSIDE OF THE COMMUNITY BENEFITING MOST FROM AFFORDABLE TICKET PRICES BECAUSE OF THEIR PROXIMITY TO WEALTH.

THIS CYCLE DISPROPORTIONATELY DISPLACES BLACK AND BROWN PEOPLE FROM ENJOYING ENTERTAINMENT IN THEIR OWN COMMUNITIES.

AS AN AFROFUTURIST YOUTH LEAD INITIATIVE THE VOICES OF OUR YOUTH INFORM OUR RESISTANCE.

HERE’S WHAT THEY HAVE TO SAY

” IF YOU DON’T SEE MY BLACKNESS, YOU DON’T SEE ME. PERIODT!

+

Por ejemplo, la distinción entre igualdad y equidad, que es de 1º de catequesis identitaria, donde te dan este dibujo.

La igualdad aparece representada como una distribución ineficiente de los recursos, y la equidad (con el nuevo valor que le dan al término) como una discriminación positiva.

La parábola de las cajas, aplicada a los tickets de un concierto, justificaría para esas débiles cabecitas su política racista de precios (los blancos pagan el doble). Pero no es así. Las cajas están distribuidas según la altura del espectador gorrón, lo cual es un criterio relevante que, sumado a la altura de las cajas, determinan el umbral para ver el partido.

Pero lo que hacen estos lerdos es, siguiendo la parábola de las cajas, darle dos cajas a un chino, una caja a un blanco y dejarle al negro sin caja, dan por buenos los estereotipos (prejuicios raciales). Es decir, partiendo de la correcta conclusión estadística de que la población negra en USA tiene ingresos menores a la población blanca, y que los chinos son más bajitos que los negros, han inferido que… te gustan las mujeres.

Esto es, pura y simplemente, ignorancia e incapacidad intelectual para leer una estadística. Que la media de ingresos de la población negra sea menor, no quiere decir ni muchísimo menos que todos y cada uno de los negros ganen menos que todos y cada uno de los blancos. Como es obvio, o debería ser obvio para todo aquel que no tenga alguna minusvalía mental. Los chinos son de media más bajos que los negros, pero hay negros bajos y chinos altos.

Y por si hace falta añadirlo; una analogía con las cajas es que los precios de las entradas fueran en proporción directa con los ingresos. Esto aún tendría algún sentido, aunque romper la unidad de precios, que es el indicador básico de una economía, viene a ser tan estúpido como empezar la casa por el tejado. En lo que hay que intervenir es en los ingresos, no en los precios, con medidas que deberían empezar con una educación de calidad en todo el territorio.

Lo primero que me chirría es cómo, en la taquilla, van a discriminar entre POC (gente de color) y NONPOC (no gente de color, gente sin color…). Todos tenemos color, yo ayer estuve en Barra y estoy bastante morenito, pero poniéndonos resabidillos el único del que se le podría decir que se aproxima a no tener color sería una persona con un tono de negro profundo. Aunque a esos tiernos cerebros de hamburguesa les desencadene (trigger) una hecatombe mental, el blanco es un color del espectro (de hecho, es aquel que refleja todas las longitudes de onda del espectro visible), mientras que el negro no es un color sino la ausencia de color (absorbe en todas las λ). Pero es que llegar a este nivel es en extremo idiota, como lo sería determinar la tonalidad cromática y la saturación (¿clasificamos las personas por su vector RGB?) o la proporción de melanina a partir de la cual se considera POC o NONPOC. Aunque sólo sea porque la proporción de melanina no forma parte de la esencia del individuo, sino que varía como es obvio con la exposición solar. Pasar en la taquilla un test de negrituz es absolutamente y demencialmente racista, pero aún lo sería más el tener que presentar un estudio genealógico de pureza étnica. Cada antepasado de piel clara que haya en tu árbol, resta puntos en la clasificación de víctima.

Y aunque con el encantamiento postmoderno ahora lo quieran hacer pasar por progresista, el vincular la esencia de un individuo con su linaje es profundamente conservador (el racismo y el sexismo NUNCA pueden ser de izquierdas, quien los difunde será siempre reaccionario se vista como se vista). Es exactamente el mismo argumento que fue usado en el III Reich para investigar antepasados judíos o, en el Antiguo Régimen, para pertenecer a uno u otro orden social. De hecho, el linaje es la justificación de algo tan progre y de izquierdas como la monarquía hereditaria.

Racismo. Lo revisten de palabrería progre pero es racismo, toma en consideración de los caracteres raciales en aquello que es irrelevante como es la formación de precios.

Lo más divertido de los imbéciles es que no hay más que darles soga a su discurso para que se ahorquen ellos mismos. Igual que pasó en el akelarre feminista de Santiago, los que pagaron el pato de llevar a sus últimas consecuencias el relato de la violencia estructural que sufren las mujeres fueron los aliados más comprometiditos con la causa. En el caso del concierto racista, los pocos blancos super-concienciados que pasen por la humillación de pagar más por acudir al evento, en algún momento se les pasará por su Mc-cerebrito la perturbadora idea de que… los papis del colega negro con el que han ido al concierto tienen una situación económica más desahogada que los suyos. ——. CTRL+ALT+DEL.

Vamos a imaginarnos la escena en la caseta de venta de entradas del concierto. Dos amigas, una morenaza de raíces italianas y otra mulata, de piel especialmente clara (Mendel es un cachondo), que a la primera le cobrasen la entrada rebajada y a la segunda la entrada con recargo. Y ésta última, ofendidísima, sacando fotos de su madre negra negrísima y los de la taquilla comprobando hasta qué punto está contaminada por los genes del demonio blanco.

O una chica de padres chinos, con la piel tan pálida como sólo es posible que la tenga una oriental. Lo más próximo que puede estar un ser humano del color blanco puro (los europeos más paliduchos son rosaditos). ¿No es ella evidentemente racializada? Otro eufemismo para dividir la sociedad entre blancos y el resto. La cuestión es que los orientales no están muy por la labor de caer en trampas identitarias victimistas, culturalmente suelen estar más dispuestos a triunfar potenciando lo que son con el esfuerzo y el estudio (los estudiantes con antepasados orientales tienen una media académica superior a los blancos, dicen las estadísticas gringas).

Seamos aún más malos. Es alucinógeno cómo el festival se basa en un pretendido nexo con el continente africano, nexo racial ya que cultural son tan africanos como la cultura de los cowboys del Middle West puede ser etiquetada de francesa, alemana o polaca. Pues imaginemos un inmigrante congoleño que esté por Detroit y quiera ir a ver qué se cuece en ese concierto “Afro”. Pero es que este inmigrante es… ¡albino! ¡Oh, calamidad! No es lo suficientemente africano, es decir, negro, para esa panda de cabecitas rellenas de manteca de cacahuete.

O un marroquí que esté por ahí haciendo turismo, y tenga la desgracia de ser uno de los no pocos magrebíes de ojos verdes y piel canelita claro, bastante más claro que muchos gallegos adictos a la playa. No es africano, a pagar el doble. ¡Ellos sí que son africanos, no un marroquí!

Esto no va de África. Esto va de raza. Un movimiento racista que hace de los rasgos raciales su seña de identidad, exactamente de la misma forma que construyen la suya los neonazis del White Power. Ser racista no es lo contrario a ser racista, es lo mismo. Lo de menos es qué raza escojas para reafirmar (obviamente, la propia).

Al final, la campanada la ha dado un rapera que ha rechazado su asistencia al festival, porque es mulata. Es decir, parte de su familia es blanca. Y ella no ve a su abuelita blanca como un monstruo opresor, sino como su abuelita, una persona que la ha apoyado y querido sin importarle su color de piel tostado. Y no cree que deba ser discriminada por su color blanquecino. La cuestión es que el argumento de esta chica, que tampoco es precisamente inteligente (¿os he dicho que es rapera?), de nuevo entronca con la falacia postmoderna de que las cosas son buenas o malas según nos vaya en ellas. No, neniña, no. La decisión de establecer una discriminación racial en el pago de entradas es una barbaridad ética independientemente de que tu abuelita fuera blanca, negra o verdialienígena. Sería la misma barbaridad si el colectivo al que impusieran recargo en la entrada fuera cualquier otro al que no pertenecieras. La ética es universal; tus circunstancias, personales (y no le importan a nadie).

IF YOU DON’T SEE MY BLACKNESS, YOU DON’T SEE ME. PERIODT!

Perfecto resumen del credo identitario racista, en el que cada cual se identifica con sus caracteres raciales. No ya hasta formar parte de su esencia, sino ser su misma esencia hasta el punto de que no hay nada más que ver que el color. Blackness, negrura, oscuridad. A ver cuánto tardan los progres de aquí en generalizar el nuevo palabro: negrituz.

Es un ejemplo perfecto de cómo a partir de una lectura torpe de resultados estadísticos (que dos personas coman un pollo no quiere decir ni mucho menos que cada una comiera medio pollo, es el mismo error infantil una y otra vez), se crean unos arquetipos sociales (negro pobre y marginado, blanco rico y triunfador, mujer maltratada y violada, hombre privilegiado opresor) con los cuales se opera. Desaparecen las personas y sólo quedan estos moldes estereotipados a partir de los cuales se genera un discurso, lo que lleva a errores como darle dos cajas a Yao Ming (el chino de los Rockets que mide 2,27m).

Es mucho más sencillo enviar a campos de exterminio al estereotipo de malicioso judío usurero, que a tu panadero cuyo crío va a la misma clase que el tuyo. Para eso se construyen los estereotipos, las categorías sociales identitarias con las que opera el postmodernismo: para manipular el discurso al hacer desaparecer las personas y sustituirlas por un figurín caricaturesco de cada categoría. Para enseñar a la gente a mejor odiar.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

6 comentarios »

  1. El cuento corto de Arthur C. Clarke que me encantó era ese en el que los extraterrestres contactaban con nosotros según se acercaban desde el exterior del sistema solar. Nos contaban que volvían después de mucho tiempo y habernos dejado aquí, que en realidad eramos primos y tan extraterrestres como ellos, y que ya tenían cura para la enfermedad que sufríamos muchos: la pérdida de melanina.

    Lo del color de la piel es un chiste fácil:

    https://statics.memondo.com/p/s1/crs/2013/03/CR_810015_f592b527ca4641f6b79a0647d9770b29_racismo_thumb_fb.jpg?cb=9165509

    Y no hay inmunes al racismo:

    De hecho, es muy típico en las sociedades que los grupos de personas se vuelvan racistas contra todo lo que suene a diferentes, y que perpetúen al máximo ese racismo, aunque sea contra ellos. Las clases sociales, que es otra variante de racismo, siempre penalizan al individuo que pone un pie fuera de ella, especialmente si ese pie se pone en una clase superior.

    La tontería es muy alta en la humanidad, qué le vamos a hacer.

    Por cierto, los Neardentales, como llevaban decenas de miles de años viviendo en latitudes altas, eran de piel blanca, cabellos claros y lacios, y ojos claros. Y es posible (todo humano de este planeta, excepto los Africanos, tienen al menos un 2% de genes neardentales) que el color de piel, ojos o pelo tan Norte-Occidental sean herencia de aquellos Neardentales. A más de un supremacista blanco le podría estallar la cabeza XD

    El Nuevo Antiguo Régimen sigue ganando la partida, poco a poco volveremos al siglo XVIII.

    Saludos

    Comentario por Hudson — 22 julio 2019 @ 11:56 | Responder

    • las clases sociales otra variante de racismo??¡¡

      Comentario por Emilio Fernandez — 22 julio 2019 @ 15:06 | Responder

  2. Si te gustó “LAS MUJERES NO DEBERÍAN IR A LA CÁRCEL”
    https://www.unodc.org/documents/justice-and-prison-reform/crimeprevention/65_229_Spanish.pdf

    no te pierdas…..

    “LAS MUJERES DEBERÍAN PAGAR MENOS IMPUESTOS”

    Estreno en sus carteleras:
    https://blogs.publico.es/otrasmiradas/21476/por-que-las-mujeres-deberian-pagar-menos-impuestos/

    Comentario por santi — 22 julio 2019 @ 14:18 | Responder

    • Joder Santi, claro q si, q Ana Patricia deberia pagar menos q Nadir q tu o q yo, q es una probe mujer castigada por la falocracia. Tan perdidos estais q no lo veis¡

      Comentario por Emilio Fernandez — 22 julio 2019 @ 15:09 | Responder

      • Pues claro, me alegro que coincidas conmigo en una medida de justicia tan palmaria, “tan simple, tan perfecta (a que me suena eso…)… tan justa. Pobre Ana Patricia, que por pagar impuestos casi no le queda para comprar juegos de café Ming, o cuchillas de afeitar con tasa rosa, o azul, o no sé qué…

        Comentario por santi — 22 julio 2019 @ 15:17 | Responder

  3. Más

    Comentario por Corvo do Anllons — 25 julio 2019 @ 12:17 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: