La mirada del mendigo

6 noviembre 2019

Es al contrario

Filed under: Ecología — Nadir @ 20:43

Una de las falacias más extendidas y dañinas es la existencia de una Arcadia feliz en que nuestros antepasados directos, gentes nobles y sencillas, vivían en comunión con la naturaleza. Esa vida esforzada pero placentera se vio truncada por la aparición del mal, la ciencia, la técnica, la revolución industrial; el hombre, al comer del árbol de la sabiduría, fue expulsado del paraíso terrenal en el que vivía y el cual mantenía en benéfica simbiosis. El mito de la sociedad agrosilvopastoril es más resistente que las manchas de zarzamora, por mucho que frotes no hay forma de quitarlo de la cabeza de la gente.

La cuestión es que es completamente falso; no había en las sociedades pretéritas una armonía con el medio, sino una depredación que según crecía la población (con el concurso de esa misma ciencia y técnica, que impedían que sucediese algo tan natural como que muriesen la mayor parte de los niños) arrinconaba a la naturaleza en los lugares más apartados e inaccesibles. De intentar reproducir hoy ese tipo de agricultura y ganadería de baja productividad (es decir, que necesita de mucha superficie para obtener el mismo retorno), necesitaríamos absolutamente todo el territorio y faltaría comida para los 47 millones de bocas que hoy poblamos esta monarquía bananera.

Pero no quiero ser pesado, porque sé que todo esto lo he dicho muchas veces. En lo que hoy quería poner la lupa es un corolario de esa falacia del aldeano campechano: con el éxodo rural, se privó al entorno rural de ese mayordomo de la naturaleza que mantenía el orden cósmico gracias a su sabiduría ancestral (recordemos, esos seres élficos vivían en comunión con la naturaleza), y como consecuencia de la falta de esas nobles manos, todo fue a peor en los campos. Por ello la despoblación del rural es percibida como una desgracia y se invierten fondos en procurar revertirla, que viene a ser como procurar llenar de agua una canasta.

¿A qué os suena todo este discurso? Bien, ya que hemos contado la peliculita de Disney, vamos a explicar cuál es la realidad en el rural, al menos en esta esquina de la península de la cual me creo con autoridad de hablar.

Como sabréis, siempre que salgo de Españistán, vuelvo enfadado de cómo es posible que en Europa sea tan sencillo que conviva una agricultura y ganadería competitiva, profesionalizada (lo que aquí se hace con las diez ovejas y la tirela de nabos y patatas no es ni agricultura ni ganadería: es hacer el payaso), con masas forestales autóctonas, bien conservadas. Lo que tantas veces he dicho: llegar a un pacto con la naturaleza, la mitad del territorio, las mejores tierras, dedicadas a pastos y tierras de labor. Y la otra mitad, la que no sea rentable trabajar, liberarla para que la naturaleza pueda regenerarse.

Bueno, pues aquí es justo al revés. Todos los montes y demás terrenos que no son aptos para el cultivo, han sido dedicados a la producción forestal con especies alóctonas (eucalipto en la costa, pino en el interior). Los montes gallegos, portugueses, leoneses (obviamente incluyo aquí a Zamora) y buena parte de los asturianos están ecológicamente muertos. Se puede apreciar mayor riqueza biológica en un campo de cereal de la Tierra de Campos (en lo que piensan los gallegos cuando hablan de “Castilla”, de la cual sólo conocen el paisaje que se ve desde la A6) que en esas masas forestales monoespecíficas, gestionadas por las comunidades de montes (aquí tenéis un maravilloso contraejemplo de cómo una gestión colectiva puede ser más devastadora que cualquier otra, estatal o privada). ¿Y dónde se refugia la riquísima fauna y flora autóctona? Paradojas de la vida, en las fincas abandonadas, propiedad de aquellos que hace décadas tomaron el camino de la emigración, y ahora son teóricamente de unos descendientes suizos, brasileños, madrileños… que ni siquiera saben situar la aldea de sus abuelos en el mapa, y muchísimo menos se plantean volver para reclamar la propiedad de esas tierras. Y es en esas tierras abandonadas, sucias, echadas a perder como las llaman los palurdos, donde prosperan las formaciones de bosque atlántico autóctono, y en donde se refugia la fauna salvaje.

Son islotes de biodiversidad amenazados por el fuego (los alguaciles del campo que quedan procuran devolver el orden humano al campo por medio del mechero), la expansión de especies invasoras (nunca remarcaré lo suficiente el peligro de las acacias), la usurpación de propiedades abandonadas con la connivencia de los despachos de notarios. Sin olvidarnos de la caza. Estos días, los mangarranes con escopetas dedican su ocio a rodear estos rodales de bosque autóctono y lanzar sus perros en su espesura para sacar a las presas de su último, escuetísimo refugio.

Por lo tanto, quiero desde estas páginas rendir homenaje a aquellos gallegos, portugueses, leoneses y asturianos que tuvieron el buen acuerdo de emigrar para no volver jamás, de morir sin descendencia, o sencillamente de desatender las fincas y vivir cómodamente de la pensión. Gracias a todos ellos, aún la naturaleza subsiste y guarda un hálito de vida en esta esquina de la península.

+

Por cierto, las imágenes que muestro son, aunque no lo parezca, del mismo sitio (tanto el encuadre como la escala he procurado que sea la misma). La primera, actual, para ejemplificar el valor ecológico que tienen esas parcelas olvidadas tras la concentración parcelaria, en un entramado de cultivos de patatas, grelos, chopos o carballos americanos (Q.rubra). La segunda, el aspecto que tenía todo aquello en 1956. Así era el paraíso terrenal que tiene idealizado tanto urbanita bobo. Una “vuelta a lo natural”, con 47 millones de tipiños, implicaría, además de una catástrofe humanitaria, la más absoluta devastación ecológica de todo el territorio.

Todo tiempo pretérito fue anterior.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

50 comentarios »

  1. Llevaba un tiempo preguntándome si seguirías por estos lares, me has dado un alegrón!!! Un beso!!!

    P.D.: el post como siempre genial

    Comentario por Nynaeve — 7 noviembre 2019 @ 20:48 | Responder

    • Hola compi! Cuantísimo tiempo!!!! Alguna vez me he preguntado si estarías bien, porque no volví a saber de ti de forma abrupta. Yo también me he llevado una magnífica sorpresa de ver tu nombre en los comentarios.

      Un abrazote!!!!

      Comentario por Nadir — 7 noviembre 2019 @ 20:55 | Responder

      • Cada vez tenía menos tiempo y casi “abandoné” internet…. No sé por qué estoy registrada ahora con La Bombilla, en lugar de Nynaeve. intenté recuperar mi blog de WordPress y su registro de Nynaeve, pero lo que se supone que me tiene que mandar un código no funciona, y estoy a la espera de los servicios técnicos!!!!

        Comentario por La Bombilla — 10 noviembre 2019 @ 9:32 | Responder

        • Pues a mí me gusta tu nuevo apodo. 🙂 Mucho, además. :)))

          Comentario por Nadir — 10 noviembre 2019 @ 13:47 | Responder

          • No sé. La mención a la rueda del tiempo es de un frikismo que tampoco se puede obviar.

            Comentario por Abraham — 12 noviembre 2019 @ 10:54 | Responder

  2. Mendi, Nadir eres tú, no?

    Comentario por Nynaeve — 7 noviembre 2019 @ 20:51 | Responder

    • El mismo que viste y calza. Inconfundible. Nadie es capaz de soltar tantas chorradas por párrafo. XDDDDDDDDDD

      Me cambié de nombre porque quería que la página fuera de un grupo de amigos, no sólo mía. Pero son unos vagos y funciona sólo a ratos. Por donde andas? Creo recordar que estabas en Colmenar, no? Aún sigues por la sierra?

      Comentario por Nadir — 7 noviembre 2019 @ 20:57 | Responder

      • Sip, aquí sigo, aunque no sé por cuánto tiempo, ando pensando en emigrar… 😀

        Comentario por La Bombilla — 10 noviembre 2019 @ 9:28 | Responder

        • Siempre es bueno cambiar de aires. Yo lo hago con la furgo, periódicamente. Cada vez me paso más tiempo de vida errante. Aunque sea por pura higiene mental.

          Por otra parte, no te engañes: no existe ningún Shangri-la. La liberación está en nuestra cabeza, cambiar los horizontes es provechoso, pero el viaje lo tenemos que hacer en nuestro interior. Si no, lo único que haremos será arrastrar las cadenas a otro lugar.

          Comentario por Nadir — 10 noviembre 2019 @ 13:50 | Responder

  3. Je, je, éste es un tema recurrente en tu página, y es lógico que vuelvas a sacarlo. A mí me pasa a menudo, que me pongo a pensar en la devastación ambiental que veo a diario y me entra mala leche. Y cuando le explico a alguien estas cosas, es como si le hablara a una pared, a prácticamente nadie le interesa.

    Comentario por Greg — 7 noviembre 2019 @ 21:52 | Responder

    • Si ya sé que me repito más que el ajo. Y porque ya no sé qué más decir sobre los incendios. Un día probaré a traducirlo al cantonés, a ver si así. Soy consciente de que no tengo mucho más que aportar, en muchos temas no hago más que reelaborar lo mismo una y otra vez. Pero es que no sé qué más decir, y me jode quedarme callado.

      A la gente se le ha vendido el cuento de “lo natural” versus “lo artificial”, “lo químico”, “lo industrial”. Es siempre lo mismo, simplificación de cualquier cuestión compleja hasta reducirla a dos posibilidades, el bien y el mal. Estoy reharto de tanto maniqueísmo. Cuando yo vivía en Madriz y me preguntaban de si era del Real Madriz, y ponía cara asco, entonces concluían: “ah, vale, eres del Atleti”. Me cago en Dios, no, es que me dan el mismo asco, si por mi fuera los empalaría a todos.

      Las estadísticas dicen que somos uno de los Estados más ateos del mundo. Pero es mentira. El pensamiento religioso no sólo goza de buena salud, sino que está extendido en toda la sociedad. De hecho, la duda, la relativización, la contextualización y la puntualización son denostadas como traición a la causa.

      Además, es que toda esta mierda va por modas. Hace unos años la virilidad era el principal valor, y ahora es denostado (de hecho, criminalizado por el neofeminismo, que asume el rol que tiene el islam en los países musulmanes). Pues lo mismo, antes el rural era considerado el averno, la gente perdía el culo por quitarse el olor a cuadra cuando llegaban a la ciudad. Ahora es fuente de salud, de inspiración (pero no se acercan a “lo natural” más que con preservativo, un puente en una casa rural bien acondicionada, llega y sobra).

      Comentario por Nadir — 8 noviembre 2019 @ 0:44 | Responder

      • A lo que deberíamos aspirar a producir lo mismo con menos uso del suelo :

        https://www.nationalgeographic.com/magazine/2017/09/holland-agriculture-sustainable-farming/

        Comentario por Corvo do Anllons — 8 noviembre 2019 @ 1:12 | Responder

        • Bueno, hay que tener en cuenta todos los aspectos. Por supuesto, reducir el espacio que ocupa la misma producción es esencialmente bueno. Muchos lo considerarán “antinatural”, pero la naturaleza se ve beneficiada por ello. Ahora bien, la facturita de las lámparas hay que pagarla, y no sólo me refiero al dinero sino al coste ecológico. Y seguimos teniendo el problema de la fertilización.

          Se habla mucho de que el mundo se acaba porque se queda sin energía, sin materias primas… en buena medida son alarmismos. Sin embargo, hay un tema en el que nadie repara y está en la base de todo: los suelos, y muy en concreto los macroelementos (N,P, K). Estamos agotando los suelos más rápido de lo que son capaces de regenerarse. De eso precisamente va el tipo de agricultura que vemos en los bosques lluviosos: quema, aprovechamiento y abandono de una tierra yerma, agotada, para seguir avanzando en la deforestación. Tanto hablar de insostenibilidad, pues éste es el proceso más insostenible y que mayor daño está causando a la biodiversidad en el mundo. El problema número uno. Porque además es una de las principales causas del efecto invernadero.

          Comentario por Nadir — 8 noviembre 2019 @ 10:36 | Responder

          • En España tenemos más horas de sol que Holanda en segundo lugar en el MIT rewiew había leído una propuesta de una universidad USA para usar un panel solar desarrollado por ellos que se puede usar como plástico de invernadero y según cálculos de esa universidad con los invernaderos actuales se cubriría el 15 % del consumo eléctrico. En cuanto al cultivo yo iría a la aeroponia que limita el consumo de agua y minerales. Con lo que de esa forma se le daría más usos a la tierra.

            Comentario por Corvo do Anllons — 8 noviembre 2019 @ 19:04 | Responder

            • Aeroponía, interesante, no lo había oído. Entiendo que no deja de ser una vuelta de tuerca más de los hidropónicos, lo cual me parece muy interesante para optimizar el uso de nutrientes. Por ahora son más caros que los cultivos tradicionales (creo que sólo Israel los usa comercialemente, creo recordar que en el Neguev), pero puede que sean el futuro de la agricultura.

              Comentario por Nadir — 8 noviembre 2019 @ 21:34 | Responder

  4. En mi caso ya sabes que la competición entre natural vs artificial, esta última gana por goleada.
    Entre un turrón “ecológico” y un buen turrón de chocolate Suchard con su arroz bien infladito, sus riquísimos conservantes, sus exquisitos colorantes y sus deliciosos estabilizantes… dónde va a parar…?

    Comentario por El típico del pueblo — 8 noviembre 2019 @ 7:49 | Responder

    • ¡Son buenos! ¡Me gustan! ¿Y esto lo echan ahora por la tele? Yo recuerdo los de fabada Litoral, con la vieja y el todoterreno, pero estos también están cuajados de clichés. “Falta la de E ti de quen eres?”

      No te las des de urbanita, que aún no has escarmentado en tu búsqueda de las esencias del rural. Por ejemplo, sigues creyendo que el pulpo tiene que hacerlo una vieja bigotuda en caldero de cobre, con unas monedas dentro, y meterlo y sacarlo 7 veces del agua hirviendo mientras se masculla un responso. Hacerlo en olla express es sacrilegio. Xa. Os collóns.

      Entre la cocacola, los dulces y el picante, tienes el paladar embrutecido. Debes reeducar el gusto para apreciar los sabores de los alimentos. Un puto tomate, bien sazonado, tiene un cóctel de sustancias que hacen enloquecer a nuestras papilas gustativas. Nada que ver con los sabores potentes y planos de los ultraprocesados. Es como un cuadro de Murillo, son sus delicados matices, y uno de Miró, que usa el color tal y como sale del tubo.

      Y era “turrón del pobre”, yo nunca dije “ecológico”. Si te animas, te preparo una jornada gastronómica. Que por cierto, hoy hay faláfel en el menú, si te apuntas… (esta vez llevará menos limón).

      Comentario por Nadir — 8 noviembre 2019 @ 10:49 | Responder

      • Un buen tomate no necesita ni ser sazonado 😉

        Comentario por Emilio Fernandez — 9 noviembre 2019 @ 22:35 | Responder

        • Espera, que creo que tenemos un equívoco léxico.

          Cuando algo está en sazón o sazonado, quiere decir que está en su punto justo de madurez.

          sazón
          Del lat. satio, -ōnis ‘acción de sembrar’, ‘sementera’.
          1. f. Punto o madurez de las cosas, o estado de perfección en su línea.
          2. f. Ocasión, tiempo oportuno o coyuntura.
          3. f. Gusto y sabor que se percibe en los alimentos.

          Pero también puede entenderse por que tenga el punto justo de sal, es decir, que esté aliñado, adobado o salpimentado.

          sazonar
          1. tr. Dar sazón a la comida.
          2. tr. Poner una cosa en la sazón, punto y madurez que debe tener. U. t. c. prnl.

          Pues eso, yo me refería a que un tomate de buena clase, cogido en su punto justo de madurez, no hay que echarle nada, es una maravilla de aromas y sabores. Pero eso se lo explicas al tarugo de ahí arriba, que es capaz de echarle ketchup a un solomillo y cocacola a un Faustino VI. 😛

          Comentario por Nadir — 10 noviembre 2019 @ 13:43 | Responder

          • Lo del ketchup te lo puedo llegar a aceptar. Pero envilecer una deliciosa y sana Coca-Cola mezclándola con una mierda de vino… ¡¡eso jamás!!

            ¡¡Hasta ahí podíamos llegar!!

            Y en cuanto al tomate, o se le echa sal o se le parte por la mitad para restregarlo contra otra mitad de buen pan de supermercado. Si no, no vale nada.

            ¡¡JODER!!

            Comentario por El típico del pueblo — 10 noviembre 2019 @ 18:21 | Responder

  5. La nostalgia por lo rural creo que surge como reacción a un modo de vida actual que no cumple las expectativas. Con la distancia uno se olvida de las cosas malas y sólo se acuerda de las buenas, o bien no tienes ningún recuerdo (urbanita nativo) y sólo una idealización de lo que era la vida antes.

    Por lo que he podido averiguar a base de investigar por la blogosfera (nunca trabajo de campo), no hay muchas alternativas sostenibles y viables para el campo.
    El sistema actual, el de la revolución verde, permite a unos pocos, muy pocos, vivir del campo a base de acaparar más tierras y usar más maquinaria. Pero está degradando el suelo y depende de un recurso no renovable.
    La agricultura tradicional tiene poco rendimiento, y no permite que el agricultor se sustente sólo con eso, por la competencia con otros productores que sí usan tecnología moderna. Pero si no existiera esa competencia, entonces aparte de ser todos más pobres, necesitaríamos mucho más suelo dedicado a la producción, si no aquí, en otro lugar. Alemania es importador neto de alimentos, así que es posible que el bosque que no talan allí sea porque lo talan aquí.

    Incluso la agricultura regenerativa, ese intento de crear una agricultura más eficiente que la tradicional pero que sea más sostenible, no logra la suficiente productividad como para que los agricultores puedan vivir de ella, con algunas excepciones (me llama la atención la almendrehesa de Guadix, Granada).
    En cualquier caso, el terreno destinado a agricultura, ya sea más o menos sostenible, no es un ecosistema autóctono como el que se encuentra en los bosques y montes primigenios. En un bosque comestible, el 80% de las especies plantadas son comestibles para los humanos, lo que significa dejar fuera la inmensa mayoría de plantas, que no son comestibles para nosotros.

    Al final va a resultar que la única manera de preservar el medio va a ser ésa, prohibir la explotación, y realizar únicamente tareas de prevención de incendios.

    Comentario por Abraham — 8 noviembre 2019 @ 11:52 | Responder

    • Hay términos medios. En principio, hay que desterrar la idea de la agricultura “natural” o “ecológica”. La agricultura implica alterar el medio de forma muy profunda, para introducir una distribución de especies ajena a la original. Ahora bien, asumiendo esto, sí que podemos procurar que la agricultura sea hasta cierto punto compatible con algo de biodiversidad. Estupendo. También puede haber biodiversidad en los parques y jardines de una gran ciudad. Si podemos lograrlo, estupendo, pero de antemano sabemos que eso no es un medio natural sino urbano. Además de que hay que procurar que el ejercicio de la actividad agrícola no tenga un impacto grande en el entorno natural en el que está inscrita (por ejemplo, con el uso de fitosanitarios, o esquilmando los recursos hídricos).

      Nada es blanco o negro, es un asunto complejo. Por ejemplo, qué es mejor, un olivar en extensivo que permite una cierta biodiversidad, o en intensivo que ciertamente es menos amigable para otras especies pero, a cambio, ofrece más rendimiento por hectárea y libera superficie para que se regenere plenamente la naturaleza. Pues eso, como en la mayoría de las preguntas, depende. Hay que medir, hay que analizar, hay que estudiar…

      Comentario por Nadir — 8 noviembre 2019 @ 21:46 | Responder

  6. Te creeras pesado, pero el otro dia en un periodico lei como un geografo defendia las tierras de pastos asturianas contando que los pastos asturianos eran la ostia para la biodiversidad. Politicos asturianos diciendo que habia q volver al rural pq era una salida economica viable, o lo de la España vaciada (como si hubiera un proposito, un contubernio para vaciarla) que deben querer un ave en cada pueblin. Tengo una pequeña teoria sobre esto, me parece q muchos de nuestra epoca se iba unos dias al pueblo de vacaciones, aqui en Asturias era muy tipico q algun familiar tuviera familia en cazurrilandia, uy perdon queria decir León. Te lo pasabas piapa esos 15 dias 1 mes, supongoq la gente guarda ese tipo de recuerdo felices, y creen q el tocarse los huevos como cuando ibas de vacas es lo normal, jaja. Bueno ya basta de chorradas x hoy. 😉

    Comentario por Emilio Fernandez — 9 noviembre 2019 @ 22:51 | Responder

    • Pero si yo ya sé que clamo en el desierto. Como la entrada que publico hoy. Vivimos en una democracia? Pues ya está, todo los medios están de acuerdo, todo el mundo está de acuerdo, qué bonito lo natural, el pueblo, esos aldeanos tan campechanos…

      Mira, el coreano que subí un libro suyo el otro día. Decía que lo peor que le pudo hacer Inglaterra a sus colonias americanas era fomentar su sector primario. De esta forma, se especializaban en sectores de bajo valor añadido, mientras les prohibían las manufacturas, cuyo producto debían comprar a la metrópoli. Lo mejor que se puede hacer por una economía es prohibir a la gente ni acercarse a una vaca o un tractor. Ni tocarlos. A estudiar y montar industrias y empresas de servicios. Que con la vaca y el arado, vayan otros, que ya tendremos dinero para comprarles su producto. Precisamente ha sido la receta de Corea, de Japón, de Alemania, ahora está siendo la de China… Tener mano de obra ocupada en actividades del primario es un desperdicio, un coste de oportunidad para un Estado que quiera ser rico. Pero los políticos tienen su propia agenda, que es perpetuarse en la poltrona.

      Comentario por Nadir — 10 noviembre 2019 @ 13:36 | Responder

      • Mendi tanto Alemania como Japón subvencionan su agricultura y en Japón hasta hay aranceles a productos agrícolas. Hay que recordar que Alemania en la 1 guerra mundial sufrió una hambruna y Japón lo mismo en la segunda

        Comentario por Corvo do Anllons — 12 noviembre 2019 @ 22:27 | Responder

  7. Una cosa es volver al pueblo a tocarse los huevos y otra tener que ir a tomar por culo del pueblo porque la mayor parte del curro está centralizado en ciudades como Madrid. Porque yo bien vivirìa en una ciudad pequeñita y no en una mole como esta,sucia y carísima.

    Comentario por erebiagorge — 10 noviembre 2019 @ 9:22 | Responder

    • Por lo que a mí respecta, mientras llegase la cobertura de datos, yo viviría a tomar por culo de la civilización.

      Claro, por eso las ciudades son ciudades, porque en ellas se concentran los puestos de trabajo, especialmente aquellos de alta cualificación y mejor remunerados. Pero se podría descentralizar para que no estuvieran todos los sectores concentrados en una misma ciudad, especializar ciudades o comarcas, para conseguir las dichosas sinergias de agregación sin acabar con urbes de varios millones de habitantes.

      Por cierto, has visto lo que os ha llamado el gaiteiro de ahí arriba? No le vas a decir nada a tu primo asturiano? XDDDDDDDDDDDDDDDDD

      Comentario por Nadir — 10 noviembre 2019 @ 13:28 | Responder

      • Que ye un babayu.
        Pero con cariño eh!!!!!!!!
        Hoy he estado pateando por la Sierra del Rincón. Nevó un ratito. Y estaba el monte lleno de hojarasca y de setas. Miles. Me daba l impresión de caminar sobre una red de hifas todo el rato. El caso es que busco por curiosidad la definición formal de hojarasca en la rae y encuentro en la segunda acepción:
        ” Demasiada e inútil frondosidad de algunos árboles o plantas”
        Para que aprendas😉

        Comentario por erebiagorge — 10 noviembre 2019 @ 17:48 | Responder

        • Pues lee esta otra:

          lobo1, ba
          Del lat. lupus; la forma f., del lat. lupa.

          “Mamífero carnicero, semejante a un perro grande, pelaje de color gris oscuro, cabeza aguzada, orejas tiesas y cola larga con mucho pelo, salvaje, gregario y que ataca al ganado”.

          Peor no lo podían pintar estos personajes tan sabios.

          Comentario por Greg — 10 noviembre 2019 @ 19:40 | Responder

          • Ellos si que son gregarios.

            Emilio, pues algún paisanu tuyo todavía pasa Tarna a por vino y muyeres, muy educadìn, eso sí.😂😂😂

            Comentario por erebiagorge — 11 noviembre 2019 @ 22:48 | Responder

            • Sobre las muyeres obviamente no me atrevo a pronunciarme, pero sobre el vino tenía entendido que el vino leonés (en concreto, el berciano) es muy bueno como producto de limpieza, para fregar la cocina de leña y tal. Pero ¿también se bebe? Joder, qué brutos, estos asturianos se atreven con todo… XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

              Comentario por Nadir — 12 noviembre 2019 @ 15:21 | Responder

              • Si te oyen los bercianos que además quieren que su vino sea gallego……
                Yo me acuerdo de una farra en Petįn con vino blanco y licor de café, madre mía. Casi me muero.

                Comentario por erebiagorge — 12 noviembre 2019 @ 22:51 | Responder

                • Pero compi, es que Petín es Valdeorras, no el Bierzo.

                  Comentario por Nadir — 13 noviembre 2019 @ 9:40 | Responder

                  • Ya ya , Orense. Buen vino blanco allí también.😜

                    Comentario por erebiagorge — 13 noviembre 2019 @ 11:09 | Responder

              • Es que el vino asturiano es de fama mundial …..
                Siempre q se pasa Payares hay q parar en Busdongo a comprar una pamesta

                Comentario por Emilio Fernandez — 12 noviembre 2019 @ 23:43 | Responder

                • Fama mundial? No tenéis sol para endulzar las manzanas, vais a tenerlo para las uvas. Hacéis sidra porque para otra cosa no valen, y como que da pena tirarlas.

                  XDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

                  Mejor hablamos de mulleres, porque vamos a acabar mal. Y queda feo, entre primos.

                  :)))))))))))))))))))))))))))

                  Por cierto, estamos discutiendo las tres bandas del Reino de León. ¿No molaría formar un nuevo Estado con la capitalidad distribuida entre León, Oviedo y Santiago? En puridad, debería llegar hasta Plasencia.

                  Comentario por Nadir — 13 noviembre 2019 @ 9:47 | Responder

                • Pues hablando de panes familiares en Busdongo hay o había, ya hace que no voy….. Un bar: casa María con unas croquetas y unos potajes caseros inmejorables. Y la tía viejina allí sirviendo en el comedor todo el día de pie.

                  Comentario por erebiagorge — 13 noviembre 2019 @ 19:15 | Responder

          • Por cierto, en un château el dueño tenía un perro-lobo checo. El tío muy amable nos lo estuvo enseñando, y qué maravilla de animal. Lo ató porque era “demasiado cariñoso”. Al principio no lo entendí, creía que exageraba, pero es cierto: intentaba subírsete y jugar mordiéndote, pero era un bicho considerablemente grande (algo más que un lobo puro) y tenía una fuerza de cojones. Impresionante ese bicho cuando esté cabreado. Nos contó que lo usaba la policía checa, por su excelente olfato, pero que acabaron desestimándolos porque eran bichos demasiado caprichosos, con mucho carácter.

            Comentario por Nadir — 12 noviembre 2019 @ 1:08 | Responder

        • sabes que decia un profesor mio, q los asturianos no hemos cambiado mucho en mas de 2000 años, q desde antes de Roma siempre hemos ido a Leon a por vino, pan y mujeres, lo unico que ahora somos mas educados, jajaja.
          La mia es una ciudad de esas pequeñas q dices, (bueno no creo que llegue ni a ello), y dudo mucho q quisieras vivir, y eso q ha mejorado en los ultimos 30 años una barbaridad.
          Creo q lo mejor para la naturaleza es q nos concentremos, tb para la economia. Mira el otro dia lei una noticia de que no se que ayuntamiento se iban a gastar 200000 € en dar agua potable a una aldea q eran 5 casas y 2 empresas ganaderas. Cuando si vivieran en la ciudad costaria nada, es muy guapo vivir en el pueblin y exigir los mismos servicios que en la city, pero claro que los paguen los demas. Y eso en €, contabilizamos el daño que hara a la naturaleza tirar una tuberia de 10 km, remover la tierra, el combustible, y el futuro co2 q se gastara en esa bomba?. Lo que tenemos que hacer es hacer que las ciudades tengan mas verde y menos gris hormigon, y creo q en algunos paises se hace, pero aqui como vamos 30 años por detras

          Comentario por Emilio Fernandez — 11 noviembre 2019 @ 0:13 | Responder

          • Si, como el funicular de Poncebos a Bulnes………

            Comentario por erebiagorge — 11 noviembre 2019 @ 14:40 | Responder

            • Para ahorrarte la pateada. Y una vez que puede subir todo el mundo, el pueblo pierde su encanto. Mira, si quieres un día ir a patear por les Écrins, te recomiendo una aldea llamada la Dormillouse. Sólo se puede acceder a ella por sendero (tampoco nada del otro mundo, que sean 300m de desnivel o así), por lo que se ha mantenido congelada en el tiempo. Espero que no les dé por hacer un funicular o mierda de esas.

              Comentario por Nadir — 12 noviembre 2019 @ 1:19 | Responder

            • Mira: https://fr.wikipedia.org/wiki/Dormillouse

              Comentario por Nadir — 12 noviembre 2019 @ 1:19 | Responder

          • Ya no es por ir de rojeras. Independientemente de la política, a mí me encanta el urbanismo soviético. Es jodidamente racional. Pasear por una ciudad, por ejemplo, húngara o búlgara es un jodido descanso. Parques por doquier entre los bloques de casas, amplias avenidas, generosos servicios (bibliotecas, gimnasios…). Son ciudades en las que es cómodo vivir. Claro, ahora no hay pasta y los edificios están mal mantenidos, afeados, pero la distribución de los espacios es una pasada.

            Recuerdo cuando estuve en Milán. Sí, el duomo, acojonante. Pero el resto de la ciudad es un puto infierno, no hay ni un misarable parquecito (lo habrá, pero yo no lo encontré) en el que relajarse un rato, todo palmo cuadrado es privado… un horror. Y he de decir que, dentro de lo que cabe, Madriz es una ciudad bastante habitable para el enorme mamotreto que es.

            Sobre el pueblín ese de las 5 casas… que se paguen ellos la traída. Porque si se lo pagamos entre todos, esos vecinos están recibiendo una prestación pública muy superior a la que les corresponde. Estamos invirtiendo de más precisamente allá donde no hay retorno económico. Es lo mismo que seguir subvencionando las 4 vacas. No, me cago en Dios, vamos a subvencionar la investigación en baterías de estado sólido, en edición genética con CRISP, en inteligencia artificial o computación cuántica. Que es eso lo que nos va a permitir el día de mañana seguir siendo un país rico, y no las putas vacas de los cojones (y los incendios asociados), que nos salen caras de carallo.

            Comentario por Nadir — 12 noviembre 2019 @ 1:03 | Responder

            • De acuerdo con lo de Madrid. Pero sólo cuando tienes el chip optimista. Estoy preparando un proyecto para el próximo curso que precisamente usará Madrid como escenario y laboratorio para que los críos contextualicen los contenidos de mates ,lengua ,natus y sociales dentro de la ciudad. Madrid ofrece actividades culturales inmejorables, pero fíjate, tengo q empezar un año antes a prepararlas. De todas formas reconozco que si sabes elegir puedes pensar que estás en otro lugar. Lo que mata es llegar a las nueve a ver la Expo de Magallanes y ver la cola interminable hasta el paseo del Prado.
              El perro lobo checo es una preciosidad. Espero que no se pongan de moda.

              Comentario por erebiagorge — 12 noviembre 2019 @ 7:20 | Responder

              • Exposiciones y tal, eso, “actividades culturales”, pero el clima intelectual en general en Madriz es bastante paleto, roñoso. Hay una vida cultural más vibrante y activa en, por ejemplo, Santiago.

                Comentario por Nadir — 12 noviembre 2019 @ 10:48 | Responder

          • Por cierto, era de Asturias una parejita que les dio por recuperar un pueblo en el coño del mundo. La carretera estaba cortada por un derrumbe. Pero cuando la chica se puso de parto, en helicóptero la tuvieron que sacar. Coño, muy natural y auténtico, pero se pueden permitir vivir ahí porque viven en un Estado con gente que no es tan guai como ellos y viven y generan riqueza para darle ese servicio a la chavala. Así cualquiera. Y cuando el bebé creció, lo tenían que ir a buscar en todoterreno. Muy eficiente y ecológico, en vez de que la cría fuera andando al cole como todos los demás. A mí esta peña que va de especial, a costa de los demás…

            Comentario por Nadir — 12 noviembre 2019 @ 1:24 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: