La mirada del mendigo

31 agosto 2019

Petición en Change.org

Filed under: Ecología — Nadir @ 13:28

He creado una petición en Change.org

Os ruego que la leáis y, si tenéis a bien, la apoyéis. Juntos podemos conseguirlo, y hacer de éste un mundo mejor.

Votad, es urgente, antes de que ésta atacada por los haters de siempre.

+

ACTUALIZACIÓN

Como me temía, ha sido denunciada y retirada. Así que por continuar la gracia, la copio y pego para que, al menos, quede constancia de mi sugerencia.

Propongo la necesidad imperiosa del sacrificio cruento de todas las mascotas, a la par que sus dueños. Las primeras, por suponer una pesada y creciente carga para los recursos del planeta, no sólo pero principalmente su alimentación, pero también los cuidados sanitarios y toda una industria de complementos. Semejante consumo de recursos y emisiones de CO2e asociadas no justifican el servicio de sustituto emocional de las relaciones humanas, que podrían ser desempeñados con ventaja por las mucho más eficientes e higiénicas mascotas cibernéticas.

En cuanto al exterminio de sus zoofílicos amos/amantes, el exterminio tiene por objeto aportar la selección natural que en nuestra especie está gripada.

Se propone como medio de exterminio la desmembración y posterior evisceramiento. Con los despojos, se podría fabricar compost para abonar los campos de cultivos forrajeros destinados a la alimentación de veganos.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

29 comentarios »

  1. Si si, menos perros y mas niños, hay que subir la natalidad del Reino.

    Comentario por Don Juan — 31 agosto 2019 @ 16:49 | Responder

    • Tampoco veo mucha diferencia entre bestezuelas de uno u otro tipo.

      XDDDDDDDDDDD

      A veeer, joder. Nadie se va a ofender?

      Ni siquiera un poquito? Sin ofendiditos esto pierde toda la gracia!

      Comentario por Nadir — 31 agosto 2019 @ 23:18 | Responder

      • ¡Coño Mendi a veces dices unas tontadas que hasta mi gata Tiza te pierde el respeto!
        Por supuesto no pienso firmar tu petición.
        Pero mira, una anécdota a colación. El verano pasado pasé por la facultad de veterinaria de Lugo . Me quedé pasmada al ver pintadas y carteles de grupos de estudiantes animalistas que se negaban a gestionar laboratorios o el hospital fuera de la ley de bienestar animal elevada al absurdo.
        Luego hablé con algún compañero en Madrid sobre el asunto que comenta la deriva de la clínica veterinaria que está dejando campos desiertos porque los veterinarios que salen no quieren trabajar como clínicos .
        La cría intensiva de ganado es una consecuencia de la cantidad de humanos que pueblan este precioso planeta. Es insostenible y desconsiderada. Pero es porque comemos.
        Así que aprovecho y le digo a D. Juan y a su santidad que ni una cosa ni otra.
        Que haría yo sin mi gatita. 😊

        Comentario por erebiagorge — 1 septiembre 2019 @ 13:45 | Responder

        • Yo te puedo decir lo que haría con tu linda gatita: un riquísimo asado. Eso sí, no daría más que para un comensal, así que no pienso compartir.

          😛

          Mira, siempre ha habido perros y gatos. Y siempre ha habido quien los ha tratado bien, y quien los ha tratado a palos o mantenido famélicos. Pero la tontería que hay ahora con las putas mascotitas es simple y llanamente inmoral. Y lo de la petición es obviamente una broma, un trolleo, pero ahora ya hablo completamente en serio.

          Recuerdo estar en una tienda de colchones, y delante había una vieja repugnante pidiendo si le podrían hacer un colchón de dimensiones reducidas para su perrito. Al salir, a pocos metros, me encuentro con un mendigo pidiendo, que conozco, que suele dormir en el cajero de un BBVA, con cartones por colchón. Una sociedad que le da más bienestar a ciertos animalitos, que por cierto son deformaciones grotescas que aunque sólo sea por piedad habría que exterminarlos, que a las personas, es una sociedad de degenerados.

          Podemos seguir haciendo la comparación. Vas al supermercado, y es fácil comprobar cómo una lata de comida de mascotas puede superar fácilmente el precio de la comida para las personas. O ya que hablas de veterinaria: una mascota de una familia pudiente tiene mejor asistencia médica (al fin y al cabo, todo es medicina, id est, aquello que cura) que cualquier ciudadano servido por la SS que tiene que aguantar listas de espera y cabeceras aleccionados para no derivar a especialistas ni pedir analíticas para ahorrar costes y no saturar el sistema. Mientras que en una clínica veterinaria, previo pago, al perrito se le hace la analítica, la placa o la eco en el momento. Y eso que tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios públicos del mundo. Y están floreciendo los hospitales veterinarios precisamente porque hay personas que están dispuestas a pagar sus servicios para cuidar al que consideran como “miembro más de su familia”, al cual impúdicamente reconocen que su salud y su vida les importa más que la de una persona desconocida. Es decir, que ante el dilema de dar dinero para salvar la vida de la persona o de su mascota, escogerían su mascota. Y según abren nuevas consultas veterinarias, porque es un filón, se cuestiona desde parte de la sociedad que se le dé asistencia médica a los inmigrantes.

          Todo esto es parte de la absoluta quiebra ética de la sociedad postmoderna, en la cual el valor de los individios no es absoluto, sino que está relacionado con el provecho que podemos obtener. De tu mascota puedes obtener gratificación en forma de cariño, del pobre que pide en la esquina, sólo molestias. Y esta barbaridad tan extendida, que tan bien vista está a pesar de ser una abominación moral, de darle mayor valor a la vida de un animal “cuqui” que a una persona, la podemos ver una y otra vez en encuestas. Si pierdes el control del coche y tienes que elegir entre atropellar a una mascota o a un ladrón que está huyendo por la calle, ¿cuál elegirías? Y muchos escogen el animal, especialmente si es su animal, cuando la más mínima duda al resolver esta pregunta, por mucho que se cargue de valores negativos al criminal y se pinte de forma entrañable a la mascota, supone caer en la perversidad más absoluta. El valor de la vida humana es absoluto, eso nos enseña la ética, que es universal. Y esto repetidamente se está poniendo en cuestión, por la vía de la práctica, en una sociedad que otorga más cuidados a ciertos animales (no naturales o domésticos) que a ciertas personas. Y el día de mañana, no me extrañaría más que tuviera más afecto a un androide que a alguien de su especie.

          En este ambiente de promoción de la zoofilia y desconfianza ante las relaciones humanas, el exterminio de las mascotas me parece completamente deseable. Una mera cuestión de higiene ética. La zoofilia actual, tremendamente especista, es sólo el síntoma de un mal mucho más grave: la falta de amor, cariño, conmiseración por las personas. Más allá de los que pertenecen a nuestro grupo, el resto de seres humanos son vistos con indiferencia, cuando no con manifiesta rivalidad y animadversión. Las sociedades donde se está extendiendo esta ideología de la desconfianza, del rechazo al semejante, son sociedades enfermas, moralmente deformes, cuya enfermedad es la causa misma de su destrucción. Otro rasgo más de una sociedad decadente, que no tiene más que aportar a la historia.

          Tontadas hostias.

          Comentario por Nadir — 1 septiembre 2019 @ 15:53 | Responder

          • No sé si conoceis a este pavo. Pero recomiendo encarecidamente que sigáis la serie que está escribiendo ahora, va a ir sacando artículos semanales y la verdad es que da de que pensar.

            https://waitbutwhy.com/story-of-us

            Básicamente biología y teoría evolutiva, pero en fin, es la base desde la que fundamentamos nuestro tribalismo, que no es otra cosa que un mecanismo de supervivencia muy bien afinado.

            No está en el idioma de castilla, eso sí. Pero creo que puede ser lectura interesante para los asiduos al blog.

            Comentario por Don Juan — 1 septiembre 2019 @ 17:07 | Responder

          • Antes de que se pusiera de moda el mascotismo a los pobres se les trataba igual que ahora: con desprecio.

            Lo siento, pero yo no me creo nada de esos valores éticos que dicen algunos que se han perdido. Pasto para reaccionarios y nostálgicos de los valores eternos, más repugnantes que los de ahora, que ya es decir.

            https://www.google.com/amp/s/www.elespanol.com/espana/20190522/rocio-monasterio-ninos-hablan-zoofilia-parafilia-colegios/400460802_0.amp.html

            Una lata de comida para mascotas puede superar el precio de muchos alimentos. Sí, y también lo supera un acondicionador para el pelo o una puta botellita de perfume o la camiseta de mierda de tu equipo de mierda o cualquier otra mamarrachada que se nos pueda ocurrir. Con todo, espero que una barra de pan o una lata de sardinas siga siendo más barata que cualquiera de esas chorradas innecesarias.

            No nos engañemos, el ser humano siempre ha sido la misma basura, con o sin mascotas. Lo que ahora se gasta en mascotas, antes se gastaba en cualquier otra gilipollez.
            Nunca la gente fue en otras épocas más honrada, ni más educada, ni más honorable, ni más generosa, ni más nada… eso son chorradas terapeúticas para abuelos cebolleta y viejales nostálgicos de juventudes que no volverán nunca más.
            Nunca ha habido, ni por asomo, paraísos perdidos. Y nunca los habrá.

            “Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a sus padres y todo el mundo escribe libros”.
            Cicerón
            Escritor, orador y político romano (106 AC-43 AC)

            Claro que sí, Cicerón! Esto es un escándalo!! No como en mis tiempos, que como eran míos, eran mucho mejores. Todavía recuerdo como yo, con cinco añitos, me levantaba todos los días a las cuatro de la mañana para ir a descargar camiones y así poder pagarme el parvulario.

            Cualquier tiempo pasado fue anterior, además de una mierda.

            P.D. Voy a iniciar una petición en Change para pedir el exterminio de toda la gentuza que le echa mahonesa a la salsa guacamole.

            Comentario por Enchilada roja — 1 septiembre 2019 @ 17:14 | Responder

            • Tio te podrías haber ahorrado el dato de que hay gente que le echa mayonesa al guacamole. Joder.

              Comentario por Don Juan — 1 septiembre 2019 @ 17:20 | Responder

              • Pues añado otro: UNA DE ESAS PERSONAS ES EL PEQUEÑO DICTADOR TOTALITARIO ROMPECORAZONES QUE DIRIGE CON MANO DE HIERRO ESTE NUESTRO BLOG.

                Para mí que todas estas andanadas contra el postmodernismo no son más que una cortina de humo para ocultar ésa y otras animaladas culinarias.

                Otro dato: los melones se los come… ASADOS!!!

                Ésto no es para iniciar una petición en Change, no… ésto es para desahuciarlo al otro extremo del Sistema Solar!!!

                El espectáculo de ver comer a este degenerado, tiene que ser algo parecido a ésto:

                Comentario por Enchilada roja — 1 septiembre 2019 @ 17:42 | Responder

                • Comentario por Enchilada roja — 1 septiembre 2019 @ 18:00 | Responder

              • Acaso lo has probado? Pues entonces! 😛

                Comentario por Nadir — 1 septiembre 2019 @ 23:20 | Responder

            • Comentario por Luciano Méndez (cretino postmodernito) — 1 septiembre 2019 @ 21:20 | Responder

              • Estoy convencido que lo que ha empezado como una relación tormentosa entre tú, Luci, y el Pequeño Dictador Totalitario Rompecorazones, acabará en una preciosa historia de amor.

                Yo, por si acaso, os voy poniendo la banda sonora.

                Comentario por Enchilada roja — 1 septiembre 2019 @ 22:19 | Responder

            • Peeera, pera, pera. Que yo no he dicho que todo tiempo pasado fuera mejor, ni que antes hubiese unos valores…

              Ahora bien, la humanización de las mascotas (uno más de la familia, y toda esa mierda), es un rasgo de una sociedad en descomposición. Como ha habido otras civilizaciones que, tras brillar en el firmamento de las naciones, se han extinguido. Técnicamente estamos muy desarrollados (más que nada por tratarse de un proceso acumulativo); pero en el pensamiento o en las artes, el nivel es miserable. Cuando una sociedad (o un grupo social dentro de ésta) empieza a flirtear con lo absurdo o grotesco, es que su fin está cerca. Ver a una persona cargando con un perrito a cuestas, poniéndole abriguitos y recogiendo sus excrementos es ridículo. Puedes hacer la prueba preguntándole a algún inmigrante no occidental qué impresión le produce todo esto.

              Lo que ahora se gasta en mascotas, antes se gastaba en cualquier otra gilipollez. –> Sí, eso por supuesto, pero no era a donde quería llegar. No es que se deje de dar limosnita al pobre porque se gasta ese dinero en un comida de gatos. Sino de la quiebra moral que supone que haya mascotas alimentándose mejor (al menos, a mayor coste) que personas. Como sociedad, estamos dando prioridad a nuestras mascotas que a seres humanos pasando una situación de necesidad. Ambas son compatibles, como decía una no excluye a la otra, el caso que es la mascota quien dispone de más recursos. Y en la actualidad política lo pujante es de hablar de derechos de los animales (domésticos), no de derechos de los sintecho, por ejemplo.

              Nunca la gente fue en otras épocas más honrada, ni más educada, ni más honorable, ni más generosa, ni más nada… –> Puedo estar de acuerdo con matices. Las sociedades evolucionan, y se cargan de unos u otros valores según la ideología dominante. Por ejemplo, podemos afirmar que la nuestra es una sociedad menos violenta que… prácticamente en cualquier otro momento de la historia. Hay muchas cosas que han mejorado, por ejemplo la actual es una sociedad más igualitaria, no sólo por sexo, sino también por clases (un trabajador pobre tenía que mostrar un servilismo que ahora no cabe, por mucho que esté igual o incluso más explotado). Sin embargo, otros valores como la generosidad, la solidaridad o la amabilidad, sin duda han empeorado. Esto lo veo muy claramente en Francia, aún más que en España. Hay una diferencia abismal entre jóvenes y viellards, así como entre el medio rural y urbano. El sentido de comunidad que existía se está perdiendo (o se ha perdido completamente). Los viejos tienen unos lazos de fraternidad que los jóvenes carecen. Por poner un ejemplo: a mí en Francia me han invitado a entrar a casa a tomar café una mañana fría de invierno. Una vieja. Eso no sale de un chaval joven: va a lo suyo y ni te mira. Quedarnos sin pan, y otra pareja de viejos ofrecerse para ir a casa y traernos una barra. Con un joven ni siquiera habrías empezado la conversación. Estar aparcando, y levantarse un sesentón a mover su coche para facilitármelo. Ni de coña me lo esperaría de un veinteañero. ¿Son mejores personas, eran mejores persona antes? Yo más bien creo que antes había más facilidad para reconocer al otro como semejante. Ahora hay una clara línea entre el YO (y lo mío, mis cosas, mis amigos) y el resto, que es visto en el mejor de los casos con indiferencia (normalmente, desconfianza).

              Por cierto, tanto repetir lo del guacamole con mayonesa ha terminado por meterme el antojo en el cuerpo. A ver si mañana encuentro unos maduritos ma non troppo. 😛

              Comentario por Nadir — 2 septiembre 2019 @ 0:18 | Responder

              • Tú eres un completo imbécil.

                Pero subnormal de mierda, si un enlace a la misma noticia ha sido aportado unos comentarios. ¿Qué hay que ocultar, tonto los cojones? Pero lo principal ¿qué coño tiene que ver esa parida de la Monasterio con lo que yo estoy hablando? ¿Porque he mencionado zoofilia? No sabes leer, cretino. No comprendes un puto texto escrito. Para cualquiera con dos dedos de frente es evidente que mi alusión a la zoofilia no es en su acepción sexual. Pero más allá de eso ¿qué mierdas tendrá que ver una cosa con la otra? Relacionarme de alguna forma con alguien de Vox, no es así? Ése es el comportamiento de la escoria postmodernita contra el que no les baila el agua: la difamación.

                Esta es la última vez que te lo digo. Eres un mierda sin dignidad, que a pesar de haberte expulsado sigues entrando una y otra vez. Si tus padres te hubieran enseñado un mínimo de compostura, no entrarías allí donde no eres bien recibido. Es evidente la clase de educación que has recibido. La gentuza como tú y los de tu secta estáis consiguiendo que la gente se aparte de la izquierda, que es vista como algo entre ridículo y repulsivo. Si vosotros sois ahora la izquierda, pierde cuidado, te cedo la etiqueta. Para ti toda. Como las de feminismo y antirracismo. Ya podéis arrastrarlas por el suelo. Ya puedes estar contento, desde ahora la derecha tiene un militante más. Qué la derecha, la extrema derecha, los nazis. Porque todo el que no sigue vuestro credo es un nazi. Veis nazis como el franquismo veía masones o McCarthy comunistas. Vuestros modos e ideales están muy próximos, pero reclamáis la etiqueta de izquierda, expulsando a todos los demás. Demasiado evidente la maniobra de zapa para que no esté promocionada.

                Quédate con la etiqueta de izquierdas, yo me limpio el culo con ella antes de entregártela. Pero de derechas o de izquierdas, tú y los de tu secta postmoderna sois basura. Vuestra incapacidad intelectual os obliga a trabajar con una serie limitada de dogmas, que reproducís a troche y moche. Sois catecúmenos, sois capillitas, sois follacabras piojosos y barbudos. Podéis vender La Atalaya puerta a puerta, organizar patrullas de las sharia u organizar akelarres feministas, sois la misma mierda, desquiciados por doctrinas ridículas.

                Así que última vez, última vez que entras en este blog ni para dar la hora. Siguiente vez, e instauro la moderación previa de comentarios. Lamentable que tenga que ser por un fanático postmodernito imbuido de Santa Intransigencia. He tratado gente del Opus, e incluso ellos tienen el cerebro menos lavado que tú. Prelavado, lavado, aclarado y centrifugado, programa completo. Venga, sigue forzando la puerta que te han cerrado en las narices, molesta más para anunciar tu buena nueva, tu verdad, tu mensaje salvífico, persevera y llegarás a santo.

                Comentario por Nadir — 2 septiembre 2019 @ 23:49 | Responder

                • Hablando de sectas e intransigencias el censor… Pero lo curioso es que sólo censuras las verdades, no las mentiras, como demostraba el enlace.

                  Comentario por Luciano Méndez (cretino postmodernito) — 3 septiembre 2019 @ 8:35 | Responder

                  • Que sí, que muy bien.

                    Premio para el nene. Sólo a un perturbado se le ocurre continuar con esta táctica de acoso. Estarás muy orgulloso de crear dificultades al resto de los contertulios.

                    ¿Censura? Lo divertido sería comprobar cuánto tiempo duraría en un foro de postmodernitos cualquiera que refutara sus dogmas.

                    Hala, a cascarla!

                    Comentario por Nadir — 3 septiembre 2019 @ 12:43 | Responder

                    • Dudo mucho que ni en el foro más fanático, cuando denuncies un bulo, en vez de censurar al intoxicador censuren al denunciante. Y encima luego te las das de “rigor, rigor”.

                      Comentario por Luciano Méndez (cretino postmodernito) — 3 septiembre 2019 @ 18:11

                    • Qué hijo de puta. Ahora se las da de inocente. ¿A cuénta de qué coño has sacado esa noticia de Vox? A ver. No tiene nada que ver con lo que yo estoy diciendo aquí. Pero nada. Ni siquiera empleamos la misma acepción de zoofilia. Pero la incluyes para difamar, para asociarme a la extrema derecha, lo mismo que, hijo de puta, se te ocurrió decir que estaba a favor de que gaseasen judíos.

                      Eres basura, y sigues una vez y otra entrando. No tienes dignidad alguna.

                      Comentario por Nadir — 3 septiembre 2019 @ 22:21

          • ¡Un asado!En cuanto vieras a mi gatina te pondrías blandito.
            Ya te lo he dicho antes. Yo no concedo tanto valor a la especie humana como tú. Tú dilema a pesar de que no te gusta la Filosofía se acerca al dilema del tranvía de JJ Thomson. Y verás ,nada es blanco o negro de manera absoluta. Me acuerdo de un relato precioso que escribiste sobre un pobre al salir de un bar. Y de una petición para adoptar un gatín adorable que tienes en una foto en el blog. Así que no eres tan malo.😍.

            Comentario por erebiagorge — 1 septiembre 2019 @ 18:12 | Responder

            • Pero amos a ver, compi. Obviamente que no voy a hacer ningún mal a ningún bicho, si puedo evitarlo. Hoy he estado perdiendo un rato por sacar a un saltamontes que me había entrado en la furgo, y temía acabar pisándolo.

              Pero no sólo bicho, también procuro portarme bien con los vegetales. Aun desprovistos de sistema nervioso, pero sí que “sienten”, es decir, tienen una respuesta a las modificaciones de su entorno. Incluso en materia inanimada, no se me ocurre por ejemplo grabar mi nombre en una piedra, pues es una agresión gratuita a esa piedra. Es mucho más hermosa tal como está.

              Ahora bien, tengo bien claro que la uña de una persona vale más que la vida de mil adorables perritos. No es una cuestión de gustos personales, que te gusten más o menos las personas. A mí, bastante poco tirando a menos. Disfruto de la soledad, razón principal para salir del Foro. Pero aún la persona más despreciable, es una persona, y es un imperativo categórico desde mucho antes de Kant considerarla como un fin y no sólo como un medio. La vida humana no es que valga más o menos, es que vale todo.

              En cuanto al dilema del tranvía, muy bien traído a cuento, no pone en cuestión este principio. Pero variantes de este en que entran animales (generalmente mascotas) en las respuestas, arrojan resultados aberrantes.

              Comentario por Nadir — 2 septiembre 2019 @ 0:36 | Responder

          • Desde el punto de vista de la conservación de especies es más que deseable el exterminio de los gatitos domesticos. Sólo en los USA se ha estimado que los gatos domésticos matan al año más de 100 millones de aves salvajes.

            Comentario por Greg — 2 septiembre 2019 @ 21:39 | Responder

            • Si, es verdad. 🙁. Aves, reptiles, pequeños mamíferos. Toda la razón. La mía tiene a raya las cucas que me visitan de vez en cuando😖

              Comentario por erebiagorge — 3 septiembre 2019 @ 6:17 | Responder

              • Sólo por eso ya merece un premio. Mira que me gustan toda clase de bichos (las arañas son fascinantes…), pero con las cucas es algo superior a mí. Las detesto. Y el gandul de gato que tenía cuando vivía en Madriz tampoco hacía su trabajo de bichicida.

                Comentario por Nadir — 3 septiembre 2019 @ 13:32 | Responder

              • El problema es que los gatos no están tan grotescamente deformados como los perros, y aún conservan muchas aptitudes salvajes de sus ancestros. Entre ellas, la capacidad de cazar. Por eso son tan bellos, y tan peligrosos. Porque por un lado permitimos que se reproduzcan sin someterse a las crueles leyes de la naturaleza. Pero por otra parte siguen siendo predadores casi tan eficientes como el gato montés (excepto por el tamaño de las presas). Y la naturaleza sufre.

                Comentario por Nadir — 3 septiembre 2019 @ 13:36 | Responder

                • Comentario por Erebiagorge — 15 septiembre 2019 @ 20:25 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: