La mirada del mendigo

20 noviembre 2020

Subvencionando la destrucción

Filed under: Ecología — Nadir @ 1:33

El autor de la reciente entrada sobre los castiñeiros toca un tema crucial: ¿quién saca provecho de haber convertido los montes gallegos en una plantación industrial de pinos y eucaliptos para celulosa? ENCE y FINSA. Los paisaniños que llenan sus fincas con esa mierda son sólo unos pobres diablos que no ven más que cuatro duros cada veinte años. ¿Y cómo consigue hacerse rentable la actividad PRIVADA de esas dos grandes empresas? Gracias al dinero público en forma de subvenciones. El autor menciona los costes de extinción, que si tuvieran que sufragarlos los propietarios de los terrenos polo carallo arriba iban a plantar especies que se convierten en antorchas cuando llega el fuego. Pero yo añado: los fondos europeos (programas FEDER y FEADER) se emplean en llenar de pinos los montes y mantenerlos desbrozados. Es decir, en vez de invertir esos fondos europeos en generar riqueza y construir un futuro para Galicia, se malgastan en abundar en la devastación ecológica gallega a gran escala y anclar a Galicia al subdesarrollo endémico del modelo económico extractivista promovido desde el franquismo.

Este espacio quiere acercaros la realidad del rural de la Galicia profunda, sin edulcorantes ni conservantes, como nunca veréis en los medios de comunicación profesionales.

Cuando hablan de inversiones en medio ambiente, se refieren a trazar pistas y cortafuegos como éste, procurando evitar lo irremediable (por ancha que os parezca esta pista, cuando llega el fuego las llamas logran cruzar incluso la autovía).

+

Esto es un pinar de repoblación. En esta tierra el pino es una especie alóctona, ocupa el lugar de lo que deberían ser bosques de rebolos (Q.pyrenaica), madroños, arces, fresnos… impidiendo su regeneración natural.

Pero, al menos, debajo del cultivo de pinos, si no es muy denso, aún se puede reproducir algo de matorral autóctono, medio que ofrece alimento y cobijo a multitud de especies.

+

Aquí, el mismo monte (ambas fotos estás sacadas en el mismo sitio, a un lado y a otro de la pista) una vez acometida la actuación de «mejora del potencial forestal». Lo he dicho mil veces: un cultivo de cereal de la Tierra del Pan alberga mayor biodiversidad que esta atrocidad. 

Y este atentado ecológico es perpetrado con el dinero de vuestros impuestos, en beneficio de los accionistas de las empresas madereras, básicamente en Galicia ENCE (en el caso de los eucaliptos) y FINSA (poneos a la entrada de su planta de Ourense o Santiago y veréis el incesante trajín de camiones cargados de pinos quemados, baratitos, baratitos).

+

Aquí tenéis una foto de conjunto. A la derecha, un cultivo de pinos aún «sucio». A la izquierda, bien «limpito», desprovisto de toda vida.

Ruego disculpas por la calidad de las fotos, son una mierda porque sólo llevaba el móvil y era ya casi de noche.

Cuando las administraciones y los periodistas os hablan de la verde Galicia con su ponzoñosa lengua viperina, lo que no os enseñan es el panorama de la Galicia REAL. Las consecuencias de dedicar la mayor parte de la superficie forestal a monocultivos industriales, quedando una mínima parte (el 9% en la pútrida provincia de A Coruña, el 13% en la de Pontemierda) reservado para la cubrición original, con especies autóctonas.

En primer plano, el monte tras una tala a la matarrasa (es decir, llevándoselo absolutamente todo y dejando el suelo desprovisto de cubierta vegetal y expuesto a la erosión, menos mal que en Galicia llueve poco).

En segundo plano, una nueva generación de pinos plantados con dinero europeo prospera esperando la cadena de la motosierra. La duda es si ésta llegará antes o después del próximo incendio.

Y este desierto verde, este yermo, esta atrocidad ecológica, tiene el sello de la etiqueta PEFC (otro negociete inmundo, las certificadoras ambientales) para que el puto urbanita atontado, más ignorante, más analfabeto que su abuelo atado al arado, se relama la conciencia cuando compre un mueble de conglomerado de mierda, de usar y tirar, en una gran superficie. ¡Mira, no es muy caro y, además, es ecológico! Si supieran la mierda por la que están pagando… Virutas de pinos merdentos prensadas con un aglomerante, a la cual se le pone una lámina de plástico con un dibujo simulando ser madera, como podría simular ser confetti. Con pinos adultos se pueden hacer muebles de calidad razonable, pero hay que dejarlos crecer para fabricar tablones, y es más baratos cortarlos aún jóvenes para reducirlos a virutas.

Y toda esta destrucción, subvencionada con el dinerito que llega de Europa (tiemblo con lo que está por llegar, a cuenta del virus los próximos a la teta estatal van a amasar cantidades indecentes) y que computa como «inversiones en Medio Ambiente». Lo que no se le dice a Europa es que son inversiones en destruir, hasta el exterminio, ese Medio. O ese Ambiente, son sinónimos, yo no sé a qué imbécil se le ocurrió unirlos en sintagma nominal, seguro que había cursado periodismo o alguna de estas mierdas de carreras para que el hijo tonto pueda tener un título y no se deprima ni él ni sus putos papás por haberlo cagado.

Para quien no lo sepa, CMVMC significa Comunidade de Montes Veciñáis en Man Común de la aldeúcha que sea. Una forma de autogestión de los montes que es el fetiche de los comeflores, como la mano invisible del mercado lo es de los neoliberales (tenemos ordenadores cuánticos que trabajan con 128 qubits, mientras que la mayoría del género humano no es capaz de superar el pensamiento binario, sí-no, positivo-negativo). A fin de cuentas no son tan diferentes, ambos pretenden proscribir la actuación rectora del Estado para poder maximizar los beneficios sin cortapisas ¿Especies autóctonas? ¿De qué me estás hablando? En vez de ser municipales, autonómicos o estatales, el 98% de los montes gallegos son de propiedad privada y gestión por las mayores acémilas de cada pueblo. ¿A qué ha conducido esa autogestión? A la devastación ecológica, pues los paisanos se lanzan indefectiblemente por la opción que ofrezca más cuartiños a corto plazo. Sólo el 3% de la superficie forestal gallega es pública, así que el Estado no puede determinar la configuración del monte más que en ese parco 3%. Cómo se gestiona el resto del territorio es cosa de los vecinos. Y así tenemos, repoblaciones de pinos y eucaliptos incluso dentro de Parques Naturales como o das Fragas do Eume (con todo, debe ser el ecosistema terrestre gallego más valioso, así que imaginad cómo es el resto), y el Estado no se atreve a decir ni pío.

¡Hala! Ya sabéis a qué se dedica el dinero de vuestros impuestos cuando hablan de invertir en ecología. Ya no podéis alegar ignorancia. Después de atiborraros en los medios a píldoras azules diciéndoos que la gestión forestal tiene por objeto la preservación de la riqueza natural y blablablabla, espero que no se os indigeste la píldora roja. A fin de cuentas, para eso habéis entrado aquí, para escuchar babosadas hay mil medios, profesionales y privados.

Y no me tenéis que creer a mí ni a ellos, la fe es el sustituto del conocimiento chez les barbares. Salid de vuestro puto agujero, id a patear monte y abrid los ojos.

+

+

+

+

+

+

4 comentarios »

  1. Saludos:

    ¿ENCE?, ¿de que me suena?

    https://www.diariodehuelva.es/2020/08/31/eucaliptos-incendioshuelva/

    Comentario por qatalhum — 21 noviembre 2020 @ 11:51 | Responder

    • De tu enlace:
      Algunos municipios propietarios de grandes extensiones calculan que recuperar una hectárea de eucaliptal y reconvertirla en bosque autóctono costaría hasta 3.000 euros, algo inabarcable para los presupuestos municipales.

      Llenar un terreno de eucaliptos es fácil y barato: una yogurtera de 12 globulus va en la feria a 1€, y ponerlos es cuestión de hacer un agujero en la tierra con un destornillador y sembrar el bicho. Luego, una vez que son árboles adultos, sacarlos de ahí…

      Y ya no te digo con las acacias.

      Comentario por Nadir — 21 noviembre 2020 @ 13:14 | Responder

    • Estos son unos careiros, pero para que la gente comprenda cómo se llena una finca de eucaliptos:

      https://www.edymaplant.es/tienda/es/6-planta-forestal

      «La cantidad mínima en el pedido de compra para el producto es 150. «

      Comentario por Nadir — 21 noviembre 2020 @ 13:16 | Responder

  2. Yo pongo ejemplos de mi entorno cercano. Pero lo que yo cuento para Galicia es perfectamente trasladable al resto de la inmunda Península:

    http://marchenasecreta.com/destruccion-del-arbolado-de-la-finca-el-parque-y-zonas-aledanas-para-la-ciclosenda/

    Comentario por Nadir — 25 noviembre 2020 @ 11:57 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: