La mirada del mendigo

4 abril 2021

¡Quién lo iba a decir!

Filed under: Economía — Nadir @ 1:51

Lo bueno de tener un blog tan longevo, es que te permite echar la vista atrás y comprobar si se verificaron algunos vaticinios que, en su momento, podían parecer aventurados.

Hace casi diez añitos que escribía a cuenta de la Sareb (el banco malo):

Charlando con Sekhmet le decía que yo me voy a borrar de las filas de la izquierda. Me voy a hacer mormón, masón o mahometano, quizá vegetariano o puede que animista. Pero no de izquierdas. No puedo soportar más la pasividad con que la izquierda española está soportando el gran robo.

Aunque ya no es cuestión de izquierdas o derechas, sino de que la sociedad española debe reaccionar ante la posibilidad de que el 0,001% de la población endose al resto la factura de la burbuja. Con el banco malo, nos van a someter a una dieta de coprófago. Es decir, nos vamos a comer toda la mierda tóxica que los bancos han ido acumulando al bajar la marea de la economía.

Entonces habré de renunciar a la ciudadanía española, con gusto, porque cada vez me da más asco. ¿Acaso hacerme islandés?

En resumen, que parece inevitable que nos comamos el banco malo. Todo el mundo parece estar de acuerdo, puesto que QUIEN CALLA, OTORGA. Está bien, pues venga aquí ese suculento plato de excrementos bancarios. Todo sea por salvar al Mollock capitalista, a cuyo beneficio nuestras miserables vidas entregamos!

Pero me surge una incómoda pregunta, que hasta ahora ningún sesudo análisis de la “sociedad de gestión de activos” (eufemismo por “contenedor público donde los bancos verterán su basura”) me ha resuelto. ¿De dónde sale la pasta?

Porque veamos, el juego consiste en que los bancos nos venden toda su mierda a precio inflado (no a precio de mercado, y eso que todos los analistas dicen que la tendencia del mercado inmobiliario es bajista, aún tiene que bajar mucho más como lo han hecho tras explotar la burbuja los mercados inmobiliarios de USA, UK o Irlanda). Nosotros nos quedamos el ladrillo, el suelo, los créditos impagables…y ellos reciben liquidez, es decir, dinerito fresco a cambio.

[…]

Europa se lo presta [el dinero] al FROB, el Estado, y es éste el que lo avala (es decir, todos nosotros con nuestros impuestos, con la riqueza generada en las próximas décadas). Si un banco se hunde y no puede devolver el dinero inyectado, las pérdidas nos las comemos nosotros. Porque a Europa hay que devolverle los 100 G€. Si cuando el banco malo empiece a desinvertir, tiene de plazo diez años, se producen pérdidas (como es más que esperable, dado el bestial stock que tenemos, el marasmo de la economía española y los precios que aún no han recorrido ni la mitad del camino para hallar el fondo), esas pérdidas nos las comeremos nosotros. Porque, de nuevo, a Europa habrá que devolverle esos 100 G€.

Por otra parte, esos 100 G€ pedidos a Europa se suman a los 600 G€ actuales para ponernos de un tirón en una deuda pública del 90% del PIB. Dejarle a Guindos el control de la deuda pública es como nombrar a Freddy Krueger director del Gregorio Marañón. Además, los intereses del dinero prestado (y no son pocos, los intereses de 100.000.000.000 €) pesarán sobre el déficit público (van a tener que recortar hasta la tiza de los colegios para compensar ese déficit).

Post scriptum: Yo opino que el banco malo dará pérdidas, especialmente si adquiere el cargamento de peras podridas, a sabiendas que están podridas, a precio de fruta lozana. Pero no importa lo que yo opine, es que como yo opinan los banqueros (que saben mucho más que yo). Porque si los bancos creyensen que de aquí a diez años los inmuebles, participaciones en constructoras, créditos fallidos…toda esa basura fuera a valer más que el precio que el gobierno piensa hacernos pagar por ella…NO LA VENDERÍAN. Se quedarían con esos pisos esperando sacar beneficios. Y si los mercados esperasen que tal cosa ocurriera, no estarían castigando salvajemente tanto los títulos como los bonos de las entidades. Pero tanto bancos como mercados (que son lo mismo) saben que toda esa basura inmobiliaria y sus derivados no vale una mierda, ni la valdrá de aquí a diez años. Por eso, porque no la quieren los inversores institucionales, es por lo que nos la vamos a comer todos los españolitos. Como el timo de las preferentes, sólo que ahora será Guindos el que firme en nombre de todos nosotros.

Nos están haciendo un irlandés (socialización de las pérdidas…).

+

+

+

Y volvemos al año 2021 y leemos que…

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

11 comentarios »

  1. Pues sí, lo del Sareb es una canallada que nos han colocado por la puerta de atrás. Una manera injusta y asquerosa de salvar los balances de unos bancos cuya ilimitada codicia les llevo donde les llevo. Ya cuando lo montaron sobre unos activos tremendamente sobrevalorados era evidente que el invento iba a ser un merderal de esos que año tras año iría sumando pérdidas tras pérdidas engrosando el ya por sí disparado déficit del que disfrutamos. Al menos si hubieran hecho de la necesidad virtud se podría haber aprovechado para crear una importante bolsa de vivienda pública para aumentar la oferta inmobiliaria a precios asequibles y obligar a contener e incluso rebajar los disparatados alquileres o hipotecas que se piden por estos lares en el mercado libre (que es practicamente todo). Pero, anatema, fue evidente desde el principio que esa no era la intención. Más bien sacar el guano de las cuentas de los señores/as de la banca y de paso intentar evitar un derrumbe de los precios de la vivienda no fuera a ser que los señores/as promotores dejarán de chupar más de la cuenta de las sufridas rentas del españolit@ de a pie. Es curioso como personas que tanto presumen de ser liberales y antiestado viendo que el agua les llegaba al cuello suplicaran por su ayuda contradiciendo totalmente el mayor principio de su doctrina que es la de someterse en todo momento a la “selección natural” de las fuerzas inmisericordes del mercado. Que probarán en sus propias carnes los efectos de la “destrucción creativa” por una vez sería de una pedagogía chévere. Yo desde luego les hubiera dejado caer o al menos, para que el golpe no fuera tan traumático, hubiera aprovechado su debilidad para llevar a cabo una demolición controlada, profunda y condicionada para purgar el panorama cual providencial zotal. No obstante el tema es un buen ejemplo ( en este caso sí) de la idiosincrasia propia del país que es, me atrevería a decir, el elemento medular, hueso de la aceituna o madre del cordero de un sinfín de problemas estructurales que desde décadas atenaza la economía y por ende nuestras sufridas vidas de paganinis. Al fin y al cabo todo este disparate solo es entendible y explicable atendiendo al excesivo peso del sector ladrillero y chiringuitero sobre la matriz económica de la castigada piel de toro. Un modelo desarrollista que lleva incólume 60 años desde tiempos de Francis (AKA “cerillito”, “la culona”, “miss Canarias 36”, “the butcher”) y que nuestros sucesivos gobernantes no han sabido, podido o querido cambiar (a esté respecto sería muy interesante saber de las negociaciones que se llevaron a cabo para nuestro ingreso en la UE en aquellos aún no tan lejanos años). En fin, que depender del monocultivo para apuntalar una economía nunca ha sido un prólogo de nada bueno (lo de poner los huevos en la misma cesta vaya) y lo del Sareb no deja de ser una chapuza más injusta y descomunal que solo sirve para salvar el culo de ese contubernio tan nuestro que forman en desgraciada y retroalimentada triada la banca, la construcción y la hostelería. Bien se ve donde les aprieta el zapato a nuestros próceres con esto del covid cuando llevan desde el principio perdiendo el culo para abrir de par en par las puertas al turismo llevando el tema a cotas tan dadaístas como el de no poder ir a ver al primo que vive a 20 km pero en otra provincia y, en cambio, ser testigo de cómo desembarcan multitudes de orondos y sonrosados teutones de los cuatro puntos cardinales de Alemania en nuestras costas para ponerse finos a base de sangría de tetrabrik y paella de microondas a precio de cojón de mico. En fin, que por sino había quedado claro aún el banco malo es poco más que un mal apuntalamiento con la clásica maniobra de patadon hacia delante y en el futuro ya veremos que Dios proveerá y aquí paz y después gloria. De todo lo que se pudo hacer hicieron lo peor pues detrae valiosos recursos que bien se pudieran emplear en fines más provechosos como dar un giro de timón a nuestra economía apostando por sectores más punteros y de más alto valor añadido que de paso ayudarían a paliar el alto paro estructural que sufrimos y, ya puestos, aliviar el tema de la vivienda que en este país alcanza cotas de verdadero drama generando un cada vez más insoportable tapón social que de no ponerle solución cualquier día nos estalla en las manos. Bueno, que no he desayunado aún y de momento lo dejo ahí a consideración y escrutinio del personal que en esto no soy más que un humilde aprendiz. Añado enlace que leí ayer sobre el tema con ciertas consideraciones a mi juicio interesantes…

    https://www.eldiario.es/economia/mayor-inmobiliaria-espana-llama-sareb-banco-malo_1_7364262.html

    Saludiños tothom! …i dona

    Comentario por Javitxu — 4 abril 2021 @ 9:03 | Responder

    • Muy de acuerdo, me permito añadir algunos matices.

      Efectivamente, cuando se habla de los precios inmobiliarios inasequibles para el currito medio, todo el mundo se rasga las vestiduras. Pero no se ponen los medios para solucionarlo y que bajen significativamente los precios (aquí debemos hacer mención obligada de la infame Colau). ¿Por qué? Porque eso le provocaría un roto a las cuentas de los bancos. Pase lo que pase, los precios del ladrillo no pueden bajan, y el gobierno, éste, el otro y el que fuera, va a hacer todo lo que esté en su mano para impedirlo. Y toda la clase media, propietaria y rentista, va a votar lo que sea con tal de que le garanticen que no cae su riqueza patrimonial o sus rentas inmobiliarias. A ver si hablamos claro de una cochina vez, porque esto es muy sencillo pero nunca se dice.

      Debo añadir que este es un perfecto ejemplo de por qué considero que Unidas Potemos (y, con anterioridad, sus constituyentes), no es una herramienta operativa para defender mis intereses de clase (o quizá, mira, de mi clase sí, pero no los de las clases desposeídas). Potemos no existía, pero Izquierda Hundida sí, cuando se creó la SAREB. Deberían haber montado una patalea de la hostia (lo mismo que con la sucesión del Enterao), sacar a la gente a la calle, protestar por todas las formas posibles de la exacción a la que se estaba sometiendo la ciudadanía. ¿Qué hicieron? Callarse como putas. ¿De qué sirve que yo patalee en un blog? De nada. Porque yo no tengo poder de convocatoria. Pero los que sí que lo tenían, los que estaban al frente de partidos políticos y organizaciones sociales, no movieron un dedo. Como mucho, mucho, se limitaron a escribir un par de párrafos criticándolo, y a otra cosa, mariposa. Cuando se trataba de una canallada de decenas de miles de millones de euros.

      IU no nos defendió de ese latrocinio, y el P$O€ lo apoyó de forma activa. Pero son muy progres y levantan el puño en Rodiezmo. Lo que tan ampulosamente se llama Democracia Parlamentaria, no es más que un teatrillo de guiñoles que representan para mantener entretenido y enfrentado al populacho, un espectáculo, un sucedáneo del furbo y los toros.

      Comentario por Nadir — 5 abril 2021 @ 22:31 | Responder

    • De tu enlace:
      Es una pelota que crece. Antes, cuando tú te comprabas un piso, la banca lo valoraba mediante una tasación. En muchos casos las tasaciones estaban amañadas por el propio banco. ¿Cuánto quieres? 100.000. Vale, pues te voy a poner que vale 120.000 y así te compras los muebles, el garaje, el coche y te pagas la boda. Ese era el mecanismo. En el balance del banco valía 120.000, pero ¿cuánto valía realmente? Igual eran 60.000. Cuando pega el petardazo, el banco recibe de Sareb por valor de 120.000 euros. Pero en ese momento igual ya valía 30.000. Ese fue el gran problema: había un desfase entre la valoración real y la de los libros. Eso es lo que ha endeudado a Sareb.

      Y párrafo final:
      “Sareb ha ejercido como grifo controlador de precios, ayudando a que se mantengan altos. Cuando eres oferente de vivienda controlas qué sacas y a qué precios. Si un banco tiene viviendas en un barrio y Sareb también, valoradas a menos precio, esta puede decidir no vender para que no bajen. Si actuara como una entidad de mercado, lo barría”

      Comentario por Nadir — 5 abril 2021 @ 23:42 | Responder

  2. Es sólo otra forma, más o menos disimulada, de transferencias de renta entre clases sociales. El resultado es que los trabajadores de clases bajas tenemos cada vez menos dinero para comprar y se reduce la demanda de casi todos los productos básicos, que es el grueso de las transacciones comerciales. Eso a su vez afecta a los rendimientos de las inversiones en la economía productiva, lo que provoca que los grandes capitales busquen otras formas menos lícitas (especulativas u otras) de seguir aumentando sus beneficios. Y de momento lo están consiguiendo, pero a costa de seguir contrayendo la economía.
    Cuando ni robándonos a mano armada consigan sacarnos más dinero, nos darán una paguilla para que movamos un poco la economía y vuelvan a subir los beneficios de los que importan. Eso, o por algún lado explotará la situación.

    Comentario por Abraham — 5 abril 2021 @ 11:21 | Responder

    • Realmente, de lo que va el juego es de sangrarte hasta la última gota de tu sueldo para poder vivir. Todo lo que al trabajador le dan por tu trabajo, lo debe devolver en forma de alquiler/hipoteca, de letra del coche, de impuestos, de recibos, de gastos varios. Nuestros abuelos eran siervos, nuestros padres se sintieron importantes por poder comprarse coche, y hoy volvemos a ver trabajadores que no se pueden permitir coche y, con muchas dificultades, el alojamiento. Esclavo con derechos políticos de cartón piedra. La diferencia es que el esclavo no podía elegir a qué señor servir, y un currito actual… tampoco.

      Comentario por Nadir — 5 abril 2021 @ 23:25 | Responder

  3. Te felicito por la ilustración que acompañas junto al texto: nada más apropiado a lo que denuncias.

    Comentario por Pisgfostio — 5 abril 2021 @ 13:50 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: