La mirada del mendigo

6 agosto 2019

¿Clases o categorías sociales?

Filed under: Sociedad — Nadir @ 11:41

Izquierda postmoderna: las mujeres son un colectivo sometido y explotado por un sistema heteropatriarcal.

Tasa de mortalidad ajustada en UK:

Esperanza de vida al nacer en Inglaterra y Gales:

Esperanza de vida al nacer en Italia:

Esperanza de vida al nacer en España y Andalucía:

¿Un colectivo oprimido y explotado que vive más y con mejor salud que sus opresores y explotadores? ¡Qué extraño!

+
+
+

Izquierda clásica: ésta es la forma que adopta la explotación (y de lo que no está de moda hablar, debate desplazado por los identitarismos).

 

 

Seis años, la diferencia entre Marruecos y Finlandia, entre las clases de una misma sociedad.

 

 

 

+

Por cierto, en la primera tanda de gráficos lo que se aprecia es la ventaja biológica femenina (las niñas tienen un sistema inmune más eficaz, los hombres tiene sólo una copia del cromosoma X que los hace más proclives a enfermedades genéticas transmitidas en este, al no poder depurarlo con la otra copia, mayor propensión de enfermedades coronarias…), sumado a una propensión menor de las mujeres a adoptar conductas de riesgo y hábitos poco saludables (tabaquismo, alcoholismo…), más la menor exposición a muertes prematuras por accidente o enfermedad profesional en el entorno laboral, más causas violentas en conflictos armados o violencia particular.

En las series más antiguas, estas ventajas eran compensadas por la elevada mortalidad puerperal (la gran batalla a la que se enfrentaba toda mujer varias veces en su vida) y una peor nutrición en tiempos de escasez (que ciertamente es una discriminación sexista pero no deja de tener una parte racional, por asegurar la capacidad de la principal fuerza de trabajo) que acaban igualando las tornas. Este sesgo ha sido borrado y es evidente que hoy en día las mujeres tienen menos amenazas vitales que los hombres.

La diferencia no es pues el sexo. Es ese concepto tan viejuno de clase social que unos y otros quieren enterrar a pesar de seguir siendo una herramienta perfectamente útil para describir la realidad. No se puede decir lo mismo de las categorías identitarias.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

48 comentarios »

  1. Me pregunto si somos los primeros del siglo XXI o los últimos del siglo XIX.

    Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 6 agosto 2019 @ 11:50 | Responder

    • Resumen magistral de la situación ideológica actual.

      Me descubro.

      Comentario por Nadir — 6 agosto 2019 @ 14:47 | Responder

    • — usuario expulsado —

      Comentario por Luciano Mendez — 6 agosto 2019 @ 17:36 | Responder

      • Jajaja! Me parto! 😀

        Comentario por JM — 6 agosto 2019 @ 21:20 | Responder

  2. Aclarame que significa el gráfico “España, desde 1990:”
    No son tasas de mortalidad anual, supongo, porque serían enormes (hasta 60 por mil, que es el 6%), ni tiene lógica que tengan tanta diferencia entre sexos (doble o triple para hombres – las tasas de mortalidad de varones y mujeres son en realidad bastante parecidas en la España actual, y si no me equivoco mucho, próximas al 1%).

    Comentario por santi — 7 agosto 2019 @ 13:31 | Responder

    • Muy bien visto, sí señor.

      Creo que ese gráfico lo saqué de Nada es Gratis hace un tiempo, pero no estoy seguro. He intentado buscarlo pero no hay forma, incluso por similitud de imágenes no encuentro nada. Así que, ante la duda, prefiero retirarlo. Es cierto que las diferencias son muy grandes, así que debe tratarse de algún grupo de edad o patología, pero creo recordar que hablaba de la población en general. En cualquier caso, debí enlazar el origen de los gráficos. Mea culpa.

      Es irónico, pero me enorgullezco de que me saques los colores poniéndome en un aprieto. Es un honor tener este nivel de escrutinio.

      Rigor, rigor, rigor.

      Mil gracias y un aplauso.

      Comentario por Nadir — 7 agosto 2019 @ 14:41 | Responder

  3. La esperanza de vida de las mujeres también es mayor que la de los hombres en Afganistán, por poner un ejemplo, o en Mauritania donde la ablación es una práctica habitual. Si de hay deduces que no se puede hablar de discriminación o incluso opresión de una parte de la sociedad por el simple hecho de no tener un colgajo entre las piernas… pues apaga y vámonos.

    Un principio básico de la estadística es que no hay que confiar en lo que la misma te dice hasta haber considerado con cuidado que es lo que no dice. Esto vale tanto para el ratio de suicidios (también en Afganistán o Mauritania se suicidan más hombres que mujeres, en Afganistán incluso en un ratio claramente superior al español) o la esperanza de vida como para la brecha de género. Además de un largo etcétera, obviamente.

    No por esto deja de ser cierto que la ventana de oportunidad que pareció abrirse para la izquierda tras la crisis se ha cerrado por completo por errores de unos y otros. Fue clave la humillación a Grecia sin que nadie hiciera nada más que decir; si en el fondo se lo merecen, ellos se lo han buscado. Y la lección la aprendieron todos los demás. TINA, TINA y más TINA. Así que ahora se dedican a hacer política con lo que les queda. Es triste pero es la situación en la que estamos.

    Comentario por Lucy Ano`s Fanboy — 8 agosto 2019 @ 11:44 | Responder

    • https://countryeconomy.com/demography/life-expectancy/afghanistan
      That year, the life expectancy for women was 65.43 years and for men 62.76 years.

      Hablando rigurosamente, no hay explotación. No hay explotación cuando no hay señales de ella, cuando su vida no es menos miserable que el grupo antagónico definido por el postmodernismo, cuando éste no se apropia de su trabajo (antes bien, podríamos considerarla como parásito, pues consume una mayor cantidad de recursos de los que produce). Si las mujeres tienen una esperanza de vida más alta, es señal inequívoca de que tienen mejor vida, de que su vida está expuesta a menores amenazas. Lo cual no deja de ser casi una tautología.

      Si se invirtiesen las tornas, si los roles de hombres fueran desempeñados por mujeres, no sólo las ocupaciones laborales, incluidos los trabajos más penosos y arriesgados, sino también la obligación social de defender a la familia, al grupo, al clan… obviamente las cifras de esperanza de vida se intercambiarían también. Esa “liberación” de ocupar los roles masculinos, se traducirían en acortar la esperanza de vida de las mujeres y alargar la de los hombres. Me parece que muchas no querrían ser “liberadas” (y sí muchos “oprimidos”, especialmente los que están en el frente ante la posibilidad de volver al hogar).

      La cuestión no es tan simplona como los deficientes mentales que seguís la fe postmoderna de moda queréis plantear, media humanidad sometiendo a la otra mitad. Sí, he dicho deficientes mentales, tenéis una inteligencia disminuida que os ha convertido en presa fácil de la primera chorrada que, ataviada con vistosos colores, os han puesto delante. Las sociedades tradicionales, como las que mencionas, tienen una fuerte distribución de roles en función del sexo. Pero no es que, como en vuestra simpleza habéis tragado, que los hombres se hayan apropiado de los mejores papeles, dejando a las mujeres los peores. Porque de ser así, se quedarían en casa cocinando mientras la mujer sale a romperse el espinazo en los trabajos más duros. Si fuera tal y como te han vendido, las que irían a la guerra o bajarían a la mina serían las mujeres, si fueran un grupo explotado. Así como es el hijo del campesino el que empuña el fusil, el hijo del obrero el que baja a picar carbón.

      Y es porque el hombre aporta la mayor parte del sustento de la familia, que manda más. Y es porque es el hombre el que en esas sociedades desempeña el papel de protector de la familia, que manda más.

      En las sociedades modernas el mayor vigor muscular del hombre pierde valor en el mercado laboral, y se produce la feminización de la mano de obra (para alborozo del patrón y desgracia del obrero, porque la oferta de mano de obra se duplicó, tirando abajo los salarios… exactamente el mismo mecanismo que ocurre hoy en día con la inmigración). Conforme la mujer empieza a aportar mayor proporción de ingresos al hogar familiar, empieza a reclamar más cuota de poder. La seguridad, por otra parte, ya no está asegurada por el hombre sino por el Estado. Los dos sexos convergen y se equilibran en una sociedad en la que priman las capacidades intelectuales, no físicas. Ése es el verdadero origen de la igualdad.

      La simpleza del análisis postmoderno incapacita para entender otras culturas o momentos históricos. Las culturas se han perpetuado porque son válidas para que el grupo humano que las comparte logre sobrevivir. Un grupo humano que adoptase los valores modernos, diálogo, igualdad, pacifismo… no duraba ni una estación en otras circunstancias en las que la capacidad de desarrollar violencia es quien determina la supervivencia.

      En suma, en las sociedades tradicionales la mujer tiene su sitio y el hombre el suyo. Y no es precisamente peor el de la mujer. En las sociedades modernas, los han convergido y se han difuminado. El paso de uno a otro es el que origina roces: un hombre que espera que su mujer se comporte de acuerdo al sistema antiguo, mientras que la mujer adopta el moderno. Es como jugar al fútbol como las reglas de rugby, no hay un acuerdo. Pero realmente, las culturas tradicionales estaban bien estructurados, por eso ha resistido el paso del tiempo. Es un error analizarlo desde la perspectiva de una sociedad moderna. En las condiciones ambientales que existían cuando surgió esa cultura, seguramente sería el mejor sistema posible.

      Lo que es un error, es pretender seguir reproduciendo un sistema social antiguo, cuando han cambiado esas condiciones.

      Y ahora, pongamos un ejemplo. En una sociedad tradicional, era de importancia capital asegurar la legitimidad de la paternidad, porque la duda podría romper el vínculo con los hijos y llevar al hombre, principal proveedor de protección y sustento debido a su mayor vigor físico, a abandonar la familia. Lo cual implicaría que la posibilidad de supervivencia de esas criaturas se verían en gran medida mermada. De ahi la obsesión, especialmente en ciertas culturas como la semita, con la castidad femenina. Tenía todo el sentido. Igual que tenía todo el sentido el tabú del incesto, la veneración de las vacas o la prohibición de comer carne de animales que pudieran estar afectados de triquinosis (la muerte de un enfermo de triquinosis debía ser la tortura más atroz que imaginarse quepa). Los lacedemonios no eran unos salvajes por abandonar a los niños tullidos: las circunstancias demográficas exigían tomar esa medida o serían aniquilados por los ilotas.

      La historia, el mundo, es demasiado complejo para ser tratado con la simpleza maniquea a la que lo reduce la patochada postmoderna. Un mal guión de Hollywood, buenos y malos por defecto. Estáis machacando a la izquierda. Sois los tontos útiles del capital, y ni siquiera esperáis recompensa de éste. Sois un escombro intelectual, basura humana postmoderna.

      Y ahora… LARGO. Arre, mula.

      Comentario por Nadir — 8 agosto 2019 @ 23:30 | Responder

  4. Comentario por Lucy Ano's Fanboy — 9 agosto 2019 @ 11:58 | Responder

    • Espera. Vamos a empezar por el principio. Yo no tengo problema con dejarte el comentario, pero antes quiero que me dejes claro un punto ¿Eres Luciano o no? Porque este comentarista ha incurrido repetidamente en una argumentación falaz, por lo cual he decidido excluirle, pues no tiene altura moral para comentar en este sitio.
      Si eres tú, ten un resquicio de dignidad y toma la puerta. No es este tu sitio. Si no, confío en tu honestidad y seguimos debatiendo.

      Comentario por Nadir — 9 agosto 2019 @ 14:19 | Responder

      • Comentario por Luciano Mendez — 9 agosto 2019 @ 16:57 | Responder

        • XDDDDDDDDDD

          Luciano ¿pero otra vez por aquí?. Muchacho, lo tuyo ya roza el masoquismo. Se ve que te gusta la cera. Tu insistencia va acabar siendo cómica como el bulldog de los dibujos animados que te muerde el culo y ya no lo suelta. En fin, aprovecho para saludar desde el infierno levantino y mirad de que el chico se tome los lexatines de rigor sino luego pasa lo que pasa.

          Agur

          Comentario por Javitxu — 9 agosto 2019 @ 19:07 | Responder

          • A mi me parece bien, sirve para hacer prácticas de tiro al blanco (perdón por la expresión racista). Mejor, de “tiro al aliado”.
            Además, puede ser que aporte cosas interesantes. Hasta un reloj parado da bien la hora dos veces al día.

            Comentario por santi — 9 agosto 2019 @ 19:16 | Responder

          • Comentario por Luciano Mendez — 9 agosto 2019 @ 20:30 | Responder

            • Saludos:

              ¡Hombre, profesor! Veo que no has cambiado mucho desde aquellos tiempos, siempre pensando en sexo:

              https://www.lavozdegalicia.es/noticia/santiago/teo/2019/05/08/profesor-luciano-mendez-detenido-teo-violencia-machista/0003_201905G8P12995.htm

              Comentario por qatalhum — 9 agosto 2019 @ 21:17 | Responder

            • joer me perdi al Luci, con lo grande q es¡ No se os puede dejar de seguir 1 semana
              Os dais cuenta del absurdo en q caemos, como hemos llegado a esto?, ya no discutimos sobre si las clases altas explotan a las bajas, si no q tenemos q discutir q el hombre no explota a la mujer, como no va a ser un movimiento interesado esto del postmodernismo¡

              Comentario por Emilio Fernandez — 10 agosto 2019 @ 16:47 | Responder

              • Esto sí que es cierto. Mira en el último año cuantas entradas van enfocadas a la lucha de clases y cuantas a la entrepierna. –> El neofeminismo sitúa la entrepierna como eje vertebrador de su discurso. Mis entradas no versan sobre la entrepierna, sino sobre aquellos que la establecéis como principio rector de la sociedad. Dificilmente se encontrará un espacio menos sexista que éste. Aquí cada uno vale lo que es capaz de ofrecer.

                Si lo que se dice sobre los temas que el autor propone no nos convence tendremos derecho a opinar (o no). –> De forma honesta. Lo cual implica rebatir aquello que se dice, no inventar afirmaciones, ponerlas en boca de otro, y demonizarlo. Eso se llama falacia del hombre de paja, y la emplea chusma como tú.

                A ver si hay suerte, le convences y empieza a tratar temas más interesantes. –> Quien decide qué es o no interesante en mis artículos soy yo. Y ahora mismo considero que la mayor amenaza para la izquierda es el virus del identitarismo postmoderno.

                Comentario por Excluded User — 10 agosto 2019 @ 18:08 | Responder

    • En verdad, la simple constatación de la diferencia de esperanza de vida entre sexos no me parece una buena forma de evalaur una hipotética “opresión” o “discriminación”. Haría falta un análisis más detallado, teniendo en cuenta los múltiples factores que inciden en ella. En mi opinión (sin mayores pruebas) esa diferencia tiene sobre todo origen biológico. Supongo que Nadir lo pone como ejemplo de argumento absurdo, muy al estilo de los utilizados por el feminismo posmoderno para justificar sus dogmas.

      Ahora bien, el ejemplo de Afganistán me permite decir que, efectivamente, los hombres afganos están discriminados con respecto a las mujeres afganas. Discriminación que se reflejaría de algun modo en la estadística de esperanza de vida. La causa es que, mientras las “pobres mujeres” afganas se ven obligadas a usar el burka, los “machirulos” afganos se ven obligados a cojer un arma y salir a pegarse tiros por las cilinas y los barrancos. Entre nosotros, yo prefiero vestirme de buzón (como dijo Boris Johnson) a arriesgarme a que me peguen un tiro.

      Supongo que miles de feministas y aliados (con Luciano al frente) estarían dispuestas a coger un fusil y plantarse allí para ayudar a las pobres mujeres afganas a quitarse el burka y, por el camino, engrosando la estadística de bajas masculinas, empujar la esperanza de vida de los varones afganos un poco más abajo (si van las feministas, también empujarían hacia abajo la esperanza de vida de las mujeres españolas, pero no las veo muy por la labor, es una tarea que prefieren subcontratar a los hombres, no sea que se les rompa una uña).

      Puestos a buscar estadísticas significativas de opresión o explotación de un sexo por el otro, me parece mucho más relevante la de accidentes laborales. Ahí si que tenemos un claro sesgo por sexos, que refleja como las españolas prefieren (y consiguen) los trabajos de oficina, a cubierto y con aire acondicionado, frente a la obra, el taller, la mina, la milicia o la plataforma off shore, vamos, lo típico de cualquier colectivo “oprimido”.

      La estadística chachi para este tema, que he buscado y no he encontado (con los datos de hacienda no debería ser tan difícil de hacer, pero se ve que los estudios de género no dan para eso) sería la distribución de capital entre hombres y mujeres. Esta manifestaría mucho mejor qué hay de cierto en la famosa “opresión”. Se habla mucho de la brecha salarial (curiosamente, no se dan nunca datos de “brecha de rentas”, incluyendo, además de los salarios, las rentas del capital, o las rentas “caidas del cielo” de los bienes gananciales, que nadie computa). Pero el capital sería mucho más indicativo, porque es una magnitud integradora, y nos reflejaría no sólo la opresión actual sino también la histórica (mientras que la renta sería, en términos matemáticos, la derivada del capital en el tiempo, y útil para el análisis en un momento dado). Y no se porqué, me malicio que pese a la histórica “opresión” y “explotación” de las mujeres en todos los ámbitos, incluido el laboral, tal “brecha de capital” no iba a ser muy alta.

      Comentario por santi — 9 agosto 2019 @ 18:54 | Responder

      • Independientemente de que en el desarrollo de sus teorías muchas cosas puedan y deban ser discutidas, es innegable lo avanzado y sofisticado de los planteamientos de los grandes pensadores anarquistas y socialistas en relación a los problemas de género. No hay más que acercarse a otros escritos decimonónicos de carácter científico y marcadamente machista. Por suerte la ciencia es falsable, avanza, y ese burdo machismo hoy no tiene cabida. –> El hembrismo que defiende el neofeminismo no tiene ninguna base científica. Ciencia que, para el postmodernismo, es sólo un relato más, como la religión, y del cual se debe desconfiar porque es un producto del sistema heteropatriarcal dominante (de ahí lo del glaciarismo feminista y demás subnormalidades). Lo de descartar a la ciencia como vía para conocer la verdad, al menos las verdades “superiores”, es propio de cualquier religión

        Las culturas cambian y con ellas los fundamentos de la discriminación. Así, las características que se reconocen como sobresalientes en un estadio de cultura no conservarán la misma importancia relativa en ningún estadio subsiguiente. Las mismas ocupaciones de las personas tienen un carácter valorativo, que también va variando. Las ocupaciones clasificadas como proezas, aquellas a las que van asociadas los conceptos de dignidad ,valor u honor, han venido siendo nobles y tienen una importancia de primer orden en el desarrollo de las clases y las distinciones de clase. Aquellas otras ocupaciones que implican servidumbre o sumisión, en cambio, han venido siendo degradantes. Las clases altas han venido ocupando los puestos honorables y las clases bajas las de servidumbre. Mientras, las mujeres servían a sus maridos y si acaso a otros varones o mujeres de grandes varones. –> La mujer cocina la comida que ha traído el marido. El postmodernismo te hace ver una relación de sumisión donde hay una distribución de tareas. Con el mismo rigor, podemos considerar que el hombre es sometido por la mujer, que le obliga a realizar los trabajos más duros y penosos para producir alimento, parte del cual se apropia = explotación.

        Por mandato divino primero y por un mix de mandato divino y natural después, tras el cambio de paradigma con la llegada de la ilustración. Rousseau en su Émile escribía: “La educación de las mujeres deberá estar siempre en función de la de los hombres. Agradarnos, sernos útiles, hacer que las amemos y las estimemos, educarnos cuando somos pequeños y cuidarnos cuando crecemos… Estas han sido siempre las tareas de la mujer, y eso es lo que se les debe enseñar en la infancia”. Como veis, los fundamentos permanecen. Y aunque hemos ido evolucionando a lo largo del tiempo, los memes son poderosos (y no hablo de twitter) y cuesta erradicarlos. –> Está hablando de la distribución de roles tradicional, especialmente entre la burguesía (porque en el pueblo llano tenían que trabajar como bestias los dos esposos). No es un grupo social oprimiendo a otro y encomendándole las ocupaciones más penosas, peligrosas o insalubres, sino justamente al contrario.

        Y yo también prefiero ponerme un burka a ir a la guerra, nunca he dicho que vaya a coger un AK-47 y vaya a ir a ninguna guerra, sería muy imbécil si lo dijera, pero la misma guerra tiene una honorabilidad variable en el espacio y en el tiempo, aunque también en esta la mayor parte de los puestos son de servidumbre. Para los negros americanos fue un gran logro poder formar parte de los Infantes de Marina (como siervos del poder, telita). Israel presenta como un gran logro el servicio militar obligatorio para las mujeres (buenooooo…). Mira paro que esto es muy tedioso.
        Si de verdad sois incapaces de ver una histórica cultura del sometimiento de la mujer frente al varón (no solo) en las sociedades del libro… –> De nuevo, confundes una sociedad tradicional con una distribución de roles según el sexo con opresión. Y no lo haces espontáneamente, sino porque así te lo han enseñado en la catequesis neofeminista. La realidad es que en época histórica cada rol tenía sus propios problemas e inconvenientes, y puestos a comparar los de las mujeres no eran los peores. Insisto, con el mismo rigor, podríamos llegar a la conclusión opuesta: que eran las mujeres las que explotaban a los varones, obligándolos a aportar la mayor parte de la riqueza para mantenerlas.
        La cuestión principal es ¿y qué? ¿A cuento de qué viene el pretender construir una historia de opresión de las mujeres por los malvados varones? ¿Por qué se recuerdan ofensas pasadas sin venir a cuento? La respuesta es obvia, para fomentar la palanca que usando el victimismo de punto de apoyo sostiene el revanchismo. Con una argumentación aberrante, usan los sufrimientos pasados del grupo identitario para justificar ahora sus privilegios (el sionismo sabe mucho de ello). Y no, lo contrario del sexismo es igualdad de derechos y oportunidades, no más sexismo.

        Comentario por Excluded User — 10 agosto 2019 @ 15:41 | Responder

        • Si de verdad eres incapaz de ver que la diferencia no reside en el genero, si no en la posicion social (que casi siempre da la riqueza) es que eres un autentico cretino. Millones ejemplos tienes en la hsitoria, pero aplica tus gilipolleces de genero a la zarina Catalina o a la reina VIctoria, seguro q funcionan
          Me parto con esas frases tan bonitas y tan huecas como “la misma guerra tiene una honorabilidad variable en el espacio y en el tiempo” q se los digan a los q entierran.Si la guerra tuviera algo de honorable algo de prestigio irian los poderosos, pero estos se encuentran a unos cuantos metros del peligro
          “las características que se reconocen como sobresalientes en un estadio de cultura no conservarán la misma importancia relativa en ningún estadio subsiguiente”, q bonito por favor,
          ” Las clases altas han venido ocupando los puestos honorables y las clases bajas las de servidumbre” claro x eson clases altas y las otras bajas, o las bajas se cogen los puestosas chachi, y las altas se dedican a limpiar letrinas, jajaja. No sera mas bien al reves, las clases altas son altas pq tienen puestos de poder no los escogen se apoderan (de dviersas formas, herencia, compra, sobornos,por la fuerza, etc,) son clases altas pq poseen riqueza, mientras q las clases bajas no escoge limpiar letrinas, si no q solo intenta sobrevivir.
          Como bien dice Nadir, mientras la fuerza fisica ha importado la mujer ha estado sometida al varon, (a igualdad de clase), no es mas q el reflejo de una sociedad de subsistencia, alentado por el poder (en el que habia tb mujeres). Pero tb es verdad q dentro de ese sometimiento tb tenian ciertas ventajas. A dia de hoy eso es agua pasada, al menos en las sociedades “avanzadas”. En mi caso sigo buscando a una asalariada q cobre menos q un asalariado con el mismo trabajo

          Comentario por Emilio Fernandez — 10 agosto 2019 @ 16:41 | Responder

          • De verdad que soy capaz de ver las diferencias generadas por la posición social. Pero también soy capaz de ver que esas diferencias operan paralelamente a otras. Un ejemplo. Si en una sociedad se impide conducir a las mujeres por el simple hecho de ser mujeres, de verdad me quieres hacer creer que la discriminación no existe porque la mujer de no sé qué jeque conduce un Lamborghini? –> Tienes una fijación enfermiza con el Islam. Los ejemplos que pones son siempre de países musulmanes: Afganistán, Mauritania, ahora Arabia Saudí. ¿Quieres decir que el islam es una ideología especialmente opresiva con las mujeres? Deberías mirarte esa islamofobia. Tienes que asistir a más catequesis postmodernas para que te revelen la verdad. Son, como las mujeres, otro grupo oprimido más que tú tienes la obligación de defender, y no cuestionar desde tu atalaya de privilegios de hombre blanco occidental.

            Curioso planteamiento. Hay existe una discriminación en función del sexo anulada por unos privilegios de clase. –> En realidad, ni siquiera en la Arabia de los Saud podemos hablar de un grupo social oprimido. Es un ordenamiento legal, sin duda discriminatorio (sexista), que perpetúa la distribución de roles tradicional, según la cual la mujer debe permanecer en casa, protegida de peligros (y así asegurar, además, la legitimidad de la descendencia). No es que odien o sometan a las mujeres, las sobreprotegen e infantilizan. Justo como hace, curiosamente, el neofeminismo postmoderno.

            Sí, ya ves, en una sola frase he soltado dos palabras malditas, (no por la izquierda tradicional, dicho sea de paso); discriminación y privilegio. Y sí, lo reconozco, la realidad es demasiado compleja para ser aprehendida por mi limitado intelecto.

            Me sigue sorprendiendo que sí veáis discriminación hacia el varón en el neofeminismo posmoderno a la par que negáis la misma posibilidad de que haya habido en algún lugar o momento histórico discriminación hacia la mujer. Curioso, muy curioso. –> ¿Discriminación legal? Sí, obviamente había una discriminación legal hacia la mujer. Por ejemplo, si una mujer no puede firmar un contrato de hipoteca, es una clara discriminación. No hay nadie en este blog, ni que lo niegue, ni que se congratule con su superación. Y, con el mismo espíritu igualitario, al menos a mí me preocupa cómo la condición sexual vuelve a introducirse en los códigos legales después de haber sido eliminada de ellos por intrascendente. Esta involución sexista que promueve el neofeminismo identitario es un retroceso.

            Pero de nuevo, la clave de tu discurso es buscar ofensas en el pasado, o en el presente de Arabia Saudí o Afganistán, para justificar la discriminación “positiva”. ¿Qué tiene que ver la ablación de clítoris, con que den más puntos en una oposición a una mujer? La linea argumental es calcada a la del sionista que no se quita de la boca una shoá que no vivió para justificar su derecho a usurpar tierra palestina

            En la época feudal muchos poderosos perecieron en la guerra, hoy los tiempos han cambiado y eso no tendría sentido. –> Aún así, como comento en otro lugar, tenían mayores probabilidades de supervivencia que no las mesnadas de desharrapados que los acompañaban.

            Yo no entiendo el orgullo de los negros por poder ser marines para defender los intereses de clase de una élite político económica que los discriminaba (ups, lo he vuelto a hacer!) con las leyes de segregación racial pero celebraron poder serlo. Aunque bueno, se puede entender. Ciertamente es un avance en la lucha por la igualdad.

            Tampoco entiendo a que viene la escenita que me montas por decir que los poderosos escogen unos puestos mientras las clases bajas escogen otros, cuando no he usado en ningún momento esa palabra. ¿?

            Comentario por Excluded User — 10 agosto 2019 @ 18:06 | Responder

            • Cierto es q no dices escoges, es una cosa q entendi yo por el contexto. Y lo releelo y es lo que me sigue pareciendo. Disculpas por entenderlo mal
              Lo q no entendeis y no os entra en la mollera es q la distincion rico – pobre es contante a lo largo de la historia y del espacio, el pobre siempre ha estado discriminado, sometido, esclavizado, etc etc. Es un hecho q considero irrefutable, y creo q los q andamos por aqui tb. Vosotros quereis trasladar eso mismo al contexto de genero, que la mujer ha sido discriminada y sometida en toda la historia, en todo momento, y por todos los hombres, y eso es rotundamente falso. Y eso no es negar q la mujer (igual que por ejemplo los negros en USA) haya estado o este discriminada, sometida o como quieras llamarlo, eso jamas lo ha dicho nadie. De hecho en mi comentario lo digo.
              Es vuestra tactica, como se os lleva la contrario pues se lleva al extremo, como negamos q todas las mujeres son discriminadas, el resultado es q decimos q jamas la mujer ha estado discriminada. Nada nuevo bajo el sol

              Comentario por Emilio Fernandez — 10 agosto 2019 @ 19:22 | Responder

              • Al parecer como afirmo que existen diferencias de género entonces es que soy incapaz de ver que existen diferencias de clase, y eso a pesar de que en el texto queda claro que las tengo en mente. –> ¿Diferencias de género? Claro que existen. En la cultura tradicional existen roles diferenciados (género), y aunque en las últimas décadas se iban diluyendo ahora de nuevo el identitarismo las exacerba. Eso es evidente. Lo que no es cierto es que esas diferencias se articulen como un sistema opresor para las mujeres. Porque en muchos momentos históricos, si oprimida estaba la mujer, doblemente oprimido, explotado y puteado estaba el hombre. Pero tu religión postmoderna te exige estar buscando razones para justificar la afirmación apriorística de que la mujer estaba explotada por el hombre. Y, sin tomar aliento para respirar, concluís que lo sigue estando. Porque así os lo exige vuestro Profeta.

                “Vosotros quereis trasladar eso mismo al contexto de genero, que la mujer ha sido discriminada y sometida en toda la historia, en todo momento, y por todos los hombres, y eso es rotundamente falso”.  Cierto. Es cierto que es rotundamente falso aclaro. Ahora bien, me tienes que aclarar quién es ese sujeto “vosotros” que desde luego no me representa pero al que me adscribes –> Te lo digo yo. El “vosotros” se refiere a vosotros, los cretinos que habéis abrazado la fe postmoderna de la sociedad dividida entre identidades opresoras y oprimidas por defecto. Y estas identidades se os enseña que son: el sexo, la raza/etnia y la condición sexual.

                por decir algo que no te gusta a la par que me acusas de pertenecer a un tal grupo que utiliza la táctica de; “como se os lleva la contrario pues se lleva al extremo, como negamos q todas las mujeres son discriminadas, el resultado es q decimos q jamas la mujer ha estado discriminada. Nada nuevo bajo el sol”. Pues eso, yo digo que ha existido la discriminación y me llamas cretino por no ser capaz de ver que la diferencia no reside en el género sino en la posición social, que por supuesto que existe en la posición social pero si las dos diferencias pueden operar simultáneamente por qué me llamas cretino? –> No, es que no operan ambas. Las mujeres de clase alta tienen esperanzas de vida similares a las de los varones de clase alta. Las mujeres de clase baja tienen esperanzas de vida, asimismo, similares a las de los varones de clase baja. En ambos casos las mujeres un poco superiores a sus compañeros de clase, en parte por la ventaja biológica, en parte por la reminiscencia de un sistema tradicional que las sobreprotege. Por lo tanto, la opresión está en la clase, Y NO EN EL SEXO. Lo mismo podemos encontrar en otros grupos identitarios, como la raza o las preferencias sexuales. Un negro rico que vive en Palm Beach tiene unas expectativas de vivir saludablemente muchos más años que no un redneck o un parado del rust bell, por muy pálida que sea su tez. CLASE SOCIAL. Propiedad de los medios de producción. Eso es lo que determina si vives bien o arrastrado. Una abogada lesbiana de clase rica vive infinitamente mejor que un obrero desempleado heterosexual, por mucho que en la catequesis te hayan enseñado que es una póbrecita doblemente oprimida.

                La cuestión es que tu doctrina no resiste el escrutinio empírico. Por eso en el capítulo uno ya se os enseña de desconfiar de la ciencia, y de la misma realidad (que hay que ser subnormal).

                Será que lo eres tú también que reconoces la existencia de discriminación.
                Y me alegro de que reconozcas que el patriarcado no es un universal cultural como venía a decir Santi aplaudido por Nadir en una entrada anterior (o no tan claramente en esta también). Pero en las culturas específicas del libro (y en otras también pero no en todas) que son las que concretamente menciono, el patriarcado ha sido la norma. –> El patriarcado es una forma de organización política muy concreta propia de muchas sociedades primitivas. Y eso no lo dijo Santi, lo digo YO. Y el que te exige que respetes la precisión en el lenguaje no es Santi, de nuevo soy yo. El patriarcado sólo se da en pequeños grupos (tribus, clanes) sin una organización jerárquica clara (familias extensas), sistema jurídico ni siquiera una codificación legal, elementos que son sustituidos por la figura de un patriarca con nexos con la divinidad.

                Comentario por Exlcluded User — 10 agosto 2019 @ 20:07 | Responder

                • Q he dicho del patriarcado. .., buff, es q …

                  Comentario por Emilio Fernandez — 10 agosto 2019 @ 21:45 | Responder

            • Y tu ejemplo del Lambo es perfecto. Si la la mujer de un jeque puede conducir entonces no todas las mujeres estan discriminadas. Sin embargo seguro q ningun pobre conduce uno. Lo cual no niega en ningun momento q haya mujeres discriminadas

              Comentario por Emilio Fernandez — 10 agosto 2019 @ 19:48 | Responder

              • Amen.
                Amen?

                Noooooooooooooooooooooo

                HE DICHO que existe discriminación hacia la mujer no que todas las mujeres estén discriminadas. 😜

                Comentario por Excluded User — 10 agosto 2019 @ 20:11 | Responder

                • claro y es loq se entiende de esa frase si dices q la mujer esta discriminada q quieres q entienda?¡

                  Comentario por Emilio Fernandez — 10 agosto 2019 @ 21:42 | Responder

        • Como no soy tan avanzado y sofisticado como los grandes pensadores anarquistas y socialistas, soy incapaz de ver otra cosa que un reparto de tareas entre sexos, adaptado a las características específicas de cada uno de ellos. Características diferenciales desarrolladas a lo largo de millones de años de evolución para cumplir dichos papeles con la mayor eficacia.
          Llamara esto sumisión, opresión, etc… es menospreciar mucho a uno y otro sexo.

          Ya veo que tu tampoco tienes un compromiso serio con la igualdad de las mujeres afganas. Toma ejemplo de tus mayores, las que sí están comprometidas, como Marit Nybakk o Laura Bush:
          http://kjonnsforskning.no/en/2015/10/when-feminism-legitimizes-war
          https://www.alternet.org/2009/07/why_is_a_leading_feminist_organization_lending_its_name_to_support_escalation_in_afghanistan/

          Comentario por santi — 11 agosto 2019 @ 0:03 | Responder

          • Millones? Porque no mejor trillones?
            Estás defendiendo el relativismo? La incapacidad de juzgar a las sociedades moral o éticamente porque si están dónde están es debido a millones, millones! de años de evolución? –> La historia se estudia. Y en todo caso, un juicio tendría que ser ético. Un juicio moral es siempre un juicio de valores. Es ridículo pretender juzgar a César o a Dario el Grande. Un historiador procura comprender, lo de usar la historia para justificar políticas identitarias lo he visto mucho en el viaje a Polonia. Muy progre, sí.

            Aunque supongo que eso valdrá solo para sociedades ajenas a la tuya. El feminismo de aquí sí se puede criticar, pero los patriarcados más potentes que se viven a miles de kilómetros eso no. Pfff, eso ya no es no ser sofisticado o avanzado eso es ser un hipócrita redomado. –> MUÑECO DE PAJA. CRETINO.

            1) En este momento no existen patriarcados más allá de algunas tribus aisladas.
            2) No hay ninguno de los presentes que deje de criticar el sexismo de las sociedades musulmanas sobre las mujeres DE HOY. Y no sólo en las musulmanas, sino allá donde opere. Es precisamente desde la progresía postmoderna de donde surgen voces que pretenden legitimar la aberración que es mantener en el s.XXI un sistema tradicional con excusas de relativismo cultural. Desde la izquierda clásica el principio ha sido siempre luchar contra el sexismo, venga de donde venga.
            3) Y, de nuevo: las sociedades tradicionales (no sólo las de religión semita) suelen tener una fuerte diferenciación de roles. En sociedades históricas, lo que hay que hacer es estudiarlo. No juzgarlo, porque no tiene sentido, sus miembros ya están muertos hace tiempo. Hay que señalar y rechazar los sexismos que se dan en las sociedades actuales, en las cuales esta distribución de roles ha perdido su sentido. Tanto los machismos como los hembrismos introducidos por el victimismo neofeminista.

            Y sí, hay feministas que defienden la guerra de Afganistán y hay feministas que no. Ves como las cosas no son tan sencillas? –> Lo cual se puede deber a dos motivos:
            1) que hay varias ideologías que se disputan el término “feminismo”. Punto que las neofeministas detestan pues pretenden que feminismo es sólo lo que digan ellas.
            2) que el postmodernismo es una doctrina tan ridícula que en seguida lleva a contradicciones. ¿Qué es el Islam? ¿Opresor u oprimido? Cortocircuito…

            Joder Nadir que cabronazo eres. Exclúyeme ya como usuario por favor!!!🤢 –> Prefiero que tú mismo quedes en evidencia.

            Comentario por not? Excluded User — 11 agosto 2019 @ 6:34 | Responder

            • No, eso te lo sacas de la cartera. Bueno como casi todo, estoy seguro q a Santi (por lo que hemos hablado) le encantaria vivir en Iran, Afganistan y Arabia Saudi, por poner ejemplos, jaja.
              Criticar al feminismo, acaso no se puede?, y fundamentalmente al neofeminismo q pone como privilegiado al hombre por encima de la mujer en cualquier momento y situacion. Me encanta como alguien dice una cosa y tu te inventas otra totalmente distinta.

              Comentario por Emilio Fernandez — 11 agosto 2019 @ 10:53 | Responder

            • Trillones no porque sería estúpido y absurdo, y yo no juego a eso. La època en que se inició todo es esta. Y los actores estos.
              Probablemente, las cosas fueron despacio, y no avanzaron mucho hasta fechas más recientes, cuando tipiños como estos “inventaron” el embarazo, y siguieron avanzando más, a medida que estos fueron diversificándose, y estableciendo distintos patrones de “opresión” y dominación”, patriarcal o matriarcal, según los casos, hasta llegar a estos, hace como 65 millones de años. Y de ahí a nosotros.

              Por lo demás, tu relativismo, en estos momentos, me la suda. Puedes juzgar a sociedades antiguas con parámetros morales modernos o con antiguos, o con futuros, me la suda. ¿Que las mujeres han estado oprinidas en el pasado? Como digas cariño, estoy dispuesto a votar a favor de una ley de violencia de género que lleve a la carcel a todos los señores medievales que practicaban el derecho de pernada en el siglo XII, o que condene a Gengis Kan a cadena perpetua por violar a todo especímen con vagina que se le ponía por delante, o que condene a cien latigazos a todos los pederastas de la Grecia clásica y preclásica, o a los secuestradores de mujeres caribes del siglo XV.

              Pero no acepto que me nadie me endose responsabilidades por nada de eso, por las eventuales malas acciones de mis antepasados, que son también los tuyos, ni acepto derechos de nadie por los sufrimientos de sus antepasadas, que también son las mías. Y me toca mucho los cojones/ovarios la gente que cuando discutes sobre “opresión” o “patriarcado” me sale con “las mujeres no podían abrir una cuenta bancaria” o cosas similares, que ya estaban superadas cuando yo era un renacuajo.

              Así que eso nos lleva al AQUI y AHORA, ¿tienes algo que decir de eso? Podemos discutir lo que quieras. Del patriarcado, de las diferencias (innatas y culturales) entre hombres y mujeres, de mojigatería sexual, de violencia de género y génera, de machismos, hembrismos y caradurismos, de lo que quieras.

              Comentario por santi — 11 agosto 2019 @ 12:39 | Responder

            • Eres un sujeto sin dignidad. No te la enseñaron tus padres, se ve que tampoco tus profesores, no eres capaz de debatir honestamente.

              Y luego vienes con tu asqueroso victimismo, pretendiendo que se censuran tus ideas (de tan peligrosas que son). No, no se censuran tus gilipolleces, sino tu forma innoble de defenderlas, difamando a quien no es de tu credo. Eso también te lo enseñaron en la catequesis postmoderna: llamar machista, fascista, supremacista, racista… a todo el que no comulgue con vuestras piedras de molino. ¿Con que yo “desprecio a las mujeres”, eh, subnormal? Que si voto a Vox, que si metería a los judíos en cámaras de gas…

              Si no te he borrado ha sido porque eso implicaría dejar en el aire contestaciones de otros participantes. Participantes con los que puedo o no estar de acuerdo, pero a los cuales respeto. No sus opiniones, si su derecho a defenderlas honestamente. Más abajo tienes a Corvo: la diferencia política entre nosotros es enorme, pero él nunca ha puesto palabras en mi boca para luego atacarme, para mejor defender su posición. Por eso a Corvo lo respeto y a ti te desprecio. Y si te ha enseñado la puerta de salida, y tienes la descortesía de seguir forzando la entrada. ¿Qué te han enseñado tus padres? A poner el pie en la puerta y obligar a los demás a aguantar tu rollo? La santa desvergüenza, que decía Escrivá y que perfectamente entienden los acólitos de toda secta.

              Dada tu insistencia, voy a obrar de otra forma. Voy a contestarte en tu mismo mensaje. Y las partes donde emplees falacias como la del muñeco de paja serán señaladas. Creo que será instructivo. Incluso puedes aprovechar la oportunidad para ser capaz de mantener un debate honesto.

              Comentario por Nadir — 11 agosto 2019 @ 14:57 | Responder

          • Creo q estamos jugando con terminologia y con conceptos posmodernistas. No podemos valorar todas las relaciones hombres/mujer por igual como un todo en determinada epoca o a lo largo de la historia. Me explico con un ejemplo, la relacion señor/siervo es una relacion bastante clara que tiene su evolucion desde el tardoimperio (claro hablamos de EUropa, y mas concretamente de la occidental) y acaba aproximadamente con la rev industrial. Es una relacion con diferentes matices, con diferentes tempos y con diferentes desarollos temporales. Esun tipo de sometimiento creo q muy claro, q todos podemos reconocer y facilmente reconocible. Ahora bien la relacion hombre/mujer queremos tratarla de igual manera cuando es imposible, es lo mismo esa relacion entre campesinos, q entre artesanos burgueses o nobleza. Por ejemplo creo q es claro q si existe una discriminacion entre los puestos altos de la administracion (aunque hay excepciones), tb seguramente entre la burguesia y los artesanos (habia mujeres artesanas?). AHora bien entre los campesinos, existe discriminacion, sometimiento u opresion? Acaso tanto hombre como mujer tenian otra forma de vida a elegir?, acaso los varones podian quedarse en casa y dejar a la mujer hacer las tareas del campo? Algunos de los 2 tenia eleccion? Q era el hombre el q mandaba, logico, quien era el q traia el sustento? quien tenia mas potencia laboral?. En sociedades donde prima la fuerza, las mas primitivas, se discrimina o se reparten esas tareas? si el campesino discrimina, oprime y somete a la mujer, pq el campesino es tonto y elige ir a la guerra, o ir a trabajar las tierras del señor o trabajar sus propias tierras. Y dentro de esa relacion hombre/mujer en el campesinado hay diferentes categorias. SIempre he leido q la mujer en N de España ha tenido mas poder de decision que en la meseta, quiza por ser sociedades mas ganaderas.

            Comentario por Emilio Fernandez — 11 agosto 2019 @ 10:40 | Responder

      • Tengo que entrar a defender mi metodología. Yo sí que creo que una encuesta de esperanza de vida es un dato, si no definitivo, si muy revelador para analizar las condiciones de vida generales de un colectivo respecto al conjunto de la sociedad. Un colectivo oprimido, explotado, discriminado socialmente tiene, a consecuencia de esa opresión, explotación y discriminación una esperanza de vida menor. Realmente, no se me ocurre ningún caso histórico de un grupo social subyugado que tengan una mayor esperanza de vida que el grupo que lo somete. La razón es evidente: los poderosos ocupan los roles sociales que permiten una mejor vida, mientras que los cometidos más peligrosos, insalubres o esforzados son relegados a aquellos que controlan. Incluida la guerra, pues aunque teóricamente la justificación del noble era otorgar protección, la mayoría de las bajas en batalla en el medioevo eran entre la infantería ligera y tropas auxiliares que mandaban de carne de cañón, mientras que los soldados profesionales y nobles iban mejor protegidos y tenían un índice de supervivencia mayor. Como es normal, si realmente tienes el poder, te guardas para ti lo mejor, sea la mejor armadura, la mejor compañía de escolta, la mejor posición de combate (y la mejor es la retaguardia, o delegar el mando en generales).

        Así pues, pensemos grupos históricos que han sido sometidos, para ver si encontramos algún caso en que tuvieran una esperanza de vida superior al grupo dominante.

        Repasamos el fenómeno de la esclavitud, de la servidumbre, del trabajo asalariado. ¿Tiene el grupo propietario menor esperanza de vida que el grupo explotado? Va a ser que no.

        Casos de discriminación contemporáneos, como el sistema de castas. Tienen los dalit una esperanza de vida mayor que la de los brahmanes? Realmente no he visto estadísticas, pero es que no me hace mucha falta, creo que es fácil suponer el resultado. Porque tenemos un concepto claro de lo que es discriminación, opresión, explotación. La mayoría negra en Sudáfrica tenía mayor esperanza de vida que la minoría afrikaner? De nuevo: naaaaah. ¿La clase media criolla respecto a la mayoría indígena en cualquier país iberoamericano? Hет! No sé, a ver si entre todos se nos ocurre un ejemplo de un grupo social sometido a otro y que, a pesar de ello, esa sumisión no deje marca, tanto más cuanto más aguda sea, en la esperanza de vida.

        Por lo tanto, creo que mi herramienta sí que es útil.

        Comentario por Nadir — 11 agosto 2019 @ 14:37 | Responder

        • El problema de la esperanza de vida es que la influencia de factores biológicos puede inducir un sesgo que impida sacar conclusiones claras. Imaginate que la población A, por genética, tiene una esperanza de vida potencial 10 años superior a la población B. Pero, como tienen unas condiciones de vida mucho peores, al final, la esperanza real es sólo 5 años superior. Sin embargo, la conclusión de mirar friamente el dato es que los que viven mal son los B.
          Si comparamos poblaciones que a priori tienen la misma esperanza de vida potencial (p.e. siervos y señores) , la real sí nos da una idea de sus condiciones de vida, pero cuando hay un desfase a origen (varones vs mujeres), se vuelve mucho más complicado.

          Comentario por santi — 11 agosto 2019 @ 21:26 | Responder

          • Pero conociendo las diferencias biológicas en ausencia de opresión, podemos deducir la intensidad de la opresión por las variaciones respecto de ésta.

            Realmente no es tan fácil como lo enuncio, porque por ejemplo, donde más importancia cobra la ventaja biológica de las niñas es en entornos insalubres, en las que un sistema inmunológico un poquito más fuerte marca la diferencia entre la vida y la muerte de los niños de corta edad. Pero incluso así, podemos comparar poblaciones que en un entorno similar, están expuestas a mayor o menor opresión.

            En cualquier caso, las diferencias entre sexos son bastante pequeñas igualando el resto de variables (uno o dos años). Cuando hay dos grupos sociales, uno sometido al otro, las diferencias son mucho mayores. Fíjate que en nuestras sociedades desarrolladas, entre el quintil superior y el inferior hay seis años. Imagina la diferencia que puede haber en la India, por poner un ejemplo. Y ya si nos vamos a periodos históricos anteriores, con la servidumbre y la esclavitud, las cifras se disparan. Sin embargo, no encontramos en la esperanza de vida hombres/mujeres rastro de esa opresión de la que nos hablan, cuando en otros casos de opresión es inmediato. Ergo…

            Comentario por Nadir — 11 agosto 2019 @ 23:19 | Responder

  5. Abundando en la exposición de Nadir:

    Comentario por Corvo do Anllons — 10 agosto 2019 @ 17:28 | Responder

    • Hace dos semanas nos subiste un baño-masaje-felación a Esperpento de los Tonteros.

      Hoy nos subes una conferencia celebrada en la madrasa neoliberal-cañí del Club de los Viernes.

      Como sigas subiendo vídeos tan excitantes, acabaremos como el adolescente de la siguiente noticia.

      Toma, de regalo!

      Comentario por Oficial y mamarracho — 10 agosto 2019 @ 20:45 | Responder

      • Pq a los supùestos liberales les ponen los fachillas, la asamblea nacional española, ole¡ Me encanta como se rie cuando dice vox extrema derecha, es como si fuera un chiste …

        Comentario por Emilio Fernandez — 10 agosto 2019 @ 21:07 | Responder

        • Liberales de verdad los del P-LIB pero estos dejémoslos en neoliberales. Lo curioso es que en mi opinión hace un diagnóstico muy parecido al de Nadir.

          Comentario por Corvo do Anllons — 10 agosto 2019 @ 23:34 | Responder

      • ¿La ubicación tiene algo que ver con lo que se dice?

        Comentario por Corvo do Anllons — 10 agosto 2019 @ 23:40 | Responder

        • Ya he subido alguna conferencia más en el club de los viernes de FDV si no me equivoco.

          Comentario por Corvo do Anllons — 10 agosto 2019 @ 23:42 | Responder

          • Ahora me entero de qué es el club de los Viernes.

            Mientras lo que subas tenga cierto valor intelectual, por mi parte nihil obstat. No soy tan débil como para no poder escuchar al Villanueva sin miedo a convertirme a su religión. De hecho, para es muy interesante escuchar los argumentos del campo contrario si quieres construir un discurso sólido y potente. Que, por cierto, es lo que ha hecho la extrema derecha, tomar puntos del discurso social de la izquierda y usarlos en su propio beneficio.

            Comentario por Nadir — 11 agosto 2019 @ 10:33 | Responder

        • Claro que la tiene, como es obvio. Hay diferencia entre el púlpito de una iglesia y la sala de un ateneo. Pero vamos, que es lo mismo, lo que me importa es el nivel argumentativo del mensaje. Si tiene por dónde cogerlo para generar un debate.

          Comentario por Nadir — 11 agosto 2019 @ 10:38 | Responder

      • El Villanueva es un ultraliberal. Pero no tiene nada que ver con el niñato pijo de Vox: éste sabe y éste piensa. No es su ideología, es su cabeza. Hace lo mismo que el TBH, coge las miserias de la izquierda y las usa para presentarnos como payasos, mientras él se adueña del centro del tablero, del sentido común. Veo esta maniobra y me desquicia, porque sé a dónde conduce (al desastre para la izquierda) pero los amados líderes no sólo no lo ven, sino que siguen lanzándoles más carnaza.

        Comentario por Nadir — 11 agosto 2019 @ 10:29 | Responder

      • Pues las monjitas aún suenan mejor que alguna mierda que está encabezando las putas listas de ventas esas. Y, ya puestos, hay un par que aún tienen un polvo…

        Comentario por Nadir — 11 agosto 2019 @ 15:49 | Responder

      • Pues me he entretenido en escucharlo entero, y aunque haycosas con las que no concuerdo (unas cuantas), no me parece que el diagnóstico que hace esté tan equivocado.

        Comentario por santi — 11 agosto 2019 @ 21:28 | Responder

        • Yo he visto un poco. La crítica al identitarismo viene en el minuto 33, por cierto. No, realmente aparte de la chifladura identitaria yo con este tipo no concuerdo en nada. Pero es una persona que tiene un discurso bien hilado, racional, con el cual se puede mantener una discusión porque ambos respetamos las leyes de la lógica. Y es algo que quisiera remarcar, y que comentaba el profesor éste que despidieron en Evergreen: lo que estamos defendiendo no es una posición política u otra, sino la misma civilización moderna, basada en la hegemonía de la razón. El postmodernismo no reconoce ni la razón ni la realidad, y todo su discurso se basa en emociones. Si una mujer dice que la has violado, la has violado, porque es la víctima la que tiene el derecho de definir el delito.

          ¿Sabes qué pasó al final en el akelarre feminista? El novio de una de ellas le propuso echar un polvo. A la piva no le apetecía y pasó. Él insistió, y la piva ya se puso borde y le pegó un corte. Y el fulano no dio un paso más. Y según esta panda de alucinados, insistir es acosar, acosar es agredir y agredir es violar. Así que ya ves, por ponerse mimosón para echar un polvo con tu pareja, acabas siendo acusado de violación. La cuestión es que bajo esta chaladura, no sólo todos, sino también todas, estaríamos en la cárcel. La realidad no importa, en el postmodernismo importa la subjetividad. Y la subjetividad de los niñatos hipersensibles puede ser verdaderamente criminal.

          Realmente, todo esto es una ofensa a las mujeres que realmente han sido violadas y tienen que superarlo y seguir con su vida. Y ver cómo una niñata de mierda, a la que su novio le ha pedido echar un polvo, se deshace en lamentos por haber sido violada… es que merece dos hostias. Las que sus padres les han ahorrado a toda esta panda de niñatos llorones.

          Comentario por Nadir — 11 agosto 2019 @ 23:46 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: